La construcción de narrativas sobre el Estado Islámico

El otro día caí en la cuenta que ya tenemos en las universidades a estudiantes que no habían nacido cuando ocurrió el 11-S. La vida pasa volando y un día te encuentras a ti mismo hablándole a unos veinteañeros sobre acontecimientos, personajes o referentes culturales que marcaron profundamente tu vida para sólo encontrar caras de extrañeza. Y entonces descubres que te has convertido como adulto en el equivalente de aquellos profesores que te hacían gracia porque se les veía totalmente perdidos con las tendencias del momento y hablaban en cambio de cosas trasnochadas.

Cuando debato en redes sociales me tengo que recordar a mí mismo que detrás de esos perfiles anónimos posiblemente hayan estudiantes universitarios que todavía estaban aprendiendo a caminar o leer cuando sucedieron los acontecimientos sobre los que discutimos. Y es que me pasa que, si bien tengo una memoria desastrosa para gran cantidad de cosas, recuerdo con intensidad experiencias y acontecimientos. Y recuerdo perfectamente muchos artículos o debates en Internet, que me hacen preguntar dónde estarán las personas implicadas ahora.

Recuerdo hace años que alguien, de forma muy vehemente, me insistía en que no había despliegue militar iraní en Siria cuando yo había visto las esquelas de iraníes, caídos “en defensa de la mezquita de Sayyida Ruqayya“. Supongo que aquel acto de fe tenía que ver con que, en su cabeza, Irán no podía ser de ninguna manera un país expansionista e intervencionista. Y por tanto era imposible que Irán tuviera fuerzas militares desplegadas en Siria. También recuerdo, por cierto, al experto que dijo que Rusia no era una país intervencionista, no tenía intereses vitales en juego en la guerra civil de Siria y era descartable que interviniera militarmente allí. Pero de eso, hablamos otro día.

La agencia de noticias iraní IRNA incluye entre los logros del general Soleimani “extender la profundidad estratégica de las fronteras de Irán”.

Hoy, podemos encontrar en la Wikipedia una lista de los generales iraníes muertos en acto de servicio en Siria, asunto del que ya se sabía allá por 2015. Y me hace gracia pensar por dónde andará aquel furibundo defensor de la idea del no intervencionismo iraní. Imagino que loando con el mismo entusiasmo al fallecido general Soleimani y sus hazañas de guerra en Siria.

Rescato todos esos recuerdos porque las teorías conspirativas sobre el Estado Islámico son un tema recurrente en Internet y yo sólo puedo recordar los lejanos tiempos del auge y transformación de Al Qaeda en Iraq en Estado Islámico, cuando estas cosas sólo nos interesaban a cuatro gatos en Internet. Eran los tiempos en que Siria se había convertido en una retaguardia del Estado Islámico, después de que su gobierno hubiera permitido que el país fuera la puerta de entrada a Iraq de todos los chiflados yihadistas de la región que querían ir a Iraq a matar estadounidenses. Eran los tiempos en que habían activistas españoles que apoyaban abiertamente a la insurgencia iraquí.

Banner del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe.

Recuerdo que la situación en Siria se había vuelto tan seria que había neocóns recomendando invadir Siria para destruir la retaguardia del Estado Islámico allí. El caso es que la Special Activities Division de la CIA y la Delta Force estadounidenses [*] lanzaron una incursión militar dentro de territorio sirio para asaltar una base del Estado Islámico en la localidad de Abu Kamal el 27 de octubre de 2008. No es casualidad que Abu Kamal terminó siendo el último bastión del Estado Islámico en Siria antes de la caída del Califato.

Todo esto era público y notorio en aquel entonces. Con la salvedad de que, a pesar de la proclamación del Estado Islámico de Iraq en 2006, la prensa y todos nosotros seguíamos hablando de Al Qaeda en Iraq. La pregunta es por tanto, ¿qué pasó para que un día empezaran a circular narrativas sobre el Estado Islámico que situaban su nacimiento durante la guerra civil siria y lo señalaban como una creación estadounidense? Pasó la Nueva Guerra Fría.

Mientras los yihadistas del Estado Islámico de Iraq mataba soldados estadounidenses en el período 2006-2011, el asunto era de interés sólo para los cuatro gatos a los que nos interesaba la “yihadología” en España. Pero tan pronto Rusia e Irán tuvieron intereses en juego en la guerra civil siria sus maquinarias de propaganda se pusieron en marcha para presentar su intervención en la región bajo una luz positiva y cuestionar el papel de Estados Unidos en ella. Tan simple como eso.

Recuerdo la perplejidad de las fuentes sirias ante el avance del Estado Islámico desde el este del país a costa de los grupos rebeldes. Circularon teorías conspirativas que presentaban al Estado Islámico como un instrumento del régimen para cometer atrocidades de todo tipo y desmoralizar a la población civil asumiendo la apariencia de otro grupo yihadista más. Llegaron a circular noticias de que miembros del Estado Islámico capturados en Alepo habían resultado ser miembros del ejército sirio. Esto último me pareció entonces una fantasía para tratar de encontrarle sentido a lo que estaba pasando.

El 30 de septiembre de 2015 comenzó la intervención militar rusa en Siria. Estados Unidos llevaba desde enero de aquel año apoyando con su aviación la ofensiva kurda que había comenzado tras levantar el asedio de Kobane. Era la misma estrategia aplicada en octubre de 2001 en Afganistán: apoyar a las fuerzas locales sobre el terreno enviando a soldados de operaciones especiales para que señalaran blancos a la aviación estadounidense.

La intervención militar rusa en Siria se produjo después de que los grupos opositores al gobierno de Damasco tomaran la práctica totalidad de la provincia de Idlib, amenazando la franja costera del país, la región de mayoría alawita y hogar de la familia Al Asad. Para el gobierno de Damasco perder la costa hubiera supuesto además perder el flujo de material de guerra ruso que llevaba por vía marítima. Así que cuando comenzaron los bombardeos rusos en Siria su objetivo fueron los grupos rebeldes en el norte del país, no el Estado Islámico. Sin embargo, el relato oficial ruso fue que estaban machacando al Estado Islámico.

En las redes sociales, la consigna que circuló fue “Rusia ha conseguido frente al Estado Islámico en tres semanas más que Estados Unidos en un año”. Incluso muchos celebraron que por fin alguien actuaba contra el Estado Islámico, como si no existiera en marcha una operación militar estadounidense en Siria contra el Estado Islámico que estaba dando sus frutos con el avance de la ofensiva kurda desde Kobane al corazón del Estado Islámico en Ar Raqqa.

Que intentos de intoxicación informativa tan burdos de la cadena de televisión iraní HispanTV como el titular “Helicóptero Apache de EEUU escolta caravana de Toyotas de Daesh” calaran en el público responde en principio a la ignorancia del internauta común, que no sabe distinguir un AH-64 Apache de un Mil Mi-24, pero sobre todo de la visceralidad antiestadounidense en el mundo hispanohablante, que lleva a tragarse cualquier bulo pobremente fabricado sobre el Estado Islámico, como ese que dice que Hillary Clinton reconoció que el Estados Unidos había creado el Estado Islámico.

Por supuesto, que la opinión pública española fuera objetivo de campañas de desinformación sobre los conflictos de Oriente Medio con el objetivo de desactivar cualquier corriente de opinión favorable a una intervención de la OTAN que afectara a los intereses de Rusia e Irán era un tema de preocupación para cuatro gatos. Tuvo que venir la crisis catalana de octubre 2017 y el rotundo fracaso del gobierno español en materia comunicativa para que los asuntos de comunicación estratégica empezaran a sonar de oídas en España. El gobierno español de la “derechita cobarde”, con conservadores que miraban con simpatía a Putin, sólo despertó cuando surgió la información de la presunta existencia de operaciones rusas de desinformación sobre Cataluña. Entonces sí. Cualquier cosa menos que les tocaran su Españita. En marzo de 2018 el gobierno nombró una embajadora en Misión Especial para las Amenazas Híbridas y la Ciberseguridad. Una vez más se actuaba en España con el típico furor del converso. A veces pienso qué diría de todo esto mi amigo Jorge Aspizua, la persona que introdujo el concepto de Guerra Híbrida en España y fue ninguneado en vida. Me gusta pensar que brindaríamos con música de fondo como hacíamos en su oficina y nos descojonaríamos de todos ellos.

[*] Ambas organizaciones tienen actualmente otro nombre. Desde 2016, la primera se llama Special Activities Center.

Hillary Clinton y el Estado Islámico

Estos días he estado debatiendo en las redes sociales con unos cuantos putinbots y conociendo los argumentos con los que ellos sustentan la teoría conspirativa de que el Estado Islámico fue creado por Estados Unidos, un enemigo mortal y declarado. Uno de los argumentos más repetidos y de los que primero sale en toda conversación es que Hillary Clinton lo confesó todo en una entrevista de televisión. Es un tema confuso porque si Hillary Clinton contó que el Estado Islámico fue creado por Estados Unidos imagino que tuvo que ser un escándalo nacional. Alguien pudo haber tirado del hilo y ganar un Pullitzer. Y seguro que una película como “The Post” o “Spotlight” estaría en producción. Sin embargo, la información de que Hillary Clinton destapó un secreto tan sucio del gobierno de Estados Unidos parece que sólo la maneja la gente que se nutre informativamente con cierta clase de medios de comunicación. Así que tenía que ir a la fuente.

TeleSur, el consorcio público de varios países hispanoamericanos, ofrece el vídeo titulado “Hillary Clinton admite que EE.UU. creó Al Qaeda”. Se trata del fragmento de una entrevista a Hillary Clinton en Fox News el 18 de julio de 2010.

En los archivos de la página web de la Secretaría de Estado aparece la transcripción de la entrevista. El fragmento seleccionado por TeleSur es el siguiente:

QUESTION: So you think if we walked away from this, didn’t give them money today, it would be worse for us from a security standpoint?

SECRETARY CLINTON: I do. I do. We’re building a relationship that just did not exist. I said in our last trip when you were with me that we had a huge trust deficit, in part because the United States had – to be fair, we had helped to create the problem we’re now fighting.

QUESTION: How?

SECRETARY CLINTON: Because when the Soviet Union invaded Afghanistan, we had this brilliant idea that we were going to come to Pakistan and create a force of mujaheddin, equip them with Stinger missiles and everything else, to go after the Soviets inside Afghanistan. And we were successful. The Soviets left Afghanistan. And then we said great, goodbye – leaving these trained people who were fanatical in Afghanistan and Pakistan, leaving them well armed, creating a mess, frankly, that at the time we didn’t really recognize. We were just so happy to see the Soviet Union fall and we thought, okay, fine, we’re okay now, everything’s going to be so much better. Now you look back; the people we’re fighting today we were supporting in the fight against the Soviets.

La entrevistadora habla de las relaciones con Afganistán y Pakistán. Hillary Clinton dice que no es tan sencillo como mandar esos países a la mierda y desentenderse del problema porque en el fondo Estados Unidos tiene una responsabilidad histórica. Cuenta que Estados Unidos apoyó a los muyahidín hasta que los soviéticos se retiraron de Afganistán, para luego desentenderse del país. [Hace el gesto de limpiarse las manos]. Afganistán quedó en manos de milicianos fanáticos y armados que crearon un desastre. [Recordemos que tras la caída del gobierno comunista de Kabul en 1992, los muyahidín empezaron una guerra civil]. En aquel entonces la satisfacción por la derrota soviética hizo que no se prestara atención a la situación del país. Y así dice “the people we are fighting today, we were supporting in the fight against the Soviet”. Está claro que habla de los antiguos muyahadín, que luego se fragmentaron en diferentes bandos. Unos terminaron en la Alianza del Norte, como Ahmed Shah Masud. Y otros en los talibán, como Gulbuddin Hekmatyar. Está claro que no habla de Al Qaeda, habla de Afganistán. Pero atención a cómo tradujo y subtituló TeleSur la primera pregunta:

TeleSur traduce la pregunta “So you think if we walked away from this, didn’t give them money today, it would be worse for us from a security standpoint?” por “Ud. dice que si no hubiéramos financiando a Al Qaeda, hoy sería peor para nosotros en materia…?” Han metido un Al Qaeda con calzador para que luego parezca que cuando habla de milicianos fanáticos está hablando de terroristas de Al Qaeda. La gracia es que la presentadora de TeleSur remata “¿Qué tal? Ahí lo tienen, clarito”.

Curiosamente el discurso de Hillary Clinton en la anterior entrevista es muy parecida a su testimonio como Secretaria de Estado en 2009 ante el Congreso.

La explicación de Hillary Clinton en 2009 de cómo Estados Unidos se implicó en la Guerra de Afganistán y luego le dejó un problema a Pakistán es muy parecida. Incluye hasta el gesto de lavarse las manos. Pero hay un detalle interesante. Habla de ISI, el servicio secreto pakistaní: el Inter-Services Intelligence. La pregunta es si alguien poco conocedor del contexto pakistaní entendió ISIS y aquí tenemos el origen de la “confesión” de Hillary Clinton.

Los dos vídeos anteriores al estallido de la guerra civil siria. Así que la mención a Siria y el Estado Islámico tiene que haber tenido lugar en una fecha posterior. Por ejemplo, el diario británico The Guardian publicó esta entrevista el 4 de julio de 2014.

En la entrevista le preguntan a Hillary Clinton qué haría para derrotar al Estado Islámico. Y entra a hablar de su auge tras la retirada estadounidense en diciembre de 2011, contando cómo la población árabe sunní de Iraq se sintió marginada por el gobierno chií del primer ministro Al Maliki. Luego la entrevistadora le pregunta por un plan para entrenar rebeldes sirios y cuenta que ella estaba a favor de filtrar y entrenar a combatientes sirios para luchar contra el gobierno de Al Assad. Pero que el plan fue desechado y que en el momento de la entrevista estaba claro que de un plan así no podían garantizarse resultados en un contexto donde se había hecho fuerte el Estado Islámico y otros grupos “aspirantes a Al Qaeda”.

Jeffrey Goldberg, el actual director de la revista The Atlantic la entrevistó un mes después. En la introducción cuenta que había hablado con el presidente Barack Obama y le había expresado su escepticismo sobre un programa de entrenamiento de rebeldes sirios. Mientras que Hillary Clinton sí pensaba que Estados Unidos debió implicarse más en Siria.

JG: Do you think we’d be where we are with ISIS right now if the U.S. had done more three years ago to build up a moderate Syrian opposition?

HRC: Well, I don’t know the answer to that. I know that the failure to help build up a credible fighting force of the people who were the originators of the protests against Assad—there were Islamists, there were secularists, there was everything in the middle—the failure to do that left a big vacuum, which the jihadists have now filled.

They were often armed in an indiscriminate way by other forces and we had no skin in the game that really enabled us to prevent this indiscriminate arming.

La postura de Hillary Clinton es que, al no implicarse Estados Unidos en apoyar a la oposición siria, su debilidad permitió que los yihadistas alcanzaran la hegemonía dentro de las fuerzas de oposición. Y lo que es más importante, tal como especifica en la última frase, eso permitió a otros países que sí se implicaron en Siria armar a los yihadistas.

Esta entrevista fue reseñada por Russia Today en español:

En este sentido, Clinton también dijo en la entrevista que la situación en Siria podría estar desarrollándose de un modo muy distinto “si hubiéramos tardado menos en entrenado y equipar al grupo central del Ejército Libre de Siria”. De haber sido así, EE.UU. “por un lado habría tenido un mejor conocimiento de lo que estaba pasando en el terreno y, por otro, habría ayudado a poner en pie a una oposición política creíble”.

“En este tipo de conflictos son los hombres duros y armados los que tienen más posibilidades de convertirse en los principales actores de una transición, y no aquellos que solo hablan desde el exterior”, afirmó la exsecretaria del Departamento de Estado en referencia a “un grupo de sirios que pretendieron erigirse como la oposición política en el exilio” mientras los insurgentes “luchaban y morían” en el país.

“Por tanto, era necesario averiguar cómo podíamos apoyarlos [a los insurgentes] en el terreno, equiparlos mejor”, dijo. Sin embargo, EE.UU. no empezó a aplicar el plan en el momento apropiado, perdió tiempo y su ‘lugar vacante como patrocinador’ fue ocupado por los yihadistas. Los grupos radicales ‘convirtieron’ a los rebeldes en sus aliados y actualmente están ganando más terreno en Oriente Medio, concluyó Clinton.

La propia revista The Atlantic publicó un artículo valorando la entrevista en el que se incide en las críticas  a las políticas para Siria de Barack Obama porque para el autor es destacable que Hillary Clinton pensara que la tibieza y las excesiva prudencia impidiera frenar a tiempo la expansión del Estado Islámico.

A Hillary Clinton la encontramos en abril de 2016 entrevistada por la CNN. Le preguntan por las acusaciones de algunos políticos, como Bernie Sanders, de que su actuación al frente del Departamento de Estado fue responsable del auge del Estado Islámico.

Tenemos una transcripción de la entrevista aquí.

JAKE TAPPER: Jeff Weaver, Sen. Sanders’ campaign manager said that your foriegn policy, and you support a foreign policy that helped give rise to ISIS

HILLARY CLINTON: That is beyond absurd. They’re saying a lot of things these days, and I’m just going to let them say whatever they choose to say.

ISIS was primarily the result of the [power] vacuum in Syria caused by Assad first and foremost, aided and abetted by Iran and Russia.

Supongo que podría pasarme más tiempo buscando en Internet otras entrevistas a Hillary Clinton donde hable del Estado Islámico. Pero hemos podido conocer su punto de vista sobre Afganistán y Siria. No hay nada que indique que un día confesó que el Estado Islámico fue una creación o fue apoyado por los Estados Unidos. He de confesar que me imaginaba que si encontraba el dichoso vídeo la frase iba a estar sacada de contexto o el vídeo iba a estar editado. No imaginaba que fuera algo tan tonto. Si uno busca, encuentra en Internet un montón de titulares escandalosos como lo siguientes:

Oficial: Gobierno de Estados Unidos de América confirma que creó y entrenó a ISIS.

EE.UU. creó el Estado Islámico y planeó la caída de Mosul.

Secret Pentagon Report Reveals US “Created” ISIS As A “Tool” To Overthrow Syria’s President Assad.

Estados Unidos confiesa oficialmente que apoyó a los terroristas en Siria: secretario de estado John Kerry.

Exagente de CIA reconoce el obvio papel de EEUU en la creación del EIIL.

Como ven, un putinbot podría pasarse la vida saltando de página web en página web leyendo cómo antiguos Secretarios de Estado, informes desclasificados o antiguos agentes de la CIA demuestran el papel de Estados Unidos en “crear” el Estado Islámico (que ya había sido creado antes de la guerra de Siria, pero él no lo vio). Una auténtica realidad paralela de bulos, que cuando se rascan te llevan a medios de comunicación como Russia Today, HispanTV, TeleSur, Al Manar, etc. Sin embargo, nuestro putinbot tendrá la sensación en todo momento de ser un mente librepensadora que se informa en medios de comunicación críticos e independientes lejos del rebaño de borregos que sigue la actualidad por los medios de masas.  Por eso son tan pensados e insufribles.

 

Una guía de mis textos sobre el Estado Islámico y Siria (actualizada septiembre 2016)

He escrito varias veces sobre el origen y expansión del Estado Islámico.

Tres de mis colaboraciones con Sesión de Control fueron sobre ese tema:

Escribí sobre cómo la invasión de Afganistán en 2001 podría servir de modelo para derrotar al Estado Islámico y también de los obstáculos actuales para llevarlo a cabo:

Tras la ola de refugiados, alguno quizó culpar a Europa de darle la espalda a personas que huían una guerra provocada y alimentada por ella misma, cuando el papel occidental ha sido secundario. Expliqué las complejidades de la guerra en Siria en:

Cierta periodista española escribió sobre el mismo tema. Traté el asunto, haciendo hincapié en quién vende las armas que se usan en Siria y en la mayoría de los conflictos armados.

Expliqué la internacionalización de la guerra civil en Siria en Sesión de Control:

Profundizando en la idea de la internacionalización de la guerra siria, expliqué cómo el régimen de Bashar Al Assad es sostenido por la ayuda iraní y milicias chiíes reclutadas en países como Iraq, Pakistán y Afganistán. Un asunto pendiente es hablar de cómo el régimen sirio se ha fragmentado con señores de la guerra que controlan la economía de guerra por regiones.

He reseñado tres libros sobre el Estado Islámico que me han parecido relevantes y que dan una perspectiva bastante interesante con informaciones sobre el terreno y testimonios de testigos privilegiados.

En la revista El Medio he escrito tres artículos sobre los intereses rusos en Siria.

También he escrito en la revista El Medio sobre cómo los regímenes iraquí y sirio influyeron en la aparición del Estado Islámico. El primero porque lanzó una campaña de islamización ante el declive del socialismo árabe y sus cuadros terminaron uniéndose a las filas yihadistas. El segundo porque actuó de bombero pirómano permitiendo el flujo de yihadistas hacia Iraq. Me ha quedado pendiente un tercer artículo sobre el papel de Turquía en el auge del Estado Islámico en Siria.

Un tema que me enfada bastante es la propagación de bulos de forma interesada. He tratado algunos.

Dios los cría y ellos se juntan

No tenía ni idea quién era Roberto Centeno hasta que en septiembre de 2014 encontré un artículo suyo defendiendo varias tesis rusas sobre el derribo del vuelo MH17 en Ucrania. Sus argumentos eran de segunda mano y mercancía defecutosa. Por ejemplo, que el espacio aéreo sobre Ucrania oriental estaba cerrado y había sido abierto expresamente para el vuelo MH17. La realidad es más sorprendente todavía. El gobierno de Kiev no había cerrado el espacio aéreo sobre aquella zona de guerra. Sólo había prohibido el vuelo a las alturas que dejaban los aviones al alcance de misiles tierra-aire portátiles. De hecho dos aviones, pertenecientes a aerolíneas de la India y Singapur, volaban en pasillos aéreos paralelos al vuelo de Malaysia Airlines.

Fui señalando los errores en sus argumentos aquí en el blog en “Roberto Centeno y más mentiras sobre el vuelo MH17″. Aquel era un artículo que llegaba dos meses después de la tragedia del MH17 y llegaba tarde al debate, aportando argumentos que ya habían sido desmontados. La verdad es que me olvidé del personaje.

Vía Alberto Noguera descubro que Roberto Centeno ha contado en AlertaDigital.com, un diario digital de tendencia ultraderechista,  que ha sido contratado por la campaña de Donald Trump. No hay forma de comprobar la información, no he visto más referencias en Internet, pero es sin duda algo llamativo. Centeno consideraba uno de los factores que podría dar la vuelta a la campaña el que se demostrara que el Estado Islámico fue una creación de Hillary Clinton. Desde luego, Trump y Centeno son tal para cual.

Bruselas y el salto evolutivo del Estado Islámico en Europa

El pasado martes 22 de marzo tuvo lugar un doble atentado en Bruselas, la capital de Bélgica. A las 7:58 de la mañana se produjo una explosión en el Aeropuerto Internacional de Bruselas (Zaventem). 37 segundos más tarde se produjo otra. Según Peter Allen en MiddleEastEye, la segunda explosión tuvo lugar entre el flujo de gente que huía de la primera. Las cámaras de seguridad captaron a tres terroristas, dos de los cuales murieron en las explosiones, mientras que el tercero huyó. Una hora más tarde una explosión tuvo lugar en la estación de metro de Maelbeek, cerca de la sede de varias instituciones europeas. El balance provisional de víctimas es de más de 30 muertos y más de 200 heridos.

Bruxelles_est_(re)belle_-_22_mars_2016
Bruxelles est (re)belle. Foto: Wikimedia.

El Estado Islámico emitió aquel mismo día por la tarde un comunicado en varios idiomas reivindicando los atentados, donde amenaza con “días negros para todas las naciones cruzadas aliadas en su guerra contra el Estado Islámico”. El comunicado hace mención a que los terroristas emplearon fusiles de asalto, cinturones explosivos y bombas. Así que estaríamos ante un intento de replicar un tipo de atentado yihadista que se ha repetido en varios continentes desde los ataques del 26 de noviembre de 2008 en Mumbai y que Adam Elkus y John Sullivan llaman “asedio urbano”. Se trata de ataques simultáneos contra lugares públicos para saturar a la policía y los servicios de emergencia por parte de terroristas con fusiles de asalto, que una vez enfrentados a la policía o acorralados hacen detonar los explosivos. Sin embargo esta vez los terroristas simplemente hicieron detonar los explosivos.

Estos atentados han ocurrido menos de una semana después de dos grandes operaciones policiales en Bélgica los días 15 y 18 de marzo que se saldaron con la detención de Salah Abdeslam, considerado el “cerebro” del grupo terrorista que atentó el 13 de noviembre de 2015 en París. Abdeslam es originario de la comuna de Molenbeek y es significativo que no fue detenido a la fuga lejos del país, sino que fue en su lugar de origen donde la policía belga le detuvo. Como apunté el pasado mes de noviembre, tras los atentados en París, la comuna de Molenbeek es conocida por ser un foco de radicalización islamista. Se acumulan allí una serie de problemas sociales que han servido de caldo de cultivo para el yihadismo. Si Abdeslam ha logrado permanecer cuatro meses huido de la policía es porque contaba en la zona con una red de amigos y simpatizantes que le han proporcionado refugio. Tras su detención, el ministro belga de Asuntos Exteriores afirmó que preparaba un nuevo atentado y que contaba con una nueva red a su alrededor en Bruselas”. Por tanto, es factible especular que los autores de los atentados son miembros de esa red que escaparon a las operaciones policiales y adelantaron sus planes de atentar en Bélgica, ya que se requiere tiempo para obtener los ingredientes y preparar los explosivos.

Imágenes de los tres terroristas captada por una cámara de seguridad del aeropuerto de Bruselas. Foto: Wikimedia.

El miércoles 23 las autoridades belgas identificaron a dos de los terroristas autores de los atentados como los hermanos Ibrahim y Jalid El Bakraoui. Ambos murieron al hacer detonar artefactos explosivos, el primero en el aeropuerto y el segundo en el metro. El segundo terrorista que murió en el aeropuerto y el tercero que huyó de allí no han sido identificados. Una de las piezas claves en la investigación fue el testimonio del taxista que trasladó los tres terroristas con tres pesadas maletas al aeropuerto. Gracias a él la policía llegó a una vivienda en el nº 4 de la calle Max Roos de la comuna de Schaerbeek, donde fueron encontrados 15 kilos de explosivo triperóxido de triacetona (TATP en sus siglas en inglés), 150 litros de acetona, 30 litros de agua oxigenada y detonadores junto con una maleta llena de clavos y tornillos para ser usados como metralla. El hallazgo es significativo porque en los atentados del 13 de noviembre de 2013 en París se empleó también TATP. Se trata de un explosivo fabricado con ingredientes al alcance de cualquiera pero que requiere maestría en su elaboración por la peligrosidad de su manejo.

Los atentados del 13 de noviembre de 2015 en París reflejaron un salto en la complejidad de la ejecución y el nivel de recursos empleados, sino también en la sofisticación de los procedimientos empleados por los terroristas. Según un informe de la policía francesa al que el New York Times habría tenido acceso, la complejidad de las bombas empleadas y la estandarización de su fabricación refleja que las células terroristas vinculada al Estado Islámico en Europa cuentan ahora con miembros entrenados, posiblemente en Siria, que siguen los mismos protocolos. Además, el empleo de teléfonos para usar y tirar, el empleo de teléfonos móviles activados poco antes de los ataques y el uso de los teléfonos móviles de las víctimas en la sala de conciertos Bataclan suponen que los terroristas son ahora mucho más precavidos en sus comunicaciones.

Ese salto en los ataques terroristas en Europa supone que se ha producido un cambio de estrategia en el Estado Islámico, que ahora sí busca lanzar ataques en Occidente. Ese cambio posiblemente tenga que ver con que, tras alcanzar su cenit, los dominios territoriales del Estado Islámico en Siria e Iraq comenzaron a retroceder en el verano de 2015. Precisamente el gobierno francés, que ya había ordenado el despliegue de su aviación militar en Jordania para atacar al Estado Islámico dentro de las fronteras de Iraq, decidió redoblar los esfuerzos y desde el 27 de septiembre de 2015 la aviación francesa comenzó a lanzar ataques también dentro de las fronteras de Siria. Menos de dos meses después tuvieron lugar los ataques terroristas de París.

Rafale-refueling-over-Baghdad
Un Rafale francés sobrevolando Bagdad en una misión contra el Estado Islámico. Foto: Armée de l’Air.

Clint Watts traza un paralelismo con el grupo somalí Al Shabaab. Después de que sus dominios territoriales comenzaran a disminuir, se iniciaron los atentados en países de la región, como los atentados en dos establecimientos de ocio en Kampala (Uganda) en 2010 y contra un centro comercial en Nairobi (Kenia) en 2013. Ahora que se ha convertido en el grupo yihadista de referencia global, el Estado Islámico no tiene victorias militares que mostrar al mundo, apunta Watts. Así que lanzar atentados terroristas en Occidente contra objetivos “blandos” le coloca nuevamente en el centro de la atención mediática de todo el planeta y le permite seguir captando apoyos entre los radicalizados como el grupo de vanguardia de la yihad global.

Vincular las operaciones, sean militares o policiales, contra el Estado Islámico y los atentados no implica establecer una relación causal directa. Sin ir más lejos, el año pasado se detuvo en España a dos grupos que tenían la aparente intención de cometer atentados. Así, en abril de 2015 se detuvo a once personas en varios municipios de Cataluña y en noviembre de 2015 se detuvo a los tres miembros de una célula yihadista en la provincia de Madrid. Bien es cierto que existen ciertas diferencias entre el contexto belga y el contexto español. Sin ir más lejos, Bélgica es el país del que más han marchado voluntarios para unirse a las filas yihadistas en la guerra civil siria en proporción a su población. Lo que refleja, en cualquier caso, que no es un problema externo, se trata de una amenaza surgida dentro de la propia Europa con ciudadanos europeos radicalizados. Por lo que las estrategias contra el terrorismo no deben ser sólo a corto plazo y en el ámbito de la seguridad.

El 12 de octubre de 1984 el grupo terrorista norirlandés IRA hizo detonar una bomba en el hotel de Brighton donde se alojaban miembros del Partido Conservador británico, incluyendo los miembros del gobierno y la primera ministra, Margaret Thatcher. La habitación de Thatcher se vio afectada pero sobrevivió al atentado. Al día siguiente el IRA emitió un comunicado, responsabilizándose del ataque y dirigiéndose a la primera ministra: “Hoy no tuvimos suerte, pero recuerde que sólo tenemos que tener suerte una vez”. Con una amenaza terrorista que ha dado un paso evolutivo, las fuerzas de seguridad e inteligencia europeas tendrán que tener suerte todos los días.

Del régimen de Saddam Hussein al Estado Islámico

Kyle Orton ha dedicado especial atención en su blog Syrian Intifada a cómo el régimen de Saddam Hussein lanzó un programa de reislamización del país para apuntalar su legitimidad ante el agotamiento ideológico del socialismo árabe y los nuevos vientos en el mundo árabe. Aquel proceso sentó las bases para que figuras del régimen, militares y miembros del aparato de seguridad, terminaran en la insurgencia yihadista y hoy formen parte de la cúpula del Estado Islámico. Cuento el proceso en mi último artículo para la revista El Medio.

Un análisis de los atentados terroristas en París

Esta semana me he estrenado como colaborador de la página web Passim.eu con un análisis titulado “Cinco claves de los ataques terroristas de París”. Repaso el contexto estratégico del Estado Islámico, las tácticas empleadas en los ataques, la logística de los terroristas y Bélgica como nido del yihadismo europeo para terminar con una conclusiones sobre la lucha contra el Estado Islámico.