Los datos de la crisis

El corazón industrial de Estados Unidos ahora convertido en el Cinturón del Óxido.

En “El ruido y la señal” escribí sobre dos artículos que anticipan futuras victorias del Partido Republicano porque consideran que el Partido Demócrata no ha aprendido las lecciones de 2016. Ambos venían a decir que la clase obrera estadounidense se siente ajena al discurso identitario de la izquierda posmoderna. Y así, los perdedores de la globalización, los obreros cuyas fábricas se trasladaron a México y los trabajadores poco cualificados que se vieron desplazados por la mano de obra de inmigrantes irregulares, decidieron votar a Trump cuando prometió apretar las tuercas a las empresas para que mantengan sus factorías en suelo estadounidense y prometió construir el muro con México. Añadí también a la reflexión el artículo de un historiador británico que sostenía que el proceso de desinduntrialización explicaba el voto del BREXIT.

Nada de lo anterior es nuevo. En los años 90 aparecieron las milicias en Estados Unidos con sus teorías conspirativas sobre el New World Order. Escribí sobre ellas en “Dejados atrás: de las milicias a Trump”  más de medio año antes de las elecciones presidenciales estadounidenses para luego tratar de explicar el apoyo a Trump dentro de la clase obrera estadounidense. Manuel Castells en el segundo volumen de La Sociedad de la Información las presentaba como un fenómeno de reacción a la globalización. No cuesta nada entender un subtexto de reacción a una crisis de masculinidad de hombres maduros que perdieron su condición de macho proveedor al cerrar la factoría en la que trabajaban por lo que dedicaron los fines de semana a vestirse de camuflaje con un fusil en la mano rodeados de sus iguales.

Cómo Donald Trump obtuvo más votos en el Cinturón del Óxido en 2016 que Mitt Rommey en 2012.

Más de veinte años después de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte  (NAFTA en inglés) encontramos que el voto en las regiones desindustrializadas en el corredor que va de los Grandes Lagos a la costa atlántica resultó determinante para la victoria de Donald Trump.

Como conté en “El ruido y la señal”, Edward Luttwak usó el dato de ingresos y precio de los coches para mostrar la caída del poder adquisitivo de la clase obrera en su artículo sobre cómo el Partido Demócrata no había entendido el origen del descontento de un sector crucial en la victoria de Donald Trump. Creo que en España podemos buscar datos e indicadores que nos muestren problemas de fondo.

El dato que siempre me ha venido a la mente como síntoma de problemas profundos es la tasa de fecundidad. Cuando estudié la asignatura de Teoría de la Población y Análisis Demográfico en la carrera de Sociología aprendí que cada mujer en edad fértil debería tener 2,1 hijos para lograr la reposición de la población de un territorio. Al que le cueste pensar en fracciones de personas, piense en 210 hijos por cada 100 mujeres. Esas diez personas extras vendrían a compensar la mortalidad antes de llegar a la edad fértil. Y antes de que alguien diga que cada 100 mujeres fértiles teniendo 210 hijos no necesariamente garantiza la reproducción de una población porque el número de niños y niñas es aleatorio, que sepa que nacen 105 niños por cada 100 niñas. De alguna manera la naturaleza compensa la mayor mortalidad de los chicos, cuyo número va reduciéndose hasta que alrededor de los 18 años se equipara al de las chicas.

Dicho lo cual, miremos la tasa de fecundidad de España.

Tomado del Blog de Geografía del profesor Juan Martín Martín.

Como vemos la fecundidad en España cayó por debajo de la tasa de reposición a principios de los años 80. Vamos camino de un invierno demográfico. Los mayores de 64 años ya duplican o casi duplican a los menores de 16 años en varias comunidades autónomas.

El problema será mucho peor cuando llegue mi generación, la generación del baby boom español, a la edad de jubilación. ¿Qué pensáis que pasará con el sistema público de pensiones en 2040? ¿Cuál será la edad de jubilación para ese entonces? Véase la pirámide de población española en 2015.

Imagen vía cursos.com

El invierno demográfico al que vamos encaminados de no cambiar la tendencia no es un fenómeno español. Pero de eso hablaré en una futura entrada del blog, porque el asunto da para bastante. Volviendo a la idea de hacer como Edward Luttwak, tomemos los datos del salario real, que refleja la evolución de los salarios considerando la evolución del coste de la vida.

