Irán (VI): El enriquecimiento de uranio

Retomo por fin mi serie sobre Irán. La he archivado en la categoría “Guerras Posmodernas” pero lo hecho creyendo que no es del todo correcto. El asunto del programa nuclear iraní tiene el añejo sabor de la Guerra Fría. Aunque las consocuencias de un conflicto con Irán tendrían consecuencias muy de nuestra era.

Volviendo al tema… Hasta ahora habíamos visto como en la prensa de EE.UU. y Reino Unido se ha especulado sobre la posibilidad de que los gobiernos de ambos países (y el de Israel) estén planteándose un ataque aéreo contra las instalaciones del programa nuclear iraní. Explicamos los distintos pasos del tratamiento del uranio (extracción, elaboración del “pastel amarillo” y tratamiento del UF6) antes de proceder a su enriquecimiento junto a las instalaciones iraníes asociadas. Vimos que usando fuentes abiertas es difícil determinar la lista exacta, adelantado con ello uno de los problemas de la opción militar para resolver la “crisis nuclear” con Irán. Llegamos hoy por fin al proceso clave en la carrera nuclear: El enriquecimiento de uranio. (A quien los términos empleados les suene a chino, les recomiendo repasar la serie).

Como explicamos en la tercera entrega del uranio podemos encontrar átomos con distinto número de neutrones en su núcleo. A cada configuración se le denomina isótopo, y el más común del uranio es el Uranio 238 (92 protones + 146 neutrones = 238). El que resulta fundamental para el tema que estamos tratando es el Uranio 235 (92 protones + 143 neutrones = 235), que es fisible: Bombardeando su núcleo con neutrones se rompe desprendiendo mucha energía. Tanta que sirve para iluminar ciudades o arrasarlas por completa. Pero resulta que el Uranio 235 que hay en los yacimientos de uranio es escaso (un 0,7%) y para preparar combustible para una central nuclear o fabricar una bomba nuclear necesitamos aumentar el porcentaje de Uranio 235. A ese proceso en concreto se le denomina enriquecimiento.

Existen varios procedimientos para enriquecer uranio y todos se basan en que los átomos de Uranio 238 al tener más neutrones son más pesados. Irán está usando el de centrifugación de gas, que consiste en introducir Hexafloruro de Uranio (UF6 o “hex”) en estado gaseoso en un tubo al vacío de un metro o dos de largo, y de 15 a 20 centímetros de ancho. El tubo tiene en su interor un rotor que gira a decena de miles de revoluciones por minuto. La diferencia de masa entre el Uranio 235 y Uranio 238 es lo que provoca que este último al ser más pesado sea empujado hacia el exterior. En cada tubo sólo se puede procesar a la vez unos pocos gramos de uranio, por lo que normalmente se usan grandes bancos de centrifugadoras llamados “cascadas”. Irán ha anunciado que pretende operar 54.000. De momento está usando tecnología pakistaní. Emplea actualmente las centrifugadoras P1 de aluminio y planean pasar al modelo P2 de aleación de acero. Recientemente ha anunciado que ha llegado al 4,8% (muy lejos todavía de los niveles que requiere una arma nuclear). El enriquecimiento de uranio por cierto un proceso que consume mucha energía. Sólo un puñado de países poseen plantas para ello. En Francia hay una justo al lado de una central nuclear de tanto que consume.

Se sabe que Irán tiene su centro de enriquecimiento en Natanz, en unas instalaciones que incluyen emplazamientos subterráneos protegidos con gruesos muros de hormigón. Ello supone un problema añadido en caso de un intento de destruir las instalaciones mediante un ataque aéreo. El propósito declarado de las instalaciones es enriquecer uranio que sirva de combustible a la central nuclear de Bushehr. El centro, desde que empezó a ser construido en 2000, ha sido profusamente fotografiado por satélite, en lo que parece la fuente de información fundamental en esta crisis como cuentan Sombra.

Natanz el 20 de septiembre de 2002 (foto de SpaceImaging.com).

-Fotos de 2002 y 2003 analizadas por el Institute for Science and International Security.

-Fotos de 2003, 2004 y 2006 comentadas en GlobalSecurity.org

Un artículo originalmente, publicado en la revista Air Forces Monthly en septiembre de 2003 y que me sirvió para empezar a tirar del hilo, nombra Muallum Kalayeh como lugar de una de las posibles instalaciones nucleares iraníes de enriquecimiento. Sin embargo IranWatch.org cuenta que a pesar de que en 1988 el gobierno británico relacionara el sitio con el programa iraní de armas de destrucción masiva una inspección de la OIEA en 1992 encontró solamente unas instalaciones recreativas para el personal de la Organización de la Energía Atómica de Irán. La zona está sometida a riesgo sísmico y parece improbable que sea seguro montar allí instalaciones nucleares. ¿Qué creer?

En teoría las centrifugadoras se pueden instalar en cualquier parte. Y la lista de posibles emplazamientos para las cascadas de centrifugadoras es más larga.

Como en el caso de Iraq encontramos un movimiento opositor al régimen de Irán, en este caso el MKO, es el que afirma que en Muallum Kalayeh se han instalado equipos con posterioridad a la inspección. El MKO tuvo en tiempos del régimen de Saddam Hussein campos de entrenamientomilitar en Iraq. Pero si en 2002 fue considerado un grupo terrorista por el Departamento de Estado de Estados Unidos, tras la invasión de Iraq algunos parecen intentar que forme parte de la estrategia estadounidense y británica para Irán. ¿Es fiable la información de MKO? Habría que recordar una de las lecciones de la invasión de Iraq: No te fíes de la información tremebunda de organizaciones disidentes que han convertido decir lo que algunos quieren oir en Washington en un modo de vida. Que Ahmed Chalabi hubiera sido juzgado y condenado en rebeldía por un tribunal jordano debió servirles a algunos en el Pentágono de pista.

La lista de instalaciones relacionadas o sospechosas de estar relacionadas con el programa nuclear iraní incluye muchos más nombres. Tratar cada uno de ellos haría esta serie interminable y pospondría eternamente llegar a analizar la opción militar en esta crisis. Y estaría pasando por alto los últimos movimientos diplomáticos. No se pierdan la agenda de viajes de la secretaria de estado Condolezza Rice, el próximo viaje como negociador en asuntos nucleares de Ali Larajani y el viaje del presidente de Irán a Azerbaiyán. Habrá que tener el mapa de la zona a mano.

3 thoughts on “Irán (VI): El enriquecimiento de uranio

  1. Entonces, si se decide intervenir militarmente, en la medida en que las incursiones de destrucción aéreas serían insuficientes, ¿crees que se haría necesaria una invasión de infantería a medio plazo?

    P.D. ¿Cómo es posible que un post tan cargado de tecnicismos no sea aburrido para un ignorante? Gracias.

Los comentarios están cerrados.