Un almirante detrás de la fulgurante ofensiva francesa en Mali

La fulminante intervención francesa mediante tropas desplegadas en Chad, Burkina Faso y Costa de Marfil detuvo la ofensiva yihadista el pasado mes de enero en Mali. A continuación vimos una contraofensiva francesa en la que dos columnas formada cada una por un Grupo Táctico Inter Armas (GTIA) avanzaron por carretera desde Niono hasta Timboctú y desde Sévaré hasta Gao (en azul en el mapa). Fuerzas paracaidistas tomaron el aeropuerto de Timboctú y fuerzas especiales tomaron el aeropuerto de Gao mediante un asalto helitransportado, anticipando la llegada de las columnas móviles.

ofensiva

En aquella segunda fase de la Operación Serval no hubo verdaderos combates. Las fuerzas francesas se limitaron a localizar los edificios ocupados por los yihadistas y sus vehículos, perfectos blancos estáticos, para atacarlos desde el aire con armamento inteligente. En esas condiciones, fijados al terreno y por tanto perfectamente localizables, las fuerzas irregulares yihadistas perdieron toda ventaja respecto a las fuerzas convencionales francesas. La respuesta des las fuerzas yihadistas fue no plantar batalla y realizar una “retirada estratégica” hasta la zona montañosa del Adrar de los Iforas, en pleno territorio tuareg. Oportunamente el Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad se desentendió de su alianza con los yihadistas y tomó los núcleos urbanos a la espera de la ofensiva francesa.

La batalla por las montañas del noreste de Mali parecía que iba a tomar tiempo hasta que las fuerzas francesas aseguraran las ciudades del “bucle del Níger”, la curva que traza el río hacia el norte. No en vano, Gao ha sufrido dos asaltos de fuerzas yihadistas tras ser liberada. Pero el siguiente movimiento francés rompió la lógica de avances lineales para plantarse en Tessalit mediante una infiltración de fuerzas especiales que permitió la toma del aeropuerto y el desembarco allí de refuerzos, mientras una columna franco-chadiana llegaba por su parte a Kidal. La ruta de escape hacia la frontera argelina y el refugio en el macizo de Ahaggar quedó cortado.

Las fuerzas yihadistas esperaban una campaña larga que permitiera consolidar su bastión en el valle de Ametettaï, a 50 kilómetros de Tessalit. Pero aquí nuevamente las fuerzas francesas demostraron su conocimiento de la guerra en el desierto. Los inmensos espacios de las zonas desérticas están recorridos por rutas invisibles que conectan los oasis y pozos de agua que actúan de nodos. La vigilancia continua de esos puntos permitió machacar con aviación y artillería las concentraciones de yihadistas. La imprevista ofensiva francesa obligó a los yihadistas a romper el silencio radio y salir a las ondas para pedir instrucciones y coordinarse, permitiendo su ubicación mediante medios SIGINT.

El bastión en el valle de Ametettaï fue atacado desde dos ejes de avance con medios motorizados. Uno por el sur, empleado por un GTIA francés creado entorno al 1er Regimiento de Infantería de Marina, y otro por el oeste, empleado por fuerzas chadianas. Inesperadamente los yihadistas se encontraron una tercera fuerza desde el norte que había atravesado las montañas de forma sigilosa caminando día y noche. Se trataba del GTIA compuesto por fuerzas del 2º Regimiento Extranjero Paracaidista y el 1er Regimiento de Cazadores Paracaidistas.

El considerable esfuerzo físico bajo mucho calor realizado por las tropas paracaidistas provocó una treintena de bajas por golpes de calor. Pero la Operación Pantera resultó un éxito y el bastión yihadista cayó. Las fuerzas francesas y chadianas se encontraron con huertos y enormes arsenales, lo que probaba la intención de los yihadistas de resistir por largo tiempo. Bajo los árboles y ocultas en grandes trincheras aparecieron gran cantidad de vehículos, varias piezas de artillería D-30 de 122mm., varios cañones anticarro D-44 de 85mm. y hasta un bulldozer. Además, entre el material capturado a los yihadistas aparecieron las primeras pruebas del trasiego de armas de los arsenales de Gadafi hacia Mali.

Según Jean-Dominique Merchet, el éxito francés hemos de atribuírselo al almirante Edouard Guillaud, comandante del Estado Mayor de las armas francesas desde el 25 de febrero de 2010. Merchet señala que como marino se ha encontrado con la difícil tarea de dirigir el repliegue francés de Afganistán o una guerra tan lejos del mar como la de Mali. Pero precisamente apunta a los símiles entre la guerra naval y la guerra en el desierto, que ya señalara T. E. Lawrence, que habrían servido al almirante Guillaud para plantear un plan de guerra no lineal, moviendo sus fuerzas por el Sahel como barcos en un océano en busca de la flota enemiga: “En el mar, es muy difícil de obtener el contacto con el enemigo, pero cuando tienes el contacto no lo sueltas”

Queda todavía mucho hasta ver el fin de la presente crisis en Mali. Queda encontrar una solución política a la cuestión tuareg además de reconstruir el ejército y la democracia malienses. Pero los franceses ya han escrito unas cuantas páginas notables de historia militar.

5 thoughts on “Un almirante detrás de la fulgurante ofensiva francesa en Mali

  1. Te sigo, pero este artículo, que lo vi anunciado, es insuperable, tengo una cosa para tí

  2. Buenísimo resumen. Claro, preciso y conciso. Te felicito. Te recomiendo una inmedita versión en inglés.

  3. fue brillante la campaña de las tropas francesas en mali , sobre todo la actuacion del grupo paracahidistas integrado por la unidad de elite de la legion el, 2 REP , Y EL 1 RCP , en la batalla de isfoghas en donde francia solto a “los perros de la guerra” , o sea los paras y legionarios , desde argentina un saludo….

Los comentarios están cerrados.