“El sueño eurosiberiano” de Jorge Verstrynge

Después de la Segunda Guerra Mundial, una parte de la ultraderecha europea renegó del nazismo y asumió que su futuro no pasaba por los partidos políticos sino por la influencia ideológica, la “metapolítica”. Aquellos movimientos europeos, en plena Guerra Fría, quisieron mantener una postura alejada tanto del capitalismo occidental como del comunismo soviético: la Tercera Posición. Por el camino, fueron desarrollando interés por movimientos políticos del Tercer Mundo como el peronismo argentino o el socialismo árabe. Así, llegamos hoy en día a la conexión siria de la ultraderecha española, que ve en el régimen de Bashar Al Assad un baluarte contra Israel y el yihadismo.

Jean Thiriart (izq.) y Aleksandr Dugin (centro). Foto vía El Gran Juego.

Uno de los personajes de esa renovada ultraderecha europea fue el belga Jean Thiriart, impulsor del movimiento paneuropeo Jeune Europe. Thiriart defendía, para enfrentarse al imperialismo estadounidense, la unión de una Europa que fuera de Galway, en la costa occidental de Irlanda, a Vladivostok, en la costa rusa del Pacífico. Tras la disolución de la Unión Soviética, Thiriart viajó a Moscú en 1992. Desembarcó en un país que vivía un vacío ideológico tras la caída del comunismo. Allí conoció a Aleksandr Dugin, que colaboraría poco después con Eduard Limonov para impulsar el Partido Nacional Bolchevique, los célebres “comunistas nazis” (nazbol). Thiriart murió en Bruselas poco tiempo después de su viaje, pero la semilla había sido plantada. Dugin terminaría por desarrollar la Cuarta Teoría Política, además de refundar el movimiento euroasianista.

Curiosamente el año en que Thiriart llegó a Moscú, Jorge Verstrynge publicaba El sueño eurosiberiano. El libro fue editado por el Instituto de Europa Oriental, que había contado con Raisa Gorbachova para su inaguración en 1990 en la Universidad Complutense de Madrid. Jorge Verstyrnge es posiblemente el único personaje del panorama intelectual español en el que mi interés por sus ideas es equiparable al desprecio que recibe. Se trata de uno de los autores españoles más influidos por aquel eclecticismo intelectual de la renovada ultraderecha europea. Hizo un repaso a aquellas corrientes en 2002 en el libro Rebeldes, revolucionarios y refractarios, que cuenta hoy con una segunda edición revisada y ampliada.

El sueño eurosiberiano es un libro escrito al calor del momento y está lleno de predicciones equivocadas que hoy resultan divertidas. Pero la idea de fondo del libro tiene implicaciones importantes, como veremos al final. El libro se puede leer no sólo como un análisis del momento, sino como un programa de política internacional. Sostiene Jorge Verstrynge que la caída de la Unión Soviética proporcionaba una oportunidad para que Europa cortara amarras con Estados Unidos y asumiera un papel autónomo en el panorama internacional.  Para ello, Europa tenía que asumir que el concepto de Occidente (que engloba a Estados Unidos) es una falacia y que de la alianza de Europa con Rusia podía salir un superpotencia que ocupara el lugar de la Unión Soviética. Verstrynge propone el eje Madrid-París-Berlín-Moscú. Esa Gran Casa Común Europea, concepto de Gorbachov, aunaría la tecnología de Europa occidental y las materias primas siberianas para crear un gran mercado poco dependiente de recursos externos que podría además englobar a los países árabe-mediterráneos. Esa unión sería posible y viable porque, según Verstrynge, Rusia es un país plenamente europeo. Curiosamente es una idea cuyo rechazo es central en el euroasianismo de Dugin. Además, Verstrynge plantea que “sin riesgo real y fundado de desmembramiento, se diga lo que se diga” (pág. 69) veremos que “[l]a URSS, con éste u otro nombre, sobrevivirá” (pág. 70). Sus argumentos son que Bielorrusia y Ucrania buscarían refugio bajo el ala rusa para protegerse de Polonia, país preso del fanatismo católico. Así que bastaba entonces que a Rusia se sumaran esos dos países vecinos y Kazajistán para formar una unión que conservaría el 90% de la población y el 80% del territorio de la Unión Soviética. Además, se planteaba en aquel momentos la ampliación de la entonces llamada de Comunidad Económica Europea. Verstrynge anticipaba efectos beneficiosos. La incorporación de países como Austria, Suecia y Finlandia, junto a la de los antiguos países comunistas de Europa del Este, alejaría a Europa de la OTAN y la llevaría a una posición de neutralidad geopolítica.

Además de la OTAN y el atlantismo, Jorge Vestrynge sostenía entonces que el neoliberalismo de los años 70 y 80 tenía los días contados. “[L]a historia dará, sin duda, cuenta del mito según el cual la llegada del “post-comunismo” equivale al triunfo, o meramente a la victoria, del capitalismo” (pág. 122). El espacio económico eurosiberiano no tendría que ser necesariamente proteccionista, pero sí autosuficiente. Las exportaciones tendrían cada vez menos peso en las economías, según la idea de las exportaciones como motor del crecimiento pasase de moda. El proteccionismo sería una idea defendida por Jorge Verstrynge en un libro de 2009.

La idea de una gran potencia eurosiberiana que rivalizase con Estados Unidos en un renavado orden bipolar era factible en el mundo descrito por Jorge Verstrynge porque Estados Unidos aparece como un país decadente y aquejado de problemas estructurales. “Ya se reconoce que, en la actualidad, USA está en plena recesión y decadencia económica” (pág. 38). El desfile de estadísticas de pobreza y delincuencia en el libro es buena prueba de que si uno escoge los datos que quiere, puede demostrar que un país está a punto de irse al garete. “[S]e multiplican las peticiones norteamericanas de ayuda europea” (pág. 40). Igual sucede con la recopilación de datos sobre producción industrial. La comparación favorable de la tecnología europea, del Arianne al Airbus, da idea de que el autor no estaba familiarizado con la pujanza tecnológica estadounidense de entonces. Me llamó la atención que la revolución tecnológica de la Sociedad de la Información, que estaba a la vuelta de la esquina, no aparece en el libro. Se mencionan también las grandes compras japonesas en Estados Unidos. Precisamente la novela “Sol naciente” de Michael Crichton, que recogía el temor de la invasión económica japonesa, salió publicada en 1992.

La visión de Estados Unidos que demuestra tener Jorge Verstrynge en el libro parece un perfecto reflejo de aquella época, cuando en España hablábamos de ese país sin tener la más remota idea y repetíamos mitos de barra de bar. Por ejemplo: “El sistema educativo es una hecatombe y, de las universidades, no llegan una docena a las que tienen un nivel equivalente a nuestro… COU” (pág. 24).  Cuando habla de la cultura estadounidense, suena como un cascarrabias europeo que dice cosas como “la cultura norteamericana (la cultura es lo que vertebra un país) está en caída libre” (pág. 26). Según Verstrynge, un síntoma de la decadencia cultural estadounidense es la exaltación que hace el cine de Hollywood de los gangsters, cuando no presenta a héores de pacotilla “como Rambo, Schwartznegger (sic), Indiana Jones, Cocodrilo Dundee, Batman o Supermán” (pág. 25). Además, según él, Hollywood nos proporciona “basuras” como “E.T.” e “Indiana Jones” (pág. 118).

La lectura de El sueño eurosiberiano 25 años después es una mera curiosidad. Se trata de un libro, como todos los del autor, escrito con un estilo embrollado por la habitual falta de un buen trabajo de edición. Aparte de las puntuales erratas, se pueden leer cosas como “numero de ogivas”, a pesar de que mi ejemplar es de la segunda edición. Jorge Verstrynge no acertó en casi nada. Estados Unidos se convirtió en la potencia hegemónica en un mundo unipolar. La Unión Europa está en cambio llena de problemas y hay más signos de decadencia social en Europa que en Estados Unidos. Rusia siguió un camino aparte asumiendo una identidad ajena a Occidente. La Unión Soviética se fragmentó y los intentos rusos de mantener su primacía geopolítica con organizaciones multinacionales no ha dado ningún fruto (desde la Comunidad de Estados Independientes a la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva). Los países ex-comunistas de Europa del Este resultaron los más furibundamente atlantistas. La economía japonesa pinchó. El Mediterráneo ha sido más muro que puente entre Europa y el mundo árabe. Entonces, ¿por qué es relevante El sueño eurosiberiano? Porque las ideas que el autor tomó de la ultraderecha francobelga inspiraron a ese bloque de partidos de ultraderecha que en el Parlamento Europeo vota junto con la ultraizquierda a favor de los intereses de la Rusia de Putin.

Jorge Verstytnge siguió un periplo por los partidos políticos españoles peculiar: arrancó en Alianza Popular, entró en el PSOE, asesoró a Izquierda Unida y su entrada en Podemos fue rechazada por las bases. Fue vetado por su postura sobre la inmigración. Tema, que dice Verstrynge, constituye la única gran diferencia entre Podemos y el nuevo Front National francés de Marine Le Pen, con el que se siente identificado. Y es que si acudimos al punto 327 del programa electoral de Podemos de 2016 leemos:

Buscaremos dotar de una mayor autonomía estratégica tanto a Europa como a España en el seno de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), para lo cual profundizaremos en la Política Común de Seguridad y Defensa (PCSD) y en la Europa de la Defensa para afrontar las relaciones con nuestro entorno y las problemáticas globales desde una perspectiva exclusivamente europea. En este sentido, defenderemos neutralizar el papel desestabilizador de la OTAN en Europa del Este, congelar las fronteras actuales de la alianza y detener la instalación del escudo antimisiles en el este de Europa y el mar Báltico.

A medio plazo, apoyaremos la compatibilidad de la alianza con una arquitectura de seguridad paneuropea en la que participe Rusia, sobre la base de una reactivación de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

El sueño eurosiberiano duerme ahí.

 

 

 

“Villa Wanda” de Eduardo Bravo

Una vez, en otro blog que tuve y borré, conté cómo me fascinaba la Italia de los 70 y 80. Imaginen. Una logia masónica secreta, Propaganda Due,  a la que pertenecieron desde generales de la Junta argentina hasta un tal Silvio Berlusconi. El escándalo de la quiebra del Banco Ambrosiano, del que su máximo accionista era un banco vaticano y vinculado con negocios bastantes sucios, cuyo presidente, Roberto Calvi, apareció colgado de un puente de Londres. Grupos de ultraderecha que cometen atentados terroristas como el de la estación de Bolonia (85 muertos) para criminalizar a la izquierda y que resultan fueron organizados por las cloacas del Estado. Un banquero vinculado con el banco vaticano, Michele Sindona, que murió envenenado en la cárcel. Una organización vinculada a la OTAN, la red Gladio, creada para organizar la resistencia en caso de invasión del Pacto de Varsovia que termina participando en  las operaciones de falsa bandera de los servicio secretos italianos para impedir el avance del comunismo en el país. Imaginen. Una amiga me dejó entonces un comentario a aquella entrada de blog. Me preguntó si había decidido pasarme al mundo de las teorías conspirativas. La realidad supera la ficción.

Eduardo Bravo ha decidido contarnos sobre la Italia de aquellos tiempos. Y lo ha hecho con Villa Wanda, libro que toma su título del nombre de la vivienda de Licio Gelli, maestro venerable de la logia P2.  Al principio, el tono desenfadado del libro me resultó un poco frívolo, considerando el desfile de asesinatos y desapariciones. Pero al terminar de leer el libro estaba convencido de que era necesario librarse del tono de sesuda investigación periodística para abordar el tema. Si Eduardo Bravo hubiera adoptado un tono serio, el trabajo resultante habría ido de cabeza a la sección de novedades al lado de los libros de Daniel Estulín en manos de libreros despistados. El tono ligero hace que el libro se lea rápido, así que me quedé con ganas de más. Pero como el propio autor reconoce, las ramificaciones son infinitas y cada lector encontrará un hilo del que querer tirar. A mí, por ejemplo, me hubiera gustado leer más sobre el caso del Banco Ambrosiano y los negocios turbios de la banca vaticana en manos de Paul Marcinkus. Por eso he echado en falta que el libro se acompañe de una bibliografía. Con un tema tan poliédrico, casi se diría que los capítulos se pueden abordar aleatoriamente.

Villa Wanda trata de la estrategia de la tensión, de la red Gladio y sus ramificaciones. Trata de asesinatos y desapariciones, como el de policías y periodistas que sabían demasiado, además de la muerte o desaparición de chicas jóvenes cuyos casos sin resolver apuntaron sin embargo a figuras del entorno del poder. El libro trata de la aparición de las Brigadas Rojas, del caso Aldo Moro y de personajes como Giangiacomo Feltrinelli, el “millonario comunista” que murió al estallar una bomba que manipulaba en las filas del Grupo de Acción Partisana (GAP). Pero siempre, a lo largo del libro vamos viendo cómo todo forma parte de una trama compleja con múltiples conexiones y la existencia de eso que en Italia llamaban il potere oculto. Precisamente por eso creo que una obra de ficción desmerecería a la realidad italiana de aquellos tiempos. Cabe destacar además, que el autor combina el relato de los hechos con entrevistas y que en los capítulos finales aborda el reflejo en la literatura y la música del Zeitgeist de aquella Italia entrevistando a Fausto Amodei sobre la música de su grupo Cantacronache y entrevistando a Alvaro Bertani sobre la novela La vida agria de Luciano Bianciardi.

De todos los temas abordados en en libro sólo me generó suspicacia la entrevista a Daniele Ganser, autor de un libro sobre la red Gladio: Los ejércitos secretos de la OTAN. La operación Gladio y el terrorismo en Europa occidental. Creo que las dinámicas de la que habla fueron propias de la Guerra Fría y funcionaron por vías ajenas a la OTAN, al estilo del Safari Club. Pero Genser se apuntó a las teorías conspirativas del 11-S y plantea una continuidad en la existencia de ataques de falsa bandera. Cuesta ver en la jaula de grillos que es la OTAN hoy la organización implacable y resolutiva que plantea Ganser.

El libro, por cierto, me llegó a casa el lunes pasado coincidiendo justo con mi cumpleaños como regalo de mi amiga Sonia, que se las apañó para que el autor me mandara un ejemplar firmado que iba acompañado de un póster con el quién es quién del libro, dos marcapáginas, una postal y una peculiar postal-disco de 45rpm. que aporta banda sonora al libro. Me pregunto ahora qué otros temas merecerían el tratamiento recibido por Villa Wanda.

“Yihadismo” del general de brigada Miguel Ángel Ballesteros

El general de brigada Miguel Ángel Ballesteros es el director del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE). Durante su mandato, el centro ha tomado un nuevo impulso con la publicación regular de documentos de análisis, una presencia activa en las redes sociales y la organización en numerosas actividades por toda España.

El general Ballesteros recientemente en Mali. Foto: EMAD.

Hasta ahora he tenido dos ocasiones de escuchar al general Ballesteros hablar en público. La primera fue en un Curso Internacional de Defensa en Jaca, donde habló sobre los países BRIC. Abordó el tema desde la geopolítica clásica de Mackinder, lo que no me pareció la más adecuada. La segunda vez que escuché al general Ballesteros fue aquí mismo en Tenerife. Me sorprendió gratamente su conferencia “El Valor Geoestratégico de las Islas Canarias”. No sólo aportó un análisis geopolítico sino que ofreció una perspectiva geoeconómica que me pareció novedosa y que pocos académicos en Canarias hubieran podido ofrecer.

No es habitual en España tener libros de militares en activo abordando temas de actualidad, pero el general Ballesteros ha dado el paso y ha publicado Yihadismo (La Huerta Grande Editorial, 2016). El libro comienza explicando el concepto de yihad en el contexto de la religión musulmana para luego repasar los orígenes afganos de la yihad global, la aparición de franquicias regionales de Al Qaeda y las guerras civiles en Libia y Siria después de la Primavera Árabe. Estos temas ocupan los primeros cuatro capítulos del libro. La segunda parte, por así decirlo, la forman cuatro capítulos que se ocupan del Estado Islámico, tratando su origen, financiación y propaganda para concluir con qué se ha hecho y cómo deberíamos enfrentar al yihadismo. El general Ballesteros aborda la necesidad de combatir al yihadismo en el plano ideológico, frenar los procesos de radicalización y lanzar un mensaje inequívoco desde las sociedades democráticas para “llevar al ánimo del adversario el mensaje de que jamás podrá alcanzar sus objetivos a través de la violencia”. Habla de “disuasión por negación” y además se “moja”: “Hay que evitar la tentación de apoyar la caída de regímenes, pues el vacío de poder será inevitablemente aprovechado por el yihadismo”.

El libro se trata de una obra introductoria al fenómeno. La bibliografía es casi toda en español, por cierto. Desde luego que Yihadismo del general Ballesteros viene a ocupar un vacío editorial porque dudo que periodistas, militares, estudiantes universitarios e interesados en general en España tengan ahora mismo otros títulos a mano equivalentes con los que abordar el tema.

Por otra parte, he echado en falta un trabajo más visible del editor que hubiera ordenado el flujo de ideas del autor, aunque supongo que no es fácil decirle a todo un general que haga cambios en su manuscrito. Por ejemplo, me pareció raro que el grupo nigeriano Boko Haram sea tratado en un epígrafe que no llena una página. Su ausencia no hubiera desentonado en el contexto de un capítulo dedicado a los grupos yihadistas de Argelia, el Sahel y la península arábiga. Luego, tenemos esos pequeños errores que son simple notas de de color en el texto pero que llaman la atención a un tipo como yo. Hablo de detalles como que “Boko Haram” no significa “la educación occidental es pecado” o que la operación en la que murió Osama Bin Laden no se llamó “Gerónimo”. Se llamó “Neptune Spear”, mientras que “Gerónimo” fue la palabra clave para designar el objetivo. Pero ya me conocen ustedes.

Hace menos de un mes el nombre del general Ballesteros apareció en la prensa como posible futuro jefe del Centro Nacional de Inteligencia. Su paso por el Instituto Español de Estudios Estratégicos le debe haber puesto sin duda al día sobre los riesgos y amenazas actuales. Debemos esperar que llegue un nuevo director que siga la estela del general Ballesteros, tras haber convertido al IEEE en un centro tan activo. Y sobre todo, espero que más militares se animen a publicar libros y enriquecer el debate.

Avalancha de libros sobre yihadismo, terrorismo y Oriente Medio

Voy anotando los libros que compro y leo en la página “Biblioteca” de este blog. Esa costumbre me sirvió para tomar conciencia de la montaña de libros que compraba cada año y frenar la compra compulsiva. Así, pasé de comprar más de 80 libros en 2015 a 43 en 2016. Además, llevar la cuenta de los libros que leía me permitió ver el escaso ratio de libros sobre los comprados, culpa de pasar ahora más tiempo leyendo delante de una pantalla. Así que llevo un tiempo intentando mantener un equilibrio entre compras y lecturas, frenando mi costumbre de comprar libros sobre temas que me interesan pero en los que no estoy trabajando en ese preciso momento.

Uno de los temas que sigo más allá de la coyuntura es el yihadismo. Tras la muerte de Osama Bin Laden y el estallido de la Primavera Árabe el yihadismo global perdió temporalmente protagonismo hasta que el Estado Islámico tomó Mosul en 2014. Desde entonces hemos sufrido en Europa una ola de atentados terroristas en los que los yihadistas proclaman su lealtad al califa Ibrahim mientras Al Qaeda ha quedado relegada a un segundo plano. Todos esos cambios en el panorama general del yihadismo han generado una catarata de libros de autores de referencia de los que ya tenía libros.

Lawrence Wright, autor de The Looming Tower, tiene nuevo libro: The Terror Years: From al-Qaeda to the Islamic State.

Jason Burke, autor de Al-Qaeda: The True Story of Radical IslamOn the Road to Kandahar, tiene nuevo libroThe New Threat from Islamic Militancy.

Ali Soufan, autor de The Black Banners (que reseñé aquí), tiene nuevo libro: Anatomy of Terror: From the Death of Bin Laden to the Rise of the Islamic State.

David Kilcullen, autor de The Accidental Guerrilla y Out of the Mountains, tiene nuevo libro: Blood Year: Islamic State and the Failures of the War on Terror.

Marc Sageman, autor de Understanding Terror Networks Leaderless Jihad, tiene nuevo libro: Turning to Political Violence: The Emergence of Terrorism,

Mientras tanto, en Francia, Gilles Kepel, autor de libros como Yihad y Fitna, tiene nuevo libro: La Fracture. Por su parte, Olivier Roy, con quien Kepel mantiene un debate intelectual tiene también nuevo libro: Le Djihad et la mort.

Si esto no fuera suficiente, también tenemos novedades editoriales en España, obra de periodistas.

Antonio Pampliega cuenta su cautiverio en Siria en En la oscuridad.

Javier Espinosa es otra periodista que también fue secuestrado en Siria. Es coautor con Mónica G. Prieto de Siria, el país de las almas rotas. Y ahora tienen nuevo libro: La semilla del odio: de la invasión de Irak al surgimiento del ISIS.

Mikel Ayestarán, otro corresponsal español en Oriente Medio, tiene nuevo libro: Oriente Medio, Oriente Roto.

Considerando que a veces escribo en este blog entradas largas y densas, como “La Conexión Iraní” y “La Conexión Siria”, que suponen tanto tiempo como los artículos que sí son remunerados, me planteé hace unos meses poner en el blog un botón para “propinas”.  Y viendo cómo no para de crecer la lista de los libros pendientes de comprar a lo mejor me animo hacerlo porque a este paso voy a tener que atracar un banco. Mi compromiso sería entonces hacer una reseña aquí para orientar al que venga detrás y quiera profundizar en estos temas.

 

“Tierras de sangre” de Timothy Snyder

Tierras de sangre de Timothy Snyder es un libro monumental (484 páginas de texto y 101 páginas de notas y bibliografía en su edición en rústica). Su propósito es contar los asesinatos en masa que llevaron a cabo la Unión Soviética, la Alemania nazi y sus aliados en un área de Europa Oriental que comprende Polonia, las Repúblicas Bálticas, Ucrania, Bielorrusia y Rusia occidental antes, durante y poco después de la Segunda Guerra Mundial. En el libro encontramos episodios históricos ya conocidos como el Gran Terror soviético, el Holodomor ucraniano y el Holocausto judío junto con otros menos conocidos pero no menos crueles, esta vez colocados en el contexto histórico de los dos grandes proyectos de transformación social, económica y demográfica impulsados por ambos regímenes totalitarios que chocaron en un mismo territorio. A esa región es la que él denomina “Tierras de Sangre” y convirtió en objeto de estudios por ser escenario de las matanzas más brutales e intensas de ese período histórico.

El libro aborda la muerte de más de 3 millones de campesinos ucranianos entre 1932-1933. Las casi 700.000 víctimas del Gran Terror soviético. 200.000 polacos víctimas de soviéticos y nazis entre 1939 y 1941. Los 3,1 millones de prisioneros de guerra soviéticos muertos en manos alemanas entre 1941 y 1944. El millón de habitantes de Leningrado muertos en la hambruna que sufrió durante el asedio la ciudad. Los 5,4 millones de judíos muertos en la Unión Soviética, Polonia y las República Bálticas muertos en el Holocausto. Y el medio milllón de civiles muertos en Polonia y Bielorrusia en campañas “antiguerrilla” y ejecuciones colectivas llevadas a cabo por los nazis para reprimir la resistencia.

Imagen: Haaretz vía University of St. Andrews.

La Unión Soviética estalinista pretendió modernizar la producción agrícola del país, haciéndola más intensiva de maquinaria y concentrando las explotaciones en granjas colectivas. Un proyecto que afectó principalmente a Ucrania, el gran granero de Europa. Por otro lado, la Alemania nazi aspiraba a ser autárquica económicamente pero carecía de un imperio colonial de ultramar. Por ello decidió apoderarse de Polonia y Ucrania junto a los hidrocarburos del Cáucaso. Los dos proyectos implicaron el exterminio de grandes masas de población cuando los planes chocaron con la realidad. La maquinaria estalinista se lanzó a la represión de enemigos imaginarios, tras los fracasos económicos de las colectivizaciones agrarias, en busca de un chivo expiatorio y utilizó el terror para sostener el régimen en medio de las penurias alimentarias.

El plan de la Alemania nazi era despoblar las tierras fértiles de las grandes llanuras de la Unión Soviética, reduciendo la población local mediante el hambre. El plan incluía deshacerse de los judíos europeos  también, por lo que se barajó mandarlos más allá de los Urales o incluso a Madagascar.

“a finales de 1941 el mayor grupo de víctimas mortales causadas por el dominio alemán no eran los polacos nativos ni los judíos nativos, sino los prisioneros de guerra soviéticos que habían sido trasladados al oeste de la Polonia ocupada y abandonados a su suerte para que se congelaran o murieran de hambre” pág. 222

Pero la invasión de la Unión Soviética quedó frenada a las puertas de Moscú. Sólo unos pocos militares alemanes pudieron vislumbrar la ciudad a lo lejos y a partir de entonces se batieron en retirada hasta la derrota final. La imposibilidad de llevar a cabo los planes de deportación masiva llevó a ejecutar el plan de exterminio total de la población judía.

En el libro queda patente el grado de locura de los grandilocuentes planes nazis y cómo los alemanes fueron pronto conscientes que el fracaso en obtener una victoria militar rápida en el Frente Oriental iba a desembocar en una derrota total. Ante ese destino inevitable trabajaron con obstinación por arrasar el mundo que dejaban atrás. Lo que refuerza la idea del Holocausto como proyecto inútil y delirante que consumió recursos y hombres que hubieran sido más valiosos para el esfuerzo de guerra nazi.

El resultado de ambas empresa fue el exterminio de 14 millones de personas que, lejos del arquetipo del Holocausto como inhumano proceso industrial obra de la refinada burocracia alemana, resultó despiadado, violento y muchas veces primitivo. Nazis y soviéticos fueron responsables de la muerte de millones de víctimas inocentes, fallecidas de las más diversas maneras en las que estuvieron implicados además el hambre, el frío, la enfermedad y el agotamiento. El catálogo de horrores de Tierras de sangre es inagotable. El Holodomor dio lugar a episodios de canibalismo. Y las tropas alemanas quemaron a sus víctimas dentro de graneros incendiados con lanzallamas y lanzaron niños a zanjas llenas de cadáveres para que murieran enterrados vivos.

La lectura del libro se hace bastante dura. Snyder va repasando en el libro cifras de las distintas fases de las matanzas con precisión de notario. Sean los 21.892 prisioneros polacos ejecutados por los soviéticos en 1940. Sean las 780.863 víctimas de los nazis en Treblinka. Y va recogiendo por el camino ejemplos personales o testimonios que reflejan la depravación de los verdugos y el horror de las víctimas. Por un lado tenemos la arbitrariedad de las matanzas estalinistas, dirigidas a enemigos internos imaginarios y regidas por cuotas superadas muchas veces por el afán de cargos medios del NKVD en impresionar a sus superiores. El libro recoge un tema totalmente desconocido para mí: la persecución y exterminio de la comunidad polaca dentro de las fronteras de la Unión Soviética antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial. Dice Snyder:

“La minoría étnica europea más perseguida en la segunda mitad de la década de 1930 no fueron los aproximadamente cuatrocientos mil judíos alemanes (cifra que iba menguando por la emigración) sin los seiscientos mil polacos soviéticos (cifra que iba menguando por las ejecuciones)” pág. 121.

“Si tomamos en consideración el número de muertos, el porcentaje de sentencias de muerte en relación con las detenciones y el peligro de arresto, la etnia polaca sufrió más que cualquier otro grupo de la Unión Soviética durante el Gran Terror” pág. 137.

El dato de la población judía es interesante. Porque hemos siempre escuchado sobre el ascenso del nazismo en Alemania y su locura racista que desemboca en el Holocausto, pero cuenta Snyder que entre 1933 y 1939 todos los judíos que pudieron huyeron de Alemania. Por lo que el Holocausto tuvo como víctimas fundamentalmente a la población judía que habitaba en las tierras que la Alemania nazi invadió y ocupó. Es decir, la víctima arquetípica del Holocausto fue un judío polaco o bielorruso, no alemán.

El estudio comparado de las acciones estalinistas y nazis se demuestra en el libro que tiene sentido porque por un mismo territorio sufrió la acción de unos y otros en un intervalo de pocos años, además de cómo las acciones de la Unión Soviética y la Alemania nazi se interrelacionan. Por ejemplo, la Unión Soviética alentó el levantamiento de la resistencia polaca en Varsovia en 1944 sólo para dejar que fuera aplastada por los alemanes. El objetivo soviético era que los alemanes hicieran el trabajo sucio de acabar con las fuerzas nacionalistas polacas y así no encontrar luego una oposición a su dominio. Todo aquel que tomó la iniciativa para luchar contra los nazis se convirtió en un futuro potencial enemigo del régimen estalinista. El fin de la guerra, no sopuso la paz para los supervivientes. La población polaca de los territorios anexionados por la Unión Soviética en 1945 fue expulsada, como lo fue la población alemana de los territorios que pasaron a Polonia a partir de 1945 también. Los supervivientes del Holocausto se encontraron con sus casas ocupadas por nuevos inquilinos o simplemente decidieron no retornar a sus lugares de origen, donde habían sido delatados por vecinos. El libro se cierra con la gran purga de judíos en la Unión Soviética y países satélites que fue interrumpida por la muerte de Stalin.

La gran pregunta es por qué recordamos más a una víctimas que otras. El libro ofrece varias explicaciones. Fueron los nazis los que encontraron las fosas de Katyn, pero el anuncio fue considerado una acción de propaganda contra la Unión Soviética, un país aliado. Los crímenes de Stalin dejaron de interesar por su papel de aliado de Estados Unidos y Reino Unido. Además, después de la Segunda Guerra Mundial, el relato oficial soviético se centró en elevar a la “Gran Nación Rusa” (en palabras de Stalin) a la categoría de gran mártir de la guerra y gran salvadora, aunque un porcentaje mayor de otros grupos nacionales dentro de la Unión Soviética sufrieron más por culpa de la guerra. Por ejemplo, la mitad de los bielorrusos murió o fue desplazado. Sin olvidar el papel de la izquierda occidental en blanquear los crímenes de Stalin, aunque es un tema en el que el libro no entra.

Me cuesta imaginar que encontremos en el resto del siglo XX crímenes tan horribles a tal escala. Y a pesar de todo, si miramos el presente vemos que Europa ha pasado en algunos casos página. Como es el caso de Alemania, Polonia y Ucrania. Los dos primeros actuaron coordinadamente en la crisis de Ucrania de 2014. Los dos últimos han estrechado lazos precisamente a partir de ella. En otras, la memoria histórica explica las suspicacias de las Repúblicas Bálticas o Ucrania hacia Rusia. Precisamente la memoria histórica es un campo de batalla en la Nueva Guerra Fría y por eso me animé a leer este libro.

 

“Moshe Dayan” de Martin Van Creveld

Hace poco, documentándome sobre teoría militar israelí, me llamó la atención que en Israel se considerase a sus fuerzas armadas como un reducto de anti-intelectualismo donde se valoraba más la audacia y la astucia. Servía de ejemplo la figura de Moshé Dayán, que se convirtió en general al término de la Guerra de Independencia (1948-1949) y en aquel momento su única formación militar fue el curso de sargento que realizó en el Reino Unido y un curso de jefe líder de sección impartido por la Haganá. Así que rescaté una biografía, escrita nada menos que Martin Van Creveld, que cogía polvo en mi biblioteca. Sospecho que la idea de este libro le llegó al autor como un encargo de la editorial, que buscaba no un libro singular sino uno más para una serie de biografías de personajes militares relevantes. Así que Martin Van Creveld acometió la tarea sin pretender hacer una labor exhaustiva de historiador y decidido a ofrecer su particular visión del personaje en su contexto histórico para elaborar en una “biografía de autor”. Hay que destacar que he descubierto en el blog de Martin Van Creveld que es un “machirulo” de cuidado, así que en este libro no juzga a Moshe Dayan con ojos contemporáneos. Es más, diría que Martin Van Creveld se recrea en contar la faceta de mujeriego de Moshe Dayan, que dada su fama y carisma disfrutó de legiones de admiradores a las que trataba con el desdén de quien sabe que se le perdona todo.

Los orígenes de Moshé Dayán fueron muy humildes, siendo sus padres los típicos judíos de buena familia que pasaron calamidades dedicados al cultivo de aquellos secarrales. Llama la atención que a pesar de la hostilidad creciente entre la población judía y árabe en la década de los 20 y 30, Moshé Dayán creció sintiéndose identificado con la población árabe rural. Muchos años más tarde, cuenta Martin Van Creveld los árabes mostrarían respeto por su figura. Me da la impresión que si bien con nuestros ojos occidentales nos podemos escandalizar por los golpes de mano y acciones de represalia de los que fue reponsable Moshé Dayán, no hacía más que participar en el modo tradicional local de hacer la guerra. Y por tanto, eso mismo le ganó el respeto de sus enemigos.

Moshé Dayán parecía destinado a ser una persona sin rumbo en la vida cuando la Segunda Guerra Mundial se cruzó en la vida. Y pasaron dos cosas fundamentales. Terminó formando parte de las tropas judías que las fuerzas británicas alistaron ante el avance del Afrika Korps y que fueron empleadas en la invasión de Siria, en manos de la Francia de Vichy (véase mi reseña de ¿Aliados o enemigos? La SGM en el Próximo Oriente, 1941 de Javier Lion Bustillo). Moshé Dayán destacó entonces como militar, encontrando su vocación. Y sobre todo, sufrió la pérdida de un ojo, momento a partir del cual comenzó a llevar el parche que le convirtió en una figura tan icónica.

En la Guerra del Sinaí (1956). Foto vía FDI.

Dayán se encontró sin saber muy bien qué hacer con su vida y temeroso de quedar reducido a un pobre minusválido al término de la Segunda Guerra Mundial. Entonces estalló la Guerra de Indpendencia de Israel (1948-1949) donde ascendió y empezó a tener roces con personajes que ocuparían lugares claves en el futuro de Israel, como Isaac Rabin. Aquí encontramos un asunto llamativo a la hora de entender Israel. Siendo un país pequeño, el dramatis personae es reducido. Y en la historia de Dayán encontramos otro elemento que me llamó la atención en las memorias de un general israelí que vivió la guerra del Líbano en 2006: la labora de “pasillo” que realizan los militares en Israel para lograr puestos relevantes, con las inevitables puñadas y rencillas.

Dayán fue nombrado, como dije, general después de la Guerra de Independencia, donde destacó por hacer lo que le dio la gana. Lanzando ataques sorpresa por aquí o por allá, o reclutando soldados para su unidad “robándoselos” a otras unidades. Cuando en 1956 Israel tomó parte en la Guerra de Suez, era el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel. Y en vez de quedarse en un cuartel general en la retaguardia para dirigir la guerra, se dedicó a visitar el frente dando saltos de aquí para allá en un pequeño avión de enlace. La falta de comunicaciones hizo que alguna vez su avión aterrizara en tierra de nadie y los problemas con las comunicaciones hizo que alguna que otra vez quedara incomunicado.

Moshé Dayán visitó Vietnam en 1966 con el propósito de escribir una serie de reportajes para el diario Maariv. Su diagnóstico fue pesimista sobre la marcha de la guerra. Foto vía Wikimedia.

En la Guerra de los Seis Días de 1967, de la que pronto se cumplirá el 50 aniversario, Moshé Dayán era ministro de Defensa. Martin Van Creveld nos cuenta cómo el ejército israelí tenía planes de contingencia muy claro para dar un golpe anticipatorio en la Península del Sinaí contra el ejército egipcio. El objetivo era tomar una serie de pasos estratégicos sin ocupar la Península entera y por tanto mantenerse alejados del Canal de Suez. ¿Qué hicieron los generales sobre el terreno cuando estalló la guerra? Lo que les dio la puta gana. Así el ejército israelí terminó ocupando la península entera y plantándose en la orilla del Canal de Suez.

Dayán propuso que Israel ocupara sólo el Valle del Jordán para asegurar su frontera oriental, conectada con el resto del país por un pasillo y evitar así ocupar las áreas pobladas de Cisjordania. También propuso que para lograr la paz con Egipto permitir que se reabriera el Canal de Suez. Ninguna de esas dos medidas fueron consideradas. La guerra volvió en 1973. Y la situación fue desesperada para las fuerzas israelíes en los primeros días. Aquí, Martin Van Creveld aporta una información que nunca he visto mencionada. Que en la noche del 8 al 9 de octubre, Israel puso en alerta su fuerza nuclear y vía Henry Kissinger se hizo llegar la información a los sirios para que aliviaran la presión. Martin Van Creveld cita a la revista Time al respecto. En aquel entonces, Dayán seguía siendo ministro de Defensa pero su influencia en el gobierno había decaído. Le presentó incluso su dimisión a la primera ministra Golda Meir en plena guerra. Una comisión le absolvió de responsabilidades por los fallos de la guerra.

Moshé Dayán sirvió finalmente como ministro de Asuntos Exteriores y tomó parte en las negociaciones de paz con Egipto. Ya entonces la cuestión palestina resultaba un asunto al que urgía darle respuesta. El punto de vista egipcio era prolongar los contactos para abrir una nueva fase de negociaciones sobre la cuestión palestina que el gobierno de Menájem Beguín no quiso abrir. Moshé Dayán en cambio defendía la necesidad de hacer concesiones en un gabinete contrario a la idea. Según Martin Van Creveld la postura de Moshé Dayán fue siempre “dejar vivir” a los palestinos y las medidas que implantó en permitieron a Israel vivir en paz veinte años después de la Guerra de los Seis Días. Moshé Dayán dimitió de su cargo como ministro de Asuntos Exteriores en 1979, tras sólo dos años en el cargo. Falleció en 1981, sin llegar a ver el estallido de la primera Intifada en 1987.

Libros para la batalla de ideas en la Nueva Guerra Fría

Los lectores más veteranos habrán notado que hablo poco últimamente de las Guerras Posmodernas. Y en cambio parece que estoy casi volcado con la Nueva Guerra Fría. Resulta que llevamos varios meses en el que se acumulan las piezas que van encajando en el esquema general de las cosas. De hecho, tengo pendiente hacer un repaso a los distintos autores que desde el New Yorker a El Confidencial han hablado ya abiertamente de Nueva Guerra Fría.

La verdad es que por el camino tuve mis momentos de duda, cuando pareció que las relaciones entre Rusia y Occidente se iban a calmar y la crisis ucraniana iba a quedar atrás como una nota al pie de la Historia. Pero sin duda, uno de los elementos que más inquietud me generó fue la dimensión ideológica de la Nueva Guerra Fría. Cuando en enero de 2015 hice un resumen de los elementos claves lo acompañé de un gráfico que generó bastante polémica. Planteé que la Nueva Guerra Fría giraba en torno a la alianza geopolítica de Rusia con los miembros del Eje de la Resistencia en Oriente Medio y con países de la Alianza Bolivariana más la Argentina kirchnerista en Hispanoamérica. Y esa alianza se entrecruzaba con partidos y personajes a izquierda y derecha en Occidente.

Las primeras pistas sobre la dimensión ideológica de la Nueva Guerra Fría me llegaron al ver cómo los argumentos que empleaban neofascistas y comunistas para defender la postura rusa en Ucrania eran intercambiables. Según ellos, en Ucrania no estaban en juego los intereses geopolíticos de Rusia, sino valores universales como la soberanía de los pueblos frente al imperialismo otánico globalizador y neoliberal. Justo semanas después de escribir por primera vez sobre  la Nueva Guerra Fría, alguien me puso sobre aviso sobre la coalición rojo-parda que en el Parlamento Europeo ha votado en contra del tratado de asociación de Ucrania con la Unión Europea, condenar las violaciones de los Derechos Humanos en la Crimea ocupada, el tratado de libre comercio con Canadá, etc. Pero faltaba algo.

Para poder hablar de la Nueva Guerra Fría como un verdadero conflicto ideológico hacía falta, claro está, una ideología que rivalizara con el modelo occidental de democracia liberal y economía de mercado. Yo apunté al euroasianismo de Alexander Dugin en septiembre de 2014. Pero la relación de Dugin con el poder en la Rusia de Putin siempre ha sido complicada. Luego, leyendo a Michel Eltchaninoff encontré la primera aproximación al pensamiento “putinista”. Pero hacía falta algo más que europarlamentarios de izquierda y derecha votando a favor de los intereses de Putin. Hacía falta teóricos que defendieran el modelo ruso. Y ya los tenemos.

En las últimas semanas he terminado de leer dos libros que pronto reseñaré aquí. El primero, Rusia en la larga duración (2015) es el más singular. Se trata de una recopilación de textos del célebre economista neomarxista egipcio Samir Amin y publicado en España por la editorial marxista El Viejo Topo, cuyo posicionamiento en la Nueva Guerra Fría es claro. Su postura es que, para poder evolucionar más allá de la sociedad capitalista a la deseable sociedad comunista futura, el primer paso que ha de dar todo país es librarse del yugo del imperialismo capitalista de la triada EE.UU.-Europa-Japón. Así que hay que defender a la Rusia de Putin porque ha dado ese primer paso necesario. Además, Amin denuncia en el capítulo final que asistimos en la actual fase de crisis del capitalismo a la emergencia del fascismo. Evidentemente, dada su postura, no se refiere al ascenso en Europa de partidos de ultraderecha que simpatizan con la Rusia de Putin. Faltaría más. Habla del golpe de estado “euro-nazi” en Ucrania como cabeza de puente a la colonización alemana de Europa oriental. Cómo no, Amim nos cuenta además que los medios mienten y tergiversan sobre Rusia. El libro está lleno de perlas que trataré cuando haga la reseña. Basta decir, que el autor defiende la Revolución Cultural china.

El segundo libro que leí es El nuevo imperio ruso: Historia y Civilización (2014) del profesor Sergio Fernández Riquelme. El libro hace primero un repaso de la configuración histórica del imperio ruso, con su permanente conflicto entre quienes pretendían un país moderno y occidentalizado por un lado y quienes defendían la singularidad de Rusia como país a medio camino entre Europa y Asia. Luego explica la realidad política de la Rusia actual, por la que el autor siente evidentes simpatía. No en vano, dirige el Foro Rusia y encontramos artículos suyos en la edición en español de la publicación euroasianista Katehon. Además, su postura conservadora queda de manifiesto buceando por la revista La Razón Histórica, que también dirige. Allí encontramos el artículo “Rusia como Imperio. Análisis histórico y doctrinal”,. que comparte contenidos con el libro. Que un conservador occidental defienda a la Rusia de Putin no es ninguna sorpresa. Pero me parece relevante señalar la pinza a izquierda y derecha de apologistas de Putin.

Por último, no debemos olvidar que no sólo la Rusia de Putin tiene apologistas en España. También Irán tiene los suyos. Niko Roa es un personaje que apareció por aquí en “La conexión iraní”. Su libro El aliado persa ha sido reseñado por Christian D. Villanueva López en ejércitos.org.