Robert Gates sobre Rusia

Por fin he encontrado tiempo para leer Duty, las memorias del ex-secretario de Defensa Robert Gates. Haré cuando lo acabe una reseña del libro, porque el personaje lo merece y lo que cuenta define el papel en el mundo de Estados Unidos en la segunda mitad de la década pasada. Pero hoy quiero traer aquí algunos pasajes en los que habla sobre Rusia y que me parecieron relevantes para entender la Nueva Guerra Fría.

El secretario Gates (a la izquierda) escuchando a la canciller Merkel en la Munich Security Conference de 2007
El secretario Gates (a la izquierda) escuchando a la canciller Merkel en la Munich Security Conference de 2007

En 2007 al secretario Gates le tocó acudir a la Munich Security Conference, evento al que también acudió en aquella ocasión Putin, Merkel y el presdiente ucraniano. En su libro Gates cuenta:

Putin asked why the United States was creating frontline bases with up to 5,000 troops on Russia’s borders; why NATO was expanding aggressively toward a nonthreatening Russia; and why a missile defense system was being deployed in Poland close to the Russian border.

En otra parte del libro cuenta las peripecias del sistema de defensa antimisiles que Estados Unidos pretendía instalar en Polonia y República Checa junto con las conversaciones con Rusia al respecto. Así que había algo de retórica por parte de Putin al respecto. Pero lo interesante es la interpretación rusa de la expansión de la OTAN hacia el este.

NATO expansion was a political act, not a carefully considered military commitment, thus undermining the purpose of the alliance and recklessly ignoring what the Russians considered their own vital national interests.

La expansión de la OTAN hacia el este tuvo lugar durante el “momento unipolar” de Estados Unidos post-11S. La entrada de países como República Checa a la Unión Europea significaba su plena reincorporación a Occidente, algo inevitable en un país que había estado en el mismo centro intelectual y cultural de Occidente (Smetana, Dvořák, Kafka, Čapek, etc). Los países ex-comunistas renegaban de su pasado durante la Guerra Fría para homologarse como países modernos y democráticos atraídos por el ideal de Europa, algo que tendría un despertar algo amargo en casos como el de Eslovenia.

Soldados de Letonia (izq) y Estonia (dcha) en un ejercicio conjunto
Soldados de Letonia (izq) y Estonia (dcha) en un ejercicio conjunto

En el caso de las Repúblicas Bálticas se trataba de alejarse de la órbita de Moscú. Habían formado historicamente parte de la Hansa y tan pronto cayó la URSS estrecharon lazos con los países escandinavos. Estonia se volcó en las tecnológías de la información en su particular “Salto del Tigre” (Tiigrihüpe). Desde la perspectiva de Moscú era incomprensible que aquellas tres repúblicas se marcharan para crear tres “paisitos”. La misma clase de incomprensión que muestran los nacionalistas españoles con el deseo de aquellos catalanes que quieren formar su propio estado-nación. “¡Sin mí no eres nada!”. Haciendo más daño en la herida, aquellos países se lanzaron en brazos de Estados Unidos para garantizar su soberanía. Una maniobra defensiva que para Moscú se convirtió en “expansión agresiva”.

When I reported to the president my take on the Munich conference, I shared with him my belief that from 1993 onward, the West, and particularly the United States, had badly underestimated the magnitude of Russian humiliation in losing the Cold War and then in the dissolution of the Soviet Union, which amounted to the end of the centuries-old Russian Empire. The arrogance, after the collapse, of American government officials, academicians, businessmen, and politicians in telling the Russians how to conduct their domestic and international affairs (not to mention the internal psychological impact of their precipitous fall from superpower status) had led to deep and long-term resentment and bitterness. […] When Russia was weak in the 1990s and beyond, we did not take Russian interests seriously. We did a poor job of seeing the world from their point of view, and of managing the relationship for the long term

Creo que una gran diferencia entre Rusia y el resto de países ex-comunistas es que no hubo una ruptura con el pasado comunista, En Rusia no se disolvió el KGB y sus archivos fueron abiertos como sucedió con la Stasi o la Securitate. En el fondo, existió una “continuidad imperial” entre la URSS y la Federación Rusa que creo que a muchos se les escapa cuando hablan de “los fantasmas de la Guerra Fría”. No se trata de que Putin y la actual Rusia tengan reflejos propios de la época soviética, sino que existe una continuidad histórica entre el imperialismo zarista, el imperialismo soviético (que trató entre 1918 y 1940 de recuperar los dominios zaristas perdidos) y el nuevo nacionalismo ruso, que hasta el momento sólo ha podido desgajar fragmentos de otros países.

La conclusión es que Rusia orienta su relación con Occidente sobre agravios reales o imaginados, lo mismo da, que en Occidente fueron ignorados o minusvalorados tras la gran fiesta del fin de la Guerra Fría en la que supuestamente todos salieron ganando. La expansión de la OTAN se hizo para dar salvaguardas a países como Polonia y las Repúblicas Bálticas, generando un dilema de seguridad clásico. Las medidas defensivas de esos países para anclarse a Occidente fueron percibidas por Rusia como un amenaza. La gran pregunta es si la OTAN y la Unión Europea están dispuestas o si quisiera son capaces de cumplir sus compromisos ante una nueva agresión rusa a un país de Europa Oriental.

19 thoughts on “Robert Gates sobre Rusia

  1. Rusia, al igual que el Imperio Ruso y la URSS no es más que decadencia. Tengo la impresión de que el verdadero problema es que EEUU se ha cansado de ser el paraguas que cobijaba a Europa, y la Unión Europea no parece tener ningún tipo de estrategía geopolítica común.

  2. Sin entrar a valorar si los agravios que Rusia achaca a Occidente son reales o imaginarios hay un aspecto que hay que tomar en cuenta, es muy difícil de asimilar para un gran país la pérdida de influencia y peso político. Rusia, en la década de los 90, pasó de ser una de las dos superpotencias mundiales a ser un país en crisis y que veía reducida su influencia y control sobre otros países que hasta entonces se habían denominado “países satélites”.

    A lo que hay que añadir una gravísima situación económica interna. En ese contexto proliferaron magnates sin muchos escrúpulos, redes mafiosas, corrupción, etc. Como bien apunta el post, en Rusia no se desmantelaron organizaciones como la KGB ni sectores importantes del pasadoaparato político y militar soviético. Esto facilitó el ascenso al poder de los llamados “solivikis”. Putin es uno de esos silovikis.

    1. Rusia mantuvo y mantiene su “aparato soviético”.
      España mantuvo y mantiene su “aparato franquista”.
      EEUU mantuvo y mantiene su “aparato neoliberal capitalista”.

      ¿Nueva Guerra Fría? Ja…

  3. Si en un artículo no mencionas alguna comparación forzada sobre los “nacionalistas españoles”, lo mismo te da un chungo, no?

      1. Hombre Jesús, reconoce que no es muy afortunada la frase “La misma clase de incomprensión que muestran los nacionalistas españoles con el deseo de aquellos catalanes que quieren formar su propio estado-nación. “¡Sin mí no eres nada!”. Ni viene a cuento ni es comparable. Y lo mismo le digo a Wata: en España no hay ningún aparato franquista. Pero algunos os empeñais en mirar constantemente al pasado e intentar cambiar la historia. Pero volviendo al tema y partiendo de la base de que Putin no es ningún santo, la OTAN (EEUU) podía haber intentado una política mas integradora pero hizo lo contrario, intentar arrinconar a Rusia. Si, hay una continuidad histórica, pero no es lo mismo agravios reales, que los ha habido, o imaginarios, y ahí estoy de acuerdo con todo el comentario de MDII. Y a tu pregunta final, Jesús, creo que Europa ya tiene bastantes dificultades por una parte e intereses con Rusia por otra y que finalmente llegaran a un acuerdo por el que Ucrania quedará dividida. ¿Por qué crees que las tropas rusas no han entrado en Ucrania?. Está dando tiempo a una salida negociada, una vía de escape sin menoscabo. Ni a unos ni a otros les interesa un enfrentamiento. Ni cumplir a rajatabla con los compromisos. La gran perdedora: Ucrania.

        1. ” ¿Por qué crees que las tropas rusas no han entrado en Ucrania?. ”

          ¿Cómo que no han entrado? Se han quedado Crimea y se la han anexionado, y en el Donbas hay tropas, blindados y artillería del ejército ruso. Un T72B3 con Kontakt-5 y sistema de tiro Thales no es “capturado al ejército ucraniano” ni “adquirido en tiendas de caza”.

          1. Dejando aparte lo de Crimea, donde las tropas ya estaban allí, me refiero a una invasión de Ucrania, o al menos del Donbass en toda regla por parte del ejercito regular, no al uso que estan haciendo de las CPM, mercenarios o como quieras llamarlo. De todas formas, nos salimos del meollo del post de Jesús, donde me parece que quiere destacar los errores de los políticos, militares, académicos, etc. de EEUU con respecto a Rusia ocurridos en la segunda mitad del pasado siglo tras el colapso de la URSS. Lo que hicieron y cómo fue interpretado por Rusia.

          2. No sé si el mensaje va a salir por encima o debajo del tuyo, ya que no aparece el “Responder” bajo el último tuyo.

            En Crimea metieron muchísimas tropas, con las que había desplegadas no tenían suficientes para tomar el control del territorio. De hecho empezaron mandando contratistas para tomar el aeropuerto y permitir la llegada de varios Il76 desde Rusia.

            En el Donbas hay mercenarios, cosacos, chechenos a sueldo del FSB, grupos extremistas de todo tipo, empresas privadas vinculadas al conglomerado de industrias de defensa rusas, unidades de operaciones especiales tanto del FSB como del GRU… y además de todo eso, hay tropas regulares. Los Smerch, Grad y Toschka no los manejan separatistas con un curso de 2 semanas en Rostov, ni hay unidades de T72 en los regimientos Spetsnaz… Ucrania ya ha capturado soldados regulares rusos, incluidos chavales de 18 y 19 años que estaban haciendo el servicio militar.

            Si, nos salimos del meollo, pero es que el meollo implica que Rusia va a hacer lo que salga de las narices en base a… ¿a qué? ¿poder cargarse un país y quedarse trozos del mismo aduciendo que en los 90 las pasaron putas? que hagan limpia en casa, que son los mismos (Putin no fue más que un “solucionador de problemas” para Chubais y la mafia-política de San Petersburgo) los que saquean el país ahora que cuando Yeltsin.

  4. Hombre, yo creo que el expansionismo de la URSS, tiene más que ver con la visión universal del comunismo y su expansión que con la visión patrimonial de los Romanov…. Los motores culturales del expansionismo eran diferentes. Por lo demás yo creo que Putin se está demostrando ser un perfecto aparatchik del KGB… Crea problemas, se aprovecha de los errores ajenos, y lo cocina en varios niveles…. Todo para desnivelar a sus “enemigos” y volver a la situación de seguridad qué la doctrina estratégica rusa clásica siempre ha deseado… Profundidad estratégica… y varios escalones seguros desde donde poder intervenir… En cuanto a la decadencia Rusa… Más bien tendríamos que pensar quien no está en decadencia… y quien tiene un cielo totalmente despejado en su
    perspectiva…

    1. Repasa los conflictos armados, guerras y acciones ofensivas de la URSS en el período 1918-1940. Verás que el objetivo de Moscú en ese período fue recuperar las fronteras del antiguo imperio zarista.

      Luego, tras la Segunda Guerra Mundial, creó una constelación de países satélites para dotarse de profundidad estratégica frente a Occidente. Lo cual no quita que hubiera elementos ideológicos en poner gobiernos afines en la Europa Oriental.

  5. Sería interesante mirar mapas y comparar hasta donde llegaba el imperio ruso en 1914 y hasta donde llegó el imperio soviético. Porque en ciertos sentidos el soviético llegó más lejos que el ruso, pero siguieron por ejemplo sin llegar a mares cálidos. O Finlandia, que una vez separada de Rusia no volvió al redil.

  6. Que la OTAN crece hacia la frontera es un hecho, y es una amenaza para Rusia. Ellos lo consideran así y yo veo lógico que lo hagan. Es normal que se cabreen.

    Aunque la realidad es que la OTAN es papel mojado. Dudo mucho que EEUU y los demás aliados se metan en una guerra contra Rusia por que Rusia agreda de alguna forma a Estonia (por ejemplo).
    Dudo que la sociedad americana aceptase mandar a sus hijos a morir por asuntos de un país que no saben ni dónde está… Distinto era Afganistán e Irak donde se supone que luchaban contra los terroristas que hicieron posible el 11S.

  7. Yo creo que mucho del comportamiento ruso moderno se puede rastrear en las fuentes religiosas del cristianismo ortodoxo, incluso durante el período comunista. No es casualidad, que los movimientos revolucionarios y nihilistas que terminaron haciendo pedazos al Imperio Ruso, fueron dirigidos contra la familia Romanov, odiada profundamente por los sectores más tradicionalistas debido a su obsesivo sueño de integrar Rusia en la modernidad europea, y culpados de instaurar el capitalismo y la corrupción liberal (pagana) en suelo cristiano. Rusia jamás ha sido un Estado Nación porque jamás ha sido una sola, de ahí que los lideres políticos hablen de las diferentes rusias, incluso cuando se refieren a los territorios conquistados a la fuerza. Cualquier nacionalismo que pretendiera definir Rusia simplemente la volatizaría.

    Junto con Estados Unidos, Rusia es el país más mesiánico que uno se pueda imaginar. Si lees a sus filósofos, teólogos y literatos te das cuenta de eso. Además de llamarse los defensores de la fe cristiana en Europa y del viejo orden feudal durante la Santa Alianza, han llamada a la liberación de Constantinopla, a la guerra contra los turcos en el Caúcaso, ha realizar el destino euroasiático de Rusia como puente entre Asia y Europa, a la lucha contra el anti-cristo y el regreso a la edad media, etc…

      1. Exacto, muchos tradicionalistas europeos esperan que Rusia se convierta en la Tercera Roma que avistó Filoteo y que Solovief denominó una “Tercera Fuerza” superadora de las fuerzas que la precedieron: el Islam y la Europa neo-pagana. Por eso mucho de lo que sucede en Ucrania hoy en día esta conectado con el mesianismo ruso, pues la cuenca del Donbass es uno de los primeros territorios arrebatados a los infieles musulmanes, que en ese entonces lo dominaban (de ahí que posteriormente fuera poblado con rusos e inmigrantes ingleses, alemanes e italianos).

  8. Utilizas en tu texto un término que a mi entender es clave. Hablas de humillación. Tendimos a racionalizar en exceso las circunstancias humanas y nos olvidamos de que, tras muchas decisiones, se esconden fundamentalmente argumentos humanos irracionales. La vanidad, la humillación, la envidia, la nostalgia o incluso el amor han sido más trascendentes en la historia que la estrategia económica, la gestión de poblaciones, el análisis histórico o el equilibrio estratégico. Paco se queja de tu manipulación forzada sobre los “nacionalistas españoles” y, aunque pueda tener razón en el error de equiparar contextos siempre distintos, se equivoca totalmente al ignorar que al final los humanos somos iguales en todas partes. Que la misma nostalgia rusa de su imperio es la que padece España, que es la arrogancia burguesa de Mas y Mas-Colell la que se enfrenta a vanidad nostálgica de Rajoy, que la envidia se encuentra en todas partes, y que, pese a todo, el amor, como bien explica Ruiz Domenech, fue el factor clave que desde el reinado de Alfonso II (r. 1164-1196), contribuyó a la configuración de Europa.

  9. Lo de agravios imaginarios es, como minimo, dudoso. La agresion es real, existe y Occidente lo ha reconocido en inumerables publicaciones. Basta leer “El Gran tablero mundial”.
    Por el tono parece que habria una reaccion sentimental e irracional rusa, producto de su nostalgia imperial, al lado de un occidente que expandio la otan un poco por inercia, casi sin quererlo, siempre racionalmente.

Los comentarios están cerrados.