Sé a la última manifestación que acudistéis

Esta tarde en Madrid tendrá lugar una manifestación convocada inicialmente en repulsa por el atentado del 30 de diciembre y que el Partido Popular ha querido que se entienda como un acto de desagravio al gobierno o de adhesión a su política antiterrorista. Hemos llegado a tal absurdo que la inacción del gobierno llevó a ETA a acabar con la tregua mientras que todo este tiempo el Partido Popular decía que España y el Estado de Derecho estaban siendo liquidados por el gobierno. “Proceso de rendición” lo llamaban. Ahora hemos vuelto al punto de partida. Una oportunidad perdida.

La manifestación de hoy no la convoca el gobierno ni el PSOE. La convocan la Federación Nacional de Asociaciones Ecuatorianas de España, la Unión General de Trabajadores y Comisiones Obreras. Tengo en mis manos una hoja con la convocatoria de la manifestación firmada por los dos sindicatos. Dice que es un acto de condena del terrorismo y de apoyo a los familiares de las víctimas. Llama a la unidad de los demócratas y a la firmeza contra el terrorismo. Habla de un futuro de “paz, sin violencia, de vida y libertad”. Creo que es un llamamiento claro, sencillo y que cualquier demócrata podría firmar. Reparo, una vez más, que en vez de académicos, intelectuales, escritores y periodistas (¿dónde están?) los focos se centren en los “artistas”. Pero la cuestión no es quien más va a ir o apoya la manifestación. Ni siquiera si el gobierno gestionó bien las negociaciones con ETA. La cuestión es decidir si las razones de la convocatoria son justas y asumibles. Yo estaré allí esta tarde (si eres blogger y acudes, sigue los consejos de César).

Habrá quienes hoy se queden en casa. Pero no crean que algunos se han quedado de brazos cruzados estos días. El pasado jueves 11 de enero la Asociación de Víctimas del Terrorismo y el colectivo Peones Negros convocaron concentraciones “por el fin de la negociación con ETA y la verdad del 11-M”. La AVT, no olvidemos que es una asocación que representa a algunas y no todas las víctimas, tiene todo el derecho de manifestarse cuando quiera y por lo que quiera. Pero es significativo que haya asumido las teorías conspiranoicas del 11-M. El colectivo Peones Negros, nacidos al calor de Libertad Digital y del blog de Luis del Pino, apoyan la inocencia de algunos imputados de la causa del 11-M. Y se ha ofrecido a los abogados de oficio encargados de defender a los presuntos terroristas. Trágico o delirante, según se mire.

“Es hora de quitarse la careta”, aseguró el presidente de la AVT en Murcia informa Libertad Digital. Y es que va siendo hora de que la gente sepa la relación entre el 11-M y el Plan Hidrológico Nacional (visto en La Sombra de Aznar). Es el camino que lleva la derecha en este país. Con el historiador (Ctrl+C)ésar (Ctrl+V)idal, el periodista de investigación Luis del Pino y el demócrata Pío Moa al frente.

11-M Volvemos y somos multitud

Cuando empecé a destripar las teorías conspiranoicas en agosto de 2005 la tarea me hacía sentir como Sísifo. Al fin y al cabo difamar y tergivesar los hecho siempre es más fácil que contrastar los datos. Un Friker Jiménez cualquiera no gasta ni una neurona en decir en su blog que en 1930 Franco fue abducido por un OVNI mientras hacía esquí acuático estando de vacaciones con su familia en Torrevieja. Pero quien quiera rebatirlo tendrá que averiguar dónde estuvo Franco en el verano de 1930. Y si quiere resultar contundente del todo habrá de comprobar si Torrevieja tenía en 1930 alguna infraestructura hotelera que le convirtiera en destino turístico o si el esquí acuático se practicaba en la España de los años 30 y concretamente en Torrevieja.

Afortunadamente la cadena de enlaces entre blogs y la coincidencia en foros políticos fue reuniendo a los escépticos ante las teorías conspiranoicas. El trabajo resultó entonces más llevadero. Primero fue el lanzamiento el viernes 26 de mayo de este año del blog colectivo Desiertos Lejanos, que fue el primer gran esfuerzo de demostrar las patrañas que se esconden en las teorías conspirativas sobre el 11-M. Si no es porque hablamos de una tragedia, el mayor atentado terrorista de la historia de la democracia española, uno entendería que el humor es la única manera de afrontar la conspiranoia y sus insufribles defensores.

Y mientras arreciaba la campaña mediática conspirativa la blogosfera reaccionaba desde ambas márgenes del espectro ideológico: Desde Nacho Escolar a Manel Gozalbo. Demostrando que no se trata de una cuestión ideológica, sino de mero sentido común.

Ahora el último paso. Abrir la conversación y el debate. El foro de Desiertos Lejanos.

Apostemos algo

En Cómo acabar con la cultura Woody Allen incluye un relato que consiste en el intercambio de cartas entre dos individuos jugando una partida de ajedrez por correspondencia. La partida resulta del todo incoherente porque cada uno pretende mover piezas sobre el tablero que el otro afirma haber tomado en una etapa previa de la partida. Así cada uno le va rectificando al otro sus movimientos, anunciádose jaques al rey continuamente, hasta que finalmente cada uno proclama su victoria.

El que haya seguido la trama conspiranoica sobre el 11-M habrá visto que sus protagonistas se asemejan a los protagonistas del relato epistolar de Woody Allen. Creen haber demostrado que en el 11-M no tuvieron nada que ver terroristas yihadistas, que las bombas que estallaron aquel fatídico día no contenían explosivo Goma 2 Eco proveniente de la mina Conchita de Asturas, que la mayoría de imputados deberían estar alegremente en la calle, que en aquel piso de Leganés nunco hubo un comando yihadista atrincherado (fue todo FX)… Por decir dicen que el miembro del Grupo Especial de Operaciones que murió en el asalto a aquel piso nunca existió. Un conspiracionista decía en uno de sus foros (¿o fue en los comentarios de un blog?) días antes de la manifestación del 10 de junio de este año que ya se estaba imaginado a ZP abandonando la Moncloa en helicóptero. Se refería a la imagen de los presidentes de Argentina y Bolivia haciendo lo propio tras las revueltas populares que provocaron la caída de sus gobiernos.

Uno podía pensar en un principio que a esta gente directamente le falta un tornillo, que entran en la categoría del conspiranoico estadounidense. De hecho muchos que aparecen en los blogs y foros conspiranoicos entran en esa categoría: Son las nuevas generaciones de “Expediente X” y “Matrix”, series de ficción a las que han hecho referencia en su discurso. Pero si uno lee a quienes se han tomado la molestia de contrastar las afirmaciones que contienen los libros, blogs y artículos de los conspiranoicos (véase por ejemplo Desiertos Lejanos y Manel Gozalbo en HispaLibertas) comprobará que las falacias que quedan al descubierto son el producto de una profunda deshonestidad intelectual y periodística. Detrás de ellas hay una evidente voluntad de engañar, tergiversar y manipular. Y a estas alturas es evidente que si ciertos medios de comunicación hacen de altavoz para los conspiranoicos no es por nada que tenga que ver con la búsqueda de la verdad. Resulta significativo que los conspiranoicos hayan escogido como símbolo para ellos mismos un peón negro. Reconocen ser las marionetas de menos valor de alguien que maneja los hilos.

Así que ahí va mi propuesta. ¿Cuánto nos apostamos a que en el lejano día que vuelva el Partido Popular a gobernar España los archivos de la comisión parlamentaria del 11-M seguirán cogiendo polvo en la carrera de San Jerónimo (¿o estará digitalizados en algún disco duro perdido?). ¿A que los medios de comunicación que tanto espacio han dado en sus portadas y tantos minutos de radio han dedicado a la conspiranoia de pronto, así por las buenas, perderán interés en el asunto? A lo que no me atrevo a apostar es sobre la cara de gilipollas que se les va a quedar a los conspiranoicos. Pobrecitos…

El Código da Pino desvelado

Los que lean mi blog con detalle habrán caído en la cuenta que muchas veces remato diciendo algo así como “pero de eso hablaré otro día”. Pasan los meses y la lista de temas a tratar se acumula. Ahora mismo tengo 18 borradores de entradas para este blog, que van desde la crisis nuclear con Irán, la piratería o la yihad afgana.

Pero hoy traigo una buena noticia. Un blog colectivo ha recogido el testigo de tratar un tema que considero necesario: Demostrar la falsedad de las teorías conspiranoicas sobre el 11-M. Es algo que intenté en solitario en su momento y por la minuciosidad que me exigí me quedé muy por debajo del ritmo con el que los conspiranoicos trabajan.

En Desiertos Lejanos encontrarán una crítica a las teorías de Luis del Pino, se muestra como en El Mundo nunca han permitido que la realidad les estropee un buen titular y entenderán por qué todo ese lío conspirativo de mochilas y furgonetas que nos han contado no resiste un examen minucioso.

Yo sólo les puedo desear felicitarles por lo prometedor que parecen los contenidos y darle las gracias por quitarme de encima un trabajo.

Las claves del cambio de ministros

La red tiene sus ventajas ante noticias como el cambio de ministros, la primera remodelación del gobierno de ZP. Hasta mañana por la mañana no lo leeremos en la prensa escrita y tendremos que esperar a las 3 de la tarde (hora peninsular) para verlo en las noticias de TV. En cambio, la blogosfera y los foros de Internet, están aportando ahora mismo al instante claves que a la mayoría de los analistas políticos seguro que se les escapará:

-Rubalcaba entra en el Ministerio del Interior para tapar mejor la conspiración de 11-M.

