Un esquema provisional de la Nueva Guerra Fría

NuevaGuerraFría_v1.1

  • La alianza cubano-venezolana forman el núcleo del subloque regional hispanoamericano en la Nueva Guerra Fría mientras Nicaragua y Ecuador mantienen lazos económicos más estrechos con China.
  • La Nueva Guerra Fría no sólo tiene elementos de pugna geopolítica sino que tiene una vertiente ideológica que se manifiesta en el terreno de la información e ideas.
Chávez y Ahmadinejad en 2007

Chávez y Ahmadinejad en 2007

  • El mundo de habla hispana es también un campo de batalla en el terreno de la información y las ideas en la Nueva Guerra Fría. Así tenemos el canal en español de Russia Today, el canal iraní Hispán TV y del canal hispanoamericano TeleSur. Por ejemplo, en palabras de Pablo Iglesias: “A los iraníes les interesa que se difunda en América Latina y en España un discurso de izquierdas porque afecta a sus adversarios”
  • Aparte de Rusia y las dos alianzas regionales, en esta Nueva Guerra Fría hay que prestar atención a los partidos anti-establishment que han surgido o ganado auge tras la crisis económica europea.
El nuevo ministro de Asuntos Exteriores griego con Alexander Dugin en Grecia en 2013 (ahora niega todo vínculo con él)

El nuevo ministro de Asuntos Exteriores griego con Alexander Dugin, ideólogo del nuevo Euroasianismo, en Grecia en 2013 (ahora niega todo vínculo con él)

  • El Front National francés, la coalición griega SYRIZA y el español Podemos coinciden en defender la retirada de su país de la Alianza Atlántica. Los tres coincidieron en su voto negativo al tratado de asociación de la Unión Europea y Ucrania.

Ahmed Moualek, Dieudonné Mbala Mbala, Thierry Meyssan, Alain Soral y Frédéric Chatillon en Siria en 2006.

  • En Francia encontramos personajes como Thierry Meyssan y Dieudonné Mbala Mbala con conexiones en el Front National y la Nouvelle Droite por un lado y vínculos con Siria y Hezbolá por el otro lado. En el caso de Voltairenet, la organización dirigida por Meyssan, se marcharon miembros fundadores denunciando su nueva agenda política y la financiación mediante “fondos de reptiles” extranjeros.
  • El nuevo gobierno griego SYRIZA-ANEL transciende la divisoria izquierda-derecha con un programa político anti-troika, a favor de renegociar la deuda y anti-austeridad pero también con convergencias geopolíticas. SYRIZA es anti-OTAN y anti-Israel mientras que ANEL es antisemita. Ambos son prorrusos.
  • Rusia, Irán y Venezuela dependen enormemente de la exportación de petróleo, que sigue bajando de precio en los mercados internacionales. 2015 será un año interesante.

Redes de conocimiento

Allá por 2006, cuando las ideas que dieron lugar al libro Guerras Posmodernas estaban en período de maduración me llamó la atención una entrada del blogs del profesor Juan Freire sobre el uso dado por la CIA a plataformas para compartir conocimiento: “Cómo usa la CIA los blogs y los wikis para la gestión del conocimiento: ¿espionaje open source?” En aquel entonces estábamos todavía en el shock post-11S y post-11M. Las palabra “red terrorista” evocaba entonces la idea de redes difusas, complejas e indetectables infiltradas en las sociedades libres occidentales. ¿Cómo enfrentarse a un enemigo tan aparentemente invulnerable?  La respuesta surgida dentro de la CIA era emplear también la estructura de red internamente. Contaba el profesor Freire:

[E]xiste una lucha interna, al menos la CIA, para transformar una organización cerrada y fuertemente jerarquizada en otra estructura que siga un modelo más horizontal y colaborativo, necesario para afrontar los nuevos retos. Este nuevo modelo podría definirse como una organización con un funcionamiento open source restringido al interior de la propia institución.

Frente a la idea de más recursos y más intromisión en la vida privada, la idea que presentaba la CIA era que lo verdademente revolucionario era la manera de procesar, analizar y compartir la información que ya se tenía. Lo supimos vía Ali Soufan en su libro respecto al 11-S. En España tuvimos el caso Wanninkhof. La información ya estaba allí pero compartimentada en organizaciones públicas que compiten entre ellas y se guardan información.

Muchos años después, el Ejército de Tierra español creó una wikipedia interna, la MilipediA.  Mi experiencia es que hay mucho conocimiento relevante en las personas más insospechadas. Y dentro de las fuerzas armadas hay perfiles muy diferenciados que van desde el militar “funcionario” al militar “friki”, que te recita diálogos de películas y te señala errores de uniformidad en películas sobre la Segunda Guerra Mundial. Como apuntaba “Alcedo” en los comentarios a mi entrada de blog al respecto, sería interesante conocer los incentivos que tienen los usuarios de la MilipediA para escribir en ella y si ha terminado reproducción las dinámicas sociales de la Wikipedia.

La MilipediA es una herramienta institucional surgida desde el propio Ejército de Tierra. Hace poco se publicó la noticia de que miembros de la policía nacional y diferentes policías locales compartían información mediante Telegram haciedo hincapié en “al margen de sus jefes”. Esto es, policías de diferentes cuerpos con un vínculos informal constituyen su propia red (aquí la herramienta es lo de menos) para paliar una necesidad en su trabjo. Gonzalo Martín ha escrito al respecto en Transformación Digital, sacando lecciones aplicables a cualquier empresa o colectivo. Esta vez, frente a las iniciativas institucionales, los propios policías aprovechan sus vínculos personales para convertirlos en redes informales de intercambio de información.

