La sorprendente segunda vida del blindado BMR español

Mi preocupación por las sucesivas reorganizaciones del Ejército de Tierra, que son el síntoma de que no hay adultos al volante y cuyo resultado es un organigrama cajón de sastre, me llevó a interesarme por su programa estrella: el Vehículo de Combate de Ruedas 8×8 «Dragón». Se trata de un Vehículo de Combate de Infantería de ruedas de más de 30 toneladas, una auténtica contradicción en los términos, si tenemos claro la diferencia entre los conceptos de movilidad táctica y movilidad estratégica. Para colmo, se tomó la decisión de invertir en modificar un diseño existente con tecnología española y obtener un producto caro con la esperanza de que se amorticen los gastos con unas exportaciones que con alta probabilidad no va a tener lugar. Y con este producto excesivamente caro se piensa sustituir no sólo a los blindados de ruedas BMR, sino también a los de cadenas M113 que han servido de parche para ocupar el lugar de los Pizarro segunda fase que nunca llegaron.

Ante esta acumulación de despropósitos, el periodista Octavio Díaz Cámara propuso en el portal Defensa.com olvidarnos de la segunda y tercera fase del programa «Dragón» para completar las necesidades del Ejército de Tierra con vehículos más económicos. La idea me pareció sumamente interesante si iba acompañada de una reorganización sensata y racional del Ejército de Tierra que tuviera como resultado la consolidación de tres mandos de entidad división: una división mecanizada con vehículos de cadena (brigadas «Guadarrama» X, «Extremadura» XI y «Guzmán El Bueno» XII), una división media con los vehículos «Dragón» ya firmados (brigadas «Aragón» I, «Galicia» VI y de La Legión) y la División «San Marcial», tal cual existe como fuerza de acción rápida que agrupa a la brigada paracaidista, el Mando de Operaciones Especiales, el Mando de Tropas de Montaña y las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra. Recordemos que el Ejército de Tierra cuenta también con las fuerzas del Mando de Canarias, que actúa como mando de las entonces llamadas Fuerzas de Defensa de Área, que incluye las fuerzas del Ejército de Tierra en Canarias pero también las Comandancias de Ceuta, Melilla y Baleares.

Octavio Díaz Cámara propuso como alternativas más ligeras y económicas al Dragón los vehículos IVECO «Orso» y el francés «Griffon». Aunque a mí inmediatamente se me ocurrió otro candidato: el Protected MultiPurpose Vehicle «Misu» de la finlandesa Protolab. El PMPV «Misu» combina alta movilidad todoterreno y protección frente a minas.

Es fácil imaginar un vehículo como el PMPV «Misu» en manos de unidades que tienen ahora BMR, como la III Bandera Paracaidista y la Brigada «Canarias» XVI, pero también unidades ahora mismo motorizadas con vehículos VAMTAC 4×4, como el Regimiento «Palma» Nº47 en Baleares o el Regimiento «América» Nº66 (de Cazadores de Montaña). Pero hace poco caí en la cuenta de un potencial candidato que nunca se me había pasado por la cabeza porque no sabía que existía. Sí conocía la existencia de su anterior generación. Se trata de un vehículo austriaco empleado por la élite del ejército de Estados Unidos y cuya existencia creo que pocos conocen en España.

La historia arranca con España vendiendo la licencia de producción del humilde y bien conocido Blindado Medio de Ruedas, un vehículo que España exportó a Arabia Saudita, Egipto y Perú. La austriaca Steyr-Daimler-Puch AG produjo 66 vehículos para el ejército austriaco y lo bautizó Pandur, un tipo de tropa fronteriza que participó en las Guerras de Silesia. Los blindados Pandur austriacos han servido en lugares como los Balcanes y Afganistán.

Pandur I austriaco. Foto vía Wikimedia.

La relación entre España y Austria continuó con la creación de un consorcio llamado ASCOD (Austrian Spanish Cooperation Development) que llevó al desarrollo de un vehículo llamado «Pizarro» en España y «Ulan» en Austria. Eventualmente, tanto la española Santa Bárbara Sistemas como la austriaca Steyr-Daimler-Puch terminaron absorbidas por la estadounidense General Dynamics Land Systems.

«Pandur I» del ejército belga. Foto vía strategic-bureau.com

Austria desarrollaría un nuevo vehículo al que bautizó como Pandur II, por lo que este modelo se le conoce como Pandur I. El Pandur I se exportó a Kuwait y Bélgica y fue producido bajo licencia en Eslovenia y Estados Unidos.

Pandur de la Guardia Nacional de Kuwait. Foto vía Below The Turret Ring.

El caso de los Pandur estadounidenses es bastante interesante. General Dynamics formó el consorcio AV Technology International con la empresa austriaca Steyr-Daimler-Puch AG para producir a partir de 2000 el Pandur I dentro del programa Armored Ground Mobility System (AGMS) del U.S. Special Operations Command (USSOCOM). El usuario principal del nuevo vehículo sería la Delta Force, la «unidad de misiones especiales» del ejército de Estados Unidos y que, al contrario de su equivalente naval, ha procurado ser bastante discreta. El programa preveía la fabricación de 50 vehículos, pero parece que se quedó en dos lotes de 23 y 10 vehículos respectivamente.

El programa AGMS es en parte resultado de la experiencia de la Batalla de Mogadiscio (1993), cuando una fuerza de asalto de la Delta Force y los Ranger debió de ser rescatada en el centro de la capital de Somalia. Las unidades del ejército estadounidense que acudieron con camiones y vehículos Hummer fueron repetidamente emboscadas, lo que obligó a requerir el auxilio de cascos azules pakistaníes con sus vehículos M113 y cascos azules malayos con sus vehículos Condor. Hasta la fecha, la Delta Forces había empleado vehículos Hummer y Pinzgauer.

Pinzgauer de la «Delta Force» durante la invasión de Iraq en 2003. Foto vía sofrep.com

Los Pandur I del programa AGMS aparecieron por primera vez en Iraq en 2003. Participaron en la misión de rescate de la soldado Jessyca Lynch, que había caído prisionera durante la fase inicial de la invasión.

Después de la caída del régimen de Saddan Hussein, la tarea fundamental de la «Delta Force» en Iraq fue asaltar lugares identificados como escondites de miembros relevantes de la insurgencia (véase mi reseña de Task Force Black: The Explosive True Story of the Secret Special Forces War in Iraq de Mark Urban). Aquellas operaciones en ambientes urbanos podían dar lugar a choques muy violentos en que los vehículos tipo Hummer se hubieran visto comprometidos.

Foto vía Warfare Technology.
Pandur I en Bagdad.

Los Pandur I estadounidenses aparecieron en Siria, en el contexto de la lucha contra el Estado Islámico. La amenaza de vehículos bomba conducidos por terroristas suicidas (Suicide Vehicle-Borne Improvised Explosive Device) llevó a que se les dotara del lanzador de misil TOW.

Foto Delil Souleiman / AFP / Getty Images vía The Drive.
Pandur I en el norte de Siria en enero de 2022. Foto AFP vía AbraxasSpa.

Mientras tanto, en Austria se anunció en 2017 que se actualizaría el diseño orginal del Pandur I, que no dejaba de ser una modificación del BMR español. El nuevo vehículo se denominó Pandur Evolution (o Pandur EVO). Se mostró por primera vez en Viena en junio de 2018.

El nuevo vehículo recibió más blindaje, un motor más potente, mejor resistencia contra minas y un montaje de arma controlado remotamente de diseño israelí aunque producido en Austria. Según MilitaryLeak.com, el programa de desarrollo y producción del Pandur EVO se elevó a 105 millones de euros por 34 vehículos. Esto nos da un precio unitario de 3 millones de euros. Se trata de la mitad del coste de un «Dragón» español de la primera serie, pero sigue siendo bastante elevado comparado con el precio pagado por otros países europeos por sus vehículos 8×8. La falta de carga de trabajo en la antigua planta de Steyr-Daimler-Puch en Austria, después de que la producción del Pandur II se llevase a República Checa y se acabase el encargo kuwaití de Pandur I, sería la razón para lanzar este programa. Sin duda, una historia que resulta familiar en España.

Pandur EVO. Foto vía SNAFU-Salomon.

Tras cerca de veinte años de servicio, en febrero de 2019 se informó públicamente de la existencia de un programa para sustituir los Pandur I del programa AGMS.

El ganador del concurso se dio a conocer en junio de 2022: el Pandur EVO. El vehículo fue referido como el Joint Armored Ground Mobility System, lo que podría dar una pista de que los SEALs de la armada podrían hacer uso de él también. Así que seguiremos viendo una evolución del BMR español en manos de las fuerzas más selectas de las fuerzas armadas estadounidenses.

BMR del G.O.E. I. Foto vía Soldado Ruiz (Facebook).

Una nota final. Las fuerzas de operaciones especiales llegaron a contar con blindados BMR. El general (ret.) de división Jaime Íñiguez Andrade cuenta en su libro Las acciones no (Todas) contadas de las Unidades de Operaciones Especiales Españolas (páginas 74-75) que durante el intento de golpe de estado del 23 de febrero de 1981 en el Grupo de Operaciones Especiales I se planteó un rescate de los rehenes haciendo la aproximación al Congreso de los Diputados con los vehículos BMR. En aquel entonces, el GOE I, con base en Colmenar Viejo (Madrid), era el único de España con ese tipo de vehículo.

4 comentarios sobre “La sorprendente segunda vida del blindado BMR español

Agrega el tuyo

  1. El dragón es caro por pedirle todas las pijaditas del catálogo y por fabricarse en España con muchos componentes españoles. Pero lo peor no es eso, sino que llega tarde y cuando probablemente se necesitan otras cosas.

  2. El Dragón llega tarde y si llega que ya lo dudo, lo del BMR modificado es interesante para lo que hablamos unos poquísimos ejemplares para el MOE y poco más.
    Hay que pensar que el United States Special Operations Command está compuesto por más de 70.000 efectivos.
    De todas las maneras yo no me fío del criterio del EM de las FAS y menos de sus responsables políticos (cada vez se ven decisiones más erráticas y sin sentido práctico), pero les daría el «bri consejo» de que dejasen pasar el actual conflicto de la invasión rusa a Ucrania y que realicen un análisis ormenorizado del conflicto ya que igual toca cambiar muchas cosas, desde la forma de combatir hasta las necesidades estratégicas.
    Así que un «impasse» ahora para coger fuerzas y analizar, aunque vista la perspectiva de nuestros fajines sobre el actual conflicto (no han dado ni una ni tienen la menor idea) quedan pocas esperanzas.-

  3. En este video enseñan el interior del Pandur Evo.

    Es mucho mas estrecho por dentro que el BMR, no?
    Yo diría que han metido una especie de capsula antiminas dentro de la barcaza del BMR, librando el espacio de las ruedas. Eso, unas planchas de blindaje extra y listo. 18T dicen que pesa. Vamos, que no me parece una locura de desarrollo. A tiempo estamos, no?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web funciona gracias a WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: