Las Guerras Toyotas según el teniente coronel Frías Sánchez

Una de las ventajas de escribir para el público español es que uno encuentra un tema relevante, se duerme en los laureles y no viene nadie a pisártelo porque somos cuatro gatos en el mundo de la seguridad y defensa. Pero hay excepciones.

El tema de las “Guerras Toyota” del Chad (1986-1987) me fascinó desde que leí sobre ellas, recién derrotadas las tropas libias, en el suplemento dominical Antena Semanal que acompañaba al Diario de Avisos, el periódico local que se leía en casa. Muchos años después, me encontré un montón de información en un artículo de Tom Cooper en acig.info, que luego terminaría volcada en el libro Libyan Air Wars. Part 3: 1986–1989. Y de ahí, nuevamente a un artículo de Tom Cooper en la revista del ejército austriaco en 2009 titulado “45 years of Wars and Insurgencias in Chad“. Esas y otras lecturas me sirvieron de inspiración para escribir “Swarming en el desierto” allá por 2011 o más recientemente “De la guerra nómada en los océanos de área del Sahel a la guerra en red” en 2018. Mientras tanto, tuve la idea de volcar todo eso en papel en artículo para la revista Ejército del Ejército de Tierra. Pero he ahí que mientras todos esos proyectos dormían en el disco duro, alguien se me adelantó: el tenientel coronel Carlos Javier Frías Sánchez [nota: en fecha posterior a la publicación de sus artículos he visto que ha ascendido a coronel]. Y nada menos que con dos artículos.

Soldados chadianos en la batalla de Fada (enero 1987). (Photo by Raphael GAILLARDE/Gamma-Rapho via Getty Images)

El artículo “La guerra de los Toyota” fue publicado en la revista Ejército nº906 de octubre de 2016.. Fue merecedor del premio al mejor artículo en los premios “Revista Ejército” de 2017. Arranca narrando el ataque chadiano sobre la base libia de Fada el 2 de enero de 1987 y comparándolo con el ataque contra la base de AMISOM en El Adde del 13 de enero de 2016.

A partir de ahí, el artículo explica las Guerras Toyota hablando de movilidad y potencia de fuego, el carácter nómada de las fuerzas y el empleo de tácticas de swarming: la dispersión durante la fase de acercamiento del objetivo para concentrase sólo antes del ataque. El teniente coronel Frías Sánchez menciona que “emplean el terreno como los navíos el mar”, una comparación hecha ya entonces por Lawrence de Arabia, y menciona también los “ataques de decapitación”, aunque sin nombrar el concepto de “rezzou” o “razzia”. Llegados a este punto el artículo no habla ya de “Guerras Toyota” sino de “fuerzas Toyota” para referirse a cualquier conflicto donde se usen vehículos todoterrenos con armas colectivas en la caja trasera. Esto es, los “technicals”.

Y es que estaríamos hablando de dos cosas. Una cosa son las tácticas de guerra nómada, con largos raids a través del desierto del Sáhara o la sabana del Sahel como Chad y Sudán. Y otra cosa es el empleo extendido de todoterrenos civiles con armas colectivas a modo de Fire Support Vehicle. En cualquier caso, el artículo habla de la extensión del uso de vehículos todoterreno 4×4 armados a Mali, Sudán, Somalia y República Centroafricana.

El artículo termina con una reflexión sobre la relevancia de este tipo de tácticas, poniendo como ejemplos la toma del poder en República Centroafricana por parte de la fuerzas rebeldes en 2013 y la rendición negociada de fuerzas sudafricanas el 23 de marzo de 2013 en Bangui. A partir de ahí se pregunta si las fuerzas ligeras que los países europeos están instruyendo en lugares como Mali, República Centroafricana y Somalia para establecer guarniciones y proteger el territorio son las más adecuadas para enfrentarse a las “fuerzas Toyota”.

El segundo artículo del teniente coronel se titula “El tiburón en el mar: los Toyota en el desierto” y fue publicado por la revista Ejército en su número 935 de marzo de 2019. El artículo arranca diferenciando el empleo de “fuerzas Toyota” en lugares como Chad y Mali con su uso en lugares como Kenia y República Centroafricana.

Mercenarios en la Crisis del Congo (1967). Foto vía Reddit.

El artículo no lo menciona, pero el empleo de todoterrenos con armas colectivas no fue algo novedoso en África con la guerra del Chad. Antes de las Toyota Wars, tuvieron lugar los grandes raids del Frente Polisario a finales de los años 70. Y antes de eso, los mercenarios europeos emplearon vehículos Jeep Willys en el Congo en los años 60. Así que su presente uso en lugares tan diferentes como las arenas del norte de Mali, las zonas de sabana de Somalia o el bosque tropical de la República Centroafricana tuvieron antecedentes décadas atrás.

Este segundo artículo vuelve a presentar una caracterización de las “fuerzas Toyota” y de los ejércitos africanos. El planteamiento del teniente coronel Frías Sánchez es que la organización de los ejércitos africanos a imagen y semejanza de los europeos es un error ante la circunstancias locales, ahondando en lo presentado en el artículo anterior. Da bastante que pensar en el caso de Mali.

A continuación habla de la guerra en el desierto y toma las lecciones recogidas por el general alemán Alfred Toppe en una obra publicada por el ejército estadounidense en Desert Warfare: German Experiences in World War II. Llega a la conclusión de que las “fuerzas Toyota” cumplen las recomendaciones y lecciones presentadas por el general Toppe.

Por último, el segundo artículo del teniente coronel Frías Sánchez trata de recoger las flaquezas de las “fuerzas Toyota” con el propósito de poder combatirlas más efizcamente.  A saber:

  • vulnerabilidad ante el poder aéreo
  • vulnerabilidad en el desierto ante los sensores SAR
  • armas de menor alcance que las de los ejércitos regulares (cañones de carro, misiles anticarro, artillería, etc)
  • logística limitada
  • capacidades defensivas limitadas
Sistema SLAR instalado en el lateral de un C-130 marroquí. Foto: Keith C. Svendsen.

Curiosamente el caso del Frente Polisario es mencionado por primera vez en estos dos artículos para hablar del muro construido por Marruecos en el Sáhara Occidental, como ejemplo de estrategia para frenar a las “fuerzas Toyota”. La última recomendación del teniente coronel Frías Sánchez es “la adopción de tácticas ofensivas contra este tipo de fuerzas” y “desarrollar una doctrina específica de combate en el Sahel”.  Así, merece la pena ver a las fuerzas francesas en Níger montadas en Toyota Land Cruiser serie 70 en la frontera de Níger y Mali.

Los dos artículos, que enlacé más arriba, son altamente recomendables. Hay que alegrarse que haya militares españoles que se animen a escribir fuera de los temas habituales y autocomplacientes, animando a hacer una autocrítica de la labor europea en África. Yo por mi parte, veo que todavía merece la pena terminar aquel artículo específico sobre las Guerras Toyota (1987-1988) en Chad que tengo guardado en el disco duro. Y veo que merece la pena ahondar en el estudio de la experiencia histórica del Frente Polisario, que fue anterior a la chadiana y que vemos que en España está pendiente de abordar seriamente desde la historia militar.

Guerras Africanas

Esta semana dediqué tiempo a revisar el archivo PDF en el que la revista Ejército, que publica el Ejército de Tierra español, recopiló los artículos finalistas al premio a los mejores artículos de 2015. Me llamó la atención en su momento el primer artículo que aparece seleccionado, “España y la seguridad del Sahel” del general de división Jesús Argumosa. Pero descargué l PDF hacía tiempo y no le había hecho caso de nuevo. Y cuando esta semana me puse a leer hice un repaso rápido del documento para encontrarme por sorpresa que allí aparecía mi artículo “Operación Serval: El estilo francés de hacer la guerra.

operation_serval

En mi artículo quise contar con detalle el desarrollo de la Operación Serval, algo trabajoso que ni siquiera encontré en fuentes francesas, para hacer un breve repaso a lo que la intervención francesa nos enseñó sobre las fuerzas armadas francesas y las particularidades de una campaña caracterizada por la fluidez de los movimientos, las largas distancias y el exigente entorno natural donde tuvo lugar. La brillantez de la ejecución francesa de la campaña fue recogida por un informe de la RAND Corporation. La gran ironía es que la Operación Serval sucedió en un momento en que un almirante ocupaba el puesto de jefe del estado mayor de las fuerzas armadas francesas. Y cuando alguien le señaló la paradoja contestó con una idea que ya había apuntado Lawrence de Arabia: El desierto es un gran océano donde se mueven formaciones de combate buscándose las unas a las otras como una campaña naval.

340004_484666081579122_489283047_o
Paracaidistas franceses antes de un salto sobre Mali.

Mediante el empleo de operaciones paracaidistas y aerotransportadas los franceses fueron dando saltos por la superficie de Mali como los estadounidenses de isla en isla durante la campaña del Pacífico en la Segunda Guerra Mundial. Los franceses hablan de “Maniobra Aeroterrestre en Profundidad” para definir la doctrina empleada en Mali. Algo que nos recuerda a cómo las enormes distancias de Rusia propiciaron el empleo de grandes unidades de caballería durante la Guerra Civil Rusa y el nacimiento en el ejército soviético del concepto de Batalla Profunda.

09320070
Miembros de la Infantería Ligera Rodesiana antes de un salto desde un ParaDak.

El pasado mes de marzo salió publicado “El legado africano de la insurgencia rodesiana”, mi segundo artículo para la revista Ejército. Trato en él las peculiares tácticas contra insurgencia que desarrolló el ejército del gobierno blanco de Rhodesia. Es un tema del que existe un boom editorial en el mundo angloparlante. Y del que me animé a escribir cuando leí la entrevista de Jack Murphy a Eeben Barlow, fundador de la ya mítica Executive Outcomes, sobre su papel en la lucha contra Boko Haram en Nigeria. Hablaba del empleo de tácticas contra insurgencia que fueron la evolución sudafricana de tácticas desarrolladas en Rodesia, que fue a su vez un crisol de las enseñanzas portuguesas en Angola y las experiencias británicas en la Emergencia Malaya y la Rebelión Mau Mau en Kenia. Es decir, hay un hilo histórico que recorre la guerra portuguesa en Angola, la Guerra de Rodesia y las campañas sudafricanas en Namibia y Angola. La cuestión es, por tanto, que podemos hablar de una “escuela africana de contra insurgencia” que tiene su origen en las guerras del África austral. Una idea que el propio Barlow sostiene y que volcó en un libro gafado porque iba a salir en 2015, su lanzamiento se retrasó varias veces, fue anunciado por otra editorial,  volvió a retrasarse y todavía no ha aparecido.

Fighters in Chad July 1984 Chad
Toyota Land Cruiser de la serie 40 en Chad en 1984.

Ahora me encuentro trabajando en un artículo sobre las “Toyota Wars” en Chad en los años 80 para la revista Ejército, del que publicaré una versión preliminar más breve en passim.eu donde haré énfasis en la popularidad de los todoterrenos tipo pick up en las guerras recientes, de Libia a Afganistán pasando por el Estado Islámico. Las “Toyota Wars” evolucionaron este siglo en Chad y Sudán con la introducción de tecnologías como el GPS y los teléfonos satélite. Ya hablé de esto último en “Swarming en el desierto”. Las largas cabalgadas con todoterrenos dispersos por el desierto que convergen para golpear por soprpresa el corazón del enemigo fue una adaptación a la era industrial de las tácticas tradicionales de guerra tribal y nómada que en español conocemos como razzia. Y eso me lleva de nuevo a encontrar un hilo conductor entre las “Toyota Wars” en Chad y  la “Maniobra Aeroterrestre en Profundidad” francesa en Mali, pasando por las “Columnas Volantes” sudafricanas en Namibia. Las enorme extensión de los campos de batalla africanos dieron lugar a un modo particular de hacer la guerra que esté pendiente de ser contado en español.

Swarming en el desierto

Chad fue el escenario en los años 80 de una guerra civil en entregas según las distintas facciones, definidas por su adscripción étnica y apoyo externo, tomaron el poder en un juego de sillas. Fue testigo de aquello el, en aquel entonces, reportero de guerra Javier Nart y de lo que quedó constancia en su libro “¡Sálvese quien pueda!” (Ediciones B, 2003).

Chad es en país extenso y en su mayor parte desértico. La guerra en ese entorno requería vehículos todoterreno simples y fiables. Fue entonces cuando tomó protoganismo el Totoya Land Cruiser serie 40 que terminó dando nombre a la guerra: Toyota War. Los Toyota Land Cruiser y Hilux se convertirían a la larga en los vehículos más comunes en las guerras de medio mundo.

Cuando Libia decidió prescindir de intermediarios para sus ambiciones sobre el país invadió Chad con sus medios pesados de origen soviético. Los chadianos en cambio siguieron usando sus Toyotas adaptando las tradicionales tácticas de guerra en el desierto.

Según Tom Cooper, uno de los moderadores de acig.org, cuenta en la revista Truppendiest International:

[Idris Déby, entonces asesor del presidente chadiano] developed a tactic based on classic desert nomad raids, characterised by attacks at high speeds, penetration into the hearth of enemy bases and their destruction – often from virtual point-blank range

La organización de los ataques tenían toda la forma del swarming:

Emphasising speed, manoeuvrability and firepower, they proved capable of deployments out to 500 km deep within enemy territory. Through movement in scattered formations, dispersed over immense expanses of Sahara Desert, they were to avoid contact with forward enemy positions or any attacks on main fortifications, attempting instead to infiltrate these, then concentrate in the vicinity of the target area and attack exploiting the moment of surprise.

Idris Déby, héroe de las Toyota Wars, terminó siendo presidente de un país terriblemente pobre y corrupto donde en los 90 se reprodujo la ensalada de facciones armadas dispuestas a derrocar a un presidente que había repartido el poder y los recursos entre los suyos. Tras un falido ataque a la capita del país en 2006, los tres principales grupos armados se unieron en una alianza. Saliendo de sus bases en Sudán, una de sus ofensivas en 2008 les permitió alcanzar la capital. Pasaron de largo de la concentración de tropas gubernamentales al este del país.

Según la BBC:

Using the element of surprise, the rebels were able to cross more than 1,000km (620 miles) of terrain virtually unchallenged, and eventually enter the capital with surprising ease

Soldados chadianos
Soldados chadianos sobre un Land Cruiser serie 70 con fusiles israelíes Galil y Tavor.

¿Cómo conseguir la coordinación necesaria de una fuerza grande que se mantiene dispersa en el desierto? El swarming requiere de sistemas de comunicaciones sin que necesariamente tenga que ser tecnología punta. En 20 años los combates en el Chad han visto cómo se doblaba la distancia de los raids en el desierto. En ese tiempo apareció la telefonía por satélite. Las guerras del Chad y Sudán han pasado de ser Toyota Wars a ser Thuraya Wars.

Thuraya es una empresa de Emiratos Árabes Unidos. Sus satélites cubrían en 2008 la totalidad de Europa y Oriente Medio además de la práctica totalidad de Asia y casi toda África.

Según Alex de Waal:

The advent of the Thuraya phone has radically changed warfare in across the Sahara desert. […] Before the Thuraya phone, guerrilla operations needed tight discipline and extremely careful planning. More often, the commanders gambled on surprise and the momentum of battle, relying on their prowess in combat to carry the day. Today, with the Thuraya phone, commanders in distant theatres can coordinate their actions. Or they can assemble forces from different places at very short order.

Es interesante que alguien proponga que las fuerzas armadas occidentales deberían experimentar con una Horda Toyota.

[Actualizado 21/05/2013: He arreglado los enlaces rotos a los artículos de Tom Cooper y Alex de Waal]