La última ofensiva turca en Siria

El pasado día 27 de febrero un ataque aéreo de las fuerzas gubernamentales de Siria mató a 33 soldados turcos en la provincia de Idlib. El acontecimiento desencadenó una respuesta turca que nos mostró la naturaleza de la actual guerra tecnológica de alta intensidad.

La intervención militar directa de Turquía en Siria arrancó en 2016 cuando el empuje de las Fuerzas Democráticas Sirias, la coalición apoyada por Estados Unidos, hacia el oeste del río Éufrates amenazaba con conectar el cantón kurdo de Kobane con el de Efrín. Esto hubiera supuesto que toda la frontera turco-siria hubiera quedado en manos de un grupo armado kurdo. Al final y al cabo, aunque las Fuerzas Democráticas Sirias se presentaban como un grupo multiétnico y multiconfencional opuesto al Estado Islámico, las fuerzas kurdas eran mayoritarias en las Fuerzas Democráticas Sirias.

En 2016 el objetivo turco fue crear una cuña entre aquellos dos cantones kurdos. Las posteriores ofensivas no sólo lograron impedir la unión del territorio en manos kurdas, sino que llevaron a los turcos a tomar el control de casi la totalidad del cantón de Efrín y apoderarse de una franja fronteriza al este de la ciudad de Kobane. La suma del empuje turco y la retirada de Siria ordenada por Donald Trump (luego parada) llevó a las fuerzas kurdas de Siria a negociar con el régimen de Bashar Al Asad y las fuerzas rusas, en un episodio más de las alianzas líquidas de Oriente Medio.

La actual fase de la intervención turca en Siria tiene como escenario la provincia de Idlib, el principal bastión yihadista en el país. Durante las sucesivas capitulaciones de ciudades en manos de las fuerzas opositoras al régimen, a la entrega del territorio y el armamento pesado se acompañaba el traslado a Idlib de los combatientes yihadistas. Así, esta provincia se fue convirtiendo en un reducto donde operan grupos como la coalición Hayat Tahrir al-Sham, que incluye el grupo que nació como la rama siria de Al Qaeda. Sólo era cuestión de tiempo hasta que el ejército sirio lanzara una gran ofensiva para tomar Idlib. Pero en Idlib también se encuentra la coalición de grupos armados sirios apoyados por Turquía, el llamado Ejército Nacional Sirio.

El ataque del pasado día 27 de febrero revela que militares turcos luchan codo con codo con grupos de la oposición siria en Idlib. Algo que evidentemente no nos pilla por sorpresa. Pero la respuesta a la muerte de los 33 militares no fue la habitual campaña más simbólica que efectiva de bombardeos contra bases militares y depósitos de munición a la que estamos acostumbrados, como fue el caso de la campaña jordana de bombardeos contra el Estado Islámico en 2015.

Ciertamente las fuerzas armadas turcas parece que mostraron una elevada preocupación por minimizar bajas propias. En vez de ataques aéreos, contra los objetivos estratégicos sirios, las fuerzas turcas emplearon el sistema de cohetes de artillería T-300 Kasırga (Huracán). Se trata de la adaptación de un diseño chino, el WS-1B, fabricado bajo licencia en Turquía por ROKETSAN. Algunas otras variantes de la misma familia han sido comprados por Marruecos y Argelia.

Que el peso de los ataques contra objetivos estratégicos los llevara a cabo la artillería de cohetes podría ser síntoma no sólo de la preocupación turca del impacto en la opinión pública de más bajas en combate, especialmente tras 33 muertos en una sola acción, sino de los problemas de operatividad de la fuerza aérea turca tras las purgas posteriores al fallido golpe de estado de 2016 y las restricciones estadounidenses a la venta de repuestos para los F-16.

Sistema T-300 Kasırga de ROKETSAN sobre camión MAN. Foto vía Defence Turk.

Pudiera ser que en los planes turcos pesara la precaución ante un mayor número de bajas o escasa operatividad de la fuerza aérea, pero puede ser también que para la naturaleza de las operaciones ejecutadas no hiciera falta aviones de combate porque lo que llevó a cabo las fuerzas armadas turcas fue una campaña sistemática de destrucción de blindados, piezas de artillería y concentraciones de soldados sirios empleando drones.

