¿Abandonó Asia el mundo de las guerras posmodernas?

Una de las tendencia claras en las dos décadas de postguerra fría (1991-2011) fue el descenso de conflicto interestatales. Si consideramos como un caso aparte las intervenciones de EE.UU. y sus aliados en Bosnia Herzegovina (1996), Kosovo (1999), Afganistán (2001), Iraq (2003) y Libia (2011), encontramos un número anecdótico de casos. Como en el caso del glaciar de Kargil entre Pakistán e India o el Alto Cenepa entre Ecuador y Perú, los conflictos armados tuvieron como motivo una estrecha porción de frontera mal delimitada y los países contendientes limitaron el alcance del enfrentamiento no empleando todo el potencial de sus fuerzas armadas.

Kargil 1999

Se puede atribuir esa caída en los conflictos armados entre estados a la mayor interdependencia económica entre países debido a la globalización, al aumento de las democracias en el mundo, a los procesos de integración regional que generan mecanismos de confianza y resolución de conflictos, etc. Si hiciéramos un desglose geográfico de fenómenos encontraríamos que el tipo de conflictos que podemos caracterizar como “guerras posmodernas” son una absoluta mayoría en Iberoamérica y África Subsahariana. En el extremo opuesto tenemos la subregión Asia-Pacífico, donde en torno a los mares de la China meridional y la China oriental existen una serie de conflictos netamente modernos, rivalidad entre estados por la posesión de territorio (islotes) en los que se pone en juego el “orgullo nacional”, que son el contexto de una carrera de armamento naval bastante interesante. Véase por ejemplo el desarrollo de la clase Dokdo de la armada surcoreana o la clase Hyûga de la armada japonesa. Personalmente creo que lo que allí sucede es una “crisis adolescente” según los países de la zona van adquiriendo autoconciencia de su lugar en el mundo y han alcanzado una riqueza que ahora les permite gastar más en sus fuerzas armadas. No en vano, la mayoría de los países en torno a esos dos mares encajan en alguno de los acrónimos que designan los “países emergentes” (BRIC, MIST, CIVETS, países 3G…)

 destructor AEGIS de la armada surcoreana
En primer plano, un destructor AEGIS de la armada surcoreana

Mirando con la perspectiva del tiempo no creo que las rivalidades en Asia-Pacífico invaliden el modelo de las Guerras Posmodernas. Creo, más bien, que de reescribir el libro como tengo intención de hacer, señalaría esa región del planeta como una zona de conflictos netamente modernos, léase del siglo XIX, pero que en el fondo no dejan de estar sometidos a dinámicas actuales, como los procesos de integración regional y la interdepedencia económica. Pero entonces, llegamos al caso de Corea del Norte.