Siria (1): El ataque con armas químicas en Duma

El pasado día 6 de abril el grupo yihadista Jaish Al Islam (Ejército del Islam) anunció su disposición a negociar con Rusia la entrega de la localidad de Duma, localizada en una bolsa al este de Damasco en poder de los grupos armados enfrentados al régimen sirio. Al parecer, la cuestión que impedía llegar a un acuerdo era la aspiración de los yihadistas de abandonar Duma y ser trasladados a la provincia de Idlib sin entregar armas y bagajes. Esto último no debía de hacer ninguna gracia al régimen. Entonces, al día siguiente en Duma tuvo lugar un ataque con armas químicas.

Un equipo de Bellingcat, el colectivo de analistas OSINT, publicó un análisis de los vídeos disponibles que muestran el resultado del ataque. También vídeos de la visita posterior al lugar de personal ruso. Tras cotejarlos lograron geolocalizar el sitio: un área cercana a la Plaza de los Mártires de Duma. Uno de los vídeos muestra un cilindro amarillo, el posible vector del ataque y que coincide con casos anteriores.

Las armas químicas han sido usadas repetidamente en el conflicto sirio, siendo lanzadas principalmente  por las fuerzas de régimen desde aviones y helicópteros. Sobre el tema véase por ejemplo el informe “Death by Chemicals” publicado por Humans Right Watch el 1 de mayo de 2017. Sobre cómo la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas ha estudiado y documentado ataques con cloro en Siria véase la siguiente noticia en The Guardian de enero de 2015: Investigators confident that chlorine gas was used as weapon in Syria”.

El jueves 12 Vanessa Vallejo me entrevistó sobre el ataque con armas químicas en Siria y los intereses geopolíticos de fondo para la versión en español del Panam Post: “¿Cuál es el interés de EEUU y Rusia en Siria?”.

En la segunda parte hablaré de los ataques liderados por Estados Unidos.

Un vídeo sobre Siria y una diatriba

Ya estoy de vuelta en casa tras tres días fuera. Y me he encontrado una explosión de noticias, análisis y artículos de opinión sobre Siria en menéame.net y muros de Facebook. (En el momento de escribir este párrafo la primera noticia de portada es “Corresponsal de Associated Press afirma que el ataque en Damasco fue obra de los rebeldes“).

La misma gente que ha estado callada estos dos últimos años sobre las atrocidades sucedidas en Siria ha estallado indignada ante un posible ataque punitivo y limitado de Estados Unidos contra el régimen de Assad. La misma gente que ha mostrado de forma sarcástica su incredulidad ante la “propaganda estadounidense” y ha denunciado tanto al “imperialismo yanki” como a los intereses del “complejo militar industrial”, no ha parado de enlazar y citar informaciones provenientes de Russia Today e ignorar en sus análisis los intereses del neoimperialismo ruso en Siria. La misma gente que ha mostrado su escepticismo sobre las informaciones sobre un presunto ataque con armas químicas por parte del régimen de Assad no ha parado de enlazar a informaciones que responsabilizan a los rebeldes de lo sucedido.

Resulta interesante ver que lo que ha disparado este súbito interés por un conflicto al que sólo cuatro gatos le estábamos prestando atención es que Estados Unidos pretendiera adoptar un papel visible y notorio. Y nótese que digo “papel” sin emplear términos como intervención armada, ataque, injerencia, imperialismo, etc… porque si eso fuera lo que realmente ha indignado a la gente que ha salido en tromba a criticar a Estados Unidos, habríamos leído previamente sus artículos de condena al papel de Rusia, Irán y Hezbolá. Así que sólo podemos decir que lo que asistimos estos días es un brote del “antiamericanismo” ignorante e infantil de la izquierda europea. Considerando el desprecio mostrado todo este tiempo por las víctimas civiles, podemos descartar sin reparos que Siria sea para la izquierda europea una cuestión ética y asumir ya que se trata de una mera cuestión estética. Sin ideas y alternativas desde hace mucho tiempo, en medio de la presente crisis, para muchos simpatizantes de la izquierda posicionarse ante una cuestión de relevancia pública se ha convertido únicamente en un medio para obtener votos en menéame.net y “Me gusta” en Facebook.

