Sobre el ataque al hospital de MSF en Kunduz

El pasado 3 de octubre de 2015 un avión cañonero AC-130 de la fuerza aérea estadounidense disparó sobre un hospital de la organización Médicos Sin Frontera en la ciudad afgana de Kunduz. El ataque se saldó con 22 muertos y decenas de heridos.

Los siguientes días leí bastantes disparates al respecto, con el contexto de fondo de los bombardeos rusos. Los fans del Kremlin quisieron aprovechar para establecer el contraste entre la aviación rusa, que atacaba el Estado Islámico, y la aviación estadounidense, que atacaba hospitales. No faltó algún personaje de Twitter diciendo que había sido un ataque deliberado como parte de la estrategia terrorista de la OTAN (o algo así).

Los cañones AC-130 son aviones por lo que general realizan misiones de apoyo aéreo cercano (Close Air Support). Acuden allí donde una unidad en tierra en contacto con el enemigo les llama. La petición de misión de apoyo aéreo la realiza un equipo especializado y certificado que debe seguir un protocolo. Su denominación ha ido variando con el tiempo Forward Air Controller (FAC), Tactical Air Control Party (TACP), Joint terminal attack controller (JTAC)… Por ejemplo, hasta no hace mucho, en España sólo había dos unidades con esa capacidad: Los equipos de Adquisición y Control de Apoyos de Fuego (ACAF) de la Infantería de Marina y el Escuadrón de Zapadores Paracaidistas (EZAPAC) del Ejército del Aire.

foto1

Miembros de los equipos ACAF de la Infantería de Marina española.

En las fuerzas armadas británicas aquel que realiza una petición de apoyo aéreo cercano y proporciona las coordenadas del ataque es el responsable legal de lo que suceda. En el caso de que una unidad pida un ataque sobre posiciones muy cercanas, ha de quedar claro de forma explícita que lo hace asumiendo un riesgo.

Hay varios conocidos y notables de errores en misiones de apoyo aéreo. Durante la invasión de Afganistán en 2001 hubo dos. La primera sucedió durante la revuelta de los prisioneros talibán en la fortaleza de Qala-i- Janghi, donde murió un agente de la CIA y apareció el “talibán estadounidense”. El segundo día, un avión aliado lanzó una bomba sobre el exterior de la fortaleza, en un lugar donde estaban apostado milicianos de la Alianza del Norte y un equipo de fuerzas especiales estadounidense y británico. La fuerza de la explosión volcó un carro de combate T-55. Alguien se equivocó manejando el GPS y proporcionó al piloto su propia posición y no de los talibán. Varios militares estadounidenses y británicos resultaron heridos. Murieron un número no determinado de afganos.

ODA 574 with Hamid Karzai. U.S. Army photo

Hamid Karzai con los miembros del equipo ODA 574 en el sur de Afganistán antes de la caída de los talibán.

El segundo error en Afganistán durante la invasión del país casi acaba con Hamid Karzai, futuro presidente del país, mientras negociaba con tribus pashtunes en el sur del país la ofensiva sobre Kandahar. En la mañana del 5 de diciembre de 2001 un bombardero B-52 lanzó dos bombas sobre el lugar donde estaba reunido Karzai. Murieron tres suboficiales de las fuerzas especiales que le acompañaban. Fue otro error relacionado con las coordenadas de GPS equivocadas. Todavía conmocionado por la explosión, Karzai recibió una llamada en la que le anunciaron que había sido elegido para presidir el gobierno interino del país.

Otro error parecido sucedió durante la invasión de Iraq en 2003, en el norte del país. Un convoy de las fuerzas especiales estadounidenses y fuerzas kurdas fue atacado por error por la aviación estadounidense. Acompañaba al convoy un equipo de la BBC. Resultaron muertos 15 personas, entre ellas un traductor del equipo de la BBC. Dos periodistas británicos resultaron también heridos. Posiblemente se trató de un error de coordinación y el piloto desconocía que había fuerzas aliadas en la zona. Un dato interesante es que las fuerzas estadounidenses y kurdas combatían en la zona a Ansar Al Islam, un grupo yihadista establecido en las zonas fuera del alcance del régimen y con el que tuvo vínculos Abu Musab al-Zarqawi.

