El bazar sirio

En los últimos años me he encontrado algún tuitero mostrando ufano una foto de Siria donde se ve a miembros del Estado Islámico con un saco de la organización humanitaria gubernamental USAID al fondo o material de guerra de origen estadounidense capturado por las fuerzas progubernamentales al Estado Islámico  ¡La prueba irrefutable de que Estados Unidos ha suministrado material al Estado Islámico! La realidad, como veremos, es que en la guerra civil siria mucho material ha cambiado varias veces de manos. En las posiciones de fuerzas progubernamentales hemos podido ver tiendas de campañas proporcionadas por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (UNHCR en inglés). Y no creo que nadie piense que Naciones Unidas suministra materiales a los combatientes sirios.

Posición de las fuerzas progubernamentales sirias. Una de las tiendas de campañas tiene el logo de ACNUR (UNHCR).
Posición sin identificar techada con materiales con el logo de ACNUR.

Tras el reciente ataque con armas químicas en Guta, el grupo yihadista Jaish Al Islam rindió el reducto de Qalamoun Oriental y entregó material de guerra intacto. Supongo que eso formaba parte del trato, cuando en otras ocasiones los grupos yihadistas han destruido el material pesado antes de abandonar el lugar rumbo a Idlib en autobús.

La agencia de noticias ANNA ha mostrado el material pesado entregado a vista de dron.

También tenemos otros vídeos.

La agencia de noticias siria SANA ha mostrado en vídeo también el material  entregado.

Imagen: The New York Times.

El vídeo de la agencia SANA muestra lanzadores de misiles TOW, de los que recordemos Arabia Saudita compró a EE.UU. unos 15.000 para luego entregarlos a una lista vetada por la CIA de grupos opositores al régimen sirio. Luego, algunos de esos misiles fueron capturados por el Estado Islámico o las fuerzas gubernamentales. Algunos terminaron a la venta en Internet, tal como reveló un reportaje de The New York Times sobre la venta on-line de armas en países en conflicto. En España tenemos a un buen conocedor del tema, Yago Rodríguez.

Pero aparte de los lanzadores de misiles de fabricación estadounidense TOW vistos en el vídeo de la agencia SANA aparecen al final unos enormes cilindros verdes: se trata de cohetes Zelzal-2 (“Terremoto”) de fabricación iraní.

Cohetes iraníes Zelzal-2 capturados al grupo yihadista Jaish Al Sham.

Los cohetes habían sido vistos en manos de Jaish Al Islam al menos desde diciembre de 2016.

Stijn Mitzer y Joost Oliemans le dedicaron un artículo bastante interesante, “Striking from the Dark, Jaish al-Islam fires Iranian Zelzal-2 rockets“, en marzo de 2017 en Oryx Blog. Recientemente South Front, citando a Hezbolá, informó del uso de los cohetes Zelzal-2 contra un barrio del norte de Damasco en febrero de 2018. Especificaba que los misiles eran la copia local siria Maysalun y que habían impactado contra un bloque de viviendas. ¿Se imaginan ustedes lo intensitos que se habrían puesto los putinbots en las redes sociales si Jaish Al Islam hubiera usado armamento de origen estadounidense o europeo para atacar barrios de Damasco? Pero se trata de armamento de diseño iraní y capturado al ejército sirio.

La realidad es que los grandes arsenales convencionales del ejército sirio han sido la principal fuente de armamento del esfuerzo de guerra de los grupos opositores al régimen y el Estado Islámico. Cada bando ha usado material capturado a otro bando y alguno ha sido recapturado por un tercero o por su dueño original, de tal forma que cuando en un almacén de un grupo armado aparece material estadounidense, sirio, ruso o iraní no significa necesariamente que los gobiernos de Washington, Damasco, Moscú y Teherán han armado directamente a ese grupo. Hay abundantes fotos en las redes sociales mostrando el botín de guerra (الْغَنيمَة).

Estos días pasó una cosa curiosa. Fuerzas de la Guardia Republicana siria asaltaron posiciones del Estado Islámico en el campo de refugiados palestino de Yarmouk, cerca de Damasco. Y emplearon material capturado recientemente a Jaish Al Islam con el logo del grupo yihadista en el ataque. Ese material cayó en manos del Estado Islámico que lo ha mostrado, entre sorprendido y molesto.

Creo que el trasiego de material militar de un bando a otro le ha quedado claro a todo el mundo que haya seguido de cerca la guerra civil siria. Pero siempre hay alguien dispuesto a darle una interpretación retorcida a la realidad. Julián Jiménez, alias “Profe Rojo” en Twitter, apuntaba una teoría conspiranoica: el colapso del ejército iraquí a las puertas de Mosul en 2014 fue parte de una estrategia deliberada de Estados Unidos para entregar disimuladamente montañas de material al Estado Islámico.

Si tomáramos en serio esa teoría, el ejército ruso la repitió en Palmira en diciembre de 2015 abandonando blindados y montañas de material. La estampida rusa fue tan precipitada que hubo militares que se dejaron objetos personales sobre las mesas. Un tuitero llamó la atención al Tinkoff Bank sobre una tarjeta de banco y el CM le contestó diciendo que había dado aviso para que la cancelaran.

czot3a_xcaayj5q

Así que la próxima vez que alguien les muestre una foto de un lanzador de misiles TOW en Siria como prueba irrefutable de que fue entregado directamente por la CIA guarden un sano escepticismo sobre la materia si no conocen las aventuras vividas por ese cacharro en particular. Es más, podría tratarse de un Toophan (“Tormenta”), su copia iraní y usado también por el bando progubernamental en Siria.

Y si alguien les cuenta que el ejército iraquí se colapsó en junio de 2014 a las puertas de Mosul le pueden recomendar la lectura de ISIS: El retorno de la yihad de Patrick Cockburn, un autor al que no creo que nadie pueda reprocharle ser un periodista otánico globalista sorosiano.

Pilar Baselga y la negación del Holocausto

Escribí la entrada “Un blog para no morir idiota” porque después de terminar de leer el libro Tierras de Sangre de Timothy Snyder necesitaba tratar algo ligero y echarme unas risas. Mi intención era enseñar cómo personajes como Pilar Baselga, que se presentan como mentes libres y sagaces libres de la desinformación de los medios de comunicación, en realidad actúan de esponja de teorías conspirativas que otros han puesto en circulación. Y en el contexto de la Nueva Guera Fría, cómo no, Pilar Baselga habla maravillas de Irán o considera que Rusia y Siria son injusta víctimas de campñas de desinformación occidentales.

Hay un dato interesante. Pilar Baselga fue ponente en el XII Congreso Ciencia y Espíritu.

En una edición anterior intervino un ponente del que hablé hace no mucho en este blog: Manuel Galiana Ros.

Recordemos, Manuel Galiana Ros es el autor del libro Yihadismo wahabita. Traté sus vínculos con Irán en “La conexión iraní”. Me parece significativo los paralelismos. Tenemos dos personas que defienden la existencia de poderosas conspiraciones internacionales, son antisemitas de libro y han encontrado en Irán un país de referencia. Además, han pasado por el mismo congreso de ciencias ocultas y esoterismo. La pregunta que me surge es, ¿la predisposición para creer en temas paranormales y teorías conspirativas es la misma? Y si es así, ¿es algo sabido ya por los rusos? Eso explicaría que el canal Russia Today en español difunda tanta noticias sobre extraterrestres y fenómenos paranormales. Me refiero a titulares como “El avistamiento de un ovni en EE.UU. sugiere la existencia de bases alienígenas en la Tierra” o “Captan fenómenos paranormales en la cámara de la muerte de una cárcel abandonada”. Podría ser que en Rusia han entendido que el público occidental predispuesto a creer en extraterrestres y fenómenos paranormales es el más receptivo para noticias como “Nueva revelación de Snowden: El Mosad creó el Estado Islámico” o columnas de opinión como “Trump, presidente a pesar del Club Bilderberg”.

Varios lectores me señalaron otras teorías significativas defendidas por Pilar Baselga en entrevistas y artículos, como por ejemplo el asunto del Pizzagate o el negacionismo del Holocausto. El primero lo mencioné de pasada en mi entrada de blog, diciendo que era otro hilo del que se podría tirar pero en el que no quería entrar. Se trata de la teoría de que miembros de la campaña de Hillary Clinton dirigían una red pederasta con sede en los sótanos de una pizzería de Washington D.C. Un tipo que leyó esas teorías en Internet entró armado y pegando tiros en el local, decidido a “investigar” el asunto. El blog “No morir idiota” de Pilar Baselga trata el asunto con capturas de pantalla del foro 4chan. Y ahí tenemos la clave. Fue una teoría lanzada por trolls y miembros de la alt-right como parte de la campaña de apoyo a Donald Trump. Con lo que llegamos nuevamente a que personajes como Pilar Baselga son esponjas que recogen las teorías que circulan por Internet, sean pro-Trump o pro-Putin.

Otro asunto tratado por Pilar Baselga y sobre el que los lectores me llamaron la atención es la negación del Holocausto. Y claro, después del esfuerzo emocional de leer Tierras de Sangre de Timothy Snyder, un libro con 101 páginas de notas y bibliografía en su edición española en rústica, pues estoy para pocas bromas. Pero quizás merezca la pena dedicar unos pocos minutos al asunto y ahorrarles la charla de casi una hora y veinte minutos en el canal de Youtube “La Caja de Pandora”.

Pilar Baselga aborda el Holocausto con una técnica conspiranoica de libro que ya traté aquí. Se trata de “La premisa falsa”. Consiste en arrancar con un primer dato falso o estableciendo como la “verdad oficial” una idea falsa para construir sobre todo ello la teoría conspirativa. Pilar Baselga arranca su charla sobre el Holocausto estableciendo que la “verdad oficial” del Holocausto dice:

“Punto de partida: La versión oficial. Durante la Segunda Guerra Mundial 6 millones de judíos murieron en el holocausto (sic) gaseados en los campos de exterminio nazi”.

Pues bien, eso no así. Esa imagen del Holocausto (en mayúsculas, es un hecho histórico singular) puede que sea la que tenga el ciudadano medio. Pero no es así. El Holocausto no fue una campaña de exterminio de la población judía de los países bajo dominio nazi llevada a cabo de forma industrial y aséptica mediante cámaras de gas. Fue en su mayor parte algo brutal y salvaje, donde la mayoría de los verdugos estuvieron frente a las víctimas. Pensemos en lugares como el barranco de Babi Yar, no en Auschwitz. Relacionamos el Holocausto con las cámaras de gas de Auschwitz porque representan la lógica racional y burocrática de la sociedad moderna llevada al extremo del delirio. Cuenta Timothy Snyder en Tierras de Sangre:

“Cuando entraron en funcionamiento las cámaras de gas de Birkenau en la primavera de 1943, más de tres cuartas partes de las víctimas del Holocausto habían muerto ya” (pág. 449).

Birkenau fue el complejo también conocido por los alemanes como Auschwitz II.

Final de las vías del tren en Birkenau (Auschwitz II). Foto de mi viaje a Polonia en 2007.

Cuando pensemos en el Holocausto tenemos que pensar en judíos tiroteados al borde una zanja o un barranco, en judíos tiroteados al pie de la tumba que se les ordenó cavar primero, en niños judíos lanzados vivos a una fosa común llena de cadáveres para morir asfixiados bajo la tierra, en judíos muertos de un tiro en la nuca en campos de exterminio o en judíos muertos de hambre, enfermedad, frío o agotamiento en campos, guetos y vagones de tren.

Antes de las cámaras de gas, los nazis mataron judíos detenidos en redadas introduciéndolos engañados en furgonetas en cuya parte de atrás se introducía una manguera conectada con el tubo de escape. Los ejecutores se quejaban de que las víctimas perdían el control de las funciones corporales y tras retirar los cadáveres tenían que limpiar heces y orina. Así, se buscó una forma de matar judíos por asfixia más eficiente.

Retomamos a Timothy Snyder en Tierras de Sangre:

“la mayor parte de las muertes de judíos no tuvo lugar en los campos de concentración, sino de exterminio, en zanjas y camionetas de gas”. pág. 449.

El Holocausto no fue sólo fue llevado a cabo por la Alemania nazi. Países aliados, como Rumanía y Hungría, llevaron a cabo su propia campaña de exterminio de la población judía. Y los planes de exterminos nazis abarcaron otros grupos de población. Así que las pruebas históricas y los testimonios de testigos no judíos abundan como para que no se trata de una campaña judía de desprestigio contra el bueno de Adolf Hitler, que luchó contra el desempleo y construyó buenas infraestructuras en Alemania. Pero sigamos con los argumentos de Pilar Baselga.

Una vez establecida la premisa inicial falsa, que el Holocausto fue cosa de judíos muertos en cámaras de gas, Pilar Baselga aborda el asunto de las campos de exterminio con otra premisa falsa de partida. Una, por cierto, bastante tonta. Que como Wikipedia presenta la “versión oficial” del Holocasuto, señalar las incongruencias de Wikipedia es desmontar la historiografía oficial. ¿Y qué grandes mentiras encuentra? Incoherencias en los listados de campos de exterminio de Wikipedia. Ese es su gran argumento. Nada de abordar libros, autores, pruebas, testimonios, etc. sobre el Holocausto. Y encima, mete la pata. Por ejemplo, demuestra no conocer la existencia del Campo de Concentración de Varsovia, que no es lo mismo que el Gueto de Varsovia.

Luego, Pilar Baselga aborda el asunto de las cámaras de gas. Nuevamente, trata de desmontar la historiografía oficial sobre el Holocausto de la manera más tonta posible: muestra fotos actuales. Es un recurso muy habitual de los negadores del Holocausto: enseñar fotos actuales y argumentar que es imposible que allí pudieran gasearse a personas de forma masiva. Resulta que los campos de exterminio nazis no fueron preservados intactos en 1945 como una lección histórica para las generaciones del futuro siguiendo criterios museológicos actuales. Algunos fueron arrasados por los alemanes en su retirada frente a las tropas soviéticas, otros fueron demolidos por los gobiernos comunistas de los regímenes surgidos en Europa oriental tras la Segunda Guerra Mundial. El interés por preservar los campos de exterminio y convertirlos en museo fue cosa posterior. Así que enseñar una foto de cómo lucen hoy por dentro los edificios que se enseñan a los visitantes no nos da una idea de cómo eran las cámaras de gas ni cómo funcionaban en el momento en el que más judíos fueron exterminados. Así de simple.

Y podríamos seguir con los argumentos de Pilar Baselga contra la existencia histórica del Holocausto. Como el asunto de los falsos supervivientes del Holocausto. Que es un fenómeno que hemos visto en otros acontecimientos, como el 11-S. Ese día murió gente: pasajeros de avión, bomberos, trabajadores de empresas ubicadas en las Torres Gemelas. Pero la presidenta de la World Trade Center Survivors’ Network, “Tania Head”, resultó ser una española llamada Alicia Esteve Head, que por esas fechas estudiaba en Barcelona. Salió en los medios, dio charlas motivacionales y fue invitada a dar el discurso inagural del “Tribute Center” del 11-S, acto en el que intervinieron personalidades de Nueva York como el ex-alcade Rudolph Guiliani y el alcalde Michael Bloomberg. Todo se vino abajo, cuando un periodista del New York Times que preparaba un artículo para un aniversario del 11-S se molestó en comprobar datos de su biografía. Como que había estudiado en Harvard y Stanford, universidades donde no sabían nada de ella. Su historia dio lugar a un libro y un documental. Los paralelismos son fáciles de hacer. Las mentiras de una persona que se presenta como superviviente de un acontecimiento histórico, buscando notoriedad y atención, no niegan la existencia histórica de ese acontecimiento.

Paro aquí, porque creo que ya he aportado argumentos sobre el nivel de tontería presentadas en el vídeo de Pilar Baselga sobre el Holocausto y porque todo esto es un trabajo interminable. Uno se puede pasar la vida leyendo libros y artículos para profundizar en un tema y desmontar teorías conspirativas, pero siempre irá un paso por detrás de los “conspiranoicos”. La energía y tiempo necesaria para refutar una mentira es desproporcionadamente mayor que la necesaria para lanzarla en Internet. Esta vez simplemente se dan las circunstancias de que había leído hace muy poco el monumental libro Tierras de Sangre.

Volviendo a una teoría conspiranoica sobre el Estado Islámico

Mucho antes del debate sobre la post-verdad (post-truth) y las noticias falsas (fake news) dije repetidamente que el rebatir las metiras, falacias y bulos que se generan sobre conflictos como el de Siria e Iraq daría para llenar un blog aparte. Véase si no, todo el trabajo que generan otros conflictos para StopFake.org y Revista de Medio Oriente.

captura de 20 Minutos.
20 Minutos copió y pegó una noticia de un medio italiano que citaba otro ruso sobre que decía que Bin Laden vivía en las Bahamas. Luego pidió disculpas.

Pero por muy nuevo que parezca el asunto, de lo que hablamos no es más que de las mentiras políticas de toda la vida. Es decir, no se trata meramente de un problema de los medios por la forma en que trabajan hoy en día, con plantillas precarias y con prisas por buscar visitas a toda costa (clickbait), sino que muchas de esas tonterías tienen un objetivo político. No es casual, por ejemplo, que medios estatales rusos e iraníes o con afinidades ideológicas con los gobiernos de esos países se inventaran y reprodujeran la noticia de que helicópteros Apache estadounidenses habían sido filmados escoltando un convoy de vehículos del Estado Islámico. El objetivo es cuestionar el papel de Estados Unidos y los países de occidentales en Oriente Medio para dejar la cancha libre a Rusia, Irán y sus aliados.

