Narrativas interesadas

Soy procrastinador nato pero mis horas delante del ordenador saltando de página web en página web tienen su lado positivo, como ser bueno jugando al Trivial Pursuit o terminar encontrando conexiones en información dispersa. Así, terminé escribiendo cosas como “El futuro eléctrico”. Mi interés por la Nueva Guerra Fría, que está en las antípodas del concepto Guerras Posmodernas, nació así. Navegando por Internet me fue surgiendo una sensación extraña con la acumulación de comentarios de Menéame.net o publicaciones en  muros de Facebook que reproducían noticias de medios y entradas de blogs con la perspectiva rusa e iraní de conflictos como el de Siria y Ucrania.  Es interesante preguntarse en qué momento y por qué la clase de medios en español que se definen “libres”, “independientes”, “alternativos”, “de contra información”, etc. consideraron a los medios de comunicación públicos de Rusia e Irán como fuentes de información fiables. Podemos además especular sobre quién financia a medios como Voltairenet y LibreRed que no tiene ni un solo banner de publicidad en su portada.

En vez de plantear teorías conspirativas, lo pertinente es tirar del hilo y llegar al origen de los bulos interesados. Recordemos por ejemplo, el caso del bulo sobre los ataques con armas químicas en Siria en agosto de 2013 que decía que habían sido el resultado de un accidente sufrido por los rebeldes al manipular ese tipo de armas entregadas por Arabia Saudita. El bulo lo puso en marcha un medio concreto, Mint Press, dirigido por una joven periodista salida de la nada, hija de un converso al chiísmo que estudió en Irán, sin apenas experiencia y que había montado una publicación on-line con un montón de dinero salido no se sabe de dónde. Tres años después el bulo sigue circulando y hace poco alguien me reprochó, aquí en un comentario, que yo no me hubiera enterado de que aquellos ataques químicos fueron obra de los rebeldes sirios. Expliqué el asunto en: “El ataque con armas químicas de Goutha: Un caso de desinformación”.

La otra parte relevante del fenómeno es cómo se difunden y se popularizan los bulos. Cómo se viralizan y se convierten en memes políticos, diríamos en pleno 2016. Tampoco defiendo tratar el fenómeno desde la perspectiva de las teorías conspirativas, sino que creo que hay que entender que mucha gente difunde los bulos creados en Moscú y Teherán de buena fe por un sesgo de confirmación. Están dispuestos a creer cualquier noticia que les permite seguir criticando a EE.UU., la OTAN e Israel. Así, el respetable profesor Vinceç Navarro, coautor del primer programa económico de Podemos, terminó diciendo bastantes tonterías al reproducir varios bulos sobre el vuelo MH17 de Malaysia Airlines derribado sobre Ucrania en un artículo en el que salía en defensa de Rusia. Otro caso es el de Óscar López Corral, autor del blog Marat, asaltar los cielos, y militante del Espacio de Encuentro Comunista que reproducía un artículo de Alfredo Jalife-Rahme con el bulo sobre que el avión malayo había sido derribado en un intento de asesinar a Putin. Una idea, por cierto, que había circulado pocos días después del derribo del avión al señalar alguien que la librea del Il-96 presidencial ruso y la del Boeing 777 malayo eran parecidas. Pero que no tiene sentido porque cuando un avión viaja a más de 30.000 pies de altura no hay forma de identificar desde tierra las rayas de colores que lleva en el lateral y porque el avión presidencial ruso hacía tiempo que había dejado de sobrevolar Ucrania en sus rutas.

Y con estos precedentes, me ha llamado la atención tras cada atentado terrorista de carácter salafista-yihadista en Europa la proliferación de análisis y comentarios que apuntan al wahabismo, la corriente islámica oficial en Arabia Saudita. No vamos a negar a estas alturas que las autoridades saudíes han difundido su versión conservadora y rigorista del Islam por el mundo. Es relevante que el llamamiento a la yihad lanzado por Osama Bin Laden en 1996 tenía como motivo central la expulsión de las tropas estadounidenses de Arabia Saudita, un asunto muy delicado para la sensibilidad wahabí. Pero si tenemos que hacer un estudio histórico de los grupos, corrientes y autores que influyeron y conformaron el nacimiento de la yihad global en el contexto de la Guerra de Afganistán tenemos que hacer mención del movimiento deobandi, de origen indo pakistaní, o remitirnos a las ideas del egipcio Sayyid Qutb que miembros de la Yihad Islámica Egipcia, como Ayman Al Zawahiri, llevaron consigo. La genealogía intelectual del yihadismo global es compleja y no deriva precisamemente de la corriente principal y oficial del wahabismo, que se ha mantenido desde el siglo XVIII como una doctrina defensora del status quo y la legitimidad de la familia Al Saud. Por tanto, no hay que confundir ultaconservadurismo con las ideas yihadistas. Por más que ambas compartan una naturaleza extremista. Y por supuesto, entender la peculiar naturaleza aparte de las ideas apocalípticas del Estado Islámico, tal como Manel Gozalbo explicaba en “El califato del fin del mundo”.

La pregunta es, entonces, cómo es que de pronto proliferan análisis sobre la culpabilidad del wahabismo, y por tanto de Arabia Saudita, en la actual ola terrorista. Basta acudir a Google. Empecé por Voltairenet, origen de numerosos bulos y teorías conspirativas sobre EE.UU., la OTAN, Israel, etc. Encontré una entrevista dada por su director, Thierry Meyssan, a una revista serbia donde menciona repetidas veces el término wahabismo: “El plan imperialista de trece años para Siria” (16 febrero 2014). También encontré artículos como “¿Es musulmán el wahabismo?” (19 de enero de 2015). Podría seguir, pero busqué entonces en páginas web españolas y encontré en Rebelión.org el artículo “El wahabismo: la ideología de los terroristas degolladores del Daesh-ISIL y cáncer inoculado en la comunidad musulmana” (30 mayo 2015), en cuyas referencias bibliográficas aparece, cómo no, un artículo de Thierry Meyssan en Voltairenet. En Rebelión.org encontré dos cosas interesantes. El artículo “Breve descripción de la ideología del Estado Islámico” (17 diciembre 2014) es obra del argentino Kamel Gomez El Cheij, cuyo blog Islam en Mar del Plata tiene por subtítulo “Hacia la conformación de un Islam Nacional y Popular”. ¿Qué significa “nacional y popular” (nac & pop) en el contexto argentino? Kirchnerista. Podemos encontrar al menos un artículo de Kamel Gómez en el sitio web euroasianista Katehon. El otro artículo es “¿Quién es el culpable del terrorismo musulmán?” (23 enero 2015) de Andre Vltchek. El artículo fue originalmente publicado en Counterpounch, donde Vltchek aparece como “filósofo, novelista, cineasta y periodista de investigación” que realiza documentales para TeleSur y Press TV, canales de televisión internacionales. El primero lo financia un consorcio de los países “bolivarianos” y el segundo forma parte de la corporación pública iraní. En esos tres artículos de Rebelión.org se habla de wahabismo y se le atribuye la responsabilidad de las corrientes yihadistas contemporáneas. Por ejemplo, Vltchek afirma: “Casi todos los movimientos radicales en el Islam de hoy, en cualquier parte del mundo, están vinculados con el wahabismo”.

Lo que he hecho no es más que una búsqueda rápida impulsada por el instinto. Pero creo que queda clara la idea que intuía. Arabia Saudita no es la clase de país donde me gustaría vivir. Pero estando últimamente inmerso en lecturas sobre el origen de la yihad global, me saltaron varias alarmas ante la sensación de que alguien llevaba tiempo poniendo en circulación un argumentario sobre Arabia Saudita como origen de los males del Islam contemporáneo y cuna del yihadismo global. Esas críticas no son el resultado de un posicionamiento moral sobre el país, sino pura ideología en el contexto de la Nueva Guerra Fría. Así no es casual que las ideas lanzadas por medios posicionados del lado iraní terminando en un efecto de bola de nieve apareciendo en medios y blog españoles de izquierda. Otras veces es pura coherencia militante. Los nacional-populistas están con los gobernantes de Rusia, Irán, Siria y Venezuela en contra de Occidente y sus aliados.

Anteriormente en GuerrasPosmodernas.com:

“El antisemitismo y la dimensión ideológica de la Nueva Guerra Fría” (10 julio 2016)

“La factoría de bulos” (21 noviembre 2015)

“Voltairenet, la gran impostura” (13 noviembre 2013)

La factoría de bulos

El otro día me encontré que alguien había compartido en Menéame, una noticia del 15 de noviembre del canal público iraní en español HispanTV que “demostraba” el apoyo de Estados Unidos al Estado Islámico. La prueba en cuestión era un vídeo publicado en Liveleak donde se veía a un convoy de todoterrenos Toyota Land Cruiser HZJ79. Al final del vídeo aparecía un helicóptero que HispanTV identificó como un AH-64 Apache. No lo era. Era un Mil Mi-24, un helicóptero diseñado en la Unión Soviética con el que cuentan las fuerzas armadas de varios países árabes, desde Argelia a Iraq. El vídeo podría haber sido grabado en cualquier sitio porque los Toyota Land Cruiser HZJ79 abundan en el Norte de África y Oriente Medio.

Mi-24 ucranianos. Foto: Michael Esspe
Mi-24 ucranianos. Foto: Michael Esspe

Publiqué un tuit incluyendo el nombre de usuario de HispanTV, para que les llegara una notificación, comentando que les habían colado un bulo. No tuve respuesta. Y al rato alguien me comentó que había comprobado que los comentarios señalando el error en la página web de HispanTV eran borrados. La noticia fue hundida a negativos en Menéame, que a veces tiene estas cosas. Y me olvidé del asunto.

Al día siguiente me encontré una noticia con fecha del 16 de noviembre sobre el helicóptero de marras en la página web en español de Al Manar, el canal de TV de Hebzolá. Ofrecían la noticia “Helicóptero de EEUU visto dando protección a caravana del EI en Siria” sin el vídeo pero ilustrándolo con un montaje fotográfico algo cutre:

 helicoptero eeuu ei

Y entonces me encontré que la noticia ya circulaba por ahí. Estaba vez era el medio on-line Voltairenet, el que con fecha 16 de noviembre ofrecía en su edición francesa: “Un hélicoptère US escorte un convoi de Daesh”. Buscando en Google veo que la noticia salió en español con fecha del 15 de noviembre. Eso es, el mismo día que HispanTV. El cuerpo de la noticia dice:

Imágenes subidas a Internet muestran una caravana de unos 200 Toyotas Hilux del Emirato Islámico en Siria escoltada por un helicóptero militar Apache estadounidense.

Según un informe de este domingo de la agencia emiratí de noticias Hour News, como se ve en el video publicado hace una semana, el helicóptero estadounidense vuela a muy baja altura sobre la caravana, sin que ninguno de los vehículos del Emirato Islámico, equipados con armamento pesado, dispare contra el aparato.

No sé bien la secuencia de publicación. No sé qué medio recogió primero el vídeo publicado en Liveleak, pero la cuestión es que en 24 horas Voltairenet en francés, Voltairenet en español, HispanTV y Al Manar en español publicaron la misma noticia que no es más que un bulo.

Y cuando ya tenía claro que iba a publicar en el blog sobre el tema, un colega me pasó el enlace a una noticia de RussiaToday en árabe que muestra el vídeo publicado en Liveleak presentando lo que se ve como un helicóptero Apache estadounidense que escolta un convoy de todoterrenos Toyota del Estado Islámico. La fecha de publicación es del 13 de noviembre, así que es previa a las que había encontrado hasta aquel momento.

No es el primer bulo ruso o iraní sobre el apoyo de Estados Unidos al Estado Islámico que veo circulando en blogs, muros de Facebook y perfiles de Twitter españoles. Pero no me había molestado en documentar la propagación de uno de ellos desde medios de comunicación públicos rusos e iraníes, además de un medio de Hezbolá. Evidentemente comparten agenda política en Oriente Medio.

Sería divertido dedicarse a trazar la propagación de bulos como las supuestas revelaciones de los “papeles de Snowden” sobre el apoyo de EE.UU e Israel a ISIS que publicaron medios de propaganda prorrusos como Global Research para luego ser desmentidos por el abogado de Snowden. O ese scoop de la iraní Fars News sobre un coronel israelí capturado en Siria en las filas de ISIS. Pero lo que sí sería divertido es documentar la propagación de la propaganda rusa e iraníes entre medios, blogs, páginas de Facebook y perfiles de Twitter presuntamente críticos y alternativos en España. Por no hablar de las simpatías que despiertan las ideas de la ultraderecha francesa en la izquierda española en el contexto de la Nueva Guerra Fría. Ahí sí que nos echaríamos unas risas.

Observatorio de la Nueva Guerra Fría #8

Hace poco Mario Noya me pidió una lista de diez libros sobre la Nueva Guerra Fría. La verdad es que hay pocos libros específicos sobre un tema que está abierto, con la crisis ucraniana congelada y la guerra siria en marcha. Pero creo que la lista que confeccioné es sobre todo una guía de lectura para entender la Nueva Guerra Fría, que es lo importante. Aquí tienen la entrevista que me hizo Mario Noya.  Si tienen curiosidad de los libros escogidos, aquí las portadas de los libros.

imperial_gamble_banner2_990x450

Mientras tanto, estoy atento a las novedades editoriales sobre la Nueva Guerra Fría. La Brookings Institution ha publicado el último libro de Marvin Kalb que lleva por título Imperial Gamble: Putin, Ukraine, and the New Cold War.

9781610396202

Esta semana saldrá a la venta el último libro de Gary Kasparov en su vertiente de activista político y crítico del régimen ruso. Lleva por título Winter is coming: Why Vladimir Putin and the Enemies of the Free World Must Be Stopped. La referencia juegotronista me ha parecido algo oportunista pero me ha hecho gracia. Comentaban en el perfil de Facebook de Con Ucrania que el lanzamiento del libro de Kasparov no ha tenido repercusión en los medios españoles. Es habitual. En el mercado editorial anglosajón no paran de salir libros de temas de actualidad y sin embargo, apenas llegan unos pocos traducidos a España. Algo que he podido comprobar recientemente a propósito de la bibliografía sobre el Estado Islámico, pero que podríamos hacer extensivo a la guerra en Ucrania, Boko Haram, las empresas militares privadas y tantos otros temas. Al menos, como recogieron en Con Ucrania le hicieron una entrevista a Kasparov que salió publicada en el diario madrileño ABC el mes de mayo pasado.

Como les conté aquí, creí que había llegado el momento de profundizar en los temas relacionados con la Nueva Guerra Fría. Las primeros entradas del blog sirvieron para presentar el asunto y el Observatorio de la Nueva Guerra Fría ha servido para comprobar cómo se iban sucediendo noticias que daban sentido al marco y encajaban en él. Uno de los asuntos que traté fue el papel de Rusia en la guerra civil de Siria. Me pareció que estaba pasando desapercibido y era relevante porque Rusia apoyaba a Bahar al-Assad durante una guerra en la que Estados Unidos y sus aliados apoyaban una de las facciones en lucha contrarias al régimen. Escribí al respecto en la revista ElMed.io en “Armas rusas para al-Assad” y salió publicado el 12 de agosto de este año. Siguiendo el tema por Internet, me llamó la atención las pistas que apuntaban a un mayor papel de Rusia en la guerra siria. Así que escribí, de nuevo para la revista ElMed.io, “Putin aumenta su apuesta en Siria” y salió publicado el 15 de agosto. Dos semanas después se produjo (¡¡sorpresa!!) la intervención militar rusa. Hice un repaso a la situación y adelanté el acercamiento ruso-iraní también en la revista ElMed.io en Rusia en Siria y la alianza Moscú-Teherán.

Armeros rusos preparando bombas guiadas por satélite KAB-500S en la base aérea de Latakia.
Armeros rusos preparando bombas guiadas por satélite KAB-500S en la base aérea de Latakia.

Quienes hayan leído mis artículos en la revista ElMed.io quizás caigan en la cuenta de que no empleo en ningún momento el término Nueva Guerra Fría. He decidido no distraer al lector con el debate sobre el término y centrarme en la exposición de los acontecimientos. Mientras tanto, el tema ha sido tratado por varios autores.

“La geopolítica del conflicto en Siria: ¿Una nueva guerra fría?” de  (desde México).
“Rusia en Siria: la guerra fría en su fase más caliente” de Marcelo Cantelmi (desde Argentina).
“Trident Juncture: Toward a Mediterranean Cold War?” por Esteban Villarejo (desde España para Defense News).

Y por último destacar “Siria: el Viejo Topo y la Nueva Guerra Fría” de Mario M.G. y una entrada en el blog de Jaume BertránSiria en la “Nueva Guerra Fría”. La blogsfera española se estaba quedando despoblada y siempre hay que darle la bienvenida a nuevos miembros, especialmente si tratan Oriente Medio.

CRvuDWgVAAAXonZ
“Apoyo a Assad” reza una camiseta a la venta en la tienda de merchandising oficial de las fuerzas armadas rusas en Moscú. Vía Xavier Colás.

En las últimas semanas se han sucedido los rumores de la presencia de tropas iraníes y cubanas en Siria. Lo de las fuerzas cubanas me pareció desde el principio un rumor sin fundamento. Lo que sí podemos confirmar es la presencia de iraníes. En los últimos días han muerto 11 militares iraníes en Siria, incluyendo dos generales.

CSON94YU8AAou4c

Además, ha aparecido los todoterrenos iraníes Safir por primera vez en los campos de batalla sirios. E Hispán TV informa: “Irán aumentará despliegue de asesores militares en Siria”.

En este más de año y medio que ha pasado desde la invasión rusa de Ucrania he notado que según sople el viento o bien se acumulan los artículos de análisis que ponen al Kremlin por las nubes, con titulares del tipo “La jugada maestra de Putin” o “Por qué Rusia está ganando en no sé dónde”, o bien se repiten los artículos del tipo “El farol de Putin en no sé dónde” o “Por qué la jugada de Rusia no tendrá consecuencias”. Es decir, una semana cuentan que Rusia está “ganando” la Nueva Guerra Fría y al siguiente acontecimiento te cuentan que el poderío de Rusia es pura fachada.

CSO25ZYU8AA1iDC

Según Andrew Roth and Thomas Gibbons-Neff del Washington Post“Russia’s military is unlikely to turn the tide in Syria’s war”. Antes de la intervención rusa en Siria y la actual euforia de los fans del Kremlin, el apoyo popular de Putin se ha disparado, recopilé noticias sobre la situación económica rusa. Si la semana pasada salían artículos sobre los problemas económicos de Araba Saudita y Noruega por la caída de los precios del petróleo, es de esperar que Rusia también los tenga: “Putin economy in really bad shape”, “Putin is actually in serious trouble”, “Debunking Moscow’s myths about Western sanctions”.

Ayer hubo elecciones en Argentina. Habrá segunda vuelta entre el oficialista Schioli y el opositor Macri. Podría ser el fin del kirchnerismo al frente del país, lo cual tendría consecuencias geopolíticas. Pero mientras, Russia Today cuenta “Cómo Argentina y Rusia forjan una nueva etapa de relaciones internacionales”. Y la agencia Sputnik recoge las palabras del embajador ruso “Las relaciones entre Rusia y Argentina son excelentes y ambos países están dispuestos a fortalecerlas aún más”.

John Carlin trató de hablar de la Nueva Guerra Fría con un tono jocoso en un relato de política-ficción que le salió bastante tontorrón: “Agosto 2020”.

Por último, para terminar de una forma ligera, Juan Manuel de Prada.

España, igual que Rusia, tiene que luchar contra la tiranía de Occidente, y “será tanto más libre cuanto menos europea sea”, afirma el premiado escritor español, novelista y articulista Juan Manuel de Prada, en exclusiva para RT.

“Un país pacífico, regido por un dictador relativamente benévolo, fue convertido en un polvorín”. Así es la entradilla de su artículo de opinión “La sangre de los sirios”

La Gran Estrategia de los bombardeos de Rusia en Siria

Hoy traigo de nuevo a Willy Pulido, autor del blog Apocalipsis MAD, como firma invitada a Guerras Posmodernas.

Están circulando una desmesurada cantidad de informaciones en Internet que afirman que Rusia ha bombardeado más al ISIS en unos días que EEUU y aliados en un año. Sin quitar valor a la intervención rusa contra salafistas yihadistas, rebeldes e ISIS, lo cierto es que es falso que Rusia ha hecho más contra el ISIS que la coalición liderada por EEUU en el año precedente.

11059995_182786528722501_5471085710417938594_n

La inmensa mayoría de los ataques rusos, como se ve en la imagen, se dirigen contra opositores a Assad, mientras que contra el ISIS (área en rojo) son testimoniales. La coalición ha realizado miles de bombardeos durante el último año y poco, tal y como hemos visto en innumerables vídeos en las batallas en las zonas kurdas o durante la batalla de Tikrit o Baiji. Los bombardeos americanos fueron los que salvaron al ejército iraquí y las milicias chiíes de un fracaso estrepitoso en Tikrit y allanaron el camino a la conquista al ISIS de amplias franjas de terreno al norte de Irak y Siria.

Lo que sí se puede achacar a la coalición es haber tenido una estrategia de contención del ISIS y no de destrucción del mismo. Sólo hemos bombardeado en apoyo de limitados objetivos terrestres de kurdos e iraquíes, renunciando a una implicación terrestre que hubiese sido decisiva en arrebatar los núcleos de población al Estado Islámico. Confiábamos en que podríamos erigir unas fuerzas estatales en Irak que retomaran el terreno, pero tal pretensión se dio de bruces con la realidad de una guerra civil que impide tal cosa y hace que el gobierno se apoye en milicias. La estrategia de Obama, el liderar desde atrás, ha sido un fracaso absoluto certificado y reconocido por los propios analistas de inteligencia americanos.

El caso sirio ha sido más embarazoso todavía, ya que son múltiples los indicios de que han tenido que apoyarse mayoritariamente (EE.UU. y sus socios saudíes, turcos, etc) en una pléyade de yihadistas salafistas e incluso a Al-Nusra (con los sospechosos casos de milicianos que una vez en Siria se pasan a ese grupo de Al Qaeda).

Por contra, la intervención rusa, aunque mucho más modesta, sí está enmarcada en una estrategia y plan coherente para imponer un orden en la región y establecer unos parámetros de cuándo se ha ganado la guerra. El arco chií que va de Damasco a Teherán, pasando por Bagdad, tiene la suficiente coherencia y comunión de intereses para luchar en una alianza de índole confesional. Así como el interés ruso de mantener sus bases en el Mediterráneo y tener en Irán un socio geopolítico en el golfo que balancee a EE.UU. y suníes.

Por contra, la falta de liderazgo y mentalidad estratégica de Obama, ha hecho del bando sunní y occidental una auténtica jaula de grillos en el que cada uno va por su cuenta y sin tener comunión de intereses por perseguir objetivos distintos y conflictivos entre sí. El reciente apoyo de Egipto a la intervención rusa es la perfecta demostración de ello.

La falta de impulso y la persecución de objetivos decisivos por parte de Obama y occidente, ha dejado un vacío de poder que el dividido bando árabe/suní no es capaz de rellenar. Los intereses comunes y el liderazgo iraní y ruso sí tiene ahora la capacidad de llenar el vacío y construir un orden político. La única oportunidad razonable que tuvo occidente de prevenir lo que puede ser un desastre estratégico y geopolítico era: 1) haber impuesto una Zona de Exclusión Aérea y un bloqueo marítimo en Siria para impedir la llegada de refuerzos iraníes y rusos, opción que una vez Rusia termine de erigir su “burbuja A2/AD” en Siria será difícilmente inaceptable políticamente para cualquier gobierno occidental (opción que sí la escogió Arabia Saudí de manera preventiva y acertada en el caso de Yemen); 2) haber enviado unos cuantos batallones al norte de Irak (Mosul) para arrebatar el control de la ciudad al ISIS. De esa manera se habría desarticulado la posibilidad del actual eje de alauíes, chíies, iraníes y rusos, a la vez que se reducía hasta casi la insignificancia al ISIS.

Sólo la historia podrá responder el por qué Obama ha seguido una no-estrategia en Oriente Medio. Pero sea como fuere, lo cierto es que hemos servido en bandeja a Rusia e Irán (lo del acuerdo nuclear ya es de traca) un festín geopolítico, cuando hubiera sido relativamente sencillo negárselo.

Es por eso que Rusia apenas bombardea posiciones del ISIS, porque piensa estratégicamente y porque si todo es propicio (ya veremos cómo se suceden los acontecimientos), el Estado Islámico caerá como fruta madura al final de este largo y complejo proceso político-militar. Como dice Yuri Barmin del Russian Council: Rusia no podía permitir que se derrumbara el régimen de Assad y (además de perder sus bases) se construyera un mito respecto al poderío yihadista, generando un efecto llamada enorme a la yihad confluyendo miles de voluntarios a Oriente Medio que luego significaría una amenaza a Rusia en el Cáucaso y Asia Central.

Irán, ¿misión imposible?

Llevo más de diez años escribiendo en este blog de asuntos de seguridad y defensa. A veces sucede que busco en Internet información de un tema y me aparece en el buscador una entrada del blog que escribí hace años de la que no recordaba absolutamente nada. Yo mismo me suelo sorprender del hallazgo. Otras veces me sucede al contrario. Estoy absolutamente convencido de haber escrito un tema y cuando voy a buscar la entrada del blog no aparece. Me sucedió hace poco, tras leer en el ElMed.io  un artículo de Daniel Pipes donde repasa las opciones de Israel para destruir el programa nuclear iraní: “Cómo puede Israel destruir el programa nuclear iraní”.

La primera opción que menciona Daniel Pipes es:

Operaciones aéreas. Aviones que crucen varias fronteras internacionales y arrojen bombas, como en 1981 en Irak y en 2007 en Siria. Esta parece la opción por defecto. Hay estudios que muestran que sería difícil pero realizable.

Mi opinión es que no sería difícil, sería muy difícil. Y estaba totalmente seguro de haberlo explicado. Busqué y no apareció la entrada del blog donde analizaba el asunto.  Lo más parecido que encontré fue la séptima entrega de mi serie sobre el programa nuclear de Irán: “La opción militar”.

Tenemos dos precedentes. La Operación “Ópera” contra el programa nuclear iraquí en 1981 y la Operación “Huerto” contra el programa nuclear sirio en 2007. La primera es bastante conocida. Un puñado de F-16 voló desde Israel hasta Iraq siguiendo la frontera jordano-saudí, soltó un montón de bombas “tontas” sobre un reactor nuclear en construcción a las afueras de Bagdad y regresó sin novedad.  La segunda es menos conocida porque nadie ha reclamado la autoría y porque el régimen de Bashar Al Assad ha querido correr un tupido velo sobre que un puñado de aviones atravesara sus defensas aéreas y entrara “hasta la cocina”, un reactor nuclear de tecnología norcoreana en construcción en el desierto sirio oriental.

En ambos casos, el programa nuclear iraquí y sirio, pretendía dotarse de un arma nuclear elaborada a partir del plutonio-239 que se genera en una reacción nuclear a partir de la combustión de uranio en una única central nuclear. Destruida la cara y compleja central nuclear construida con tecnología extranjera, el programa nuclear quedó cortado en seco. El caso iraní es diferente. El programa nuclear iraní ha buscado la autonomía tecnológica y ha seguido varias rutas tecnológicas, aunque el esfuerzo principal (conocido) se puso en desarrollar la capacidad de enriquecer uranio mediante tecnología comprada a una red clandestina dirigida por el padre de la bomba atómica pakistaní. Hablé de todo ello aquí en 2006. Véase: “Uranio como combustible nuclear”, “Las instalaciones de tratamiento de uranio” y “El enriquecimiento de uranio”. El reciente acuerdo nuclear con Irán, del que todo el mundo habla y nadie ha leído, establece un máximo al que Irán puede enriquecer uranio, limita la infraestructura que Irán puede hacer funcionar y establece un régimen de inspecciones. El acuerdo, que ha sido tan celebrado en España, gira en torno a la buena voluntad de Irán, pero es un tema del que hablar otro día.

Obas en la planta de Natanz en septiembre de 2002
Obas en la planta de Natanz en septiembre de 2002
natanz-ik-29feb2004_1
Mismas instalaciones en febrero de 2004 camufladas bajo tierra

Irán cuenta con una planta de enriquecimiento de uranio en Natanz. Fotos de satélites civiles mostraron durante la pasada década obras de construcción que dejaron instalaciones bajo tierra. Esas instalaciones ya fueron el objetivo de Stuxnet, un ciberarma desarrollada por Israel y Estados Unidos. Así que podemos dar por hecho que sería un objetivo prioritario en un hipotético ataque aéreo contra el programa nuclear iraní.

Supongamos entonces que Israel quisiera lanzar un ataque aéreo resolutivo contra el programa nuclear iraní. Por simplificar, imaginemos que la información que dispone Israel sobre la planta es correcta y que un ataque contra la planta de Natanz sería fulminante para el programa nuclear iraní. aunque pensemos por un momento lo complicado que sería en el mundo real estar seguros de que Irán no alberga otras instalaciones secretas igual de estratégicas y obtener los datos técnicos de la construcción que permitan hacer los cálculos oportunos para su destrucción.

F-15I Ra'am
F-15I Ra’am

Así que lo primero que hay que tener en cuenta es que se requieren bombas antibúnker. Israel cuenta con la bomba GBU-28 de 5.000 libras (2.268 kilos). En teoría la fuerza aérea israelí sólo cuenta con un avión en su arsenal capaz de cargar con esa bomba: El F-15I Ra’am (Trueno), versión específica para Israel del F-15E Strike Eagle. Es el avión escogido para los ataques estratégicos a larga distancia. En caso de un ataque a las instalaciones subterráneas en Natanz los F-15I del 69º Escuadrón serían sin duda los escogidos para la misión.

La primera cuestión a considerar evidentemente es la distancia entre Israel e Irán. El 69º escuadrón tiene su base en Hatzerim, a las afueras de Be’er Sheva. Hay más de 1.600 kilómetros en línea recta hasta la planta de Natanz. Una ruta que cruza Jordania e Iraq. Podríamos imaginar que Jordania haría la vista gorda ante una operación israelí, pero no Iraq. Ahora mismo Iraq e Irán son aliados en la lucha contra el Estado Islámico. Además, desde la caída del régimen de Saddam Hussein, la administración y las fuerzas armadas iraquíes están penetradas por la inteligencia iraní. Podríamos imaginar que la fuerza aérea israelí decidiera sobrevolar territorio iraquí aprovechando la debilidad de las defensas antiaéreas iraquíes . Su fuerza aérea sólo contaba hasta hace poco con aviones ligeros y de transporte, cuando llegaron los primeros cazabombarderos en servicio desde 2003.

Ruta directa entra la base de Hatzerim y las instalaciones nucleares de Natanz
Ruta directa entra la base de Hatzerim y las instalaciones nucleares de Natanz

Considerando que los F-15I irían cargados con al menos una GBU-28 y volarían a baja cota sería necesario al menos un reabastecimiento en vuelo.  La fuerza aérea israelí cuenta con Boeing 707 modificados como aviones cisternas. La maniobra de repostaje en vuelo es lenta y delicada, exponiendo a los aviones durante su realización. Es difícil imaginar que tal maniobra se hiciera a bajo cota y en cielos hostiles. Una alternativa sería buscar una ruta diferente, por ejemplo atravesando el norte de Arabia Saudita. En los últimos años se han publicado noticias sobre un acuerdo secreto entre Israel y Arabia Saudita por el que el segundo país fingiría no ver en su radares a los aviones israelíes rumbo a Irán. Se ha hablado también de que los aviones israelíes podrían atacar Irán desde Azerbaiyán. En ambos casos es previsible represalias iraníes. Por no hablar del escándalo en el mundo árabe-musulmán de la ayuda saudí a los planes de Israel.

Cuando los aviones israelíes entraron en Siria en 2007 para destruir su programa nuclear algo curioso pasó. La red de defensa aérea siria resultó incapaz de detectar a los aviones israelíes. Se habla de avanzados sistemas de guerra electrónica, de un cíber-arma que apagó los radares, de sabotaje in situ e incluso de todo junto a la vez. El grupo de F-15I israelíes se encontrarían con la red de defensa antiáerea de Irán, país que lleva esperando un ataque así bastante tiempo.

IRNATANZUPDATE2
Sistemas SAM cerca de Natanz. Rojo = HQ-2 (copia china del S-75/SA-2). Naranja = HAWK. Verde brillante = 2K12 (SA-6). Verde apagado = TOR-M1E Fuente: Air Power Australia

Dependiendo del grado de sorpresa esperada y del nivel de hostilidad de los países cuyo espacio aéreo el grupo de F-15I tendría que atravesar, habría que añadir un grupo de escoltas (“sweepers”) encargados de barrer la ruta de aviones enemigos y aviones encargados de suprimir las defensas antiaéreas enemigas (SEAD). con misiles antiradar. Aquí llegamos a uno de los puntos peliagudos. Lo que tendría que ser una discreta misión de ataque estratégico a larga distancia con aviones volando bajo y a gran velocidad, podría convertirse en un circo aéreo de decenas y decenas de aviones realmente difícil de hacer pasar por un espacio aéreo hostil de forma discreta. Cada avión que se añada al paquete de ataque significa más combustible que deberán cargar los aviones cisternas hasta que quizás hagan falta más. Sería un caso típico de “mission creep”.

1024px-Dargot_28062011_707_Refueling
Boeing 707 de la fuerza aérea israelí modificado como cistena y tres F-15

Las fuerzas armadas iraníes cuentan con tecnología occidental de los años setenta modernizada localmente combinada con sistemas rusos y chinos más modernos. Es esperable que los equipos israelíes de guerra electrónica fueran capaces de incapacitar los sistemas más antiguos y parte de los equipos rusos actuales. Se habla de acuerdos de intercambio de información entre Rusia e Israel, por los que Israel habría ofrecido información a Rusia sobre los sistemas de defensa antiaérea georgianos de factura israelí a cambio de información sobre los sistemas de defensa antiaéreos rusos en manos de Siria. Sin embargo, las relaciones entre ambos países posiblemente ya no sean las mismas. De hecho, Rusia ha anunciado estar dispuesta a vender los avanzados sistemas de defensa antiaérea S-300 a Irán. El levantamiento de las sanciones internacionales a Irán supondrá importantes ingresos para el país cuyas autoridades ya han anunciado que dedicarán recursos a la modernización de las fuerzas armadas del país.

Hasta ahora, los israelíes han resuelto sus desafíos estratégicos con audacia e ingenio. Desde el rescate de rehenes en Entebbe al ataque del programa nuclear sirio. Así que la solución a los problemas aquí planteados podrían venir de formas inesperadas, como la ayuda de aliados desconocidos hasta el momento o soluciones técnicas como F-15 con sisternas de repostaje “buddy pack”. Pero quizás Natanz sea un objetivo demasiado complejo. Siempre creí que la solución militar era inviable. Ahora hay que estudiar el acuerdo nuclear con Irán.

Michael Knights escribió en 2007 “Hard Target: Rolling-Back Iranian Nuclear Programmes”.

Observatorio de la Nueva Guerra Fría #7

Este resumen de noticias tenía que haber salido el fin de semana pasado, pero con la crisis griega y el retraso en la publicación de ciertos dos textos de los que estoy pendiente ha pasado ya una semana.

Llevo aquí hablando de la Nueva Guerra Fría desde septiembre. Una forma de poner a prueba el concepto es ver si es capaz de explicar acontecimientos que con los esquemas tradicionales resultan poco comprensibles. Lo hice tras las elecciones griegas. La Coalición de la Izquierda Radical, que es lo que significa SYRIZA, formó gobierno con el partido Griegos Independientes (ANEL). La Wikipedia en español lo etiqueta como conservador, populista, nacionalista y euro-escéptico. Podríamos añadir las etiquetas xenófobo y antisemita. Recuerdo la perplejidad de todos aquellos que en España pusieron su esperanza en un cambio de izquierda tras la victoria de SYRIZA.

Mi respuesta fue señalar que el eje tradicional izquierda-derecha no nos era útil aquí. Cuando aplicamos el esquema de la Nueva Guerra Fría encontramos entonces una explicación a la alianza de dos partidos con un programa anti-Troika y que profesaban por igual simpatías hacia la Rusia de Putin como rechazo a Israel. Publiqué entonces “¿Se posicionará Grecia en la Nueva Guerra Fría?”.

Tsipras y Putin
Fot: Mijail Klimentyev/AP (vía The Guardian)

El referéndum fue aprobado en el parlamento griego el 27 de junio con los votos de los dos socios de gobierno, SYRIZA y ANEL, además de con los votos del partido neonazi Aurora Dorada. Es interesante repasar la lista de apoyos políticos recibidos por el gobierno griego y las declaraciones celebrando el resultado del referéndum.

Nicolás Maduro felicitó al pueblo griego por la victoria del “no” en el referéndum y afirmó que la “victoria de Grecia la consideramos nuestra”. Por su parte, Cristina Fernández de Kirchner declaró en Twitter la solidaridad de su gobierno y su pueblo con Grecia. Ilustró el tuit con una foto de Alexis Tsipras sosteniendo una camiseta con la silueta de las islas Malvinas con la bandera argentina de fondo y una foto de Néstor Kirchner.

CJMSuOHWUAAGZHj

Es interesante repasar la lista de partidos políticos europeos que mostraron su satisfacción por la victoria del “no”. En ella está el partido británico euroescéptico UK Independence Party  y el partido populista de derecha francés Front National. En España la lista incluye a Podemos, Bildu, Izquierda Unida, Democracia Nacional, La Falange, etc. Como ven, el eje izquierda-derecha no es significativo aquí. Javier García Toni apuntaba aquellos días: “La soberanía y el nacionalismo por encima de las ideologías”.

Históricamente la ultraderecha ha sido euroescéptica como rechazo a la cesión de soberanía de los países en nombre del nacionalismo. La ultraizquierda por el contrario lo ha sido como rechazo a la “Europa de los capitales/los mercaderes”. En el fondo, ambas hablan de “la Europa de los pueblos”. Lo interesante, en el contexto de la Nueva Guerra Fría, es estudiar cómo ultraderecha y ultraizquierda han terminado en Europa convertidas en defensoras de los intereses de Putin en el Parlamento Europeo.

Por cierto, cuando he planteado este asunto me he encontrado con quienes asienten y lo expresan de una forma simplista: “Los extremos se tocan”. Es una respuesta de barra de bar que no tiene capacidad explicativa alguna. En la Guerra Fría, los extremos del eje ideológico podrían parecerse en aspirar a crear órdenes políticos totalitarios y a emplear la violencia como instrumento político. Pero su alineamiento en la política de bloques era totalmente opuesta. En el lado opuesto, quienes no comparten mi idea de que vamos hacia una Nueva Guerra Fría recurren a otra idea bastante simplista. Varias veces me he encontrado que alguien afirma que he dicho que ultraizquierda y ultraderecha “son lo mismo”. No sé de dónde lo han sacado esa idea. Pero tengo la sensación de que hay quienes entran en cortocircuito cuando señalo lo extraños compañeros de cama que genera la Nueva Guerra Fría.

Captura2Mar Báltico.
El mar Báltico se ha convertido en uno de los puntos calientes de la Nueva Guerra Fría. “Polonia se prepara para la guerra”, tituló el diario El Mundo.

Lituania, que comparte con Polonia y Ucrania una iniciativa de brigada multinacional, se ha convertido en el primer país en ofrecer armamento a Ucrania. Hasta ahora todos han aportado formación o “ayuda no letal”.

Finlandia y Suecia son dos países de la Unión Europea que no pertenecen a la OTAN. La guerra de Ucrania y las hostilidades en el Báltico están acercando a esos dos paises a la Alianza Atlántica. Según Vice News, “Rusia empuja a Suecia a los brazos de la OTAN”.

Parece un chiste  pero en Rusia “están revisando la legalidad de la independencia de las repúblicas bálticas”.

Oriente Medio.
El punto de inflexión en el orden internacional posterior al 11-S fue para mí la negativa de Estados Unidos a intervenir en Siria en agosto de 2013. Rusia ocupó rápidamente aquel vacío. Ahora que se habla de la posibilidad de que Turquía y Jordania creen dos frajas de seguridad en territorio sirio, “Putin advierte en contra de una intervención extranjera en Siria”.

“El presidente ruso ha advertido repetidamente a los gobiernos occidentales en contra de una intervención en el conflicto sirio o de cualquier intento de derrocar al presidente Bashar al Assad, señalando que si tropas extranjeras entran en Siria, Moscú respondería”.

Mientras, el apoyo iraní al régimen de Assad se concreta en el despliegue de combatientes y en el envío de petróleo.

Iberoamérica.
Irán ha ofrecido a Venezuela una línea de crédito de 500 millones de dólares. El diario El País titula: “Irán extiende un salvavidas a Venezuela de 500 millones de dólares”.

El ex-juez de la causa AMIA habló en la televisión argentina: “La idea provino de Irán, de Hezbollah. Y, sin lugar a dudas, el atentado ocurrió por la corrupción pública que tenemos en Argentina”.

Camisetas de Putin en una tienda de merchandising militar del centro de Moscú (Foto vía xxX)
Camisetas de Putin en una tienda de merchandising militar del centro de Moscú (Foto: Olaf Koens)

Propaganda.
Se acumulan los artículos que diseccionan la propaganda rusa y muestran su funcionamiento interno.

“Anatomy of an Info-War: How Russia’s Propaganda Machine Works, and How to Counter It”

-“Inside Putin’s Troll Factory”

-“West too Paranoid about Russian Infowar”

Una foto de las “delirantes novedades editoriales en Rusia”: libros que hablan de cómo la CIA derribó el vuelo MH17 sobre Ucrania, que la matanza de Katyn fue una mentira y que por lo general, Estados Unidos es malvada.

Por su parte, la corporación estatal de televisión iraní le renueva el contrato a la productora de Pablo Iglesias.

Rusia en España.
Fue presentado recientamente en Madrid el Observatorio Hispano-Ruso de Eurasia (OHRE) en un acto al que acudió una representación de la embajada rusa en España. El OHRE tiene una cuenta en Twitter (con más de 1.000 falsos seguidores comprados al peso) que publica cosas como esta:

Captura2
De los tuits del OHRE se hacen eco en España perfiles como el de “María Kreutz”, un nombre tomado de las películas de Jason Bourne y con una foto que se encuentra en págnas que advierten de perfiles falsos en páginas de contactos. También encontramos a “John Preston” y a Miguel Schnur, dos perfiles que en esencia se dedican a tuitear únicamente sobre la OHRE.

La Fundación Alternativas presentó el documento de trabajo “Una Rusia más europea para una Europa más segura”, coordinado por Javier Morales.  Según recoge la página de la propia fundación, el profesor Morales «negó que estemos ante una nueva “guerra fría”, concepto que está siendo utilizado en el seno de la UE y que, a su juicio, es “exagerado”». El documento llama a disminuir la tensión con Rusia y considerarla una aliada necesaria en retos comunes como el terrorismo yihadista. Como parte del camino, propone desvincular el contencioso de Crimea en las negociaciones del conflicto de Ucrania”. Esto es, aceptar la invasión rusa de Crimea como un hecho consumado. Y pasar página. Ahora falta saber si Rusia quiere ser “más europea”.

Nueva Guerra Fría.

“Cold war 2.0? Russia, NATO edge toward high-risk military standoff” por Fred Weir en el Christian Science Monitor, que a pesar del nombre es una publicación con una cobertura muy interesante sobre asuntos internacionales.

“United States to NATO: Ditch the ‘Cold War playbook’”. El New York Times informa sobre la gira del secretario de defensa estadounidense para insistir en la idea de que la Nueva Guerra Fría no tiene nada que ver con la vieja.

Quiero terminar con una reflexión final. Cuando comencé a escribir sobre la Nueva Guerra Fría partí de una serie de intuiciones. Y cuanto más avancé en el desarrollo de la idea me di cuenta que tenía que sustentar más sólidamente los argumentos. De ahí que me dedicara a recopilar noticias que “conectaran los puntos”. El tiempo ha pasado y lo que era una intuición que tenía que defender es ahora un torbellino de informaciones que ordenar. Vean estos dos titulares.

“Brzezinski on Russia: ‘We Are Already In a Cold War'”

“Putin acusa a EE.UU. de provocar una nueva Guerra Fría”

Podría pensar que si Zbigniew Brzezinski lo dice, es hora de irse a casa y dejar de darle vueltas. Nunca imaginé, cuando escribí en enero sobre Grecia y las simpatías prorrusas del gobierno de coalición SYRIZA-ANEL en el contexto de la Nueva Guerra, que terminaríamos viendo a Estados Unidos preocupado por un cambio de alineación geopolítica de Grecia. O que el gobierno griego iba a termina recibiendo el apoyo del presidente Maduro y la ultraderecha europea. Cuando dibujé mi esquema de vínculos en la Nueva Guerra Fría apenas señalé la influencia de Ernesto Laclau sobre los dirigentes de Podemos. En la pasada Feria del Libro de Madrid, Íñigo Errejón presentó un libro coescrito con Chantal Mouffe, la viuda de Laclau. Y por el camino encontré noticias de los vínculos de la cúpula de Podemos con la agrupación peronista La Cámpora.

Creo que es el momento de tomar este Observatorio de la Nueva Guerra Fría de otra manera. Quizás ahora, con muchas más noticias recopiladas y analizadas, es el momento de volver a parar y empezar a argumentar.

Observatorio de la Nueva Guerra Fría #4

CAzdCJ-WoAA9xJl.jpg large-002

Supongo que a estas alturas nadie quedó sin enterarse de que participé en Madrid en el primer encuentro organizado por Passim y que se ocupó del conflicto en Ucrania. Hice mi crónica aquí, haciendo un resumen largo de mi intervención. En cambio mi resumen de la intervención de los otros dos ponentes quedó excesivamente telegráfica. Así que pueden conocerlas en el resumen hecho del evento por Elena Alfaro.

Y para que vean que ya estoy “fichado”, la agencia de noticias Sputnik ya me ha hecho dos entrevistas.

Rusia
El domingo 22 de marzo tuvo lugar en San Petersburgo el “Foro Conservador Ruso”, un congreso de partidos europeos de ultraderecha organizado por el partido ruso “Rodina” (Patria). El partido español fue Democracia Nacional. Allí se pudieron escuchar cosas como que “Europa colapsará o se convertirá en un califato islámico a menos que Moscú, la Tercera Roma, acuda al rescate”. Por fuera del edificio se celebró una concentración anti-fascista. Evidentemente, hubo detenciones. Ya sabemos que antifascismo es un concepto que allí sólo se reserva para los enemigos externos. Precisamente Anton Sejovtsov escribió el pasado verano sobre todos esos “tontos útiles” al servicio del Kremlin que comparten un rechazo a la Unión Europa y ven en Rusia un defensor de los valores morales tradicionales.

BvUsJqSCQAEJdai

El partido Rodina, por cierto, fue cofundando por Sergey Glazyev. Hoy está en el círculo del poder del Kremlin y en septiembre de 2013 hizo unas declaraciones recogidas por The Guardian, en las que advertía del acercamiento de Ucrania a la Unión Europea. Según él si se firmaba el acuerdo, Rusia no podría garantizar por más tiempo el estatus de Ucrania como estado y podría intervenir si las regiones pro-rusas del país apelaran directamente a Moscú.

El blog de EurasianHub, un grupo de investigación promovido por el eximio profesor Francisco Veiga, ha vuelto a estar activo. Recogía recientemente lo que definía como la mejor pieza reciente de propaganda rusa, el vídeo “Hola, soy un ocupante ruso”. El vídeo juega con el concepto de “ocupante ruso” para presentar al imperio ruso como un benevolente repartidor de modernidad y desarrollo.

Supongo que en países como las repúblicas bálticas opinan diferente al vídeo. Estos días se conmemoraba la deportación masiva a Siberia llevada a cabo entre el 25 y el 28 de marzo de 1949. No fue la primera. Ya en junio de 1941 ocurrió otra deportación masiva de ciudadanos de las tres repúblicas, anexionadas por la Unión Soviética en el marco del pacto Ribbentrop-Molotov.

Volviendo a la propangada, The Economist titulaba “Europe is belatedly waking up to Russia’s information warfare”. La propaganda es un tema en el que tendré que entrar de lleno próximamente en el contexto de la doctrina rusa de “guerra de información”.

Ucrania
Otro informe de Bellingcat que, empleando inteligencia de fuentes abiertas (OSINT), muestra el recorrido de soldados rusos desde Siberia hasta la frontera de Ucrania. Uno de ellos resultó herido en los combates y contó su experiencia en una entrevista.  Mientras tanto, siguen esporádicos combates en Ucrania Oriental mientras se asume que la guerra podría reanudarse.

El presidente Vladimir Putin apareció en un vídeo emitido por la televisión rusa con motivo del primer aniversario de la anexión de Crimea.  En él cuenta que se decidió la invasión de Crimea tras la caída de Viktor Yanukovich y que fue dirigida personalmente por Putin. Además Putin contó que barajó una alerta nuclear.

Bielorrusia
El pasado 25 de marzo se celebró en Bielorrusia, la “última dictadura de Europa”, el Día de la Libertad. Banderas blanca-roja-blanca, de la Unión Europea y de Ucrania, en un país donde la posibilidad de una revuelta popular contra el régimen de Lukashenko parece imposible. Pero que el día no haya terminado con cabezas rotas y detenciones masivas significa que de alguna manera se toleró una manifestación de autoafirmación bielorrusa (“Bielorrusia es Europa”) pensando en cierto vecino oriental.

CA8RGxVW8AE5wBP

Oriente Medio
Oriente Medio es la región más desatendida en mis recopilaciones de noticias. Recomiendo leer mi artículo “Lo que está en juego en Siria” para entender el contexto de la fractura sunní-chií en Oriente Medio y la rivalidad entre las monarquías del Consejo de Cooperación del Golfo e Irán con el contexto de fondo de la retirada estadounidense de la región. Todos eso fenómenos ayudan a entender la situación en Yemen.

Desde luego, Robert Fisk no se enteró que ha estado pasando en Siria porque escribió recientemente “The battle for the Middle East’s future begins in Yemen”. Tampoco tiene desperdicio esta entrevista con Pablo Sapag, profesor de la Universidad Complutense de Madrid. “El Estado Islámico es consecuencia directa de las estrategias occidentales”, afirma. Que la culpa de todos los males de Oriente Medio es de Occidente lo hemos escuchado muchas veces. Lo interesante es su recomendación al respecto: “Occidente debería reconocer su fracaso absoluto en Siria, restablecer lazos políticos y diplomáticos a todos los niveles y apoyar a la única fuerza que sobre el terreno combate diariamente al EI, las Fuerzas Armadas Sirias”. 

Guillermo Pulido, que fue firma invitada el año pasado en este blog, ha retomado el suyo para escribir sobre la actual situación en Yemen: Invasión de Yemen – Operación Decisive Storm, Despachos de la guerra de Yemen 1, Guerra de Yemen, posible abismo para Oriente Medio y Mapa guerra Yemen 1. Seguiremos atentos a sus actualizaciones.

por su parte habla de “¿Una nueva Guerra de los 30 años?”.

Mientras, siguen las negociaciones nucleares con Irán. Rusia, libre ya de sus compromisos con Occidente, se ofrece como proveedor de armas avanzadas a Irán: “Rusia ofrece misiles modernos a Irán a pesar del embargo”

España e Hispanoamérica.
Cuando publiqué mi esquema gráfico de conexiones en la Nueva Guerra Fría la principal crítica de alguno es que se trataba de ¡un gráfico!, cuando la realidad es llevo ya meses escribiendo sobre el tema y argumentando las conexiones geopolíticas e ideológicas del bando anti-occidental. Sí atendí la recomendación de cambiar el grosor de las conexiones en función de la entidad de los actores. La conexión Irán y Hezbolá nada tenía que ver con el vínculo entre el kircherismo y el núcleo fundador del partido Podemos. Pero ahora tengo más información.

Cuando dibujé el gráfico sólo me constaba la inspiración ejercida en el núcleo fundador del partido Podemos por el difunto Ernesto Laclau, apologista del populismo. Gracias a un lector del blog encontré que un hijo de Mario Firmenich, uno de los fundadores del grupo  Montoneros, es el líder de la filial española del grupo peronista La Cámpora y según el diario Perfil asesora al partido Podemos. El diario Perfil también cuenta cómo miembros del núcleo duro de Podemos ya ha visitado Argentina invitados por organizaciones peronistas.

Ángel Cappa (sí, el que fue futbolista y entrenador de fútbol) escribe para El Diario sobre Venezuela. Según él, todo se reduce al petróleo y el interés estadounidense en él. Alguien debería haberle contado que el petróleo venezolano es de mala calidad, que Estados Unidos cada vez depende menos de las fuentes externas y que PDVSA opera en numnerosos joint-ventures con exmpresas extranjeras porque necesita la tecnología y la inversión extranjera. Pueden leer sobre la buena relación del chavismo con las petroleras estadounidenses en La revolución como espectáculo de Rafael Uzcátegui, miembro del colectivo venezolano El Libertario. Pueden leer esta artículo de opinión sobre “antiimperialismo de pacotilla” o este informe sobre Chevron en Venezuela. Y es que en Rusia o Venezuela, la ideología se mantienen en segundo plano cuando hablamos de los grandes negocios de las oligarquías que se enriquecen con los recursos del Estado.

El Wall Street Journal en su edición en español recoge una reportaje de la revista brasileña Veja donde fuentes venezolanas cuentan la triangulación Irán-Venezuela-Argentina. Irán habría estado interesada en que Argentina compartiera “su larga experiencia en reactores nucleares de agua pesada, un sistema anticuado, caro y complicado, pero que permite la obtención de plutonio a partir de uranio natural”. El asunto ha llegado hasta el Congreso de los Estados Unidos. Veja llamó la atención también sobre el famoso vuelo Teherán-Damasco-Caracas, que volaba normalmente vacío, pero que habría servido para otros propósitos. Por otra parte, la conexión de Irán con Venezuela habría servido para que agentes iraníes y de Hezbolá se movieran por el continente con pasaportes venezolanos.