Una extraña operación en Finlandia contra un entramado ruso

El 22 de septiembre saltó la noticia en las redes sociales de que las autoridades finlandesas habían prohibido el sobrevuelo de una zona del suroeste del país. Había una operación policial en curso desde primera hora de la mañana, que contaba con la participación de la guardia de fronteras. De hecho, un Dornier 228 de la guardia de fronteras sobrevolaba la zona.

Dornier Do-228 de la guardia de fronteras finlandesa. Foto: ST Airborne Systems.

La operación policial tuvo como objetivo Airiston Helmi, una compañía rusa empleada supuestamente desde Rusia como pantalla. El objetivo declarado de la investigación, que implicó a 100 policías, era el lavado de dinero y la evasión fiscal. La sede de la empresa en la localidad de Parainen había sido asaltada por un equipo de intervención policial que se había aproximado al lugar en una ambulancia. Además, estuvo presente un equipo de la unidad policial de desactivación de explosivos TEPO. Aparte de la zona restringida al tráfico aéreo, hubo buques y embarcaciones de la guardia de fronteras finlandesa que impidieron el acceso por mar a la zona. En la operación participó el patrullero de altura “Turva”. Un total de 17 propiedades fueron allanadas y hubo tres detenidos.

Patrullero Turva. Foto: Cha già José vía Wikimedia.

Según progresó la investigación se supo que la compañía Airiston Helmi había realizado compra-venta de propiedades inmobiliarias al borde del mar por valor de 9,2 millones de euros entre 2007 2014, además de ser propietaria de dos embarcaciones de segunda mano procedentes de la armada finlandesa: la “Hauki” (numeral 232) y el lanchón de desembarco “Kala 4”. El caso, evidentemente, pasaba a tener otras connotaciones más allá de los crímenes de cuello blanco. Uno de los implicados se trata de un ciudadano ruso con pasaporte maltés, algo popular entre los millonarios rusos después de que en la isla facilitaran la obtención de la nacionalidad a cambio de inversiones.

La compra venta de mansiones con gran número de habitaciones al lado de vías marítimas cercanas al principal puerto finlandés después de Helskini y de una de las dos refinería del país generó especulaciones sobre el objetivo último y real del entramado, con referencias a la Guerra Híbrida (¡cómo no!) ¿Una mera base de operaciones para el crimen organizado? ¿Pisos francos para comandos de sabotaje? No hay forma de saberlo porque la operación fue enterrada bajo montañas de secretismo. Un medio finlandés informó de que ni el Primer Ministro ni el Presidente del país habían sido informados. Hay que recordar que, como en el caso de las Repúblicas Bálticas, la memoria histórica pesa y Rusia genera desconfianza.

 

 

Un gobierno italiano que simpatiza con el Kremlin

Seguir los medios de comunicación es hoy en día una forma como otra cualquiera de no enterarse qué pasa en el mundo. No es que yo prestara mucha atención a las elecciones italianas pero me llamó mucho la atención los titulares de la prensa española que mostraban su preocupación porque el tema estrella era la inmigración, del que decían había sido introducido arbitraria y artificialmente por los partidos populistas. Y claro, yo que escribí el verano pasado Una bomba de relojería en el Mediterráneo“, tuve que dudar entre reírme o enfadarme. Y es que en Europa hay cierta clase de problemas que los periodistas han decidido esconder porque han asumido que su labor no es contarnos lo que pasa sino decirnos lo que tenemos que pensar para pensar bien. Luego, tras conocer el resultado de las elecciones y la creación de una coalición de gobierno entre la coalición de centro-derecha encabezada por la Liga Norte y el Movimiento 5 Estrellas, llegaron de nuevo las sorpresas para los periodistas y opinadores profesionales. ¿Populistas de izquierda y derecha juntos en un gobierno? ¡No tiene sentido! Claro que no tiene sentido si uno se empeña en aplicar los esquemas ideológicos de la vieja Guerra Fría al panorama político europeo actual.

Russia Today tiene claro a quién apoya.

Los lectores que me siguen desde hace años recuerdan que allá por septiembre de 2014 llamé la atención de cómo partidos de ambos extremos del arco político habían constituido un bloque que en el Europarlamento votaban a favor de los intereses del Kremlin. Era un síntoma curioso de una convergencia ideológica de partidos que mantienen una agenda orientación económica estatista y una agenda internacional eurófoba y anti-OTAN. Luego, en enero de 2015, los partidos griegos SYRIZA y ANEL, formaron coalición de gobierno, para sorpresa de muchos por su naturaleza de partidos antagónicos en el eje izquierda-derecha. Sin embargo, nuevamente había que prestar atención a su posición sobre la Unión Europea, la OTAN y las relaciones con Moscú para entender los puntos en común.

El nacional-populismo argentino (nac& pop), referente del nacional populismo de izquierdas en el Parlamento Europeo.

Curiosamente en la emergencia del nacional-populismo europeo aparece siempre como denominador común a izquierda y derecha los intereses de la Rusia de Putin (véase el punto 327 de “La sonrisa de un país”). En el caso italiano encontramos que se repite la tendencia. Por un lado, tenemos la Liga Norte, un partido regionalista de derechas que nació defendiendo la independencia del norte de Italia, identificada con el neologismo “Padania” (valle del río Po). En marzo de 2017, Matteo Salvini, secretario de la Liga Norte y posible nuevo ministro del Interior del nuevo gobierno italiano, viajó a Moscú donde firmó un “acuerdo de cooperación y colaboración” con el partido Rusia Unida, el partido de Vladimir Putin. Entre los objetivos políticos del acuerdo, estaba buscar la cooperación con Rusia en materias como terrorismo e inmigración ilegal, pero también buscar el levantamiento de las sanciones europeas contra Rusia. Se unía así a otros partidos populistas de derecha europeos, como Alternativa para Alemania o el austríaco Partido de la Libertad, en firmar acuerdos con Rusia Unida.

Matteo Salvini en la Plaza Roja de Moscú.

La relación de la Liga Norte con Rusia venía de antes. Un miembro del partido, Claudio D’Amico, ejerció de “observador internacional” en el referéndum de anexión de Crimea a Rusia. Y antes del viaje de Matteo Salvini en 2017 hubo otros que alentaron los rumores sobre el “oro de Moscú“. Sin embargo, Salvini declaró por aquel entonces que los acuerdos con el partido de Putin no implicaban recibir financiación rusa, pero que “envidiaba” el dinero ruso recibido por el Frente Nacional de Marine Le Pen y estaba abierto a aportaciones “transparentes” al partido.

El follonero Gianluca Buonanno, eurodiputado de la Liga Norte, con una camiseta en contra de las sanciones a Rusia en septiembre de 2014.

Por otro lado, tenemos el partido populista Movimiento 5 Estrellas, de difícil clasificación política. Luca Manucci enumera las posiciones del partido en materia como inmigración, condena del fascismo y aliados del EuroParlamento para afirmar que estamos ante un partido que “ni es de izquierdas ni es antifascista“. Pero de las limitaciones del eje izquierda-derecha para entender las ideologías en la Nueva Guerra Fría ya hemos hablado. En junio de 2016, Manlio Di Stefano, responsable de política exterior del Movimiento 5 Estrellas, declaró en una conferencia en Moscú durante el XVº Congreso del partido Rusia Unida su deseo de que se levantaran las sanciones a Rusia y una mayor cooperación entre Europa y Rusia, además de culpar a la Unión Europea y Estados Unidos de la crisis ucraniana y describió su papel en ella como una injerencia en asuntos rusos. Esta línea de pensamiento supuso un cambio respecto a las posiciones sobre la Rusia de Putin que mantuvo el partido en el pasado.

Déjá vu: “Gobierno del cambio”.

Así que tenemos dos partidos nacional-populistas, identificados originalmente como ubicados en extremos opuestos del eje izquierda-derecha, que han formado gobierno en Italia. Un primer borrador del acuerdo de gobierno fue filtrado a la prensa.  En él se hablaba de crear un mecanismo para la salida del euro, de una reducción de la contribución italiana al presupusto de la Unión Europea, una condonación de la deuda italiana con el Banco Central Europeo, etc. En política exterior aparece la “apertura a Rusia”, para convertirla en “socio económico y comercial”, y el “retiro inmediato de las sanciones impuestas a Rusia”, con lo que podría rehabilitarse a ese país como “un interlocutor estratégico a fin de solucionar las crisis regionales (Siria, Libia, Yemen)”. Al igual que el punto 327 del programa “La sonrisa de un país” no plantea una salida de la OTAN pero sí convertir a Rusia en un socio estratégico. Como ven, los viejos esquemas políticos no sirven para explicar lo que era, a priori, una alianza contra natura pero la Nueva Guerra Fría sí.

Lecturas recomendadas:

The 5 Star Movement is neither left-wing nor antifascist“.

El apartado “Italy: Is the turn to Russia reversible?” (págs. 11-19) del documento “The Kremlin’s Trojan Horses 2.0

Gracias a Millán Fernández y Nicolás de Pedro por compartir artículos y documentos en Twitter que me sirvieron de referencia a mi aproximación al tema.

La regla informativa sobre los amigos del Kremlin

Desde el estallido de la crisis financiera de 2008 no ha habido región del planeta sin protestas callejeras. La lista es larga y el occidente desarrollado no es ajeno, arrancando por el 15-M español o el Occuppy Wall Street estadounidense. La Primavera Árabe, que tuvo su prólogo en El Aaiún en noviembre de 2010, sacudió desde Mauritania a Baréin. Por razones diversas, la gente salió a la calle en Argentina en 2013 y en Hong Kong en 2014. Sin olvidar Ucrania y Venezuela o más recientemente Nicaragua y Armenia.

Protestas callejeras en Egipto durante la Primavera Árabe.

Desde hace tiempo observo un fenómeno curioso. Las protestas estudiantiles y en defensa de unas pensiones públicas en Chile fueron saludadas por los mismos que aplaudían la represión de los estudiantes venezolanos y los manifestantes nicaragüenses que protestaban por la reforma de las pensiones. Me refiero a esa ultraizquierda parlamentaria española que se dedica, como la ultraderecha, a hacer metapolítica desde las redes sociales. Entonces caí en la cuenta de un indicador curioso que permite anticipar si una protesta social recibirá apoyo como ejemplo del pueblo en lucha o por el contrario será denunciada como una conspiración golpista de la CIA o una “primavera sorosiana”: los intereses geopolíticos rusos y los contratos de venta de armamento.

Desfile de elementos del sistema antiaéreo S-300VM en Venezuela.

Casi podemos anticipar mecánicamente que allí donde la agencia ROSOBORONEXPORT haya firmado contratos relevantes para Rusia desde el punto de vista económico, geopolítico o ambos cuando surjan protestas contra el gobierno en las calles la legión de fans de Putin denunciará su falta de legitimidad y su falta de espontaneidad. Repasen la prensa y las redes sociales de los últimos meses y verán que la fórmula funciona como un reloj para los casos de Venezuela, Irán, Nicaragua y Armenia, sin olvidar los casos anteriores de Siria y Ucrania. Los bulos y las noticias falsas del aparato mediático del Kremlin nunca apareceren de forma inocente y son parte de una estrategia informativa.

 

 

De cómo los comunistas españoles le compraron el discurso a la ultraderecha

Conversaba el otro día en Madrid con Yago Rodríguez, entre otra cosas colaborador de la revista Ejércitos, sobre la dimensión ideológica de la Nueva Guerra Fría. Él no lo veía claro y apuntaba a lo que yo me encontré allá por 2014. Que era más fácil definir al otro bando por negación a Occidente. Han pasado varios años desde entonces y poco a poco va resultando más fácil de entender los rasgos comunes del nacional-populismo que uno encuentra en la Rusia de Putin pero también en la Argentina de Cristina Fernández de Kirchner. Mientras tanto, en Europa, sucede un fenómeno peculiar del que hace poco hablaba aquí: la convergencia ideológica de ultraizquierda y ultraderecha en torno a temas centrales de la Nueva Guerra Fría, como son Ucrania y Siria pero también las relaciones Euro-Atlánticas o la construcción europea.

