Ucrania y el transfondo geopolítico (1ª Parte): La Fractura

En 1996 Samuel P. Huntington ponía a Ucrania en El Choque de Civilizaciones como ejemplo de país donde existía una división lingüística y religiosa que tenía reflejo en los resultados electorales. En las elecciones presidenciales de 1994 el país quedó fracturado en dos, con cada candidato obteniendo más de dos tercios de los votos en la mitad geográfica del país que representaba. Una división que se ha dado en todas las elecciones desde entonces.

Ukraine_historical_vs_electoral_19941Huntington planteaba varias hipótesis sobre la evolución de la fractura del país, siendo una de ellas la partición del país. Además señalaba Crimea como un foco de conflicto entre Rusia y Ucrania. Según Hungtingon la inclusión de Ucrania en el área de influencia rusa es vital para Moscú porque le permite crear un núcleo de países eslavos que le anclan a Europa.

Las raíces de la fractura son históricas. Como en el caso de otros países de Europa del Este, por ejemplo Polonia y Rumanía, las fronteras de Ucrania fueron trazadas absorbiendo de forma arbitraria territorios de otros países y desplazando todo el país más hacia el oeste al término de la Segunda Guerra Mundial. Así, Ucrania terminó incorporando territorios que habían pertenecido en algún momento de la primera mitad del siglo XX a Polonia, el Imperio-Austrohúngaro y Rumanía. Incluso en el extremo occidental del país existió al término de la Primera Guerra Mundial una efímera República Popular de Ucrania Occidental con capital en Lviv, donde la población era mayoritariamente polaco parlante y de fe católica, católica de rito oriental o judía.

Ukraine-growthLa mitad oriental del país también tenía un recorrido histórico significativo. La Rus de Kiev fue una federación de tribus eslavas que en su momento álgido se extendió del Báltico al Mar Negro y que llegó a tener a Kiev por capital, mucho antes de que Moscú fuera una ciudad importante. Su rey Vladímir I se convirtió al cristianismo ortodoxo a finales del siglo X, a partir de lo cual las tribus eslavas abandonaron el paganismo. Actualmente Rusia, Ucrania y Bielorrusia considera en el Rus de Kiev como cuna cultural y política de sus actuales estados. Así que podríamos decir que hay un elevado valor simbólico en la conexión entre la Ucrania oriental y Rusia.

Vemos por tanto la fractura este-oeste del país no sólo es lingüística, entre hablantes de ruso y ucraniano, sino que es también religiosa. Por un lado tenemos a los católicos, a los católicos de rito oriental y a los cristianos ortodoxos ucranianos mientras que por otro tenemos a los cristianos ortodoxos que profesan obediencia al Patriarca de Moscú. Así que la dos mitades del país son el resultado de dos tradiciones culturales bien diferentes: Una europea y otra ruso-eslava. Esa condición de frontera es lo que le dio nombre al país: “Ukraina” significa “frontera” en la lengua eslávica oriental antigua, igual que la región croata de Krajina, que marcó el límite de los imperios austro-húngaro y otomana.

Ethnolingusitic_map_of_ukraine-570x398

Pero hay una división de Ucrania aún más importante. La brecha entre la mitad occidental rural y la mitad oriental industrial. Las principales industrias del país se encuentran en Kiev y en las ciudades orientales de Donetsk, Mariupol, Zaporizhia y Járkov. Así, las oficina de diseño de Antonov se ubican en Kiev pero el fabricante de motores Motor Sich está en Zaporizhia, el fabricante aerospacial Yuzhmash está en Dnipropetrovsk y el fabricante aeronáutico KSAMC está en Járkov. La parte occidental, en cambio, es eminetemente rural. Esa diferencia en las actividades económicas tiene también reflejo en los ingresos de la población. La parte oriental es más rica con salarios más altos.

800px-Ukrainian_salary_mapEsa división también ha tenido reflejo en la política ucraniana. Recordemos cómo Yulia Timoshenko pasó de ser una exitosa mujer de negocios (y morena) a una candidata política rubia con estética de campesina gracias a una corona trenzada estilo “gretchen” que combinaba con vestidos decididamente folklóricos o evocadores de algo que podríamos llamar “gótico ucraniano”.

6a00d8341c630a53ef0168eb52e2fa970c-600wiTodo esto que hemos visto ha tenido su reflejos estos días, tras la creación de un gobierno provisional en Kiev que la parte más afín a Rusia del país no reconoce. En diversas localidades se han convocado manifestaciones de repulsa a lo que en la prensa rusa llaman un “pustch” y se han dado muestras de apoyo a Rusia en esta crisis. En algunas de esas localidades ha sido arriada la bandera ucraniana de edificios oficiales para izar la bandera rusa. El siguiente mapa refleja las ciudades donde eso ha sucedido. El ejercicio de contrastarlo con los mapas anteriores se los dejo a ustedes.

BhuS5OjCAAIaVAn.jpg large[Continuará]

Guardar

6 thoughts on “Ucrania y el transfondo geopolítico (1ª Parte): La Fractura

  1. Falta un análisis del fracaso de la revolución naranja que permitió la vuelta al poder de los prorusos. No se que carajo pasó entre el presidente y la primera ministra que lo fastidió todo.

      1. Perdona me he expresado mal. Lo que quería decir es que espero con ganas la parte en la que se explique el fracaso del primer gobierno pro occidental de Ucrania. Porque a los dos días de estar en el poder la primera ministra y el presidente estaban a matar.
        Por cierto que entre los eslavos hay mujeres de pelo perfectamente negro pero con todo lo demás de rasgos eslavos. Pero lo del corte de pelo jajajaja

  2. Excelente análisis, creo que el cisma oriental (ortodoxo) es del siglo XI y que Vladimiro se convirtió al cristianismo romano.

Los comentarios están cerrados.