Voltairenet, la gran impostura (2)

Durante bastante tiempo mencioné el caso curioso de la página web Voltairenet, que se presenta así misma como “anti-imperialista”, critica a Estados Unidos y jalea la industria de defensa rusa. Yo pensaba que era un ejemplo de confusión ideológica total. Que se trataba de nostálgicos de la Guerra Fría que hacían la equiparación entre la Unión Soviética y Rusia, considerando que todo contrapoder a Estados Unidos es bueno. Pero hace poco, leyendo su cobertura sobre Oriente Medio tuve una intuición. Su discurso resultaba incoherente para una página de izquierdas, pero de pronto todo cobraba sentido si asumíamos la hipótesis de que no era una página de izquierdas, sino simplemente un órgano de propaganda al servicio de Moscú. Entonces me puse a buscar información y encontré una cuantas pistas de qué hay detrás de Voltairnet y su cabeza visible, Therry Meyssan. Después, seguí buscando más información que traigo hoy aquí.

La Red Voltaire nació en 1994 como una asociación en defensa de la naturaleza laica del estado y en defensa de la libertad de expresión cuando se planteó en Francia una iniciativa legislativa para regular los contenidos “inmorales” en Internet. La asociación fue activa públciamente con campañas en contra de la financiación de actos religiosos de la Iglesia Católica con dinero público y haciendo un seguimiento a la ultra-derecha francesa, como por ejemplo denunciando los incidentes causados por el servicio de orden del Frente Nacional. Therry Meyssan se incorporó a la Red Voltaire tras un periplo personal que le llevó del grupo católico Renovación Carismática a la masonería, pasando por el Partido Radical de Izquierda. En 1999, con la Guerra de Kosovo, Red Voltaire empezó a ocuparse de asuntos internacionales, criticando la participación de Francia en la campaña de la OTAN. La notoriedad pública de este nuevo enfoque llegó con la publicación en 2002 del libro 11-S La Gran Impostura de Therry Meyssan, que tuvo ediciones en inglés, español y árabe. El libro es una pieza de literatura conspiranoica cuyas tesis han sido refutadas reiteradamente. No en vano, fue publicado en Francia por una editorial que había publicado otros títulos sobre OVNIs o negando la llegada del hombre a la Luna. Lo importante del libro de Meyssan es su significado político, porque le daba a muchos una narrativa con la que librarse del peso de tener que empatizar con las víctimas estadounidenses y convertían el 11-S en un asunto con el que atacar a Estados Unidos. La deriva de la Red Voltaire bajo la presidencia de Meyssan extrañó entonces a muchos, que no entendían cómo el grupo se había convertido en un baluarte de la conspiranoia.

Meyssan recibido por Hezbolá en el Líbano
Meyssan recibido por Hezbolá en el Líbano

El eco alcanzado por Thierry Meyssan con su libro sobre el 11-S le llevó por Rusia, Oriente Medio y Norte de África, invitado por gobiernos, instituciones y medios de comunicación. En 2002 visitó Líbano, donde fue recibido por Hezbolá. Voltairenet  hablaría entonces en su página web del grupo libanés como “un movimiento de inspiración musulmán, comparable a la Teología de la Liberación en Sudamérica”. Aquellos viajes y los movimientos de dinero con el que fueron gestionados Voltairenet y las tesis euroasianistasalarmaron entonces a los miembros originales de la asociación, laicos y de izquierda, que veían a Meyssan alinearse con el régimen teocrático de Irán y Hezbolá (“el partido de Dios”) mientras recibía fondos procedentes del extranjero. En febrero de 2005 tres miembros del consejo de administración de la asociación, Michel Sitbon, Gilles Alfonsi y Jean-Luc Guilhem, dimitieron y la abandonaron, denunciando públicamente la deriva de la Red Voltaire. Criticaron que “con el pretexto de la resistencia al imperialismo estadounidense, hay una actitud indulgente hacia los imperialismos de Rusia y de China” y que “la cercanía con los islamistas es síntoma de un antisemitismo latente entre la dirección”. Lamentaban que una asociación que había nacido para enfrentarse a la ultra-derecha ahora acogiera a negadores de la existencia de las cámaras de gas nazis, como era el caso de Claude Karnoouh, o acogiera a miembros de la “Nueva Derecha” como Alain de Benoist. Finalmente la Red Voltaire por la Libertad de Expresión sería disuelta como asociación en 2007, mientras nacía la nueva Red Voltaire Internacional como una “red internacional de prensa no alineada”.

La salida de los tres miembros fundadores y de izquierda del consejo de administración sirvió para una renovación de la dirección de la Red Voltaire. Entra como vicepresidente Issa el-Ayoubi, un periodista libanés y miembro del Partido Social-Nacional Sirio, una formación presente en Siria y Líbano que aspira a la formación de una Gran Siria que incluya las actuales Siria, Líbano, Jordania, Israel, Chipre, partes de Iraq, Kuwait, la provincia turca de Hatay y el Sinaí. Según Françóis Duprat, el PSNS “representa la tendencia más auténticamente fascista del movimiento nacionalista árabe”.

En 2006, después de la guerra en el Líbano, Thierry Meyssan visitaría Siria.
Ahmed Moualek, Dieudonné, Thierry Meyssan, Alain Soral y Frédéric Chatillon.

Al poco de terminar la Guerra del Líbano de 2006,  el presidente del PSNS, Ali Qanso, invitaría a visitar el país a un grupo de franceses notables por sus posiciones antijudías y sus vínculos con la ultraderecha en el que se incluyó Thierry Meyssan. El grupo lo formaban Alain Soral, Frédéric Chatillon, Dieudonné M’bala M’bala, Marc Robert y Ahmed Moualek. Años más tardes Alain Soral, Dieudonné y Ahmed Moualek formarían parte en las elecciones europeas de las listas del Partido Antisionista del que se desligaría el tercero entre acusiones de financiación irregular procedente de Irán y mostrando su condena al régimen de Assad por las atrocidades cometidas en Siria. En un síntoma de las extrañas vueltas ideológicas, Frédéric Chatillon fue un destacado miembro del ultraderechista Grupo Unión Defensa que durante las guerras en los Balcanes apoyó a Croacia, mientras que Thierry Meyssan apoyó a la Yugoslavia de Milošević en la Guerra de Kosovo de 1999. Sin embargo, ambos terminarían coincidiendo en el grupo de defensores franceses del régimen de Assad. (Chatillon es dueño de una agencia de comunicación y publicidad que en 2009 realizó en Francia una promoción turística para el gobierno sirio).

En 2008, Thierry Meyssan abandonó Francia tras, según él, recibir amenazas de muerte. Actualmente afirma recidir en Damasco. Comenzó a producir programas y documentales para la televisión Al Manar del grupo Hezbolá y a aparecer como experto en temas internacionales en el canal de televisión iraní SAHAR TV. Mientras, el sitio Voltairenet y los personajes que desfilan por ella se intercambian con una constelación formada por Axis for Peace, InfoSyrie, Egalite et Réconciliation, etc. Las ramificaciones ideológicas son curiosas, con vínculos con el nacionalismo autoritario ruso, la nueva ultraderecha francesa de la Tercera Posición, el islamismo revolucionario chiita de Líbano e Irán, la Venezuela chavista, etc. que tienen como único elemento común su postura contraria a Estados Unidos e Israel.