Palestina y el lado incorrecto del periodismo

Los estudios de Economía Política sobre los medios de comunicación plantean cómo el accionariado en manos de grandes grupos empresariales, que tienden a la concentración, colocan la línea editorial y los contenidos en consonancia con los intereses de clase de los propietarios. Además, los medios establecen una relación de dependencia hacia esos pocas empresas o instituciones con grandes contratos de publicidad. Así, el periódico El Punt Avui anunció un ERE que afectó a 90 trabajadores y cerró su oficina de Barcelona tras el recorte de publicidad del gobierno autonómico catalán después de la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española. Pero también es famosa en España la renuncia de los medios impresos a publicar noticias negativas sobre El Corte Inglés, que eufemísticamente aparece siempre referido en términos parecidos a “una conocida cadena de grandes almacenes”. Y es que esos anuncios a página entera de “Ya es primavera en El Corte Inglés” deben suponer unos ingresos importantes.

Esta teoría de que estamos condenados a encontrar en los medios sólo la perspectiva del gran capital tiene un defecto. A veces los conglomerados mediáticos encuentran que las personas de izquierda son un nicho de mercado como otro cualquiera. En España tenemos el caso de la cadena La Sexta, que fue absorbida por el Grupo Planeta, y se convirtió en la plataforma de promoción de Pablo Iglesias como parte de una estrategia de división del voto de izquierda. La línea editorial de La Sexta, con programas como Salvados, es muy diferente al del diario conservador La Razón. Y, sin embargo, ambos comparten dueño.

La solución de quienes quieren sacar adelante medios minoritarios ha sido acudir a las suscripciones y los crowdfunding. El lema de todos ellos suele ser “ayúdanos con tu dinero a seguir siendo independientes”. Alguno, como ctxt, pedía hasta hace poco, con gran modestia, ayuda para seguir ofreciendo “periodismo de calidad”. El sector ha florecido con la crisis de los medios generalistas, que han enviado a bastantes periodistas al paro. Basta repasar los archivos del blog Papers papers para ver la larga lista de medios en papel que han cerrando en todo el mundo en la última década. Sin ir más lejos, se anunció el cierre en España de las veteranas revistas Tiempo e Interviú. La cuestión es si hay suficiente público para tanta publicación de izquierda, crítica y alternativa. ctxt muestra en su portada que tiene 5.502 suscriptores y aspira a 10.000. Así que la publicidad sigue siendo importante para esta clase de medios, que no son ajenos al clickbait. Y llegamos así a un asunto que quizás sea el problema de fondo. Los medios que nacen como medios de la izquierda alternativa, contestaria, solidaria, etc. no apelan a un potencial público lector a priori indefinido. Apelan a un público ya convencido que quiere que le confirmen sus mitos. Quiere que le cuenten que en Venezuela hay democracia o que la ley de montes de 2015 hizo aumentar los incendios forestales en España por la especulación urbanística. Aunque ambas sea mentira.

El Salto es un proyecto del periódico Diagonal que llamó mi atención hace meses por publicar un artículo del economista Yago Álvarez que reproducía el bulo de que el gobierno de España se había comprometido a gastar 6.000 millones en la compra de aviones F-35 para granjearse el favor de Donald Trump al asegurar la supervivencia de la empresa Lochkeed Martin. Sobra decir a estas alturas, que no existió ese acuerdo ni Lockheed Martin está necesitada de un contrato español que la rescate. Ayer me encontré en El Salto un artículo que es una antología de las malas prácticas periodísticas de las que tanto me quejo. Se titula “Palestina: el lado correcto de la historia. Arranca fuerte. Tras el título y la entradilla aparece una foto de Julia Caulfield, con el siguiente pie de foto:

Todos los hombres y mujeres israelíes están obligados a realizar el servicio militar durante dos años. Las prácticas militares las realizan con los propios habitantes de los territorios palestinos, poniendo a prueba la eficacia de sus armas.

El artículo en sí empieza hablando del colegio Córdoba de Hebrón:

“Los niños que acuden a este colegio tienen que enfrentarse cada día a la cara más dura de la ocupación, tratar con soldados extranjeros fuertemente armados y jugarse la vida para asistir a las clases”.

Entonces llegamos a la explicación del contexto histórico:

“Un año después de la Guerra de los Seis Días, en 1968, se instaló el primer asentamiento israelí en Hebrón”.

