El legado africano de la contrainsurgencia rodesiana

recorteEl número de este mes de la revista Ejército que publica el Ejército de Tierra español incluye un artículo mío titulado “El legado africano de la contrainsurgencia rodesiana” (págs. 30-38). Las tácticas desarrolladas por el ejército de la antigua Rhodesia sintetizaron las lecciones aprendidas por los británicos durante la revuelta Mau Mau en Kenia y los portugueses en Angola, además de incorporar innovaciones propias. Nacieron allí los vehículos a prueba de mina, por ejemplo. Pero en lo que destacaron los rodesianos fue en las operaciones aerotransportadas (“Fire Force”) y en las infiltraciones de patrullas disfrazadas de insurgentes detrás de las líneas enemigas (“Pseudoperaciones”).

Recuerdo leer al respecto en la mítica enciclopedia por fascículos Comando. Y de un tiempo a esta parte, la experiencia rodesiana ha sido objeto de un renovado interés en el ámbito anglosajón, aunque sus lecciones sean más tácticas que estratégicas en el ámbito de la lucha contra-insurgencia. Mi artículo presenta el contexto de la guerra, repasa las fuerzas desplegadas por el bando gubernamental rhodesiano y explica los conceptos de “Fire Force” y “Pseudoperaciones”. Este es mi segundo artículo en la revista. El primero fue también de un tema africano: “Operación Serval: El estilo francés de hacer la guerra”. Espero ir poco a poco elaborando más artículos sobre las guerras africanas.

166812_103400023071736_7949380_n1
Tropa rhodesiana en operaciones con su característico aspecto desaliñado.
s-l1000
Miembros de la Rhodesian Light Infantry antes de embarcar en un C-47, llamados localmente “Paradak”
rar-fireforce-detail
Tropa nativa del Rhodesian African Rifles antes de embarcar en Alouette III artillados con ametralladoras, llamados localmente G-Car.
rr-rhino-detail
Vehículo “Rhino” a prueba de minas de diseño local.

7 thoughts on “El legado africano de la contrainsurgencia rodesiana

    1. Juraría que viene de Gun-Car. Los K-Car eran los cañoneros-puesto de mando volante con un cañón MG151 de 20mm.

  1. Hablas en tu artículo de la antigua revista por fascículos “Comando”,pero yo en los años 80 leí sobre este conflicto en la antigua colección por fascículos llamada “Guerras en la Paz” donde había un par o 3 fascículos que hablaban de ella y en artículos sueltos se explicaban las tácticas llevadas a cabo por la Rhodesian Light Infantry y los míticos “Selous Scouts”.En estos artículos se daba a entender que el problema de las fuerzas de seguridad rhodesianas era el número de insurgentes pues por muchos que matasen siempre detrás venían muchos mas sobre todo de las fronteras con Mozambique y Zambia,otro problema que tuvieron fue que el COMOPS el mando central para las operaciones se vio sobrepasado por el día a día y no pudo establecer una estrategia coherente.En el juego de guerra informático Steel Panthers versión guerra moderna hay dos escenarios muy interesantes que muestran la vertiente táctica del conflicto,se llaman “The Pookie leads the way” y “The Saints to Rescue” en este último tienes que evitar que tropas del ZANLA maten a un patrulla de los “Selous Scouts” empleando RLI en helicópteros Aloutte II.

    1. ¡Guerras en la Paz! Esa colección era fascinante. Yo era muy pequeño y mi padre sólo me compró el primer número.

      “Pookie” es el nombre que le dieron a un vehículo de limpieza de carreteras. Mientras que “The Saints” era el mote de la Rhodesian Light Infantry, tomado de la serie de TV.

  2. Enciclopedia (por fascículos) Comando: ¡Qué tiempos! Por cierto, si no recuerdo mal (el ejemplar si no ha acabado en una de las periódicas limpiezas de mi madre, por ahí debe andar) se narraba al final que fueron disueltos los Scouts debido a cuestiones tanto políticas (típicos excesos de la guerras CO-IN) como por otras razones en las que se comentaba el tráfico de marfil y cosas así. ¿Es cierto o mi memoria está peor de lo que pensaba?

    1. Pues tuvieron un follón interno gordo al final de la guerra. Yo creo que como se avecinaba el inevitable desenlace los nervios estaban a flor de piel y las desavenencias personales estallaron. Se les acusó de dedicarse a cazar elefantes para obtener marfil en las zonas de operaciones, aprovechando que se vetaba la entrada de civiles en ellas.

      La historiografía sobre aquella guerra se nutre fundamentalmente de memorias personales y trabajos de antiguos ciudanos del país, así que tienen un sesgo a tener en cuenta. En alguna parte leí que los miembros de la RLI mostraban una clara falta de disciplina porque se sabían imprescindibles en el esfuerzo de guerra y no iban a sufrir castigos. Así que no es difícil de imaginar que en aquella guerra se cometieran excesos.

Los comentarios están cerrados.