La Milicia Nacional Bolivariana y la defensa del chavismo

Se podría llenar una estantería con los libros que me propuse escribir y nunca pasaron del primer capítulo. Y uno de esos libros podría ser una recopilación de los artículos cuyo borrador duerme en alguna carpeta de mi disco duro. A veces me sorprendo yo mismo al releer entradas de varios años de este blog y encontrar referencias a proyectos de artículos que no pasaron incluso de la fase de recopilación de bibliografía.

Uno de esos artículos que me propuse escribir trataba el nuevo Pensamiento Militar Bolivariano y la creación de una milicia popular en Venezuela. Recuerdo dedicar tiempo en el invierno austral de 2010 a tomar notas. A mi vuelta a España buceé en los libros de historia de Venezuela en la Biblioteca de Humanidades de la Universidad de La Laguna. Cometí un error de principiante entonces. En vez de ir al meollo del asunto, empecé por el contexto histórico del país. Para mí el punto clave fue el Golpe de Estado de 2002 y la parálisis del ejército. Pero quise explicar la crisis del orden político tradicional venezolano y la aparición del chavismo. Llegó el día en que me vi leyendo sobre el Pacto de Punto Fijo del 31 de octubre de 1958. Había perdido el foco y seguro que fue ahí cuando salté a otro tema.

El punto de partida es que en Venezuela anunciaron la iniciativa de crear un nuevo pensamiento militar autóctono. Según el general Rául Baduel existía un problema porque las doctrinas militares venezolanas eran de inspiración estadounidense. Y aunque los más escépticos podrían sospechar de que el propósito era politizar la formación militar en Venezuela, yo sentía curiosidad si iban a plantear algo original y novedoso. De hecho, en Venezuela se hablaba de una invasión estadounidense. Así, terminó el profesor Jorge Vestrynge invitado al país tras la publicación en España de su libro El Islam Revolucionario y la Guerra Periférica, editado en España por El Viejo Topo en 2005.

El libro trata fundamentalmente de la guerra asimétrica y está escrito al calor del impacto del 11-S. Está muy influenciado por las ideas del libro L’islam révolutionnaire del terrorista y converso al Islam Illich Ramírez Sánchez. Según le escuché decir a Verstrynge en un entrevista, él le transmitió a sus interlocutores venezolanos que la idea de una invasión estadounidense era un disparate. Verstrynge dictó conferencias en instituciones militares venezolanas y su libro tuvo una edición de decenas de miles de ejemplares para ser distribuido en las fuerzas armadas. Según él, no cobró dinero por ello. Parte de las ideas del libro conectan con el concepto “Guerra Sin Restricciones” de los chinos  Qiao Liang y Wang Xiangsui. Así surgieron titulares como “El podemita Verstynge enseña en Venezuela y en la Complutense cómo hacer una bomba atómica casera”.

Mientras indagaba sobre el nuevo pensamiento militar, acudí en 2010 a las páginas web de instituciones militares venezolanas en busca de textos de pensamiento y doctrina militares. Me encontré un batiburrillo formado por filósofos chinos, padres de la Patria decimonónicos y pensamiento de izquierda. Nada coherente y desarrollado. Aparqué el proyecto de artículo, pero repetidamente fui cruzándome con artículos de opinión donde chavistas usaban alegremente conceptos como “Guerras de Cuarta Generación” sin ninguna relación con lo planteado por William S. Lind cuando desarolló el concepto. Llegué incluso a encontrar un documental de un periodista español que con el título “El Enjambre” aludía al concepto de swarming de John Arquilla y David Ronfeldt dándole un significado diferente. Se puede ver en este enlace de CubaInformación.TV, donde en su prsentación dice que “analiza la doctrina de Guerra en red” y “la guerra mediática y las operaciones psicológicas contra Venezuela”. Escribí sobre esa permanente confusión intelectual venezolana en “El delirante pensamiento militar contemporáneo venezolano”. Como dije entonces, queda pendiente hacer un repaso a cómo en Venezuela tomaron conceptos de pensadores estadounidenses y le dieron un significado propio. Además, seguro que hay ahí fuera muchos más textos que cuando hice mi primera aproximación al nuevo Pensamiento Militar Bolivariano.

Personal militar en unos ejercicios de guerra asimétrica en el Estado Vargas, 2005.

Quizás el temor a una invasión estadounidense resulte ridícula con la perspectiva del tiempo. La atención de Estados Unidos estaba demiasado volcada en la primera mitad de la década anterior en la guerra contra Al Qaeda y luego en Oriente Medio. Además, el habitual discurso del “imperialismo yanki” y el petróleo venezolano siempre pasa por alto que Venezuela siempre ha estado “open for business” para las petroleras yankis, que durante el “paro petrolero”de 2002-2003 estuvieron del lado del gobierno. Al fin y al cabo, querían que su mercancía saliera del país. Por no olvidar que el petróleo venezolano es de mala calidad y requiere unas instalaciones de refinado específicas que sólo se encuentran en Estados Unidos.

Real o fingido, aquel temor llevó al gobierno venezolano a compras masivas de armamento a Rusia. Alguno de ese armamento era tan viejo como los fusiles de cerrojo Mosin Nagant de la Segunda Guerra Mundial o era de segunda mano como los carros de combate T-72B “reacondicionados”. Aquella preocupación venezolana por una invasión estadounidense trajo otra iniciativa: la creación de una milicia popular chavista. La idea de partida era contar con una fuerza combatiente que auxiliaria a las fuerzas armadas en caso de invasión.

Las milicias populares nacen en Venezuela con la “Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional” (LOFAN) del 26 de septiembre de 2005. En su artículo noveno figura la “Composición de la Fuerza” y se nombran los elementos que forman la Fuerza Armada Nacional. Aparecen mencionadas como novedad la “Reserva Nacional” y la “Guardia Territorial”. Curiosamente, ambas no aparecían en el artículo 328 de la Constitución de 1999, donde sólo se mencionaban como integrantes de la Fuerza Armada Nacional a la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional.

