Observatorio de la Nueva Guerra Fría #2

Prometí que realizaría un resumen semanal de noticias sobre la Nueva Guerra Fría pero luego caí en la cuenta de que hay semanas en las que apenas publico y  el blog podría quedar algo saturado.

Blindados Stryker estadounidenses participan en el desfile del Día de la Independencia en Estonia el 24 de febrero en Narva a menos de medio kilómetro de la frontera con Rusia.

El otro día se me ocurrió comprobar en la Wikipedia en inglés si existía un artículo sobre la Nueva Guerra Fría. Y efectivamente, existe con el nombre Cold War II. Fue creado en agosto de 2014, semanas antes de que yo publicara en este blog “La Nueva Guerra Fría” el 10 de septiembre. Es decir, el asunto estaba ya rondando la cabeza de muchos en aquel entonces.

Rusia.

-Dos días antes de una manifestación contra la crisis, fue asesinado en el centro de Moscú el destacado opositor ruso Boris Nemtsov. Ministro con Yeltsin, se le consideraba un “nuevo liberal”. Había manifestado su oposición a la anexión rusa de Crimea y apoyaba el derecho de Ucrania de incorporarse a la Unión Europea. Apoyando a Ucrania nos apoyamos a nosotros”, dijo. El pasado día 10 de febrero había expresado “tengo miedo de que Putin me mate”Su nombre se añade a la lista de opositores políticos muertos en Rusia en lugares públicos en extrañas circunstancias.

B-41u0lWsAANJne.jpg large

-El canal Russia Today dedicó un programa a los “partidos emergentes” de Europa. Se referían al Front National francés, a SYRIZA y a Podemos, “la nueva esperanza de Europa”. Los tres partidos, con sus diferencias, coinciden en sus perspectivas geopolíticas al haberse mostrado a favor de retirar su país de la OTAN, muestran simpatías prorrusas y votaron en el parlamento europeo en contra del tratado de asociación de la UE con Ucrania. En el caso de Podemos, véase los comentarios de Pablo Iglesias a favor de un acercamiento a Rusia en su entrevista a Javier Nart.

54e32b4e71139e95208b45be-“New model Dictator”. Putin como el arquetipo de autócrata con apariencia de demócrata que muchos quieren imitar, según Christian Caryl en Foreign Policy. Nombra como aspirantes a imitar a Putin al egipcio Al Sisi y el turco Erdoğan. Habrá que estar atento a las alianza que está forjando Rusia en el Mediterráneo oriental.

España.

-8 jóvenes españoles fueron detenidos ayer por su participación en la guerra de Ucrania en el bando ruso dentro del marco de la Operación “Danko”. Llegaron allí para luchar “contra el fascismo” y terminaron codo con codo con los miembros de grupos ultraderechistas, como el francés Unité Continentale. Un fenómeno que no tienen nada de sorprendente, dado que la convergencia ideológica del bando anti-occidental de la Nueva Guerra Fría supera el tradicional eje izquierda-derecha. Véase al respecto “Antifascismo y extrema derecha, compañeros de armas en el Donbass” de Marta Ter y Abel Riu.

españoles en el donbas con fachas serbios y franceses“Casualmente” el mismo día que en España se detenía a los ex-combatientes prorrusos españoles se anunciaba que “los voluntarios franceses en Donbass han sido purgados“. Se trata de los ultraderechistas de Unité Continentale. Se menciona específicamente a Victor Lenta y Nikola Perovic, cuya oficina aparece en la siguiente foto.

nikola victor

El comunista español Andrés Ramajo y el ultraderechista francés Victor Lenta

-Rescatando del archivo: El pasado 4 de diciembre la Fundación Francisco Franco organizó una cena con motivo del 122º Aniversario del nacimiento de Franco. En ella se nombró miembro de honor a la Unión Militar Rusa (ROVS), ” la asociación de los rusos blancos combatientes en nuestra Cruzada de Liberación Nacional”. Los rusos tradicionalistas, ortodoxos y monárquicos combatieron en las filas requetés en la Guerra Civil española. Recientemente, miembros del ROVS han combatido en Ucrania oriental en las filas rusas y su presidente disculpó su ausencia en Madrid precisamente por la situación en Ucrania.

Igor Borisovich Ivanov, presidente del ROVS.

Igor Borisovich Ivanov, presidente del ROVS.

-Rescatando del archivo: En 2012 se realizó en el Cerro del Contadero (provincia de Guadalajara) un homenaje a los voluntarios rusos que lucharon en España en el “bando nacional”. En el acto se inaguró una cruz ortodoxa y asistió  Sixto Enrique de Borbón, que el año pasado se manifestó a favor de la Rusia de Putin: “La voluntad rusa de independencia nos ayudará a reencontrar la nuestra, que está amenazada por la penetración anglosajona”.

sixtoP6090001-300x225

Francia. Un magistrado investiga un atentado terrorista cuya pista apunta a Irán pero aparece muerto misteriosamente en su casa. ¿El fiscal Nisman en Argentina? No. El juez francés Gilles Boulouque, muerto en 1990.

Reino Unido. El MI5, el servicio secreto interior, vuelve a reclutar expertos en ruso. Las vacantes se pueden leer aquí.

Serbia. Alguien me preguntó hace tiempo en comentario por el papel de Serbia en la Nueva Guerra Fría. El país se acerca a Europa pero en plena crisis de Ucrania sus fuerzas armadas realizaron maniobras con las rusas. Bruno López Vizcón ha escrito en Eurasianet: “Serbia: Cómo mantenerse neutral en la nueva Guerra Fría entre Rusia y la Unión Europea”.

Lituania. La república báltica recupera el servicio militar teniendo en cuenta “la situación geopolítica y las amenazas a la seguridad del estado”. Evidentemente se trata de Rusia.

Grecia. El profesor Javier Morales, experto en Rusia, escribe “La influencia de Rusia en el nuevo gobierno de Grecia”. Sus conclusions son que “el mayor riesgo de actuar como “caballo de Troya” ruso lo puede representar no tanto SYRIZA —que ya está mostrándose más pragmática desde que ocupa el gobierno— como su socio de gobierno ANEL”. Recordemos que a este último un periódico rusófono de Atenas lo denominaba el “partido ruso”.

Irán.

Según el ministro de defensa iraní, la cooperación militar con Rusia ha entrado en una nueva etapa. Tras años de excusas ante las presiones occidentales, Rusia se ha mostrado dispuesta a exportara Irán sistemas de defensa antiáerea avanzados. En su momento Irán negoció la compra del sistema S-300PMU1 (SA-20 Gargoyle según la denominación OTAN) y tras el incumplimiento ruso, ahora Moscú ofrece el sistema S-300VM  (denominación comercial Antey 2500 y SA-23 Gladiator según la OTAN).

Sistema Antey 2500

Sistema Antey 2500

-Recientemente se celebraron las maniobras navales Gran Profeta 9 durante las cuales se hundió una maqueta a escala de gran tamaño de un portaaviones. La rama naval del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica, los pasdarán, ensayan así tácticas de guerra naval asimétrica.

Líbano. Alexander Zasypkin, embajador ruso en Líbano, declaró en una entrevista que la lucha de Hezbolá en Siria es legítima mientras combatientes extranjeros formen parte de las filas de los rebeldes. Además habló del próximo acuerdo de venta de armas al Líbano.

Chipre. Los gobiernos rusos y greco-chipriota firman un acuerdo por el que buques de la armada rusa podrán acceder a puertos en Chipre, práctica que se llevaba haciendo sin un convenio formal. En el lenguaje habitual en estos casos se menciona que Chipre servirá de puerto de escala para buques rusos en misiones contra el “terrorismo y la piratería internacionales”. Según la noticia de Reuters/EuropaPress, “Moscú intenta fortalecer sus relaciones con miembros de la UE, como Chipre, Grecia y Hungría, para contrarrestar la serie de sanciones impuestas por Bruselas y Washington, que ahora amenazan con aumentarlas”.

Egipto. El presidente Putin visitó Egipto, donde fue recibido como una celebridad. Ante el enfriamiento de las relaciones de El Cairo y Washington, Moscú ha tratado de llenar ese vacío con un acuerdo de venta de armamento.

Oriente Medio. Recientemente hablé de las teorías conspirativas como un fenómeno cultural de la Nueva Guerra Fría. Si hay una región del mundo donde forman tanto parte del panorama informativo es Oriente Medio. Itxaso Domínguez de Olazábal cuenta “la loca historia de las teorías conspiratorias en Oriente Medio” en EsGlobal.

“ISIS: El retorno de la yihad” de Patrick Cockburn

ImprimirISIS: El retorno de la yihad es uno de esos libros urgentes que trata un tema de actualidad. Su autor, Patrick Cockburn, ha cubierto Iraq y por eso el tema central del libro es la expansión del Emirato Islámico en ese país. La tesis principal del autor es que los yihadistas capturaron importantes ciudades sunníes de Iraq por la existencia de un descontento de fondo de esa minoría frente al gobierno de la mayoría chií y por la enorme inoperancia del ejército iraquí, plagado por la corrupción. Entre las prácticas habitual que cuenta el libro está el de soldados que entregan parte de su sueldo a un superior para cobrarlo sin ir a trabajar o el típico desvío de las partidas para la alimentación de los soldados pero a gran escala. Así, llegado el momento de combatir contra los yihadistas, los soldados iraquíes se encontraron sin balas ni raciones en unidades mermadas de efectivos mientras sus oficiales se ponían a salvo lejos del frente. Las tácticas de bombardeos indiscriminados contra núcleos de población sunníes también ayudaron al socavamiento de la legitimidad del gobierno iraquí.

Patrick Cockburn llama la atención sobre lo desapercibido que resultó la caída de Faluya, una ciudad cercana a Bagdad, en mano del Estado Islámico en enero de 2014, junto con otras zonas relevantes de Iraq. Lo que le lleva al final del libro a reflexionar sobre el papel de los medios de comunicación y los reporteros de guerra en construir un relato sobre lo que pasa en el campo de batalla o en países que viven períodos de agitación. También dedica un capítulo a reflexionar sobre el papel de Arabia Saudita en el auge del radicalismo sunní, que ha incorporado elementos de la doctrina wahhabí que hasta hace poco le eran ajenos. Se menciona de paso el ambiguo papel del régimen de Assad frente a los yihadistas (recordemos cómo el país se convirtió en retaguardia de Al Qaeda en Iraq y la liberación de personajes como Mustafá  Setmarian al principio de la guerra civil). Este no es un libro sobre el conflicto de Siria, pero sería interesante leer uno igual de ágil y pegado a ras de suelo.

Fantasmas de Nayaf

El sábado pasado fui a ver American Sniper. La película ha generado pasiones por estar lejos de esas películas llenas de ambigüedades morales que tratan de reflejar la locura de la guerra. Recordemos, por ejemplo, The Hurt Locker. En este caso no estamos ante el mejor Clint Eastwood. Me quedé con una una sensación extraña. La película combina y simplifica situaciones y personajes reales. El contexto de la guerra queda totalmente diluido. He leído quejas sobre cómo se representa a la insurgencia iraquí pero no he leído a nadie mencionar que los yihadistas que aparecen en la película son el antecedente del Estado Islámico.

El estreno de American Sniper ha servido para hablar de las fuerzas armadas españoles, su papel en la ocupación de Iraq y los francotiradores españoles. De nuevo ha aparecido la batalla del 4 de abril de 2004 en Nayaf, un episodio polémico con muchos puntos oscuros que nunca se ha terminado de contar porque todo aquel que lo ha intentado en serio se ha encontrado con un muro. El escritor Lorenzo Silva, coautor de Al final la guerra, ha escrito sobre los francotiradores españoles del Mando de Operaciones Especiales, con los que ha compartido tiempo en un ejercicio y en su base.

Al principio los militares se hicieron los misteriosos.

“¿En Nayaf?”, responde el mismo tirador de antes. “No hubo ningún tirador nuestro en Nayaf, ¿a que no?”. Al oír esto, a más de uno se le escapa una sonrisa malévola. Manifiestamente, aquí hay gato encerrado.

