Avalancha de libros sobre yihadismo, terrorismo y Oriente Medio

Voy anotando los libros que compro y leo en la página “Biblioteca” de este blog. Esa costumbre me sirvió para tomar conciencia de la montaña de libros que compraba cada año y frenar la compra compulsiva. Así, pasé de comprar más de 80 libros en 2015 a 43 en 2016. Además, llevar la cuenta de los libros que leía me permitió ver el escaso ratio de libros sobre los comprados, culpa de pasar ahora más tiempo leyendo delante de una pantalla. Así que llevo un tiempo intentando mantener un equilibrio entre compras y lecturas, frenando mi costumbre de comprar libros sobre temas que me interesan pero en los que no estoy trabajando en ese preciso momento.

Uno de los temas que sigo más allá de la coyuntura es el yihadismo. Tras la muerte de Osama Bin Laden y el estallido de la Primavera Árabe el yihadismo global perdió temporalmente protagonismo hasta que el Estado Islámico tomó Mosul en 2014. Desde entonces hemos sufrido en Europa una ola de atentados terroristas en los que los yihadistas proclaman su lealtad al califa Ibrahim mientras Al Qaeda ha quedado relegada a un segundo plano. Todos esos cambios en el panorama general del yihadismo han generado una catarata de libros de autores de referencia de los que ya tenía libros.

Lawrence Wright, autor de The Looming Tower, tiene nuevo libro: The Terror Years: From al-Qaeda to the Islamic State.

Jason Burke, autor de Al-Qaeda: The True Story of Radical IslamOn the Road to Kandahar, tiene nuevo libroThe New Threat from Islamic Militancy.

Ali Soufan, autor de The Black Banners (que reseñé aquí), tiene nuevo libro: Anatomy of Terror: From the Death of Bin Laden to the Rise of the Islamic State.

David Kilcullen, autor de The Accidental Guerrilla y Out of the Mountains, tiene nuevo libro: Blood Year: Islamic State and the Failures of the War on Terror.

Marc Sageman, autor de Understanding Terror Networks Leaderless Jihad, tiene nuevo libro: Turning to Political Violence: The Emergence of Terrorism,

Mientras tanto, en Francia, Gilles Kepel, autor de libros como Yihad y Fitna, tiene nuevo libro: La Fracture. Por su parte, Olivier Roy, con quien Kepel mantiene un debate intelectual tiene también nuevo libro: Le Djihad et la mort.

Si esto no fuera suficiente, también tenemos novedades editoriales en España, obra de periodistas.

Antonio Pampliega cuenta su cautiverio en Siria en En la oscuridad.

Javier Espinosa es otra periodista que también fue secuestrado en Siria. Es coautor con Mónica G. Prieto de Siria, el país de las almas rotas. Y ahora tienen nuevo libro: La semilla del odio: de la invasión de Irak al surgimiento del ISIS.

Mikel Ayestarán, otro corresponsal español en Oriente Medio, tiene nuevo libro: Oriente Medio, Oriente Roto.

Considerando que a veces escribo en este blog entradas largas y densas, como “La Conexión Iraní” y “La Conexión Siria”, que suponen tanto tiempo como los artículos que sí son remunerados, me planteé hace unos meses poner en el blog un botón para “propinas”.  Y viendo cómo no para de crecer la lista de los libros pendientes de comprar a lo mejor me animo hacerlo porque a este paso voy a tener que atracar un banco. Mi compromiso sería entonces hacer una reseña aquí para orientar al que venga detrás y quiera profundizar en estos temas.

 

“Great Lakes Conflagration: The Second Congo War, 1998-2003” de Tom Cooper

Tom Cooper está detrás del Air Combat Information Group, uno de los secretos mejor guardados de Internet, además de ser autor de varios libros sobre aviación militar. Hace años cité aquí un artículo suyo para escribir sobre el impacto de las comunicaciones por satélite en las nuevas “Toyota Wars” africanas. Esa faceta suya como experto en conflictos africanos está saliendo a la luz gracias a la colección Africa@War que coeditan la británica Helion & Company y la sudafrican 30º South Publishers.

CBJ8466-2Great Lakes Conflagration trata sobre la Segunda Guerra del Congo (1998-2003), uno de los conflictos más mortíferos, complejos y desconocidos de los últimos 25 años. Un conflicto conocido como la Primera Guerra Mundial Africana o la Primera Gran Guerra Africana. Para que se hagan una idea, hablamos de una cifra de varios millones de muertos. El punto de partida es la caída del régimen de Mobutu Sese Seko en el entonces llamado Zaire en 1997 y la llegada al poder del “revolucionario” Laurent-Désiré Kabila. El control que ejercía el nuevo gobierno sobre el país era débil. Hay que tener en cuenta la enorme extensión del país (2,4 millones de kilómetros cuadrados) y la multiplicidad de grupos políticos contrarios dispuestos a enfrentarse al nuevo poder. Así, se creó una coalición de países dispuestos a lanzar una guerra por el poder enmascarándose detrás de los grupos insurgentes. Hablamos de una guerra por delegación (“proxy war”) en la que Uganda, Ruanda y Burundi apoyaron a grupos insurgentes congoleños tratando además de incentivar la revuelta de simpatizantes del antiguo régimen.  En el bando contrario, el gobierno de Kabila recibió el apoyo de Zimbabwe, Angola. Namibia y Chad, quienes a su vez apoyaron a grupos insurgentes ugandeses y ruandeses contra sus respectivos gobiernos a la vez que apoyaron a grupos congoleños contra el poder de facto ruandés en las provincias orientales del país. Me ahorro hacerles la lista de los grupos implicados. La lectura del libro requiere repetidas consultas de los capítulos introductorios donde se detallan los componentes de cada bando.

La Segunda Guerra del Congo tuvo todos los elementos que uno asocia al concepto de “nuevas guerras” acuñado por Mary Kaldor: grupos armados con poca cohesión y disciplina, matanzas de civiles, violaciones y saqueos, encuadramiento de niños soldados, etc. Pero lo que diferencia a esta guerra de cualquier guerra premoderna, evidentemente, es el contexto de la globalización. El objetivo inmediato de la intervención de Ruanda, Burundi y Uganda en el Congo fue la explotación de sus recursos naturales (oro, diamantes, coltán, etc.), creándose por vía aérea un flujo de ida de armas procedentes principalmente de Europa del Este y un flujo de vuelta de recursos naturales valiosos. Hay que destacar el papel del traficante de armas ruso Victor Bout, mercenarios occidentales y varias empresas israelíes en el suministro del bando anti-Kabila. Con las enormes distancias del país, la logística tuvo un papel crucial en la guerra, siendo importantísimo el papel de los puentes aéreos establecidos por cada bando mediante una pintoresca colección de viejos glorias de la aviación. Así, el frente se movió como un péndulo en función de lo lejos que cada bando estaba de sus bases de partida y lo rápido que se agotaba su esfuerzo.

An-12 de Air Cess, empresa de Victor Bout registrada en Emiratos Árabes Unidos e implicada en el esfuerzo bélico ruandés.
An-12 de Air Cess, una de las empresas de aviación de Victor Bout registrada en Emiratos Árabes Unidos e implicada en el esfuerzo bélico ruandés.
DC-8 de Trans Air Cargo, otra empresa implicada en el esfuerzo logístico de la Segunda Guerra del Congo
DC-8 de Trans Air Cargo, empresa congoleña implicada en el esfuerzo logístico de las fuerzas del presidente Kabila.

En la alianza pro-gobierno de Kabila hay que destacar el papel jugado por las fuerzas armadas de Zimbabwe. La idea que transmite Tom Cooper es que las fuerzas armadas del país heredaron bastante de la profesionalidad y doctrina de las antiguas fuerzas armadas rhodesianas, un referente histórico en las guerras africanas durante la Guerra Fría. De hecho, la colección Africa@War ha dedicado unos cuantos títulos al tema (desde el más general Bush War Rhodesia 1966-1980 a los más específicos sobre los Selous Scout y las tácticas de Fire Force), por no mencionar los diversos libros de historia militar y memorias personales que Helion & Company ha dedicado a la Guerra de Rhodesia. La acción de la aviación y las fuerzas especiales de Zimbabwe resultaron una y otra vez fundamentales para salvar la situación in extremis. A pesar de su escaso número en el total de fuerzas implicadas en la guerra, su impacto fue alto por el decisivo efecto que sus unidades bien entrenadas y bien cohesionadas tenían ante fuerzas numerosas pero compuestas por niños-soldados y rebeldes con escaso entrenamiento. Así destaca el papel en la guerra de los entrenadores Bae Hawk Mk.60 realizando misiones de ataque ligero o  el empleo de los CASA C212 Aviocar de origen español como bombarderos de fortuna, guiados hasta el objetivo mediante un GPS de mano y lanzando bombas por la rampa.

Bae Hawk Mk.60
Bae Hawk Mk.60 de la fuerza aérea de Zimbabwe, antes de su entrega en 1982. Foto de Kev Slade
C212 Aviocar del 3º Escuadrón de la fuerza aérea de Zimbabwe en 2012
C212 Aviocar del 3º Escuadrón de la fuerza aérea de Zimbabwe en 2012

El libro tiene 64 páginas en formato DIN A4. Pero no debería llevar a engaño. Como ya comprobé en Libyan Air Wars Part 1973-1985, Tom Cooper dota de una enorme densidad a sus libros gracias a su conocimiento de los entresijos profundos del tema que maneja, destacando especialmente el manejo de fuentes directas. Queda al criterio del lector darle validez a las informaciones tan detalladas que Cooper maneja sobre temas tan desconocidos. A mí me parece una obra altamente recomendable sobre un conflicto que pasará ahora a mi canon de las Guerras Posmodernas.

Una última reflexión. Es habitual escuchar cierta narrativa sobre la pobre África saqueada por culpa de la rapacidad de las malvadas empresas occidentales y sus conflictos armados alimentados por la insaciables empresas de los complejos militares industriales occidentales. Aquí tienen un trágico ejemplo de un país africano atormentado por la avaricia de dos políticos africanos. Hablamos de Paul Kagame de Ruanda y  Yoweri Museveni de Uganda, este último presentado como ejemplo del Renacimiento Africano durante los tiempos del presidente Bill Clinton. En cuanto a las armas, la realidad es que el grueso de los grandes contratos multimillonarios son entre países democráticos sin que alimenten ningún conflicto, por ejemplo aviones F-18E y P-8A estadounidenses para Australia. El grueso de las muertos en las “guerras olvidadas” en las dos últimas décadas fueron víctimas de armas y municiones procedentes de países como Bielorrusia, Ucrania, Serbia, Irán y Corea del Norte. Así que no oirán a nadie en España escarbar sobre la Odessa Network porque, ya saben, hablar mal de Putin o Yanukovich es estos tiempos hacerle el juego a la OTAN.

Mientras tanto, en Rusia…

Libros rusos
Foto vía Marta Ter (tomada en una librería céntica de Moscú)

 

Arriba a la izquierda: “URSS versión 2.0” (SSSR Versiya 2.0) de Maksim Kalashnikov.

Arriba a la derecha: “Ucrania: Mi guerra” (Ukraina: Moya Voîna) de Aleksandr Dugin.

Abajo a la izquierda: “Al borde del caos global: Batalla por el futuro” (Na Pogore Global’nogo Jaosa: Bitva za buduschee)

Abajo a la derecha: “América contra Rusia. Guerra Fría 2.0” (Amerika Potib Rossii: Jolodnaya Voîna 2.0) de Valentin Katasonov

 

Los libros del verano

Hoy me puse a ordenar mi espacio de trabajo y mi biblioteca. Caí en la cuenta que llevaba tiempo sin publicar por aquí los listados de los libros que incorporo a mi biblioteca. Por una vez espero no olvidarme de los libros en formato electrónico. Tengo todavía una relación complicada con ellos. No todos los libros en ese formato te prorporcionan la equivalencia de la posición de lectura con la página de la versión de papel, lo que complico el manejo de citas bilbiográfica. Al final me tengo que apañar para encontrar por cualquier medio una versión en papel o formato PDF. Luego están los libros publicados hace ya bastante años de lo que no hoy edición electrónica o aquellos que consigo a precio de risa de segunda mano. Por ejemplo, hace poco encontré en Internet dos libros a un penique cada uno. Más del 99% del precio que pagué por cada uno fueron gastos de envío.

