Irán y la guerra que no viene

En las últimas semanas Irán es el tema del que más explicaciones he dado en conversaciones informales. “¿Pero no va a haber guerra con Irán?” me preguntan extrañados ante las señales que llegan de Washington y Jerusalén.

Después de Afganistán (2001), Iraq (2003) y Libia (2011) podría parecer que invadir otro país musulmán es la cosa más sencilla del mundo. Pero hay que recordar que:

-Afganistán era un país atrasado que había sufrido más de 20 años de guerra. A los pocos días de la invasión en 2001 la aviación estadounidense se quedó sin objetivos que bombardear. No había bases aéreas o radares. Las fuerzas talibán eran principalmente infantería ligera montada en Toyota Hilux con puñados de vehículos acorazados aquí y allá. Existía una oposición armada, la Alianza del Norte, que sirvió de punta de lanza a la invasión del país.

Iraq era un país con una tecnología militar cerca de la obsolescencia a finales de la Guerra Fría y cuyas instalaciones, infraestructuras y fuerzas armadas fueron machadas en la Operación “Tormenta del Desierto” en 1991. Tras más de veinte años de embargo internacional la situación de sus fuerzas armadas era aún peor. La invasión de Iraq en 2003 se llevó a cabo con menos tropas y en menos tiempo que la liberación de Kuwait en 1991. La ruta de invasión de Iraq, desde Kuwait a Bagdad, es un terreno desértico y llano con grandes autopistas donde los Estados Unidos pudieron llevar a cabo una blitzkrieg sin apenas oposición.

-Libia es un país con menos de 6 millones de habitantes donde más de tres cuartas partas de la población viven en ciudades al borde del Mediterráneo. Al igual que Iraq, el régimen había sido sometido a un embargo internacional que afectaba a la importación de armamento. Tras su levantamiento el régimen realizó varias negociaciones con Francia y Rusia sin que se lanzara a la esperada modernización multillonaria de sus fuerzas armadas. En vísperas de la guerra civil sus fuerzas armadas contaban principalmente con tecnología soviética de los años 70 y 80 de segunda fila. Cuando la población de la región de Cirenaica asaltó los cuarteles se encontraron con que las unidades fuera de Trípoli contaban con material militar en muy mal estado. Sólo las unidades de la Guardia Revolucionaria contaban con lo mejor de un armamento que ya era de por sí viejo.

Irán es un país montañoso de unos 75 millones de habitantes cuya invasión tendría poco que ver con la cabalgada por el desierto que fue la invasión de Iraq en 2003 (véase la serie “Generation Kill”). La pregunta es ¿qué sentido tendría invadir Irán? ¿Destruir su programa nuclear? ¿Cambiar el régimen? Ya hemos visto cómo han evolucionado los experimentos de Afganistán e Iraq y ahora mismo hay en Estados Unidos una fuerte resistencia a repetir la experiencia.

Una invasión de Irán generaría tal inestabilidad en los mercados del petróleo y bursátiles que tendría consecuencia catastróficas en la presente crisis. Una escalada en los precios del petróleo podría ser la puntilla a la crisis europea porque tendría repercusiones en el transporte de pasajeros y mercancías, afectando al turismo y a los precios de los productos básicos (la carne y verdura no llegan mágicamente a los supermercados de Madrid, París y Berlín).

Cabría esperar una respuesta del régimen de Irán tan pronto comenzaran las operaciones militares. Irán tiene frontera con Afganistán, un país donde hay tropas occidentales. Precisamente las españolas están desplegadas en una región fronteriza con Irán. Sería relativamente fácil para Irán dotar de armamento, suministros y dinero a la insurgencia talibán para que intensificara sus ataques contra las fuerzas occidentales. Además, Irán podría tratar de cortar la navegación por el Estrecho de Ormuz y afectar el flujo marítimo de hidrocarburos procedentes de Arabia Saudita, Kuwait, Bahrein y Qatar en el Golfo Pérsico. Basta recordar cómo Irán se ha preparado para esa contingencia desarrollando una estrategia naval de guerra asimétrica. Por último, contamos con los precedentes de los atentados terroristas en suelo argentino o los asesinatos de disidentes en suelo alemán detrás de los que estuvo el régimen iraní.

¿Es, por tanto Irán invulnerable? El régimen iraní y su programa nuclear se ha demostrado vulnerable a la ciberguerra, el sabotaje y las presiones económicas internacionales, entre otros terrenos. Ese es el campo de batalla donde se juega la actual Guerra Fría con Irán.

14 thoughts on “Irán y la guerra que no viene

  1. Muy buena reflexión. Me he permitido hacer una recopilación de las noticias “contemporánes” y actuales….y bueno se ve que ayer Irán hizo una serie de ejercicios militares en el estrecho de Ormuz…..La cosa sinceramente pinta muy mal….hasta entonces todavía pienso que habrá intervención militar…pero de que clase no sé…La cuestión está en que en otros países se habla de una posible guerra nuclear…por otra parte yo sigo sin entender las relaciones con rusia y china….se perfectamente que hay relación petrolífera, pero…..China por ejemplo es uno de los paises con más adquisición de deuda de EEUU….

    Por el momento creo que todo esto apunta al NWO!!

    http://focalizalaatencion.wordpress.com/2011/11/26/alta-tension-belica/

    slaudos

  2. Aquí tienes un artículo de 2003 sobre los problemas técnicos que tendría Israel para lanzar un ataque aére que destruyera el programa nuclear iraní:

    http://www.acig.org/artman/publish/article_398.shtmlhttp://www.acig.org/artman/publish/article_398.shtml

    Aquí tienes un artículo de 2006 de Seymour M. Hersh sobre los planes de la administración Bush para atacar Irán:

    http://www.newyorker.com/archive/2006/04/17/060417fa_fact?currentPage=all

    Si has seguido este tema desde la elaboración del concepto “Eje del Mal” verás que la idea de un ataque próximo a Irán se ha sucedido varias veces, los iraníes han realizado grandes maniobras en el Estrecho de Ormuz y ha sucedido toda clase de movimientos, acciones encubiertas, deserciones, sabotajes, asesinatos, ataques informáticos, etc.

  3. Stratfor tiene casi todo cortado por el ataque que sufrieron durante la noche de Navidad, pero hay copias enteras del magnífico artículo de Scott Stewart sobre la campaña de operaciones clandestinas contra Irán que libran USA e Israel.

    http://www.intelligence-analyst.com/intelligence/732395-the-covert-intelligence-war-against-iran/

    Por cierto Jesús, si vas a dar una clase sobre Actores Violentos No Estatales, más te vale avisarme o llamo a los chicos de los Little Bird 😉

  4. Pingback: Resiliencia! #89

Los comentarios están cerrados.