Y aquí paro. Los dos primeros párrafos que he citado mezclaban la tendenciosidad con la exageración. Al apunte histórico habría que añadirle un dato. Hubo judíos en Hebrón con anterioridad hasta que el progromo de Hebrón de 1929 acabó con la comunidad judía de la ciudad y que llevó a los pioneros judíos a crear la organización de defensa Haganá. Lo interesante del artículo está más adelante:

“La Asociación Al-Quds de Solidaridad con los Pueblos del Mundo Árabe lleva desde 1999 realizando labores de denuncia y apoyo internacional en toda Palestina. Desde Málaga, ofrecen apoyo al Centro de Información Alternativa, que se dedica al monitoreo y denuncia de la situación en Hebrón”.

Busco en Internet al autor del texto artículo, Javier Díaz Muriana. Las fotos son de Julia Caulfield, por cierto. En Twitter encuentro que Javier Díaz Muriana se define como “activista y periodista” y aparece ubicado en Málaga-Palestina. Apostaría que tiene algo que ver con Asociación Al Quds de Málaga. Busco en Internet y encuentro referencias a su participación en la segunda jornada  del Seminario sobre Periodismo Ético “Procesos Migratorios y Minorías: El Periodismo ante los Nuevos Reto”. Se le presenta como “periodista e integrante de la Asociación AL-Quds”. Y así tenemos que un activista de una ONG va a Hebrón y firma una noticia donde habla del trabajo que hace su ONG allí. Eso en periodismo se llama publi-reportaje. Pero hay otro detalle interesante en el artículo:

“El doctor Azzeh se dedicaba en su tiempo libre a mostrar a periodistas y activistas la crudeza de la ocupación. Ahora su hogar ya no tiene la privacidad deseada. Los periodistas y activistas la visitan casi a diario para conocer su historia”.

El periodismo enlatado es uno de los pequeños secretos de la cobertura informativa del conflicto palestino-israelí. Los periodistas llegan a Israel y entran en Cisjordania a tiro hecho llevados por los fixers u organizaciones locales a unos personajes que cumplen los estereotipos que la prensa occidental demanda. Nacho Carretero lo desvelaba en su artículo “Guía para hacer un reportaje en Palestina”.

Lo que tenemos aquí un publirreportaje de una ONG firmada por uno de sus miembros que cuenta la mitad de la historia. Parte de la otra mitad al menos aparece en la Wikipedia. Estoy seguro que todo esto que cuento es irrelevante. Las personas que simpatizan con Israel aplaudirán esta entrada de blog y me llegarán, como suele suceder, nuevos seguidores en Twitter. Los que simpaticen con la causa palestina dirán como siempre que las exageraciones, omisiones y errores del artículo son irrelevantes porque cuenta una historia de fondo que es verdad: la miseria de los palestinos que viven en Hebrón. Y ahí está el meollo del periodismo activista y comprometido. La buena intención del periodista está siempre por encima de todo. Lo que importa no son los datos y los hechos de un artículo sino la historia que quiere contar.  Y eso, sin ir más lejos, es la post-verdad.

 

Buenas noticias inventadas

Ayer pasó algo curioso. El periodista Rafael Núñez Huesca cayó en la cuenta que el Telediario de las 15:00 de La 1 (hora peninsular) incluyó la noticia de una concentración de musulmanes en repulsa por los atentados en Cataluña donde se veía a gente con “abrigos y bufandas”. Capturó ese momento y lo compartió en Twitter.

Como en las actuales circunstancias proliferan bulos de todo tipo me animé a verlo y comprobé que en los archivos de RTVE.es efectivamente aparecen esas imágenes. Entonces lo siguiente que hice fue acudir a la página de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) para ver qué temperatura hace estos días en Fuenlabrada, ya que uno de los carteles es de una organización musulmana de ese municipio madrileño. El termómetro ha estado marcando entre 15 y 30 grados, así que no parecía que fuera un tiempo propicio para ir bien abrigado. Mee fijé en los edificios y me puse a buscar concentraciones de repulsa contra atentados yihadistas llevadas a cabo por colectivos musulmanes en Madrid para comparar el entorno. Allí apareció una noticia en el diario madrileño El Mundo que daba cuenta de una realizada en enero de 2015. La noticia se ilustraba con la siguiente foto:

Foto de Javier Barbancho. 11 de enero 2015 en Madrid. Pie de foto original: “Concentración en Atocha. Cientos de musulmanes y árabes,piden por el Islam paz, no al terrorismo, respeto a las mezquitas, etc, Condena de atentado en Francia”. Foto vía El Mundo.