Retos geopolíticos actuales (2013) de Pedro Lozano Bartolozzi. Uno de los escasos títulos sobre Geopolítica en español que resulta ser un ejemplo de la trivialización del término que puso de moda Henry Kissinger y así, en vez de Geopolítica tenemos relaciones internacionales. Con todo, un libro bastante flojito que supongo encontrarán interesante los estudiantes de primero de carrera que acaban de aterrizar en estos temas.

Beyond Baghdad: Postmodern War and Peace (2003) de Ralph Peters. Con ese título era inevitable que terminara en mi biblioteca. Peters es un militar retirado que aparece como experto en medios de derecha en Estados Unidos y es autor del famoso mapa donde se propone redibujar Oriente Medio. Lo tengo todavía pendiente por leer, junto con otros libros de los años noventa sobre el futuro de la guerra.

Between Terror and Democracy: Algeria since 1989 de James D. Le Sueur .
The Algerian Civil War 1990-1998 de Luis Martinez (pseudónimo).
Dos libros sobre Argelia en la década de los noventa. Se trata de material que estoy acumulando para un proyecto futuro.

Luego, tenemos los libros en formato electrónico.

La cuestión Malvinas de Fernando A. Iglesias. El conflicto de las Malvinas como hilo conductor de una crítica del discurso del nacionalismo argentino. Y lo hace un intelectual argentino, nada menos.

Dying for the Truth: Undercover Inside the Mexican Drug War por la autora anónima del Blog del Narco. El libro tiene la particularidad de ser una edición bilingüe. Confieso que recurrí a la versión en inglés para entender algún párrafo. Otro libro que compré para preparar proyectos futuros.

España está en crisis. El mundo no: Todo lo que pueden y deben hacer emprendedores, directivos y pymes para abrirse al exterior de Josu Ugarte. Un libro que tengo pendiente de leer pero que sólo ya el primer capítulo que leí me resultó bastante jugoso por lo que nos cuenta de China.

GLOBALISTAN: A guide to the remixed world of the 21st Century de Pepe Escobar. Periodista progre y Geopolítica. Una mezcla explosiva. Tuve que haberlo visto venir. Claro, como era colaborador de Asian Times me pensé que era un autor serio. El libro en sus páginas interiores aparecía con el subtítulo “How the Globalized World is Dissolving into Liquid War” y pensé que aportaría algo desde la perspectiva de Zygmunt Bauman. Error. Como buen posmoderno, Pepe Escobar hace literatura y no análisis. Para colmo intenta ir de ocurrente. Definitivamente hay que acabar con la Geopolítica de una vez por todas.

The Insurgents: David Petraeus and the Plot to Change the American Way of War de Fred Kaplan. Un libro imprescindible sobre el tema. Lo reseñé aquí.

Los libros de marzo

Civil Wars in Africa de William Mark Habeeb.
Un libro que compré de segunda mano por unos peniques y resultó ser un libro divulgativo. No dejaré de intentarlo.

Crescent of Crisis de varios autores.
Otro libro más en mi pequeña colección de materiales sobre el Gran Oriente Medio.

Constructing Democracy in Africa: Mali in Transition de Susanna D. Wing.
Un libro imprescindible en la presente crisis maliense.

The Algerian Civil War de Luis Martínez (pseudónimo).
La tesis doctoral de un argelino sobre la guera civil vivida por el país tras el golpe de estado de 1992. El libro de referencia sobre el asunto.

The First Information War de varios autores.
No está en la foto. Otro libro que compré a precio de derribo. Se trata de una recopilación de artículos sobre el papel de los sistemas de comunicaciones, informáticos y de inteligencia durante la Guerra del Golfo de 1991. Uno de esos libros que ayuda a entender las fascinación por la guerra tecnológica en la posguerra fría.

Los libros de febrero

Special Forces in the Desert War 1941-1943 de los National Archives.
The Long Range Desert Group 1940-1945. Providence their guide de David Lloyd Owen.
Dos libros sobre el papel de las patrullas motorizadas británicas que actuaron detrás de las líneas enemigas en el norte de África durante la Segunda Guerra Mundial. Forma parte de mi propósito, tras leer a T. E. Lawrence, de ir ampliando mi biblioteca sobre guerra irregular el desierto.

A Line in the Sand: Britain, France and the Struggle That Shaped the Middle East de James Barr. Tras leerme Setting the desert in fire, donde Barr contaba el desarrollo de la Primera Guerra Mundial en Oriente Medio, me quedó la curiosidad de leer su versión del reparto franco-británico del Imperio Otomano. Creo que en el anterior libro la trama diplomática quedó magistralmente hilvanada con un estilo minucioso. Un libro para entender de “cómo aquellos polvos vienen estos lodos”.

Zones of Conflict: US Foreign Policy in the Balkans and the Greater Middle East de Vassilis K. Fouskas. Uno de esos libros con “perspectiva crítica” pero que emplea el concepto de “Gran Oriente Medio”, del que me quedé con ganas de trabajar desde el año pasado a partir de un artículo que escribí para la revista Fuerzas de Defensa y Seguridad.

La Guerra de las Arenas: Conflicto entre Marruecos y Argelia durante la Guerra Fría [1963] de Ana Torres García. Hace poco comentaba con alguien la inexistencia de información sobre esta guerra olvidada y aquí tengo la respuesta.

Herodote nº142 3er Trimestre 2011 y Limes nº5/2012.
Dos números de dos revistas (de formato libro) sobre geopolítica dedicada al Sáhara. La primera es francesa y la segunda italiana. ¿Alguien explica la falta de publicaciones similares en español?

Tráfico de Armas de Lora Lumpe (ed).
África And The War On Drugs de Neil C.M. Carrier y Gernot Klantschnig.
El primero es un libro académico y aséptico. El segundo es otro con “perspetiva crítica”.

Redes de indignación y esperanza de Manuel Castells. Vuelve El Sociólogo para tratar “los movimientos sociales en la era de Internet”.

Los libros de enero

Libros de enero

Este año, ante la amenaza de que los Reyes Magos metieran la pata hasta el fondo con una corbata o una colonia, compuse una lista de libros que han engrosado las entradas en mi biblioteca el mes pasado.

En primer lugar, todos los libros sobre Turquía que encontré en español y que han ido a la estantería a esperar el tiempo suficiente para atender todo lo relacionado con ese país.
Turquía, un país entre dos mundos de Adrián Mac Liman y Sara Núñez de Prado y Clavell (2004).
Turquia, la apuesta por Europa de Carmen Rodríguez López (2007).
El Islam en la Turquía actual de Thierry Zarcone (2005).
Turquía, entre Occidente y el Islam de Glòria Rubiol (2010).

Como un plus a Turquía también pedí Sufismo de Carlos Gómez Bárcena. El resto es mi habitual batiburrillo de temas:

Estudios saharianos de Julio Caro Baroja. Una edición facsímil de la original de la obra fundamental para entender el antiguo Sáhara español (y alrededores).

Territorios en resistencia: cartografía política de las periferias urbanas latinoamericanas de Raúl Zibechi. Otro libro para añadir a la colección que voy acumulando de un tema pendiente: La geopolítica urbana.

Iran: The Nuclear Challenge de varios autores del Council for Foreign Relations. Otro libro más sobre la cuestión nuclear iraní.

libros de enero

Los Vulcanos, el gabinente de guerra de Bush de James Mann. Un libro sobre la camarilla de neoconsevadores que forjó la política exterior de Georg W. Bush y se creyó capaz de reconstruir Oriente Medio de una vez por todas.

How to break a terrorist de Matthew Alexander y John R. Bruning. Después de ver Dark Zero Thirty me entró curiosidad sobre el asunto de la tortura. El principal autor fue interrogador en Iraq y defiende la mayor efectividad de las técnicas no agresivas.

Killer elite de Michael Smith. Un libro que cuenta el nacimiento, evolución y misiones de la unidad de inteligencia táctica más secreta y esquiva de Estados Unidos.

Cyber Silhouettes de Timothy L. Thomas. Un libro sobre ciberugerra y operaciones de información de uno de los experto en ciberguerra más interesantes y subestimado.

Iran, the looming crisis de Emanuele Ottolenghi. No hace falta dar más explicaciones. Irán nuclear, otra vez.