Yo sobreviví a la inaguración de la T4

Días antes de volver a Madrid descubrí con resignación que mi vuelo tendría lugar el día de la inaguración de la nueva terminal de Barajas, la T4. El día del viaje en el mostrador de facturación tenían un folleto que parecía un curso CEAC. Sólo para entrar en calor. Por suerte, había leído en el anuncio de aeropuerto, la terminal satélite de la T4, la T4S, sólo era para vuelos intercontinentales así que me iba a evitar un lío mayor.

Como no podía ser de otra manera mi vuelo, nacional, aterrizó en la terminal T4S. A partir de ahí, como un ratón en un laberinto. Pasillos, escaleras, escalera, pasillos y escaleras hasta llegar a un andén con una especie de metro sacado de “Desafío Total”. Tras la espera y entrar, una vocecita anunció la salida inminente. Todo muy automático. Pero como la gente no paraba de subir, las puertas automática no terminaban de cerrarse al tropezar una y otra vez con pasajeros. Hacían por cerrarse, retrocedían y volvían a abrirse. Hasta que no pudo subir nadie más. A pesar de los horarios, el trenecillo podría haber estado así media hora si la gente hubiera subido una a una.

Ya en la T4 (parece el nombre de un Terminator malo), a buscar la salida. Hasta ¡por fin!, salir a la calle. Error. Allí no había autobús que me llevara a la Terminal 2, donde está la conexión con el metro. Tenía que haber salido por otra salida, que evidentemente no tenía ninguna señalización que especificara que por allí se iba al autobús que lleva a las otras terminales. Pregunta tonta. ¿Por qué sin tener ni idea de holandés en Schipol siempre encontré todo a la primera, y en Barajas siendo español me he perdido varias veces?

Pero seguimos en esa salida que llevaba al autobús que conecta terminales. Era una especie de puente, con varias escaleras mecánicas de subida. ¿Y para bajar? Sólo era cuestión de seguir la lógica enrevesada del que diseñó el aeropuerto. .¿Sería aquella escalera angosta, sin señalizar y escondida en una esquina? No podía ser de otra forma. Suspiro. Por fin estaba en el autobús lanzadera que une las terminales. Tras unas vueltas extrañas, con pérdida de cobertura incluída (si que lleva a sitios perdidos la conexión de marras), miré el reloj. Hacía 40 minutos que mi avión había tocado tierra. Y aún no habíamos llegado a ninguna terminal. Paramos en la T3. Paramos en la T1. Paramos en la T2. Cuando llegué al andén de Metro no quise ni mirar la hora.

Ahora hagamos mentalmente el recorrido opuesto. Una hora, si tenemos suerte en los transbordos, desde mi casa al aeropuerto de Barajas. Una hora desde que bajas del metro hasta el avión. Pero si vamos a salir en avión hemos de pasar por facturación y buscar la puerta de embarque. ¿Cuánto? ¿Media hora? ¿Tres cuartos, con suerte? A eso añadamos que por ejemplo Iberia cierra sus vuelos 50 minutos antes de la salida. Eso significa que para coger un vuelo nacional en la nueva T4 he de salir cuatro horas antes de mi casa. En comparación, desde la estación de Cercanías más cercana a mi piso hasta Atocha se tardan diez minutos. Eso me da una idea. ¿Para cuándo el AVE a Canarias?

6 thoughts on “Yo sobreviví a la inaguración de la T4

  1. Yo también sobreviví a la T4! Aunque también pasé mis aventuras…

    En concreto, la torre de control mandó a mi avión al aparcamiento (tanta terminal nueva para terminar con el autobús por medio de la pista, me dije yo). Desgraciadamente, la plaza de aparcamiento estaba ocupada, como si se tratara de un pàrking en pleno centro de Madrid en època de rebajas, por lo que la torre de control siguió dirigiendo al avión hacia otros sitios… Hasta que terminamos en un callejón sin salida, con la nueva terminal a la izquierda y la carretera a la derecha, y tuvimos que ser remolcados para poder salir!!!

    Por suerte, encontré mi salida con más facilidad.

  2. No hombre no, no lo has entendido. Se trata de un viaje iniciático, una auténtica prueba de iniciación antes de pasar a los arcanos mayores. Mira tu interior, esa seguridad en tí mismo que has conseguido al superar este trance, y que ha te preparado para poder superar otras cosas que ahora, en comparación te parecerán minucias, como subier al Naranco estos días en camiseta y cositas así. ¡Animo! ¡Ya no hay nada que se te resista!

  3. Me estoy poniendo malo, porque antes o depsués me va a tocar estrenar la T4 (más pronto que tarde…). ya he encargado un GPS pero no sé si funcionará en entorno aeroportuario, porque… la T4 esta en el aeropuerto ¿no?

  4. La T4 es una terminal de Barajas. Vamos, que no te llevan a ningun otro aeropuerto. El problema es ahora moverse dentro de Barajas. Con la T4 y la T4s donde el diablo perdio los calzones…

Los comentarios están cerrados.