Y aquí un fotograma del Telediario de La 1 que que he capturado.

Imagen del Telediario de las 15:00 (hora Peninsular) del viernes 18 de agosto de 2017.

Como pueden ver se trata de la misma concentración celebrada cerca de la Estación de Atocha en Madrid en enero de 2015. Podríamos pensar que se “coló” esta noticia pero pocos segundos después de que se emitiera la imagen anterior aparecía un rótulo informando que se trataba de una manifestación de rechazo a los atentados en Cataluña.

Imagen del Telediario de las 15:00 (hora Peninsular) del viernes 18 de agosto de 2017.

Entonces me surgió la duda. ¿Cómo pudo equivocarse la primera cadena de la televisión pública española y emitir una noticia correspondiente a un acontecimiento ocurrido en enero de 2015?  Supongo que, como es verano, andan escasos de personal por las vacaciones y, a lo mejor, no tenían un equipo móvil que mandar a recoger el testimonio del portavoz de alguna asociación musulmana, cuyos miembros probablemente también estén de vacaciones. Así que, a falta de cámara y a falta de entrevistado, emitieron un acontecimiento ya pasado para mostrar al público la noticia real de que hay musulmanes españoles que rechazan el terrorismo yihadista.

Siempre podían habar optado por meter imágenes de archivo mientras una voz en off daba cuenta de los diferentes comunicados de asociaciones musulmanas españolas que han condenado los atentados de Cataluña. Así que estamos ante un error garrafal que espero alguien explicará o ante un intento de hacer pedagogía desde la cadena pública. Si se trata de lo segundo, la pregunta inevitable entonces es en cuántos asuntos más existe una directiva política para que las noticias eduquen al público incluso a costa de la realidad y quiénes toman esa decisión.

Después de compartir en Twitter el hallazgo, del que no fui el primer descubridor, el profesor Rafael Grasa apareció de la nada para insistirme en que era irrelevante que la noticia fuera falsa. Según él, lo importante es que existe una realidad objetiva de musulmanes en España que condenan el terrorismo, como los que él pudo ver en alguna concentración pública en Cataluña. El punto de vista es interesante porque cambia el criterio de lo que es correcto en los medios. No se trata de la veracidad en sí misma de la noticia sino de un “espíritu de veracidad”. Es decir, al transmitir una crónica de un encuentro deportivo da igual los entresijos, lo importante es dar correctamente el resultado o al menos acertar con quién ganó. Es decir, lo que cuenta al dar la noticia es la intención con la que se da .

Rescato lo que dije en “La postverdad era esto“:

He visto casos de periodistas españoles que cuando se les señala los errores, inexactitudes y omisiones en sus crónicas o su análisis sobre la cuestión palestina muestran absoluta indiferencia porque consideran que hay una verdad de fondo en su sesgo anti-israelí. Así que si una crónica está llena de errores o mentiras es irrelevante porque le transmite una verdad absoluta al lector: los israelíes son unos hijos de la gran puta. No importa la noticia, sino la buena intención con la que se escribe.

La sensación que tengo ahora es que alguien ha decidido convencernos de que los inmigrantes musulmanes son buena gente y han decidido hacer pedagogía al respecto. Vean el siguiente tuit:

Más de 50.000 personas lo compartieron y más de 84.000 le dieron al “me gusta” de Twitter. Tan emotiva historia del taxista marroquí fue recogida por la página web del canal de televisión La Sexta. Fue tal el impacto del tuit que en algún momento alguien cayó en la cuenta de que la historia se repetía. Había en Twitter una legión de hermanos cuya madre fue trasladada en Barcelona por un taxista marroquí y además lo contaban todos con las mismas palabras. ¿Un meme que alguien ordenó repetir? ¿Un red de bots? Quién sabe. Pero alguien decidió que debíamos enternecernos con la historia de un taxista marroquí.

[Actualización]. Mientras se ha insistido que el tuit fue repetido como un meme por cuentas de Twitter de personas con perfil político podemita, algunas personas me han señalado que el texto del tuit fue repetido por personas de ultraderecha que imagino lo habrán hecho de manera irónica. Una auténtica meme war.

