¿Atentado en Venezuela? [actualizado 05-08-2018]

Ayer en Venezuela se celebró el aniversario de la Guardia Nacional, institución inspirada en la Guardia Civil y creada el 4 de agosto de 1937. Como parte de la celebración, el presidente Nicolás Maduro impartió un discurso en la Avenida Bolívar, en el centro de Caracas, ante cadetes de la Guardia Nacional.

Foto vía El Cooperante.

En medio del discurso, a las 17:41 hora local, se oyeron dos explosiones. Las fotos en Twitter mostraron una columna de humo y fuego saliendo por la ventana de un edificio. Más tarde, algunos medios recogerían la versión de que se trató de una explosión de una bombona gas en un edificio cercano, citando como fuente a bomberos de Caracas.

Foto: Manuel Berbín.
Foto vía Caracan Chronicles.

Foto EFE vía Víctor Amaya.

Foto: Juan Barreto / Agence France-Press.

Tras los primeros momentos iniciales de confusión, los cadetes formados ante el estrado salieron huyendo en estampida. La imagen daría para bromas en las redes sociales entre los venezolanos opositores. La retransmisión en la televisión pública venezolana se cortó en ese momento.

Hubo también estampida entre el público, como puede verse.

Foto vía Caracan Chronicles.

En el estrado, los escoltas del presidente lo rodearon y protegieron con paneles negros de material antibalas. Al menos dos llevaban paraguas y uno lo desplegó. Suponiendo que se trata de paraguas normales y corrientes, la idea es obstaculizar la visión de posibles tiradores.

Foto: Xinhua vía Alberto Rodríguez.
Foto Xinhua vía Alberto Rodríguez.

El momento fue captado por la agencia de noticias rusa Ruptly, perteneciente a Russia Today.

Una hora y media después de las explosiones, a las 19:09, el ministro Jorge Rodríguez informó que había sido un intento de atentado contra el presidente empleando dos drones con carga explosiva y que siete militares habían resultado heridos.

Poco después de las explicaciones del ministro, la cuenta de Twitter de un grupo denominado Movimiento Nacional Soldados de Franelas afirmó que había sido un intento de magnicidio con dos drones dotados de una carga de explosivo plástico militar C4. Considerando los poco más de diez minutos de diferencia entre las declaraciones del ministro y la publicación de la supuesta explicación de los Soldados de Franelas, podría ser una reivindicación falsa.

La periodista Patricia Poleo leyó un comunicado supuestamente firmado por los autores de la acción, bautizada como Operación Fénix.

Finalmente, el presidente Nicolás Maduro apareció en televisión. Anunció que “parte de los autores materiales” habían sido detenidos y apuntó a la ultraderecha venezolana en alianza con la ultraderecha colombiana con el presidente colombiano Juan Manuel Santos como responsable último.

Por su parte, Tarek William Saab, fiscal general de la república, fue entrevistado vía telefónica por la televisión pública y anunció que el próximo lunes en una rueda de prensa se dará más detalles sobre los detenidos.


Información adicional disponible el día 5 de agosto.

Han circulado dos vídeos que supuestamente mostrarían los drones empleados en el ataque. El primer vídeo muestra a un dron hexacóptero estrellándose contra la pared del edificio donde hubo un incendio.

El cámara deja de enfocar al lugar donde cayó el dron tras el impacto, así que es posible que la explosión tuviera lugar momentos después. En las imágenes publicadas anteriormente y que aquí reproduje podemos apreciar el agujero en la pared exterior del edificio que podría haber sido producido por la explosión.


La periodista Adriana Núñez recogió el testimonio de un testigo.

El segundo vídeo muestra un hexacóptero en vuelo y una explosión. Los movimientos rápidos tras la explosión no permiten ubicar el sitio. Se oye la voz del presidente Maduro de fondo por megafonía.

Según el gobierno venezolano se trata de un dron comercial DJI M-600 cargado con un kilo de explosivo. Aquí un vídeo promocional del fabricante. En el minuto 0:38 se puede ver cómo le instalan una cámara al aparato y por tanto se puede apreciar el tamaño en relación a dos personas.

Según DJI, el dron puede llevar una carga útil de 6 kilos sacrificando la autonomía.

En el siguiente vídeo han sincronizado el vídeo con la señal de la televisión venezolana y el vídeo de la explosión del dron en el aire tomando como referencia el discurso del presidente Maduro y añadiendo el vídeo de la agencia rusa Ruptly.