Milicianos con fusiles de cerrojo soviéticos Mosin Nagant.

En el texto de la LOFAN se especifica que las funciones de la Reserva Nacional es “complementar la Fuerza Armada Nacional activa para el cumplimiento de sus funciones y proporcionar reemplazos a sus unidades, y cualquier otra que se le asigne para la defensa integral de la Nación”. Entre las posibles misiones se encuentra “la cooperación para el mantenimiento del orden interno”. Mientras que las funciones de la Guardia Territorial son “la preparación y mantenimiento del pueblo organizado para operaciones de resistencia local, ante cualquier agresión interna y/o externa”.

Desde la aparición del concepto en discursos,  pasando por la la promulgación de diferentes leyes para articularla y hasta la actualidad, los nombres han ido cambiando con bastante confusión. Desde 2007 tenemos la Milicia Nacional Bolivariana, dividida desde 2009 en Milicia Territorial y en los Cuerpos Combatientes. Estos últimos lo forman trabajadores del sector público y empresas privadas que son militarizados para mantener el funcionamiento de la Administración y la actividad económica. Además, dentro de la Milicia Territorial apareció en las áreas rurales la Milicia Campesina, con uniforme y armamento distintivo. Sobra comentar que al nombre se añadió el adjetivo “Bolivariano”, como ha sucedido con el resto de instituciones del Estado en Venezuela. Allí existe desde la Agencia Bolivariana para Actividades Espaciales o el  Instituto Bolivariano de Educacion Especial.

La creación de una fuerza de reserva en Venezuela no tiene nada de extraordinario. Ni siquiera las alusiones a la misión de enfrentar a los enemigos internos. Incluso, las labores auxiliares de mantenimiento del orden público son llevadas a cabo por la Guardia Nacional en Estados Unidos. La Milicia Nacional Bolivariana tiene dos particularidades que merece la pena resaltar.

La primera es la jerarquía de mando. Según la Ley de Reforma Parcial del Decreto Nº 6.239, y tal como leemos en la página web oficial, la Milicia “depende directamente del Presidente o Presidenta de la República Bolivariana de Venezuela y Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana”. Esto es, la Milicia no aparece como una fuerza auxiliar subordinada dentro de las fuerzas armadas, sino que es una entidad aparte dentro del organigrama de la defensa nacional y que está bajo órdenes directas del presidente Maduro. Para ello, se llegó a desgajar el VII Cuerpo de las Reservas del Ejército, con su personal e instalaciones del Ejército, para integrarlo en el Comando General de la Reserva Nacional y Movilización Nacional que depende del presidente.

La segunda cuestión es el adoctrinamiento político que reciben los miembros de la Milicia Nacional Bolivariana. A las funciones militares, se le añade el contribuir a la “construcción del socialismo” y hacer laboras de propaganda en la vida civil. Es un fenómeno paralelo a la politización de las fuerzas armadas venezolanas evidente y extensamente documentado. Vemos en el siguiente organigrama la existencia de la sección de “Moral y Luces”, aparte de la formación y doctrina.

Los dos elementos combinados, un cuerpo armado y politizado bajo órdenes directas del líder, no es una novedad venezolana Por ejemplo, Irán cuenta al margen de las fuerzas armadas (Artesh) con el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (Pasdarán) y una milicia auxiliar (Basij). Este tipo de cuerpos armados nacen siempre por el mismo motivo. La desconfianza  del líder hacia las fuerzas armadas, que tienen poder suficiente para enfrentarse al régimen o que llegado el caso por su inacción o parálisis podría dejarlo caer.

La marcialidad de los miembros de la Milicia Nacional Bolivariana es motivo de mofa en las redes sociales. Los hombres obesos y las señoras mayores no parecen ser el tipo de combatiente capaz de enfrentarse a una invasión yanki. Pero no hay que olvidar que en un país tremendamente poralizado, una parte está armada. Precisamente, hace muy poco se celebró el día nacional de la Milicia Nacional Bolivariana en Venezuela. El presidente Maduro anunció su expansión hasta medio millón de miembros armados.

Tiempo de cambio de alineación en Sudamérica

Dos elecciones en Sudamérica podrían cambiar el terreno geopolítico allí. Primero, las elecciones presidenciales en Argentina. Luego, las parlamentarias en Venezuela. La lectura desde España es que regresa la pérfida derecha neoliberal. Pero lo que tenemos es que han ganado coaliciones transversales que aglutinan a buena parte de la oposición en los dos países con la peor situación macroeconómica del subcontinente. La gente ha votado en contra del partido gobernante por descontento, no por un nuevo alineamiento ideológico. Advierte Jorge Galindo en Politikon, que el voto en Venezuela no es una enmienda a la Revolución Bolivariana. Tanto en Argentina como en Venezuela se escuchaba eso de “el bueno era Chávez/Néstor, pero luego llego Maduro/Cristina…”.

CV4Kgv8WwAA-3iS

Es pronto para saber el alcance del cambio político. En Argentina, el nuevo presidente se encontrará un poder legislativo hostil y en Venezuela los nuevos parlamentarios se encontrarán un poder ejecutivo hostil. Sabemos que el nuevo presidente argentino pidió derogar el memorando de entendimiento con Irán y pidió sanciones para Venezuela. Habrá que estar atento al cambio de alineación de Argentina y la evolución de Venezuela.

Guardar

Observatorio de la Nueva Guerra Fría #7

Este resumen de noticias tenía que haber salido el fin de semana pasado, pero con la crisis griega y el retraso en la publicación de ciertos dos textos de los que estoy pendiente ha pasado ya una semana.

Llevo aquí hablando de la Nueva Guerra Fría desde septiembre. Una forma de poner a prueba el concepto es ver si es capaz de explicar acontecimientos que con los esquemas tradicionales resultan poco comprensibles. Lo hice tras las elecciones griegas. La Coalición de la Izquierda Radical, que es lo que significa SYRIZA, formó gobierno con el partido Griegos Independientes (ANEL). La Wikipedia en español lo etiqueta como conservador, populista, nacionalista y euro-escéptico. Podríamos añadir las etiquetas xenófobo y antisemita. Recuerdo la perplejidad de todos aquellos que en España pusieron su esperanza en un cambio de izquierda tras la victoria de SYRIZA.

