La fórmula para derrotar al Estado Islámico ya se inventó

Más allá de su absoluta brutalidad, que buenos resultados le da como arma psicológica, dudo que haya alguna característica del Estado Islámico que lo convierta en una fuerza invencible. La supervivencia del Estado Islámico tiene más que ver con la debilidad de las fuerzas armadas iraquíes (con una cúpula formada en tiempos de Al Maliki por una red clientelar de leales políticos) y los problemas de Occidente para encontrar una salida a la guerra siria. ¿Derrotar el Estado Islámico para dejar un vacío ocupable por el Frente Islámico y Jabhat al-Nusra? ¿Pactar con el régimen de Assad? ¿Esperar a que los pocos sirios “moderados” que aún sobrevivan estén dispuestos a confiar en Occidente?

Mientras el tiempo corre, será bueno recordar que la fórmula para derrotar al Estado Islámico ya está inventada. Se creó sobre la marcha para derrotar a los talibán. Un grupo de agentes de la CIA aterrizó en el norte de Afganistán a principios de octubre de 2001 cargados con cajas de billetes de 100 dólares y un equipo de comunicación satélite. Estableció los acuerdos necesarios con los comandantes de la Alianza del Norte y a continuación llegaron equipos A del 5º Grupo de Fuerzas Especiales del ejército estadounidense. Vistiendo ropas civiles, se repartieron entre las unidades de los comandantes afganos de confianza y llegaron a emplear caballos para desplazarse por las montañas de Afganistán. Una vez llegados a primera línea, utilizaron designadores láser y sistemas de comunicación para señalar los blancos a los aviones. Fue cuestión de semanas hasta que el frente colapsó. La entrada en Kabul se produjo en noviembre.

Conocemos de sobra la historia porque está perfectamente documentada. Gary C. Schroen, el jefe del primer equipo en pisar Afganistán contó su historia en First In. Fue sustituido en diciembre de 2001 por Gary Berntsen, que también contó su experiencia en Jawbreaker. La campaña militar de las fuerzas especiales fue relatada exhaustivamente por el periodista Doug Stanton en su libro Horse Soldiers (tiene edición en español) La invasión estadounidense de Afganistán tuvo un episodio peculiar. El entonces relativamente poco conocido Hamid Karzai cruzó la frontera desde Pakistán a bordo de una moto para recabar el apoyo de clanes pashtún contra el gobierno talibán. La historia de él y los soldados estadounidenses que le acompañaron la contó Eric Blehm en The only thing worth dying.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La presencia de soldados occidentales para dirigir los objetivos de los bombardeos es importante porque sólo a ras de suelo se puede saber qué bastión y que colina son relevantes. Desde 10.000 metros de altura sólo se puede aspirar a destruir almacenes y vehículos blindados sin romper del todo la capacidad combativa del Estado Islámico.

17 thoughts on “La fórmula para derrotar al Estado Islámico ya se inventó

  1. Pero una cosa es vencerles en batalla y otra diferente mantener el territorio y pacificarlo, mas que nada por que tal cosa cuesta pasta mucha pasta….

  2. Parece la solución militar ideal, pero en la toma de decisiones ejecutivas también pesa el riesgo político: la posible captura de tropas y sus potenciales ejecuciones, que serían sin ninguna duda tan crueles y mediáticas o más que las anteriores, podría erosionar el apoyo de la Opinión Pública a la intervención y al gobierno que la lleve a cabo. Me refiero a la OP estadounidense u occidental, dado que tenemos menor capacidad de aceptación de bajas propias que la de países de Oriente Medio.
    Debemos remontarnos a Mogadiscio en el 93: el hecho de que las milicias de Aidid arrastraran por las calles a la tripulación del Blackhawk y eso apareciera en todos los medios estadounidenses fue lo que motivó la retirada de Somalia días después. No han sido pocos los autores que afirman que lo sucedido en Mogadiscio frenó las intervenciones estadounidenses en otros “avisperos” posteriores, incluyendo Rwanda.
    Tras el 11-S las reticencias de la OP cambiaron completamente y el apoyo a las intervenciones en Irak y Afganistán fue amplio en EEUU en los primeros años. Sin embargo, tras años de guerra la OP fue cambiando progresivamente.
    De ahí que, por ejemplo, la Intervención de 2011 en Libia y la actual contra el ISIS consistiese exclusivamente en operaciones aéreas, que aunque no están exentas de riesgo de bajas, sigue siendo mucho menor que en intervenciones terrestres y por tanto con mucha menor posibilidad de desgaste político.
    Eso puede cambiar dado que a día de hoy y en parte por su propia y sádica propaganda, el ISIS es una de las principales preocupaciones según Gallup y otros institutos de encuestas. Veremos cómo se desarrolla todo.

  3. En la Red Voltaire, Meyssan asegura que los EE.UU. ahora apoyan a Assad para derrotar al EIIIL. Que en Siria no se plantean otra cosa. Viniendo de un propagandista del “eje de la resistencia” que reside en Damasco, creo que la afirmación de Meyssan debe tenerse en cuenta.

    1. Qué hacer con Assad me parece que es una incógnita que no han resuelto en Washington. ¿Eliminar el Estado Islámico para que lo ocupe quién? ¿Assad, aliado de Rusia e Irán? ¿Esperar a ver quién gana la siguiente guerra entre el Ejército Sirio Libre, el Frente Islámico y Jabha al-Nusra? ¿Darles un país a los kurdos para cabreo de Turquía e Iraq? Yo creo que han tolerado a Assad como mal menor hasta una solución política entre quienes sobrevivan a la guera.

      1. ¿No sería más lógico apoyar en serio al Ejército Libre Sirio y a la oposición moderada para que derroten a todos los demás?

        Lo digo porque si a final resulta que la guerra la gana al-Nusra por ejemplo, va a ser difícil resucitar a los moderados.

  4. Hola Jesús.

    Hace algunas semanas leí (no puedo recordar el sitio) algo parecido a lo que planteas, pero me surgen dudas.
    Se puede derrotar al EI, pero ¿eso soluciona el problema? Creo que el problema es mayor y el EI es solo un síntoma.

    Saludos cordiales.

  5. Apoyar al Ejército Libre Sirio, como Villuela apuntaba arriba, tiene un gran problema. Estamos en 2014 y después de 4 años de tibios apoyos occidentales es el grupo rebelde más débil. Los sirios se han pasado a otros grupos con más apoyo externo y más fanáticos.

  6. Que asco de gente, que habla tan livianamente de la muerte de niños y mujeres, a manos de los terroristas, o para ustedes burgueses de cuarta, freedom fighters.
    Por suerte encontraron la tumba, los soldaditos de la otan, en siria.
    Mucha droga se meten sus muchachos!
    Francia, inglaterra, arabia saudita e israel, son terrorismo puro.
    Y mercenarios a sueldo hacen pseudo peridismo hablando y debatiendo sobre quien deberia reinar en siria.
    El 90% de los sirios, esta con Al Assad, no resulto tu plan, sionista!

    1. El 90% de los sirios odia a su dictador. Es de mal gusto hablar con la boca llena,. pero peor aún con la cabeza vacía.

Los comentarios están cerrados.