Lecciones de geopolítica para la fallida República de Cataluña

Los criterios que generalmente se emplean en derecho internacional público sobre qué constituye un Estado Nación se toman de la Convención de Montevideo, aunque yo como sociólogo prefiero emplear a  Max Weber. Vean por ejemplo esto que escribí en 2014: “Palestina como Estado fallido”. Cataluña cumplía los tres primeros requisitos: Población, territorio y gobierno claros y definidos. Después de la Declaración Unilateral de Independencia del viernes 27 de octubre sólo faltaba una cosa: reconocimiento internacional. Pasaron las horas y ningún país soberano reconoció la República de Catalunya. Nadie quería establecer relaciones bilaterales con el nuevo país. Pasaron los días y tampoco. Alguno sigue esperando.

Recuerdo cuando los tiempos que políticos de otros países europeos anunciaban que apoyarían la independencia de Cataluña. Juraría que más de uno de las repúblicas bálticas y otros países ex-comunistas cuya soberanía quedó limitada durante la Guerra Fría. Por evidentes razones de memoria histórica, esos países parecían dispuestos a acudir en ayuda de la futura naciente república catalana, ofreciendo el necesario reconocimiento diplomático que permitió el éxito de las declaraciones de independencia de países como Lituania o Eslovenia.

Pero lo que se sucedieron en las primeras horas tras la Declaración Unilateral de Independencia catalana fueron declaraciones oficiales de apoyo a la unidad de España. Sergio Maydeu Olivares se dedicó a recopilar esas declaraciones y compartirlas en su perfil de Twitter. Su criterio fue no hacer caso a declaraciones de políticos a la prensa, sino sólo compartir enlaces a las comunicados oficiales surgidos de los gobiernos. O en su defecto, enlaces a los tuits lanzados por los dirigentes de cada país. Repasé la lista desde el principio y entre los primeros gobiernos en manifestarse encontré algo curioso. Aparecían los países cercanos a España (Portugal, Francia, Italia y Marruecos), países hispanoamericanos y un tercer grupo. Se trataban de Noruega, Finlandia, Lituania, Letonia Estonia, Polonia, Ucrania, Rumanía, Moldavia y Kazajistán.

Me llamó la atención ese tercer grupo porque no son países que uno tenga en mente cuando piensa en los lazos fraternales e históricos de España. No recuerdo mucha literatura sobre la “tradicional amistad hispano-kazaja”. Pero el patrón me pareció evidente. Eran todos países preocupados por la Nueva Guerra Fría y la actitud de Rusia tras los acontecimientos de Ucrania en 2014. No es difícil imaginar la poca gracia que hace en esos países los movimientos separatistas, con el recuerdo presente de los “hombrecillos verdes” rusos en Crimea y la posterior acción rusa en Ucrania oriental. En esa lista de países, cada cual tiene su historial de problemas con Rusia, minorías rusas o ambos. Y no sólo hablo de los casos evidentes de las repúblicas bálticas o Kazajistán. Hablo de las conexiones con Rusia del nacionalismo en Gagauzia, la región de Moldavia.

Capítulo aparte merece el rechazo generalizado en Europa a un continente fragmentado en paisitos, lo que haría imposible el funcionamiento de la Unión Europea. Pero añadamos algo más que señalé en su momento y que más de uno tomó a guasa. España había mostrado claramente su compromiso en la defensa colectiva de las repúblicas bálticas. Primero, participando con cazas en el programa Air Policing de la OTAN. Y este año, participando con un destacamento mecanizado en Letonia el despliegue multinacional Enhanced Force Presence. Escribí sobre él en “Rumbo a Letonia. Y España entró en la Nueva Guerra Fría“. Aposté entonces que no veríamos reconocimiento diplomático alguno desde las repúblicas bálticas a Cataluña.

Las cabezas pensantes del Procès pasaron por alto las transformaciones geopolíticas en Europa en el contexto de la Nueva Guerra Fría. Marta Pascal, coordinadora del PDeCAT, decía el otro día que, el ver que no llegaban los reconocimientos diplomáticos, “ha generat una sensació de ‘ostres, què ha passat aquí’?” Alguien en Cataluña no hizo los deberes y la Generalitat se lanzó a un salto al vacío.

Ultima ratio regis

El otro día alguien tuiteaba “¿A cuántos catalanes estáis dispuestos a matar para defender la unidad de España?”. Busco en Twitter y veo que es una frase repetida y discutida con variantes. La primera vez que vi la frase alguien contestó dándole la vuelta. ¿A cuánta gente estaban dispuestos a matar en Cataluña para alcanzar la independencia? Y es que como expliqué el otro día, una Declaración Unilateral de Independencia es un acto de fuerza que rompe con el orden legal para imponer otro jugando al doble o nada. O nace un nuevo país o vas a la cárcel.

“Palacio de la Generalitat de Catalunya, plaza Sant Jaume, tras la batalla, octubre 1934“. Foto tomada del blog de José Antonio Bru.

El Mundo contó allá por agosto de 2014 que había mossos haciendo cursos en Europa que no se correspondían a labores policiales. Por su parte, El Confidencial Digital contó en mayo de 2016  que la Generalitat de Catalunya quiso comprar armamento de naturaleza y en cantidades que ni siquiera se justifican con la amenaza yihadista. La compra, por lo visto, fue parada desde Madrid. Como también fue parada la compra de 500 “granadas aturdidoras”, según contó El Confidencial Digital en abril de 2017. Y es que como expliqué el otro día, los Certificados de Usuario Final necesarios para comprar legalmente armamento de guerra en el mercado internacional los expiden los estados soberanos.

Si todo esto fuera cierto, podríamos plantearnos que desde el independentismo se optó por una estrategia de resistencia pacífica no violenta no por fuertes convicciones morales, sino por resignación ante las pocas probabilidades de disputar  con éxito al Estado en Cataluña el monopolio de la violencia legítima con los medios disponibles. Pero aún así cabe preguntarse, en un escenario similar al 18 de julio de 1936 en las guarniciones africanas, a cuántos mossos leales al ordenamiento constitucional español y a cuántos guardias civiles estaban dispuestos los golpistas a llevarse por delante para controlar el territorio de Cataluña tras la Declaración Unilateral de Independencia.

El Nacional.cat tituló con una frase de Andrea Levy, diputada del Partido Popular el Parlament: “Puigdemont ha puesto en riesgo la vida de los catalanes”. Veo que ha causado escándalo. “¡El govern del PP estava disposat a matar catalans!” No parece la gente consciente de lo cerca que hemos estado de una tragedia. Bastaba que a la Declaración Unilateral de Independencia le hubiera seguido acciones de fuerza de los mossos para vernos en un escenario donde tenía cabida el artículo 8º de la Constitución Española. Y en tal caso, el Estado español estaba absolutamente legitimado a emplear la fuerza para defender el ordenamiento constitucional contra los golpistas armados.

Afortunadamente la Generalitat no movilizó a los mossos el viernes 27  se encontró con que los Mossos d’Esquadra decidieron mantenerse fieles a la legalidad vigente [*]. La Declaración Unilateral de Independencia quedó en un gesto vacío que todavía algún independentista está tratando de interpretar. El gobierno español por su parte parece que aprendió del desastre del 1 de octubre, empleando de forma limitada los poderes que le otorga el artículo 155º de la Constitución Española y llamando inmediatamente a elecciones autonómicas. Incluso parece que ha tratado de desescalar el conflicto con declaraciones como que se vería con “agrado” que Puigdemont se presente a las elecciones del 21 diciembre o afirmando que la actual crisis política podría terminar en última instancia con mayores cotas de autonomía para Cataluña. Pero a lo mejor estoy atribuyendo a la inteligencia lo que han sido declaraciones poco pensadas y descoordinadas.

Ahora veo asombro porque la maquinaria de la justicia se ha puesto en marcha. Parece que después de la Declaración Unilateral de Independencia, que no llegó a ninguna parte, quisieran excusarse: “era bromita, ¡no hay por qué ponerse así!”. Yo la verdad, no le veo la gracia. Hemos estado muy cerca de una tragedia. Y estamos descubriendo estos días que el Procés fue una huida hacia adelante de unos líderes que no tenían plan ninguno. Justo ahora caen en la cuenta en Cataluña que nadie se molestó en construir la estructura básica de un Estado, ni en pensar todo lo que venía después de proclamarse la República de Catalunya.  Ha sido un capricho de niños ricos jugando a ser adultos y poniendo en riesgo el futuro de la gente. Imaginen las inversiones y puestos de trabajo que dejarán ahora de aterrizar en Cataluña y el resto de España. Y encima querrán que pretendamos que aquí no ha pasado nada. Espero que de todo esto alguien haya aprendido algo.

 [*] Según Marta Pascal, coordinadora del PDeCAT, “el fet que no hi hagués el reconeixement internacional posterior o que el cos dels Mossos, d’Esquadra hagin hagut de seguir les instruccions del govern del PP ha generat una sensació de ‘ostres, què ha passat aquí’?

El desastre del 1 de octubre

En la segunda mitad de septiembre alguien me contó que estaba todo bajo control. Las urnas y las papeletas del 1-O estaban ubicadas y que no iba a haber referéndum. Era la clase de información que no debía contar a nadie porque iba a tener lugar una operación policial sonada. El jueves 28 la Guardia Civil requisó papeletas y sobres. Y eso fue todo. Al día siguiente, el viernes 29 de septiembre, se presentaron las urnas Made in China para el referéndum. Vi chistes y comentarios jocosos en las redes sociales por el origen y la forma de las urnas. También vi que se cuestionó la limpieza del referéndum por usar urnas translúcidas, cuando la realidad es que en Alemania las urnas son cajas opacas y en Holanda se ha llegado a emplear contenedores plástico de basura. El jolgorio de los nacionalistas españoles pasaba por alto que el aparato logístico del referéndum no había sido penetrado por el CNI o lo servicios de información del Cuerpo Nacional de Policía y Guardia Civil.

Que la logística del referéndum iba a ser frenada parace que fue una de esas informaciones que circulan como cadena por Whatsapp y que dicen siempre provenir de alguien bien conectado. Un artículo sin firma en El Confidencial Digital cuenta que el C.N.I. y los servicios de información policiales se echan la culpa del fiasco del referéndum. Dice que para el servicio de inteligencia se trató de una “chapuza policial”. Mientras que cita a policías anónimos que dicen que el C.N.I. no compartió información y que “rencillas personales” entre mandos de inteligencia y policiales afectaron al operativo.

Fantasías adolescentes.

El viernes por la tarde circuló el llamamiento a ocupar a partir de las seis de la tarde los centros escolares que iban a servir de colegios electorales el domingo 1 de octubre. Se programaron actividades lúdicas y deportivas con la excusa de ser “fiestas de comienzo de curso”, convertidas en jornadas de puertas abiertas para invitar a que los vecinos participaran. La ocupación de los colegios electorales con familias, vecinos y menores realizando actividades tenía un claro objetivo de frenar cualquier acción policial. De ahí la polémica sobre los “escudos humanos”. Los Comités de Barrios convocaron a su vez asambleas y entraron en acción los Comités de Defensa del Referéndum que se habían creado a lo largo de la semana. La elección del nombre no creo que fuera casual. Las siglas CDR coinciden con el nombre de los Comités de Defensa de la Revolución, el grupo de chivatos que en cada grupo de viviendas en Cuba vigila a los vecinos y organiza turbas para acosar a los disidentes. La información circuló ese fin de semana por Twitter y Telegram. Véase el caso del CDR de Gràcia: Twitter y Telegram. No hubo una respuesta masiva al llamamiento  a acudir a los colegios pero el sábado por la tarde se pidió acudir desde la madrugada del domingo 1 de octubre. Cuando por la mañana llegaron las unidades del Cuerpo Nacional de Policía y la Guardia Civil se encontraron aglomeraciones de gente.

Iconografía gueracivilista del CDR de Gòtic-Raval.

La idea original era que policías y guardia civiles se personaran en cada colegio electoral mientras los mossos entraban para llevarse urnas y papeletas. El viernes 29, Rebeca Carranco contaba en el diario madrileño El País: “Trapero ordena desalojar sin violencia y cerrar los colegios el domingo a las seis de la mañana”. Pero el domingo la policía autonómica catalana se limitó a mandar una pareja a cada colegio electoral, insuficiente para cualquier tipo de intervención. Entonces, se dio la orden a Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía de entrar por la fuerza.

La estrategia de los organizadores del referéndum era evidente. Era una estrategia viejísima de Resistencia Pacífica No Violenta que podemos remontar a la Marcha de la Sal de Ghandi en la India en 1930 y luego al movimiento de los Derechos Civiles en Estados Unidos en los años 60. (Sobre este último recomiendo la lectura del libro 1968: el año que conmocionó al mundo de Mark Kurlansky). Se trata de provocar a la policía a actuar de forma violenta para adoptar el papel de víctima desde una posición de superioridad moral y generar simpatía. Policías y guardia civiles cumplieron su guión a rajatable ofreciendo las escenas que los independentistas querían que se vieran en todo el mundo. Algo que se logró gracias a la fuerte presencia de medios internacionales ese día y la redes sociales. Cuando se vio el impacto en los medios de comunicación, se dio la orden de parar las intervenciones policiales. Manuel Marlasca recoge en su blog el testimonio de varios policías que cuentan que se recibió la orden de parar de intervenir en los colegios electorales para dar tiempo a estudiar la repercusión mediática: “¿Pero de verdad no eran conscientes de que al primer golpe con la defensa las imágenes iban a hacerse virales y tienen que valorar si continuar o no?”. (Los testimonios parecen tomados de una carta de policías nacionales que también publicó El Periódico).

Viñeta de Ferran Martín. Vía Tabarnia.

Marlasca también recoge en su blog el testimonio de un inspector que afirma “[H]a habido incompetencia, desidia y falta de conocimientos de seguridad y de la situación social en Cataluña. Por su parte, Patricia Ortega Dolz y Óscar López-Fonseca citan en El País a policías que cuentan: “[E]l secreto del plan es que no había plan y, peor aún, sigue sin haberlo”. “Nadie sabía lo que íbamos a hacer, no había un plan definido, confiaron en que los Mossos d’Esquadra cumplirían con su obligación y no fue así”.  En su artículo cuentan que con los efectivos disponibles se decidió intervenir en 500 colegios electorales de un total de 2.315, pero aún así no se completó el número previsto. También cuentan que se valoró intervenir el viernes, el sábado e incluso en la madrugada del domingo. Pero dudo que la medida hubiera sido efectiva. Las urnas y las papeletas no aparecieron en la mañana del domingo y de no disponer los centros educativos como colegio electoral rápidamente se habrían buscado alternativas. De hecho, pudo verse como una iglesia durante la misa se convirtió en improvisada sala de recuento de votos.

El 1-O resume todo el conflicto catalán ahora mismo. Por un lado tenemos a los nacionalistas españoles que dicen que el Procés se reduce a un problema de incumplimiento de la Constitución y las leyes. Su narrativa justifica el uso de la fuerza para defendese de un “Golpe de Estado” y proteger los derechos de los catalanes que quieren seguir siendo españoles. Su visión de que todo se reduce a aplicar la ley al pie de la letra es legítima en un Estado de Derecho pero sin más consideraciones sólo producirá una escalada en el conflicto.  Los nacionalistas españoles se comportan como si el separatismo no tuviera arraigo en Cataluña. Siguiendo las noticias por los medios de comunicación de Madrid no se enteraron de lo tensas que estuvieron las cosas en Cataluña los días 1, 2 y 3 de octubre.  Están convencidos de poder vencer y nunca se han preocupado de convencer. Por otro lado tenemos a los separatistas catalanes que, especialmente tras el 1 de octubre, desconectaron mentalmente de España. Hablan como si fueran una fuerza social mayoritaria y creen vivir una lucha épica contra la España neofranquista que debería recibir la simpatía del resto del país. Los separatistas catalanes viven en una cámara de eco de la que sólo salen para escoger los testimonios de políticos idiotas, periodistas carcas o trolls fachas para señalar lo mucho que les odian en el resto de España. Están absolutamente alejados de la realidad, convencidos que el camino por el que avanzan les permitirá soltar el lastre de mantener a una España cutre e indolente para liberar por fin todas las potencialidades de Cataluña cuando en realidad avanzan hacia el abismo de quedarse en una entidad virtual aislada internacionalmente. Europa cambió tras la invasión rusa de Ucrania en 2014. Los países de la Nueva Europa que nacieron de la fragmentación de la Unión Soviética y Yugoslavia seguro que veían con simpatía la causa secionista años atrás. Al fin y al cabo, fue el reconocimiento internacional lo que salvó a Eslovenia, Croacia y las Repúblicas Bálticas. Pero hoy, tolerar la fragmentación de los países es abrir una puerta trasera a la aparición de “hombrecillos verdes” y la creación de “repúblicas populares”. Es España la que aporta cazas F-18 y carros de combate Leopard 2E para la salvaguarda de la soberanía báltica, no Cataluña.

Hace poco escribí en El Blog de Tiro Táctico un repaso a lo sucedido el 1 de octubre en Cataluña a la luz de las ideas del padre del concepto de Guerras de Cuarta Generación: “El 1 de octubre en Cataluña y las Guerras de Cuarta Generación”.