¿La comisión del 11-M trabajando y Aznar de rositas?

No tengo ni idea si la comisión parlamentaria del 11-M servirá para algo. Todavía no entiendo muy bien cuál es su función. Las responsabilidades políticas fueron resueltas el 14-M. Las penales son cosa de los jueces.

En EE.UU. la comisión del 11-S, al menos dio como resultado un informe que fue nominado para el National Book Award de lo bien redactado que está. Se le ha acusado, todo hay que decirlo, de tratar de no dejar mal a nadie. Pero al menos en EE.UU. existe la figura del “relator de la Comisión”, echada en falta por Mariano Rajoy y Manuel Marín. Igualito que aquí, vamos…

Aznar ha comparecido ante la comisión. Cuando lo hizo Acebes los portavoces de los partidos que el 11-M estaban en la oposición dejaron claro que no se habían estudiado la lección y Acebes fue jaleado al día siguiente por los suyos en un acto del PP. Me temo que posiblemente haya pasado lo mismo con Aznar.

Hace semanas leí “11-M La Venganza” de Casimiro García-Abadillo, director adjunto y responsable de información de El Mundo. Lo hice con un lápiz en la mano tomando notas al margen que condensé en un reseña de 11 páginas para un amigo. No sé si alguien le apetecerá leerse el texto, pero aquí está en formato MS Word.

Resumiendo: Incluso leyendo un libro de un simpatizante del PP que pretende dejar mal a la izquierda y a la Cadena SER por lo sucedido el 13-M se comprende que la gestión del 11-M por parte del gobierno fue un desastre. Y dice mucho del equilibrio ideológico que hay en este país en cuanto medios de comunicación (eso de que todos son de izquierdas) que a estas alturas “intoxicación”, “manipulación” y “mentiras” se quiera asociar con la que era la oposición en aquel momento. Parece que a veces hay que recordar que quien quedó con el culo al aire según fue avanzado la investigación fue el gobierno.

Aznar se negó en su comparecencia a que las palabras “me equivoqué” salieron de su boca. ¿Y siguen buscando fuera la culpa de sus errores y de su derrota?. ¿Aprenderá alguien en el PP la lección?

[Esta entrada fue publicada originalmente en el blog Lobo Estepario de Zona Libre]

Antes se pilla

La idea de ponerme a divagar sobre asuntos de actualidad en un blog me surgió ante el rebote diario leyendo tonterías. Tengo la “mala” costumbre de pasar más tiempo leyendo noticias, artículos de opinión y blogs de derecha que de izquierda. Para saber que “jarl… la cosa está malita” no hay que leer Rebelión.org, nos sobra con Chiquito de la Calzada.

La cuestión es saber qué dicen los miembros del Lado Oscuro. Y esa sensación de “¡seguro que habrá gente que se trague esto!” me llevó a ir a la contra. A lo mejor esto de los blogs es un fenómeno recursivo. Sólo los leen los autores de otros, para ver si los nombran, y de paso tener el trabajo hecho: Se pone un enlace a otro blog con el comentario “MenganoPundit lo borda hoy explicando que la culpa de la crisis del Real Madrid la tiene ZP”“.

Así que a lo mejor no merece la pena ni comentarlo. ¿Pero qué decir de un titular como “Apunte para el nacional socialismo gay” en, ¡cómo no!, LibeloDigital. Ya le vale al tal José María Marco, escribiendo desde Yorstaun. Que el actual gobierno del Partido Socialista tenga apoyo de un partido nacionalista, ERC, lo convierte automáticamente en un gobierno “nacional socialista”. Contraído en alemán: Nazi. Ese jueguecito lingüístico es algo que he visto repetidas veces, (ya lo abordaremos en otra ocasión). Ni siquiera hay excusa de que sea algo casual, ya que nos encontramos en el texto del artículo la expresión “gestapo gay“. ¡Como se echa de menos a Juanjo de la Iglesia y su “Curso de Ética Periodística”!.

Vista la “burrada tendenciosa”, pasemos a otro recurso del Lado Oscuro: La “mentira complaciente”. Pero primero he de aclarar que soy un friki irredento en cuestiones militares. Dicho lo cual veamos qué nos cuentan en erpayo.com de los acuerdos alcanzados por el gobierno de ZP con Alemania sobre compra de armamento.

Para abreviar nos quedaremos sólo con la noticia de la prórroga con derecho a compra del alquiler de los carros de combate Leopard 2A4. ErPayo cuenta que el Gobierno ZP ha cerrado un acuerdo con Alemania para adquirir unos tanques Leopard del año catapúm…” (así con falta de ortografía y todo). Primero hay que tener bastante poca idea para llamar a los Leopard 2A4tanques Leopard del año catapúm…” . La cuestión es que España firmó a mediados de los noventa la compra de carros de combate Leopard 2A6 modificados, unas auténticas bestias pardas, llamados Leopard 2E que serían entregados a partir de 2004. Mientras tanto España alquilaba 109 Leopard 2A4 con lo que se instruían tripulaciones y mecánicos, pero sobre todo se daba un salto tecnológico enorme y se contaba por fin con un carre de combate avanzado. Lo que se ha firmado es una prolongación del contrato de alquiler (supongo que un “leasing”) al final del cual los carros pasarán a ser de propiedad española. Resumiendo, se ha pasado del SEAT 127 a un Volkswagen Golf de 140CV, a la espera de que nos entreguen el GTI de 200CV.

ErPayo enlaza con un artículo del Grupo de Estudios Estratégicos, un grupo de coleguitas que recopilan los artículos que publican por separado en una web y se pretenden think tank. El GEES se desmelenó con la guerra de Iraq y salió del armario neocon pidiendo la cabeza de Saddam por las montañas de armas de destrucción masiva que escondía (ni se cortan un pelo en enlazar con Project for the New American Century). Los del GEES siendo tal listos dicen que España no necesita carros de combate, que son muy pesados para ser “proyectados”, ironizan que siendo ahora amigos de Mohamed VI no hace falta reforzar las fuerzas armadas, etc… Podría añadir las boutades que aparecen en los comentarios: Lo que hace falta son más helicópteros, o ahora podemos olvidarnos de los Tomahawk y tendremos que adaptar las fragatas para que usen los misiles alemanes que le acaba de comprar ZP a Alemania para los Eurofighter… Chorradas todas que me llevaría estar aquí horas rebatiendo esas tonterías para nada, porque dudo que alguien se molestara en leer varios soliloquios sobre la “proyectabilidad” del Ejército de Tierra español, el refuerzo de Ceuta y Melilla en caso de conflicto con Marruecos, el papel de los helicópteros en el campo de batalla moderno, etc.

La cuestión, llegados a este punto es observar ese método de coger una artículo de opinión que introduce ideas disparatadas, añadirle más tonterías y criticar al gobierno de ZP por inepto a la vez que quedar el que hace la reflexión como muy listo. En este caso, han topado con un friki y les he pillado. ¿Qué no harán en otros temas fuera de nuestro alcance? No en vano un autor francés dedicó un libro “a todos esos gurús de la economía que nos toman por idiotas“.

[Esta entrada fue publicada originalmente en el blog Lobo Estepario de Zona Libre]

Contra FG vivíamos mejor

Conocí la revista Ajoblanco en la biblioteca pública cercana al instituto donde estudié B.U.P. Era mediados de los 90, y España se recuperaba de la resaca del ’92. Recuerdo una extraña emoción al leer en un número especial el relato que hizo Pepe Ribas de su viaje iniciático por la Europa de la primera mitad de los ’70. Eran los últimos años del franquismo, y en Europa se vivía sobre la ola generada en los años ’70. Para Ribas fue descubrir, lejos de la realidad gris de España, gente que compartía sus mismas inquietudes. Volvió a casa con ganas e ilusión de lanzarse a un proyecto rompedor. Fue la primera época de la revista Ajoblanco. Era mi postadolescencia y descubría en mi realidad local y provinciana que había otros como yo.

La revista tuvo una segunda existencia a partir de octubre de 1987. Fue en un número especial (¿sería el del 20º aniversario o en el número 200?) donde contaba Ribas el inicio de todo y donde supe de la primera época de la revista. Ajoblanco volvió a nacer cuando “España, a finales de los ochenta, estaba inmersa en la “cultura del pelotazo” y en el culto al dinero. En el mundo de la cultura lo superfluo y superficial se imponían cada vez más. Era los tiempos del diseño y de la moda”. Estaba todo por descubrir y faltaba mucho para llegar el desencanto. La telenovela “Cristal” y las Mama Chicho nos habían parecido entonces el cénit de la degradación de la televisión. El informe Petras nos hacía creer que habíamos tocado fondo en el mercado laboral. Descubríamos Internet y pensábamos que con ella íbamos a cambiar el mundo para siempre. Descubríamos las nuevas músicas. Conceptos como “intelectual de izquierdas” no habían acabado de degradarse del todo. Y en la portada de Ajoblanco desfilaban John K. Galbraith, Kraftwerk, Savater y RuPaul. Recuerdo aquel artículo de Ignacio Ramonet con ilustraciones de Barbara Kruger que fue uno de tantas cosas que me hicieron comprender que lo mío eran la ciencias sociales y observar el mundo con una mirada crítica.

Cuando los titulares de la prensa se llenaron de Filesa, Roldán e Iberporc, Ajoblanco llegó a reflexionar por qué España no es una democracia y se fijó en aquel martillo del felipismo que era Pedro J. Pedro J. se fijó también en Ajoblanco y Unidad Editorial S.A. entró en la revista. La calidad fue descendiendo hasta el nivel, en palabras de los propios impulsores de Ajoblanco, de “suplemento dominical”. Áun recuerdo la entrevista a Boris Izaguirre en su antepenúltimo número. El que el venezolano prometía sorprender la siguiente temporada de Crónicas Marcianas mostrando su lado más serio e intelectual (¿qué fue de aquello Boris?). Los últimos números los leí en una hemeroteca de mi universidad. Ajoblanco murió, con una promesa incumplida de regresar y yo empezaba una nueva etapa de mi vida.

Ahora, 30 años después de su nacimiento por primera vez Ajoblanco regresa como la revista elAjo, un cuadernillo de 64 páginas acompañado en su primer número por una edición a modo de facsimil de los seis primeros números de su etapa inicial. Vuelve con página web y foros. Y no puedo dejar de tener una sensación extraña. Como si tuviera en mis manos un mero ejercicio de estilo de diseño gráfico, pero los contenidos resultaran de los más inocentes. ¿Es que a estas alturas esperaba algo más? ¿O es que a tal banalización de la crítica hemos llegado que ironizar sobre la televisión basura ya resulta hasta intranscendente? Debe ser el signo de los tiempos cuando Miguel Brieva lo mismo se encarga de la portada y las dos primeras páginas de elAjo, como de hacer una crítica del ideal de juventud presentado por la publicidad en el suplemento El País de la Tentaciones, esa guía para “coolhunters” patrios.

Bienvenida sea de todas formas.

[Esta entrada fue publicada originalmente en el blog Lobo Estepario de Zona Libre]

Memoria de elefante

Recuerdo aquellos tiempos en que el euro empezó a caer frente al dólar hasta llegar a estar por debajo de él. La derecha eurofóbica de este país empezó a clamar “¡Mirad! ¡Mirad! Es una muestra del fracaso económico de Europa frente a los dinámicos y pujantes EE.UU!“. Ellos ni se acordarán. Yo sí.

Hoy leemos en la web de la Cadena SER que el euro ha batido un nuevo récord llegando a cotizar por encima de los 1,3 dólares. LibeloDigital también lo cuenta y añade que cae la confianza empresarial en Alemania por el encarecimiento de las exportaciones.

Supongo que esto todo tiene una explicación perfectamente razonable, y alguno me hará comprender que cuando el euro era débil frente al dólar era sólo reflejo de la mala gestión económica europea. Y que el euro esté fuerte frente al dólar es sólo reflejo de… la mala gestión económica europea. Cosas de la ciencia económica, seguro. Yo mientras tanto he aprovechado para hacer un pedido a Amazon.

Un hombre solo

Estos días Manuel Marín, presidente del Congreso de los Diputados, se está paseando por los medios (ya lo hemos visto en TVE, Tele5 y Canal +, y escuchado en la Cadena SER) para explicar su intento de reformar el reglamento de la cámara. Allá por 1989 se aprobó una resolución sobre en la que ordenaba a la Cámara su realización y desde entonces nada ha pasado. Según Marín los dos partidos mayoritarios muestran mucho interés cuando estaban en la oposición, pero tan pronto llegan al poder olvidan el tema. Se avecinan pronto la discusión sobre la Constitución Europea, la aprobación de los nuevos estatutos de autonomía, las elecciones autonómicas en Galicia, etc. Así que el presidente del Congreso se lo ha tomado como un asunto personal que pretende se tramite lo más rápido posible.

Marín quiere agilizar los plenos, que en sus propias palabras son un “tostón”; romper la dinámica de grupos cerrados permitiendo libremente a los diputados intervenir en un turno de oradores (algo que pretende estrenar en el debate sobre la Constitución); modernizar tecnológicamente el Parlamento (que hasta esta semana convocaba a sus miembros vía telegrama); poder alterar el orden del día de las sesiones hasta 24 horas antes en vez de una semana como hasta ahora…

Todo suena bastante bien dentro de la lógica de la democracia parlamentaria pero no hay forma de evitar esa sensación de que es precisamente el partido en el poder el que menos le interesa que el Parlamento sea el centro de la vida democrática de este país. Marín ya se ha encontrado con la oposición dentro de su propio partido, recibiendo ataques por las “prisas” y el “protagonismo” adoptados por Manuel Marín.

Y todo parece que al final tanto PSOE como PP harán que todo cambien para que todo siga igual.

[Esta entrada fue publicada originalmente en el blog Lobo Estepario de Zona Libre]

Pecadillos

Estos días en TV se han visto las imágenes de un marine rematando a un combatienente iraquí que aparentemente se hacía el muerto.

Ahora sabemos que las imágenes las grabó un cámara free lance llamado Kevin Sites que trabaja para la cadena NBC. El Pentágono intentó sin éxito que la cadena NBC emitiera las imágenes de tal forma que no se pudiera reconocerse la identidad del soldado Erick J. Anderson, al que por lo visto lo van a empapelar por “crímenes de guerra”. Sin duda todo ello producto del impacto mediático de las imágenes. Queda en el aire cuántos crímenes de guerra más se habrán producido y que quedarán impunes por no haber una cámara delante grabándolos.

Pronto saldrán voces del lado oscuro diciendo “¿y qué?” ante cosas así. Pero es que los crímenes de guerra son una figura jurídica curiosa. Rara vez se juzga por ellos a un soldado de un ejécito vencedor.

Israel, por ejemplo, ha demolido la casa de los terroristas suicidas en los Territorios Ocupados. Siendo normalmente gente joven que vive con sus padres, significa que una familia entera se queda sin hogar. El Protocolo II adicional de 1977 a los Convenios de Ginebra prohíbe explícitamente los castigos colectivos (por no hablar del artículo 3, común a los cuatro Convenios de Ginebra de 1949, que establece el derecho a un juicio justo), pero no he oído en los medios de comunicación nunca a nadie utilizar el término “crimen de guerra”. Lo dicho, curioso.

[Esta entrada fue publicada originalmente en el blog Lobo Estepario de Zona Libre]

Pájaro de mal agüero

Decíamos el 19 de julio, en mi viejo, blog:

Para entender los problemas palestinos hay que comprender su reverso, y remontarse a los tiempos previos a la proclamación del estado de Israel. Los colonos judíos en lo que por aquel entonces era un protectorado británico establecieron las instituciones embrionarias de un estado: Una asamblea y unas fuerzas armadas. Decía Max Weber, uno de los padres de la Sociología que un Estado es “aquella comunidad humana que, dentro de un determinado territorio reclama para sí con éxito el monopolio de la violencia física legítima”. A esta característica añadía además la capacidad de generar leyes.

La Haganá, que luego se convertiría en las Fuerzas de Defensa Israelíes, llegó a enfrentarse y usar la fuerza contra otras organizaciones armadas judías (el Lehi y el Irgún) hasta establecerse como única institución militar al servicio de los dirigentes políticos.

Entonces debemos mirar a los palestinos. La O.L.P. ha sido siempre una ensalada de siglas, cada una representando durante la Guerra Fría a una fuerza político-militar (léase terrorista) apoyada por algún estado árabe. A partir de la primera Intifada el testigo lo tomaron los grupos islámicos en un principio tolerados por Israel con la idea de debilitar a la O.L.P. Pero con el mismo resultado: La Autoridad Nacional Palestina (ANP), es decir el partido de Arafat (Al Fatah) habla sólo en nombre de sí misma, incapaz de negociar ninguna “tregua” o “alto el fuego” porque no controla a los grupos armados de corte islámico. Y no puedo llevar a cabo ninguna negociación con Israel, que en todo caso llevaría a cesiones, porque sabe que se enfrentaría a la violencia de esos grupos.

Si a esto añadimos la corrupción campante de la A.N.P. nos encontramos con la olla a presión que ha estallado este fin de semana. Una espiral hacia el caos.

Nunca imaginé que al líder de la O.L.P., actualmente Mahmud Abbas (alias “Abu Mazen”) lo quisiaran matar miembros de su propio partido político. La noticia en El Mundo y la Cadena Ser.

[Esta entrada fue publicada originalmente en el blog Lobo Estepario de Zona Libre]