Las comunicaciones distribuidas (las redes sociales que conocemos son redes distribuidas sobre una base centralizada, las reglas del dueño de la plataforma) esencialmente permiten que cualquier persona (nodo) pueda comunicar con otra sin que pueda impedirse. […]

[L]a gente es capaz de coordinarse y compartir información para resolver sus problemas de trabajo (“luchar contra la delincuencia”) sin necesidad de que un jefe dé órdenes o lo fiscalice. ¿Por qué no aprovechar toda esa energía en vez de mantenerla oculta? […]

[L]a digitalización por sí misma, se quiera o no se quiera, cuestiona la jerarquía tradicional y el rol del mando convencional, por no hablar de la estructura organizativa: las redes hacen una cosa diferente, más plana, más contributiva, más aprovechable y, creo yo, más interesante y divertida.

Hay aquí un dilema entre la creación dirigida desde arriba o el crecimiento orgánico e incontrolado desde abajo. Yo mismo pienso en los vínculos que me mantengo con la gente con la que comparto información y son una sucesión de flujos desordenados por varias vías. Creo que será interesante empezar a explorar nuevas herramientas y las posibilidades de la sistematización.

 

¿Se posicionará Grecia en la Nueva Guerra Fría?

La noche del domingo 26 estallaba mi timeline de euforia con la victoria en las elecciones griega de la Coalición de Izquierda Radical, conocida por sus siglas SYRIZA. En la mañana del lunes 26, en cambio corrió la estupefacción. SYRIZA, que se quedó a dos escaños de la mayoría absoluta, recibía el apoyo del partido Griegos Independientes, ANEL según sus siglas en griego, para formar gobierno.  ANEL es un partido ultraconservador cristiano ortodoxo, xenófobo, antisemita y conspiranoico. ¿Qué tenían en común? ANEL es el único partido griego relevante que compartía con SYRIZA llevar en su programa el oponerse a la Troika europea y renegociar la deuda.

Enseguida leí comentarios que explicaban el acuerdo de gobierno como un ejemplo de tacticismo político. Recordemos lo mucho que repite el eximio Pablo Iglesias que la política “es cabalgar contradicciones”. Hoy, por ejemplo, El País titula su editorial “Pragmatismo en Atenas”. El acuerdo se anunció a media mañana, así que es difícil imaginar que fuera improvisado. Ya con los hechos consumados, alguno advirtió que SYRIZA había reculado durante la campaña en materia de derechos LGTB. Ahí están las declaraciones de Tsipras, que calificó de “asunto científicamente controvertido” la adopción de niñas por parte de parejas del mismo sexo. Así que las negociaciones son seguramente previas.

Pero si volvemos de nuevo al eximio Pablo Iglesias y su discurso en torno a que el eje izquierda-derecha está superado por su nula capacidad explicativa en la política actual, podemos encontrar otros nexos entre SYRIZA y ANEL. Me refiero, cómo no, a entender esta alianza política desde la perspectiva de la Nueva Guerra Fría.

Buques de las armadas griegas e israelíes en un ejercicio bilateral en 2012

Buques de las armadas griega e israelí en un ejercicio bilateral en 2012

SYRIZA llevaba en su programa electoral la salida de Grecia de la OTAN y la ruptura de los acuerdos militares con Israel. Ante el exiguo espacio aéreo israelí, la fuerza aérea realiza entrenamientos en países europeos como Italia y Grecia. Pero Grecia posiblemente haya aportado algo realmente importante a Israel: Acceso a los sistemas de defensa antiaéreos S-300 instalados en Creta y que repetidamente Irán ha tratado de adquirir.

Alexis Tsipras viajó a Moscú meses después de la invasión rusa de Crimea y se declaró en contra de las sanciones a Rusia. En Moscú se reunió con personalidades rusas cercanas al Kremlin que tienen vetada la entrada en la Unión Europea. Alexander Dugin, ideólogo del nuevo euroasianismo, en su momento señaló a SYRIZA como un potencial aliado de Rusia. Por su parte, ANEL es tildado directamente de “partido pro-Kremlin” por Anton Shekhovtsov, al igual que un diario ateniense de lengua ruso lo denominaba hace poco el “partido ruso”.  Uno de sus parlamentarios es presidente de la Alianza Greco-Rusa.

SYRIZA y ANEL, junto con el Partido Comunista Griego (KKE) y Aurora Dorada, coincidieron en votar en contra el acuerdo de asociación de Ucrania a la Unión Europea. No está de más recordar lo ofendidos que se sintieron algunos cuando señalé que el  Front National francés y Podemos habían coincidido en votar no, en una lista que incluye también a Jobbik, Die Linke, Alternativa por Alemania, NPD, Izquierda Unida, Bildu, etc. Es una mezcla aparentemente incoherente de ultraderechistas y comunistas que sólo cobra sentido cuando buscamos los nexos en los términos ideológicos de la Nueva Guerra Fría como el nacional-populismo o el nacional-bolchevismo. Así, podría ser que Grecia sea tras el conflicto de Ucrania otro ejemplo donde los movimientos políticos y alianzas sólo tengan sentido dentra de las lógicas ideológicas de la Nueva Guerra Fría.

Volver a la guerra en red

La guerra en red (netwar) es uno de los asuntos junto con la ciberguerra más abandonados por este blog. Cuando terminé mi primer libro eché en falta poder encajar en la trama del libro la guerra en red y las redes distribuidas. Así que la decisión obvia allá por mayo de 2010 fue escribir un nuevo libro en que desarrollara el asunto. Los amigos y los más viejos lectores de este blog recordarán el proyecto. Tuvo como título provisional Guerras Distribuidas. Hablé de él muchas veces comentando los cambios a su estructrura y los temas de la actualidad que se relacionaban con él. Pero según avancé el proyecto se vino abajo.

gwcjw9y7-1364530391

Según fui leyendo sobre guerrillas, terrorismo, ciberguerra… se me fueron cayendo los temas. ¿Guerrillas distribuidas? A pesar del impacto del teléfono móvil Thuraya en lugares como Sudán o Somalia no se puede decir que veamos ahora un mundo de fuerzas insurgentes de estructura más horizontal. Los señores de la guerra y los bigmen siguen sosteniendo, a pesar de los cambios en la superficie, el poder informal en los valles de Afganistán y en las guerras de África. ¿Terrorismo distribuido? Un trabajo académico me llevó a concluir que el paso de campos de entrenamiento en Afganistán a un terrorismo atomizado de aprendices de la yihad que se descargaban recetas de bombas en Internet había derivado a finales de la década pasada en un fracaso de la yihad global, simbolizada en la muerte de Osama Bin Laden. Por no hablar del funcionamiento centralizado y burocratizado de Al Qaeda o la proclamación del Califato. En la penúltima versión del proyecto pretendía centrarme en el swarming.

Encontré ejemplos interesantes en el activismo social. ¿Pero no era meter en el mismo saco las revueltas sociales y el terrorismo una forma de “criminalización de la protesta”? Hace poco leí De la Ley Sinde a la #spanishrevolution de Arnau Fuentes y me pareció interesante su visión de cómo el 15-M se desinfló por su indefinición. No es nada paradójico que un partido con un núcleo marxista-leninista sea el que haya nutrido de la gente que se estrenó en política con aquellas movilizaciones. Habrá que estar atento a la segunda parte de su ensayo. Y el primer capítulo me hizo recordar que está pendiente de escribirse sobre el trabajo de Gene Sharp o cómo OTPOR en Serbia dio lugar a CANVAS, la escuela de “revoluciones de colores”. Algo que ya tocaba Carlos González Villa en Las Revoluciones de Colores.

Se fueron cayendo temas hasta que, como dije entonces, “me quedó algo así como un árbol podado a fondo, esquelético y feo sin sus hojas“. Reorganicé todo y me quedé por último con un proyecto de libro de ciberguerra, tema que apenas he tocado en este blog a pesar de que allá por 2007 me dije que tendría que escribir sobre los ciberataques rusos contra Estonia antes de que el tema se pusiera de moda. El último coletazo de la guerra distribuida fue mi idea de dedicarle un capítulo en una futura segunda edición extendida y puesta al día de Guerras Posmodernas.

Ha pasado tanto tiempo que ahora veo la cosas con otra perspectiva. Ahora pienso que aquel artículo de John Arquilla, en la revista Foreign Policy era bastante simplificador y mezclaba conceptos para vender la idea de que lo pequeño y distribuido siempre vence a lo grande y descentralizado. Es lo que tiene el paso del tiempo y la acumulación de lecturas. Se te caen los referentes cuando vas más allá de los enunciados evocadores. Creo que el concepto de red ha sido abusado y desdibujado. Y el papel de las jerarquías informales ha sido subestimado a la hora de hablar de organizaciones que se presentan o son definidas como “redes”. Creo a estas alturas que la guerra en red tiene más validez como modelo ideal weberiano o metáfora que realidad social. Desde esa perspectiva habrá que volver a hablar de ella.

La epopeya de los cyborgs y la guerra en Ucrania que no acaba

Hasta hace poco combatían en el aeropuerto de Donetsk solos y aislados soldados ucranianos cuyo esfuerzo, percibido como sobrehumano por la población del país que apoya al gobierno de Kiev, les mereció el sobrenombre de los “cyborgs”. Las fuerzas promoscovitas les han lanzado de todo, gentileza de Putin, en los últimos meses en una batalla encarnizada que ya se conoce como el Stalingrado ucraniano. A estas alturas el valor estratégico del aeropuerto es inferior al valor simbólico que ha adquirido. Y la semana pasada los cyborgs estaban en una situación desesperada, combatiendo ya dentro del edificio de la terminal. Por ejemplo, en el perfil de Facebook del colectivo ucraniano en España “Con Ucrania” podíamos leer el sábado 17 un testimonio de un “cyborg” que hacía llegar el periodista británico Oliver Carroll.

Acabo de hablar con Slavik, un soldado ucraniano de la 80ª Brigada Paracaidista, que está en la nueva terminal del Aeropuerto de Donetsk: ‘La situación es muy, muy complicada ; necesitamos refuerzos. No llega nadie. Muchos, muchos están desparecidos. Muchos heridos. No puedo decir cuantos, no puedo decir quien está vivo y quien está muerto. También hay muchos cuerpos. Necesitamos la oportunidad de poner evacuarlos’.

‘Ayer hubo un intento de sacar a los heridos, pero fracasó. Nuestros heridos todavía están aquí. Un chico que perdió un brazo ha muerto. Los militantes de la República Popular de Donetsk (RPD) CASI controlan la nueva terminal. Han estado disparándonos con tanques durante 3 días. Y no tenemos el apoyo de la artillería que necesitamos. Vemos terroristas de la “RPD ” en todas partes alrededor de nosotros’.

Finalmente este fin de semana el ejército ucraniano lanzó una ofensiva para alcanzar el aeropuerto de Donetsk, permitiendo la evacuación de 23 “cyborgs” heridos a Odesa y aliviar la situación de los que allí combatían. Pero no, cuenta Íñigo Sáenz de Ugarte en “Así se combate en Ucrania” que es al revés. Que las fuerzas ucranianas han estado lanzando ataque tras ataque contra el aeropuerto y por eso está tan destrozado.

Los numerosos cráteres en una zona en su mayor parte controlada por rebeldes demuestran que una vez más el Ejército ucraniano no cuenta con medios o soldados suficientes para un ataque, y que se limitó durante mucho tiempo a barrer la zona con fuego de artillería notoriamente impreciso

Considerando que “el Gobierno ucraniano está prácticamente en bancarrota” y “los rebeldes prorrusos no podrían haber seguido combatiendo durante tantos meses sin la ayuda material de Moscú” Íñigo Sáenz de Ugarte considera factible el fin de la guerra. Sólo es cuestión de que la UE apriete las tuercas a Kiev y que Putin corte el grifo a los suyos. Claro… Porque todos sabemos que Putin alentó una insurgencia en Ucrania oriental, envió fuerzas de todo tipo (de cosacos a chechenos) y las ha sostenido entregádoles armas (como el sistema Buk que derribó el vuelo MH17 de Malaysia Airlines) porque es un amante de la autodeterminación de los pueblos. ¿Cómo se obliga a Putin a sentarse en una mesa de negociación?

“Cyborgs” en el aeropuerto de Donetsk (foto vía Con Ucrania)

El conflicto en Ucrania se prolonga porque tras más de 20 años de desinterés por parte de los gobiernos de Kiev, las fuerzas armadas del país estaban en un estado lamentable. Buena parte del aparato de inteligencia del país era prorruso. Lo que sumado a la situación económica del país ha supuesto la incapacidad del gobierno ucraniano de emplear la fuerza de forma decisiva en la parte oriental del país. A eso se suma que, ante la situación de las fuerzas armadas, los combates los han protagonizado unidades de voluntarios surgidas del movimiento Euromaidan y que han anunciado que tras el fin de la guerra reclamarán cambios en el país. Recordemos la entrevista al fallecido “Franko” en Vice News. El gobierno ucraniano ha tenido interés que esos potenciales revoltosos sean diezmados en el frente.

Por su parte, ¿qué interés puede mantener Putin en prolongar la guerra? Ante el sueño desvanecido de una Nueva Rusia que conecte de forma ininterrumpida Transnistria a Rusia pasando por Crimea, parece que prefiere una Ucrania rota antes que fuera de la esfera de influencia rusa. De momento, está eliminando testigos incómodos.

La muerte del fiscal argentino Nisman en el contexto de la geopolítica de la Nueva Guerra Fría

AMIA julio 2010

El 18 de julio de 1994 estalló un vehículo con una bomba frente a la sede Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en la calle Pasteur de Buenos Aires. Murieron 85 personas. La investigación del caso AMIA fue en sus comienzos un desastre y el atentado terrorista sigue impune a día de hoy.  Cuando acudí al acto de recuerdo a las víctimas el 16 de julio de 2010 me sorprendió las medidas de seguridad y tener que explicar por qué yo, que no era judío, quería acceder a la calle Pasteur. Me quedé con la sensación de que la comunidad judía lloraba a sus muertos a solas mientras la vida en Buenos Aires seguía su ritmo habitual. Para la comunidad judía aquella tragedia de 1994 no estaba cerrada en absoluto.

La principal pista del caso apunta a Irán y Hezbolá, tal como Marcelo Wio explicó en 2013 en un extenso repaso a la historia del caso AMIA rescatado hoy por Revista de Medio Oriente. Por ejemplo, en 2005 se identificó al ejecutor del atentado, un joven libanés llamado Ibrahim Hussein Berro. Finalmente en 2006 varios fiscales, entre los que se encontraba Alberto Nisman, presentaron un informe que según resume Marcelo Wio:

[…] señalaba que el atentado contra la sede de la AMIA fue llevado a cabo por la organización terrorista libanesa Hezbollah por orden de las más altas autoridades del gobierno iraní, y con el apoyo local de diplomáticos iraníes que estaban acreditados en la Argentina. Este hecho no excluye la posibilidad de que otras personas estuviesen involucradas en el atentado.

La cadena de mando desde la embajada iraní en Argentina al gobierno iraní en Teherán fue identificada. Con el paso del tiempo, algunos de los diplomáticos iraníes en Buenos Aires implicados en el atentado alcanzarían cargos importantes a su vuelta de Irán, convirtiendo las órdenes de búsqueda y captura lanzadas por la justicia argentina en un escollo para las relaciones entre ambos países. Hay que considerar el alineamiento de Argentina, que si bien pertenece al bloque regional Mercosur sus políticas están más cercanas al bloque de la Alianza Bolivariana (ALBA). Así se pasó del peronismo neoliberal de Carlos Saúl Menem, que en su acercamiento a Estados Unidos participó en la coalición internacional contra Saddam Hussein, al peronismo “nacional y popular” del matrimonio Kirchner.

203789

En los últimos años Argentina se ha acercado a Rusia e Irán, los dos países más señalados del bloque anti-occidental en la Nueva Guerra Fría. Muy escaso de recursos el Ministerio de Defensa argentino compró a Rusia helicópteros dos Mil Mi-17 y recibió condiciones ventajosas para recibir tres más. Recientemente la armada argentina encargó a Rusia 4 buques remolcadores de altura y de apoyo a plataformas petrolíferas clase Neftegaz que serán destinados, como los helicópteros, a la presencia argentina en la Antártida. En otro orden de cosas, el año pasado Russia Today comenzó a emitir en abierto en Argentina tras un acuerdo de los gobiernos de Buenos Aires y Moscú. Aunque no mucho tiempo atrás, la cadena emitiera un programa sobre Argentina tan delirante como el presentado por Daniel Estulin.

En 2013 Argentina firmó un memorándum con el gobierno iraní. El fiscal Nisman, que como vimos investigó la causa AMIA, emprendió una investigación sobre el acuerdo bilateral y emprendió una acusación contra la presidente Cristina Fernández Kirchner y el canciller Héctor Timerman, entre otros, por encubrimiento. Al parecer el acuerdo incluía una cláusula por la que Argentina solicitaba a Interpol que retirara la orden de búsqueda y captura internacional contra los ciudadanos iraníes vinculados a la causa AMIA, un obstáculo para que pudieran desplazarse por el extranjero. La causa AMIA era un obstáculo en las relaciones entre ambos países. Nisman explica todo el asunto en la siguiente entrevista.

Nisman contó estar sometido a fuertes presiones. “Yo puedo salir muerto de esto”, llegó a afirmar. Hoy lunes 19 debía acudir a los tribunales. Apareció muerto en su casa.

[Actualización]

Llama mi atención Mario M. Durán sobre la entrada “Detrás de Nisman” en el blog de Santiago O´Donnell, periodista argentino que repasó los cables diplomáticos enviados desde Buenos Aires y divulgados por Wikileaks. El fiscal Nisman aparecía en ellos y O’Donell nos cuenta:
-Que Nisman investigó la causa AMIA y armó el caso judicial en estrecho contacto con la embajada estadounidense y las organizaciones judías argentinas, empeñadas en implicar a Irán.
-Que Nisman era un fiscal ambicioso que llegó a ser cercano al gobierno Kirchner para luego distanciarse.
-Que Nisman le contó a O’Donell que su principal fuente era un agente de los servicios de inteligencia argentinos que tenía contactos con EE.UU. e Israel.

El caso me recordó inmediatamente al juez Garzón, una figura de la judicatura con ambición y gran proyección pública que tras su vínculos cercanos al partido del poder se convirtió en su principal azote pero que se le conocía también por ser un juez instructor poco meticulosos y cuyos casos se desinflaban en el juicio. O’Donell considera que el trabajo de Nisman como fiscal en la causa AMIA estaba viciado. Podemos imginar, por ejemplo, que Estados Unidos e Israel quisieran “intoxicar” la instrucción del fiscal Nisma en la causa AMIA con información falsa. Pero de lo que estamos tratando es de la otra causa,  sobre las maniobras del gobierno argentino para torcer la acción de la justicia. Se trata de un asunto interno argentino donde es mucho más difícil imaginar una manipulación de pruebas a cargo de potencias extranjeras. De hecho, O’Donell no cuenta nada de ese otro proceso.

La perspectiva israelí de la guerra en red

Recientemente el Instituto Español de Estudios Estratégicos publicó el artículo “Una aproximación al diseño operacional sistémico (SOD” de Juan Pablo Somiedo. Se trata de una original escuela israelí de pensamiento operacional surgida en torno a la figura del general Shimon Naveh y el centro conocido en inglés como Operation Theory Research Institute (OTRI). Leí sobre ella por primera vez en el libro A través de los muros. Fue una de mis lecturas cuando decidí interesarme por la ciudad como campo de batalla futuro. Me llamó la atención entonces que el general Naveh daba a leer a sus subordinados obras de autores posmodernos franceses. De hecho la editorial que publicó A través de los muros (en realidad un capítulo de Hollow Land: Israel’s Architecture of Occupation) añadió el subtitulo “Cómo el ejército israelí se apropió de la teoría crítica postmoderna y reinventó la guerra urbana”.  El artículo de Juan Pablo Somiedo me despertó el interés por averiguar más sobre las ideas de Naveh y sus seguidores.

Resultó que la OTRI fue desmantelada en 2006 tras una auditoría de las fuerzas armadas que encontró que el instituto organizaba cursos y seminarios pero no producía obras en papel, además de que sus miembros se excedían en facturar horas extras y el propio Naveh compaginaba su trabajo con dar clase a pesar de que era incompatible. Suena todo problemas menores y la realidad es que la OTRI fue enormemente incomprendida por el establishment militar israelí que consideraba a Naveh y los suyos unos chiflados que hablaban en una jerga incomprensible después de leer a autores como Gilles Deleuze y Félix Guattari. La abrasiva personalidad de Naveh no creo que ayudara. En esta entrevista llama “ignorante y arrogante” al general Dan Halutz, que fue general en jefe de las fuerzas armadas israelíes durante la guerra del Líbano de 2006. En esta otra entrevista llama “idiota” a David Ben-Besht, el comandante en jefe de la armada israelí durante aquella guerra. Y esa otra entrevista dice que tanto Ben-Besht como su sucesor, Uri Marom, son personas sin la más mínima capacidad de pensamiento abstracto.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Soldados israelíes en Nablús

Cuesta imaginar la cara de los generales isralíes mientras Naveh les hablaba usando términos como “deconstrucción” y “molecular”, palabras que uno asocia a la cocina de Ferran Adrià. Pero lo que proponía Naveh era precisamente “deconstruir” los problemas estratégicos para proponer soluciones originales y contraintuitivas. El ejemplo que destaca Eyal Weizman en A través de los muros es el asalto israelí a Nablús en abril de 2002. Los grupos armados palestinos habían levantado barricadas y colocado trampas la calles de Nablús esperando el ataque israelí. Las vías de aproximación israelíes eran previsibles y las tropas hubieran tenido que afrontar un avance lento y penoso. Weizman señala que el entonces coronel al mando de la brigada paracaidista, Aviv Kochavi, era un licenciado en Filosofía, carrera que estudió tras considerar estudiar arquitectura. Tras estudiar la situación se cuestionó por qué sus soldados tendrían que avanzar por calles y avenidas a tiro de los francotiradores palestinos para entrar en los edificios por puertas y ventanas detrás de las que habían trampas explosivas. La ciudad, con sus vías y muros no dejaban de ser un constructo mental que impone reglas: Se camina por las calles y se entra por las puertas. Kochavi ordenó que sus tropas entraran en Nablús desde varias direcciones simultáneamente y avanzaran como si las construcciones no exisitieran. Numerosos grupos pequeños de soldados israelíes abrieron huecos en las paredes y cruzaron de casa en casa. Los daños materiales fueron altos pero la proporción de víctimas entre la población civil palestina fue baja y el número de bajas israelíes fue mínimo.

Nablús en 2002.

Soldados israelíes atravesando muros en Nablús en 2002.

Tras la Guerra del Líbano de 2006 arreció un debate sobre lo que se consideró un fracaso militar. Con la perspectiva de 2015 podemos decir que los daños sufridos por Hezbolá resultaron disuasivos. La frontera entre Israel y Líbano ha estado bastante tranquila desde entonces y la partida entre Israel y Hezbolá se juega en Siria. Pero acabada la guerra en 2006 se buscaron culpables de las decisiones erróneas que costaron vidas. Y se culpó a la OTRI y sus ideas. Naveh se defiende diciendo que sus ideas nunca fueron comprendidas. Por eso vemos que en las entrevistas se despacha gusto contra los generales que mandaron en aquella guerra.

Las tropas de Israel entraron en Líbano sin una estrategia clara de la que salieran objetivos concretos. Simplemente tras días de bombardeos, que no frenaron el lanzamiento de cohetes, se ordenó al ejército entrar en el Líbano. Precisamente la clase de maniobra para la que Hezbolá se había estado preparando años, construyendo refugios subterráneos y plantando trampas. Las fuerzas mecanizadas israelíes recibieron órdenes de avanzar hacia el interior del Líbano con el único propósito de tomar hitos geográficos que permitieran vender la idea de un avance incontestado en territorio de Hezbolá. Un ejemplo fue el avance de la 401ª brigada de carros de combate y la brigada de infantería Nahal por el wadi Saluki tras recibir órdenes contradictorias que enviaron los vehículos israelíes por un camino expuesto a los misiles avanzados rusos “Kornet” proporcionados por Siria a Hezbolá. Murieron 11 soldados israelíes y 50 resultaron heridos menos de 24 horas antes de que entrara en vigor el alto el fuego.

Según el general Naveh el error fue enviar fuerzas mecanizadas, que han de avanzar por vías de aproximación de número limitado y por tanto previsibiles, para luchar la clase de guerra para la que Hezbolá se había preparado. Su alternativa hubiera sido enviar fuerzas ligeras en grupo de 90 soldados para actuar en el interior del Líbano buscando las lanzaderas de cohetes de Hezbolá y marcar objetivos para la aviación y la artillería. La alternativa de Naveh era que las fuerzas israelíes actuaran como una fuerza guerrillera en territorio de Hezbolá (“out-G-ing the G”, que decía el coronel Hackworth). Hezbolá hubiera perdido la ventaja de las emboscadas preparadas en las vías que avanzan desde la frontera de Israel hacia el Líbano y hubiera tenido que exponer sus fuerzas para buscar a las unidades israelíes moviéndose por su retaguardia. Al parecer, la idea se puso en marcha de forma limitada y allí donde se aplicó tuvo éxito.

Las ideas de Naveh sobre cómo se hubiera podido combatir a Hezbolá en 2006 recuerda sin duda a la guerra en red. De hecho, Haim Assa, un antiguo miembro del OTRI es coautor junto al vicealmirante Yedidia Groll-Yaari de Diffused Warfare: The Concept of Virtual Mass. Ambos autores abogan por la organización en redes distribuidas, que llaman “redes moleculares”, con unidades modulares capaces de reagruparse en unidades mayores ad hoc. Frente al volumen de fuerzas y la potencia de fuego, proponen fuerzas ligeras altamente conectadas que mediante un uso masivo de medios ISTAR obtengan una imagen total del campo de batalla para cada elemento de la red poder disparar munición inteligente a los blancos. El concepto de “masa virtual” se deriva entonces de la idea de que una fuerza así, ligera y dispersa, es capaz de hace a un enemigo mayor porque es el conjunto de la red el que ataca frente a las unidades convencionales donde sólo un porción de sus elementos entra en contacto con el enemigo. Es una forma diferente de plantear el concepto de ataque en enjambre, swarming, que John Arquilla y David Ronfeldt plantearon en el año 2000 pero que no aparece en la bibliografía que Yedidia Groll-Yaari y Haim Assa manejan en su libro. Al igual que para Naveh y Kochavi, un referente importante es Mil Mesetas de Deleuze y Guattari. Quizo la casualidad que me animara a comprar el primero el mismo día que me llegó el segundo por correo. Queda inagurada así, una semana en que hablaré de guerra en red.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los árboles de la islamofobia no dejan ver el bosque del antisemitismo

Me llamó la atención que en los primeras horas posteriores a la matanza en la redacción del Charlie Hebdo encontrara comentarios en Twitter lamentando cómo el suceso iba a dar alas a la islamofobia y al Front National de Marine Le Pen. Me parecen preocupaciones legítimas, pero creo que quienes las expresaron mostraban una preocupante inversión de prioridades tras el asesinato de 12 personas.

El énfasis puesto estos último días por los medios de comunicación en el ataque a la libertad de expresión que supuso el atentado contra el  Charlie Hebdo, la prensa reacciona así cuando toca a uno de los suyos, ha dejado totalmente en un segundo plano al ataque contra el supermercado kosher Hyper Cacher, donde cuatro judíos fueron asesinados por su condición de tal.

10933769_856133967761484_8143490934788655580_n

Las cuatro víctimas judías asesinadas en el supermercado Hyper Cacher el 9 de enero de 2015.

Habría que recordar que no es el primer atentado terrorista contra la comunidad judía en Francia. El 19 de marzo 2012 fue atacada una escuela judía en Toulousse. Fue asesinado un rabino, dos de sus hijos (de 6 y 3 años) junto con la hija (de 8 años) del director de la escuela. Y también habría que recordar que el 24 de mayo de 2014 fue atacado el Museo Judío de Bruselas, donde fueron asesinadas cuatro personas.

Pero además, el atentado contra Charlie Hebdo tiene detalles que han sido ignorados o no se les ha dado importancia. El País recogía el testimonio de Sigolène Vinson, una superviviente de la matanza en la redacción del Charlie Hebdo. La crónica cuenta que “Said [Kouachi] repitió tres veces en voz alta que no mataría a las mujeres” pero “allí yacía el cuerpo sin vida de Elsa Cayat, especialista en psicología”. Elsa Cayat no sólo era psicoanalista, era judía. Por eso la mataron. Una razón que cambia el sentido de la noticia. No se trató de un esto irracional de los terroristas que no cumplieron su palabra de no matar mujeres, sino que sabían perfectamente lo que hacían. Los judíos son en Francia menos del 1% de la población y supusieron un tercio de las víctimas del terrorismo yihadista en París (dos colaboradores del Charlie Hebdo y cuatro rehenes en el supermercado).

Militares y policías en el barrio judío de París

La prensa habla de la libertad de expresión y la islamofobia, pero son las instituciones judías en Francia las que requieren protección policial y los niños sortean militares para entrar en sus colegios. Cuenta en un extenso artículo sobre sobre la comunidad judía en Francia que en 2014 emigraron a Israel más judíos de Francia que de ningún otro país. Si este atentado y los que vengan empujan a más judíos a abandonar Francia podremos decir que asistimos a una soterrada limpieza étnica.

Volviendo a las Guerras Posmodernas en Guerras Posmodernas.com

 Caí en la cuenta que este año se cumple el décimo aniversario de que compré el dominio GuerrasPosmodernas.com ¡Ha pasado una década! Como tengo nueva plantilla y ahora WordPress permite justificar los textos, me dediqué a repasar lo que escribí en 2005. Aquel año acuñé el término Flanco Sur para señalar que España debía preocuparse por lo que pasaba al sur del Magreb, señalé el auge de la piratería en el Cuerno de África, defendí el potencial de la inteligencia de fuentes abiertas (OSINT), etcétera. Durante largo tiempo me ufanaba de que este blog no era esclavo de la actualidad y las noticias. Bastaba que un tema se popularizara para perder interés en él y dirigir una mirada prospectiva a un tema emergente. Me releo y tengo la sensación de que en aquel entonces era más listo que ahora. Pero tiene una explicación. En aquel entonces había un mundo por descubrir. Mapeaba un nuevo territorio y cada paso era un hallazgo.

Creo que en los últimos años perdí esa chispa. Publiqué mi primer libro, que pide a gritos una versión ampliada y actualizada, con la sensación de que me había dejado fuera un tema que no sabía cómo encajar en mi hilo argumental. Me refiero a la guerra en red y las organizaciones distribuidas. Me embarqué en un proyecto de libro sobre el tema, que provisionalmente titulé Guerras Distribuidas, pero acada paso que daba las redes distribuidas se desvanecían en el aire. Desde Al Qaeda a Podemos, las pirámide jerárquicas siguen imperando. Aparqué el proyecto de libro y seguí con otras cosas.

reuters_russia_red_square_03Nov11-878x623

El verano pasado vislumbré de pronto el desarrollo de una Nueva Guerra Fría, caracterizada por la consolidación de un amorfo bloque ideológico opuesto a las democracias liberales. A él pertenece la Rusia de Putin, la alianza del Eje de la Resistencia en Oriente Medio y los gobiernos populistas de Hispanoamérica. Cuentan con sus aliados en Europa, como aquellos que defienden que la Europa Occidental continental debería desligarse de la OTAN para formar un bloque continental con Rusia. Esta Nueva Guerra Fría tiene episodios “calientes”, como la guerra en Ucrania y la guerra en Siria. También tiene elementos que recuerda a la vieja Guerra Fría, como los vuelos de la aviación rusa frente a las costas de Portugal, Reino Unido o California. Pero sobre todo se disputa en el terreno de la información, como la campaña propagandística rusa de conspiranoia sobre el derribo del vuelo MH17 de Malaysia Airlines sobre Ucrania Oriental.

Espero ir completando poco a poco el puzzle de la Nueva Guerra Fría, que me hizo volve a sentir el entusiasmo de explorar nuevos territorios. Pero es hora de volver a lo que siempre hice. Tengo que volver a hablar de la transformación de los conflictos armados en el siglo XXI. Tengo que volver a poner la mirada en el futuro. Tengo que volver a emplear el blog como cuaderno de apuntes para mis proyectos de libro. Hay que volver a las Guerras Posmodernas.

Los yihadistas en Francia se armaron en el mercado negro

El pasado día 7 de enero el periodista francés  publicó en su perfil de Twitter una foto que mostraba un casquillo de bala supuestamente recogido por la policía francesa en las oficinas del semanal Charlie Hebdo. No había manera de verificar la veracidad de la información.

Casquillo de bala Arto Pulkki, un ingeniero finlandés, que forma parte de la gran comunidad de on-line de expertos en asuntos militares, identificó los marcajes del casquillo de la foto. Se trataba de una bala del calibre 7,62×39 fabricada en la factoría IGMAN d.d. de Konjic (Bosnia-Herzegovina) en 1986. Es decir, una bala de fusil de asalto AK fabricada en la antigua Yugoslavia.

Recuerdo que tras las guerras balcánicas aparecieron en España armamento militar que terminó en manos de bandas criminales albanokosovares y búlgaras. A una de ellas le incautaron un lanzagranadas anticarro desechable. También recuerdo que a otra le incautaron un subfusil Agram 2000 croata por su peculiar diseño. Buceando por Internet encontré esta noticia de 2003: Desbaratada en Gandía una banda búlgara de traficantes de armas”. En el cuerpo de la noticia leemos:

En esta operación, en la que también han colaborado las autoridades policiales búlgaras, se ha incautado un total de 50 pistolas de la marca Marakov, modelo ‘Baikal’, del calibre nueve milímetros, así como siete fusiles de asalto de la marca Kalashnikov, 25 silenciadores, espadines para la apertura de vehículos de gran cilindrada y abundante munición.

Por cierto, como siempre que se trata de periodistas españoles, hay varios errores. “Baikal” es una marca registrada de la empresa rusa “Izhevsky Mekhanichesky Zavod”. Y el modelo de pistola es la “Makarov”,  que no “Marakov”. Al igual que Kalashnikov, que no era una marca hasta hace poco, sino un modelo de fusil con mútilples variantes y fabricado en Rusia y fuera de ella. Pero sigamos, que me pierde siempre señalar errores.

España no fue el único país al que llegaron armas de la antigua Yugoslavia. El 13 de marzo de 2010 la BBC en su sección “La semana en imágenes” mostró la siguiente foto de las armas recogidas en Hamburgo por la policía durante una amnistía efectuada por las autoridades alemanas.

Hamburgo

Arriba a la derecha aparece un subfusil M-84, la versión yugoslava del Škorpion checo. A la izquierda vemos un subfusil Agram 2000 de origen croata y a la derecha un M-70, versión yugoslava del fusil soviético AKM.

Así que vemos que en Europa han circulado fusiles de asalto. Y sólo era cuestión de que algún chiflado yihadista accediera a ellas. Como fue el caso de los hermanos Kouachi.

Jordi Pérez Colomé, del que recomiendo “Qué queda de los atentados de París“, publicó en su cuenta de Twitter la lista del armamento encontrado a los yihadistas:

Armas de los hermanos KouachiA Amedy Coulibally le encontraron dos pistolas “Tokaref” (transcripción francesa de “Tokarev”) de 9mm. El listado de la policía dice que son armas rusas. Pero la versión de 9mm. Parabellum de la pistola Tokarev es una variante fabricada en la antigua Yugoslavia por Zastava. También aparecen dos fusiles automáticos “de tipo Kalashnikov”. Se trata del modelo checo vz. 58, que tiene un cierto parecido, en su variante “Compact” fabricada por CSA que vemos en la siguiente foto.

B7EeiiHIMAA-llk

En cuanto a los hermanos Kouachi se le encontraron dos fusiles automáticos Kalashnikov y un lanzagranadas anticarro “M82″. Sospecho que se trata de un error de la policía francesa, que ya vimos no supo identificar el vz.58. En la antigua Yugoslavia se producía el lanzagranadas anticarro desechable M80 “Zolja”. Hoy se fabrica en varios países balcánicos. Lo encontramos en la página web de la empresa serbia Balkan Novotech como “cohete anticarro de mano M80″ y en la página web de la empresa macedonia Eurokompozit ofrecido como “lanzacohetes M80 Zolja”. Ambas empresas producen el M80, el M79 y el M90. No aparece por ningún lado un arma llamada M82.

M80 Zolja

En un artículo de AFP se hablaba del precio de las diferentes armas. El material empleado por los yihadistas de París se eleva a unos cuantos miles de euros. Podríamos sospechar entonces que contaron con financiación para acumular un arsenal.