Y así llegamos al tema que abordé aquí hace semanas: el traslado a Europa de migrantes por parte de buques fletados por ONGs que los recogen de manos de las mafias y los desembarcan en Italia. Dije que el asunto era una bomba de relojería y en este tiempo ha estallado: Italia ha impuesto un “código de conducta” a las ONGs y ha desplegado un buque militar en la costa libia, algunas ONGs se han retirado de la zona, las autoridades libias han decidido implicarse más, las autoridades italianas han mostrado la complicidad de una ONG con los traficantes de personas, etc. La cuestión que descubrí que la narrativa de ONGs y medios eran engañosa. Estos últimos habían adoptado la narrativa de las ONGs de forma acrítica, cuando fuera de España medios británicos o alemanes habían mostrado ya el asunto, que era fácil de comprobar mediante el Sistema de Identificación Automático (AIS en sus siglas en inglés) que, vía páginas como VesselFinder.com y MarineTraffic.com, nos permite saber qué pasa en la costa libia. Nuevamente, alguien decidió que las noticias sobre ONGS salvando vidas en el Mediterráneo era muy vendible y muchos se han aferrado a ella. De nuevo, lo importante no es la realidad. Lo importante es ser buena persona, tener buenos sentimientos y contar una historia positiva. ¿En cuántas cosas más nos están vendiendo la moto? Es triste decirlo. Pero estamos en la era de las Fake News.

La postverdad era esto

“Post-verdad” fue elegida por el diccionario Oxford como la palabra de 2016 pero sufrió el destino de la expresión despectiva “cuñado”. Resultó que todos pensaron “todo el mundo es un cuñado menos yo, que sé de lo que hablo”. Así, los periodistas se dedicaron a contarnos que Donald Trump era un mentiroso y sus seguidores vivían aislados del mundo en una burbuja informativa de medios que confirmaban sus prejuicios, como si eso no fuera algo que ya estuviera pasando. Traté el asunto en “La nueva post-verdad y las viejas mentiras”. Mencionaba entonces cómo la muerte de Fidel Castro nos daba un buen ejemplo de la clase de burbujas mentales con las que la gente opera. Pero el ejemplo de la Cuba comunista bien podría ser cambiado por la España de Franco. La conclusión es que eso de la “post-verdad” no era muy diferente a vivir autoengañado con la propaganda política de toda la vida.

Pero “post-verdad” tiene una característica que ya adelantó Stephen Colbert en 2005 cuando acuñó el término  “truthiness”. Se trata de que las convicciones se sustentan en emociones y sentimientos, no datos y hechos. La gente cree lo que siente que es verdad. El mundo se ha llenado de bien pensantes reconfortados en su creencia de estar del lado de lo correcto. He visto casos de periodistas españoles que cuando se les señala los errores, inexactitudes y omisiones en sus crónica o su análisis sobre la cuestión palestina muestran absoluta indiferencia porque consideran que hay una verdad de fondo en su sesgo anti-israelí. Así que si una crónica está llena de errores o mentiras es irrelevante porque le transmite una verdad absoluta al lector: los israelíes son unos hijos de la gran puta. No importa la noticia, sino la buena intención con la que se escribe.

Hace poco publiqué Una bomba de relojería en el Mediterráneo. Conté cómo me dio por indagar qué estaba pasando con la llegada masiva de migrantes a Italia vía Libia. Uno de los asuntos claves era la labor de las ONGs que han fletado buques para rescatar refugiados en el Canal de Sicilia. Y terminé encontrando que se dedican al traslado a Italia de migrantes desde la costa libia, operando en una franja estrecha de costa y muy cerca de las aguas territoriales libias. Publiqué algunas novedades en mi perfil de Twitter y en la página de Facebook de Guerras Posmodernas.

Pueden jugar ustedes mismos a ver qué pasa en la costa libia con MarineTraffic.com y VesselFinder.com

Creo que no había tocado un tema que generara tantas “sensibilidades”. Da igual lo que hayan mostrado la BBC o Der Spiegel. Da igual los datos del GPS y los informes de FRONTEX. La gente siente que la narrativa de las ONGs es la verdad. Pero hay un problema en ese paradigma posmoderno de la construcción social de la realidad. Podemos elegir palabras no hirientes para designar a colectivos. Y así hacemos el mundo un poco mejor porque hay personas que dejen de sentirse heridas. Pero si decidimos esconder los problemas y construir una narrativa alternativa porque sentimos que es verdad, sólo estamos escondiendo los problemas. Por eso lo titulé Una bomba de relojería en el Mediterráneo“.

