Estados Unidos y sus problemas de fondo.

Llevo un tiempo viendo reportajes, leyendo artículos y escribiendo aquí en mi blog sobre la violencia política en Estados Unidos. Véase “Guerracivilismo en EE.UU.: The Boogaloo” (4 junio 2020), “Violencia política en Estados Unidos” (18 diciembre 2020), “La bomba de Nashville y el terrorismo del futuro” (4 enero 2021) y “Asalto al Capitolio” (7 enero 2021, publicado en The Political Room). Y también mis reseñas del documental “Waco: The Rules of Engagement” y de la serie documental “Unabomber: en sus propias palabras” (5 enero 2021).

Más allá de los recientes acontecimientos, hay una historia de fondo y es que Estados Unidos se ha convertido en un país que marcha a dos velocidades. Hay un sector de la población formada por tecnócratas, académicos y profesionales liberales, identificados generalmente como las “élites de las dos costas” (véase al respecto aquí en mi blog “Los muchos Estados Unidos” y “Trump presidente y los dos Estados Unidos“), cuyos valores progresistas han sido asumidos por Hollywood, la industria de la publicidad y la mayoría de los medios de comunicación.  

Y por otro lados tenemos una clase media y una clase obrera fabril en retroceso que no por ello ha abrazado defender mayores ayudas sociales y mayor redistribución de la riqueza. Sino que, precisamente por esa sensación de haber sido dejados atrás, sienten rechazo al consenso progresista (véase a aquí en mi blog “Dejados atrás: De las milicias a Trump”: Primera parte y segunda parte).

Debatir las razones de fondo daría para mucho. Hay razones que afectan a todos los países desarrollados. La globalización creó ganadores y perdedores. Y sólo parece que ahora hayamos caído en la cuenta de las consecuencias a largo plazo de desindustrializar el mundo desarrollado para externalizar la producción en los países en desarrollo (véase aquí en mi blog “Desglobalización”). Pero sería interesante debatir qué cuestiones son específicamente estadounidenses y si el gasto sin control en guerras eternas tiene parte de la culpa.

Esos males de fondo de la sociedad estadounidense afloran en síntomas como las muertes violentas, las epidemias de adicción y la infraestructura decadente. Ambos asuntos quedan bien retratados en dos series documentales: Flint Town (2018) y The Pharmachist (2020). La primera estoy viéndola y la segunda ya terminé de verla, así que la que reseñaré muy pronto aquí.

Sobra decir que en Estados Unidos hay otros fenómenos de violencia política. Desde los grupos Antifa a las milicias armadas de activistas negros, pasando por el terrorismo de los “separatistas negros” del que Willy Pulido escribió en The Political Room: “Terrorismo y Extremismo Negro Separatista en EE.UU.“. Pero el número de víctimas provocadas por la ultraderecha en Estados Unidos la ha convertido en la principal amenaza interna según algunas agencias federales.

Esto no significa que en un futuro no aborde aquí otras formas de violencia política de signo político contrario en Estados Unidos. Sino que prefiero ir por partes. Además, también tengo pendiente abordar las teorías planteadas desde la ultraderecha chilena sobre el “Estallido Social” de 2019 que la presentan como una forma de guerra en red. Y sobre todo, tengo pendiente estudiar las formas de violencia social que nos esperan en Europa. Porque hablar del ambiente guerracivilista en Estados Unidos desde Europa lleva a una mirada autocomplaciente llena de Schadenfreude. Y bien haríamos por prestar más atención lo que está pasando en muchos barrios de Europa.

2 comentarios sobre “Estados Unidos y sus problemas de fondo.

Agrega el tuyo

  1. Muy acertado, bien haríamos en prestar más atención a lo que está pasando en muchos barrios de Europa. Y también prestar atención a la autocensura que está apareciendo sobre cuestiones relacionadas con grupos religiosos.

  2. En mi opinion no es un tema nuevo sino que de nuevo salta por otras circunstancias, en este caso por el asalto al Capitolio….
    en mi opinion un autor llamado Michael Moore ya avisaba de este problema en Estados Unidos por lo menos hace unos 10 años…. tambien tengo que reconocer que hace mucho que no he vuelto a oir de el.
    Pienso a veces no tiene mas que ver el tema de como es una determindad prensa dependiendo del presidente….
    Con obama no recuerdo verlo en la prensa. con Bush Jr, tampoco, si bien es cierto que los pocos meses de estar en el gobierno fue el 11S, Afganistan, luego Iraq…..
    Con Trump lo veia mas que como un tema enquistado como un tema de opotunidad politica para desgastar al adversario.
    Quizas llevaba demasiado tiempo en un segundo plano.

    Un saludo a todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: