Bangladesh y el islamismo radical

Siempre buscamos pistas sobre el futuro del Islam en el mundo árabe. Pero de los diez países con las mayores comunidades musulmanas sólo tres son árabes. Asia meridional y sudoriental concentra los tres países musulmanes más poblados: Indonesia, Pakistán y Bangladesh. En este último las cosas se están moviendo.

Bangladesh es un país pobre cuyos habitantes emigraron a los emiratos del Golfo Pérsico en los años ochenta en busca de trabajo o a Pakistán en busca de educación, y cuya diáspora regresó convertida en musulmanes renacidos. Si le añadimos un nivel de corrupción espeluznante (Transparency International ha nombrado Bangladesh cinco años seguidos el país más corrupto del mundo) no es difícil imaginar el auge del Islam radical como fuerza política alternativa. Si además, tenemos en cuenta la tradición de violencia política en el país, comprenderemos que el islamismo allí sea igualmente violento.

En agosto pasado 480 bombas explotaron en una sola jornada sin causar víctimas en lo que pareció un ensayo masivo de ataque en red, swarming. Desde entonces se han sucedido los atentados terroristas. Ahora el gobierno de Bangladesh ha pedido ayuda a los EE.UU. para combatir el terrrosimo. Una pieza más en la cadena de alianzas contra el terrorismo islámico que abarca desde el Sahel al Sudeste Asiático. Europa ¿qué papel quiere jugar?

One thought on “Bangladesh y el islamismo radical

Los comentarios están cerrados.