Mi reciente aproximación al tema surgía de casos puntuales de comunistas y radicales de izquierda con puntos de vista sobre la inmigración o el feminismo que los hacía indistinguibles de la alt-right. Me parecían un síntoma de algo más profundo. Y “Millán Fernández” me hizo anoche una aportación valiosísima. Resulta que alguien se había molestado en redactar un documento que mostraba cómo la Plataforma Global Contra las Guerras, a fuerza de coincidir con la ultraderecha española en críticas a Estados Unidos y la OTAN a cuenta de la guerra de Siria, había terminado asumiendo su discurso. Vean el siguiente evento coorganizado por el Partido Comunista de Madrid en Carabanchel y la Plataforma Global Contra las Guerras en febrero de 2017.

La vieja idea de que ultraizquierda y ultraderecha compartían discurso sobre la economía global, el eje-euroatlántico, Putin e Israel en el contexto de la Nueva Guerra Fría pero en cambio les separaba una brecha entorno a la inmigración empieza a dejar de ser verdad. Ahora sólo falta que la ultraderecha española se presente con alguna etitqueta del tipo “nacional-revolucionarios” para que los comunistas dejen de avergonzarse de su nueva amistad.

Profundizando en la convergencia ideológica de la Nueva Guerra Fría

Cuando en 2014 la Nueva Guerra Fría encajó en mi cabeza yo mismo me sorprendí de lo que anticipaba el esquema de la realidad que iba tomando forma ante mí. En el plano geopolítico, aparecía un bloque formado por Rusia y sus aliados en Oriente Medio. Pero me surgían dudas, ¿si Rusia es aliada de Irán lo terminaría siendo de Hezbolá? Años después, la realidad respondió a mis dudas. Rusia intervino en Siria del lado de Irán y Hebzolá. Simbólicamente, SpetNaz rusos aparecieron en Alepo con el parche de Hezbolá en el hombro.

Otra cuestión sobre Oriente Medio era que Arabia Saudita e Israel eran dos grandes aliados de Estados Unidos en la región pero, en teoría, enemigos. Mi intuición es que ante el enemigo común iraní, superarían diferencias. El mes pasado Air India anunció que había recibido el permiso de las autoridades saudíes para que su vuelo Nueva Delhi-Tel Aviv sobrevolara su espacio aéreo, reduciendo el viaje en dos horas. No es difícil imaginar que otras muchas medidas de deshielo entre los dos países se han tomado a puerta cerrada.

Pero sin duda, el aspecto más controvertido del concepto de Nueva Guerra Fría es la dimensión ideológica. Autores como Mila Milošević afirman, precisamente, que no existe una Nueva Guerra Fría porque falta una ideología antagónica a la democracia liberal occidental y la economía de mercado. Volveré sobre esto pronto. Yo creo que es fácil entender que ese papel lo cumple el nacional-populismo. Pero hay un obstáculo para la aparición de una ideología coherente y fácilmente identificable: la transversalidad del nacional-populismo. Pero es fácil resolver el escollo prescindiendo del eje izquierda-derecha para tomar otros. Precisamente, en España nos hemos hartado de escuchar que PP y PSOE “son lo mismo”. Así que si lo damos por bueno, no es tan difícil entender que Podemos y el Front National francés “son lo mismo”. Son partidos anti-establishment que quieren un Estado más intervencionista y una economía más estatalizada. Recelan de la UE y el libre comercio. Y comparten el deseo de realinear Europa lejos de Washington y más cerca de Moscú. Como decía el profesor Jorge Verstrynge, la principal diferencia entre Podemos y el Front National era la postura sobre sobre inmigración.

Llevamos años viendo a ultraderecha y ultraizquierda intercambiando narrativas sobre asuntos como la crisis ucraniana o la intervención rusa en Siria. De hecho, como he señalado varias veces, medios y activistas de izquierdan no han tenido reparos de compartir convocatorias o artículos de organizaciones y personajes de la ultraderecha. Mientras que cierta  ultraderecha reivindica a Chávez, “ese fascista de izquierda”. Los comunistas españoles que fueron de voluntarios a Ucrania Oriental para sumarse a las filas prorrusas compartieron unidad con los ultraderechistas franceses de Unión Continental. Y el asunto generó entre zarpullidos y discursos justificativos. Pero es curioso cómo se va abriendo paso esa convergencia ideológica.

El “proyecto de desobediencia informativa” La Haine publicó recientemente “Desmontando la industria de las ONGs feministas”. El artículo afirma que las ONG humanitarias trabajan en coordinación con la OTAN y sus políticas de intervencionistas. Causas como los Derechos Humanos y el feminismo son las excusas empleadas por personajes como George Soros para apoyar a movimientos y medios, como es el caso del español El Diario, que dividen a la izquierda y contribuyen al mantenimiento del statu quo. El artículos se extiende criticando la perspectiva de género y las políticas públicas sobre el tema con un discurso familiar. Me llamó la atención a este párrafo:

La ONG Red Acoge, no tiene ningún programa específico para mujeres pero goza del “extraño” favor del Instituto de la Mujer quien le subvenciona con 21.560,12 euros por su política favorable a la inmigración descontrolada, instigada por EEUU y sus mariachis europeos, que está convirtiendo el continente europeo en un desastre sin igual, lo que está garantizando que el crecimiento de la ultraderecha y el neonazismo sean cada vez mayores en Europa.

Juraría que es la primera vez que leo la teoría de que la inmigración en Europa es instigada por Estados Unidos. Pero esa visión apocalíptica de una Europa que es “un desastre sin igual” me resulta bastante conocida. Viene de la ultraderecha Y no es la primera vez que lo veo en boca de alguien pretendidamente de izquierdas. Aquí un nostálgico de la RDA:

Así que ya ven. El feminismo o la inmigración han caído como obstáculos ideológicos que diferenciaban la ultraizquierda y ultraderecha. Su convergencia no es un fenómeno exclusivamente español o europeo. Vean la siguiente aproximación densa a la cuestión en “The multipolar spin: how fascists operationalize left-wing resentment”. Tanto compartir posturas en torno a Ucrania y Siria, que sus autores y medios empiezan a ser intercambiables.

Ignota Rusia

Este fin de semana tuvieron lugar las elecciones presidenciales en Rusia. No hubo sorpresas. “Está todo bajo control” me dijo alguien con quien comenté el asunto hoy lunes. Pero no siempre es así. La mayoría de veces la gente anda bastante perdida de cómo funcionan las cosas en Rusia. Me refiero a los pucherazos electorales, los candidatos alternativos de cartón piedra, el partidismo de los medios de comunicación públicos y el acoso a la oposición. Y cuando hablo de acoso me refiero desde asesinatos a sangre fría, como el caso del político Boris Nemtsov, hasta triquiñuelas como las presiones a los dueños de los locales alquilados por la oposición en ciudades de provincia que obligan a suspender el acto de campaña a última hora.

En abril de 2014 publiqué una reseña conjunta de tres libros que me descubrieron la Rusia de Putin. Ninguno ha sido traducido al español. Como ha sucedido con la inmensa mayoría de los libros que he leído en estos últimos años sobre el tema, con la excepción de Nothing Is True and Everything Is Possible de Peter Pomerantsev, retitulado en España como La Nueva Rusia. La verdad es que se publica muy poco sobre la Rusia actual en España. Y entre lo poco que se publica uno encuentra libros directamente filoputinistas como El nuevo imperio ruso de Sergio Fernández Riquelme o Rusia en la larga duración de Samir Amin.

El domingo por la noche visité la librería La Central en Madrid. Encontré libros sobre Boko Haram o las Primaveras Árabes. Pero sobre la Rusia actual, nada. Eso sí, allí había una mesa llena de libros sobre la Revolución Rusa y el papel de la Unión Soviética en la Segunda Guerra Mundial. Es algo habitual. Pero me sigue pareciendo curioso que se publique tanto sobre la Unión Soviética y tan poco sobre Rusia. No sé si es síntoma del desinterés por la Rusia actual o causa de poco conocimiento sobre ella.

Publiqué el domingo la foto anterior en Twitter y se le atragantó a algún tuitero con problemas de comprensión lectora. Nótese en el siguiente tuit, que me atribuyen el pecado nefando de rusofobia, el nuevo término con el que se designa el crimenpensar de los que no simpatizamos con Putin.

 

 

Lecciones de geopolítica para la fallida República de Cataluña

Los criterios que generalmente se emplean en derecho internacional público sobre qué constituye un Estado Nación se toman de la Convención de Montevideo, aunque yo como sociólogo prefiero emplear a  Max Weber. Vean por ejemplo esto que escribí en 2014: “Palestina como Estado fallido”. Cataluña cumplía los tres primeros requisitos: Población, territorio y gobierno claros y definidos. Después de la Declaración Unilateral de Independencia del viernes 27 de octubre sólo faltaba una cosa: reconocimiento internacional. Pasaron las horas y ningún país soberano reconoció la República de Catalunya. Nadie quería establecer relaciones bilaterales con el nuevo país. Pasaron los días y tampoco. Alguno sigue esperando.

Recuerdo cuando los tiempos que políticos de otros países europeos anunciaban que apoyarían la independencia de Cataluña. Juraría que más de uno de las repúblicas bálticas y otros países ex-comunistas cuya soberanía quedó limitada durante la Guerra Fría. Por evidentes razones de memoria histórica, esos países parecían dispuestos a acudir en ayuda de la futura naciente república catalana, ofreciendo el necesario reconocimiento diplomático que permitió el éxito de las declaraciones de independencia de países como Lituania o Eslovenia.

Pero lo que se sucedieron en las primeras horas tras la Declaración Unilateral de Independencia catalana fueron declaraciones oficiales de apoyo a la unidad de España. Sergio Maydeu Olivares se dedicó a recopilar esas declaraciones y compartirlas en su perfil de Twitter. Su criterio fue no hacer caso a declaraciones de políticos a la prensa, sino sólo compartir enlaces a las comunicados oficiales surgidos de los gobiernos. O en su defecto, enlaces a los tuits lanzados por los dirigentes de cada país. Repasé la lista desde el principio y entre los primeros gobiernos en manifestarse encontré algo curioso. Aparecían los países cercanos a España (Portugal, Francia, Italia y Marruecos), países hispanoamericanos y un tercer grupo. Se trataban de Noruega, Finlandia, Lituania, Letonia Estonia, Polonia, Ucrania, Rumanía, Moldavia y Kazajistán.

Me llamó la atención ese tercer grupo porque no son países que uno tenga en mente cuando piensa en los lazos fraternales e históricos de España. No recuerdo mucha literatura sobre la “tradicional amistad hispano-kazaja”. Pero el patrón me pareció evidente. Eran todos países preocupados por la Nueva Guerra Fría y la actitud de Rusia tras los acontecimientos de Ucrania en 2014. No es difícil imaginar la poca gracia que hace en esos países los movimientos separatistas, con el recuerdo presente de los “hombrecillos verdes” rusos en Crimea y la posterior acción rusa en Ucrania oriental. En esa lista de países, cada cual tiene su historial de problemas con Rusia, minorías rusas o ambos. Y no sólo hablo de los casos evidentes de las repúblicas bálticas o Kazajistán. Hablo de las conexiones con Rusia del nacionalismo en Gagauzia, la región de Moldavia.

Capítulo aparte merece el rechazo generalizado en Europa a un continente fragmentado en paisitos, lo que haría imposible el funcionamiento de la Unión Europea. Pero añadamos algo más que señalé en su momento y que más de uno tomó a guasa. España había mostrado claramente su compromiso en la defensa colectiva de las repúblicas bálticas. Primero, participando con cazas en el programa Air Policing de la OTAN. Y este año, participando con un destacamento mecanizado en Letonia el despliegue multinacional Enhanced Force Presence. Escribí sobre él en “Rumbo a Letonia. Y España entró en la Nueva Guerra Fría“. Aposté entonces que no veríamos reconocimiento diplomático alguno desde las repúblicas bálticas a Cataluña.

Las cabezas pensantes del Procès pasaron por alto las transformaciones geopolíticas en Europa en el contexto de la Nueva Guerra Fría. Marta Pascal, coordinadora del PDeCAT, decía el otro día que, el ver que no llegaban los reconocimientos diplomáticos, “ha generat una sensació de ‘ostres, què ha passat aquí’?” Alguien en Cataluña no hizo los deberes y la Generalitat se lanzó a un salto al vacío.