Cómo a Internet le costó quince minutos resolver un misterio de doce años

El otro día estando trabajando de madrugada vi que C. J Chivers, un famoso reportero de guerra del New York Times publicó en su perfil de Twitter una foto de unos barriles con inscripciones en árabe y un código. Chivers pedía a sus seguidores de Twitter a modo de adivinanza si eran capaces de identificar qué era lo que mostraba la foto.

Inmediatamente interpreté la inscripción que no está en árabe sino ruso como “TG_02”. Contesté a C. J Chivers. Habían pasado sólo quince minutos desde que publicó su tuit. Y seguí con mis cosas.

Resulta que esos barriles fueron encontrados en unas instalaciones militares iraquíes en mayo de 2003. Se encomendó su custodia a una unidad estadounidense de reservistas, que encontraron los barriles goteando líquido y pájaros muertos a su alrededor. Los primeros en llegar al lugar empezaron a estornudar, llorar y vomitar. Fueron llevados con cierta alarma a un hospital de campaña porque sus síntomas coincidían con los de armas químicas.

Años después, los militares que entraron en aquel depósito desarrollaron problemas de salud. Uno de ellos, comenzó una batalla burocrática con el Departamento de Defensa para que le entregaran el expediente sobre los barriles. Finalmente, el subsecretario de defensa Brad R. Carson autorizó que el New York Times accediera al expediente.

tumblr_inline_nocjznKw8w1qd74g2_1280
Imagen vía C.J Chivers

Como ven, el informe original del 25 de mayo de 2003 dice “Fuel PR-02”. Es un error. En el barril pone “TG_02”. Si buscan “TG-02” y “fuel” en Internet encontrarán rápidamente que se trata de combustible para cohetes de origen soviético Tonka”, diseñado originalmente en la Alemania Nazi como R-Stoff y conocido también en la URSS como Tonka-250  y TG-02.

John Ishmay, un antiguo desactivador de explosivos de la U.S. Navy y veterano de Iraq que ahora es periodista freelance, tuiteó:

La verdad es que yo sólo me limité a transcribir un código del ruso. No busqué en Google qué podría ser. Ese trabajo lo hicieron otros lectores de C. J Chivers. Pero a partir de ahí, empezaron los retuits sobre cómo a C. J Chivers le llevó sólo 15 minutos obtener una respuesta correcta sobre qué aparecía en los barriles mientras que a los militares estadounidenses les llevó doce años caer en la cuenta del error.

-El reportaje sobre el incidente en Iraq, los problemas de salud de los veteranos y su lucha contra la burocracia de C. J. Chivers para el New York Times: “12 Years Later, a Mystery of Chemical Exposure in Iraq Clears Slightly”.
-El asunto del misterior resuelto en Internet contado por C. J. Chivers: “When Military Intelligence Earns the Punchline”.

6 thoughts on “Cómo a Internet le costó quince minutos resolver un misterio de doce años

  1. Hola, Jesús. Me parece genial esta historia y quisiera comentarla en mi blog (infoNico.com). ¿Te molestaría si lo hiciera? Si así fuera, no hay problema. De todos modos, te has ganado un seguidor.

  2. Pero la pregunta sigue siendo si ese material es nocivo para la salud y hasta que punto.

Los comentarios están cerrados.