Imagen vía idealista.com

Desde el comienzo de la crisis, el salario real en España ha caído un 25%. Con la economía por los suelos por la crisis, la caída de los salarios era una fenómeno esperable si no se optaba por salir del euro para adoptar una neopeseta devaluada respecto al euro e impulsar las exportaciones. Opción esta última que defendía Pablo Iglesias en 2013, por cierto. Basta recordar que el término “mileurismo”, se popularizó a partir de una carta al director publicada en El País en 2005. En aquel entonces los licenciados universitarios con varios posgrados e idiomas se sentían frustrados por un nivel salarial que hoy alcanzan muchos menos para dar paso al seiscientoseurismo.

Bankinter publicó recientemente un informe sobre el mercado de la vivienda, que recogía El Confidencial:

“la combinación de unos mayores precios inmobiliarios con un incremento muy leve de los salarios ha provocado que el porcentaje de renta bruta por hogar destinado al pago de la vivienda no haya bajado del 33% y el número de años de renta familiar destinados al pago de la vivienda haya aumentado desde 6,3 a principios de 2014 hasta 6,9 en el primer trimestre de 2017”.

Los expertos recomiendan que la cuota de la hipoteca no supere el 30% de los ingresos mensuales y aconsejan la franja óptima como la que va de 20 al 25% de los ingresos. La alternativa a la compra de vivienda es el alquiler, pero resulta que ese mercado ha sufrido la mayor subida en diez años, según recoge El Mundo.

El precio medio de la vivienda en alquiler en España se incrementó un 9,5% en tasa interanual y un 5,9% intertrimestral durante el primer trimestre de 2017, según el Índice Inmobiliario del portal Fotocasa.

Así que tenemos un panorama de caída del salario real, subida del precio de la vivienda y subida del precio del alquiler. No parece un panorama muy alentador para formar una familia. Creo que tenemos aquí una buena explicación de la situación de fondo que dio lugar a la crisis del bipartidismo. La pregunta es, ¿es este panorama la “nueva normalidad” española?

 

 

Poner muros al mundo

Dice el presidente Mariano Rajoy sobre las alambradas puestas sobre las vallas en el perímetro de Ceuta y Melilla “no sé si pueden afectar a las personas, pero está en estudio” y que ha solicitado un informe al Ministerio de Interior. Yo les resuelvo la duda. Lo que se colocó en lo alto de las vallas de la frontera Ceuta y Melilla es concertina militar. Mientras las alambradas típicas tienen púas, las concertinas tienen cuchillas.

Hacer más inaccesible las vallas de las fronteras de Ceuta y Melilla es un propósito que también tuvo el anterior gobierno, que antes las heridas sufridas por las personas que tratagan de superarla desde el lado marroquí ordenó instalar una “sirga tridimensional” que al final no ha cumplido su misión.

Vivimos en un país donde la mayor movilización social en mucho tiempo tuvo su arranque en las protestas minoritarias de jóvenes que descubrieron que la vivienda en propiedad les resultaba prohibitiva o alcanzó gran notoriedad que se retirara la reducida beca que reciben los estudiantes univeristarios de familias con recursos que se pueden permitir estudiar durante un curso en otro país europeo. Está claro que la agenda pública de los grandes problemas la marca quienes tienen recursos para hacer oir y habilidades comunicativas. Así la mayor vergüenza de la democracia española reciente, el tratamiento de los inmigrante irregulares, ha permanecido como un problema desconocido. Hablamos de lo que sucede en la frontera de Ceuta y Melilla desde hace ya bastantes años y lo que sucede en los infames Centros de Internamiento de Extranjeros.

La cuestión aquí de fondo es que la Península Ibérica es uno de los puntos de contacto de Europa con África. Y en un mundo globalizado, se produce un efecto de vaso comunicantes. No podemos creer que los habitantes de África Occidental, una de las regiones más pobres del planeta, van a permanecer pasivos y conformistas sabiendo que hay una región cercana donde se vive mejor. Pero más poderoso que ese “efecto llamada” que alguno atribuía a las políticas del anterior gobierno, existe un “efecto expulsión” muchísimo más fuerte y brutal. Primero fue la cadena de conflictos que prendió en el África Atlántica y la hizo arder desde Costa de Marfil a Guiena-Bissau. Luego vino la creciente desertización de áreas del Sahel y el reciente conflicto en Mali. En el futuro sólo podemos preveer un flujo de sur a norte de la población frente al que no podemos ignorar o levantar muros. Irónicamente, tras el último asalto a las vallas fronterizas el Instituto Nacional de Estadísticas anunció sus cálculos de que en el año 2017 habrá en España más muertes que nacimientos. Alguien debería conectar los puntos.

Es la demografía, ¡estúpido!

Encuentro graciosa la proliferación en la prensa española de artículos titulados “Por qué Obama ganó” y publicados menos de 24 horas después de que se supieran los resultados de las recientes elecciones presidenciales estadounidenses. Estoy seguro que se trata de la clase de artículos que se encargan por adelantado, como los perfiles biográficos de personalidades que todos los medios guardan en un cajón. Conozco más de un caso en la prensa anglosajona donde los autores de tal clase de artículos necrológicos fallecieron antes que el personaje. Estoy seguro que los medios españoles tenían guardados en la nevera dos artículos opuestos con explicaciones ex post facto. La cosa seguro que era así:

Obama, que llegó a la presidencia de 2004 generando grandes expectativas, no supo o no pudo estar a la altura de ellas. Sin embargo, finalmente pudo / no pudo (tachar lo que no proceda) movilizar a su base electoral y convencer a los indecisos de que necesitaba cuatro años más para consolidar sus logros en unas elecciones muy reñidas hasta el final.

Rommey, que partía como un republicano moderado con políticas sociales no muy distintas de las de Obama, debió adaptar su discurso al de las bases del partido republicano, muy escoradas a la derecha. Sin embargo, finalmente pudo / no pudo (tachar lo que no proceda) convencer a los indecisos de que estaba más capacitado para liderar el país hacia la salida de la crisis económica.

El verdadero mérito está en lanzar ese tipo de análisis antes de las elecciones. Por ejemplo, ahí está Natan Silver que ya había anticipado la victoria de Obama a finales de octubre y dio en el clavo con el resultado electoral los 50 estados y el distrito de Columbia la misma mañana de las elecciones. Se trata de un genio de la estadística que saltó a la fama con sus análisis sobre béisbol. Pero del papel de la informática, la estadística y el análisis de datos hablaré otro día.

Por otro lado tenemos las predicciones simplistas que se basan en una sola variable: “El Partido Republicano vive encerrado en una burbuja creada por los medios conservadores que lo desconectan de la realidad. Pero igual de interesantes son, en ese mismo sentido, los análisis hechos en los medios de comunicación conservadores sobre por qué Rommey perdió. Estados Unidos ya no es el mismo país. ¡Y todo es culpa de las minorías! Latinos, trabajadores de la industria del automóvil, homosexuales y… ¡mujeres! Danny Deutsch dijo que las 19 senadoras (de un total de 100) reflejan una nueva realidad demográfica en Estados Unidos. Como si en Estados Unidos estuvieran naciendo o llegando personas procedentes de un país que Stephen Colbert ha llamado Vaginastán. El análisis conservador es que las mujeres solteras son unas perdidas que sólo piensan en el sexo, por lo que sus preocupaciones son los métodos anticonceptivos y el aborto en vez de asuntos a largo plazo como la economía. Eso explica, según esta versión, el 68% de apoyo a Obama.

Desvaríos aparte de considerar a las mujeres como una “minoría”, los análisis de fondo coinciden en el cambio demográfico. Rommey hablaba a unos Estados Unidos imaginarios, habitado por una mayoría de hombres blancos anglosajones y conservadores cristianos, que ya no existen. El apunte de Thomas P. M. Barnett sobre demografía es interesante. La población del país envejecerá en las próximas décadas y sólo el influjo de inmigrantes desde Hispanoamérica lo mantendrá demográficamente joven. Así que las políticas restrictivas en Estados Unidos hacia la inmigración hispanoamericana son “un tiro en el pie” y un error centrar las relaciones con el resto del continente en la “guerra contra las drogas”. Barnett recomienda que Estados Unidos debería liderar un proceso de integración regional. Me hace pensar en el libro Por qué Europa liderará el siglo XXI de Mark Leonard, donde el autor contrasta el excepcional aislamiento continental de Estados Unidos con la capacidad de la Unión Europea de hacer gravitar hacia ella a los países vecinos. Años después y en plena crisis vemos que todavía hay lista de espera para entrar en la UE. Estados Unidos todavía tiene que inventar un modelo del “sueño americano” de carácter internacional. Por eso me daba risa el análisis de George Friedman sobre el mundo en los próximos cien años. Imaginaba una invasión mexicana de Estados Unidos. No será un ejército lo que crucen la frontera y cambie Estados Unidos para siempre.

Nota: Llegué a muchos de los enlaces aquí presentados vía “Ráfagas (con barras y estrellas): Obama 2012” en Guerra Eterna.

La cuestión urbana

Hace poco, según estimaciones nunca precisas, la población urbana alcanzó el 50% del total de planeta. A comienzos del siglo XX era tan sólo el 13% del total.

Sin duda uno de los fenómenos demográficos más importantes del siglo XX fue el rápido crecimiento de la población urbana, que se cuadruplicó entre 1950 y 2000. A principios del siglo apenas 16 ciudades, todas en el mundo industrializado, superaban el millón de habitantes. En 1950 eran 34. Hoy son más de 400 ciudades las que superan esa cantidad de habitantes y un 70% de ellas se encuentra en el mundo no desarrollado. Uno de los aspectos del fenómeno es que el crecimiento de la población urbana se concentra en el mundo en desarrollo. En países como Brasil, Chile, Argentina, Uruguay y Venezuela más de un 80% de la población vive en áreas urbanas.

En 1950 sólo 8 ciudades tenían una población mayor de 5 millones de habitante. Nueva York, Tokio y Londres eran las ciudades más pobladas del planeta, mientras que Buenos Aires y ShangHai eran las dos únicas ciudades del mundo no desarrollado que entraban en aquella lista. Hoy son 43 las ciudades del planeta que superan los 5 millones de habtantes y 30 están en el mundo en desarrollo. Hoy se habla de “megaciudad” para referirse a áreas urbanas de más de 10 millones de habitantes. Por su población y economía se han convertido en actores globales, algo que tendré que profundizar en la segunda edición de Guerras Posmodernas.

Hay muchas maneras de definir el territorio que constituye una ciudad: El que queda dentro del término municipal, el que constituye una única entidad económica (sumando las ciudades dormitorio y los cinturones industriales) y considerando la extensión del conglomerado urbano hasta allí donde los edificios y la población bajan de un cierto umbral de densidad. Con esos diferentes criterios se puede elaborar diferentes listas de “las ciudades más grandes del mundo”.

En la Wikipedia han tomado las listas que resultan de tomar esos criterios y han hecho una lista de todas las ciudades que aparecen hasta la posición 20ª en alguna de ellas. El resultado es una lista de 32 ciudades donde es más fácil contabilizar las que NO están en un país en desarrollo: Londres, Los Angeles, Moscú, Nueva York, Osaka, París, Seúl y Tokio. El resto se reparten entre: China (6), India (3), Brasil (2), Argentina, Perú, México, Pakistán, Indonesia, Filipinas, Egipto, Turquía, Irán, Nigeria y Rep. Dem. del Congo.

Con frecuencia el crecimiento de las áreas urbanas se produce de forma incontrolada por la extensión de asentamientos improvisados que desborda la capacidad de las autoridades de proveer los servicios básicos. Se produce una combinación de viviendas precarias, carencia de servicios públicos, economía informal y ausencia de la autoridad pública que configuran lo que conocemos por “favelas”, “villas”, “ranchos” o “slums”. Muchos se convierton en esa clase de lugares en los que “la policía no entra”.

Con una mayor cantidad de población habitando en ciudades, grandes o pequeñas, es preciso abordar cuántos de los fenómenos propios de las Guerras Posmodernas tienen lugar en el ámbito urbano. Las ciudades con sus edificios públicos y sedes empresariales son centros de poder con altas densidades de población y nodos de transporte potencialmente interrumpibles (aeropuertos, estaciones, nudos de carreteras). Así el terrorismo se ha convertido en un fenómeno esencialmente urbano. Y la misma dinámica de espacios no gobernados y ocupados por actores no estatales que sirve para explicar lo que pasa en el Sahel o el Triángulo de Oro sirve para explicar lo que pasa en las favelas brasileñas.

[Continuará]