Mi respuesta fue señalar que el eje tradicional izquierda-derecha no nos era útil aquí. Cuando aplicamos el esquema de la Nueva Guerra Fría encontramos entonces una explicación a la alianza de dos partidos con un programa anti-Troika y que profesaban por igual simpatías hacia la Rusia de Putin como rechazo a Israel. Publiqué entonces “¿Se posicionará Grecia en la Nueva Guerra Fría?”.

Tsipras y Putin
Fot: Mijail Klimentyev/AP (vía The Guardian)

El referéndum fue aprobado en el parlamento griego el 27 de junio con los votos de los dos socios de gobierno, SYRIZA y ANEL, además de con los votos del partido neonazi Aurora Dorada. Es interesante repasar la lista de apoyos políticos recibidos por el gobierno griego y las declaraciones celebrando el resultado del referéndum.

Nicolás Maduro felicitó al pueblo griego por la victoria del “no” en el referéndum y afirmó que la “victoria de Grecia la consideramos nuestra”. Por su parte, Cristina Fernández de Kirchner declaró en Twitter la solidaridad de su gobierno y su pueblo con Grecia. Ilustró el tuit con una foto de Alexis Tsipras sosteniendo una camiseta con la silueta de las islas Malvinas con la bandera argentina de fondo y una foto de Néstor Kirchner.

CJMSuOHWUAAGZHj

Es interesante repasar la lista de partidos políticos europeos que mostraron su satisfacción por la victoria del “no”. En ella está el partido británico euroescéptico UK Independence Party  y el partido populista de derecha francés Front National. En España la lista incluye a Podemos, Bildu, Izquierda Unida, Democracia Nacional, La Falange, etc. Como ven, el eje izquierda-derecha no es significativo aquí. Javier García Toni apuntaba aquellos días: “La soberanía y el nacionalismo por encima de las ideologías”.

Históricamente la ultraderecha ha sido euroescéptica como rechazo a la cesión de soberanía de los países en nombre del nacionalismo. La ultraizquierda por el contrario lo ha sido como rechazo a la “Europa de los capitales/los mercaderes”. En el fondo, ambas hablan de “la Europa de los pueblos”. Lo interesante, en el contexto de la Nueva Guerra Fría, es estudiar cómo ultraderecha y ultraizquierda han terminado en Europa convertidas en defensoras de los intereses de Putin en el Parlamento Europeo.

Por cierto, cuando he planteado este asunto me he encontrado con quienes asienten y lo expresan de una forma simplista: “Los extremos se tocan”. Es una respuesta de barra de bar que no tiene capacidad explicativa alguna. En la Guerra Fría, los extremos del eje ideológico podrían parecerse en aspirar a crear órdenes políticos totalitarios y a emplear la violencia como instrumento político. Pero su alineamiento en la política de bloques era totalmente opuesta. En el lado opuesto, quienes no comparten mi idea de que vamos hacia una Nueva Guerra Fría recurren a otra idea bastante simplista. Varias veces me he encontrado que alguien afirma que he dicho que ultraizquierda y ultraderecha “son lo mismo”. No sé de dónde lo han sacado esa idea. Pero tengo la sensación de que hay quienes entran en cortocircuito cuando señalo lo extraños compañeros de cama que genera la Nueva Guerra Fría.

Captura2Mar Báltico.
El mar Báltico se ha convertido en uno de los puntos calientes de la Nueva Guerra Fría. “Polonia se prepara para la guerra”, tituló el diario El Mundo.

Lituania, que comparte con Polonia y Ucrania una iniciativa de brigada multinacional, se ha convertido en el primer país en ofrecer armamento a Ucrania. Hasta ahora todos han aportado formación o “ayuda no letal”.

Finlandia y Suecia son dos países de la Unión Europea que no pertenecen a la OTAN. La guerra de Ucrania y las hostilidades en el Báltico están acercando a esos dos paises a la Alianza Atlántica. Según Vice News, “Rusia empuja a Suecia a los brazos de la OTAN”.

Parece un chiste  pero en Rusia “están revisando la legalidad de la independencia de las repúblicas bálticas”.

Oriente Medio.
El punto de inflexión en el orden internacional posterior al 11-S fue para mí la negativa de Estados Unidos a intervenir en Siria en agosto de 2013. Rusia ocupó rápidamente aquel vacío. Ahora que se habla de la posibilidad de que Turquía y Jordania creen dos frajas de seguridad en territorio sirio, “Putin advierte en contra de una intervención extranjera en Siria”.

“El presidente ruso ha advertido repetidamente a los gobiernos occidentales en contra de una intervención en el conflicto sirio o de cualquier intento de derrocar al presidente Bashar al Assad, señalando que si tropas extranjeras entran en Siria, Moscú respondería”.

Mientras, el apoyo iraní al régimen de Assad se concreta en el despliegue de combatientes y en el envío de petróleo.

Iberoamérica.
Irán ha ofrecido a Venezuela una línea de crédito de 500 millones de dólares. El diario El País titula: “Irán extiende un salvavidas a Venezuela de 500 millones de dólares”.

El ex-juez de la causa AMIA habló en la televisión argentina: “La idea provino de Irán, de Hezbollah. Y, sin lugar a dudas, el atentado ocurrió por la corrupción pública que tenemos en Argentina”.

Camisetas de Putin en una tienda de merchandising militar del centro de Moscú (Foto vía xxX)
Camisetas de Putin en una tienda de merchandising militar del centro de Moscú (Foto: Olaf Koens)

Propaganda.
Se acumulan los artículos que diseccionan la propaganda rusa y muestran su funcionamiento interno.

“Anatomy of an Info-War: How Russia’s Propaganda Machine Works, and How to Counter It”

-“Inside Putin’s Troll Factory”

-“West too Paranoid about Russian Infowar”

Una foto de las “delirantes novedades editoriales en Rusia”: libros que hablan de cómo la CIA derribó el vuelo MH17 sobre Ucrania, que la matanza de Katyn fue una mentira y que por lo general, Estados Unidos es malvada.

Por su parte, la corporación estatal de televisión iraní le renueva el contrato a la productora de Pablo Iglesias.

Rusia en España.
Fue presentado recientamente en Madrid el Observatorio Hispano-Ruso de Eurasia (OHRE) en un acto al que acudió una representación de la embajada rusa en España. El OHRE tiene una cuenta en Twitter (con más de 1.000 falsos seguidores comprados al peso) que publica cosas como esta:

Captura2
De los tuits del OHRE se hacen eco en España perfiles como el de “María Kreutz”, un nombre tomado de las películas de Jason Bourne y con una foto que se encuentra en págnas que advierten de perfiles falsos en páginas de contactos. También encontramos a “John Preston” y a Miguel Schnur, dos perfiles que en esencia se dedican a tuitear únicamente sobre la OHRE.

La Fundación Alternativas presentó el documento de trabajo “Una Rusia más europea para una Europa más segura”, coordinado por Javier Morales.  Según recoge la página de la propia fundación, el profesor Morales «negó que estemos ante una nueva “guerra fría”, concepto que está siendo utilizado en el seno de la UE y que, a su juicio, es “exagerado”». El documento llama a disminuir la tensión con Rusia y considerarla una aliada necesaria en retos comunes como el terrorismo yihadista. Como parte del camino, propone desvincular el contencioso de Crimea en las negociaciones del conflicto de Ucrania”. Esto es, aceptar la invasión rusa de Crimea como un hecho consumado. Y pasar página. Ahora falta saber si Rusia quiere ser “más europea”.

Nueva Guerra Fría.

“Cold war 2.0? Russia, NATO edge toward high-risk military standoff” por Fred Weir en el Christian Science Monitor, que a pesar del nombre es una publicación con una cobertura muy interesante sobre asuntos internacionales.

“United States to NATO: Ditch the ‘Cold War playbook’”. El New York Times informa sobre la gira del secretario de defensa estadounidense para insistir en la idea de que la Nueva Guerra Fría no tiene nada que ver con la vieja.

Quiero terminar con una reflexión final. Cuando comencé a escribir sobre la Nueva Guerra Fría partí de una serie de intuiciones. Y cuanto más avancé en el desarrollo de la idea me di cuenta que tenía que sustentar más sólidamente los argumentos. De ahí que me dedicara a recopilar noticias que “conectaran los puntos”. El tiempo ha pasado y lo que era una intuición que tenía que defender es ahora un torbellino de informaciones que ordenar. Vean estos dos titulares.

“Brzezinski on Russia: ‘We Are Already In a Cold War'”

“Putin acusa a EE.UU. de provocar una nueva Guerra Fría”

Podría pensar que si Zbigniew Brzezinski lo dice, es hora de irse a casa y dejar de darle vueltas. Nunca imaginé, cuando escribí en enero sobre Grecia y las simpatías prorrusas del gobierno de coalición SYRIZA-ANEL en el contexto de la Nueva Guerra, que terminaríamos viendo a Estados Unidos preocupado por un cambio de alineación geopolítica de Grecia. O que el gobierno griego iba a termina recibiendo el apoyo del presidente Maduro y la ultraderecha europea. Cuando dibujé mi esquema de vínculos en la Nueva Guerra Fría apenas señalé la influencia de Ernesto Laclau sobre los dirigentes de Podemos. En la pasada Feria del Libro de Madrid, Íñigo Errejón presentó un libro coescrito con Chantal Mouffe, la viuda de Laclau. Y por el camino encontré noticias de los vínculos de la cúpula de Podemos con la agrupación peronista La Cámpora.

Creo que es el momento de tomar este Observatorio de la Nueva Guerra Fría de otra manera. Quizás ahora, con muchas más noticias recopiladas y analizadas, es el momento de volver a parar y empezar a argumentar.

El delirante pensamiento militar contemporáneo venezolano

El 1 de julio de 2004 el entonces comandante en jefe del Ejército venezolano, el general Raúl Baduel, en un discurso con motivo del 183º aniversario de la Batalla de Carabobo, llamó a “interpretar las nuevas estrategias y tecnologías de la posguerra fría y las amenazas que se ciernen sobre nuestro país”, señalando esas amenazas en cuatro tipos:

a) una Guerra de Cuarta Generación, para desestabilizar al país, como paso previo a operaciones destinadas a destruir el Estado Nación

b) un golpe de Estado con acciones promovidas por organizaciones transnacionales

c) un conflicto regional, como extensión del conflicto de países vecinos bajo pretexto de contrarrestar a factores generadores de violencia”

d) una intervención militar “al estilo de las coaliciones que han intervenido en otras partes del mundo bajo el mandato de la OEA o de la ONU.

Para enfrentar a esas amenazas consieró necesario “romper el paradigma de lo estrictamente convencional de la guerra, porque el nuestro obedece a doctrinas foráneas adaptadas a lo que derivó de la Segunda Guerra Mundial”.

Posteriormente, Hugo Chávez en su alocución a las fuerzas armadas venezolanas con motivo de la Navidad de 2005 aludió a la necesidad de un “nuevo pensamiento militar venezolano que debe partir de nuestras raíces”.

La discreta elegancia de la era chavista en el ejército venezolano
La discreta elegancia de la era chavista en el ejército venezolano

El contexto de fondo era la idea de que Venezuela, con la invasión de Iraq reciente, se iba a enfrentar tarde o temprano a una invasión por su desafío al status quo en la región. Recordemos que en aquel entonces hasta el presidente Lula dijo que la ruptura de las reglas internacionales por parte de Estados Unidos le llevaba a considerar el desarrollo de armas nucleares.

El profesor Jorge Verstrynge, tras la publicación de su libro La guerra periférica y el Islam revolucionario. Orígenes, reglas y ética de la guerra asimétrica (El Viejo Topo, 2005) fue invitado a Venezuela a impartir seminarios. El libro tuvo una edición venezolana. Pero pronto quedó claro que Estados Unidos estaba demasiado ocupado con el Gran Oriente Medio y que el discurso venezolano de la amenaza exterior no dejaba de ser la agitación de un fantasma de cara a la política interna.

El 26 de septiembre de 2005 fue publicada en la Gaceta Oficial la “Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional” (LOFAN). En el artículo noveno, “Composición de la Fuerza”, se nombran los elementos que forman la Fuerza Armada Nacional y aparecen mencionadas como novedad la Reserva Nacional y la Guardia Territorial. Ambas no aparecían en el artículo 328 de la Constitución de 1999, donde sólo se mencionaban como integrantes de la Fuerza Armada Nacional a “la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional”. La novedad tenía un sentido claro. Entre las funciones de la “Reserva Nacional” se mencionaba la cooperación para el mantenimiento del orden interno” y entre las funciones de la Guardia Territorial y “la preparación y mantenimiento del pueblo organizado para operaciones de resistencia local, ante cualquier agresión interna y/o externa”. Evidentemente, la amenaza externa había sido usada para crear una fuerza militar paralela a las fuerzas armadas regulares, con un marcado carácter ideológico que sirviera para tareas de orden interno.

Milicianos venezolanos con fusiles Mosin Nagant de la Segunda Guerra Mundial
Milicianos venezolanos con fusiles Mosin Nagant de la Segunda Guerra Mundial.

Curiosamente, a pesar de la llamada al desarrollo de un pensamiento militar propio, el discurso en Venezuela hacía referencia siempre a ideas estadounidenses. Fuera por un lado las Guerras de Cuarta Generación de William S. Lind o el swarming de John Arquilla y David Ronfeldt. Pero mi impresión, leyendo y escuchando a autores o personalidades venezolanas, es que allí nunca nadie se molestó en leer a estos autores. Parecería todo el momento en que hablaban de oídas.

El desarrollo de un pensamiento militar venezolano me pareció un asunto interesante del que acumulé notas y bibliografía pero dejé aparcado. Estos días volvió a llamar mi atención escuchando el “Reporte Semanal con el profesor Briceño”. Reproducía imágenes de televisión donde Ángel Riera Navarro (que se define en Twitter como “Médico Psiquiatra Chavista, Patriota, y Bolivariano. Humanista y Existencialista”) llamaba la atención sobre los memes que circulan en Internet. Según él constituyen parte de una “guerra memética de Sexta Generación”. Los memes sobre Maduro son un arma contra la Revolución Bolivariana, nada menos. Y mientras Lind tenía dudas sobre los autores que hablaban de Guerras de 5ª Generación, sin haber entendido pasan directamente a la 6ª Generación. Es tan ridículo que merece la pena retomar la idea de escribir sobre ello.

Observatorio de la Nueva Guerra Fría #4

CAzdCJ-WoAA9xJl.jpg large-002

Supongo que a estas alturas nadie quedó sin enterarse de que participé en Madrid en el primer encuentro organizado por Passim y que se ocupó del conflicto en Ucrania. Hice mi crónica aquí, haciendo un resumen largo de mi intervención. En cambio mi resumen de la intervención de los otros dos ponentes quedó excesivamente telegráfica. Así que pueden conocerlas en el resumen hecho del evento por Elena Alfaro.

Y para que vean que ya estoy “fichado”, la agencia de noticias Sputnik ya me ha hecho dos entrevistas.

Rusia
El domingo 22 de marzo tuvo lugar en San Petersburgo el “Foro Conservador Ruso”, un congreso de partidos europeos de ultraderecha organizado por el partido ruso “Rodina” (Patria). El partido español fue Democracia Nacional. Allí se pudieron escuchar cosas como que “Europa colapsará o se convertirá en un califato islámico a menos que Moscú, la Tercera Roma, acuda al rescate”. Por fuera del edificio se celebró una concentración anti-fascista. Evidentemente, hubo detenciones. Ya sabemos que antifascismo es un concepto que allí sólo se reserva para los enemigos externos. Precisamente Anton Sejovtsov escribió el pasado verano sobre todos esos “tontos útiles” al servicio del Kremlin que comparten un rechazo a la Unión Europa y ven en Rusia un defensor de los valores morales tradicionales.

BvUsJqSCQAEJdai

El partido Rodina, por cierto, fue cofundando por Sergey Glazyev. Hoy está en el círculo del poder del Kremlin y en septiembre de 2013 hizo unas declaraciones recogidas por The Guardian, en las que advertía del acercamiento de Ucrania a la Unión Europea. Según él si se firmaba el acuerdo, Rusia no podría garantizar por más tiempo el estatus de Ucrania como estado y podría intervenir si las regiones pro-rusas del país apelaran directamente a Moscú.

El blog de EurasianHub, un grupo de investigación promovido por el eximio profesor Francisco Veiga, ha vuelto a estar activo. Recogía recientemente lo que definía como la mejor pieza reciente de propaganda rusa, el vídeo “Hola, soy un ocupante ruso”. El vídeo juega con el concepto de “ocupante ruso” para presentar al imperio ruso como un benevolente repartidor de modernidad y desarrollo.

Supongo que en países como las repúblicas bálticas opinan diferente al vídeo. Estos días se conmemoraba la deportación masiva a Siberia llevada a cabo entre el 25 y el 28 de marzo de 1949. No fue la primera. Ya en junio de 1941 ocurrió otra deportación masiva de ciudadanos de las tres repúblicas, anexionadas por la Unión Soviética en el marco del pacto Ribbentrop-Molotov.

Volviendo a la propangada, The Economist titulaba “Europe is belatedly waking up to Russia’s information warfare”. La propaganda es un tema en el que tendré que entrar de lleno próximamente en el contexto de la doctrina rusa de “guerra de información”.

Ucrania
Otro informe de Bellingcat que, empleando inteligencia de fuentes abiertas (OSINT), muestra el recorrido de soldados rusos desde Siberia hasta la frontera de Ucrania. Uno de ellos resultó herido en los combates y contó su experiencia en una entrevista.  Mientras tanto, siguen esporádicos combates en Ucrania Oriental mientras se asume que la guerra podría reanudarse.

El presidente Vladimir Putin apareció en un vídeo emitido por la televisión rusa con motivo del primer aniversario de la anexión de Crimea.  En él cuenta que se decidió la invasión de Crimea tras la caída de Viktor Yanukovich y que fue dirigida personalmente por Putin. Además Putin contó que barajó una alerta nuclear.

Bielorrusia
El pasado 25 de marzo se celebró en Bielorrusia, la “última dictadura de Europa”, el Día de la Libertad. Banderas blanca-roja-blanca, de la Unión Europea y de Ucrania, en un país donde la posibilidad de una revuelta popular contra el régimen de Lukashenko parece imposible. Pero que el día no haya terminado con cabezas rotas y detenciones masivas significa que de alguna manera se toleró una manifestación de autoafirmación bielorrusa (“Bielorrusia es Europa”) pensando en cierto vecino oriental.

CA8RGxVW8AE5wBP

Oriente Medio
Oriente Medio es la región más desatendida en mis recopilaciones de noticias. Recomiendo leer mi artículo “Lo que está en juego en Siria” para entender el contexto de la fractura sunní-chií en Oriente Medio y la rivalidad entre las monarquías del Consejo de Cooperación del Golfo e Irán con el contexto de fondo de la retirada estadounidense de la región. Todos eso fenómenos ayudan a entender la situación en Yemen.

Desde luego, Robert Fisk no se enteró que ha estado pasando en Siria porque escribió recientemente “The battle for the Middle East’s future begins in Yemen”. Tampoco tiene desperdicio esta entrevista con Pablo Sapag, profesor de la Universidad Complutense de Madrid. “El Estado Islámico es consecuencia directa de las estrategias occidentales”, afirma. Que la culpa de todos los males de Oriente Medio es de Occidente lo hemos escuchado muchas veces. Lo interesante es su recomendación al respecto: “Occidente debería reconocer su fracaso absoluto en Siria, restablecer lazos políticos y diplomáticos a todos los niveles y apoyar a la única fuerza que sobre el terreno combate diariamente al EI, las Fuerzas Armadas Sirias”. 

Guillermo Pulido, que fue firma invitada el año pasado en este blog, ha retomado el suyo para escribir sobre la actual situación en Yemen: Invasión de Yemen – Operación Decisive Storm, Despachos de la guerra de Yemen 1, Guerra de Yemen, posible abismo para Oriente Medio y Mapa guerra Yemen 1. Seguiremos atentos a sus actualizaciones.

por su parte habla de “¿Una nueva Guerra de los 30 años?”.

Mientras, siguen las negociaciones nucleares con Irán. Rusia, libre ya de sus compromisos con Occidente, se ofrece como proveedor de armas avanzadas a Irán: “Rusia ofrece misiles modernos a Irán a pesar del embargo”

España e Hispanoamérica.
Cuando publiqué mi esquema gráfico de conexiones en la Nueva Guerra Fría la principal crítica de alguno es que se trataba de ¡un gráfico!, cuando la realidad es llevo ya meses escribiendo sobre el tema y argumentando las conexiones geopolíticas e ideológicas del bando anti-occidental. Sí atendí la recomendación de cambiar el grosor de las conexiones en función de la entidad de los actores. La conexión Irán y Hezbolá nada tenía que ver con el vínculo entre el kircherismo y el núcleo fundador del partido Podemos. Pero ahora tengo más información.

Cuando dibujé el gráfico sólo me constaba la inspiración ejercida en el núcleo fundador del partido Podemos por el difunto Ernesto Laclau, apologista del populismo. Gracias a un lector del blog encontré que un hijo de Mario Firmenich, uno de los fundadores del grupo  Montoneros, es el líder de la filial española del grupo peronista La Cámpora y según el diario Perfil asesora al partido Podemos. El diario Perfil también cuenta cómo miembros del núcleo duro de Podemos ya ha visitado Argentina invitados por organizaciones peronistas.

Ángel Cappa (sí, el que fue futbolista y entrenador de fútbol) escribe para El Diario sobre Venezuela. Según él, todo se reduce al petróleo y el interés estadounidense en él. Alguien debería haberle contado que el petróleo venezolano es de mala calidad, que Estados Unidos cada vez depende menos de las fuentes externas y que PDVSA opera en numnerosos joint-ventures con exmpresas extranjeras porque necesita la tecnología y la inversión extranjera. Pueden leer sobre la buena relación del chavismo con las petroleras estadounidenses en La revolución como espectáculo de Rafael Uzcátegui, miembro del colectivo venezolano El Libertario. Pueden leer esta artículo de opinión sobre “antiimperialismo de pacotilla” o este informe sobre Chevron en Venezuela. Y es que en Rusia o Venezuela, la ideología se mantienen en segundo plano cuando hablamos de los grandes negocios de las oligarquías que se enriquecen con los recursos del Estado.

El Wall Street Journal en su edición en español recoge una reportaje de la revista brasileña Veja donde fuentes venezolanas cuentan la triangulación Irán-Venezuela-Argentina. Irán habría estado interesada en que Argentina compartiera “su larga experiencia en reactores nucleares de agua pesada, un sistema anticuado, caro y complicado, pero que permite la obtención de plutonio a partir de uranio natural”. El asunto ha llegado hasta el Congreso de los Estados Unidos. Veja llamó la atención también sobre el famoso vuelo Teherán-Damasco-Caracas, que volaba normalmente vacío, pero que habría servido para otros propósitos. Por otra parte, la conexión de Irán con Venezuela habría servido para que agentes iraníes y de Hezbolá se movieran por el continente con pasaportes venezolanos.

Observatorio de la Nueva Guerra Fría #3

El próximo lunes día 23 de marzo estaré en Madrid para participar en un debate organizado por Passim sobre el conflicto de Ucrania en el que estarán presentes Nicolás de Pedro (CIDOB), Álvaro Imbernón (ESADEgeo) y Francisco de Borja Lasheras (ECFR Madrid). Es todo un honor que cuenten conmigo aunque el cuerpo me pide liarla parda al estilo de mi paisano Ignatius. Y es que el formato del encuentro seguirá la estela del camino abierto por Beers & World en Barcelona. Siendo en un bar y con cervezas de por medio, digo yo que alguien tendrá que dar espectáculo. Tan pronto tenga los datos confirmados de lugar y hora lo anunciaré aquí.

Hace unas semanas mantuve un breve debate en Twitter con los profesores Rafael Grasa y Javier Morales que negaban que viviéramos una Nueva Guerra Fría. Así que desde entonces lanzo tuits cargados de ironía que empiezan “La Nueva Guerra Fría no existe pero…”  Daría para una sección dentro de este Observatorio las cosas curiosas que he ido encontrando. Por ejemplo, el dominio NewColdWar.org está ocupado y es una página de propaganda rusa. O que en Twitter existe un perfil Cold War 2.0 publicado desde Moscú. Recordemos que publiqué una foto tomada en una céntrica librería de Moscú por Marta Ter en la que aparecían títulos como “Unión Soviética versión 2” o “Guerra Fría 2.0”.

Rusia.

“La Nueva Guerra Fría no existe pero…” estuvimos unos cuantos días sin saber del paradero de Vladimir Putin, lo que generó toda clase de especulaciones y rumores rocambolescos. ¿Volverán a aparecer kremlinólogos para leer entre líneas lo que acontece dentro del círculo de poder en Moscú? Si al culebrón de la pista chechena tras el asesinato de Boris Nemtsov añadimos los rumores sobre la muerte de Viktor Zolotov podríamos encontrarnos con una lucha abierta dentro del sistema de poder ruso.

La semana pasada saltó la noticia de que Rusia se retiraba completamente del “Tratado de Fuerzas Convencionales en Europa”. En realidad, el gobierno ruso anunció que dejaría de de cumplirlo en 2007.

Zbigniew Brzezinski insistía que Rusia carecería de un anclaje con Europa sin Ucrania. Josef Janning plantea la “salida rusa de Europa” (Ruxit) no en términos geopolíticos, sino de valores compartidos. Janning habla de los valores del actual sistema político ruso como la anti-Europa, un término que emplea de forma parecida Fedja Pavlovic para referirse al “putinismo”, la mezcla de autoritarismo con capitalismo de amiguetes y que según él se puede encontrar también en los Balcanes.

La revista ucraniana Novoye Vremya publicó recientemente un artículo sobre los partidos europeos de ultraderecha que han mostrado públicamente su apoyo a Putin traducido por Ukraine Today. En el artículo aparece citado Jean-Yves Camus, del Insitut de Relations Internationales et Stratégiques, que considera que estos partidos coinciden en simpatizar con el estilo de gobierno de Putin y sus “vertical de poder”, además de compartir la desconfianza del Kremlin hacia la influencia estadounidense en Europa. Según Camus, la ultraderecha europea y el Kremlin “están unidos en su antagonismo hacia la Unión Europea”.

10845774_362043280651190_5594790600786545719_oUn foco interesante de la expansión de la influencia rusa es el Mediterráneo Oriental. Hay que observar el futuro de las relaciones de Rusia con Grecia, Chipre, Turquía y Egipto. El año pasado Aleksey Nikolsky abordó la presencia de la armada rusa en la zona: “Russian Naval Presence in the Eastern Mediterranean and the Problem of Projected Naval Basing”.

Irán.

Sergio Fernández Riquelme, autor de El nuevo imperio ruso,  explicó para el canal iraní Hispán TV el reciente acuerdo militar ruso-iraní en “Rusia e Irán, alianza frente al neocolonialismo” en términos ideológicos. Se trataría de la alianza “entre dos naciones opuestas el agotado modelo neocolonial norteamericano”. El año pasado fue Russia Today la que presentaba la rivalidad ruso-estadounidense en términos ideológicos: Rusia no comparte “el neocolonialismo occidental”.

Personalmente creo que las alianzas de Rusia con el Eje de la Resistencia y la Alianza Bolivariana surgieron fundamentalmente del principio “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” y luego se le buscó un barniz ideológico centrado en la oposición a Occidente y la negación de la democracia liberal. El reciente acuerdo militar ruso-iraní ha generado voces contrarias dentro del régimen iraní.

Reino Unido

En la segunda entrega de noticias del Observatorio publiqué que el MI5 buscaba lingüistas especializados en el idioma ruso. Ahora sabemos que sólo el 27% de las plazas para hablantes de ruso están cubiertas en el Foreign Office, lo que llevó al titular “The British government was left in the dark during the Ukraine crisis because its diplomats can’t understand Russian”.

Mientras tanto, el MI6 informa de que Londres está llena de agentes rusos. La abundante presencia de oligarcas rusos en Londres ha generado el término Londongrado.

Latinoamérica.

Carlos E. Hernández, corresponsal en Venezuela del portal de noticias español InfoDefensa.com, habla en unos términos familiares a los desarrollados aquí: “La cuenca del Caribe, un escenario emergente de la Segunda Guerra Fría”.

El presidente venezolano Maduro ha agitado la amenaza externa y ordenado unas grandes maniobras militares a modo de exhibición de fuerza frente a Estados Unidos. No pienso que eso forme parte de la dinámica de la Nueva Guerra Fría, sino de una mera distracción.  Gisela Kozak Rovero trata el tema en:
Venezuela: ¿golpes y guerras? La simulación de la guerra fría o Maduro no es Allende”

Gustavo D. Perednik, amigo personal y biógrafo del asesinado fiscal argentino Alberto Nisman, ha escrito “Después de Nisman“. Las escuchas hechas por el fiscal han sido publicadas. Tenemos un Nismanleaks.

Y para terminar con una nota de humor, otra teoría conspirativa. Daniel Estulín habla del partido español Podemos como una creación de la masonería.

Observatorio de la Nueva Guerra Fría #1

El recientemente lanzado Meduza.io entrevista a Mark Galeotti, profesor de la New York University, autor del blog In Moscow’s Shadow y autor de un par de libros bastante interesantes publicados por Osprey Publishing:

But essentially yes, we are now heading towards… I don’t want to really think of it as the new Cold War, it’s not a useful image. I’d rather think of it as the new Hot Peace.

Francia

Una información para matizar mi esquema gráfico de la Nueva Guerra Fría. Alain Soral y Dieudonné M’Bala M’Bala rompieron el año pasado con el Front National por la postura pro-israelí del eurodiputado Aymeric Chauprade, consejero internacional de Marine Le Pen. Soral y Dieudonné han fundado su propio partido, Reconciliación Nacional. El “nuevo” Frente Nacional de Marine Le Pen se ha distanciado del “viejo” partido de su padre en sus posturas hacia Israel y los homosexuales. Sin embargo Chauprade ha caído en desgracia dentro del partido por sus posturas homófobas y sobre el Islam, que en este último caso Marine Le Pen ha rechazado por cercanas a los neocón estadounidenses.

Rusia.

Este año se cumple el 70º aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial. El presidente polaco Bronislaw Komorowsk anunció que estaba considerando invitar a líderes europeos a conmemorar el aniversario el día 8 de mayo en Gdansk. Además, afirmó que el aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial no supone celebrar ninguna liberación para los pueblos de Europa del Este porque se vieron sometidos al yugo soviético. La ceremonia en Gdansk sería la excusa perfecta de muchos para dar plantón a Putin en Moscú el día 9, lo que no ha sentado nada bien en Rusia. El canal 5 de San Petersburgo este simpático vídeo de cómo los carros de combate ruso podrían plantarse en Varsovia y Berlín en poco tiempo para celebrar allí un desfile de la victoria.

Grecia y Chipre

Tras una reunión de los ministros de asuntos exteriores rusos y griego en Moscú, el ministro ruso afirmó “si llegase una petición del Gobierno griego no cabe duda de que tomaríamos en consideración el asunto”.  Por su parte el ministro de Defensa griego afirmó que “Grecia tiene la obligación de buscar fuentes de financiación alternativas en el supuesto de no alcanzar un acuerdo con sus socios de la Unión Europea” y mencionó EE.UU. China y Rusia.

Mientras, el pasado día 8 saltó la noticia de que Chipre había ofrecido la instalación de una base aérea y otra naval rusa en su territorio. La noticia fue desmentida luego por el ministro de Asuntos Exteriores chipriota, Ioannis Kasoulides, que informó que lo que había sido renovado era el acuerdo de cooperación militar y los contratos de mantenimiento de material militar ruso que posee la Guardia Nacional greco-chipriota. Recordemos además que Rusia acudió al rescate de la economía greco-chipriota, en cuyos bancos había importantes depósitos de ciudadanos rusos.

BMP-3 de la Guardia Nacional Chipriota
BMP-3 de la Guardia Nacional Chipriota

Venezuela y Nicaragua

El ministro de defensa ruso, Serguéi Shoigu, inició esta semana una gira por Hispanoamérica que le ha llevado por Venezuela, Nicaragua y Cuba, países de la Alianza Bolivariana. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, había visitado previamente Rusia en enero, donde Vladimir Putin afirmó que “Venezuela es uno de los aliados más importantes de ese país”, al punto de ser calificado como “un aliado estratégico”. Rusia y Venezuela incrementerán la cooperación militar, lo que supone que militares venezolanos estudiarán en academias militares rusas o que buques de la armada rusa frecuentarán los puertos venezolanos.

Anticipando la llegada del ministro ruso, el gobierno de Nicaragua negó su interés en adquirir cazas rusos Mikoyan Gurevich MiG-29, información publicada por el portal español defensa.com Después del fin de la guerra civil, las fuerzas armadas nicaragüenses pasaron largos años de penurias materiales. En los últimos años han recibido la donación de material militar proveniente de Rusia, como blindados BMP-1 y BTR-70M. En octubre de 2013 el país recibió la visita de dos bombarderos supersónicos rusos Tupolev Tu-160. La visita del ministro Shoigu a Nicaragua sirvió para firmar un acuerdo de cooperación militar, abriéndose la posibilidad de que la armada rusa instale allí una base para el “mantenimiento técnico” de su buques y puedan allí “reabastecerse, descansar y realizar pequeñas reparaciones”.

BTR-70M donado por Rusia a Nicaragua
BTR-70M donado por Rusia a Nicaragua

Argentina

El fiscal Gerardo Pollicita, sustituto del fallecido Alberto Nisman, imputó a la presidente Cristina Kirchner y al ministro Héctor Timerman por el supuesto encubrimiento de la investigación sobre la pista iraní en el atentado a la AMIA.

Alberto Hutschenreuter, profesor de Geopolítica en la Escuela Superior de Guerra Aérea de Argentina, afirmó en una entrevista para RIA Novosti con motivo de la visita del ministro de Defensa ruso que:

“Las relaciones y acuerdos con países como Nicaragua, Venezuela o Cuba implican que Rusia puede ofrecer una alternativa estratégica a estos países que desean incrementar capacidades nacionales y que consideran que América Latina debe priorizar sus intereses en clave autónoma y no en términos de intereses ajenos”

El banco ruso Vnesheconombank financiará la construcción de la central hidroelectríca Chihuido I en la provincia de Neuquén, en la que la empresa rusa Inter RAO Export aportará la maquinaria para la obra.