Dicho todo esto, pasaré a analizar un vídeo titulado “Lo que no te cuentan sobre Siria: Nuevo fraude de las pruebas de las armas químicasen Siria”, del que un amigo me ha pedido que dé mi opinión.

Arranca contando que el 21 de agosto se produjo un ataque con gas sarín y que la noticia del ataque fue difundida segun el vídeo por los “medios de desinformación masivos” sin existir prueba alguna. Fuera de lo que hayan dicho los gobiernos, tenemos la información dada por Médicos Sin Fronteras, que cita como fuente a los médicos sirios que trabajan sobre el terreno y con los que la organización mantiene contacto. Médicos Sin Fronteras especificaba que los consideraba de máxima confianza y que consideraba creíble su testimonio. Es necesario añadir que tan pronto el gobierno de los Estados Unidos anunció su intención de tomar represalias, Médicos Sin Fronteras rechazó públicamente que su información fuera usada como excusa para un ataque militar. Habrá, además, que esperar a que el equipo de inspectores de Naciones Unidas publique su informe tras haber estado en el terreno tomando muestras para poder tener un veredicto sobre el asunto.

Pasamos a continuación a “las muchas cosas que no cuadran”, según el vídeo. Se nos cuenta cómo se publicaron en Internet y la prensa para ilustrar la noticia imágenes con cadáveres que corresponden a acontecimientos en Egipto e Iraq. Esto en sí mismo no significa nada. Quienes no movemos en estos asuntos estamos acostumbrados a que inmediatamente tras una noticia impactante aparezcan fotos y vídeos en Internet que alguien intenta colar como un documento gráfico del acontecimiento. A veces son de sucesos anteriores y a veces son montajes. Recordemos, por ejemplo, aquellas “fotos del cádaver de Bin Laden” o incluso aquellas presuntas fotos del accidente de Diana de Gales que alguien señaló como falsas porque ni las ambulancias ni los enfermos se parecían a los que se pueden ver en París. Es una obviedad, pero que aparezcan fotos manipuladas o se intente engañar con fotos de otros acontecimientos no es una prueba de que algo no pasó.

Pasamos entonces al cuestionamiento de que una masacre con armas químicas haya sucedido en las afueras de Damasco. En el vídeo dicen que la zona había sido evacuada y que en ella no quedaba población civil. Me parece que los autores del vídeo desconocen que el presunto ataque con armas químicas no se produjo en un solo punto aquel día, sino en varios. Se habla del ataque de Ghouta, pero Ghouta es una región de la provincia de Damasco. La Wikipedia en inglés lo define como “un cinturón agrícola al sur y este de Damasco”. Añade el vídeo otra idea errónea. Se pregunta qué sentido tiene que el régimen de Assad usara armas químicas “porque ya está ganando en todos los frentes”. Las razones del régimen sirio para cruzar la “línea roja” marcada por Washington es materia de discusión y debate aparte. Lo relevante aquí es que es no es cierto que el régimen de Assad esté “ganando en todos los frentes”. Precisamente estas últimas semanas una de las noticias relevantes sobre la guerra civil siria era que los rebeldes estaban ganando terreno en Damasco, la capital del país. El diario francés Le Figaro hablaba de la entrada en acción a mediados de agosto de un grupo de 300 rebeldes del Ejército Sirio Libre entrenados por Estados Unidos y que había cruzado la frontera desde Jordania para operar en la región de Ghouta. Esa apoyo directo de Estados Unidos sería, según el periódico francés, lo que habría llevado al régimen de Assad a tomar medidas contundentes. Por su parte, el Institute for the Study of War informaba ya el 9 de agosto de los avances de los rebeldes en Damasco.

A continuación, el vídeo cuenta que las informaciones sobre presuntos ataques con armas químicas por parte del régimen de Assad han coincidido a lo largo del tiempo con visitas de representantes de la ONU y de personalidades de proyección internacional. No se mencionan esas fechas, aunque sabemos que hasta ahora el asunto no había alcanzado tanta transcendencia porque nunca se habían dado por buenas las informaciones. Lo que sí es una “coincidencia” es que haya sucedido el presunto ataque con la llegada de un equipo de inspectores de la ONU. El argumento aquí es que el régimen de Assad no sería tan tonto como para hacer algo así contando con la presencia de inspectores interncionales en el país. El argumento considera que el régimen toma decisiones enteramente racionales o que existe una cadena de mando totalmente férrea y vertical por la que tal decisión sólo la pudo tomar el presidente Assdad. Ambas ideas podrían no ser ciertas. Sólo puedo decir que sí, que es un dato extraño.

El siguiente argumento es que la “única” prueba es un vídeo que muestre a presuntas víctimas del ataque. En un momento se dice que podría ser un vídeo de las matanzas de kurdas cometidas por los rebeldes. En otra parte dice que es un montaje. Señala que los “niños no presentan convulsiones ni símtomas de asfixia, típicos de la intoxicación con gas sarín” y “parecen más bien drogados”. Se ha hablado en la prensa del uso de gas sarín. La cuestión es que hay varios tipos de armas químicas (vesificantes, asfixiantes, neurotóxicas..) y varios tipos de gases de cada uno de ellos, con lo que los síntomas de armas químicas no son uniformes. Pero de la misma forma que en el vídeo se dice que los síntomas no corresponden a los de un ataque con armas químicas, hay testimonios de médicos que dicen justo lo contrario.

Otros argumentos para desacreditar el vídeo que muestra a niños víctimas del presunto ataque con armas químicas es que no hay madres gritando en la sala, que aparecen niños sin camiseta pero las niñas siempre llevan una prenda que les cubre el torso… Son argumentos bastantes tontos. Pero el más tonto de todos es que “los cuerpos no presentan ningún signo de haber sufrido un bombardeo”. Argumento realmente tonto si tenemos en cuenta que estamos hablando de las víctimas de un presunto ataque con armas químicas. Es decir, personas afectadas por ¡un gas! En esa misma idea ahonda el argumento de que el personal médico no presenta manchas de sangre en su ropa de trabajo. Igualmente tontos me parecen los argumentos de que los cadáveres hayan sido alineados en el suelo de una sala “como para una representación” o que el lugar donde se ve que son atendidos los afectados no parezca un hospital. Cualquiera que haya seguido la guerra civil siria y haya prestado atención a las organizaciones que tratan de ayudar a la población siria sabe que una de las grandes carencias es la de material médico. Posiblemente las personas que aparecen en el vídeo fueran atendidas en un hospital improvisado. En cuanto a que los cadáveres fueran alineados en el suelo de un lugar que no parece una instalación médica bastaría recordar que tras los atentados del 11-M los cadáveres fueron llevados a un pabellón del IFEMA en Madrid, un recinto ferial. En el caso del vídeo de Siria podemos imaginar que al recoger un número alto de muertos y agonizantes por los que no se pudo hacer nada, los cuerpos fueran llevados a un lugar para ser identificados y recogidos por sus familias.

Resumiendo, que tenemos un vídeo que trata de argumentar que no hubo un ataque con armas químicas al este de Damasco recientemente. Utiliza como argumento las informaciones erróneas publicadas al respecto y cuestiona la verosimilitud de una grabación que muestra a las víctimas del presunto ataque. Creo que el autor del vídeo ha seleccionado arbitrariamente las fuentes al presentar el “engaño” de aquellos que intridujeron imágenes de matanzas en Iraq y Egipto pero no menciona la existencia de una fuente como Médicos Sin Fronteras. En cuanto a la grabación de una atención improvisada a los afectados y víctimas del presunto ataque químico concuerda perfectamente con la precariedad de las instalaciones médicas, falta de preparación del personal y escasez de recursos que sufre la población en las áreas controladas por los rebeldes, tal como cuentan quienes han estado allí. Por ejemplo, Antonio Pampliega en su libro Siria. Más allá de Bab Al-Salam.

Creo que tenemos que esperar a que los inspectores de la ONU emitan su informe. Pero este vídeo ya llega tarde. Ahora mismo la línea argumental del gobierno sirio es que el ataque sí se produjo pero fue culpa de los rebeldes, tal como recogía la noticia que aparecía en la portada de menéame.net Un periodista afirma que los muertos en Ghouta se produjeron por la explosión de una munición química proporcionada por Arabia Saudita a los rebeldes al ser erróneamente manejada. Sobra decir que la noticia parte de la idea de que hubo un sólo foco de propagación del gas, cuando sabemos que los testimonios hablan de varios lugares de la provincia de Ghouta atacados el mismo día presuntamente con armas químicas. [Actualización gracias a Manel Gozalbo: Varios medios han difundido la noticia “Corresponsal de Associated Press afirma que…” Paul Colford, director de relaciones con los medios de Associated Press ha salido al paso para desmentir que el periodista citado en la noticia esté en plantilla en la agencia. Y en otro orden de cosas, un experto británico en armas químicas afirma que la hipótesis de un supuesto accidente en un depósito rebelde de armas químicas no es consistente con la aparición de víctimas en varios focos tal como dije incialmente. Gracias a Manel Gozalbo por ponerme en conocimiento ambos enlaces]

Sospecho que podría pasarme hasta el fin de los tiempos destripando todas las noticias, análisis y opiniones surgidas estos días sobre Siria. Pero creo que ya he dicho casi todo lo que tenía que decir sobre Siria. Sólo tengo que añadir que mientras muchos han estado estos dias denunciando el “imperialismo yanki”, la opinión casi unánime en Estados Unidos es que una intervención militar limitada en Siria es sólo un mal sustituto de una política coherente y determinada ante el conflicto. El rechazo del parlamento británico a intervenir al lado de Estados Unidos y la propia decisión de Obama de retrasar su decisión hasta someterla a un apoyo parlamentario ha provocado una imagen de duda y debilidad. Si esta crisis tiene algo que ver con el imperialismo de Washington es su ocaso. Que Estados Unidos pierda su naturaleza de híperpotencia solitaria para dejar vacios que ocupan Rusia o Irán no es algo que deba alegrarnos precisamente.

Lo que está en juego en Siria

La guerra civil siria estalló, como la guerra civil libia, con revueltas populares cuya dura represión por parte del régimen de Assad generó un ciclo de acción y reacción que llevó a una parte del ejército declararse en rebeldía y denominarse el Ejército Sirio Libre. Pero al contrario que en Libia, no acudió la comunidad internacional al rescate de la población civil y de los rebeldes. El Ejército Sirio Libre terminó por convertirse en un mero nombre bajo el que se aglutinaba una miríada de organizaciones (seculares, islamistas sunníes, kurdas, cristianas…) que hacían la guerra cada uno por su cuenta y que han terminado peleando entre ellas.

El año pasado, el gobierno de los Estados Unidos advirtió que el empleo de armas químicas sería considerado una “línea roja” a no cruzar por el régimen de Assad y que en tal caso tomaría represalias. No deja de ser paradójico que en una guerra que ha producido ya más de 100.000 muertos y dos millones de refugiados, donde el régimen de Assad ha atacado poblaciones civiles indiscriminadamente con todo tipo de armamento, el empleo de un determinado tipo de armamento se considere una “línea roja”. Los civiles muertos por cohetes “Grad” de 122mm. o bombas de caída libre FAB-500 no están menos muertos que las víctimas de ataques con agentes neurotóxicos que fuentes de Médicos Sin Frontera en Siria dicen haber tratado.

Como ha dicho el general ruso Evgueni Buzhinski, “Obama se arrinconó a sí mismo”. “Él mismo se impuso esta ‘línea roja’ y ahora no puede ceder o quedará claro que sus palabras no valían nada, que sus amenazas no cuestan ni un centavo”. La posible intervención en Estados Unidos en Siria pone en juego la credibilidad de Obama.

Está por ver el alcance de las operaciones militares estadounidense contra el régimen sirio. En estos casos el guión habitual marca la destrucción de centros de mando y control, defensas aéreas y bases aéreas. La destrucción de almacenes de armas químicas sería contraproducente por las posibles emanaciones. En el corto plazo no veremos ningún resultado. Pero la destrucción de la aviación siria daría algún respiro a los rebeldes. Pero sobre todo, la destrucción de helicópteros, aviones de transporte e infraestructuras aéreas en Damasco cortaría el hilo vital que permite al régimen mantener abastecidas las guarniciones aisladas, además de recibir suministros de Irán.

Lo que sin duda podemos tener claro es que una operación militar de represalia contra el régimen de Siria no es sustituto para una falta de política occidental para Siria.

[Ver Parte 2 y Parte 3]