El bazar sirio

En los últimos años me he encontrado algún tuitero mostrando ufano una foto de Siria donde se ve a miembros del Estado Islámico con un saco de la organización humanitaria gubernamental USAID al fondo o material de guerra de origen estadounidense capturado por las fuerzas progubernamentales al Estado Islámico  ¡La prueba irrefutable de que Estados Unidos ha suministrado material al Estado Islámico! La realidad, como veremos, es que en la guerra civil siria mucho material ha cambiado varias veces de manos. En las posiciones de fuerzas progubernamentales hemos podido ver tiendas de campañas proporcionadas por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR en inglés). Y no creo que nadie piense que Naciones Unidas suministra materiales a los combatientes sirios.

Posición de las fuerzas progubernamentales sirias. Una de las tiendas de campañas tiene el logo de ACNUR (UNHCR).
Posición sin identificar techada con materiales con el logo de ACNUR.

Tras el reciente ataque con armas químicas en Guta, el grupo yihadista Jaish Al Islam rindió el reducto de Qalamoun Oriental y entregó material de guerra intacto. Supongo que eso formaba parte del trato, cuando en otras ocasiones los grupos yihadistas han destruido el material pesado antes de abandonar el lugar rumbo a Idlib en autobús.

La agencia de noticias ANNA ha mostrado el material pesado entregado a vista de dron.

También tenemos otros vídeos.

La agencia de noticias siria SANA ha mostrado en vídeo también el material  entregado.

Imagen: The New York Times.

El vídeo de la agencia SANA muestra lanzadores de misiles TOW, de los que recordemos Arabia Saudita compró a EE.UU. unos 15.000 para luego entregarlos a una lista vetada por la CIA de grupos opositores al régimen sirio. Luego, algunos de esos misiles fueron capturados por el Estado Islámico o las fuerzas gubernamentales. Algunos terminaron a la venta en Internet, tal como reveló un reportaje de The New York Times sobre la venta on-line de armas en países en conflicto. En España tenemos a un buen conocedor del tema, Yago Rodríguez.

Pero aparte de los lanzadores de misiles de fabricación estadounidense TOW vistos en el vídeo de la agencia SANA aparecen al final unos enormes cilindros verdes: se trata de cohetes Zelzal-2 (“Terremoto”) de fabricación iraní.

Cohetes iraníes Zelzal-2 capturados al grupo yihadista Jaish Al Sham.

Los cohetes habían sido vistos en manos de Jaish Al Islam al menos desde diciembre de 2016.

Stijn Mitzer y Joost Oliemans le dedicaron un artículo bastante interesante, “Striking from the Dark, Jaish al-Islam fires Iranian Zelzal-2 rockets“, en marzo de 2017 en Oryx Blog. Recientemente South Front, citando a Hezbolá, informó del uso de los cohetes Zelzal-2 contra un barrio del norte de Damasco en febrero de 2018. Especificaba que los misiles eran la copia local siria Maysalun y que habían impactado contra un bloque de viviendas. ¿Se imaginan ustedes lo intensitos que se habrían puesto los putinbots en las redes sociales si Jaish Al Islam hubiera usado armamento de origen estadounidense o europeo para atacar barrios de Damasco? Pero se trata de armamento de diseño iraní y capturado al ejército sirio.

La realidad es que los grandes arsenales convencionales del ejército sirio han sido la principal fuente de armamento del esfuerzo de guerra de los grupos opositores al régimen y el Estado Islámico. Cada bando ha usado material capturado a otro bando y alguno ha sido recapturado por un tercero o por su dueño original, de tal forma que cuando en un almacén de un grupo armado aparece material estadounidense, sirio, ruso o iraní no significa necesariamente que los gobiernos de Washington, Damasco, Moscú y Teherán han armado directamente a ese grupo. Hay abundantes fotos en las redes sociales mostrando el botín de guerra (الْغَنيمَة).

Estos días pasó una cosa curiosa. Fuerzas de la Guardia Republicana siria asaltaron posiciones del Estado Islámico en el campo de refugiados palestino de Yarmouk, cerca de Damasco. Y emplearon material capturado recientemente a Jaish Al Islam con el logo del grupo yihadista en el ataque. Ese material cayó en manos del Estado Islámico que lo ha mostrado, entre sorprendido y molesto.

Creo que el trasiego de material militar de un bando a otro le ha quedado claro a todo el mundo que haya seguido de cerca la guerra civil siria. Pero siempre hay alguien dispuesto a darle una interpretación retorcida a la realidad. Julián Jiménez, alias “Profe Rojo” en Twitter, apuntaba una teoría conspiranoica: el colapso del ejército iraquí a las puertas de Mosul en 2014 fue parte de una estrategia deliberada de Estados Unidos para entregar disimuladamente montañas de material al Estado Islámico.

Si tomáramos en serio esa teoría, el ejército ruso la repitió en Palmira en diciembre de 2015 abandonando blindados y montañas de material. La estampida rusa fue tan precipitada que hubo militares que se dejaron objetos personales sobre las mesas. Un tuitero llamó la atención al Tinkoff Bank sobre una tarjeta de banco y el CM le contestó diciendo que había dado aviso para que la cancelaran.

czot3a_xcaayj5q

Así que la próxima vez que alguien les muestre una foto de un lanzador de misiles TOW en Siria como prueba irrefutable de que fue entregado directamente por la CIA guarden un sano escepticismo sobre la materia si no conocen las aventuras vividas por ese cacharro en particular. Es más, podría tratarse de un Toophan (“Tormenta”), su copia iraní y usado también por el bando progubernamental en Siria.

Y si alguien les cuenta que el ejército iraquí se colapsó en junio de 2014 a las puertas de Mosul le pueden recomendar la lectura de ISIS: El retorno de la yihad de Patrick Cockburn, un autor al que no creo que nadie pueda reprocharle ser un periodista otánico globalista sorosiano.

Siria (2): La respuesta occidental

La semana pasada la comunidad OSINT de Twitter estuvo pendiente de los movimientos de los medios aéreos estadounidenses. Pudimos ver el cruce del Atlántico de un KC-10 y del viaje de varios KC-135 de Reino Unido hacia Oriente Medio. El jueves día 11 cesó toda actividad sospechosa. Como alguien recordó, es justo cuando no pasa nada cuando suceden los ataques militares.

Las alarmas saltaron ese día con el mensaje del presidente Trump vía Twitter. Visto después de lo sucedido, queda claro que estaba entusiasmado con la perspectiva de probar por primera vez en combate los nuevos misiles AGM-158 JASSM. Trump hizo precisamente lo que le criticó al presidente Obama en 2013.

Finalmente los ataques tuvieron lugar en la madrugada del sábado 14 de abril. Participaron medios aéreos y navales de EE.UU., Reino Unido y Francia. Los objetivos alcanzaron fueron tres: un centro de investigación sobre armas químicas cerca de Damasco y dos almacenes en la provincia de Homs.

Imagen: defense.gov

Las siguientes unidades de la armada de los Estados Unidos participaron en el ataque, según declaró en una rueda de prensa Dana White, jefa de portavoces del Pentágono.

-El crucero CG-61 USS “Monterey”, clase “Ticonderoga”, disparó 30 misiles de crucero Tomahawk desde el Mar Rojo.

-El destructor DDG-58 USS “Laboon”, clase “Arleigh Burke”, disparó 7 misiles de crucero Tomahawk desde el Mar Rojo.

-El destructor DDG-76 USS “Higgins”, clase “Arleigh Burke”, disparó 23 misiles de crucero Tomahawk desde el norte del Golfo Pérsico.

-El submarino nuclear SSN-785 USS “John Warner”, clase “Virginia”, disparó 6 misiles de crucero Tomahawk desde el Mar Mediterráneo.

Además, participaron en el ataque dos bombarderos B-1 Lancer operando desde Qatar, que lanzaron 19 misiles JASSM.

En la rueda de prensa, la jefa de portavoces Dana White especificó también la participación británica y francesa.

-La fragata francesa D653 “Languedoc”, clase FREMM, disparó tres Missile de Croisière Naval (MdCN), versión naval del misil SCALP.

-Aviones de combate Tornado y Tyhpoon de la Royal Air force lanzaron un total de ocho misiles Storm Shadow, denominación británica del misil SCALP.

-Aviones de combate Mirage 2000 y Rafale franceses lanzaron un total de nueve misiles SCALP.

En la operación militar intervinieron muchos otros aviones realizado misiones de abastecimiento en vuelo, mando y control, inteligencia y escolta. En las siguientes horas hubo varios movimientos de aviones y drones, tal como el blog The Aviatonist recogió en “Everything We Know (And No One Has Said So Far) About The First Waves Of Air Strikes On Syria“. Su labor entonces fue posiblemente la evaluación del éxito de la operación. Es de destacar que dos KC-135 despegaron desde la base aérea de Zaragoza, en un despliegue temporal desde su base habitual en el Reino Unido.

Los tres objetivos fueron atacados con un total de 105 proyectiles, que entraron en el espacio aéreo sirio desde sur, este y oeste. No hace falta mirar un mapa para entender que los misiles disparados por los aviones y unidades navales estadounidenses sobrevolaron el espacio aéreo de naciones aliadas en la región. El empleo de misiles de crucero y largo alcance (stand off) implica que no hubo necesidad de entrar en el espacio aéreo sirio para dispararlos.

En la rueda de prensa del Pentágono se dijo que las defensas antiaéreas sirias habían disparado unos 40 misiles, muchos de ellos en trayectoria balística y cuando ya el objetivo había sido alcanzado. La versión rusa es que, al contrario, las defensas aéreas sirias derribaron 71 de 103 misiles lanzados.

Después de los ataques, hemos podido ver imágenes de las instalaciones sirias atacadas. Algunas obtenidas por medios de reconocimiento y otras hechas sobre el terreno. El centro de investigación de Barzeh fue alcanzado por 57 misiles estadounidenses. Antes del ataque, estaba formado por tres complejos de edificios.

Imagen: defense.gov
Centro de investigación de armas química en Barzeh, cerca de Damasco. Foto vía Veli-Pekka Kivimäki.
Comparación del lugar con una imagen previa. Foto: Digital Globe vía Veli-Pekka Kivimäki.

Podemos ver también en las imágenes del “antes y después” que ningún edificio de los alrededores fue alcanzado a pesar del trabajo de demolición hecho por decenas de misiles. Si alguno de los misiles hubiera sufrido problemas o se hubiera desviado por un impacto de un proyectil de las defensas antiaéreas de tal forma que hubiera terminado impactado en otra parte está claro que los medios de información sirios y rusos lo habrían mostrado.

Imagen: defense.gov

Según el Pentágono, es el único de los tres objetivos que se considera dañado pero no destruido. En la imagen de arriba a la derecha puede verse el impacto de un misil alejado del resto de edificios. Quizás sea un misil SCALP francés el que falló y por eso se habla de 9 y no 10 de misiles.

Almacén a 20km. al oeste de Homs después del ataque. Foto DigitalGloba vía Christiaan Trebiert.
Mismo almacén tras el ataque. Foto DigitalGlobe vía Christiaan Trebiert.

Este almacén al oeste de Homs fue alcanzado por una combinación de misiles Tomahawk y misiles SCALP en sus variantes SCALP/Storm Shadow lanzada desde aviones y MdCN lanzada desde buque.

Por último, el tercer objetivo alcanzado fue identificado como un almacén de armas químicas y centro de mando ubicado a 15km. al oeste de Homs. Fue alcanzado por misiles SCALP.

Imagen: defense.gov
Objetivo alcanzado a 15m. al oeste de Homs. antes del ataque. Foto vía Christian Trebiert.
Objetivo alcanzado a 15m. al oeste de Homs. después del ataque. Foto vía Christian Trebiert.

Vista la información disponible sobre el ataque con armas químicas y la respuesta occidental, en la tercera y última parte abordaré las valoraciones hechas.

Siria (1): El ataque con armas químicas en Duma

El pasado día 6 de abril el grupo yihadista Jaish Al Islam (Ejército del Islam) anunció su disposición a negociar con Rusia la entrega de la localidad de Duma, localizada en una bolsa al este de Damasco en poder de los grupos armados enfrentados al régimen sirio. Al parecer, la cuestión que impedía llegar a un acuerdo era la aspiración de los yihadistas de abandonar Duma y ser trasladados a la provincia de Idlib sin entregar armas y bagajes. Esto último no debía de hacer ninguna gracia al régimen. Entonces, al día siguiente en Duma tuvo lugar un ataque con armas químicas.

Un equipo de Bellingcat, el colectivo de analistas OSINT, publicó un análisis de los vídeos disponibles que muestran el resultado del ataque. También vídeos de la visita posterior al lugar de personal ruso. Tras cotejarlos lograron geolocalizar el sitio: un área cercana a la Plaza de los Mártires de Duma. Uno de los vídeos muestra un cilindro amarillo, el posible vector del ataque y que coincide con casos anteriores.

Las armas químicas han sido usadas repetidamente en el conflicto sirio, siendo lanzadas principalmente  por las fuerzas de régimen desde aviones y helicópteros. Sobre el tema véase por ejemplo el informe “Death by Chemicals” publicado por Humans Right Watch el 1 de mayo de 2017. Sobre cómo la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas ha estudiado y documentado ataques con cloro en Siria véase la siguiente noticia en The Guardian de enero de 2015: Investigators confident that chlorine gas was used as weapon in Syria”.

El jueves 12 Vanessa Vallejo me entrevistó sobre el ataque con armas químicas en Siria y los intereses geopolíticos de fondo para la versión en español del Panam Post: “¿Cuál es el interés de EEUU y Rusia en Siria?”.

En la segunda parte hablaré de los ataques liderados por Estados Unidos.

Contratistas rusos mueren en Siria en un contraataque estadounidense

Mapa: Bloomberg.

El pasado día 7 de febrero una fuerza progubernamental siria, formada por contratistas rusos de la empresa Wagner y una milicia conocida como los “ISIS Hunters”, avanzó en la provincia de Deir ez-Zor más allá de la línea que separa los dominios gubernamentales de los dominios de la coalición Fuerzas Democráticas Sirias, que lideran los comunistas kurdos sirios, para tratar de apoderarse de una planta de gas conocida por el nombre de la empresa estadounidense que antiguamente lo explotaba, Conoco. El gobierno sirio ha firmado acuerdos de explotación con empresas petroleras rusas, evidentemente como compensación a Moscú por el esfuerzo de guerra ruso para salvar al régimen de Bashar Al Assad. En la Siria oriental esa línea de demarcación fue establecida una vez las respectivas ofensivas de las fuerzas gubernamentales y las Fuerzas Democráticas Sirias lograron derrotaron al Estado Islámico, considerando especialmente la presencia de fuerzas rusas en un bando y estadounidenses en el otro.