-José Bono deja el Ministero de Defensa, del que depende el CNI, porque sabe que muy pronto toda la verdad sobre el 11-M va a salir a la luz pública y ha decidido quitarse de en medio para que el escándadalo no le salpique.

Es lo bueno de las teorías conspirativas. Lo explican todo.

Nota: Veo que algunos lectores tiene problemas para captar mi peculiar sentido del humor. Espero que añadir esta nota les dé una pista.

Lo que nadie quiere contar sobre el 11-M

He dejado pasar el 2º aniversario del 11-M. Cuando sucedió llevaba viviendo menos de medio año en Madrid y ya había empezado a escribir un blog. No creo que merezca la pena rescatar lo que escribí aquellos días. Todos vivimos cosas parecidas.

Dos años y sigue esa sensación de náusea al ver cómo siguen jugando con la muerte de tantas personas para su mezquino juego político. Me gustaría que alguien contestara. ¿Cuántos creen que Rajoy reabriría la comisión del 11-M si mañana mismo fuera presidente de gobierno? ¿Desclasificaría los papeles del CNI? ¿Comenzaría de cero una investigación de lo que pasó el 11-M? ¿Y alguien cree que los resultados de esa investigación nos llevaría a donde apuntan los conspiranoicos?

Hace unos días me tomé la molestia de comprar el libro que recopila las tesis de Luis del Pino publicadas en Libertad Digital. En la contraportada supe al fin quién era este personaje: Un ingeniero industrial metido a contertulio de la COPE. Así se explica el resultado. Son cosas de convertirse en experto sobre el terrorismo sin más bagaje que Dan Brown y nada de Rohan Gunaratna o Fernando Reinares. Resulta que el sumario del 11-M tiene 22.000 páginas. 16 veces la edición de “El Conde de Montecristo” que leí en segundo de carrera. ¡22.000 páginas! Podrían esperar a que se hicieran público el sumario para empezar a buscar “agujeros negros” y lanzar teorías. Al menos estarían un tiempo entretenidos.

Pero, ¿para qué discutir? Lo confieso. Sé que las piezas que Del Pino y sus imitadores tratan de encajar a martillazos no compongan un cuadro coherente. Pero es innegable que el 11-M huele a podrido. Y lo que realmente me molesta de Del Pino es su tibieza. Y por qué no decirlo, su cobardía. No llega al final en sus teorías. Coloca todos los elementos para lanzar una acusación pero se calla. Insinúa pero no apunta con el dedo. Y creo que ya va siendo hora que alguien en la blogosfera española lo haga. Que alguien redacte la acusación que Del Pino no se ha atrevido a escribir:.

El 11-M no fue obra de un grupo de delincuentes comunes de origen magrebí convertidos al islamismo yihadista y con conexiones con Al Qaeda. El 11-M sólo pudo ser realizado por miembros de las fuerzas y seguridad del estado que fabricaron u ocultaron pruebas, en una ambiente de agitación mediática obra del grupo PRISA. Que policías nacionales o guardias civiles fueran capaces de tal cosa sólo se explica porque se traten de implicados en el GAL que medraron en los tiempos de Felipe Gónzalez, capaces de todo y con mucho que agradecerle al PSOE. Que el Partido Socialista fuera el principal beneficiario del 11-M sólo puede llevarnos a pensar que entre sus dirigentes se encuentren los autores intelectuales de los atentados. Teniendo en cuenta que ETA y Marruecos también salían beneficiados del vuelco electoral no es descartarble una alianza PSOE-PRISA-Marruecos-ETA para la ejecución del 11-M.

Que lo digan ya. Queremos saber.

La banalidad del mal

Leí la noticia el 31 de diciembre en 20 minutos: Aparecen 50 kilos de explosivo Goma-2 en una casa abandonada de Ronda (Málaga). Una de tantas teorías conspiranoicas del 11-M plantea que es imposible que se usara explosivo “extraviado” de una mina asturiana. Nadie hace desaparecer decenas y decenas de kilos de explosivo así como así, dicen. Los explosivos, ya sabemos, son un material peligroso del que hay un estricto control. Ya saben. Como el explosivo militar en los cuarteles.

También dicen que un atentado es una cosa compleja. Imposible de llevar a cabo por cualquiera (“moritos”, “pelanas”, los llaman los conspiranoicos). Hoy leía en la BBC (vía periodistadigital.com) lo barato que fue el 7-J.

Por no hablar de esas enrevesadas conexiones entre 11-M y ETA. Que no haya ninguna prueba no demuestra nada, esgrimen. El País publicaba hoy: “La investigación de los teléfonos descarta cualquier vínculo de ETA con el 11-M”

Definitivamente hay que retomar el tema del 11-M. Pero para que dejen de tomar el pelo.