Stijn Mitzer y “Calibre Obscura” hicieron un recuento del material militar del bando gubernamental sirio de cuya destrucción o captura durante los primeros días de ofensiva de Turquía y sus aliados pudo ser verificado mediante fotos y vídeos obtenidos por fuentes abiertas. El listado incluye 45 carros de combate, 20 vehículos de combate de infantería, 23 piezas de artillería autorpropulsada, 10 lanzacohetes múltiples.

La lista incluye dos montajes de cañones M-46 de 130mm. sobre camiones de fabricación siria.

Además, sabemos de la ubicación real de los ataques turcos porque las ubicaciones han sido geolocalizados. Véase al respecto el hilo de “Samir” en Twitter, que identifica 17 ataques turcos en la localidad de Al Hawash (Hama).

Imagen de un ataque turco contra cuatro piezas de artillería autopropulsadas sirias en Idlib. Imagen vía “Samir”.
Geolocalización del lugar del ataque. Vía “Samir”.

Que las operaciones turcas han causado un número importante de bajas lo sabemos por mensajes en la redes sociales, donde los allegados muestran sus condolencias, se difunden quejas contra el régimen sirio de sus propios partidarios y se produce un súbito aumento de publicaciones sobre funerales.

Sabemos de la participación de drones en la ofensiva turca sobre la provincia de Idlib porque varios de ellos fueron derribados o se han estrellado allí en las últimas semanas. Fue el caso de un ANKAS-S el 1 de marzo y de un Bayraktar TB2 el día 4 de marzo. El primero, por cierto, fue derribado por error por un grupo armado sirio con un misil portátil FIM-92 Stinger, entregado por la propia Turquía.

Pero sabemos también de la presencia de drones turcos sobre Siria también porque directamente las fuerzas armadas turcas no han tenido inconveniente de mostrarlos a la prensa. Fue el caso de la cadena CNN Türk, que mostró un Bayraktar TB2 regresando de una misión con los cuatro soportes subalares vacíos mientras otro, armado, era repostado.

El anterior vídeo confirmaría además la sospecha de que los drones turcos están empleando misiles de pequeño tamaño (“micromuniciones”) como los MAM-C (6kg.) y MAM-L  (22k.g) que la empresa ROKETSAN promocionó en el pasado Dubai Air Show.

Maquetas del dron ANKIA-S y los misiles MAM-C y MAM-L en el Dubai Air Show de 2019.

Turquía estaría operando así con sus drones armados con total impunidad, tal como prueba que en Flightradar24.com pudiera seguirse la traza de varios aparatos que probablemente fueran drones turcos.

La explicación dada por analistas turcos es que sus fuerzas armadas habrían logrado la “superioridad electrónica”, anulando los radares sirios con sistemas de guerra electrónica como el ASELSAN Koral, que fue desplegado cerca de la frontera.

Sistema ASELSAN Koral de guerra electrónica. Foto vía Army Recognition.

Según Clash Report, las fuerzas armadas turcas habrían empleado una combinación de drones con capacidades SIGINT, medios de guerra electrónica ofensiva y drones armados para anular las defensa antiaéreas sirias.

Operaciones SEAD turcas empleando drones y guerra electrónica. Fuente: Clash Report.

Una prueba de esa supuesta “superioridad electrónica” turca sería el caso del sistema antiaéreo de fabricación rusa Pantsir destruido el día 3 de marzo. En el vídeo mostrado, su antena principal estaba girando, por lo que debía estar en funcionamiento en aquel momento. Sin embargo no fue capaz de detectar la aeronave, presumiblemente un dron, que disparó un proyectil guiado y grabó las imágenes de su destrucción.

Además, en estos días la aviación turca derribó tres aviones militares sirios: dos Sujoi Su-24 y un L-39. Al parecer, al menos en este último caso, se habría usado un misil de guía activa AIM-120 AMRAAM (más de 100km. en sus últimas versiones) disparado desde el espacio aéreo turco.

E-7 de la fuerza aérea turca. Foto: Konstantin von Wedelstaedt vía Wikipedia.

Según Hakan Kiliç, el control del espacio aéreo sirio corrió a cargo de un E-7 (versión de alerta radar del Boeing 737) trabajando en conjunción con C-160 Transall de guerra electrónica y las estaciones terrestres Koral.

La gran pregunta es qué papel han jugado las fuerzas armadas rusas, que tienen cazas y sistemas antiaéreos desplegados en Siria. Según Maxim A. Suchkov en Al Monitor, la apabullante ofensiva turca habría sido el resultado del “dejar hacer” ruso. El Kremlin habría mirado para otro lado porque la paliza dada por Turquía a las fuerzas sirias sirve de recordatorio a Bashar Al Asad de lo limitado de su poder militar sin sus apoyos externos.

Putin opted for a limited non-interference to allow Erdogan to save face at home, to have Assad rethink his cocky behavior and realize the limits of his own powers and for Russia to reassert its position as a mediator in a Turkey-Syria conflict rather than as an ally of one party. In other words, Moscow suffered some short-term reputational loses with an eye on a bigger prize of maintaining the status of a kingmaker in Syria.

La situación habría cambiado a partir del domingo 1 de marzo, con un reposicionamiento de los sistemas rusos de defensa antiaérea que habrían hecho más difícil las operaciones a los drones turcos.

Tras la cumbre bilateral del 5 de marzo, a las 00:01 del día 6 de marzo entró en vigor un alto el fuego en Idlib. Rusia sale nuevamente reforzada como actor fundamental en Siria y Turquía lograría un retorno al statu quo previo a la ofensiva gubernamental siria que estaba siendo imparable para los grupos yihadistas de Idlib. Habrá que ver si las partes cumplen lo acordado. O las partes sólo han ganado tiempo hasta una nueva ofensiva gubernamental siria contra Idlib.

Lecciones provisionales.

-La reciente ofensiva turca en Siria ha permitido observar de primera mano un caso de guerra tecnológica de alta intensidad moderna, con la intervención de cohetes de artillería de largo alcance, sistemas de guerra electrónica y drones armados. Esto coincide con la experiencia de la intervención militar rusa en Ucrania oriental, donde hubo un uso intensivo de artillería, lanzacohetes, guerra electrónica y drones. Al respecto puede leerse “Algunas lecciones del combate terrestre en el Donbass (2014-2015): artillería, fuerzas acorazadas y mecanizadas” de Javier Jordán en el Instituto Español de Estudios Estratégicos.

Es interesante preguntarse por las capacidades de las fuerzas armada españolas para llevar a cabo a día de hoy este tipo de operaciones de alta intensidad y también de enfrentar a un enemigo convencional que posea esos sistemas avanzados.

-La ofensiva turca en Idlib ha sido protagonizada por sistemas de armas fabricados por la industria turca: cohetes T-122 y T-300, drones ANKAS-S y Bayraktar TB2, misiles ligeros MAM-C y MAM-L, sistemas de guerra electrónica Koral, etc. Además se ha anunciado el próximo despliegue de sistemas de defensa antiaérea HISAR-A y HISAR-O.

Aunque mucha tecnología militar turca proviene de la producción bajo licencia de sistemas desarrollados en el exterior, el avance de la industria militar turca es indudable en campos avanzados como el armamento guiado y la guerra electrónica. Así que a la hora de analizar la industria militar turca hay que considerar las etapas superadas y los planes futuros. Es decir, no hay que detenerse en el dato de que algunos sistemas complejos sean de origen extranjero, sino hay que entender que la industria turca va avanzando por etapas y algunos de esos productos son pasos intermedios en una carrera a largo plazo.

Prueba de la autonomía tecnológica turca, es que aunque el T-300 es un desarrollo de Roketsan a partir de un diseño chino, es un producto que ha exportado a Azerbaiyán. De la misma manera que TAI es totalmente libre de exportar el T159 ATAK, la versión local del Mangusta italiano. La autonomía tecnológica turca también tiene implicaciones relevantes en el campo de la política internacional. Permite a Turquía ser inmune a restricciones ajenas al uso de su armamento.

Sobre el desarrollo de la industria turca de drones, véase “The Second Drone Age: How Turkey Defied the U.S. and Became a Killer Drone Power” en The Intercept.

– El ataque iraní con drones contra instalaciones petroleras en Arabia Saudita, los sucesivos ataques de los huzíes yemeníes contra Arabia Saudita y esta reciente ofensiva turca en Siria pone de relieve las dificultades de los sistemas antiaéreos tradicionales para detectar blancos lentos y con una célula no metálica. Eso explicaría el despliegue en Idlib del sistema ruso BUK arriba mostrado.

Al igual que en el primer punto, me pregunto cómo de capaces son las actuales fuerzas armadas españolas de enfrentar este tipo de amenaza.

11 comentarios sobre “La última ofensiva turca en Siria

Agrega el tuyo

  1. Interesantísimo post, combinación de geopolítica actual del conflicto sirio con información detallada del armamento. Más posts como este.

    Felicidades por su blog, cuesta encontrar algo de mejor calidad en castellano de esta materia.

    1. Gracias por sus palabras.

      La verdad es que es un gustazo poder escribir cosas así, que nos acercan a la realidad de la guerra actual.

  2. Muy interesante. Ya en 1991 la primera batalla que ganó la coalición internacional fue la electrónica. Me da que los sirios atacaron en Ibdil sin el pertinente permiso ruso y que por eso los han dejado en la estacada.
    Sobre las capacidades españolas de guerra electrónica, pues a parte de rumores que dicen que somos muy buenos poco más se puede saber de fuentes abiertas porque es todo material muy secreto.
    Turquía ha intentado exportar su helicóptero de ataque a Paquistán, pero no ha podido porque el motor no es suyo y ha sido vetada esa exportación. Y con el carro de diseño coreano les está pasando lo mismo, hay partes que no son suyas y que están teniendo que buscar sustituto.

  3. Las capacidades de las FF.AA.- españolas son propagandísticas y escasas en la realidad.
    Con una birria de presupuesto y carencias en todos los ámbitos, acuden a la disuasión con la propaganda, como en el siglo XVIII con el santísima Trinidad.
    La Armada la han arruinado y ha pasado de estar entre las 8 primeras a ocupar casi un lugar irrelevante de comparsa de las grandes potencias y a ayudarles a llevar el botijo.
    El Ejercito del Aire va ha estar por detrás del Holandés o el griego y mas cuando sustituyan los F18 por mas Eurochurros en número ridículo y pasemos a tener “lo que nos corresponde”, es decir un miniejército del aire.
    Y el Ejercito de Tierra está descompensado con algún material moderno, pero escaso y sin upgradar, y material de hace 50 años.
    Los Tigres son una porquería comparados con los Apache, no tenemos lanzacohetes y Artilleria autopropulsada moderna, los Leopard no son actualizados, los Dragón ni se les espera.
    En definitiva un ejercito débil y minúsculo, donde las nominas se llevan todo el presupuesto. Una doctrina obsoleta de ONG barata y caer bien a todos repartiendo jamón y tortilla de patatas y unos mandos pasotas que solo quieren cobrar dietas internacionales en misiones OTAN o maniobras y a los que les importa un pimiento que el Ejercito sea potente o no, pues piensan mas en su carrera profesional que en la Institución.
    Lo demás es pura palabrería y propaganda, incluida la supuesta indignación ante las críticas recibidas.
    Y por favor, que terminen la mierda de S80 ya, porque nos quedamos sin arma submarina en menos que canta un gallo, aparte de que los S80 van a salir como submarinos corrientes diesel electricos sin ninguna mejora y con la única capacidad del Subharpon (misiles antisuperficie) que ya la tiene Argelia desde hace tiempo.
    Recemos para no tener ningún conflicto serio con Marruecos , que al nivel que se está armando dentro de poco nos machacará en una semana.

  4. Los dos autócratas, Erdogan y Putin, han convertido el norte de Siria en un avispero, veremos cómo se desarrollan los acontecimientos en lo sucesivo.

  5. Interesantísimo. Gracias. Varias preguntas de profano:
    – ¿Siguen en Turquía los Patriot españoles?
    – ¿Guarda relación con este asunto la crisis en la frontera greco-turca?

    Y una última cosa: buen apunte el de si España está preparada para algo así.

    Enhorabuena.

    1. Si, la batería Patriot sigue en Turquía.
      Si, la carta de los refugiados la está usando Turquía para forzar a sus aliados europeos a que le apoyen, pero por ahora no cuela.
      España preparada para algo así. ¿Podrías concretar la pregunta? Si te refieres al uso de drones, la respuesta es no, España tiene menos drones que Turquía y además ninguno está armado. Por otra parte la aviación española es muy superior a la turca no tanto por los aviones como por los pilotos. Los turcos están muy muy escasos de pilotos.
      Si te refieres a capacidad de defensa frente a drones como los turcos, pues si, con los mistral y los cañones de 35mm también nos los bajaríamos. Además de que los mistral a tener cámaras de visión nocturna podrían usarse por la noche.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: