Las amplias miras de la Alianza del Pacífico

Ahora que tenemos a un presidente del gobierno en Estados Unidos que llegó a la Casa Blanca con una agenda comercial proteccionista y el PSOE de Pedro Sánchez parece que se une a Podemos e Izquierda Unida en su rechazo al tratado CETA de libre comercio con Canadá es interesante mirar a las últimas novedades de la Alianza del Pacífico, grupo de países del que hablé aquí por primera vez en 2013 y volví a mencionar en 2014.

La Alianza del Pacífico es una organización creada en 2011 que la forman México, Colombia, Perú y Chile. Entre sus  objetivos encontramos crear “un área de integración profunda para avanzar progresivamente hacia la libre circulación de bienes, servicios, capitales, personas y economíay “[c]onvertirse en una plataforma de articulación política, integración económica y comercial, y proyección al mundo, con énfasis en la región Asia-Pacífico”.

Recientemente tuvo lugar entre los días 29 y 30 de junio en Cali (Colombia) la XIIª cumbre de la Alianza del Pacífico. Una de las noticias que me parece más importantes es el anuncio de que Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Singapur se convertirán en estados asociados, una nueva categoría dentro de la Alianza. Esto significa que los cuatro países de la Alianza del Pacífico firmarán en bloque acuerdos de libre comercio con cada uno de los estados asociados.

Como ya dije en su momento, México, Colombia, Perú y Chile tiene cada uno sus particulares problemas. Pero será interesante ver el resultado de una estrategia que va contracorriente a las prácticas habituales en el continente. Viendo el estancamiento de Mercosur, habrá que estar atentos al acercamiento argentino a la Alianza del Pacífico.

Del Atlántico al Pacífico y vuelta

La semana pasada estuve ocupado con el evento TEDxCanarias 2013. Empezamos el miércoles con un almuerzo con los ponentes y terminamos el domingo en la madrugada de la Noche en Blanco lagunera despidiendo a los últimos invitados que habían alargado su estancia en la isla. Además celebramos el cumpleaños de Víctor, uno de los impulsores del Arca de Babel. Hubo bastante tiempo para comentar la experiencia y una de las cosas que surgió un par de veces fue la paradoja de tener a un ponente sueco que había hecho el esfuerzo de aprender a presentarse en español y un ponente tinerfeño que hizo toda su presentación en inglés. La explicación que me pareció más razonable a esto último es que el ponente había decidido hablar en inglés porque su público no era el de la sala. Él habló para la cámara, ya que próximamente la grabación será subida a Youtube donde engrosará el acervo de charlas TED. Y puede parecernos correcto o no, pero la gracia es que en la era del streamming, podcasts y repositorios de vídeo es posible convertir en global cualquier acto global y desde casa convertirse en público de eventos sucedidos en la otra punta del planeta. Algo que sin duda tiene implicaciones para los que nos dedicamos a procesar y analizar información.

Vía el blog de Fernando A. Iglesias llegué a los vídeos del V Simposio Altiero Spinelli realizado en Buenos Aires y ofrecidos por Baires Uno TV. El lema de este año era “Treinta años de integración regional en democracia” y me resultó significativo el contraste entre la exposición de los ponentes que hablaban de Mercosur y los ponentes que hablaban de la Alianza del Pacífico. La pasada cumbre de la APEC en Bali sirvió para la puesta de largo de la Alianza del Pacífico, constituida por México, Colombia, Perú y Chile. Semanas después, la descafeinada cumbre iberoamericana sirvió para destacar esta organización frente al resto de iniciativas de integración regional. Los países de la Alianza del Pacífico crecen más que la media de países iberoamericanos y sus políticas macroeconómicas recibieron el respaldo de Christine Lagarde, directora del FMI. Síntoma del éxito es la larga lista de países observadores (China, Japón, Corea del Sur, Australia, Estados Unidos, Canadá y numerosos países de la Unión Europea) y que esté en marcha la integración en el grupo de Costa Rica y Panamá.

Alianza_del_Pacfico

Las diferencias políticas de los gobiernos de los países de la Alianza del Pacífico con el eje formado por Venezuela-Ecuador-Bolivia (+Argentina) es más que evidente. El presidente boliviano ya declaró que consideraba la Alianza del Pacífico una iniciativa estadounidense para dividir América del Sur. Más interesante es el desprecio manifestado por Marco Aurélio Garcia, asesor presidencial para asuntos internacionales en Brasil, que considera que no tiene relevancia económica. ¿Despecho? Me pareció interesante la explicación del fracaso de Mercosur dada en el simposio de Buenos Aires: Brasil se unió a Argentina como socio principal de un bloque económico y se encontró atado a un país que se ha escudado en el proteccionismo. Mientras, la Alianza del Pacífico ha optado por el librecomercio y se ha convertido en un actor económico relevante a cuya puerta tocan los grandes.

Evidentemente la Alianza del Pacífico tiene mucho de promesa. Sería largo de enumerar aquí los problemas internos de México, el atraso de muchas regiones de Perú y las perspectivas de Colombia en caso de llegar la paz con las FARC. Pero los miembros de la Alianza del Pacífico se han colocado en una senda de estabilidad que contrasta con otros países de la región. Pronto habrá que hablar aquí del ajuste estructural argentino que vendrá a paliar tarde ¿y mal? los problemas que anunciamos aquí hace un año y habrá que seguir la situación en Venezuela, donde se están acumulando las circunstancias para un brutal estallido social.