Los minidrones armados del Estado Islámico

Desde hace semanas colaboro en la revista que la consultora de seguridad española UC Global publica en su página web. La revista arrancó el pasado mes de enero conmigo escribiendo en solitario en su primer número sobre los atropellos con vehículos como arma terrorista tras el atentado en un mercadillo navideño en Berlín. Repasé los detalles de aquel atentado y las experiencias previas en Europa, además de recordar los llamamientos desde las revistas de Al Qaeda y el Estado Islámico a que se cometan en suelo occidental atentados de ese tipo. La revista amplía el plantel de colaboradores y apartir de ahora tendrá frecuencia mensual, siendo publicada los días 15 de cada mes.

Hoy ha salido el cuarto número de UC Magazine y en ella aparece un artículo mío sobre uno de los asuntos que más comentarios ha generado entre quienes seguimos las guerras en Oriente Medio:  Los minidrones armados del Estado Islámico. El asunto estalló el pasado mes de enero con un vídeo de propaganda en el que se veía el lanzamiento de pequeños proyectiles sobre concentraciones de combatientes y vehículos iraquíes. No es, desde luego, el primer caso de empleo de drones por un grupo armado en la región, tal como cuento en el artículo. Pero sí es un precedente llamativo que puede llevar a la transferencia de conocimientos y a la imitación. En el artículo recojo los casos documentados de talleres del Estado Islámico y repaso lo que sabemos sobre los proyectiles empleados, además de cómo las fuerzas sobre el terreno han empezado a desplegar sistemas para responder a la amenaza.

España y el dilema de vender corbetas a Arabia Saudita

Los reyes de España y Arabia Saudita. Foto: CasaReal.es
Los reyes de España y Arabia Saudita. Foto: CasaReal.es

El rey Felipe VI realizó un viaje a Arabia Saudita entre los días 14 y 16 de enero de este año. En la agenda del viaje estuvo la negociación del contrato por cinco corbetas, acondicionamiento de una base naval en la costa del Golfo Pérsico y servicios asociados de formación. Resulta que la armada de Arabia Saudita está inmersa en un programa ambicioso de modernización y quiere potenciar su flota del Golfo Pérsico, sustituyendo las corbetas clase Badr. La empresa pública Navantia tiene buenas posibilidades de ganar el contrato. Pero considerando la naturaleza del régimen político de Arabia Saudita y que el país está inmerso en la guerra de Yemen. Así que se presenta un dilema moral que trato en mi reciente colaboración con la revista EL MEDIO: Arabia Saudita y un dilema para España.

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Apoyo a operaciones especiales

MOE en Rabasa (Alicante)El mundillo de las fuerzas especiales lleva unos cuantos años de transformación en España, con la creación del Mando Conjunto de Operaciones Especiales, un mando específico dentro del Estado Mayor del Aire, el crecimiento del MOE del Ejército de Tierra y la creación de la Fuerza de Guerra Naval Especial. Además, por fin, empieza a leerse en los papeles cosas como la modificación de aviones específicos para operaciones especiales. Fuera de España la transformación ha sido incluso más intensa, evidentemente como resultado de una era de  operaciones intensas desde el 11-S. Un área que me llamó la atención hace tiempo es el apoyo a operaciones especiales. En otros países del entorno OTAN se ha asumido que para el éxito de sus misiones las fuerzas de operaciones especiales requieren del trabajo de otras fuerzas que no son especiales pero sí altamente especializadas. Para ello se han creado estructuras o unidades específicas en países como Estados Unidos, Reino Unido y Francia. Recogí la experiencia de esos tres países en un artículo que salió publicado el pasado mes de diciembre en la revista Ejército que edita el Ejército de Tierra español. Pueden leer el nº909 de dicha revista o descargarla al disco duro en formato PDF en este enlace. La revista incluye, por cierto, la aportación de mi colega Guillermo Pulido al debate sobre la Nueva Guerra Fría. A él le han podido leer varias veces aquí como firma invitada.

Guardar

Guardar

Debatiendo en Bulgaria la influencia rusa en Europa

The Kremlin Playbook

El pasado lunes estuve en Sofía (Bulgaria) tras una invitación de última hora para tomar parte en una mesa redonda organizada por el Center for the Study of Democracy (CSD) a propósito de la influencia rusa en Europa Central y Oriental. El pasado mes de octubre el Center for Strategic & International Studies (CSIS) presentó en Washington el informe The Kremlin Playbook: Understanding Russian Influence in Central and Eastern Europe, del que el CSD es coeditor. Así que este evento sirvió de presentación del informe y como toma de contacto sobre el tema. La intención de los autores es realizar futuros informes que vayan ampliando el foco geográfico. Así, hubo unos cuantos participantes provenientes de los países balcánicos y yo participé como solitario representante de los países del arco mediterráneo.

Robert Pszczel
Robert Pszczel, director de la Oficina de Información de la OTAN en Moscú.

Sobra decir que, tras dos años sintiéndome como profeta que clama en el desierto (escribí sobre la Nueva Guerra Fría por primera vez en septiembre de 2014), fue reconfortante encontrarme en un entorno donde se debaten abiertamente las intenciones y estrategias rusas. De hecho, la OTAN apoyó la organización del acto y contamos con la presencia de Robert Pszczel, director de la Oficina de Información de la OTAN en Moscú.

El evento, por cierto, tuvo como título “The Russian Economic Footprint in Central and Eastern Europe: Addressing Strategic Vulnerabilities in Hybrid Warfare”. El uso y abuso del concepto “Guerra Híbrida” daría para una larga discusión. Y de hecho en el turno de preguntas y debates, Martin Sokolov del Sofia Security Forum apuntó que el término no es empleado en Rusia, donde se usa en cambio Guerras de Nueva Generación (véase al respecto Russian Military Strategy del incombustible Timothy L. Thomas). Pero creo que es un guiño del destino que mi primera participación en un evento internacional fuera de España sea en uno donde se hable de un término que introdujo en España mi amigo y mentor Jorge Aspizua.

imgsrc-php3
Oksana Nezhyvenko (Ucrania) y el profesor Martin Jirušek de la República Checa.

El tema central tratado el lunes es cómo los lazos económicos con Rusia de muchos países de Europa Central y Oriental son una vía para la influencia rusa en el ámbito político, aprovechando la corrupción política y la dependencia económica. Es más, la región ha sufrido un deterioro en la calidad de sus democracias, apareciendo líderes que promueven “democracias iliberales” y que en muchos casos son prorrusos. Siempre que hablamos en España de la penetración económica rusa y la dependencia de los países europeos hacia Rusia pensamos en el caso del gas natural. Ese es el campo de estudio de Martin Jirušek, de la universidad Masaryk de Brno (República Checa), que disertó sobre el tema. La cuestión es que la penetración rusa es en muchas ocasiones vía paraísos fiscales, empresas intermediarias y testaferros. Por ejemplo, hay países que tienen a Chipre como origen de un volumen importantísimo de inversiones pero que son en realidad de capitales provenientes de Rusia. Así que investigar la presencia rusa supone desentrañar una maraña de empresas con cruces de acciones. España es de los países que menos depende de Rusia pero hay que estar atentos a la pinza energética que puedo crearse con la alianza estratégica rusa con Argelia y más ahora que el gasoducto MedGaz está en venta. Habrá que prestar atención a los negocios rusos en España.

A la hora de hablar de España, me centré en la desinformación y propaganda. Y empecé con un caso del que no había tenido noticias hasta la semana pasado. En el año 2014 tuvo lugar en Barcelona un acto de apoyo a las repúblicas separatitas de la cuenca del Donbás. Miembros de la comunidad ucraniana pidieron la palabra para defender la causa de la unida de Ucrania. La respuesta del público fue muy negativa y la situación se volvió tensa. Así que abandonaron el lugar. En el camino a casa, uno de los ciudadanos ucranianos fue atacado brutalmente por un grupo de  autoproclamados “antifascistas”, quedando al borde de la muerte. La sentencia del juicio contra los agresores se conoció la semana pasada, siendo de cuatro y tres años de cárcel. Cabe preguntarse cómo es que en el imaginario de jóvenes radicales de ultraizquierda la causa ucraniana quedó asociada al fascismo y cómo les generó tanto odio. Evidentemente se trata de la narrativa rusa sobre la crisis ucraniana, así que el primer punto que destaqué fue que las ideas (propaganda y narrativas interesadas) tienen consecuencias.

imgsrc-phpMientras que en España hablar sobre una nueva era de relaciones entre Occidente y Rusia es predicar en el desierto, no tuve que entrar en detalles ni argumentarlo dado el contexto del evento. No mencioné el concepto de Nueva Guerra Fría, pero sí señalé que esa nueva era de relaciones se destaca por una rivalidad geopolítica (como hemos visto en Europa Oriental y Oriente Medio) y una rivalidad ideológica. En este último contexto tiene lugar la “Guerra de Información”. Señalé que no hace falta especular sobre las estrategias rusas, sino que podemos acudir a los propios documentos rusos, como es el caso de la Doctrina de Seguridad de Información de la República Rusa. Desde el punto de vista de la doctrina rusa, no existe una diferencia entre guerra y paz en el campo de la”Guerra de Información”. Ni tampoco una distinción entre operaciones ofensivas y defensivas. Es más, el concepto ruso de “Guerra de Información” engloba áreas que en Occidente se consideran aparte, como es el caso de la ciberguerra y las operaciones psicológicas (PSYOPS). Bajo esa perspectiva, se entiende mejor el caso de los robos de datos de los servidores del Comité Nacional Demócrata en las últimas elecciones estadounidenses (asunto del que escribí en el blog Magnet).

capturaEs difícil cuantificar el impacto de los medios rusos en España. Lo relevante no es tanto sus audiencias como el eco que tienen sus puntos de vista en páginas web que copia y pegan noticias, blogs y muros de Facebook. Y a veces ni siquiera se trata de una cuestión de afinidad ideológica, sino de malas prácticas periodísticas. Como es el caso reciente del diario 20 Minutos que publicó una noticia sobre Bin Laden viviendo en las Bahamas. El diario 20 Minutos se limitó a copiar de un medio italiano que a su vez citaba uno ruso. Días después el diario rectificó, pero como es fácil de imaginar la noticia circuló. En otras ocasiones se trata de engaños dirigidos específicamente al público hispanohablante, como fue el caso de “spainbuca”, un español que supuestamente trabajaba de controlador aéreo en Kiev y que fue una fuente sobre los acontecimientos en Ucrania para el canal RT además de muchas personas en Internet. La realidad es que no existen controladores aéreos extranjeros en Ucrania y “spainbuca” resultó ser un español residente en Bucarest.

Lo interesante de los medios rusos es que no promueven abiertamente la agenda ideológica del Kremlin, sino que encontramos una mezcla de noticias disparatadas con bulos sobre las acciones de los gobiernos occidentales. El objetivo, por lo tanto, no sería tanto promover las bondades de la Rusia de Putin como generar desconfianza hacia los gobiernos occidentales con un punto de vista cínico sobre la información en estos tiempos de las post-verdad donde para cada información, dato o estadística hay una versión alternativa.

Podemos según RT

Un aérea donde encontramos una debilidad estratégica es el ascenso de gobiernos prorrusos en Europa. Curiosamente allí donde encontramos un partido populista en ascenso encontramos simpatías o vínculos directos con Rusia. En España tenemos un partido político que abiertamente ha propuesto una alianza estratégica europea en detrimento de la OTAN (véase el punto 327 de su programa electoral). Hablo, cómo no, de Podemos, que forma parte de ese peculiar bloque que en el Parlamento Europeo vota a favor de los intereses del Kremlin en todo aquello concerniente a Ucrania, Crimea y la crisis ucraniana. Ese bloque lo componen partidos de izquierda y derecha. Y se da la paradoja que en países como Alemania y Grecia encontramos partidos en extremos opuestos del arco ideológico pero que coinciden en sus simpatías hacia la Rusia de Putin. Tal es el caso de Alternativa Por Alemania (AfD) y La Izquierda (Die Linke) o la extraña pareja formada por los comunistas griegos (KKE) y los neonazis de Aurora Dorada. El auge de todos estos partidos es el resultado de la falta de respuesta de los partidos tradicionales a los problemas de las democracias avanzadas. En el caso de España, el desempleo y la corrupción. La respuesta por tanto, no pasa por contrarrestar la propaganda rusa o las narrativas de los partidos en ascenso sino por afrontar de lleno la solución de esos problemas.

El resto de la agenda del viaje a Bulgaria estuvo bien llena, así que me quedó poco tiempo para pasear por el centro de Sofía. Sólo pude ver desde la ventana de un taxi la catedral de Alexander Nevskty y la iglesia ruso ortodoxa de San Nicolás el Milagroso. Pero pude sentirme como en un cuento de hadas paseando tras la puesta de sol y bajo la nieve frente a una mezcla de edificios otomanos y edificios góticos estalinistas. Una sensación de ensueño que remató los dos guardias en la puerta del palacio presidencial que, con sus uniformes y gorros de piel con una pluma, me llevaron al Cetro de Otokkar. Desde luego que me quedé con ganas de poder conocer mejor la ciudad. Quién sabe si habrá nuevas oportunidades de volver. Pero desde luego vuelvo con nuevas perspectivas y con ganas de profundizar en algunas líneas de trabajo.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Crónica de las I Jornadas “El Mundo en el Siglo XXI”

img_20161123_125214

Hice un viaje relámpago a Madrid para participar el pasado miércoles como ponente en la primera jornada “El Mundo en el Siglo XXI” dedicadas a “Oriente Medio y el conflicto árabe-israelí en el imaginario de la Seguridad Internacional”. El evento tuvo lugar en la sede de las Comunidades Europeas. Me tocó intervenir en una mesa redonda moderada por el general  de división (r.) Jesús Argumosa y en la que también participó el coronel (r.)  Pedro Baños. Esta vez me tocó hablar de Irán. Empecé con unos cuantos datos básicos porque vivimos en un país donde hay periodistas que hablan de Irán como “país árabe”. Repasé cuatro cuestiones. Una es cómo la experiencia de la guerra Irán-Iraq (1980-1988) influyó en las estrategias desarrolladas por Irán. Así, el papel de fuerzas altamente ideologizadas en frenar la invasión iraquí se convirtió en modelo a reproducir en Iraq y Siria. Dado que estudié el tema en su momento, traté la experiencia iraní en el ámbito naval y la preferencia por tácticas de guerra asimétrica. El asunto es relevante por la importancia del Estrecho de Ormuz, como “punto de estrangulamiento” por el que pasa cada día el 40% de los hidrocarburos transportados por mar en todo el mundo.

photo_2016-11-24_22-31-11

La segunda cuestión es el uso del terrorismo vía terceros como herramienta. Recordé el ataque con bomba contra las fuerzas estadounidenses y francesas en Beirut en 1983, el ataque con bomba contra la AMIA en Buenos Aires en 1994 y el ataque con bomba contra las torres Jobar en Arabia Saudita en 1996. Detrás de los tres atentados está la mano de Irán, que nunca es el ejecutor directo. La tercera cuestión, ya adelantada antes, es el apoyo o reclutamiento de milicias altamente ideologizadas para intervenir en conflictos externos. Como es el caso de Hezbolá, pero yo preferí referirme a las fuerzas chiíes en Iraq y Siria. En este último caso, encontramos combatientes de países tan lejanos como Pakistán y Afganistán. Por último y cómo no, hablé de las ambiciones nucleares iraníes y de las dudas que plantea el acuerdo negociado por Estados Unidos.

Como público, me tocó disfrutar de la conferencia inagural del coronel Ignacio Fuente Cobo, analista del Instituto Español de Estudios Estratégicos, titulada “El escenario internacional 15 años después del 11-S: de las Torres Gemelas a las Torres de la Libertad”. Fue uno de esos tours de force que me encantan cuando están bien hechos, como fue el caso. Al ser un repaso general se abrieron muchas img_20161123_101229cuestiones y debates pero yo disfruté especialmente aquellos puntos en que parece que el coronel Fuente y yo habíamos llegado cada uno por su camino a conclusiones parecidas. Como es el caso del concepto “hiperpotencia cansada”, que según Google sólo hemos empleado ambos y en 2014. Curiosamente lo usé aquí, en este blog, en septiembre de 2014 y el coronel Fuente en un libro aparecido en noviembre de 2014 y que, evidentemente, fue escrito meses antes.

Tuvimos a continuación varias intervenciones sobre cuestiones identitarias y religiosas en Oriente Medio. El teniente coronel Manuel González, que es profesor de la Escuela de Guerra del Ejército de Tierra y que imparte clases de concienciación cultural para militares destinados a misiones en el extranjero, habló de la configuración religiosa e identitaria de los partidos políticos que están presentes en el parlamento de Líbano e Israel. En mi caso me pareció interesante conocer mejor el enorme puzzle que componen cada país. La profesora Eva Saenz-Díez, de la Universidad de Louvain-la-Neuve, habló del concepto de yihad y su polisemia, con las connotaciones políticas de ello. En su repaso a la cuestión religiosa en Oriente Medio me llamó la atención lo que contó sobre los fallidos intentos del presidente Al Sisi que la Universidad de Al Azhar renueve el discurso musulmán. Intervino también el coronel (r) Pedro Baños, al que le tocó multiplicarse ante la ausencia de un ponente, para habla del panorama estratégico de Israel y sus desafíos en un vecindario complicado. Y por último intervino Marta González Isidoro para hablar de la dimensión religiosa en el conflicto palestino-israelí, un asunto que creo no se ha tratado lo suficiente si consideramos la hegemonía de las fuerzas islamistas en la región ante la crisis del socialismo árabe o el contraste de los discursos palestinos para consumo interno y externo. Eso sí, las diferencias entre algunas posturas del coronel Baños y Marta González con las mías hubieran dado para un debate divertido entre amigos.

foto

El pequeño gran secreto de estos eventos es que lo mejor siempre viene luego, cuando hablas con el resto de ponentes y el público mientras picoteas o bebes algo. Por ejemplo tuve la ocasión de reencontrarme con Enrique y Mar, a los que conocí en Jaca en 2011 en el Curso Internacional de Defensa y que son los autores de las fotos que ilustran esta crónica. Conocí a Gabriel Cortina, que dirige Artículo 30, blog que sigo pero con el que no había relacionado ninguna cara. Y conocí al profesor Jesús Gil Fuensanta coautor de sendos libros, bastantes interesantes, sobre los conflictos de Libia y Siria que ahora merecerán una relectura. Para terminar, es destacable que en poco más de un año y medio he sido invitado a participar en mesas redondas sobre Ucrania, África y esta sobre Oriente Medio.

Guardar

I Jornadas “El Mundo en el Siglo XXI”, Madrid 23 de noviembre

El próximo miércoles 23 de noviembre tendrá lugar en Madrid las primeras Jornadas “El Mundo en el Siglo XXI” dedicadas a “Oriente Medio y el conflicto árabe-israelí en el imaginario de la Seguridad Internacional”. Un servidor de ustedes estará allí entre  grandes expertos para hablar de Irán, país del que en su momento dediqué aquí mismo en este blog bastante atención a cuenta de su programa nuclear. Además, la amenaza iraní sobre el Estrecho de Ormuz me llevó a escribir sobre “Irán y la guerra naval asimétrica”. Así que hablaré de las particulares estrategias desarrolladas por Irán en su contexto geopolítico.
jornadas
Las jornadas tendrán lugar en la sede de las Comunidades Europeas (Paseo de la Castellana 46,) y las organiza SECINDEF con la colaboración de la Cátedra de España-Israel de la Universidad Rey Juan Carlos, IEEE, Artículo 30 y OPRYS (Observatorio de Prevención de la Radicalización Yihadista. Tienen ustedes aquí el programa de las jornadas. 

Guerras climáticas

Hace ya bastante tiempo, allá por 2006, planteé qué impacto podría tener para España el cambio climático en África. La estrecha franja fértil que se aprecia en las fotos satélite del Magreb me aportó el título: La delgada línea verde (I) y La delgada línea verde (y II). Es un tema que nunca olvidé y mantuve en algún lugar de la memoria sabiendo que había una posible conexión entre el actual aumento global de las temperaturas y las tensiones sociales que desembocan en conflictos. Esta semana escribo al respecto en mi nueva colaboración en Magnet: Guerras climáticas: cuando el exagerado aumento de temperaturas provoca conflictos en Siria o Sudán. Menciono cómo los biólogos perciben ya cambios en la fauna en España, presento el concepto de “guerras climáticas” de Harald Welzer y trato los ejemplos de Darfur y Siria.