“Technicals” de Leigh Neville

Tres libros de Leigh Neville en mi biblioteca.

Osprey Publishing, la editorial británica conocida por sus libritos de historia militar, ha ido diversificando la temática de sus publicaciones para tratar temas más más actuales e incluso ha dado el salto a lanzar libros de cierta entidad. Technicals mantiene el formato tradicional, 48 páginas con muchas ilustraciones, pero es de un tema actual. El libro trata de establecer la genealogía y repasar la extensión del fenómeno de los technicals, vehículos civiles tipo pick-up a los que grupos irregulares les colocan armas colectivas (ametralladoras, cañones antiaéreos, cañones sin retroceso, etc.) y también lanzacohetes.

La teoría más extendida es que el nombre surgió en Somalia en los 90, cuando las ONG internacionales tuvieron que contratar la protección de milicianos y camuflaron el gasto en sus presupuestos como “ayuda técnica”. Pero el fenómeno es anterior. Leih Neville empieza con algunos antecedentes anecdóticos para hacer un repaso del uso generalizado de vehículos pick-up armados desde los años 70 hasta el presente, empezando con la guerra civil del Líbano, las cabalgadas del Frente Polisario en sus Land Rover Santana y las famosas “Toyota Wars” en Chad hasta llegar a Libia en 2011 y Siria hasta hace poco. Por último, hay una breve sección dedicada al uso de vehículos pick-up por parte de las fuerzas especiales occidentales en escenarios como Afganistán y Siria. Aunque ese entra en el terreno de otro libro del mismo autor: Special Operations Patrol Vehicles. Afghanistan and Iraq.

El libro es breve y te deja con ganas de profundizar en algunos de los casos tratados. A mí el tema me interesa desde hace ya bastante tiempo. Véase anteriores entradas de este blog como “Swarming en el desierto” (enero 2011) y “La larga historia de los todoterreno en operaciones móviles en el desierto” (febrero 2018). Hay una idea que aparece en el libro de Leigh Neville y que en su momento la recogí de Tom Cooper: los llamativos resultados del empleo de todoterrenos por parte del Frente Polisario y el ejército chadiano resultan de la adaptación de las tácticas tradicionales de los pueblos nómadas del desierto. Un tipo de incursión a larga distancia con un asalto final por sorpresa que en español conocemos como razzia y en algunos de los países donde se practicaba como rezzou. Las “Toyota Wars” son bastante conocidas, pero creo que hay muy poca información disponible sobre los aspectos militares del conflicto del Sáhara Occidental (1975-1991). Seguro que hay cosas interesantes que rescatar desde el punto de vista militar pero carecemos de bibliografía.

Hay una cosa que me llamó la atención del libro y me dejó una duda. En la página 24 aparece la foto de un technical pesado, un camión con un montaje antiaéreo ZPU-4 en Somalia. Esa misma foto la publiqué aquí en 2013.

Technical pesado somalí.

En 2013 yo identifiqué a simple vista el camión de la foto como un Pegaso de origen español. No era la primera vez que veía uno. Hay en Internet otras fotos de camiones Pegaso en Somalia usados como technicals pesados.

Camión Pegaso en Somalia con lo que parece un montaje antiaéreo doble M1939 de 37mm.

El camión de la foto anterior aparece identificado en el libro como un Unimog. A mí no me lo parece. Me parece que el vehículo de la foto tiene una batalla más larga que los Unimog, de los que no he encontrado ninguna foto siendo usado como technical en Somalia. Lo que no quiere decir que no existan esas fotos o que no fuera usado. A modo de curiosidad, encontré una referencia sobre la venta de camiones Pegaso en una revista académica de la Universidad Autónoma de Madrid. Alejandro Pozo Marín publicó el artículo “Los obstáculos en la construcción de un estado en Somalia” en el número 8 de la Revista Académica de Relaciones Internacionales, publicado en julio de 2008. En la página 13 aparece el siguiente texto en una nota al pie:

La empresa pública Enasa suministró en 1987 215 camiones militares Pegaso por valor de 1.235.000.000 ptas. para treinta años de amortización y diez de carencia y, en 1989, un número indeterminado pero significativo de otros vehículos (1.185.300.000 ptas., dieciséis años de amortización y cinco de carencia). SUBDIRECCIÓN GENERAL DE FOMENTO FINANCIERO DE LA EXPORTACIÓN, “Anexo. Los créditos FAD 1977-1994” en Boletín Económico del ICE, nº 2449, Ministerio de Comercio, Madrid, 27 de marzo – 2 de abril de 1995.

Pedí ayuda en Twitter para identificar el vehículo. Recibí tres respuestas. Pegaso 3045, 3046 y 3050. El primero es un modelo de 1969 con un perfil de cabina diferente. El tercero es de tres ejes y se había dejado de producir en los años 80, sustituido por el 3055. El segundo tiene un parecido más que notable si prestamos atención a detalles como el número de paneles del lateral de la caja.

Pegaso 3046.

Se trata de un modelo que se vendió a Egipto, pero cuando se habían entregado 10.500 unidades hubo problemas con el pago y la empresa se encontró con 2.500 camiones. El gobierno español los ofreció a bajo precio a las administraciones locales para ser transformados en camión para bomberos forestales. Se exportó además a Perú y Somalia.

Para comparar, dos modelos del Unimog producidos en los 70 y 80.

Unimog 416.

 

Unimog 435, conocido militarmente como U 1300 L.

No creo que haga falta poner las dos fotos lado a lado y señalar los elementos similares entre el camión somalí y el Pegaso 3046, a la vez que señalo las diferencias con los Unimog. Pero creo que hemos identificado por al fin al technical pesado somalí.

El ridículo lío del submarino S-80

El pasado día 18 de julio el diario El País publicó una noticia donde daba a entender que en la Armada Española habían caído sólo ahora en la cuenta de que tras la reforma del diseño del submarino S-80, que supuso alargarlo 10 metros, no iba a caber en los fosos de atraques de la base de submarinos del Arsenal de Cartagena. La noticia fue traducida inmediatamente por la edición inglesa y fue captada por la BBC. Rápidamente prensa generalista de Estados Unidos a Australia publicó la noticia del submarino que era “demasiado largo”, pasando por los tabloides británicos que hablaron de humillación y vergüenza para España. Sin olvidar a medios on-line especializados en temas navales, marinos o de tecnología.

El asunto me llamó la atención. Resulta que la Armada Española ya tenía prevista obras en el Arsenal de Cartagena para adaptar la base de submarinos a los futuros S-80. Para colmo, en el pasado la Flotilla de Submarinos contó con modelos de mayor eslora y nunca hubo problema. Lo que había publicado El País parecía un maletendido convertido en titular escandaloso. Ciertamente, el programa S-80 ha tenido muchos problemas y no se han depurado las responsabilidades debidamente. Véase al respecto la sexta parte de la revista Ejércitos dedicada al S-80: La Edad Oscura 2013-2016. Pero destacar de todos los problemas uno menor e inventando era cuanto menos extraños. No pude dejar de pensar que Navantia es una empresa que participa actualmente en dos importantes programas de fragatas (EE.UU y Canadá). Y la rapidez con la que la noticia circuló en el mundo anglosajón fue inusual. A lo mejor se trata de que estamos en un verano sin muchas noticias en el ámbito de la defensa. O quizás algún gabinete de prensa decidió darle un empujón a su difusión.

Decidí hacer un repaso de la noticia, su difusión y los desmentidos posteriores en mi primera colaboración en la versión on-line de la revista Ejércitos: “Maletendido periodístico”.

El odio selectivo por banderas y ejércitos

155mm. de monopolio de la violencia legítima del Estado en la exposición del DIFAS 2018 en Santa Cruz.

El pasado sábado 26 de mayo se celebró en España el Día de las Fuerzas Armadas. Y como siempre, salió alguien a lanzar un mensaje contrarian pretendidamente profundo, sensible y solidiario. Esta vez fue la cuenta en Twitter de la sectorial de Oficios Varios del sindicato anarquista CGT del sur de Madrid. He hecho una captura de pantalla del tuit, al que enlacé antes, en caso de que desaparezca.

Podría deterneme en el irónico término “parásitos sociales”, porque si hay algún lugar del espectro ideológico desde el que se ha defendido el parasitismo social[*] es desde el anarquismo al que pertenece el sindicato CGT. Pero vayamos por partes. Primero, tenemos eso de “sin ejércitos no habría guerras”. Lo que es otra prueba palpable que en España, por muchos chistes que se hagan sobre la inteligencia militar, el nivel de pacifistas y antimilitaristas es lamentable. Recordemos la delirante entrevista al profesor José Luis Gordillo del Centre Delàs de Investigación por la Paz. Y es que la idea de que la violencia organizada sólo es posible mediante la existencia de ejércitos regulares demuestra escasos conocimientos de antropología e historia. Por no decir que demuestra un profundo solipsismo ante los acontecimientos vividos desde el fin de la vieja Guerra Fría, por no decir desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, y que me impulsaron a crear un blog llamado Guerras Posmodernas sobre la transformación de la guerra. Supongo que nos debe dar risa que un sindicato anarquista, que en teoría aspira a la desaparición del Estado, ignore que existe la violencia organizada fuera del Estado (guerillas, milicias, bandas, tribus, etc).

Guerrilla anarquista en Rojava. Foto vía RupturaColectiva.com

En cuanto a la afirmación “ningún ejército defiende la paz” demuestra no haber abierto en la vida un libro de relaciones internacionales, geopolítica y defensa. Por no decir de mostrar un nulo conocimiento de teoría de juegos. La primera y fundamental función de unas fuerzas armadas es generar disuasión mediante su adecuada dotación de sistemas de armas, formación, doctrina y personal. La idea no es ni siquiera ser capaces de vencer en todos los escenarios de guerra posible, sino de ser capaces de obligar al potencial enemigo a asumir un coste tan elevado para ganar la guerra que termine por hacerle olvidar el uso de la fuerza. Pensemos en episodios históricos como la larga guerra Irán-Iraq, que comenzó porque el régimen de Bagdad pensó que la debilidad de las fuerzas armadas iraníes permitiría una rápida victoria.

Por último, la frase “un patriota, un idiota” es un clásico con la que más de una persona educada y culta estará de acuerdo, añadiendo además esa otra frase de “el patriotismo es el último refugio de un canalla“. Pero la frase hay que leerla en clave española, porque no se refiere a cualquier nacionalismo. Se refiere exclusivamente al nacionalismo español. El término nunca se usa para un nacionalista vasco o catalán y mucho menos para un saharaui, palestino o venezolano. Por supuesto, detrás de todo esto hay una profunda y elaborada justificación para apoyar los intereses de cierta burguesía catalana o de la boliburguesía venezolana desde el anarquismo, el socialismo, el internacionalismo y lo que ustedes quieran. Es más, las frases anteriores sobre los ejércitos se aplica igualmente. Busquen en esos medios que llevan en su nombre las palabras izquierda o república y que en su presentación aparecen las palabras alternativo o contrainformación. Verán noticias con titulares como “El ejército bolivariano se prepara para rechazar cualquiera agresión imperialista” y “Rusia prueba con éxito el misil Topol-M”. Al final concluirán que no les molesta el patriotismo y los ejércitos. Les molesta el patriotismo español y las fuerza armadas españolas.

[*] Me refiero a asuntos como ocupar viviendas o vivir cobrando ayudas sociales para desempleados de algún ayuntamiento británcico mientras se reside en España, práctica posible gracias a los vuelos low-cost.

Un gobierno italiano que simpatiza con el Kremlin

Seguir los medios de comunicación es hoy en día una forma como otra cualquiera de no enterarse qué pasa en el mundo. No es que yo prestara mucha atención a las elecciones italianas pero me llamó mucho la atención los titulares de la prensa española que mostraban su preocupación porque el tema estrella era la inmigración, del que decían había sido introducido arbitraria y artificialmente por los partidos populistas. Y claro, yo que escribí el verano pasado Una bomba de relojería en el Mediterráneo“, tuve que dudar entre reírme o enfadarme. Y es que en Europa hay cierta clase de problemas que los periodistas han decidido esconder porque han asumido que su labor no es contarnos lo que pasa sino decirnos lo que tenemos que pensar para pensar bien. Luego, tras conocer el resultado de las elecciones y la creación de una coalición de gobierno entre la coalición de centro-derecha encabezada por la Liga Norte y el Movimiento 5 Estrellas, llegaron de nuevo las sorpresas para los periodistas y opinadores profesionales. ¿Populistas de izquierda y derecha juntos en un gobierno? ¡No tiene sentido! Claro que no tiene sentido si uno se empeña en aplicar los esquemas ideológicos de la vieja Guerra Fría al panorama político europeo actual.

Russia Today tiene claro a quién apoya.

Los lectores que me siguen desde hace años recuerdan que allá por septiembre de 2014 llamé la atención de cómo partidos de ambos extremos del arco político habían constituido un bloque que en el Europarlamento votaban a favor de los intereses del Kremlin. Era un síntoma curioso de una convergencia ideológica de partidos que mantienen una agenda orientación económica estatista y una agenda internacional eurófoba y anti-OTAN. Luego, en enero de 2015, los partidos griegos SYRIZA y ANEL, formaron coalición de gobierno, para sorpresa de muchos por su naturaleza de partidos antagónicos en el eje izquierda-derecha. Sin embargo, nuevamente había que prestar atención a su posición sobre la Unión Europea, la OTAN y las relaciones con Moscú para entender los puntos en común.

El nacional-populismo argentino (nac& pop), referente del nacional populismo de izquierdas en el Parlamento Europeo.

Curiosamente en la emergencia del nacional-populismo europeo aparece siempre como denominador común a izquierda y derecha los intereses de la Rusia de Putin (véase el punto 327 de “La sonrisa de un país”). En el caso italiano encontramos que se repite la tendencia. Por un lado, tenemos la Liga Norte, un partido regionalista de derechas que nació defendiendo la independencia del norte de Italia, identificada con el neologismo “Padania” (valle del río Po). En marzo de 2017, Matteo Salvini, secretario de la Liga Norte y posible nuevo ministro del Interior del nuevo gobierno italiano, viajó a Moscú donde firmó un “acuerdo de cooperación y colaboración” con el partido Rusia Unida, el partido de Vladimir Putin. Entre los objetivos políticos del acuerdo, estaba buscar la cooperación con Rusia en materias como terrorismo e inmigración ilegal, pero también buscar el levantamiento de las sanciones europeas contra Rusia. Se unía así a otros partidos populistas de derecha europeos, como Alternativa para Alemania o el austríaco Partido de la Libertad, en firmar acuerdos con Rusia Unida.

Matteo Salvini en la Plaza Roja de Moscú.

La relación de la Liga Norte con Rusia venía de antes. Un miembro del partido, Claudio D’Amico, ejerció de “observador internacional” en el referéndum de anexión de Crimea a Rusia. Y antes del viaje de Matteo Salvini en 2017 hubo otros que alentaron los rumores sobre el “oro de Moscú“. Sin embargo, Salvini declaró por aquel entonces que los acuerdos con el partido de Putin no implicaban recibir financiación rusa, pero que “envidiaba” el dinero ruso recibido por el Frente Nacional de Marine Le Pen y estaba abierto a aportaciones “transparentes” al partido.

El follonero Gianluca Buonanno, eurodiputado de la Liga Norte, con una camiseta en contra de las sanciones a Rusia en septiembre de 2014.

Por otro lado, tenemos el partido populista Movimiento 5 Estrellas, de difícil clasificación política. Luca Manucci enumera las posiciones del partido en materia como inmigración, condena del fascismo y aliados del EuroParlamento para afirmar que estamos ante un partido que “ni es de izquierdas ni es antifascista“. Pero de las limitaciones del eje izquierda-derecha para entender las ideologías en la Nueva Guerra Fría ya hemos hablado. En junio de 2016, Manlio Di Stefano, responsable de política exterior del Movimiento 5 Estrellas, declaró en una conferencia en Moscú durante el XVº Congreso del partido Rusia Unida su deseo de que se levantaran las sanciones a Rusia y una mayor cooperación entre Europa y Rusia, además de culpar a la Unión Europea y Estados Unidos de la crisis ucraniana y describió su papel en ella como una injerencia en asuntos rusos. Esta línea de pensamiento supuso un cambio respecto a las posiciones sobre la Rusia de Putin que mantuvo el partido en el pasado.

Déjá vu: “Gobierno del cambio”.

Así que tenemos dos partidos nacional-populistas, identificados originalmente como ubicados en extremos opuestos del eje izquierda-derecha, que han formado gobierno en Italia. Un primer borrador del acuerdo de gobierno fue filtrado a la prensa.  En él se hablaba de crear un mecanismo para la salida del euro, de una reducción de la contribución italiana al presupusto de la Unión Europea, una condonación de la deuda italiana con el Banco Central Europeo, etc. En política exterior aparece la “apertura a Rusia”, para convertirla en “socio económico y comercial”, y el “retiro inmediato de las sanciones impuestas a Rusia”, con lo que podría rehabilitarse a ese país como “un interlocutor estratégico a fin de solucionar las crisis regionales (Siria, Libia, Yemen)”. Al igual que el punto 327 del programa “La sonrisa de un país” no plantea una salida de la OTAN pero sí convertir a Rusia en un socio estratégico. Como ven, los viejos esquemas políticos no sirven para explicar lo que era, a priori, una alianza contra natura pero la Nueva Guerra Fría sí.

Lecturas recomendadas:

The 5 Star Movement is neither left-wing nor antifascist“.

El apartado “Italy: Is the turn to Russia reversible?” (págs. 11-19) del documento “The Kremlin’s Trojan Horses 2.0

Gracias a Millán Fernández y Nicolás de Pedro por compartir artículos y documentos en Twitter que me sirvieron de referencia a mi aproximación al tema.

Sin salida en Gaza

Asalto a la población de Kfar Darom para ser desalojada por las autoridades israelíes. Foto: FDI.

En el año 2005, Israel evacuó toda su población de la Franja de Gaza y se retiró definitivamente de ese territorio. En junio de 2007, las fuerzas de HAMAS lanzaron una rebelión armada contra el gobierno de la Autoridad Palestina, en manos del rival partido Fatah. Tras unos pocos días de combates, HAMAS tomó el control de la Franja de Gaza.

Miembros de HAMAS tras tomar un edificio de la Autoridad Palestina.

Tras la toma de control de Gaza, hubo asesinatos de miembros de Fatah. Algunos fueron lanzados desde lo alto de edificios, mientras que el que puedo huyó hasta la frontera con Israel y se le permitió llegar a Cisjordania. El asunto de fondo era la creciente impopularidad del gobierno de Fatah, acusado de corrupción e ineficacia. Recordemos que Yaser Arafat, su líder histórico, había fallecido en 2004. El conflicto intrapalestino quedó servido cuando HAMAS ganó las elecciones legislativas palestinas de enero de 2006  y la llegada al poder de un grupo yihadista contrario a hacer la paz con Israel saltó las alarmas en Washington y Jerusalén. Desde entonces, se han sucedido sucesivas campañas de ataques desde Gaza contra la población civil del sur de Israel y la respectiva campaña militar de respuesta de Israel, como por ejemplo la Operación “Plomo Fundido” en 2008 y la Operación “Pilar Defensivo” en 2012. En 2014, la operación militar israelí “Margen Protector” tuvo lugar después de un campaña de meses de lanzamiento de cohetes contra núcleos de población israelí (lo que constituye un crimen de guerra).

Lanzadera de cohetes del Movimiento de la Yihad Islámica camuflada al lado de una construcción.
Desfile de HAMAS en Gaza. Foto: Reuters vía Haaretz.com

Al principio, los cohetes palestinos Qassam lanzados desde Gaza eran artesanales. Pero vía túneles excavados en la frontera con Egipto empezó a entrar armamento iraní y material para construir cohetes más avanzados. Durante el gobierno de los Hermanos Musulmanes en Egipto, tras la caída del presidente Mubarak, entró toda clase de productos, como vehículos de lujo robados en Libia tras la caída de Gadafi.

Fusil belga FN F2000, posiblemente procedente de Libia, en Gaza.
Miembros de la Yihad Islámica en Gaza con la versión iraní del fusil Steyr HS.
Cartel de propaganda palestino que muestra la versión norcoreana del lanzador del misil Fagot.

La respuesta israelí a cada táctica palestina ha sido la tecnología. A las incursiones en las localidad del sur de Israel se respondió con la construcción de un valla con cámaras y sistemas de vigilancia remota, como los instalados en globos aerostáticos. Al lanzamiento de cohetes cada vez más potentes y con más alcance se respondió con el desarrollo del sistema “Cúpula de Hierro”, cuya efectividad redujo considerablmente las bajas civiles israelíes. Entonces, HAMAS comenzó a desarrollar túneles desde Gaza. La respuesta israelí, con finanaciación del gobierno estadounidense, fue desarrollar una red de sensores que permitiera detectar la construcción de los túneles.

El golpe de Estado contra los Hermanos Musulmanes y la llegada al poder en Egitpo de Al Sisi permitió retomar la colaboración egipcio-israelí. Así, el gobierno egipcio ha tratado de cerrar los túneles que abastecen de contrabando a la Franja de Gaza.

Es cuestión de preguntar cómo hemos llegado hasta aquí. Si los líderes de HAMAS en Gaza hubieran sido ambiciosos y astutos, tras tomar el control de Gaza en 2007 podrían haber ofrecido un tratado de paz local a Israel, que sin duda habría aprovechado la ocasión para jugar al divide y vencerás con Fatah y HAMAS. En un territorio 100% palestino, sin población israelí, para Israel sólo era cuestión de mantener la vigilancia del perímetro mientras los palestinos hacían su vida en paz. De hecho, a pesar de todo lo que he contado, se ha promocionado Gaza como un destino turístico con hoteles de 5 estrellas, alguno gestionado por una empresa española.Una Gaza próspera habría sido la mejor carta de presentación para ganar legitimidad y apoyo frente a la población de Cisjordania. La única dificultad para HAMAS habría sido desarmar a los grupos yihadistas más fanáticos, como el que secuestró y mató al activista italiano Vittorio Arrigoni o la filial local del Estado Islámico. Pero como ya he escrito sobre el tema, el principal obstáculo para la existencia de un Estado palestino es la falta del monopolio de la violencia legítima. Sin embargo, la cuestión es que HAMAS se niega a reconocer al Estado de Israel y reniega de la coexistencia pacífica. Lo máximo que ha llegado a ofrecer es una tregua. Su Carta Fundacional no sólo declara su enemistad a Israel, sino a los judíos en general basándose en motivos religiosos.

Los choques e incidentes que hemos visto en las últimas semanas en la valla con Israel han sido organizados con el nombre de “Marcha del Retorno”, bajo la idea de que el objetivo último de HAMAS es recuperar el territorio del actual Estado de Israel. Algunos de los muertos en el perímetro de Gaza eran comandos armados pero otros muchos muertos lo fueron por entrar en la “kill zone” declarada por Israel en el lado palestino de la valla. Cabe la pregunta si las Fuerzas de Defensa de Israel podrían haber usado medios no letales de control de masas sabiendo que uno de los principales objetivos de los actos de provocación era dar titulares. Y a pesar de todo, con el actual goteo de muertos, el asunto ya no ocupa grandes titulares. Mientras tanto, el presidente con mandato indefinido de la Autoridad Palestina ha soltado el típico discurso antisemita sobre el Holocausto, culpando a los judíos del destino sufrido. Sin olvidar las esvásticas vistas en la Marcha del Retorno.

La regla informativa sobre los amigos del Kremlin

Desde el estallido de la crisis financiera de 2008 no ha habido región del planeta sin protestas callejeras. La lista es larga y el occidente desarrollado no es ajeno, arrancando por el 15-M español o el Occuppy Wall Street estadounidense. La Primavera Árabe, que tuvo su prólogo en El Aaiún en noviembre de 2010, sacudió desde Mauritania a Baréin. Por razones diversas, la gente salió a la calle en Argentina en 2013 y en Hong Kong en 2014. Sin olvidar Ucrania y Venezuela o más recientemente Nicaragua y Armenia.

Protestas callejeras en Egipto durante la Primavera Árabe.

Desde hace tiempo observo un fenómeno curioso. Las protestas estudiantiles y en defensa de unas pensiones públicas en Chile fueron saludadas por los mismos que aplaudían la represión de los estudiantes venezolanos y los manifestantes nicaragüenses que protestaban por la reforma de las pensiones. Me refiero a esa ultraizquierda parlamentaria española que se dedica, como la ultraderecha, a hacer metapolítica desde las redes sociales. Entonces caí en la cuenta de un indicador curioso que permite anticipar si una protesta social recibirá apoyo como ejemplo del pueblo en lucha o por el contrario será denunciada como una conspiración golpista de la CIA o una “primavera sorosiana”: los intereses geopolíticos rusos y los contratos de venta de armamento.

Desfile de elementos del sistema antiaéreo S-300VM en Venezuela.

Casi podemos anticipar mecánicamente que allí donde la agencia ROSOBORONEXPORT haya firmado contratos relevantes para Rusia desde el punto de vista económico, geopolítico o ambos cuando surjan protestas contra el gobierno en las calles la legión de fans de Putin denunciará su falta de legitimidad y su falta de espontaneidad. Repasen la prensa y las redes sociales de los últimos meses y verán que la fórmula funciona como un reloj para los casos de Venezuela, Irán, Nicaragua y Armenia, sin olvidar los casos anteriores de Siria y Ucrania. Los bulos y las noticias falsas del aparato mediático del Kremlin nunca apareceren de forma inocente y son parte de una estrategia informativa.