Luego, capítulo aparte, tenemos la legión de tontos útiles que reproducen la propaganda rusa e iraní por motivos variados. Desde el el cuñado de turno que, en la sobremesa o de cañas, te explica con condescendencia una teoría conspiranoica hasta el desesperado por epatar con un discurso radical en una era de utopías agotadas. Como si soltar argumentos leídos en Russia Today, HispanTV, TeleSur, Voltairenet, Global Research, etc. lo convirtieran a uno en un libre pensador con criterio crítico e independiente.

El caso más paradójico es el del Estado Islámico, que nació como una coalición de fuerzas insurgentes iraquíes, bajo el liderazgo de la franquicia local de Al Qaeda, para luchar contra la ocupación estadounidense de Iraq. Pero que años después, mágicamente, en la propaganda anti-occidental resulta ser un instrumento de Estados Unidos e Israel. Estos días, con la caída de Palmira en manos del Estados Islámico, me he acordado de un argumento que dio Julián Jiménez, profesor de secundaria en Valencia y conocido en Twitter como “Profe Rojo”. Se trata de la clase de persona que un día te cuenta que la Stasi tiene mala fama injustamente y se burla de sus víctimas para otro día contarte la historia de la invasión de Afganistán “a su manera”.

Dijo el “Profe Rojo” un día en Twitter que la debacle del ejército iraquí en Mosul ante la ofensiva del Estado Islámico fue una maniobra orquestada por Estados Unidos para entregarles arsenales de armas. Que EE.UU. provee de armas al Estado Islámico lo podemos leer en medios de propaganda como VeteransToday e InfoWars. Y en estas, resulta que el Estado Islámico entra en Palmira y se encuentra con bastante material militar.

cznffa9xeaakvii

Foto vía Christo Grozev.

cznfhgwxgae5jhh

Foto vía Christo Grozev.

En Palmira no sólo cayeron en manos del Estado Islámico las habituales montañas de armas y municiones, sino también vehículos blindados y artillería.

Carro de combate T-72 capturado en Palmira.
Carro de combate T-72. Foto vía Jacm.
czgniphxgaeqllf
Cañón D30 de 12mm. Foto vía Jacm.
czvqrhswgaexoj8
Lanzacohetes BM-21 Grad. Foto vía Jacm.

Entre los vehículos capturados hay una curiosidad, un KAMAZ-43269 “Dozor”. Se trata de un vehículo ruso de diseño relativamente reciente y por tanto no es un legado de los arsenales sirios de la Guerra Fría.

Dozor
KAMAZ-43269 Dozor capturado en Palmira. Foto vía Ilya A.

Pero no el único material ruso aparecido en Palmira. Tenemo cajas de munición identificadas con marcajes de JSC Rosoboronexport, la agencia estatal rusa de exportación de armamento.

cze2kr6wgaaznms
Foto vía CIT.

Y sabemos que en Palmira no sólo había material militar de origen ruso, sino también soldados rusos, que dejaron atrás pertenencias personales.

czkx_ppwgaepodl

Un soldado ruso, por ejemplo, se marchó con tanta prisa que dejó atrás sus  tarjetas bancarias. Gracias a este tuit de un analista de CIT el Tinkoff Bank anuló la tarjeta.

czot3a_xcaayj5q

Estas cosas pasan en la guerra (shit happens). Pero podemos interpretar lo que pasó en Palmira de dos formas. Podemos pensar que una ofensiva inesperada del Estado Islámico pilló por sorpresa a los defensores sirios y rusos. O podemos aplicar el criterio del “Profe Rojo” y pensar que estamos ante un hecho inaudito y que por tanto forma parte de una operación secreta sirio-rusa para transferir armamento al Estado Islámico. La ironía es que supuestamente la intervención rusa en Siria se vendió como un esfuerzo para frenar al Estado Islámico a pesar de que sus intenciones eran otras y justo en el único frente en el que Rusia combatió al Estado Islámico ha tenido lugar esta debacle.

bouongkciaajl5v

Imagino que el “Profe Rojo” dirá que hay una tercera probabilidad. Que la caída de Mosul sí fue una operación estadounidense perfectamente calculada en la que de alguna manera se logró que el ejército iraquí se desplomara mientra que la caída de Palmira fue una desafortunada derrota sirio-rusa producto de la mala suerte o la incompentencia siria. Para mí, esa clase de teorías conspiranaoicas son pura charlatanería. Y si logran eco es porque todos sabemos que el esfuerzo para refutar un tuit idiota es infinitamente superior al necesario para escribirlo.

Mientras tanto, se revela el programa industrial de armamento del Estado Islámico. Pero supongo que siempre habrá profesores de universidad en España que hablen de los intereses de las multinacionales del armamento en venderle al Estado Islámico para alimtentar la guerra.

Anteriormente en GuerrasPosmodernas.com

“La nueva post-verdad y las viejas mentiras” (6 diciembre 2016)

“Cuñados, comunistas y conspiranoicos” (3 mayo 2016)

“La factoría de bulos” (21 noviembre 2015)

“Las teorías conspirativas como fenómeno cultural de la Nueva Guerra Fría”. (13 febrero 2015)

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Roberto Centeno y más mentiras sobre el vuelo MH17

El otro día Ricardo Ruiz de la Serna me avisó sobre un artículo sobre el vuelo MH17 de Malaysia Airlines que Roberto Centeno publicó en su blog El Disparate Económico y que aloja el diario digital El Confidencial. En el artículo se defiende la idea de el vuelo MH17 fue derribado por un caza de la fuerza aérea ucraniana.

Era la primera vez que oía de Roberto Centeno, tertuliano y colaborador en varios medios como la COPE e Intereconomía. El artículo se titula “Un misil aire-aire derribó el vuelo MH-17” y sigue el guión de las teorías conspirativas de construir toda una argumentación sobre la base de detalles aparentemente técnicos pero totalmente erróneos.

La primera tesis de Roberto Centeno se encuentra en este párrafo. Según él el espacio aéreo sobre Ucrania Oriental había sido cerrado por el gobierno de Kiev tras el derribo de un avión militar, pero fue abierto excepcionalmente para que por él volara el vuelo MH17 de Malaysia Airlines.

cómo había sido posible que ese vuelo fuera autorizado por los controladores ucranianos a entrar en un espacio aéreo que había sido cerrado hacía unos pocos días a raíz del derribo de un avión de transporte militar. El Gobierno golpista de Kiev cerró ese espacio aéreo que, ¡oh casualidad!, abriría sin problema y sin previo aviso al Boeing 777 de Malaysia Airlines.

Nótese el sarcasmo de Roberto Centeno “¡oh, casualidad!” para tratar un tema en el que miente rotundamente. Aunque parezca sorprendente, el espacio aéreo sobre Ucrania Oriental no estaba cerrado. Eso sí, se había impuesto una limitaciones a la altitud mínima a la que debían volar los aviones comerciales. La idea es que volaran muy por encima al alcance máximo de los misiles antiaéreos portátiles (MANPADS) que manejaban las milicias prorrusas.
Sabemos que el espacio aéreo sobre Ucrania Oriental no estaba cerrado por varias fuentes. En primer lugar, tenemos el comunicado que emitió el Primer Ministro de Malasia y que recogió la página web de Malaysia Airlines (ver página 14 del enlace)

The aircraft’s flight route was declared safe by the International Civil Aviation Organisation.

And International Air Transportation Association has stated that the airspace the aircraft was traversing was not subject to restrictions.

A continuación fue la propia Malaysia Airlines la que especificó que la ruta había sido aprobada por el organismo Eurocontrol siguiendo las rutas de ICAO en un comunicado publicado en su página web (ver página 13 del enlace).
MH17’s flight plan was approved by Eurocontrol, who are solely responsible for determining civil aircraft flight paths over European airspace. Eurocontrol is the air navigation service provider for Europe and is governed under ICAO rules.
El diario The Guardian recogió las palabras del Ministro de Transporte de Malasia en una rueda de prensa donde explicó que el vuelo MH17 seguía una ruta habitual empleada por otras compañías aéreas y que la tripulación no había recibido órdenes de cambiarla:
“European airlines also use the same route and traverse the same airspace. In the hours before the incident, a number of other passenger aircraft from different carriers used the same route,” Liow told a press conference. He said there had been “no last-minute instructions” given to the pilots to change the route.
Tras el derribo, el New York Times publicó un artículo donde explicaba cómo el espacio aéreo de Ucrania Oriental era atravesado por varias líneas aéreas en sus rutas entre Europa y Asia, como era el caso de Air France y KLM. Ese dato es fácil de comprobar en páginas webs como FlightRadar24.com, que trazan sobre el mapa el movimiento de vuelos comerciales y guarda datos históricos.
Así que es rotundamente falso que que el 17 de julio el vuelo MH17 de Malaysia Airlines sobrevoló el espacio aéreo de Ucrania Oriental de forma excepcional siguiendo instruciones de controladores aéreos ucranianos, que de esta forma lo encaminaron deliberadamente a algún tipo de “emboscada aérea”. Aquella era una ruta habitual, empleada por otras líneas aéreas. Y en el momento del derribo otros aviones  de líneas aéreas comerciales sobrevolaban la zona. En concreto un vuelo de Air India y otro de Singapore Airlines. Una prueba de ello la encontramos precisamente en la presentación pública que militares rusos hicieron apoyando la tesis de que el vuelo MH17 fue derribado por un avión de combate ucraniano. Mostraron una captura de pantalla de un radar donde se aprecian las trazas de los vuelos SNA351 (Singapore Airlines 351) y MAS17 (Malaysia Airlines 17).

El diario Strait Times de Singapur dio la noticia de la proximidad del vuelo 351 y publicó una captura de pantalla de FlightRadar24.com con los vuelos comerciales en la zona. Vemos el vuelo MH17 de Malaysia Airlines, el vuelo SQ351 de Singapore Airlines y el vuelo AI113  de India Airlines.

El segundo argumento que aporta Roberto Centeno a favor de la teoría de que el vuelo MH17 fue derribado por el gobierno ucraniano gira en torno al tipo de misil que hizo al Boeing 777 desintegrarse en el aire.

El informe de la Junta Holandesa de Seguridad acaba de concluir que el avión Boeing 777 “se partió en el aire como resultado de daños estructurales provocados por un gran número de objetos de alta energía (high energy objects) que penetraron en el aparato desde el exterior”. En concreto, todo parece indicar que el avión fue alcanzado por un misil aire-aire altamente sofisticado que, al estallar, esparció miles de objetos similares a balas. Nada que ver con los misiles que tienen los separatistas y que supuestamente es lo que había derribado el avión malasio. Eso solo pudo hacerlo un Mig 29 con un misil aire-aire de fragmentación, y los prorrusos no tienen ni lo uno ni lo otro.

Roberto Centeno se equivoca al afirmar que sólo un misil aire-aire pudo lograr el resultado. TODOS los misiles antiaéreos, sean disparados desde tierra, desde un barco o desde otro avión emplean espoletas de proximidad y cabezas de guerra de fragmentación. La comparativa con “objetos similares a balas” sería más correcta si pensamos en la metralla de un misil como una nube de perdigones. Al fin y al cabo, pensemos que la caza de aves o el tiro al plato se hace con escopetas que disparan cartuchos de perdigones.

Es más, es discutible pensar que un misil aire-aire lograra el resultado de desintegrar un Boeing 777 en el aire. Los misiles aire-aire tienen una cabeza de guerra mucho más pequeña que un misil tierra-aire. En julio recordé el caso de un avión de transporte C-130 Hércules argentino que fue alcanzado en la Guerra de las Malvinas por un misil AIM-9 Sidewinder y siguió volando. En cambio, que el Boeing 777 estallara en el aire y sus restos de dispersaran concuerda más con el impacto de un misil de gran tamaño como los que dispara el sistema antiaéreo BUK. Sus misiles tienen una cabeza de guerra de 70 kilos formada por un núcleo explosivo y una camisa metálica prefragmentada con trozos en forma de diamante. Por comparar, el equivalente ruso al AIM-9, el misil Vympel R-73, tiene una cabeza de guerra de 7,4 kilos. La fuerza aérea ucraniana emplea al menos un misil de aire-aire de mayor tamañao, el Vympel R-27, cuya cabeza de guerra es de 39 kilos. Eso es, poco más de la mitad de la del misil que disapara el sistema Buk.

Curiosamente Roberto Centeno no sólo se equivoca al decir que el derribo del Boeing 777 de Malaysia Airlines sólo pudo haberlo llevado a cabo un misil disparado por un caza, sino que hace la pintoresca afirmación de que sólo pudo tratarse de un Mikoyan Gurevich MiG-29. Es otro dato que para el profano suena técnico y preciso, pero que refleja que habla de oídas.

Otro elemento de la tesis de Roberto Centeno, es que los milicianos prorrusos no contaban con armamento capaz de derribar el vuelo MH17. Pero es de sobra conocido que anunciaron contar con un sistema Buk a finales de junio. Y que un sistema Buk fue fotografiado y filmado en territorio en manos de las milicias prorrusas en lugares cercanos a donde el vuelo MH17 fue derribado.

Según Roberto Centeno “EEUU y la UE son los únicos que tienen todo el interés en callar” sobre qué pasó con el vuelo MH17. Pero parece ignorar que los milicianos prorrusos, que debieron ser lo primeros interesados en que se esclareciera el derribo si hacemos casos a sus argumentos, obstaculizaron la investigación sobre el terreno y procedieron a desguazar los restos del avión. ¿Qué pudo llevar a los milicianos prorrusos a obstaculizar la investigación? Pues que ellos derribaron el vuelo MH17 por error. Algo que sabemos porque el 17 de julio, antes de que se conociera la identidad del avión derribado, anunciaron haber derribado un avión de transporte militar ucraniano An-26. Una noticia que aún es posible encontrar en medios rusos.

