Apostemos algo

En Cómo acabar con la cultura Woody Allen incluye un relato que consiste en el intercambio de cartas entre dos individuos jugando una partida de ajedrez por correspondencia. La partida resulta del todo incoherente porque cada uno pretende mover piezas sobre el tablero que el otro afirma haber tomado en una etapa previa de la partida. Así cada uno le va rectificando al otro sus movimientos, anunciádose jaques al rey continuamente, hasta que finalmente cada uno proclama su victoria.

El que haya seguido la trama conspiranoica sobre el 11-M habrá visto que sus protagonistas se asemejan a los protagonistas del relato epistolar de Woody Allen. Creen haber demostrado que en el 11-M no tuvieron nada que ver terroristas yihadistas, que las bombas que estallaron aquel fatídico día no contenían explosivo Goma 2 Eco proveniente de la mina Conchita de Asturas, que la mayoría de imputados deberían estar alegremente en la calle, que en aquel piso de Leganés nunco hubo un comando yihadista atrincherado (fue todo FX)… Por decir dicen que el miembro del Grupo Especial de Operaciones que murió en el asalto a aquel piso nunca existió. Un conspiracionista decía en uno de sus foros (¿o fue en los comentarios de un blog?) días antes de la manifestación del 10 de junio de este año que ya se estaba imaginado a ZP abandonando la Moncloa en helicóptero. Se refería a la imagen de los presidentes de Argentina y Bolivia haciendo lo propio tras las revueltas populares que provocaron la caída de sus gobiernos.

Uno podía pensar en un principio que a esta gente directamente le falta un tornillo, que entran en la categoría del conspiranoico estadounidense. De hecho muchos que aparecen en los blogs y foros conspiranoicos entran en esa categoría: Son las nuevas generaciones de “Expediente X” y “Matrix”, series de ficción a las que han hecho referencia en su discurso. Pero si uno lee a quienes se han tomado la molestia de contrastar las afirmaciones que contienen los libros, blogs y artículos de los conspiranoicos (véase por ejemplo Desiertos Lejanos y Manel Gozalbo en HispaLibertas) comprobará que las falacias que quedan al descubierto son el producto de una profunda deshonestidad intelectual y periodística. Detrás de ellas hay una evidente voluntad de engañar, tergiversar y manipular. Y a estas alturas es evidente que si ciertos medios de comunicación hacen de altavoz para los conspiranoicos no es por nada que tenga que ver con la búsqueda de la verdad. Resulta significativo que los conspiranoicos hayan escogido como símbolo para ellos mismos un peón negro. Reconocen ser las marionetas de menos valor de alguien que maneja los hilos.

Así que ahí va mi propuesta. ¿Cuánto nos apostamos a que en el lejano día que vuelva el Partido Popular a gobernar España los archivos de la comisión parlamentaria del 11-M seguirán cogiendo polvo en la carrera de San Jerónimo (¿o estará digitalizados en algún disco duro perdido?). ¿A que los medios de comunicación que tanto espacio han dado en sus portadas y tantos minutos de radio han dedicado a la conspiranoia de pronto, así por las buenas, perderán interés en el asunto? A lo que no me atrevo a apostar es sobre la cara de gilipollas que se les va a quedar a los conspiranoicos. Pobrecitos…

7 thoughts on “Apostemos algo

  1. La asunción por el PP del discurso del “seguimos queriendo saber” parece indicar que incluso ven una futura victoria como bastante lejana. Si estuviesen pensando en ganar no se entendería que andasen alimentando esta bestia con la que después tendrán que lidiar.

    Aunque dadas las fabulosas estrategias electorales que el PP despliega, apuntando a problemas sociopolíticos que según las encuestas a pocos importan, cualquiera sabe…

  2. A mí se me pondrá cara de gilipollas si El Mundo se calla cuando llegue el PP al poder.

    Pero tu eres gilipollas con independencia de resultados electorales.

  3. Declaro para empezar que soy un conspiranoico. Pero lo soy desde mi más tierna juventud porque me encantan estas cosas. De momento no he encontrado ninguna teoría de la conspiración que verdaderamente me satisfaga y por tanto me crea, pero yo sigo intentándolo.

    Al ver esta entrada en tu blog he pensado que se trataría del comienzo una nueva serie como la tan interesante que sacaste el año pasado. Soy un asiduo del blog de Luis del Pino (principal centro de la conspiranoia) y ando desde hace tiempo buscando algún otro blog que se dedique a desmontar sistematicamente (y con oficio) lo que se dice en dicho blog. Pero no lo he encontrado.

    Ya digo que pensaba que ibas a empezar una nueva serie, y vaya, la entrada me ha decepcionado. Muy ocurrentes las comparaciones que haces (lo de Woody Allen, y eso) pero esperaba que añadieras algo de más sustancia.

    (NOTA: Este comentario pretende picar tu amor propio, a ver si hay suerte y dedicas un poco de tiempo a desmontar la teoria de la conspiración del 11M. Te garantizo por lo menos un lector asiduo).

  4. Hola,

    ¿De verdad se cree usted que esta todo claro en el 11M?, por favor, no hay nada de nada claro, lo que hay son infinitas cosas raras, que no cuadran, ¡pistas falsas!, y sobretodo lo más importante: el deseo del gobierno actual (el directamente beneficiado) de no solo no investigar nada si no de despresigiar a cualquiera que ose dudar de sus postulados oficiales, ¿así que aquí nada de dudar eh?

    Pues mire por donde, yo cuantas más ganas veo que tienen de ocultarlo todo, pasar página y desprestigiar a los que preguntan, resulta que más tengo la mosca detrás de la oreja.

    Como además soy un poco malpensado empiezo a sospechar hasta quien paga esta página. Y le dire otra cosita, cada vez esta todo más claro, y sospecho que lo estará más y más. Si tuviera confianza con usted le daría más datos, pero como “no me fio” le dire que me piro vampiro,

    Saludiness,

  5. Al que esperaba que en un santiamén refutara las falacias de las teorías conspiranocias en una sola entrada de mi blog le remito a los enlaces arriba refereridos.

  6. Lobo- No esperaba que desmontaras todas las teorías (de momento no creo que sean falsas) conspiranoicas en una sola entrada. Lo que dije fue: “Al ver esta entrada en tu blog he pensado que se trataría del comienzo una nueva serie”. La anterior ya la conozco y la leí en su momento, como también explico. Pero desde entonces hemos tenido algunas noticias adicionales que tienen bastante importancia, y vuelvo a insistir que si decides ponerte manos a la obra tendrás al menos un lector fiel.

  7. Nunca dejará de asombrarme la facilidad con la que los conspiracionistas confunden realidad y ficción. Hace poco, en Desiertos Lejanos, alguien argumentaba, para demostrar lo fácil que es montar una conspiración, que viéramos el ejemplo de “V de Vendetta”. Sin comentarios.

Los comentarios están cerrados.