“The Devil We Know” de Robert Baer

Mi redescubierto interés por Irán tras el viaje a Israel me ha llevado a leer “The Devil We Know” de Robert Baer, autor del estupendo “Soldado de la CIA” e inspirador del guión de la subvalorada e incomprendida película “Syriana”.

Baer considera a Irán una potencia regional triunfante y emergente incomprendida por Estados Unidos y con la que Washignton tendría que alcanzar un entendimiento. Caracteriza al de Irán como un régimen altamente ideologizado pero más allá de la retórica disimuladamente pragmático. Me parece interesante como destaca el peso del nacionalismo y las aspiraciones “imperiales” de Irán en Oriente Medio, algo que en la mirada occidental hacia el mundo se pasa por alto en países con regímenes fuertemente ideologizados como Cuba o China.

Según Baer las invasiones de Afganistán e Iraq lo único que han logrado es desestabilizar dos países vecinos de Irán y crear las circunstancias para la extensión de la influencia iraní en ambos. El libro dedica gran espacio a ello y me hizo echar en falta a temas más candentes, como las ambiciones nucleares de Irán. Se nota un libro orientado al público estadounidense, de ahí que a veces sea tan “didáctico” y lleno de comentarios “cuando yo era agente de la CIA” que a veces logra casi sonar a batallita del abuelo cebolleta.

Aparte de recomendar una acercamiento realista y pragmático a Irán la segunda tesis más destacable y polémica del libro es su caracterización del mundo árabe suní. Baer considera a las sociedades árabes como altamente disfuncionales y sus regímenes aliados de Occidente poco fiables. Señala el constraste entre el terrorismo de estado iraní, instrumento de su política exterior, y el terrorismo yihadista tan impregnado de nihilismo. Algo interesante si ponemos este libro al lado de “The Secret War With Iran”.

4 thoughts on ““The Devil We Know” de Robert Baer

  1. No he leido el libro, pero vi la película Syriana. Considero que el autor da una espeluznante y detallada descripción de un mundo moderno en el que la política obedece a los intereses de las grandes empresas. La trama es impactante, y es desespeante ver cómo un emir árabe designa a un hijo torpe como su sucesor, cuando su otro hijo tiene grandes planes y habilidades, sólo por su alianza con un consorcio. Muy recomendable.

  2. Siempre me resultó curioso que de “regímenes” como los de Cuba o China se señale que están fuertemente ideologizados pero nunca se haga lo mismo con los “regímenes” capitalistas. Parece que defender el mercado es menos ideológico que defender la intervención estatal.

Los comentarios están cerrados.