 

La nueva post-verdad y las viejas mentiras

Las elecciones estadounidenses pusieron de moda un término: la post-verdad. Donald J. Trump pareció inmune a cualquier comprobación de la veracidad de las afirmaciones (fact checking) que lanzaba como candidato a la presidencia de los Estados Unidos. El asunto generó consternación porque Trump se equivocaba de cabo a rabo o mentía como un bellaco, pero eso no parecía afectar su popularidad ni su apoyo electoral. En el Reino Unido sucedió que tras el referéndum sobre la permanencia en la Unión Europea los defensores del BREXIT reconocieron que uno de los argumentos de su campaña no era verdad.

Facts don't matter
Joe Dator en The New Yorker.

El asunto ha generado una avalancha de reflexiones y análisis. Porque si la realidad queda al margen del debate político, el debate político queda en mano de demagogos y fanáticos. Y el asunto tiene lugar precisamente ahora que las redes sociales permiten la difusión instantánea de información. Frente a las imágenes románticas de Internet convirtiéndose en una fuente de información accesible para las masas, resulta que ahora asistimos a que la gente vive en burbujas informativas. Se acude a Internet no para formarse una opinión, sino reforzar la ya existente. La gente visita sitios de noticias, blogs y muros de Facebook para confirmar su punto de vista y reafirmarse en él comentando con afines (echo chamber).

En Buzzfeed descubrieron que los sitios de noticias partidarios habían obtenido más repercusión en las redes sociales durante las pasadas elecciones que los medios tradicionales. Y que esos medios habían difundido informaciones y noticias que resultaron ser falsas, equivocadas o bulos en una proporción apreciable. De hecho la creación de contenido partidiario falso y sensacionalista ha resultado ser un peculiar nicho de mercado explotado por un grupo de adolescentes macedonios, cuyos sitios de noticias falsas resultaron tener un éxito considerable. Esto es, aplicaron el “clickbait” al terreno político. El sesgo de confirmación y las redes sociales hicieron el resto.

Posiblemente la sorpresa provocada por el triunfo de Trump y el BREXIT ha generado todo este debate sobre la post-verdad y las noticias falsas difundidas en las redes sociales. Y los analistas políticos se han lanzado a escribir sobre el nuevo filón mediático. Pero hay algo de déjá vu en este debate. Cuando leí que el diccionario Oxford había elegido “post-verdad” como la palabra de 2016 recordé inmediatamente como la expresión “truthiness”, acuñada por Stephen Colbert, había sido elegida como la palabra del año en 2006 por el diccionario Merriam-Webster. Colbert la había lanzado en 2005 en su programa The Colbert Report, en el contexto de la presidencia de George W. Bush para dar a entender aquellas creencias que surgían de la convicción personal más que de los hechos y la racionalidad. El propio Colbert señaló hace un par de semanas como el debate sobre la post-verdad era un remedo del concepto que había lanzado en su momento.

Y en esto llegó la muerte de Fidel Castro y las redes sociales se llenaron de furibundos defensores del legado político del dictador. Defensores ubicados a miles de kilómetros de Cuba y con un supermercado bien surtido cerca, por supuesto. El repaso a las tonterías y lugares comunes dichos daría para una entrada de blog bien larga. Que si la dignidad del pueblo cubano, que si la educación, que si la sanidad… Conociendo cómo es la vida allí para el cubano corriente se puede calibrar las tonterías que se cuentan desde la distancia.

La gran ironía es que los argumentos usados para defender el castrismo resonaban a los que uno puede encontrar en la página de la Fundación Francisco Franco. (Personalmente no soy nada fan de dictadores de origen gallego que llegan al poder por las armas, gobiernan durante décadas, condenan el país al atraso y mueren en la cama sin pagar por su crímenes). Así que las mentiras como argumento político no es nada nuevo. Cuba es el perfecto ejemplo de cómo una causa política es defendida con una montaña de mentiras por personas que viven en su personal burbuja ideológica.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar