Tocan a degüello

El pasado día 1 de octubre Fernando Berlín, director de Radiocable.com publicó un artículo en El País titulado “La red de pensamiento agitativo en Internet”. Daba constancia de la aparición en Internet de un tiempo a esta parte, en especial tras la victoria socialista en las últimas elecciones generales, de una constelación de blogs marcadamente conservadores. Berlín veía en todo ello una cuestión sobre la que alertar porque están construyendo en Internet una realidad paralela sobre acontecimientos de actualidad, como por ejemplo las teorías conspirativas sobre el 11-M. Y sobre todo porque han conseguido que sus ideas tengan repercusión en los medios convencionales de la derecha.

Inmediatamente esa misma blogosfera conservadora se ha lanzado contra Fernando Berlín, recreándose en ese mito de que los medios de comunicación son mayoritariamente de izquierda (sería interesante un recuento de los medios generadores de opinión: prensa y radio) y ellos, una especie de freedom fighters echados al monte. El artículo en cuestión dicen, no podía ser de otra forma, es un elemento más de la conspiración urdida por el grupo PRISA para acallar las últimas voces libres de este país. Es el mismo nivel de delirio que esos análisis desde la izquierda que llamaban a Aznar fascista y a Ariel Sharon nazi. Para ellos la izquierda es una fuerza monolítica y totalitaria que posee el monopolio ideológico-mediático en España. Y curiosamente aunque muchos de ellos se llaman a sí mismo liberales, se limitan a ser neoliberales en lo económico y ultraconservadores en lo social. Son nuestra derecha neocón.

Como señala David Iwasaki, el artículo es un tanto desafortunado al “alertar” en vez de “constatar” de la aparición de esa red de blogs conservadores dentro de la blogosfera española. Sus autores están por su puesto en su perfecto derecho de crearlos y difundir en ellos todos los embustes, manipulaciones e ideas mezquinas. El problema es todo esto ha cogido por sorpresa a aquellos para quienes Internet tenía un halo románico de libertarismo de izquierdas. Sin embargo para cualquier habitual navegante de la blogsfera este fenómeno no es más que un reflejo del surgido en Estados Unidos. Merde in France, tiene su equivalente en Mierda en España. Instapundit y otros blogs titulados pundit tienen su equivalente en Barcepundit. Allí Internet se ha convertido en el refugio de la derecha más reaccionaria, mientras que en España lo es para todo aquel sector de la derecha que no encuentra un hueco en los medios de masas de la derecha convencional en el eterno viaje al centro del Partido Popular, especialmente ahora que les toca estar en la oposición.

David de Ugarte, una de las mentes detrás de ciberpunk.net y un liberal del siglo XXI en la línea de las Juventudes Liberales, en su imprescindible libro “11-M. Redes para ganar una guerra” ya hablaba de ello en una nota a pie de página sobre el neconservadurismo español. Y señalaba allí el papel del periódico digital Libertad Digital (a partir de aquí LibeloDigital) y de su inefable director, Federico Jiménez Losantos. En una entrevista con Fernando Berlín en Periodista Digital a propósito de la polémica surgida con su artículo, se preguntaba “por qué Federico Jiménez Losantos lanza cosas en Libertad Digital que no contaría nunca en la radio”. La red sirve para tirar la piedra y esconder la mano.

La publicación del artículo ha evidenciado bastante bien los modos y el talante de la constelación española de blogs neocon y su visión paranoica de la realidad. Paradójicamente en todo esto, o no, a De Ugarte le han llovido tortas desde blogs que se proclaman liberales.

A la izquierda le toca ahora despertarse y abandonar la idea de que existir en Internet es tener una página web. El modelo representado por ese cajón de sastre que es rebelión.org está superado (podíamos decir otro tanto de algunas líneas ideologías allí representadas). Y mientras, la derecha toca a degüello. Es hora de ponerse en marcha.

[Esta entrada fue publicada originalmente en el blog Zoon Politikon de pitas.com]