_39534193_simpson_300

El editor John Simpson, periodista de la BBC, con el convoy atacado por error en llamas.

Ha pasado tiempo desde aquellos errores pasando al piloto que tiene que lanzar las bombas las coordenadas equivocadas por hacerse un lío con el GPS. Lo habitual es que se señale el objetivo con un láser IR no visible. La idea es que un AC-130 no despega buscando blancos de fortuna, sino que atiende a una llamada realizada desde tierra.

11263452_883853974991935_1285232593_n

Equipo JTAC señalando un objetivo con un láser.

¿Qué pasó en Kunduz? La ciudad había sufrido un ataque talibán y los combates seguían el 3 de octubre. Según Médicos Sin Fronteras el ataque aéreo sobre el hospital no fue puntual, sino que fue continuado durante cerca de una hora. Lo más lógico es pensar que hubo un tiroteo con fuerzas talibán apostadas dentro del recinto del hospital y las tropas estadounidenses pidieron apoyo aéreo. Médicos Sin Fronteras niega esa posibilidad, afirmando que no hubo talibán dentro del recinto del hospital. Así que a partir de ahí sólo queda esperar ver qué datos aporta la investigación para ver si son plausibles.

Se dijo primero y luego se desmintió que la misión de apoyo aéreo se había hecho por solicitud de las tropas afganas. Evidentemente el trámite fue llevado a cabo por militares estadounidenses pero que se hiciera por petición afgana abre la puerta a un error mayúsculo o deliberado por razones a imaginar. Y es que la ciudad hubiera caído en manos talibán es sólo el anticipo de lo que espera cuando se produzca la retirada de las fuerzas occidentales del país. Un ejército incompetente no será capaz de frenar a los talibán y el país caerá en el caos. La semana pasada, por cierto, se produjo la ceremonia de retirada del contingente español.

Los orígenes de la guerra afgana

Hoy el diario madrileño El Mundo ha publicado un artículo muy interesante de Franscisco Borja Lasheras sobre la percepción occidental de Rusia. Y describe a la perfección varios fenómenos que he comentado aquí varias veces a propósito de la Nueva Guerra Fría. Tenemos esa fascinación por el régimen de Putin en los dos extremos del espectro ideológico, que vota al unísono en el Parlamento Europeo. Tenemos ese realismo político sobrevenido de quienes dicen que las acciones del Kremlin en la Europa del Este son comprensibles porque la OTAN ha puesto el pie en “la esfera de influencia rusa”, olvidando la voluntad de los ciudadanos de esos países. Tenemos a los conspiranoicos que explican guerras y revueltas por la acción externa de Occidente, como si los ciudadanos fuera de Europa Occidental no tuvieran voz y voluntad.

Franscisco Borja Lasheras invita a pensar en los otros rusos, los que quieren un país diferente, para que dejemos de imaginar Rusia como una realidad excepcional e inamovible. Pero me quedo con su apreciación sobre la “[n]ostalgia por una URSS idealizada que muchos tuvieron la suerte de no padecer (lo que opine el europeo medio del Este sobre su experiencia vital, no cuenta)” a cuenta de algo que me ha llamado la atención estos días. Resulta que proliferan en Twitter cuentas en español dedicadas a defender las bondades de aquello que se llamó “socialismo real”. Esto es, gente en España diciendo en pleno 2015 que la URSS o la RDA eran una maravilla comparado con las democracias capitalistas occidentales. Sin haberlo vivido, claro. Los argumentos son parecidos a los que emplea la Fundación Francisco Franco para defender los tiempos del Caudillo: estadísticas de esto y lo otro.

Uno de esos ejemplos es un usuario de Twitter español que se hace llamar “Erich Honecker” y usa la cuenta @HoneckerRDA. La gran ironía es que en alemán sólo he encontrado cuentas con intención paródica que usen el nombre “Erich Honecker”, como @ErichHoneckerZK, @Erich_Honecker y @DerWahreErich. Como no podía faltar, el usuario español @HoneckerRDA es muy colega de @Drazmihailovitx, que toma su nombre del líder monárquico serbio Dragoljub “DražaMihailović y acérrimo enemigo de los comunistas. En la misma línea anda @_ju1_, que estos días usa de nombre #FueraOTANdeSiria. Ha lanzado series de tuits dando su visión de Siria y sobre la guerra de Afganistán en los 80. Me llamó la atención esta última porque es un asunto del que leí bastante en su momento, tratando de entender el origen de la yihad global contemporánea.

Kabul al día siguiente del golpe de estado de abril de 1978.

En 1978 Afganistán era gobernada por Mohammed Daud Khan, que se había hecho con el poder en 1973 en un golpe de estado con el que depuso a su primo, el rey Mohammed Zahir Shah. El 27 de abril de 1978 se produjo un nuevo golpe de estado encabezado por militares del comunista Partido Democrático Popular de Afganistán (PDPA). Una vez en el poder, los comunistas afganos se lanzaron a una serie de reformas que provocaron un gran descontento en las zonas rurales. Hablamos de medidas como la colectivización de la tierra que afectaba al patrimonio de los campesinos pero también de otras como la escolarización femenina que chocaban contra las creencias musulmanas conservadoras de la población rural. El PDPA se lanzó a modernizar con una ortodoxia marxista que llegó a asustar en Moscú (eran los tiempos de Brezhnev) y reprimió duramente la oposición a sus reformas. En marzo de 1979 estalló una revuelta en la ciudad de Herat, donde además toda una división del ejército afgano se amotinó contra el gobierno. Varios ciudadanos soviéticos fueron asesinados, lo que hizo saltar las alarmas en Moscú. En septiembre de 1979, la lucha interna por el poder dentro del PDPA llevó al asesinato del presidente Nur Muhammad Taraki, que fue sustituido por Jafizulá Amín.

A pesar de su ortodoxia marxista, en la arena internacional el gobierno afgano del PDPA jugó con una cierta ambigüedad. Hasta entonces Afganistán había obtenido fondos de ayuda tanto de Moscú como de Washington. La percepción en Moscú es que el gobierno de Afganistán había perdido el control de la situación y que su alineamiento prosoviético podía cambiar en cualquier momento. Además, se temía que las revueltas en Afganistán se contagiaran al Asia Central soviética ya  que en Afganistán vivían poblaciones tayika y uzbeka.  Las fuerzas especiales de la Unión Soviética lanzaron la Operación “Tormenta 333” el 23 de diciembre de 1979, asaltando el palacio presidencial tras aterrizar en Kabul. El presidente Amín murió en circunstancias no aclaradas. Mientras, tropas soviéticas invadieron el país por tierra.

En Estados Unidos se vieron las revueltas afganas como una posibilidad de causar problemas en el patio trasero de la Unión Soviética. Se envió ayuda a los rebeldes afganos ANTES de la invasión soviética. Se vendió la invasión soviética como un primer paso del avance soviético hacia el Océano Índico. Es interesante plantear, con la perspectiva del tiempo y sabiendo los resultados, si no hubiera sido mejor no haber convertido Afganistán en el crisol donde nació la yihad global. Pero lo que luego se conoció como Al Qaeda nació al final de la guerra de mano de la iniciativa privada saudí que funcionó en paralelo al esfuerzo estadounidense que se canalizó vía los servicios secretos de Pakistán. Pero esa es otra historia larga que nadie se ha molestado en conocer.

Si uno repasa la visión de @_ju1_ sobre los orígenes de la guerra de Afganistán, la brutal represión del PDPA y la invasión soviética para derrocar al presidente afgano no aparecen. Así se construyen estos relatos de “qué tiempos aquellos tan maravillosos”, omitiendo pequeños detalles significativos.

Bibliografía sobre la yihad afgana

Una de las preguntas que me asaltó durante mucho tiempo fue cómo terminaron los Estados Unidos apoyando a radicales islamistas en la guerra de Afganistán durante los años 80. La respuesta corta y rápida es que en aquel momento se hizo como una medida cortoplacista en el que “todo valía” para perjudicar a la Unión Soviética. Pero eso no explica por qué se apoyó a los islamistas radicales en concreto. Así que con esa pregunta en mi cabeza leí bastantes cosas. Hice un resumen de lo que aprendí hace ya bastante tiempo aquí mismo, en este blog. Lo escribí en 2007 bajo los efectos de leer la estúpida entrada de la Wikipedia en español sobre Osama Bin Laden (recordemos que en el 90% de los casos, la versión en inglés es “enciclopédicamente” mejor).

Antes de escribir aquella entrada y desde entonces nunca paré de encontrar comentarios por ahí que a “Bin Laden lo entrenó la CIA”, en un sobresimplificación de lo que fue la yihad afgana. Estos días he visto el mismo fenómeno, referido a Siria, donde alguno mete en el mismo saco al ISIS, el Frente Al-Nusra, el Ejército Sirio Libre y los Comités de Coordinación Local para afirmar cosas como que “EE.UU. es aliada de Al Qaeda en Siria”. Pero de Siria, supongo, tendremos que seguir hablando.

Hablaba de todo esto hace poco con Demócrito de Abdera y prometí confeccionar una bibliografía sobre la yihad afgana, listando los libros que me ayudaron a comprender cómo EE.UU. terminó apoyando a islamistas radicales y cómo de entre los árabes-afganos surgió lo que algún día llegó a ser Al Qaeda.

Ghost Wars: The Secret History of the CIA, Afghanistan and Bin Laden de Steve Coll. Una obra monumental que abarca de 1979 al 9 10 de septiembre de 2001. El libro es condenadamente exhaustivo y detallado. Leer sus cientos y cientos de páginas menudas se siente como ascender el Tourmalet. En sus páginas leemos sobre los enrevesados recovecos de los pasillos de Washington y los azarosos giros inesperados de la Historia. El mundo pudo haber seguido otro camino de haber tomado ciertas personas otras decisiones en otros momentos, de haber existido otra correlación de fuerzas en pugnas internas, de haberse considerado ciertos factores despreciados, etc. Pero la Historia transcurrió por el camino que siguió, porque aquellas personas contaban con la información disponible en aquel momento. Y resulta ahora fácil señalar los errores porque ya sabemos cómo terminó todo. Así que, cuando terminas el libro literalmente te entran ganas de darle con un bate de béisbol en la cara al primero que te suelta un cliché progre sobre EE.UU., la guerra de Afganistán, Bin Laden y Al Qaeda.

La torre elevada: Al-Qaeda y los orígenes del 11-S de Lawrence Right. Otro libro ganador del Pulitzer. Si Steve Coll trataba de seguir el hilo entre la yihad afgana y el 11-S, Lawrence Right se remonta a Qutb y los Hermanos Musulmanes en Egipto en los años 50, tal como hacía “The Power of Nightmares”. Es un libro entretenido y ameno, cuyos capítulos finales, el FBI yendo un paso detrás de Al Qaeda tras el atentado contra el USS Cole, se leen como un thriller no menos apasionante porque sepamos cómo concluye.

Soldados de Dios de  Robert D. Kaplan. Uno de sus primeros libros. Juraría que el propio Kaplan lo señalaba como una “obra de juventud”. Para lo que nos interesa, se trata de un libro donde entre otras cosas se describe el ambiente de la retaguardia de la yihad afgana. Kaplan visita esa “corte de los milagros” que era Peshawar, con sus guerrilleros, intrigantes, periodistas, activistas, cooperantes, espías y buscavidas. Kaplan apunta a los intereses de Pakistán en apoyar a unos rebeldes y a otros no, junto a las circunstancias particulares de cada grupo que moldearon la decisión. Tras su lectura la idea de unos muyahidines organizados de forma jerárquica y totalmente controlados por la CIA resulta risible.

La guerra eterna de Dexter Filkins. Un libro de memorias periodísticas de un reportero de guerra que vivió la yihad afgana, Afganistán bajo los talibán y hasta estuvo metido en el meollo de la batalla de Fallujah. El espacio que dedica al final de la yihad afgana es breve. Pero es significativo por el encontronazo que tiene con los árabes-afganos, en una onda totalmente diferente a la de los muyahidines, hospitalarios y agradecidos por la cobertura extranjera.

Apuntes norirlandeses sobre Afganistán

Cuenta Íñigo Sáenz de Ugarte que la comisión oficial sobre el Bloody Sunday de 1972 ha publicado sus conclusiones tras 12 años y 235 millones de euros gastados.

Dice Sáenz de Ugarte, a cuenta del incidente:

“La comunidad católica perdió cualquier rastro de confianza en las instituciones británicas. En definitiva, garantizó que la guerra continuara durante muchos años”

Sería interesante averiguar la percepción que tienen los afganos de sus instituciones. Quizás alguien podría ponerlo en relación con la marcha de la guerra que va camino de su noveno año.

En los tiempos del Gran Juego

No es que pretende hacerle la competencia a pesle mesle presentando textos en inglés o que de pronto añore los tiempos del Raj. Acabo de terminar el monumental “The Great Game: On Secret Service in High Asia” y es imposible evitar trazar paralelismos históricos en las partes referentes a la Primera Guerra Afgana.

En la primavera de 1839 una fuerza de 15.000 soldados británicos e indios, el “Ejército del Indo”, invadió Afganistán con la intención de deponer al emir del país y colocar en el trono a un gobernante títere. El candidato a usurpar el trono apoyado por los británicos, Shuja Shah, había sido despuesto anteriormente por el gobernante de aquel momento después de que él a su vez hubiera hecho lo propio con su hermano, que… Vamos, lo habitual por Asia Central en aquellos tiempos.

El 25 de abril las tropas invasoras entraron en Kandahar.

Because there apeared to be no likehood of any resistance, the British units were ordered to hold back to make it appear that Shujah‘s own troops had restored Kandahar to him. On April 25 […] Shujah entered the city withouth a shot being fired. A large and curious crowd turned out to see him, with the men thronging the streets and their womenfolk lining the rooftoops and balconies. Flowers were strewn in his path and he was greeted with shouts of ‘Kandahar is freed’ and ‘We look to you for protection’ as he rode in triumph through the city.

Después de aquello el emir de Afganistán huyó a las montañas sabiendo que sus tropas no podrían hacer frente a las británcias. Shujah Shah se convirtió en el nuevo gobernante. Los británicos se retiraron dejando una guarnición en Kabul. La cosa no duró mucho. Con el país revuelto por la intromisión británica y la presencia de tropas extranjeras en enero de 1842 las fuerzas británicas tuvieron que huir de la capital rumbo a Jalalabad. 4.500 soldados acompañados por 12.000 civiles salieron de la capital. Al destino llegó una sola persona: Un médico. El resto murió combatiendo o masacrado por el camino. Shujah Sha, el mismo al que habían vitoreado a su entrada en el país, terminó asesinado. Simpáticos los afganos.

Es la hora de las hostias en Afganistn

Lo que tenía que decir sobre Afganistán lo dije en su momento, octubre de 2007. En enero de 2008 reiteré que España debía incrementar su misión en el país, cosa que en noviembre de aquel año conté que Obama pediría a Zapatero. Incluso David Beriain, que publicó una excelente serie de reportajes sobre Afganistán en aquel mes está de nuevo en Afganistán. El que ha querido enterarse, tiempo ha tenido.

Llaman de forma jocosa “repartir magdalenas” a las misiones de estabilización y reparto de ayuda humanitaria. Tareas despreciables que los políticos imponen a los militares, se entiende, que distraen de la fundamental tarea de salvar a la Patria. Se olvidan que la primera línea de defensa de los estado-nación empiezan hoy muy lejos de sus fronteras. Y que no hay misión sencilla. Que se lo digan a los que estaban en An Nayaf el 4 de abril de 2004. Pero en Afganistán ni siquiera hay margen para confundirse. Es un país en guerra. Y ahora parece que nos damos cuenta,

David Beriain, Afganistán y el periodismo posible

Hace un par de semanas tomando algo en un bar con Jorge “Harka” Aspizua vimos en la televisión el anuncio de “Generation Kill”, una serie de televisión basada en un libro que nació como una serie de reportajes para la revista Rolling Stone. En EE.UU. se encuentran buenos reportajes de guerra en cualquier medio. Lo mismo la revista Esquire habla de los intereses estadounidenses en el Sahel que Vanity Fair habla de la insurgencia en el delta del río Níger. ¿Y en España? Tenía algo pendiente que contar sobre ello desde hacía semanas. Aquí ni siquiera los grandes medios realizan esa clase de periodismo. ¿Porque no pueden o porque no quieren?.

Pero hay excepciones. David Beriain para ADN ha hecho la serie de reportajes más intesa y descarnada sobre lo que sucede en el área de operacione española de Afganistán.

El punto de partida.

Gormach, el Afganistán al que España ya renunció (I) y Gormach, el Afganistán al que España ya renunció (II).

Farah, el salvaje oeste afgano (I) y Farah, el salvaje oeste afgano (II).

Llovieron lágrimas sobre mi cuerpo.

Badghis: Territorio español, territorio talibán.

Guerra de Voluntades.

Fábulas para afganos.

Policías corruptos.

Shindand, el precio de los errores (I), Shindand, el precio de los errores (II), Shindand, el precio de los errores (III), Shindand, el precio de los errores (IV).

Opio, el combustible de la guerra.

Hoy sus reportajes son la mejor explicación a los tristes titulares de hoy.

[Actualización 10/11/08 a las 14:30]

David habla hoy sobre el atentado de ayer. Y ha mantenido, además, una charla con los lectores de ADN.

Lo que Obama pedirá a Zapatero

Anoche me dio por ver las noticias para ver qué decían de la elección de Barack Obama. No parecía que acababa de ser elegido, sino que tras años de mandato Obama había encontrado la cura para el cáncer, cerrado el agujero de la capa de ozono y capturado él solito a Bin Laden con un palillo de dientes. Sospecho que en España se tienen expectativas infundadas sobre qué significará la presidencia de Barack Obama.

Leo en Kings of War:

Obama has already indicated that he will shift American resources to Afghanistan. What he must do now is pressure those European allies who are not pulling their weight now to get with the programme. The argument of some countries that the public distaste with the Bush administration has precluded their deeper involvent is no longer valid. The mission is inadequately resourced and it is nearing crunch time.

¿Qué cara pondrá Zapatero cuando Obama le pida más compromiso en Afganistán?

El Tirador Solitario se me ha adelantado antes de terminar de escribir esta entrada. Veo que estamos en la misma longitud de onda.

Retirarse de Afganistán no es una opción

El invierno anterior todos los informes y noticias anticipaban una gran ofensiva de los talibán tan pronto llegara la primavera a las montañas afganas. La gran ofensiva no llegó en la forma esperada. No se trató de un ataque general y simultáneo en el curso de un tiempo corto. Tomó la forma de una marea creciente que fue llevando la inseguridad y la violencia a un número creciente.

España tiene un contingente en el oeste del país y en su Área de Operaciones esa extensión e intensificación de la insurgencia talibán se fue sintiendo de forma creciente. La situación allí pasó más o menos desapercibida para los medios de comunicación españoles, en los cuales Iraq o Afganistán ganan titulares sólo con cuentas elevadas de muertos. Quizás la política de información del Ministerio de Defensa español tuviera algo que ver. Por suerte hemos contado con una blogsfera española de seguridad y defensa atenta a la cuestión. Buen ejemplo es el seguimiento de Blimdablog a la situación de Afganistán.

Ahora mismo nos encontramos en el mismo punto que en el invierno pasado: Una espera tensa a lo que vendrá tras el deshielo. Desde EE.UU. se exige un mayor compromiso de los países implicados en Afganistán desde la percepción que sólo un puñado de países están haciendo todo lo que puede para que el país no vuelva a caer bajo yugo talibán. España no es uno de ellos.

Cabe preguntarse si quienes toman decisiones están considerando lo que hay en juego: La seguridad de nuestras tropas, nuestra credibilidad ante nuestros aliados y el significado de Afganistán en el actual contexto internacional. El Alijar exponía el pasado viernes en “Nuestras opciones militares en Afganistán”. Estudiar los tres factores que he nombrado sólo nos puede llevar a concluir que es necesario incrementar el papel de España. No podemos tener tropas en un país en guerra creyendo que la etiqueta de “misión de paz” les da un aura de invulnerabilidad. No podemos permitirnos abandonar de nuevo a nuestros aliados en un momento crucial y esperar su ayuda en un hipotético momento futuro de necesidad. Y nos jugamos demasiadas cosas, desde la estabilidad regional a las esperanzas y libertades de muchas personas, para escurrir el bulto. Dudo que nadie tome decisiones serias antes de las elecciones. ¿Qué pasará entonces?

Afganistán, una verdad incómoda para el gobierno

España mantiene tropas en Afganistán como parte de la Internacional Security Assistance Force, una fuerza multinacional creada bajo mandato de la ONU en diciembre de 2001 y liderada por la OTAN desde noviembre de 2003.

En la ISAF se integraron aquellos países que no quisieron participar en la Operación “Enduring Freedom” combatiendo a los talibán y prefirieron darle un perfil de misión de ayuda humanitaria a su participación militar en Afganistán. En un principio la ISAF sólo se desplegó en torno a Kabul pero actualmente cubre todo el país, dividido en cinco mando regionales. A excepción del que se asienta en Kabul cada mando regional comprende varios Equipos de Reconstrucción Provincial (PRT en inglés).

Las tropas españoles en Afganistán están desplegadas en el área de operaciones del Mando Regional Oeste, actualmente liderado por Italia y con sede en la ciudad de Herat.

Informa la página web del Ministerio de Defensa español:

España lidera la Base de Apoyo Avanzada de Herat, aporta un Equipo de Reconstrucción Provincial en Qala i Naw y diverso personal, tanto en el Cuartel General del Mando Regional de Herat, liderado por Italia, como en el Cuartel General de ISAF en Kabul.

España en Afganistán

Un mapa con la distribución de los grupos étnicos en Afganistán revela que las zonas en torno a Herat y Qali i Naw son de población diversa y donde los pashtunes, el grupo étnico que ha sido siempre base social de los talibán, no son mayoría. Ello mantuvo durante bastante tiempo a la región de la dinámica de creciente violencia que han vivido las regiones fronterizas con Pakistán y de mayoría pashtún. Hasta ahora.

Sería largo explicar el por qué del auge de la campaña insurgente de los talibán pero sirvan algunas ideas:

-La concentración estadounidense y británica de esfuerzos, recursos, dinero y tropas en la invasión y consiguiente ocupación de Iraq dejó a Afganistán en segundo plano. A ello hay que sumar la escasa entidad de los contingentes de la ISAF. Más de 30 países la componen y la mayoría no llega a los 500 efectivos . (En el caso de Luxemburgo. Islandia y Suiza no llegan a la docena).

-La reacción al desplazamiento del poder de los pashtunes gilghazi, que lideraban el movimiento talibán, por otros grupos (pashtunes durranis, tayikos y uzbekos) ha sido

-Los planes de erradicación del cultivo de la adormidera, plagados de corrupción, que ha empobrecido a campesinos humildes sin otra alternativa económica.

-La existencia de una retaguardia segura al otro lado de la frontera con Pakistán y que coincide con las zonas de gobierno tribal donde el poder del estado pakistaní es testimonial.

En los últimos seis meses se han sucedido las noticias sobre repetidos incidentes armados entre las fuerzas gubernamentales y de la ISAF con grupos insurgentes en el área que operan las tropas españolas. Esas noticias han pasado por lo general desapercibidas en España debido en parte al desinterés de los medios y en parte a las restricciones impuestas por el Ministerio de Defensa español. Aún así, y a veces gracias a los medios de comunicación extranjeros, han ido llegando noticias que permitían deducir que grupos insurgentes talibán han empezado a operar en las provincias donde los soldados españoles están desplegados. Mientras los factores que antes enumerábamos no cambien sólo podemos deducir que los incidentes irán a más y que inevitablemente habrá más bajas españolas.

De lo inadecuado de los materiales con que cuentan los soldados españoles ya hemos hablado y seguiremos hablando. Hoy nos limitaremos a manejar cifras. El contingente español lo forman 690 militares que se reparten entre los siguientes lugares:

-Manas (Kirguistán), en una base aérea por donde pasan los militares y materiales que se desplazan por vía aérea entre Afganistán y España.

-Kabul, formando parte del cuartel general de la ISAF.

-Herat, formando parte del cuartel general del Mando Regional Oeste y en una Base de Apoyo Avanzado.

-Qala i Naw, formando el grueso de un Equipo de Reconstrucción Provincial.

Dejando a un lado a los militares en Manas y Kabul, podemos decir que las tropas españolas que operan “sobre el terreno” lo hacen principalmente en las provincia de Badghis y Herat. Aunque las noticias sobre la reciente muerte de dos soldados españoles en Afganistán en la provincia de Farah nos llevaría a añadir esa provincia al área de operaciones española. Consultando la información que ofrece la Wikipedia podemos conocer la extensión de las provincias afganas y compararla con las comunidades autónomas o provincias españolas como referencia.

La provincia de Badghis, bajo responsabilidad, española tiene 20.591 kilómetros cuadrados de extensión y una población aproximada de 300.000 habitantes. Esto la sitúa en extensión a medio camino entre el tamaño de Badajoz (21.766 km. cuadrados) y el de Cáceres (19.868 km. cuadrados), las dos provincias más extensas de España. Tomando la cifra teórica de 690 militares españoles sale un ratio de 29,84 kilómetros cuadrados y 435 civiles por soldado.

Las cuatro provincias bajo responsabilidad del Mando Regional Oeste (Farah, Herat, Badghis y Ghor) forman un territorio de 160.319 kilómetros cuadrados. Su equivalente sobre el mapa de España serían las comunidades autónomas de Castilla La Mancha, Aragón y Cataluña juntas (159.296 kilómetros cuadrados en conjunto). Ahora cojamos los datos que dicen que el Mando Regional Oeste cuenta con 2.000 efectivos y hagamos un cálculo. 2.000 soldados en una provincia de 159.296 kilómetros cuadrados suponen 80,1 kilómetros cuadrados por soldado.

Habría que considerar que del contigente total, por la naturaleza de su cometido, un buen número de militares (oficinistas, médicos, mecánicos, etc.) no salen a patrullar fusil en mano por las carreteras afganas. Algunos ni siquieran están en esas provincias (como los contingentes en Manas y Kabul). Basta decir que del contingente español de cerca de 700 soldados sólo una compañía (sobre la centena de soldados) es de fusileros.

Ahora hagamos una comparación con la fuerza multinacional en Kosovo, la KFOR. Kosovo tiene una superficie de 10.887 kilómetros cuadrados que podemos comparar con los 10.806 de la provincia de Valencia. Y la población la compone 200.000 personas. El total actual de tropas multinacionales de la KFOR es de 18.000 soldados aunque en su momento álgido hubo 50.000. La cifra actual nos da unos ratios de 0,60 kilómetros cuadrados por soldado y 11 civiles por soldado. Si tomamos el momento de mayor presencia militar multinacional en Kosovo ambos ratios serían 0,22 km. cuadrados/soldado y 4 civiles/soldado.

No hay que ser un genio de la contrainsurgencia para saber que las fuerzas destacadas en Afganistán son insuficientes. El comandante en jefe de la ISAF ya lo dijo hace poco. La situación en Afganistán empeora. Las tropas españolas están en una guerra. Señor presidente del gobierno, señor ministro de defensa ¿qué van a hacer?