Drones en red

Tras la aplastante victoria aliada en la Guerra del Golfo (1991), John Arquilla y David Ronfeldt se dedicaron a teorizar en el seno de la RAND Corporation sobre el futuro de la guerra tecnológica tras la experiencia de lo que se denominó “The First Information War”. Arquilla y Ronfeldt plantearon que tecnologías como el GPS, sensores electrónicos y enlaces de datos permitirían a los combatientes del futuro organizase como una red compartiendo información sobre la ubicación de cada cual y la del enemigo. Bastaba que un nodo de la red detectara el enemigo para  transmitir esa información al resto y coordinar un ataque en enjambre (swarming). A eso modo de guerra lo llamaron guerra en red (netwar).

Mientras tanto, las especulaciones sobre las guerras del futuro de gurús como el matrimonio Toffler y el matrimonio Friedman anticipaban una visión de una nueva era de incontestada hegemonía militar estadounidense gracias a la tecnología que en plena burbuja .com fue asumida por el Pentágono bajo el concepto de Revolución en los Asuntos Militares. Después de la crisis del Estrecho de Taiwán (1996) y ante los programas de proliferación nuclear de “rogue states” como Corea del Norte e Irán, el Pentágono encontró los enemigos convencionales que le faltaban.

Sin embargo, Arquilla y Ronfeldt se alejaron cada vez más de la perspectiva estato-céntrica para indagar el uso de nuevas tecnologías por parte de redes de delincuentes, hackers, terroristas y desidentes políticos. Quiso la casualidad que su libro Networks & Netwars: The Future of Terror, Crime, and Militancy estuviera listo para imprenta en vísperas del 11-S. Justo entonces los medios de comunicación no pararon de hablar de la amenaza de las “redes terroristas”, como un tipo de organización novedosa que hacía difícilmente penetrable a Al Qaeda frente al tradicional modelo de organización piramidal clandestina (recordemos a ETA y su “aparato logístico”, “aparato de mugas”, “aparato de propaganda”, etc). Las fantasías tecnológicas quedaron aparcadas hasta la muerte de Osama Bin Laden y la retirada estadounidense de Iraq en 2011. Aquel año, el presidente Barack Obama anunció que quería cerrar capítulo, tras una década volcados en la amenaza terrorista y Oriente Medio, para girar su atención hacia Asia (pivot to Asia). Léase, la prioridad de Estados Unidos iba a ser China.

Foto: Todd P. Cichonowicz / U.S. Navy
Foto: Todd P. Cichonowicz / U.S. Navy

El Océano Pacífico presenta un campo de batalla parecido al desierto. Es el lugar idóneo para una guerra convencional tecnológica de alta intensidad, donde priman las fuerzas con mejores sensores y mejores armas inteligentes de largo alcance. Por consiguiente, el Pentágono volvió a teorizar sobre guerra en red pensando en China. Nació así el “Air-Sea Battle Concept”, que rescataba el concepto de guerra en red (véase mi artículo al respecto en el número de marzo de 2014 de la Revista General de Marina).

Los avances tecnológicos en sistemas autónomos permitió retomar el debate, pensando no ya en unidades de combate altamente interconectadas, sino en enjambres de drones. Paul Scharre lo planteaba en Drones in the Battlefield Part II: The Coming Swarm, un documento de octubre del 2014 del think-tank Center for a New American Security que reseñé aquí en mi blog. Scharre imaginaba enjambres de drones baratos con cabeza de guerra que una vez detectaran un objetivo se lanzaran a por él. Dos años después tuvo lugar una prueba del concepto.

El pasado día 8 de enero de 2017 el Departamento de Defensa reveló una prueba hecha en octubre de 2016 consistente en el lanzamiento de 103 microdrones Perdix desde tres F-18 en vuelo. Según el comunicado, los microdrones “mostraron comportamientos avanzados de enjambre” como “toma de decisiones colectiva” y “vuelo en formación adaptativo”. Se trata de unos aparatos que no están preprogramados, sino que “comparten un cerebro distribuido para la toma de decisiones y se adaptan los unos a los otros como enjambres en la naturaleza”. El vídeo hecho público muestra a los microdrones Perdix siendo lanzados desde contenedores subalares y desarrollar varias formaciones en vuelo para terminar orbitando sobre un punto establecido.

Los microdrones Perdix se tratan de un desarrollo de estudiantes del Massachusetts Institute of Technology. Son pequeños aparatos biplanos, alimentados con una batería de polímero de litio y fabricados con fibra de carbono y kevlar. El objetivo del Pentágono es encontrar empresas que fabrican series del Perdix a bajo coste como parte de un esfuerzo de generar  sistemas innovadores aprovechando los desarrollos de la tecnología civil. Los microdrones Perdix, por ejemplo, podrían se dotados con equipos de interferencia electrónica o servir de señuelos. En paralelo hay otros diseños de sistemas autónomos, como el barco autónomo Sea Hunter. Todos son prototipos de primeración generación que lucirán muy diferentes cuando lleguen al campo de batalla.

Anteriormente en GuerrasPosmodernas.com:

Breve historia de la teoría de la guerra red (3 mayo 2013).

Volver a la guerra en red (22 enero 2015).

El regreso del swarming (9 marzo 2015).

Repensar las Guerras Posmodernas (5 junio 2015).

Guardar

Guardar

Guardar

El regreso de la yihad atomizada

Musab-al-suri-2

A finales de 2004 empezó a circular por las páginas webs yihadistas Llamada a la Resistencia Islámica Global, el opus magnum del  español de origen sirio Mustafá Setmarian, alias Abu Musab Al Suri. El centro de su reflexión había sido los sucesivos fracasos de los grupos combatientes yihadistas, desde la derrota frente a los regímenes árabes en los años 80 y 90 a la caída del bastión afgano de Al Qaeda después del 11-S. Según resumió Lawrence Wright, autor de The Looming Tower,  en su artículo “The Master Plan”, las ideas de Al Suri plantean:

que la próxima fase de la yihad se caracterizará por terrorismo creado por individuos o grupos autónomos pequeños (lo que él denomina “resistencia sin líderes”) que desgastarán al enemigo y prepararán el terreno para el más ambicioso objetivo de hacer la guerra en “frentes abiertos

Hice mi propio análisis de las ideas de Al Suri en un trabajo académico “Mustafá Setmarian y la yihad individual”. En ese trabajo hice un repaso a los atentados terroristas llevados a cabo en Europa por yihadistas aislados y el balance es afortunadamente malo para los terroristas. El paso de grupos terroristas numerosos a yihadistas descargando fórmulas para fabricar explosivos en casa se saldó con muchos fallidos terroristas quemados y heridos por su propio artefacto y un número reducido de víctimas. Después de los atentados terroristas del 11-M en Madrid y 7-J en Londres, la mayor vigilancia policial desbarató un montón de iniciativas terroristas organizadas por grupos numerosos. Mi conclusión es que la yihad global abanderada por Al Qaeda había entrado en crisis incluso antes de la muerte de Bin Laden en 2011. Escribí al respecto precisamente a propósito de la muerte de Bin Laden para la revista Fuerzas de Defensa y Seguridad en “La muerte de Bin Laden y el declive de la yihad global”.

Occidente vive una nueva oleada de terrorismo individual que comenzó en diciembre de 2014 en Francia con tres casos de atropello, una técnica empleada por palestinos en Israel.

El sábado 20 de diciembre de 2014 un ciudadano francés convertido al Islam fue abatido en una comisaría de Joue-les-Tours, cerca de Torus, tras herir a tres policías con un cuchillo mientras gritaba Allāhu akbar. Al día siguiente, el domingo 21 de diciembre de 2014, un hombre atropelló con su coche a trece personas en Dijon mientras gritaba Allāhu akbar. El atacante fue identificado como un “conocido paciente psiquiátrico” y también como converso al Islam. Al día siguiente, un hombre lanzó una furgoneta contra el público asistente a un mercadillo navideño en Nantes, con el resultado de cinco personas heridas graves. El atacante también gritó Allāhu akbar. Según la BBC, las autoridades franceses se mostraron cautas en trazar un patrón en los tres ataques. Otro caso de atropellos tuvo lugar el 20 de enero de 2015 en la ciudad austríaca de Graz, con el resultado de tres muertos y 36 heridos. El atacante había sido denunciado días antes por su mujer por agresión, tras negarse ella a llevar el hiyab.

En la noche del 14 al 15 de febrero se produjeron dos ataques con arma de fuego en Copenhague. El primero contra un café donde se celebraba un evento titulado “Arte, blasfemia y libertad de expresión”. El segundo, pasado la medianoche, fue contra la Gran Sinagoga de Copenhague. El balance fue de dos muertos y cinco heridos. El terrorista, que fue abatido por la policía, empleó un fusil de asalto del tipo empleado por las fuerzas armadas danesas. Al parecer, días antes del ataque había jurado fidelidad al Estado Islámico y su líder en su página de Facebook.

El ataque en Copenague hay, además, que clasificarlo en una subcategoría aparte: los ataques contra la comunidad judía europea. Recordemos que el 19 de marzo 2012 fue atacada una escuela judía en Toulousse. Fue asesinado un rabino, dos de sus hijos (de 6 y 3 años) junto con la hija (de 8 años) del director de la escuela. Y también habría que recordar que el 24 de mayo de 2014 fue atacado el Museo Judío de Bruselas, donde fueron asesinadas cuatro personas. No me olvido tampoco de las jornadas sangrientas en Francia el pasado mes de enero. Siendo menos del 1% de la población francesa, los judíos supusieron un tercio de las víctimas. Aparte de varios dibujantes judíos, la única mujer asesinada en la redacción del Charlie Hebdo fue la judía Elsa Cayat. Y mientras la atención mundial se centró en el ataque a la revista y la libertad de expresión, se dejó en segundo plano las cuatro víctimas judías del supermercado kosher “Hyper Cacher”.

El 3 de mayo de 2015 se produjo en Garland (Texas) un tiroteo a las afueras de un centro de convenciones donde se celebraba un certamen de caricaturas del profeta Mahoma. Los dos atacantes, murieron y un policía resultó herido. Previamente, uno de ellos, había publicado un Twitter su juramento de fidelidad al líder del Estado Islámico.

Dos oficinas militares, un centro de reclutamiento y un centro de la reserva naval, en Chattanooga (Tennessee) fueron tiroteadas el 16 de julio con el resultado de cinco muertos. Según la familia del atacante, que resultó muerto en el tiroteo, tenía problemas mentales y abusaba de las drogas. Se produjo así una controversia sobre sus motivaciones, algo que como vemos se repite en muchos casos.

El pasado 10 de agosto un ciudadano eritreo a punto de ser deportado del país atacó atacó con un cuchillo a varios clientes en la sección de utensilios de cocina de una tienda de Ikea en la localidad de Vasteras (Suecia). El ataque se saldó con dos muertos, madre e hijo, un herido grave y el atacante herido tras apuñalarse a sí mismo. La reacción de Ikea después del ataque fue retirar los cuchillos de sus tiendas. Mientras que existe cierta polémica sobre si una de las víctimas fue decapitada, lo que le daría un significado diferente al ataque.

CM9zjRbW8AAAv3k

Por último, tres ciudadanos estadounidenses (dos militares fuera de servicio) y un profesor de rugby británico redujeron ayer a un terrorista armado con un AK en un tren francés que hacía la ruta Amsterdam-París. Uno de los militares resultó herido. El atacante vivió en España, estaba fichadísimo por los servicios de inteligencia y posiblemente pasó por el territorio sirio controlado por el Estado Islámico. Sin embargo, él argumenta que encontró el AK abandonado en unos matorrales.

Una constante se repite en todos estos casos. A las autoridades pertinentes les cuesta hablar de ataques terroristas y se habla repetidamente de los atacantes como desequilibrados mentales. Se hace todo lo posible por no hablar del origen étnico y afiliación religiosa de los terrorista.  Me queda por tanto la duda si se trata del miedo a reconocer la existencia de una nueva ola terrorista o una estrategia deliberada de negarle a los yihadistas el impacto mediático que buscaban. Es decir, no sé si estoy ante una cadena de irresponsabilidades o una jugada brillante perfectamente coordinada por las autoridades de los países occidentales.

Si el objetivo del terrorismo es generar un impacto emocional masivo que lleve a la opinión pública a pedir un cambio de política a los gobiernos, no parece que estos atentados vayan a tener un impacto en la implicación de los países de la OTAN en la lucha contra el Estado Islámico, por ejemplo. Y es que, pensemos, que declarar una alerta terrorista prolongada no tendría sentido. Se puede extremar la precaución en lugares públicos y medios de transporte (¿veremos medidas de seguridad más estrictas en trenes?), pero la experiencia revela que no se pueden proteger todos los lugares todo el tiempo. Además, los terroristas han ido cambiando su modus operandi y siempre irán un paso por delante. Desde el punto de vista frío e implacable del Estado, el goteo de muertos es asumible en la lucha global contra el terrorismo islamista.

De la sociedad industrial a la sociedad red

IMG-20150625-WA0004

El pasado jueves 25 participé en la primera mesa redonda de las jornadas “Tenerife, Isla Colaborativa” que organiza el Foro de Economía Colaborativa y Social de Tenerife con el imprescindible impulso de Pedro Martín de Commonomia.

 Mi perspectiva es que lo que se ha venido en llamar Economía Colaborativa no es el resultado coyuntural de la actual crisis económica, que hubiera súbitamente vuelto a todo el mundo más empático y generoso, sino que son síntomas de los cambios sociales del paso de la Sociedad Industrial a la Sociedad de la Información.

Cuando hablamos de Sociedad Industrial no nos referimos únicamente a ciertas formas de organización de la economía y el trabajo, sino que constituye en sí misma una “civilización” que se refleja en la política, la familia, la educación, los medios de comunicación, etc. No cuesta comprender que todo ello está ahora mismo en “crisis”, es decir en transformación.

Annex - Chaplin, Charlie (Modern Times)_01

La naturaleza de la Sociedad Industrial es el orden jerárquico y la sincronía. Obreros y estudiantes que entran uniformados a la misma hora a la fábrica y en el colegio para salir cuando suena la sirena. Lectores de periódico que leen en papel una selección de las noticias del día anterior. Televidentes que se sientan a la misma hora para ver las noticias que se emiten siempre a la misma hora y con el mismo formato. La sociedad de la información viene a romper con todo ello y lo vemos en todos los órdenes de la vida.

Evidentemente, hablé de los estudios de Paul Baran para la RAND Corporation sobre las redes de comunicación con estructura de red distribuida, que están en la base de Internet. Hablar de la transformación social hacia la sociedad de la información es hablar de la aparición de estructuras más distribuidas y asíncronas.

baran_netAsí, la sociedad de la información trae nuevas de organización y una nueva ética del trabajo. Hablé de los conceptos expresados en La Catedral y el Bazar por Eric S. Raymond (1997) y La ética del hacker y el espíritu de la era de la información  (2001) por Pekka Himanen.

En el turno de preguntas me dio tiempo de entrar en las contradicciones y limitaciones de las nuevas estructuras en red, algo que he tratado aquí en el último medio año. Véase “Volver a la guerra red” (enero 2015) y “Repensar las Guerras Posmodernas” (junio 2015).

Esta es la segunda vez que me llaman para hablar del tema y es la segunda vez que me toca hacer una intervención breve de 15 minutos. Me gustaría poder algún día poder profundizar en el tema y desarrollarlo más. Sería el capítulo inicial de mi aparcado proyecto de libro sobre netwar. Tampoco es mi primera incursión en otros temas ajenos al blog. Fui invitado a participar en el blog del Maker Space Tenerife, donde en 2013 publiqué “Hacia una nueva revolución industrial” y “Tras la deslocalización,  reindustrialización“.

Este semana tendrá lugar la segunda tanda de actividades de las jornadas “Tenerife, Isla Colaborativa”.

El regreso del swarming

En las últimas semanas he tratado de enderezar el rumbo del blog retomando su propósito original. En los dos últimos años me había dejado consumir por la geopolítica y la geoeconomía dejando de lado llamar la atención sobre todo aquello novedoso en la transformación de los conflictos.

Recapitulando, en “Volver a la guerra red” conté cómo mi propósito inicial de escribir un libro contando lo mucho que había cambiado el mundo de los conflictos en red se había estrellado contra la realidad al hacer un revisión de casos. Véase, por ejemplo, mi texto “Mustafá Setmarian y la yihad individual”. Amplié mis miras más allá del mundo anglosajón con una aproximación a las teorías israelíes de la “guerra difusa” en “La perspectiva israelí de la guerra en red“. Tampoco estaría de más rescatar “Breve historia de la teoría de la guerra red” y “Bibliografía urgente sobre activismo en red” para aquellos que no conozcan el contexto del debate. Las estructuras en redes distribuidas no sólo las abordé desde el punto de vista del conflicto, sino también de la colaboración. Como es el caso del análisis de información y el trabajo policial que traté en “Redes de conocimiento”.  Y  cuando parecía que el debate había quedado en las teorizaciones de John Arquilla, David Ronfeldt y John Robb, que andan ahora en otras cosas, me encontré dos textos que retoman el debate. Los dos tienen en su título la extensión. “The coming swarming”.

9781623568221 The Coming Swarming: DDOS actions, hacktivism and civil disobedience  de Molly Sauter aborda los ataques distribuidos de denegación de servicio (DDOS) como herramienta de activismo político. El libro nació a partir de una tesis de fin de máster y se nota, porque tiene ese típico discurso académico que mantiene una cierta distancia de las cosas y disecciona las partes con una extensión muy distinta a si fuera un texto divulgativo. No es que eso tenga de malo. Recuerdo escribir un trabajo durante la carrera sobre hackers para la asignatura de Antropología Social. Pero en eso tipo de trabajos se dedica mucho espacio a realizar paralelismos con fenómenos del mundo off-line para sustentar la relevancia del tema y la pertinencia del trabajo. En este caso, Sauter sostiene que las acciones organizadas para tumbar páginas mediante ataques DDOS deberían considerarse el equivalente actual a la sentadas frente a edificios del movimiento de derechos civiles y por tanto una acción política en Internet. El argumento es relevante porque la autora señala cómo en varios casos se ha tratado como actos criminales que han recibido castigos ejemplares, además de recibir la severa atención de las agencias gubernamentales de espionaje. En el final del libro se aborda cómo los ataques DDOS han pasado a estar más relacionados con la ciberguerra y el cibercrimen, confundiéndose en el todo las acciones con una intencionalidad política.  Y es el que concepto “distribuido” aquí resulta engañoso cuando, por ejemplo, ya existen herramientas que permiten que un actor en solitario lance este tipo de ataques. La ciberguerra ha avanzado a pasos agigantados y sin embargo sigue siendo un tema pendiente en este blog.

RobotCNAS ComingSwarm_WEB_PTics on the Battlefield Part II: The Coming Swarm de Paul Scharre es un documento del think-tank Center for a New American Security, que ha actuado como laboratorio del gobierno Obama en la sombra por lo que por él han pasado figuras relevantes y del que han salido ideas bastante  interesantes. Scharre plantea el debate avanzando desde el punto en que había quedado en los tiempos en que Arquilla y Ronfeldt plantearon el swarming. Recordemos que para estos últimos el momento culminante que puso en marcha su trabajo fue la Operación “Tormenta del Desierto” y las fuerzas acorazadas estadounidense corriendo por las extensiones áridas del sur de Iraq. Scharre piensa en cambio en futuros enfrentamientos navales, China evidentemente, con las nuevas tecnologías de aviones sin piloto en mente. El concepto de enjambre cobra ahora sentido literal gracias a un futuro abaratamiento de aviones sin piloto de bajo coste que unan capacidades ISR y una cabeza de guerra que les convierta en proyectil guiado. Así, bastaría con un solo aparato detectara a una unidad enemiga para que la información corriera por la red y el resto del enjambre se lanzara a por él. Eso nos lleva al debate sobre la robotización, la autonomía de los aparatos y la necesidad o no de “man in the loop”

China ha construido 83 buques lanzamisiles Tipo 022 de 220 toneladas.
China ha construido 83 buques lanzamisiles Tipo 022 de 220 toneladas.

El otro campo donde desarrolla el concepto es el campo naval entrando en cálculos probabilísticos sobre la ventaja de una flotilla frente a un único buque pesado. Esto viene a colación de que la U.S. Navy cada vez tiene menos buques. Y tras la retirada de las fragatas clase “Oliver Hazard Perry” (modificadas en España para dar lugar a la clase “Santa María”), se encontrará con los destructores clase “Arleigh Burke” como caballo de batalla. Un buque que en su última variante, la Flight III, supera ya las 9.000 toneladas y lo coloca en el peso de un crucero de antes de la Segunda Guerra Mundial.

Simplificando las ideas de Scharre, él vería preferible desplegar 44 buques ligeros de 220 toneladas de desplazamiento Tipo 022 que un destructor “Arleigh Burke” Flight III de 9.800, siendo la suma de desplazamientos la misma. La cantidad supone una cierta calidad en sí misma.  Recurriendo al cálculo probabilístico demuestra que un pim-pam-pum de misiles antibuques hay más probabilidad de que la flotilla de unidades más ligeras alcance a la unidad pesada. Añade además como ventajas que con más unidades se cubre más superficie del mar y se añade más incertidumbre al enemigo. Mi objeción es que asume sin problemas que habrá bajas, algo que no me imagino que entre en los planes de la U.S. Navy. Y me parece que olvida que hay diferencias cualitativas notables entre un buque ligero y otro pesado. Hablamos de la autonomía, la cantidad de armas que puede portar y la naturaleza de los sensores que puede portar por tamaño y potencia eléctrica instalada.

Con sus limitaciones y mis objeciones, no me queda más que dar la bienvenida estos dos textos a un debate que había quedado algo parado.

Guardar

Swarming en la selva

Tengo debilidad por todo lo que es guerra irregular y no convencional. Por ejemplo, si me ven leyendo sobre la Segunda Guerra Mundial no me verán haciéndolo sobre acorazados, divisiones Panzer y ases de la aviación. Me van más historias como la de los corsarios alemanes, la Xª Flotilla MAS o el Long Range Desert Group. Así que este fin de semana me leí un librito de Osprey publicado en España por RBA. Se trata de The British Army 1939-1945 (3): The Far East que oportunamente en España ha sido retitulado Los Chindits y otras fuerzas británicas del frente asiático.

Los “Chindits” fue el nombre dado a la 77ª Brigada de Infantería India y que, a sugerencia del general  Orde Charles Wingate, se envió a luchar tras las líneas japonesas en Birmania con la intención de atacar sus líneas de suministro, crear confusión y distraer fuerzas del frente. El nombre “Chindit” es una corrupción de “chindé”, un dragón mítico representado en los templos birmanos. La brigada fue dividida en varias columnas y reabastecida desde el aire mediante el lanzamiento de suministros en paracaídas. Lo resultados de su primera campaña, la Operación “Longcloth” fueron magros. Los japoneses no estaban embarcados en ninguna acción mayor y la distracción de fuerzas desde el frente no supuso un gran incoveniente para los japoneses. Pero sirvió para probar el concepto y como golpe propagandístico en un frente inactivo tras grande fiascos británicos en la región como el de Singapur.

El general Wingate en el centro

Los efectivos para una segunda campaña fueron ampliados: 20.000 hombres en seis brigadas. Además participó una unidad estadounidense, la 5307ª Unidad Combinada (Provisional), más conocida por los Merrill’s Marauders. Como novedad, la fuerza “Chindit” estableció campamentos estables tras las líneas japonesas. Esta campaña coincidió con la ofensiva del 15º Ejército japonés desde Birmania hacia Imfal y Kohima, actualmente territorio indio y entonces parte del dominio británico de la India. Es decir, las fuerzas japonesas lanzaron una ofensiva ya en suelo de la joya de la corona del Imperio Británico en Asia. Esta vez la presencia de todas esas fuerzas británicas, de la Commonwealth y estadounidenses pululando por la retaguardia japonesa tuvo un papel al parecer decisivo en el resultado de la batalla, al cortar líneas de suministros y distraer fuerzas del frente. La Batalla de Kohima en la primavera de 1944 marcó el máximo avance japonés y a partir de entonces los británicos recuperaron la iniciativa hasta el final de la guerra. Para los japoneses fue su particular Stalingrado en Asia.

El excéntrico general Ordre Wingate, un conocido para los que éramos lectores del blog de Jorge Aspizua, murió en un accidente de aviación el 24 de marzo de 1944. Y como todas las ideas innovadoras y geniales, el empleo de los “Chindits” como un enjambre tras las líneas japonesas, murió con su autor. Cuatro de las brigadas fueron obligadas a permanecer en el terreno a pesar del agotamiento de la tropa, empleadas como infantería convencional y lanzadas a pesar de su falta de material pesado contra objetivos japoneses.  El número de bajas fue alta y una enorme cantidad de soldados declarados no aptos para el servicio tras volver a las líneas británicas.

Resulta que el enemigo más implacable de los “Chindits” fue el entorno natural. Las selvas birmanas se extienden por un terreno escarpado y cruzado por grandes ríos. Las tropas británicas sufrieron más bajas por la malaria que por las acciones del enemigo. A eso había que añadir las enfermedades gastrointestinales, la disentería, el tifus, la fiebre amarilla y hasta los problemas en la piel por las rozaduras del equipo en un ambiente tan húmedo. Como la tropa dependía de los suministros aéreos lanzados en paracaídas para abastecerse, andaban siempre escasas. Los soldados británicos se ven en las fotos harapientos y famélicos.

El libro es una aproximación somera al asunto en apenas 48 páginas, con bastante espacio dedicado a uniformes y equipos. Pero saco dos conclusiones. La primera es una vieja lección. Las ideas innovadoras sólo funcionan cuando la cadena de mando las entiende y asimila para ejecutarla con todas sus consecuencias. Cuando se aplican a medias, como en la campaña final, el resultado es malo y encima se llega a usar como excusa para seguir haciendo las cosas como siempre. La segunda es que a pesar del carácter legendario de los “Chindits”, me he quedado con la sensación de que su papel se ha magnificado dentro del extenso contexto de la Segunda Guerra Mundial. Y esto tiene más que ver con cómo la maquinaria audiovisual y editorial anglosajona han instalado en nuestra conciencia sus hechos de armas. Recordemos películas como “Objetivo: Birmania” (que dio nombre a un grupo pop en España) e “Invasión en Birmania” (titulada originalmente “Merrill’s Marauders”).

La historia tiene un corolario realmemente interesante y que abre un hilo del que tirar en un futuro. El nombre 77ª Brigada ha sido rescatado por el Ejército Británico. El pasado mes de enero de 2015 se creó como una nueva unidad dedicada para la “guerra no letal” en la era de la información, lo que significa guerra psicológica y guerra de la información en redes sociales. De ahí que la prensa hable de “Facebook Warriors”. Está previsto que la brigada esté operativa en abril. El 42% de su personal será reservista e integrará también personal de mar y aire. La denominación de 77ª Brigada se escogió precisamente en homenaje a la la 77ª Brigada de Infantería India, los “Chindits” originales, por el carácter no convencional de su operaciones.

Redes de conocimiento

Allá por 2006, cuando las ideas que dieron lugar al libro Guerras Posmodernas estaban en período de maduración me llamó la atención una entrada del blogs del profesor Juan Freire sobre el uso dado por la CIA a plataformas para compartir conocimiento: “Cómo usa la CIA los blogs y los wikis para la gestión del conocimiento: ¿espionaje open source?” En aquel entonces estábamos todavía en el shock post-11S y post-11M. Las palabra “red terrorista” evocaba entonces la idea de redes difusas, complejas e indetectables infiltradas en las sociedades libres occidentales. ¿Cómo enfrentarse a un enemigo tan aparentemente invulnerable?  La respuesta surgida dentro de la CIA era emplear también la estructura de red internamente. Contaba el profesor Freire:

[E]xiste una lucha interna, al menos la CIA, para transformar una organización cerrada y fuertemente jerarquizada en otra estructura que siga un modelo más horizontal y colaborativo, necesario para afrontar los nuevos retos. Este nuevo modelo podría definirse como una organización con un funcionamiento open source restringido al interior de la propia institución.

Frente a la idea de más recursos y más intromisión en la vida privada, la idea que presentaba la CIA era que lo verdademente revolucionario era la manera de procesar, analizar y compartir la información que ya se tenía. Lo supimos vía Ali Soufan en su libro respecto al 11-S. En España tuvimos el caso Wanninkhof. La información ya estaba allí pero compartimentada en organizaciones públicas que compiten entre ellas y se guardan información.

Muchos años después, el Ejército de Tierra español creó una wikipedia interna, la MilipediA.  Mi experiencia es que hay mucho conocimiento relevante en las personas más insospechadas. Y dentro de las fuerzas armadas hay perfiles muy diferenciados que van desde el militar “funcionario” al militar “friki”, que te recita diálogos de películas y te señala errores de uniformidad en películas sobre la Segunda Guerra Mundial. Como apuntaba “Alcedo” en los comentarios a mi entrada de blog al respecto, sería interesante conocer los incentivos que tienen los usuarios de la MilipediA para escribir en ella y si ha terminado reproducción las dinámicas sociales de la Wikipedia.

La MilipediA es una herramienta institucional surgida desde el propio Ejército de Tierra. Hace poco se publicó la noticia de que miembros de la policía nacional y diferentes policías locales compartían información mediante Telegram haciedo hincapié en “al margen de sus jefes”. Esto es, policías de diferentes cuerpos con un vínculos informal constituyen su propia red (aquí la herramienta es lo de menos) para paliar una necesidad en su trabjo. Gonzalo Martín ha escrito al respecto en Transformación Digital, sacando lecciones aplicables a cualquier empresa o colectivo. Esta vez, frente a las iniciativas institucionales, los propios policías aprovechan sus vínculos personales para convertirlos en redes informales de intercambio de información.

Las comunicaciones distribuidas (las redes sociales que conocemos son redes distribuidas sobre una base centralizada, las reglas del dueño de la plataforma) esencialmente permiten que cualquier persona (nodo) pueda comunicar con otra sin que pueda impedirse. […]

[L]a gente es capaz de coordinarse y compartir información para resolver sus problemas de trabajo (“luchar contra la delincuencia”) sin necesidad de que un jefe dé órdenes o lo fiscalice. ¿Por qué no aprovechar toda esa energía en vez de mantenerla oculta? […]

[L]a digitalización por sí misma, se quiera o no se quiera, cuestiona la jerarquía tradicional y el rol del mando convencional, por no hablar de la estructura organizativa: las redes hacen una cosa diferente, más plana, más contributiva, más aprovechable y, creo yo, más interesante y divertida.

Hay aquí un dilema entre la creación dirigida desde arriba o el crecimiento orgánico e incontrolado desde abajo. Yo mismo pienso en los vínculos que me mantengo con la gente con la que comparto información y son una sucesión de flujos desordenados por varias vías. Creo que será interesante empezar a explorar nuevas herramientas y las posibilidades de la sistematización.

 

Volver a la guerra en red

La guerra en red (netwar) es uno de los asuntos junto con la ciberguerra más abandonados por este blog. Cuando terminé mi primer libro eché en falta poder encajar en la trama del libro la guerra en red y las redes distribuidas. Así que la decisión obvia allá por mayo de 2010 fue escribir un nuevo libro en que desarrollara el asunto. Los amigos y los más viejos lectores de este blog recordarán el proyecto. Tuvo como título provisional Guerras Distribuidas. Hablé de él muchas veces comentando los cambios a su estructrura y los temas de la actualidad que se relacionaban con él. Pero según avancé el proyecto se vino abajo.

gwcjw9y7-1364530391

Según fui leyendo sobre guerrillas, terrorismo, ciberguerra… se me fueron cayendo los temas. ¿Guerrillas distribuidas? A pesar del impacto del teléfono móvil Thuraya en lugares como Sudán o Somalia no se puede decir que veamos ahora un mundo de fuerzas insurgentes de estructura más horizontal. Los señores de la guerra y los bigmen siguen sosteniendo, a pesar de los cambios en la superficie, el poder informal en los valles de Afganistán y en las guerras de África. ¿Terrorismo distribuido? Un trabajo académico me llevó a concluir que el paso de campos de entrenamiento en Afganistán a un terrorismo atomizado de aprendices de la yihad que se descargaban recetas de bombas en Internet había derivado a finales de la década pasada en un fracaso de la yihad global, simbolizada en la muerte de Osama Bin Laden. Por no hablar del funcionamiento centralizado y burocratizado de Al Qaeda o la proclamación del Califato. En la penúltima versión del proyecto pretendía centrarme en el swarming.

Encontré ejemplos interesantes en el activismo social. ¿Pero no era meter en el mismo saco las revueltas sociales y el terrorismo una forma de “criminalización de la protesta”? Hace poco leí De la Ley Sinde a la #spanishrevolution de Arnau Fuentes y me pareció interesante su visión de cómo el 15-M se desinfló por su indefinición. No es nada paradójico que un partido con un núcleo marxista-leninista sea el que haya nutrido de la gente que se estrenó en política con aquellas movilizaciones. Habrá que estar atento a la segunda parte de su ensayo. Y el primer capítulo me hizo recordar que está pendiente de escribirse sobre el trabajo de Gene Sharp o cómo OTPOR en Serbia dio lugar a CANVAS, la escuela de “revoluciones de colores”. Algo que ya tocaba Carlos González Villa en Las Revoluciones de Colores.

Se fueron cayendo temas hasta que, como dije entonces, “me quedó algo así como un árbol podado a fondo, esquelético y feo sin sus hojas“. Reorganicé todo y me quedé por último con un proyecto de libro de ciberguerra, tema que apenas he tocado en este blog a pesar de que allá por 2007 me dije que tendría que escribir sobre los ciberataques rusos contra Estonia antes de que el tema se pusiera de moda. El último coletazo de la guerra distribuida fue mi idea de dedicarle un capítulo en una futura segunda edición extendida y puesta al día de Guerras Posmodernas.

Ha pasado tanto tiempo que ahora veo la cosas con otra perspectiva. Ahora pienso que aquel artículo de John Arquilla, en la revista Foreign Policy era bastante simplificador y mezclaba conceptos para vender la idea de que lo pequeño y distribuido siempre vence a lo grande y descentralizado. Es lo que tiene el paso del tiempo y la acumulación de lecturas. Se te caen los referentes cuando vas más allá de los enunciados evocadores. Creo que el concepto de red ha sido abusado y desdibujado. Y el papel de las jerarquías informales ha sido subestimado a la hora de hablar de organizaciones que se presentan o son definidas como “redes”. Creo a estas alturas que la guerra en red tiene más validez como modelo ideal weberiano o metáfora que realidad social. Desde esa perspectiva habrá que volver a hablar de ella.