Cabe preguntarse si Roberto Centeno es una persona bien intencionada que, careciendo de los datos y los conocimientos, se ha aventurado a hablar de un tema que no conoce y no entiende. Me llama la atención que emplee el términoGobierno golpista de Kiev (negritas en el original). Algo que es incorrecto, tras las elecciones del 25 de mayo en Ucrania, pero que además forma parte de la narrativa rusa sobre el conflicto ucraniano. Vía “Oritxupolite” descubrí que Roberto Centeno mantiene en WordPress un blog personal donde encontramos, entre otras cosas, artículos suyos en la prensa. Como “Lukoil o Gazprom: Una oportunidad histórica”, publicado en el diario Expansión el 14 de noviembre de 2008. En ese artículo, Roberto Centeno defendía la entrada de capital ruso en Repsol por “las gigantescas ventajas que ello reportaría”. Así que la rusofilia le viene de lejos.

Anteriormente en Guerras Posmodernas:
Lo que podemos saber del derribo del vuelo MH17 en Ucrania
Apuntes adicionales al derribo del vuelo MH17
Apuntes adicionales al derribo del vuelo MH17 (II)

Guardar

Apostemos algo

En Cómo acabar con la cultura Woody Allen incluye un relato que consiste en el intercambio de cartas entre dos individuos jugando una partida de ajedrez por correspondencia. La partida resulta del todo incoherente porque cada uno pretende mover piezas sobre el tablero que el otro afirma haber tomado en una etapa previa de la partida. Así cada uno le va rectificando al otro sus movimientos, anunciádose jaques al rey continuamente, hasta que finalmente cada uno proclama su victoria.

El que haya seguido la trama conspiranoica sobre el 11-M habrá visto que sus protagonistas se asemejan a los protagonistas del relato epistolar de Woody Allen. Creen haber demostrado que en el 11-M no tuvieron nada que ver terroristas yihadistas, que las bombas que estallaron aquel fatídico día no contenían explosivo Goma 2 Eco proveniente de la mina Conchita de Asturas, que la mayoría de imputados deberían estar alegremente en la calle, que en aquel piso de Leganés nunco hubo un comando yihadista atrincherado (fue todo FX)… Por decir dicen que el miembro del Grupo Especial de Operaciones que murió en el asalto a aquel piso nunca existió. Un conspiracionista decía en uno de sus foros (¿o fue en los comentarios de un blog?) días antes de la manifestación del 10 de junio de este año que ya se estaba imaginado a ZP abandonando la Moncloa en helicóptero. Se refería a la imagen de los presidentes de Argentina y Bolivia haciendo lo propio tras las revueltas populares que provocaron la caída de sus gobiernos.

Uno podía pensar en un principio que a esta gente directamente le falta un tornillo, que entran en la categoría del conspiranoico estadounidense. De hecho muchos que aparecen en los blogs y foros conspiranoicos entran en esa categoría: Son las nuevas generaciones de “Expediente X” y “Matrix”, series de ficción a las que han hecho referencia en su discurso. Pero si uno lee a quienes se han tomado la molestia de contrastar las afirmaciones que contienen los libros, blogs y artículos de los conspiranoicos (véase por ejemplo Desiertos Lejanos y Manel Gozalbo en HispaLibertas) comprobará que las falacias que quedan al descubierto son el producto de una profunda deshonestidad intelectual y periodística. Detrás de ellas hay una evidente voluntad de engañar, tergiversar y manipular. Y a estas alturas es evidente que si ciertos medios de comunicación hacen de altavoz para los conspiranoicos no es por nada que tenga que ver con la búsqueda de la verdad. Resulta significativo que los conspiranoicos hayan escogido como símbolo para ellos mismos un peón negro. Reconocen ser las marionetas de menos valor de alguien que maneja los hilos.

Así que ahí va mi propuesta. ¿Cuánto nos apostamos a que en el lejano día que vuelva el Partido Popular a gobernar España los archivos de la comisión parlamentaria del 11-M seguirán cogiendo polvo en la carrera de San Jerónimo (¿o estará digitalizados en algún disco duro perdido?). ¿A que los medios de comunicación que tanto espacio han dado en sus portadas y tantos minutos de radio han dedicado a la conspiranoia de pronto, así por las buenas, perderán interés en el asunto? A lo que no me atrevo a apostar es sobre la cara de gilipollas que se les va a quedar a los conspiranoicos. Pobrecitos…