Fabricando nacionalistas

Ayer leí el hilo que abrió en Twitter una chica de origen indio, que ahora no encuentro, explicando en inglés la cuestión catalana. Contó una anécdota sucedida hace tiempo. Caminando por Barcelona pasó a su lado una siniestra furgoneta de la policía española con cristales oscurecidos y policías con cara de odio. Sus amigos catalanes quedaron temblando de miedo y angustia, tal es el estado de terror que se vive en Cataluña. A partir de ahí explicó el origen franquista de la actual opresión española sobre Cataluña y explicó cómo España se convirtió en una democracia sólo de fachada tras la Transición. Su visión de las cosas que pasan en mi país me resultaron alucinógenas pero supongo que los españoles, como miembros del mundo desarrollado, estamos pagando la penitencia por haber ejercido de cuñados durante años explicando los asuntos de países lejanos. Es una sensación curiosa leer hilos de Twitter o artículos de opinión escritos por guiris ejerciendo de cuñados y contando de una forma torticera y maniquea la cuestión catalana en inglés a un público internacional Hasta ahora había visto a gente de los países más diversos quejarse del fenómeno, señalando la manía de los occidentales de explicar los problema de los países con brocha gruesa y malinterpretando la historia. Y efectivamente, deja de tener maldita gracia cuando se trata de tu país.

La anterior viñeta de Blower en el diario británico The Telegraph me parece el perfecto ejemplo de lo anterior y resulta de una ironía terrible. Blower representa a los independentistas catalanes con el miliciano republicano de la foto de Robert Capa. Un miliciano de la misma II República que aplastó militarmente en octubre de 1934 la proclamación del Estado Catalán. No vamos a esperar que los extranjeros que opinen sobre España estén familiarizado con la realidad y la historia española. Pero encontré en Twitter otro fenómeno. Aquellos extranjeros que trataban de explicar la cuestión catalana aportando contexto y perspectiva recibían la misma respuesta: da igual los matices, el contexto, la historia o el trasfondo. Ayer todo se reducía a una sola cosa. La policía española había golpeado a pacíficos ciudadanos y eso es lo único que alguien de Bélgica o Connecticut necesitaba saber.

El otro día escribí en “Leopards por la Diagonal” un párrafo que leído ahora resulta lamentablemente profético:

El independentismo necesita una confrontación que le permita vender al mundo el conflicto con el gobierno central encuadrado en una narrativa de la iniciativa democrática de todo un pueblo moderno y decidido enfrentado a la violencia represora del gobierno de un viejo país sin rumbo ni legitimidad. El independentismo necesita portadas de los diarios internacionales donde se vean caras ensangrentadas y desencajadas en lágrimas y dolor para que el ciudadano medio de cualquier país que no tenía opinión previa sobre el tema piense al ver las imágenes que la razón asiste al lado que es víctima de la violencia. Por eso las tácticas que debe emplear el gobierno son contraintuitivas: desescalar el conflicto para huir de situaciones que permita encuadrarlo en el marco narrativo de los independentistas

Como si fuera un mal chiste, el 1-O nos ha proporcionado precisamente eso que yo recomendaba el gobierno debía evitar. Ahora la pregunta es cómo se arregla esto, si es que tiene arreglo. En varias ocasiones traté aquí cómo la derecha nacionalista española ha ejercido tradicionalmente de bombero pirómano y ha fabricado independentistas:  “Lecciones yugoslavas para España” (4 mayo 2005), “Separatistas y separadores” (1 octubre 2012) y “Lecciones de la antigua Yugoslavia para España (y Cataluña)” (17 septiembre 2013).  Pero estos días hemos visto el fenómeno contrario. El pulso del gobierno catalán al gobierno español ha impulsado el sentimiento identitario español, con gente contando aquí y allá que le sorprendía ver por primera vez en su barrio la bandera española colgada de ventanas y balcones. Y aunque sean casos puntuales de conocidos, he visto por primera vez a gente reclamar un referéndum en toda España sobre la cuestión catalana para votar a favor de que Cataluña se marche de España. O directamente reclamar la independencia catalana. Pero no por solidaridad con la causa, sino por estar harto del nacionalismo catalán. Yo mismo me planteaba estos días si, olvidando por un rato el desastre que sería para Cataluña y el resto de España, la situación actual merece la pena ser sostenida por más tiempo.

El juego político en España ha seguido un ciclo perpetuo en el que los nacionalistas periféricos airean reclamaciones identitarias que el gobierno español termina por aplacar con medidas presupuestarias y algunas políticas de tipo simbólico. Y así hasta el infinito más allá. El modelo causó impresión aquí en Canarias y surgieron partidos decididos a imitar el modus operandi pero olvidando que la parte de las reclamaciones identitarias necesita ser creíble. Y ahí está el problema. Da la sensación de que el gobierno español ha creído que el nacionalismo periférico en España se mueve en el fondo por dinero y el truco para manejarlo será siempre negociar presupuestos, pasando por alto que los nacionalistas catalanes sí se han tomado en serio la cuestión identitaria.

Recuerdo el escándalo que causó aquellas palabras del ministro Wert sobre “españolizar” a los niños catalanes, como si una de las funciones de la escuela no fuera crear ciudadanos. Denunciaba recientemente el hispanista John Eliott en un carta al diario The Times la manipulación de la Historia en Cataluña con intereses partidarios. Y estos días me contó alguien que participó hace un par de años como voluntario en una competición infantil de robótica aquí en Tenerife que le asignaron asistir a un equipo catalán formado por niños de entre 10 y 15 años cuyos padres debían hacer de traductores porque tenían dificultades en expresarse correctamente en español.  Si Cataluña termina siendo un país independiente leeremos en el futuro que todo cambió este 1 de octubre. En realidad, todo empezó hace mucho tiempo.

 

 

Leopards por la Diagonal

En varias de mis estancias en Madrid el año pasado me llamó la atención que cuando surgía el tema de una potencial crisis en Cataluña, con civiles y militares presentes, los civiles mostraban su preocupación por la deriva de la previsible intervención de las fuerzas armadas mientras los militares descartaban por completo que les tocara jugar un papel en Cataluña. Llegué a la conclusión que los únicos que tenían claro el tema eran los propios militares mientras que los civiles andaban bastante perdidos sobre qué iba a hacer el gobierno ante el desafío independentista.

La idea de los carros de combate Leopard 2E del Ejército de Tierra rodando por la Diagonal es el sueño húmedo de los independentistas porque la imagen del uso de la fuerza militar en Cataluña sería una victoria mediática regalada a los independentistas.Ya lo dijo Jordi Turull: “Si su solución al 1-O es el tanque, ya hemos ganado”.

Hay quien ha aprovechado para hacer humor de la obsesión con los carros de combate. Tenemos en Twitter la cuenta Tancs A Diagonal? y su En El Mundo Today, que Julian Assange confundió con un medio serio, han estirado el tema: “Así son los tanques que evitarán el referéndum catalán“, “Mariano Rajoy descarta enviar los tanques a Cataluña debido al precio de los peajes” y “Cospedal visita el hangar de los tanques para acariciarlos y decirles “Pronto, mis niños, pronto”“.

Una búsqueda desesperada de épica para salir en la foto.

El independentismo necesita una confrontación que le permita vender al mundo el conflicto con el gobierno central encuadrado en una narrativa de la iniciativa democrática de todo un pueblo moderno y decidido enfrentado a la violencia represora del gobierno de un viejo país sin rumbo ni legitimidad. El independentismo necesita portadas de los diarios internacionales donde se vean caras ensangrentadas y desencajadas en lágrimas y dolor para que el ciudadano medio de cualquier país que no tenía opinión previa sobre el tema piense al ver las imágenes que la razón asiste al lado que es víctima de la violencia. Por eso las tácticas que debe emplear el gobierno son contraintuitivas: desescalar el conflicto para huir de situaciones que permita encuadrarlo en el marco narrativo de los independentistas. Por una vez, recomiendo leer las ideas de William S. Lind al respecto en su desarrollo del concepto de Guerras de 4ª Generación.

El alojamiento en el puerto de Barcelona de los miembros de las distintas Unidades de Intervención Policial (UIP) en un buque de la naviera italiana Moby Lines decorado con personajes de la Warner Bros. ha sido motivo de cachondeo en las redes sociales. Desde el lado independentista han tratado de presentarlo como una “humillación” para los policías alojados en él pero los chistes lo que han hecho ha sido convertir el despliegue masivo de antidisturbios llegados del resto de España en un asunto divertido.

Otro ejemplo, esta vez intencionado, de cómo enfrentar magistralmente una acción de protesta lo protagonizó un guardia civil de un Grupo Rural de Seguridad desplazado desde Sevilla hasta Cataluña. Montaron una cacerolada frente al hotel y salió al balcón donde arrancó por fandangos.

Quienes hacían ruido y estaban listos con el móvil grabando esperaban una respuesta airada que subir a las redes sociales. Pero la escena se convierte en cómica con el público gritando “ole” y hasta el que golpea la cacerola se para para escuchar.

Más allá de la política y el derecho constitucional, si el gobierno español quieren enfrentar con éxito el actual desafío independentista tiene que asumir que esta es una batalla por las opiniones públicas: de Cataluña, del resto de España y de fuera del país. Hace falta un portavoz que hable inglés con fluidez, un gabinete de prensa multilingüe y un equipo dedicado a dar respuesta a los bulos que circulan por las redes sociales. Pero sobre todo, una narrativa. Pero quizás para esto último haya que tener un proyecto de país.