 En abril de 2004 el Núcleo de Operaciones Especiales (NOE) del contingente español lo formaban miembros del GOE XIX “Maderal Oleaga”, la antigua Bandera de Operaciones de la Legión hasta su incorporación al Mando de Operaciones Especiales.

bandera MOE

Blackwater en Nayaf

Un contratista de Blackwater haciendo de observador para un tirador el GOE XIX

Tras aquel primer encuentro, Lorenzo Silva visita las instalaciones del Mando de Operaciones Especiales en Rabasa (Alicante). Allí por le cuentan:

Aunque no resulta fácil convencerlos, ni siquiera con su capitán animándoles a hablar, accedemos, por primera vez, a los detalles de aquella misión, acaso la más exigente jamás realizada por un francotirador español (esto lo pone el reportero, en ningún momento sale de sus labios). Fueron 14 días apostados en una azotea, los tres primeros sin dormir y casi sin comer. Mientras los contratistas civiles norteamericanos, que luego se “venderían” como los más aguerridos defensores de la base, descansaban entre escaramuzas, ellos permanecieron en su puesto, día y noche: controlando los movimientos del enemigo, informando al mando, señalando blancos a la aviación y a los blindados de caballería y hostigando a los del Mahdi para que no pudieran acercarse a la base. Y algo más que hostigando.

Vayamos por partes. Catorce días en una azotea. ¡Mi madre! ¿Nadie les dio el relevo? Quizás fuera porque ese binomio de tirador y observador no tuvo quién les sustituyera, mientras los contratistas de Blackwater se permitieron el lujo de echar una cabeza porque lo hacían por turnos. Los ocho contratistas que se encontraban en Najaf el día 4 fueron reforzados por otros seis llegados desde Bagdad. También habría que decir que no hubo catorce días de combates. En cuanto a los miembros de las fuerzas especiales españolas “señalando blancos a la aviación” es absolutamente imposible. Primero porque no tenían la cualificación. Todavía a día de hoy, ante esa carencia se envían a Afganistán miembros del EZAPAC del Ejército del Aire y en su momento se envió a infantes de marina de los equipos ACAF. Véase la composición del Grupo Táctico “Zamora” llegado a Herat en diciembre de 2014. Y segundo, porque el 4 de abril de 2004 la coordinación del apoyo aéreo cercano lo realizaron otros. De hecho, el segundo día llegaron marines de la 4ª ANGLICO.

En aquella misión causaron cuatro bajas directas confirmadas: una de ellas la hicieron a 1.333 metros de distancia, y otra, el francotirador enemigo que abatió al capitán norteamericano Matthew Eddy al principio del combate, les obligó a perforar con un fusil Barrett de calibre 12.70 la pared del hospital de Nayaf donde estaba apostado.

El capitán Matthew Eddy, por cierto, sobrevivió. Y el edificio del hospital de Nayaf que, con su altura dominaba el campamento español, fue asaltado por tropas salvadoreñas.

Vieron cosas que no olvidan, como los niños que los milicianos del Mahdi utilizaban para acarrear armamento y munición, a los que tuvieron en su mira y no les dispararon. También cómo contratistas civiles armados hacían fuego sobre una ambulancia, donde afirmaban que llegaba el enemigo, o sobre blancos que no podían identificar bien o que estaban fuera del alcance efectivo de sus armas.

MINOLTA DIGITAL CAMERA

Sería interesante saber si las tropas españolas, una vez estalló aquel pandemonium dispararon siempre sobre blancos completamente identificados y dentro del alcance de su armamento. Pero es la clase de cosas que para algunos es mejor no se cuente.

Aquí Travis Haley nos cuenta sus recuerdos de aquel día 10 años después.

El mundo es un circo de tres pistas

Recientemente actualicé la apariencia de FlancoSur.com con una plantilla mucho más moderna y que le da un aspecto más “profesional”. Lo que empezó en 2002 como una página programada en HTML a mano dedicada a las fuerzas armadas del Magreb, se convirtió en 2005 en un blog sobre el Magreb y África Occidental en el ya desaparecido servicio Blogsome. Creo que he repetido muchas veces que me gustaría leer en español más blogs como FlancoSur.com pero dedicados a otras regiones. Hace tiempo que decidí que no daba abasto a todo lo que pasaba en el mundo y que había regiones en las que, a pesar de que pasaban cosas muy interesantes, no iba a tratar en GuerrasPosmodernas. Me gustaría por ejemplo, leer un blog en español sobre el ascenso de China y la carrera armamentística en Asia Pacífico. Y otro que tratara los países del Consejo de Cooperación del Golfo y su rivalidad geopolítica con Irán. Hice mi particular lista de regiones y sus asuntos relevantes en “Mi mapa del mundo para el siglo XXI”.

Uzbekistan092512_0

Maniobras conjuntas chino-rusas

Llevo semanas tratando de forma repetida la Nueva Guerra Fría y todavía me quedan muchas cosas por desarrollar. Por ejemplo, las diferencias con la vieja Guerra Fría. Un tema recurrente en las conversaciones y comentarios es el papel de China. Rusia y China forman parte de la Organización de Cooperación de Shanghái, una de tantas organizaciones internacionales que ha impulsado Rusia. Recordemos la Unión Económica Euroasiática, la Unión Euroasiática, la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva y la Comunidad de Estados Independientes. A pesar de sus interés común en ejercer un contrapeso a la hegemonía estadounidense, Rusia y China mantienen geoestrategias diferentes. La perspectiva china es tremendamente pragmática y cauta. China no se dedica a crear canales como Russia Today o Hispán TV. Además, las regiones rusas del Lejano Oriente son un área ricas en recursos y escasa demografía que tarde o temprano se convertirán en un área de influencia china por los flujos migratorios, algo que Robert D. Kaplan anticipaba en The Ends Of The Earth (titulado en España Los confines de la Tierra). De hecho, uno de los argumentos de algunos generales rusos para resistirse al fin del servicio militar era la necesidad de un ejército numeroso para enfrentarse a China en un futuro.

China está al margen de la Nueva Guerra Fría pero eso no quiere decir que no sea relevante. La cuestión es que hay otros grandes relatos ahora mismo al margen de la Nueva Guerra Fría. Esa es una de las grandes diferencias con la vieja Guerra Fría. No es el eje explicativo de todo lo que pasa en el mundo. Hay en mi opinión otros dos grandes escenarios de un mundo que yo he definido como un circo de varias pistas. Por un lado, tenemos el “ascenso pacífico de China” y la carrera armamentística generada en Asia Pacífico como respuesta. Hace dos años me planteé “¿Abandonó Asia el mundo de las guerras posmodernas?”. Es interesante señalar que tanto Corea del Sur como Japón han lanzado sus propios proyectos de portahelicópteros y de caza de 5ª Generación, mientras el consorcio Eurofighter aún no ha terminado de desarrollar el avión o Francia sólo encontró recientemente un cliente de exportación en firme recientemente. El auge de China lleva a situaciones curiosas, como el acercamiento de Vietnam a Estados Unidos o que Japón haya decidido exportar armamento.

Bienvenida a la U.S. Navy en Da Nang (Vietnam)

Bienvenida a la U.S. Navy en Da Nang (Vietnam)

El otro tema relevante es Oriente Medio concretamente y las fracturas internas dentro del mundo musulmán en general (fitna en Dar al Islam). Hablo de fracturas en plural porque tenemos el conflicto fundamental del mundo musulmán con la Modernidad, que se manifiesta en la política y en las calles de la mayoría de los países con población musulmana, desde Europa al desierto de Siria. Pero también la fractura sunní-chií en Oriente Medio. Ya en su momento vimos que hay una larga lista de conflictos sociales y escenarios de violencia sectaria que van desde las reivindicaciones de la minoría aleví en Turquía a la lucha contra los talibán del pueblo hazara en Afganistán, pasando por el conflicto en Yemen. Pero el conflicto central es el que enfrenta las monarquías sunníes del Consejo de Cooperación del Golfo con la Irán chiita y sus aliados del Eje de la Resistencia por la hegemonía en Oriente Medio. Su punto caliente es la guerra en Siria. En este último caso, tenemos un conflicto que se solapa con la dinámica de la Nueva Guerra Fría.

Hay otros puntos calientes en el planeta, desde México a República Democrática del Congo. Pero los tres grandes escenarios que he planteado (la Nueva Guerra Fría, la fitna en Dar al Islam y el nuevo Gran Juego de Asia) tienen implicaciones que desbordan regiones para tener una importancia global. Que el mundo se haya convertido en un circo de tres pistas es el reflejo de un creciente orden internacional multipolar.

La conexión atlántica

SONY DSC

La droga incautada al pesquero “Pacífico” es desembarcada en el Arsenal de Las Palmas tras una operación en la que participó el patrullero P44 “Tornado” de la Armada Española.

Leí hace poco Mares de cocaína de la periodista mexicana Ana Lilia Pérez. El libro trata de la rutas marinas del narcotráfico que llevan cocaína desde Sudamérica hacia Estados Unidos, Europa y Austalia. Llegué al libro interesado por las rutas atlánticas que conectan Sudamérica y África Occidental. La nueva ruta africana de la cocaína hacia Europa es un asunto del que hablé en “Un Flanco Sur Profundo: El arco de inestabilidad de África Occidental”, comunicación que presenté en un congreso académico en Granada en noviembre de 2008. En aquel entonces hablé del yihadismo y el narcotráfico como fenómenos diferentes. Años después de que llamara la atención sobre ellos, han convergido.

SahelMap-2La periodista Beatriz Mesa le dedicó un libro, La falsa yihad, al narcotráfico en el Sahel y explicó cómo los intereses económicos creados han convertido en aliados a políticos, militares y yihadistas. Según su análisis, el islamismo ha quedado como cuestión ideológica en segundo plano en el Sahel y se ha convertido en una excusa dentro de la guerra por las rutas de la droga. El Instituto Español de Estudios Estratégicos, con el que Beatriz Mesa colabora, ha dedicado varios documentos al narcotráfico en África Occidental, como “Terrorismo y Tráfico de drogas en África Subsahariana” (2013) y “La amenaza híbrida: Yihadismo y crimen organizado en el Sahel” (2014),

En el libro de Ana Lilia Pérez encontré que el origen de la coca que llega a las aguas de África Occidental es Perú, convertido ahora en el principal productor del mundo.

La coca se traslada por las rutas fluviales del Amazonas desde Perú a Brasil hasta alcanzar el Atlántico, que cruza hacia África Occidental por la famosa “Autopista 10″, la ruta que sigue el paralelo 10º. El narcotráfico se ha convertido en un problema de primer orden en África Occidental. El asunto llamó la atención a la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Crimen Organizado (UNDOC), que elaboró bastantes informes que empleé hace siete años en mi trabajo. La atención internacional se centró en Guinea Bissau, una de las principales puertas de entrada en África Occidental de la droga y que llegó a ser considerado potencialmente el primer narcoestado de África. Sin embargo, tengo la sensación de que el tema dejó de recibir tanta atención del a UNDOC, que no ha vuelto a publicar tantos informes monográficos. Alex Perry, periodista de Newsweek, cuenta en Cocaine Highway: The lines that link our drug habit to terror que tras el golpe de estado de 2012, la colaboración internacional se redujo y se suspendieron programas de lucha contra el narcotráfico. Hoy dos tercios de la cocaína que entra en Europa desde Sudamérica lo hacía vía África Occidental. Perry expone también la importancia de los grupos dedicados al narcotráfico en Mali y cómo la operación francesa contra el yihadismo ha pasado por alto el problema.

En Afganistán la lucha contra los talibán atravesó fases diferentes en cuanto a su relación con la producción de adormidera. Las campañas estadounidenses de erradicación de cultivos generó rechazo entre los campesinos más humildes que contaban con esos cultivos como importante fuente de ingresos en un país árido donde es difícil conseguir beneficios con otras cosechas. Tras reconsiderar el asunto, la vista gorda selectiva produjo un mecanismo de corrupción donde las autoridades locales recaudaban dinero para excluir tierras de las campañas de destrucción de cultivos. De cualquier manera, la “narco-yihad” se convirtió en un asunto fundamental dentro de la estrategia de contrainsurgencia. La lección para el Sahel es que la lucha contra el narcotráfico tiene que tener en cuenta los resultados a corto y medio plazo en el que se producen efectos inesperados que socavan la legitimidad de las autoridades.

Mi sensación es que el asunto del narcotráfico atlántico, tras un período de intensa actividad de informes oficiales, ha quedado relativamente olvidado en una nueva era de preocupación por la yihad en el Sahel. Echo en falta más literatura en español sobre el tema. Y en especial, sobre el eslabón que conecta dos temas que sí parecen ser conocidos ampliamente: La producción de coca en los países andinos y la yihad en el Sahel. En fin, otro tema que añadir a la lista de temas por abordar.

Por cierto, el próximo mes de marzo se estrena en el canal DiscoveryMax un reporte en forma de serie elaborado por David Beriain en Perú, Bolivia y Brasil titulado “Amazonas, el camino de la cocaína”.

Observatorio de la Nueva Guerra Fría #1

El recientemente lanzado Meduza.io entrevista a Mark Galeotti, profesor de la New York University, autor del blog In Moscow’s Shadow y autor de un par de libros bastante interesantes publicados por Osprey Publishing:

But essentially yes, we are now heading towards… I don’t want to really think of it as the new Cold War, it’s not a useful image. I’d rather think of it as the new Hot Peace.

Francia

Una información para matizar mi esquema gráfico de la Nueva Guerra Fría. Alain Soral y Dieudonné M’Bala M’Bala rompieron el año pasado con el Front National por la postura pro-israelí del eurodiputado Aymeric Chauprade, consejero internacional de Marine Le Pen. Soral y Dieudonné han fundado su propio partido, Reconciliación Nacional. El “nuevo” Frente Nacional de Marine Le Pen se ha distanciado del “viejo” partido de su padre en sus posturas hacia Israel y los homosexuales. Sin embargo Chauprade ha caído en desgracia dentro del partido por sus posturas homófobas y sobre el Islam, que en este último caso Marine Le Pen ha rechazado por cercanas a los neocón estadounidenses.

Rusia.

Este año se cumple el 70º aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial. El presidente polaco Bronislaw Komorowsk anunció que estaba considerando invitar a líderes europeos a conmemorar el aniversario el día 8 de mayo en Gdansk. Además, afirmó que el aniversario del fin de la Segunda Guerra Mundial no supone celebrar ninguna liberación para los pueblos de Europa del Este porque se vieron sometidos al yugo soviético. La ceremonia en Gdansk sería la excusa perfecta de muchos para dar plantón a Putin en Moscú el día 9, lo que no ha sentado nada bien en Rusia. El canal 5 de San Petersburgo este simpático vídeo de cómo los carros de combate ruso podrían plantarse en Varsovia y Berlín en poco tiempo para celebrar allí un desfile de la victoria.

Grecia y Chipre

Tras una reunión de los ministros de asuntos exteriores rusos y griego en Moscú, el ministro ruso afirmó “si llegase una petición del Gobierno griego no cabe duda de que tomaríamos en consideración el asunto”.  Por su parte el ministro de Defensa griego afirmó que “Grecia tiene la obligación de buscar fuentes de financiación alternativas en el supuesto de no alcanzar un acuerdo con sus socios de la Unión Europea” y mencionó EE.UU. China y Rusia.

Mientras, el pasado día 8 saltó la noticia de que Chipre había ofrecido la instalación de una base aérea y otra naval rusa en su territorio. La noticia fue desmentida luego por el ministro de Asuntos Exteriores chipriota, Ioannis Kasoulides, que informó que lo que había sido renovado era el acuerdo de cooperación militar y los contratos de mantenimiento de material militar ruso que posee la Guardia Nacional greco-chipriota. Recordemos además que Rusia acudió al rescate de la economía greco-chipriota, en cuyos bancos había importantes depósitos de ciudadanos rusos.

BMP-3 de la Guardia Nacional Chipriota

BMP-3 de la Guardia Nacional Chipriota

Venezuela y Nicaragua

El ministro de defensa ruso, Serguéi Shoigu, inició esta semana una gira por Hispanoamérica que le ha llevado por Venezuela, Nicaragua y Cuba, países de la Alianza Bolivariana. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, había visitado previamente Rusia en enero, donde Vladimir Putin afirmó que “Venezuela es uno de los aliados más importantes de ese país”, al punto de ser calificado como “un aliado estratégico”. Rusia y Venezuela incrementerán la cooperación militar, lo que supone que militares venezolanos estudiarán en academias militares rusas o que buques de la armada rusa frecuentarán los puertos venezolanos.

Anticipando la llegada del ministro ruso, el gobierno de Nicaragua negó su interés en adquirir cazas rusos Mikoyan Gurevich MiG-29, información publicada por el portal español defensa.com Después del fin de la guerra civil, las fuerzas armadas nicaragüenses pasaron largos años de penurias materiales. En los últimos años han recibido la donación de material militar proveniente de Rusia, como blindados BMP-1 y BTR-70M. En octubre de 2013 el país recibió la visita de dos bombarderos supersónicos rusos Tupolev Tu-160. La visita del ministro Shoigu a Nicaragua sirvió para firmar un acuerdo de cooperación militar, abriéndose la posibilidad de que la armada rusa instale allí una base para el “mantenimiento técnico” de su buques y puedan allí “reabastecerse, descansar y realizar pequeñas reparaciones”.

BTR-70M donado por Rusia a Nicaragua

BTR-70M donado por Rusia a Nicaragua

Argentina

El fiscal Gerardo Pollicita, sustituto del fallecido Alberto Nisman, imputó a la presidente Cristina Kirchner y al ministro Héctor Timerman por el supuesto encubrimiento de la investigación sobre la pista iraní en el atentado a la AMIA.

Alberto Hutschenreuter, profesor de Geopolítica en la Escuela Superior de Guerra Aérea de Argentina, afirmó en una entrevista para RIA Novosti con motivo de la visita del ministro de Defensa ruso que:

“Las relaciones y acuerdos con países como Nicaragua, Venezuela o Cuba implican que Rusia puede ofrecer una alternativa estratégica a estos países que desean incrementar capacidades nacionales y que consideran que América Latina debe priorizar sus intereses en clave autónoma y no en términos de intereses ajenos”

El banco ruso Vnesheconombank financiará la construcción de la central hidroelectríca Chihuido I en la provincia de Neuquén, en la que la empresa rusa Inter RAO Export aportará la maquinaria para la obra.

Las teorías conspirativas como fenómeno cultural de la Nueva Guerra Fría

Cuando estudiaba BUP, allá por los principios de los noventa, el Aula de Cine de la Universidad de La Laguna organizó unas jornadas sobre ciencia ficción. Allí fui con un amigo a escuchar a Miquel Barceló. Menudo chasco. Nosotros, que éramos unos quinceañeros fans de Star Wars y Akira, encontramos a cuatro gatos hablando de cosas sesudas e indescifrables. De aquellas charlas me quedé con una idea que me resultó chocante. La ciencia ficción refleja el espíritu de una época. En aquellas jornadas se habló de cómo las películas de alienígenas invasores de cuerpos reflejaban el Zetigeist de la Guerra Fría y el miedo a la infiltración comunista. La ciencia ficción para mí era el uso de la imaginación para hablar de otros mundos. Y resulta que era una metáfora de nuestro tiempo. Fue muy desmitificador.

Hace un par de años, de paso por la biblioteca de Humanidades de la Universidad de La Laguna, eché un vistazo a la mesa de libros expurgados. Y me encontré Entre Ufólogos, Creyentes y Contactados: Una historia social de los OVNIS en España del antropólogo social Ignacio Cabria García. El libro ni siquiera tenía signatura. Estaba allí abandonando sin haber formado parte de los fondos de la biblioteca. Un síntoma, creo, de la absoluta pérdida de interés general por el tema. Pero a eso llegaremos al final.

Cabria cuenta cómo el fenómeno de los “platillos volantes” alcanzó popularidad a partir del avistamiento hecho en 1947 por Kenneth Arnold volando cerca del monte Rainier en el estado de Washington. Y cómo el tema de los invasores del espacio captó pronto la atención de Hollywood, con películas como “El enigma… de otro mundo” (1951), “Invasores de Marte” (1953) y “La guerra de los mundos” (1953). El tema reflejó primero el interés por la exploración del espacio. 10 años después del avistamiento de Arnold, la Unión Soviética lanzaba la sonda Sputnik 1. Una de las variantes del género gira en torno a la infiltración de los extraterrestres en Estados Unidos implantando un chip en los humanos para controlarlos a distancia o, como en el caso de “La invasión de los ladrones de cuerpos” (1956), sustituyendo a las personas por réplicas sin sentimientos. La metáfora de la infiltración comunista era evidente, con el eco del macarthismo de fondo y las películas de invasiones de marcianos hablando de extraterrestre colectivistas con mentalidad de colmena.

Tiempo después, en el contexto de la contracultura y la new age, el fenómeno de los OVNIs fue protagonizado por los “contactados”, personas que afirmaban haber tenido encuentros con los tripulantes de naves alienígenas. El acontecimiento había servido para recibir instrucciones de los seres de otro planeta para que transmitieran  un mensaje a la Humanidad a favor de la paz y una advertencia ante la inminente crisis ecológica. El fenómeno se convertía de nuevo en un reflejo de las inquietudes sociales del momento. Recordemos el informe Los límites del crecimiento de 1972. Y es que Carbria, aunque sólo lo revele al final del libro, trata de demostrar que los OVNIs no son un fenómeno surgido de la nada sino que fue el producto de una construcción social. Un detalle curioso que señala Cabria es cómo la descripción de las naves alienígenas fue cambiando a lo largo de los años. Si durante los primeros años de la carrera espacial las descripciones correspondían con el arquetipo del “platillo volante” y los ufólogos dedicaban largo tiempo a especular sobre las tecnologías de propulsión alienígenas, con el paso del tiempo los diseños descritos se iban estilizando hasta convertirse en “nubes” o “energía” cuando el fenómeno derivó hacia la espiritualidad new age. No por casualidad los relatos de los testigos fueron cambiando década tras década, ajustándose siempre al canon del momento.

El libro es de 1993 y señala el declive del fenómeno a finales de los años ochenta. Casualmente, cómo no, coincidiendo con el fin de la Guerra Fría. Cabria reconoce haber llegado al tema en su adolescencia y haber participado en excursiones al monte para observar el cielo. Luego fue integrante de grupos dedicados a la Ufología. Así que conoce bien el mundillo desde dentro. La suya es una mirada crítica desde la distancia con su dosis de autocrítica. Hace un recorrido por los arquetipos de grupos y personas. Señala la abundancia en aquel mundillo de personajes carismáticos que arrastraban a adolescentes y jóvenes con inquietudes para formar grupos ufológicos con nombres pretenciosos como “Centro de Investigaciones” o “Instituto de Estudios” que se derrumbaban tan pronto el personaje central desaparecía de la escena. Cabria cuenta cómo algunos de esos grupos lo formaban cuatro gatos, lo que no quitaba para que cada uno fuera director de departamento, sección o área. Incluso en ocasiones se trataban de grupos, unipersonales, lo que no era obstáculo para que el único miembro se presentara pomposamente como director o presidente. Cabria habla de cómo intervenía el afán de reconocimiento público de los “investigadores” y cómo en esos grupos el líder carismático aprovechaba la credulidad e inocencia de los más jóvenes. Habla del interés por los OVNIs como un “sarampión del período adolescente” (pág. 261), del que yo mismo confieso pasé las fiebres escuchando en la emisora local de la cadena SER a Paco Padrón.

Cabria habla del fenómeno como antropólogo equiparándolo a los antiguos mitos populares de brujas y demonios. Y creo que un tratamiento parecido debería darse a las teorías conspirativas que se han disparado desde el 11-S. Últimamente me genera menos enfado encontrarme a alguien que defiende que Al Qaeda o el Estado Islámico fueron creados por la CIA o alguien que sostiene que los atentados yihadistas de París del mes pasado fueron obra del Mossad. Ahora me dedico a prestar atención al contexto y la forma en la que persona lo dice. Porque hay patrones de conducta claros. Todos hablan con una enorme arrogancia y condescendencia, elaborando un discurso desde la idea que ellos están por encima de la masa de borregos que consumen medios de masas y de que han descifrado las claves ocultas de la realidad que los servicios secretos más poderosos manipularon. El discurso conspiranoico empodera a la persona y le hace sentirse único y especial. Como en el caso de los OVNIs, sospecho que tratar de buscar un orden oculto al mundo forma parte de un ritual de paso de la adolescencia. Abundan los blogs de diseño abigarrado, con fondo negro y una barra lateral llenas de enlaces, banners y widgets, donde el caos gráfico es un reflejo del orden mental del autor. “¡Vivimos en Matrix!“.

Las teorías de la conspiración reflejan los miedos colectivos de una sociedad que se encuentra de frente con el fenómeno del terrorismo indiscriminado contra medios de transporte y aglomeraciones de gente. La posibildiad de morir brutalmente en las calles de Occidente es real. Ante ese terror aleatorio de grupos yihadistas que le han declarado la guerra a Occidente, imaginar que todo es en realidad es el producto de una conspiración de los servicios secretos nos lleva a la promesa de que tarde o temprano se sabrá la verdad y volveremos a una era de paz y tranquilidad. Las teorías conspirativas en el fondo nos dicen que el terrorismo es una anomalía y que el orden real de las cosas es otro.

No es casualidad que Russia Today en español hable de OVNIs, que Cristina Fernández de Kirchner dijera que los atentados de París fueron la antesala de la muerte del fiscal Nisman o que una web francesa dirigida y financiada desde Oriente Medio como Voltairenet hable todo el tiempo de atentados de falsa bandera organizados por la CIA o el Mossad. Las teorías conspirativas son el fenómeno cultural de la Nueva Guerra Fría y una herramienta de propaganda.

La ley de Murphy del periodismo español

El pasado miércoles 28 de enero el grupo libanés Hezbolá lanzó un ataque contra fuerzas militares israelíes. Lanzó varios misiles anticarro Kornet de diseño ruso y presumiblemente suministradas por Irán contra dos vehículos militares israelíes, un Isuzu D-Max y un Citroën Berlingo que se desplazaban por una carretera a 2 kilómetros de la frontera. En el ataque, murieron dos militares israelíes. El ataque de Hezbolá fue acompañado por el disparo de proyectiles contra posiciones militares israelíes en una repetición de la táctica empleada en el ataque que dio lugar a la guerra del verano de 2006. Mientras atacaban a los vehículos los disparos contra posiciones militares distraía y fijaba a las tropas israelíes. El ejército israelí respondió al ataque desde territorio libanés. Un disparo impactó en un puesto de observación elevado en la posición 4-28 de la Fuerza Interina de Naciones Unidas en el Líbano (UNIFIL). Murió un casco azul español, el cabo Francisco Javier Soria Toledo. Era su segunda misión en el Líbano y esperaba el nacimiento de su primer hijo. Estaba destinado en la Brigada de Infantería Mecanizada “Guzmán el Bueno” X.


Con toda probabilidad el disparo que mató al cabo Soria fue lanzado desde territorio israelí. Según el ministro de Defensa español, “las autoridades israelíes han trasladado al Gobierno sus condolencias y disculpas por lo sucedido”. Si me preguntan mi opinión les diré que el asunto pinta nada bien. Si suponemos que el impacto fue de un arma de tiro indirecto (artillería o mortero) habría que creer que un soldado israelí apuntó erróneamente contra una posición permanente de Naciones Unidas. Si el impacto fue de un arma de tiro directo o un arma guiada, como los misiles Tammuz que Israel ha usado en los Altos de Golán contra disparos desde Siria, tenemos que hablar de un disparo deliberado.

Hasta aquí los hechos. Ahora hablemos de algo completamente diferente, como es el periodismo español. En seguida circuló un vídeo grabado por unos soldados españoles desde el interior de un vehículo, probablemente un IVECO Lince como el que se ve en la primera foto. Aquí podemos verlo en el canal de Youtube de El Confidencial TV.

Creo que podrán estar de acuerdo conmigo que en el vídeo, quitando algunas palabras ininteligibles, se oye claramente:

-¿Están cayendo EN Israel, tío?
-Parece que están cayendo DENTRO de Israel ahora.-
-Esto…
-Espera, calla, calla…-
-Están cayendo DENTRO. ¿Cómo puede ser? No, no puede ser eso. ¿Eh?
-Yo creo, mi sargento, que vienen de la vaguada de El Meri?
-¿De El Meri?
-Sí. De ahí es normal que Hezbolá tire.
-Hezbolá está tirando.
-Porque no se les ve, ¿no?
-Pues por eso digo. Porque es una vaguada grande y no se les ve.
-¡Otro!
-¿Dónde, dónde, dónde…?
-Hostiá-

Creo que en la conversación queda claro que los soldados españoles aprecian que están cayendo proyectiles de Hezbolá DENTRO de Israel y especulan que Hezbolá podría estar lanzándolos desde una vaguada en El Meri. La converación queda interrumpida por el impacto contra la posición y los soldados abandonan el vehículo rumbo a un búnker.

¿Qué encontramos en el diario El Mundo? El siguiente titular:

Compañeros del cabo español muerto en el Líbano: ‘Están cayendo de Israel, tío. No puede ser eso’

Vaya con el error. Un error de transcripción que se convierte en un titular que cambia la secuencia de hechos y transforma otra frase en un reproche. Los proyectiles caen desde Israel y eso no puede ser. No señor.

Está claro que el periodismo español sobre Israel sufre siempre la ley de Murphy. Cuando la tostada cae al suelo, siempre cae del lado de la mantequilla. Nunca verán un error que quite responsabilidades a Israel, atribuya un muerto erróneamente al otro bando, añada méritos a un personaje israelí, infle los logros del país, etc. Siempre verán a los periodistas españoles cometer “pequeños” errores que cambian el sentido de la noticia. Un día un fallido cohete palestino que mata palestinos se transforma en un misil israelí. Otro un ataque de Hezbolá contra Israel que inicia una secuencia de hechos desaparece para quedar sólo la respuesta israelí. Y así, siempre. Cualquiera diría que los periodistas españoles le tienen manían a Israel. Pero eso sería ser muy mal pensados, ¿no?

La fórmula para derrotar al Estado Islámico ya se inventó

Más allá de su absoluta brutalidad, que buenos resultados le da como arma psicológica, dudo que haya alguna característica del Estado Islámico que lo convierta en una fuerza invencible. La supervivencia del Estado Islámico tiene más que ver con la debilidad de las fuerzas armadas iraquíes (con una cúpula formada en tiempos de Al Maliki por una red clientelar de leales políticos) y los problemas de Occidente para encontrar una salida a la guerra siria. ¿Derrotar el Estado Islámico para dejar un vacío ocupable por el Frente Islámico y Jabhat al-Nusra? ¿Pactar con el régimen de Assad? ¿Esperar a que los pocos sirios “moderados” que aún sobrevivan estén dispuestos a confiar en Occidente?

Mientras el tiempo corre, será bueno recordar que la fórmula para derrotar al Estado Islámico ya está inventada. Se creó sobre la marcha para derrotar a los talibán. Un grupo de agentes de la CIA aterrizó en el norte de Afganistán a principios de octubre de 2001 cargados con cajas de billetes de 100 dólares y un equipo de comunicación satélite. Estableció los acuerdos necesarios con los comandantes de la Alianza del Norte y a continuación llegaron equipos A del 5º Grupo de Fuerzas Especiales del ejército estadounidense. Vistiendo ropas civiles, se repartieron entre las unidades de los comandantes afganos de confianza y llegaron a emplear caballos para desplazarse por las montañas de Afganistán. Una vez llegados a primera línea, utilizaron designadores láser y sistemas de comunicación para señalar los blancos a los aviones. Fue cuestión de semanas hasta que el frente colapsó. La entrada en Kabul se produjo en noviembre.

Conocemos de sobra la historia porque está perfectamente documentada. Gary C. Schroen, el jefe del primer equipo en pisar Afganistán contó su historia en First In. Fue sustituido en diciembre de 2001 por Gary Berntsen, que también contó su experiencia en Jawbreaker. La campaña militar de las fuerzas especiales fue relatada exhaustivamente por el periodista Doug Stanton en su libro Horse Soldiers (tiene edición en español) La invasión estadounidense de Afganistán tuvo un episodio peculiar. El entonces relativamente poco conocido Hamid Karzai cruzó la frontera desde Pakistán a bordo de una moto para recabar el apoyo de clanes pashtún contra el gobierno talibán. La historia de él y los soldados estadounidenses que le acompañaron la contó Eric Blehm en The only thing worth dying.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La presencia de soldados occidentales para dirigir los objetivos de los bombardeos es importante porque sólo a ras de suelo se puede saber qué bastión y que colina son relevantes. Desde 10.000 metros de altura sólo se puede aspirar a destruir almacenes y vehículos blindados sin romper del todo la capacidad combativa del Estado Islámico.

Conflicto de culturas

Parece un ritual de paso friki adolescente, pero yo también tuve una etapa de fascinación por la cultura japonesa. Eran los tiempos en que Japón era el “país del futuro” e imaginábamos un mundo de megalópolis iluminadas por anuncios de neón y robots de combate. Recuerdo leer artículos sobre las diferencias culturales en las relaciones empresariales y cómo las empresas occidentales debían aprender la etiqueta y la cultura de negociación japonesa. Todavía hoy guardo en la sección de Antropología de mi biblioteca When cultures collide, un manual para ejecutivos globalizados cuyo autor aparece en una foto delante de un cuadro con unos ninjas con maletín de ejecutivo. Hace poco fue noticia una metida de pata británica en Taiwán. La baronesa Kramer, ministra de Transporte, entregó al alcalde de Taipei como regalo protocolario un reloj de bolsillo. El reloj, como recordatorio del ineludible paso del tiempo, sirve de metáfora de la muerte en la cultura china.

Varias veces he escuchado a israelíes decir “los europeos no entendéis Oriente Medio”. Y su comentario se refería a las diferentes culturas del conflicto. La generosidad hacia el débil y la búsqueda del concenso no son virtudes, sino muestras de miedo y debilidad. En la misma línea he escuchado más de una vez comentar que los gestos hacia la minoría musulmana en Europa eran interpretados de forma muy diferente aquí y allá. Aquí, los presentamos como muestra de nuestra talante integrador y nuestro respeto al diferente. Allá, donde matan, violan y destruyen los templos de los cristianos, se interpretaban como síntomas de la debilidad de una cultura en retroceso. Creen que aceptamos al diferente no porque forma parte de unos ideales, sino porque empezamos a aceptar que algún día el Islam prevalecerá.

Vi los vídeos grabados por las madres y esposas de algunos rehenes en manos del Estado Islámico. Me pregunté siempre qué pensarían unos yihadistas al ver a una mujer occidental contar el respeto de su pariente por el Islam y su amor por los musulmanes. Hoy ha transcendido el vídeo donde al parecer se ve cómo el piloto jordano en manos del Estado Islámico, Moaz al-Kasasbeh, fue quemado vivo. Su muerte ha sido fechada el 3 de enero de 2015. En Jordania claman venganza y anuncian una respuesta contundente. En Twitter ya leí a alguien decir que así no se solucionan las cosas, que hace falta más paz, amor, tolerancia y respeto por el otro para acabar con el Estado Islámico. A lo mejor lo que pasa es que los jordanos saben algo que nosotros no sabemos. Y que Occidente está lleno de gilipollas que no se enteran de nada.