Fadi Makhlouf, uno de los sirios fallecidos en el enfrentamiento, posando con camuflaje ruso Digital Flora, fusil Tipo 56-2 y el parche de los ISIS Hunters. Foto vía @tarek_oo7.

El ataque de la fuerza progubernamental, de entidad batallón, se centró en una posición establecida de las Fuerzas Democráticas Sirias, a 8 kilómetros al este del río Éufrates. Tras la preparación artillera y disparos de carro de combate, se produjo el avance de las fuerzas de a pie (entre 300 y 500 combatientes). Se daba la circunstancias de que en esa posición se encontraban militares estadounidenses.

Controladores aéreos avanzados estadounidenses, dotados con designadores láser y equipos de comunicación, en Afganistán en 2010. Foto: Spc. De’Yonte Mosley, U.S. Army.

Según afirmó en una rueda de prensa el teniente general Jeffrey L. Harrigian, comandante en jefe de las fuerzas de aviación del mando regional para Oriente Medio (CENTCOM), el personal estadounidense se puso en contacto con el oficial ruso de enlace para advertirle de la situación. Sólo entonces procedieron a solicitar apoyo. Entre ese personal estadounidense se encontraban militares capacitados como Joint Terminal Attack Controllers, la nueva denominación de controlador aéreo avanzado, que solicitaron apoyo aéreo. Allí se acercaron entonces cazabombarderos F-22A Raptor para lanzar munciones y drones MQ-9B Reaper para proporcionar vigilancia del campo de batalla. Más tarde se unieron aviones cañoneros AC-130, cazabombarderos F-15E, bombarderos B-52 y helicópteros de ataque AH-64 Apache. También intervino una unidad artillera del cuerpo de infantería de marina estadounidense. Tras tres horas de ataques aéreos y artilleros, la fuerza progubernamental siria se retiró en dirección oeste. El recuento oficial estadounidense es de unas cien bajas ocasionadas.

Un segundo enfrentamiento se produjo el sábado día 10 de febrero, en el que un carro de combate T-72 de las fuerzas gubernamentales fue destruido por un dron MQ-9B Reaper estadounidense. La CNN mostró un vídeo que muestra el ataque con bomba guiada contra un carro de combate y también otro ataque al lado de unas edificaciones. La URL muestra ahora otra información, pero el usuario de Twitter @warsmonitoring recogió el vídeo en un tuit del día 13 de febrero.

Aquí el fotograma que muestra el segundo lugar atacado.

Otro usuario de Twitter, “Gerards”, identificó el lugar en las fotos satélite de wikimapia.org El lugar es un cruce en la localidad de Khusham, al este del Éufrates y al sur del campo de gas de Tabiya, también identificado en wikimapia.org como Conoco.

El propio día 7 de febrero empezaron a circular rumores de que entre las bajas de la fuerza atacante había ciudadanos rusos. Curiosamente el silencio del Kremlin fue total. Según cuenta la agencia Bloomberg, el portavoz de la presidencia rusa, Dmitri Peskov, declinó comentar el asunto diciendo que su gobierno sólo lleva registros de las bajas de las fuerzas armadas del país. Mientras tanto medios y personajes del panorama ultranacionalista empezaron a hacer circular cifras de hasta 200 rusos fallecidos, con el evidente propósito de generar una reacción en la opinión pública.

Conflict Intelligence Team (CIT) ha recogido varios nombres de las bajas de la empresa Wagner en Siria que circulan ya por los medios de comunicación y las redes sociales rusas:
-Vladimir Loginov, activista cosaco de Kaliningrado,.
-Alexey Ladygin, veterano de la guerra de Ucrania, de Riazán.
-Stanislav Matveev e Igor Kosoturov, otro veterano de la guerra de Ucrania, ambos de Asbest.
-Ciril Ananyev, miembro del Partido Nacional-Bolchevique y veterano de la guerra de Ucrania, de Moscú.
-Alexery Shikhov, veterano de la guerra de Ucrania y miembro del Partido Nacional-Bolchevique, de Nizhni Nóvgorod.
-Ruslan Gavrilov, del asentamiento de Kedrovskoye.

Según recoge CIT, el medio Novaya Gazeta (crítico con el Kremlin) afirmaba que la cifra de rusos fallecidos ascendía a 13. “Oryx”, un conocido analista de inteligencia de fuentes abiertas y autor de materiales muy interesantes sobre la guerra siria, dio la cifra de 12 muertos y 36 heridos.

Por último, el diario ruso Kommersant, informa que el ataque lanzado por las fuerzas rusas el día 7 fue iniciativa de un hombre de negocios local que pensaba que el pozo de gas en manos de los kurdos de las Fuerzas Democráticas Sirias sería una objetivo fácil de tomar y que sus defensores no opondrían mucha resistencia antes de salir corriendo. Se trató por tanto, un ataque no coordinado con el alto mando militar ruso y no contaba con apoyo aéreo. Las numerosas bajas en la fuerza atacante se produjeron porque no habían terminado de desplegarse y un buen número de vehículos fueron destruidos por la aviación estadounidense cuando todavía se encontraban formando una larga columna.

Recuerdo los artículos que denunciaban la lógica de la privatización de la guerra y la explotación de los recursos locales tras la invasión estadounidense de Iraq. ¡La lógica neoliberal aplicada a la guerra! En más de una conferencia he oído a expertos hablar de la amenaza que suponen para la paz y la democracia las empresas militares privadas. Pero se les olvidó el caso de Siria, donde la participación de empresas militares rusas empezó en 2013. Supongo que, para la tropa de periodistas y comentaristas españoles que escriben sobre Oriente Medio criticando a Estados Unidos e Israel como deporte favorito, retratar la verdadera naturaleza de la intervención rusa en Siria les pone ante su público del lado del imperialismo yanki y el sionismo. Muchos oirán hablar de la compañía Wagner por primera vez estos días. Ya me encargaré yo de profundizar un poco más en el tema de las PMC rusas en un futuro. ¿Os va gustando ya la Nueva Guerra Fría?

Mentiras, maltditas mentiras y noticias de Siria

La desinformación es un arma de guerra y la inacción de los gobiernos de Occidente en los últimos años se debe a la desconfianza de una opinión pública bombardeada por la propaganda de gobiernos hostiles. Mucha gente que considera que analiza la realidad con una mente crítica y con mucho sentido común en realidad no hace otra cosa que reproducir narrativas creada en despachos de Moscú y Teherán. Llevo un par de semanas encontrándome en las redes sociales con gente que se hace eco de noticias cocinadas. Aquí un repaso.

capturaBana Alabed es una niña siria de siete años que vivía con su familia en la parte oriental de Alepo. La madre, profesora de inglés que cursó estudios de periodismo, tuvo la idea de abrir una cuenta de Twitter a nombre de la hija con el evidente propósito de llamar la atención sobre el sufrimiento de la población civil. El propio perfil de Twitter lo explica “Account managed by mom”. Algunos de los tuits de la cuenta de Bana Alabed vienen firmados por la madre: “-Fatemah”. Por ejemplo este del 17 de noviembre. No hay que ser un lumbreras del periodismo para haber  visto que era la madre la que llevaba la cuenta ni tampoco hay que darle muchas vueltas para dar por hecho que la cuenta de Twitter de una niña de siete años es cosa de los padres.

El asunto es que Bana Alabed se convirtió en el centro de atención de los medios de comunicación occidental, siendo entrevistada y generando titulares sobre la vida bajo las bombas de la población de Alepo. Algo que evidentemente no hizo la más mínima gracia a los fans de Bashar Al Assad, que sostenían que la población civil de Alepo esperaba ansiosa la liberación a manos de las fuerzas gubernamentales. Los comentarios sarcásticos sobre lo que afirmaban era una maniobra publicitaria de alguien que vivía lejos de Alepo dio paso a una cuenta parodia en español desde la que la intentaron tomarle el pelo a Mónica G. Prieto, periodista española que ha trabajado en Siria como reportera de guerra y es coautora de Siria, el país de las lágrimas rotas. Nick Waters se tomó la molestia de analizar el caso y comprobar cuánto de real había en la cuenta de Twitter de Bana Alabed. Cotejó las fotos publicadas en la cuenta con fotos satélite de Alepo y comprobó fuentes que demostraran que los habitantes del este de Alepo contaban hasta hace poco con electricidad y acceso a Internet. Su conclusión en “Finding Bana – Proving the Existence of a 7-Year-Old Girl in Eastern Aleppo” es que efectivamente Bana Alabed vivía allí y su madre tuiteaba desde allí, habiendo una clara diferencia entre los mensajes simples firmados por la hija y los más complejos firmados por la madre.

El asunto de las víctimas civiles no deja en buen lugar al régimen sirio y sus aliados, especialmente a la aviación rusa, así que es un  tema central de la propaganda a favor de Bashar Al Asad. Una de las últimas piezas de propaganda es un vídeo donde la periodista canadiense Eva Bartlett cuenta, a la vuelta de su viaje a Siria, cómo los medios de comunicación occidentales mientan sobre la guerra en ese país.  Se trata de una rueda de prensa dada en Naciones Unidas, lo que da más credibilidad al personaje. El vídeo ha sido compartido en varios canales de Youtube y subtitulado. Por ejemplo aquí está subtitulado en español con el título “Las mentiras de los medios sobre Siria”. Uno de los fragmentos más celebrados es su respuesta a un periodista noruego, en el que cuestiona la credibilidad de las fuentes que hablan de atrocidades cometidas por el régimen y en el que menciona como el caso de una niña llamada Aya cuyo caso habría sido “reciclado” varias veces. El caso fue revisado por Snopes.com, una página web veterana de Internet que nació recopilando leyendas urbanas y que hoy en día se dedica a la comprobación de la veracidad de noticias que circulan por la red. Resulta que es un nombre común en Siria y que efectivamente hubo hasta cuatro casos diferentes de niñas en lugares diferentes con ese nombre que salieron en los medios. Channel 4 de Reino Unido también revisó las acusaciones que han circulado como meme sobre víctimas recicladas, concluyendo que todo apunta a que eran víctimas diferentes.

Eva Karene Bartlett en SiriaLo interesante es ahondar un poco en el caso de la “periodista independiente y activista de derechos”, como Bartlett se presenta, hablando en Naciones Unidas. Su intervención tuvo lugar en una rueda de prensa dada por la representación del gobierno sirio en Naciones Unidas el 9 de diciembre, una circunstancia que en algunos vídeos ha desaparecido. Revisando las fotos de su cuenta de Facebook podemos encontrar varias, como la anterior, donde vemos que lleva en el pecho una especie de pin con las caras de Vladimir Putin y Hassan Nasrallah. Evidentemente, que se trate de una activista con una determinada agenda ideológica y no una “periodista independiente” no es una factor a tener en cuenta cuando evaluamos si lo que dice es cierto o no. Pero es importante señalar una vez más que cuando hoy en día alguien difunde un supuesto “punto de vista independiente” o “una versión alternativa” con el propósito de que descubramos esas verdades como puño que los medios de comunicación occidental nos ocultan, lo más seguro es que estemos ante otra fuente parcial con una agenda política antioccidental. Así, en este caso, pasamos de una “periodista independiente” que desmonta “las mentiras de los medios occidentales sobre Siria” a tener en realidad una activista antioccidental invitada por el gobierno sirio a hablar en una sala medio vacía de Naciones Unidas.

Bartlett intervino en una rueda de prensa de la representación del gobierno sirio en Naciones Unidas, la misma que durante los combates finales de Alepo anunció que habían sido capturados allí oficiales de países de la OTAN y países aliados. La noticia apareció en en Voltairenet: “The Security Council meets in secret after the arrest of NATO officers in Aleppo”. En Veterans Today: “Syrian Special Forces captured 14 US Coalition officers captured in Aleppo”. Y en Global Research: “At Least 14 US Coalition Military Officers Captured by Syrian Forces in East Aleppo Bunker”. Es interesante como tres medios diferentes reproducen a la vez el mismo bulo sirio. Sobra decir al servicio de quién están esos medios.

Por último quería terminar con otro caso curioso. Encontré el titular “La toma de Palmira fue orquestada por Estado Islámico y la CIA” en Geopolítico, un blog con un pretendido tono aséptico pero que no deja de tener una marcada agenda internacional. La entrada la firma “May Schwarzkopf”, que también tiene cuenta en Twitter. Schwarzkopf era el apellido del general, ya fallecido, que comandaba el Mando Central (CENTCOM) durante la Guerra del Golfo en 1991. En realidad, la crónica no es más que un corta y pega de Sputnik, la agencia de noticias rusa. En Geopolítico encontramos un enlace en tamaño pequeño al final del texto que pone “fuente: Sputnik”. Y es que la proliferación de medios on-line que se dedican a reproducir noticias de medios rusos, iraníes y venezolanos daría para un análisis exhaustivo.

Conclusión: La próxima vez que un contacto en Facebook o un cuñado en una comida familiar les insista en explicar lo que pasa en Siria con fuentes de información que “cuentan lo que los medios occidentales ocultan” tengan por seguro que les van vender la moto con bulos puestos en circulación desde Moscú o Teherán. Mientras tanto, sean escépticos y sopesen fuentes.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Volviendo a una teoría conspiranoica sobre el Estado Islámico

Mucho antes del debate sobre la post-verdad (post-truth) y las noticias falsas (fake news) dije repetidamente que el rebatir las metiras, falacias y bulos que se generan sobre conflictos como el de Siria e Iraq daría para llenar un blog aparte. Véase si no, todo el trabajo que generan otros conflictos para StopFake.org y Revista de Medio Oriente.

captura de 20 Minutos.
20 Minutos copió y pegó una noticia de un medio italiano que citaba otro ruso sobre que decía que Bin Laden vivía en las Bahamas. Luego pidió disculpas.

Pero por muy nuevo que parezca el asunto, de lo que hablamos no es más que de las mentiras políticas de toda la vida. Es decir, no se trata meramente de un problema de los medios por la forma en que trabajan hoy en día, con plantillas precarias y con prisas por buscar visitas a toda costa (clickbait), sino que muchas de esas tonterías tienen un objetivo político. No es casual, por ejemplo, que medios estatales rusos e iraníes o con afinidades ideológicas con los gobiernos de esos países se inventaran y reprodujeran la noticia de que helicópteros Apache estadounidenses habían sido filmados escoltando un convoy de vehículos del Estado Islámico. El objetivo es cuestionar el papel de Estados Unidos y los países de occidentales en Oriente Medio para dejar la cancha libre a Rusia, Irán y sus aliados.

Luego, capítulo aparte, tenemos la legión de tontos útiles que reproducen la propaganda rusa e iraní por motivos variados. Desde el el cuñado de turno que, en la sobremesa o de cañas, te explica con condescendencia una teoría conspiranoica hasta el desesperado por epatar con un discurso radical en una era de utopías agotadas. Como si soltar argumentos leídos en Russia Today, HispanTV, TeleSur, Voltairenet, Global Research, etc. lo convirtieran a uno en un libre pensador con criterio crítico e independiente.

El caso más paradójico es el del Estado Islámico, que nació como una coalición de fuerzas insurgentes iraquíes, bajo el liderazgo de la franquicia local de Al Qaeda, para luchar contra la ocupación estadounidense de Iraq. Pero que años después, mágicamente, en la propaganda anti-occidental resulta ser un instrumento de Estados Unidos e Israel. Estos días, con la caída de Palmira en manos del Estados Islámico, me he acordado de un argumento que dio Julián Jiménez, profesor de secundaria en Valencia y conocido en Twitter como “Profe Rojo”. Se trata de la clase de persona que un día te cuenta que la Stasi tiene mala fama injustamente y se burla de sus víctimas para otro día contarte la historia de la invasión de Afganistán “a su manera”.

Dijo el “Profe Rojo” un día en Twitter que la debacle del ejército iraquí en Mosul ante la ofensiva del Estado Islámico fue una maniobra orquestada por Estados Unidos para entregarles arsenales de armas. Que EE.UU. provee de armas al Estado Islámico lo podemos leer en medios de propaganda como VeteransToday e InfoWars. Y en estas, resulta que el Estado Islámico entra en Palmira y se encuentra con bastante material militar.

cznffa9xeaakvii

Foto vía Christo Grozev.

cznfhgwxgae5jhh

Foto vía Christo Grozev.

En Palmira no sólo cayeron en manos del Estado Islámico las habituales montañas de armas y municiones, sino también vehículos blindados y artillería.

Carro de combate T-72 capturado en Palmira.
Carro de combate T-72. Foto vía Jacm.
czgniphxgaeqllf
Cañón D30 de 12mm. Foto vía Jacm.
czvqrhswgaexoj8
Lanzacohetes BM-21 Grad. Foto vía Jacm.

Entre los vehículos capturados hay una curiosidad, un KAMAZ-43269 “Dozor”. Se trata de un vehículo ruso de diseño relativamente reciente y por tanto no es un legado de los arsenales sirios de la Guerra Fría.

Dozor
KAMAZ-43269 Dozor capturado en Palmira. Foto vía Ilya A.

Pero no el único material ruso aparecido en Palmira. Tenemo cajas de munición identificadas con marcajes de JSC Rosoboronexport, la agencia estatal rusa de exportación de armamento.

cze2kr6wgaaznms
Foto vía CIT.

Y sabemos que en Palmira no sólo había material militar de origen ruso, sino también soldados rusos, que dejaron atrás pertenencias personales.

czkx_ppwgaepodl

Un soldado ruso, por ejemplo, se marchó con tanta prisa que dejó atrás sus  tarjetas bancarias. Gracias a este tuit de un analista de CIT el Tinkoff Bank anuló la tarjeta.

czot3a_xcaayj5q

Estas cosas pasan en la guerra (shit happens). Pero podemos interpretar lo que pasó en Palmira de dos formas. Podemos pensar que una ofensiva inesperada del Estado Islámico pilló por sorpresa a los defensores sirios y rusos. O podemos aplicar el criterio del “Profe Rojo” y pensar que estamos ante un hecho inaudito y que por tanto forma parte de una operación secreta sirio-rusa para transferir armamento al Estado Islámico. La ironía es que supuestamente la intervención rusa en Siria se vendió como un esfuerzo para frenar al Estado Islámico a pesar de que sus intenciones eran otras y justo en el único frente en el que Rusia combatió al Estado Islámico ha tenido lugar esta debacle.

bouongkciaajl5v

Imagino que el “Profe Rojo” dirá que hay una tercera probabilidad. Que la caída de Mosul sí fue una operación estadounidense perfectamente calculada en la que de alguna manera se logró que el ejército iraquí se desplomara mientra que la caída de Palmira fue una desafortunada derrota sirio-rusa producto de la mala suerte o la incompentencia siria. Para mí, esa clase de teorías conspiranaoicas son pura charlatanería. Y si logran eco es porque todos sabemos que el esfuerzo para refutar un tuit idiota es infinitamente superior al necesario para escribirlo.

Mientras tanto, se revela el programa industrial de armamento del Estado Islámico. Pero supongo que siempre habrá profesores de universidad en España que hablen de los intereses de las multinacionales del armamento en venderle al Estado Islámico para alimtentar la guerra.

Anteriormente en GuerrasPosmodernas.com

“La nueva post-verdad y las viejas mentiras” (6 diciembre 2016)

“Cuñados, comunistas y conspiranoicos” (3 mayo 2016)

“La factoría de bulos” (21 noviembre 2015)

“Las teorías conspirativas como fenómeno cultural de la Nueva Guerra Fría”. (13 febrero 2015)

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

La Gran Estrategia de los bombardeos de Rusia en Siria

Hoy traigo de nuevo a Willy Pulido, autor del blog Apocalipsis MAD, como firma invitada a Guerras Posmodernas.

Están circulando una desmesurada cantidad de informaciones en Internet que afirman que Rusia ha bombardeado más al ISIS en unos días que EEUU y aliados en un año. Sin quitar valor a la intervención rusa contra salafistas yihadistas, rebeldes e ISIS, lo cierto es que es falso que Rusia ha hecho más contra el ISIS que la coalición liderada por EEUU en el año precedente.

11059995_182786528722501_5471085710417938594_n

La inmensa mayoría de los ataques rusos, como se ve en la imagen, se dirigen contra opositores a Assad, mientras que contra el ISIS (área en rojo) son testimoniales. La coalición ha realizado miles de bombardeos durante el último año y poco, tal y como hemos visto en innumerables vídeos en las batallas en las zonas kurdas o durante la batalla de Tikrit o Baiji. Los bombardeos americanos fueron los que salvaron al ejército iraquí y las milicias chiíes de un fracaso estrepitoso en Tikrit y allanaron el camino a la conquista al ISIS de amplias franjas de terreno al norte de Irak y Siria.

Lo que sí se puede achacar a la coalición es haber tenido una estrategia de contención del ISIS y no de destrucción del mismo. Sólo hemos bombardeado en apoyo de limitados objetivos terrestres de kurdos e iraquíes, renunciando a una implicación terrestre que hubiese sido decisiva en arrebatar los núcleos de población al Estado Islámico. Confiábamos en que podríamos erigir unas fuerzas estatales en Irak que retomaran el terreno, pero tal pretensión se dio de bruces con la realidad de una guerra civil que impide tal cosa y hace que el gobierno se apoye en milicias. La estrategia de Obama, el liderar desde atrás, ha sido un fracaso absoluto certificado y reconocido por los propios analistas de inteligencia americanos.

El caso sirio ha sido más embarazoso todavía, ya que son múltiples los indicios de que han tenido que apoyarse mayoritariamente (EE.UU. y sus socios saudíes, turcos, etc) en una pléyade de yihadistas salafistas e incluso a Al-Nusra (con los sospechosos casos de milicianos que una vez en Siria se pasan a ese grupo de Al Qaeda).

Por contra, la intervención rusa, aunque mucho más modesta, sí está enmarcada en una estrategia y plan coherente para imponer un orden en la región y establecer unos parámetros de cuándo se ha ganado la guerra. El arco chií que va de Damasco a Teherán, pasando por Bagdad, tiene la suficiente coherencia y comunión de intereses para luchar en una alianza de índole confesional. Así como el interés ruso de mantener sus bases en el Mediterráneo y tener en Irán un socio geopolítico en el golfo que balancee a EE.UU. y suníes.

Por contra, la falta de liderazgo y mentalidad estratégica de Obama, ha hecho del bando sunní y occidental una auténtica jaula de grillos en el que cada uno va por su cuenta y sin tener comunión de intereses por perseguir objetivos distintos y conflictivos entre sí. El reciente apoyo de Egipto a la intervención rusa es la perfecta demostración de ello.

La falta de impulso y la persecución de objetivos decisivos por parte de Obama y occidente, ha dejado un vacío de poder que el dividido bando árabe/suní no es capaz de rellenar. Los intereses comunes y el liderazgo iraní y ruso sí tiene ahora la capacidad de llenar el vacío y construir un orden político. La única oportunidad razonable que tuvo occidente de prevenir lo que puede ser un desastre estratégico y geopolítico era: 1) haber impuesto una Zona de Exclusión Aérea y un bloqueo marítimo en Siria para impedir la llegada de refuerzos iraníes y rusos, opción que una vez Rusia termine de erigir su “burbuja A2/AD” en Siria será difícilmente inaceptable políticamente para cualquier gobierno occidental (opción que sí la escogió Arabia Saudí de manera preventiva y acertada en el caso de Yemen); 2) haber enviado unos cuantos batallones al norte de Irak (Mosul) para arrebatar el control de la ciudad al ISIS. De esa manera se habría desarticulado la posibilidad del actual eje de alauíes, chíies, iraníes y rusos, a la vez que se reducía hasta casi la insignificancia al ISIS.

Sólo la historia podrá responder el por qué Obama ha seguido una no-estrategia en Oriente Medio. Pero sea como fuere, lo cierto es que hemos servido en bandeja a Rusia e Irán (lo del acuerdo nuclear ya es de traca) un festín geopolítico, cuando hubiera sido relativamente sencillo negárselo.

Es por eso que Rusia apenas bombardea posiciones del ISIS, porque piensa estratégicamente y porque si todo es propicio (ya veremos cómo se suceden los acontecimientos), el Estado Islámico caerá como fruta madura al final de este largo y complejo proceso político-militar. Como dice Yuri Barmin del Russian Council: Rusia no podía permitir que se derrumbara el régimen de Assad y (además de perder sus bases) se construyera un mito respecto al poderío yihadista, generando un efecto llamada enorme a la yihad confluyendo miles de voluntarios a Oriente Medio que luego significaría una amenaza a Rusia en el Cáucaso y Asia Central.