El petróleo sigue cayendo

Cuando el precio del barril de petróleo se acercaba a los 80 euros escribí “Más dura será la caída“. Contaba entonces que se daba la circunstancia de que Estados Unidos había vuelto a convertirse en país exportador de petróleo gracias a los yacimientos no convencionales de hidrocarburos, así que podíamos olvidarnos por un tiempo de las teorías conspirativas sobre “guerras por petróleo” en el Gran Oriente Medio. La tremenda caída del precio del petróleo tenía perdedores: Rusia, Irán y Venezuela. “Casualmente” los principales miembros de uno de los bandos de la Nueva Guerra Fría. Ha pasado casi un mes y hay varios novedades que contar, con el petróleo ya por debajo de los 70 dólares por barril.

El rublo sufrió ayer lunes 1 de diciembre su mayor caída frente al dólar desde 1999, aunque al final del día remontó. La siguiente gráfica muestra su evolución frente al dólar desde 1995. Se aprecia cómo en la primera mitad de 2014 se recuperó para luego caer en picado.

wJBINFSEn Irán el rial también ha caído frente al dólar, marcando mínimos desde la llegada al poder del presidente Rouhaní. Mientras que el gobierno de Venezuela ya ha anunciado los primeros recortes en el gasto público. Sobra decir, que es una economía que arrastra problemas desde hace ya mucho tiempo y la caída del precio del petróleo sólo agrava aún más la situación.

No todas ganan en Occidente. Las petroleras han visto cómo cae su valor bursátil. Alguno habla de que podría caer hasta los 40 dólares para rebotar y estabilizarse sobre los 70, un precio lejos del que gobiernos como el de Venezuela necesitan para cuadrar las cuentas. Martin Feldstein cuenta en este artículo “las consecuencias geopolíticas del petróleo barato” y lo hace en la misma línea que yo hice en “Más dura será la caída“. Algunos gobiernos nacional-populistas nacional-populares, en la jerga argentina, tendrán problemas para mantener su base de apoyo popular con mucho meno dinero público que gastar.

El dinero que sostiene al Estado Islámico

El Estado Islámico no apareció por sorpresa aunque la caída de Mosul en junio de 2014 hizo pensar a muchos que había aparecido de la nada. Ese shock inicial llevó a teorías conspirativas de que se trataba de un grupo financiado por Estados Unidos para desestabilizar Oriente Medio y redibujar sus fronteras siguiendo sus intereses geopolíticos. En realidad, el Estado Islámico se había plantado en el triángulo sunní a principios de año mientras el resto del mundo andaba pendiente de Siria y Ucrania. La idea de “quién está detrás” es engañosa. El grupo tiene varias fuentes de financiación, tal como expliqué la semana pasada en Sesión de Control. Llevaba varios meses sin colaborar y lo he retomado con “¿Cómo se financia el Estado Islámico?”

Palestina como estado fallido

La semana pasada el Congreso de los Diputados español aprobó una resolución que pedía al gobierno que reconozca a Palestina como Estado. Dice el ex-ministro, ex-secretario general de la OTAN y ex-míster PESC Javier Solana que “reconocer Palestina podría equilibrar el terreno de juego”. Suena a que se trata de potenciar la posición palestina o un castigo a Israel. En todo caso, no sé muy bien por qué alguien cree que darle un status diplomático a un entidad política va a cambiar su naturaleza.

logoLa semana pasada empecé a colaborar  en ELMED.IO y mi primera contribución se tituló “Palestina como Estado fallido”, que varios días después veo sigo apareciendo como el artículo más visto. En mi artículo explico los requisitos que ha de reunir una entidad política según el derecho internacional y planteo cómo a mi modo de ver Palestina no los cumple. Y cómo precisamente que Palestina reuna las condiciones para ser considero un Estado fallido genera desconfianza en Israel que no encuentra un interlocutor fiable.

Las decapitaciones y el mal

El Emirato Islámico publicó un vídeo el pasado domingo día 16 en el que aparentemente aparecía decapitado el ciudadano estadounidense Peter Edward Kassig, secuestrado desde el año pasado. Queda ahora todavía otra ciudadana estadounidense en manos del Emirato Islámico. Al parecer el presidente Obama habría ordenado revisar la política respecto a rehenes estadounidenses. No se trata de la primera decapitación de rehenes occidentales y parece que la prensa ha decidido darle un perfil bajo a la noticia para no hacerle el juego a lo que es una pieza de propaganda.

Ahora el Emirato Islámico es ya de sobra conocido por el público pero me gustaría recordar que cuando de forma aperentemente súbita el entonces llamado Estado Islámico de Iraq y el Levante (ISIS en inglés) se apoderó de un gran espacio en Iraq surgieron teorías conspiranoicas sobre su origen. Que si la CIA. Que si el Mossad. Evidentemente, la expansión de ISIS no pilló por sorpresa a quienes estábamos prestando atención al conflicto de Siria. Pero parece que la gente que no es capaz de procesar la realidad por culpa de sus prejuicios ideológicos necesita reiventarla a través de las teorías conspiranoicas.

Cuando aparecieron los primeros vídeos de rehenes occidentales decapitados por el Emirato Islámico circularon teorías de que los vídeos eran falsos y que todo era un montaje creado en Estados Unidos para predisponer a la opinión pública a favor de una supuesta invasión de Siria (por el petróleo, por supuesto). Alguno vio la necesidad entonces de explicar “por qué los rehenes decapitados por el Estado Islámico muestran tanta calma en los vídeos”. Tengo la sensación de que a más de uno le cuesta aceptar la existencia ahí fuera de un mal absoluto que tiene a Occidente por enemigo. Supongo que quisieran seguir encerrados en su burbuja donde Estados Unidos e Israel representan el Mal y el resto son luchadores por la libertad.

El fenómeno de las decapitaciones no es nuevo. Recordemos el caso del periodista David Pearl, asesinado en Pakistán en 2002. Dos años después, el grupo que más tarde se convertiría en el Emirato Islámico de Iraq decapitó a Nicholas Berg en Iraq. Por aquel entonces, en España el Comité de Solidaridad con la Causa Árabe apoyaba moralmente a la insurgencia armada contra la ocupación estadounidense. Vemos que siempre hay un occidental fascinado por el buen salvaje dispuesto a expresar su apoyo a los personajes más siniestros.

Recuerdo las teorías conspirativas sobre el vídeo donde decapitaban Nicholas Berg porque empleaban teorías tan peregrinas como que el vídeo había sido rodado en Estados Unidos porque la víctima llevaba un mono naranja como los presos de Guantánamo y se veía una silla de jardín de plástico blanco. Como si los monos naranjas no existieran fuera de Guantánamos y las sillas de jardín de plástico banco no existieran fuera de Occidente. Son argumentos que ahora nos resultan bastante estúpidos. Como aquella teoría de que las imágenes de la entrada de los rebeldes libios en el centro de Trípoli habían sido grabadas en un estudio. Pero supongo que esos bulos circulan porque tienen un público que necesita creer que ahí fuera no hay chiflados que pretenden imponer sus ideas medievales por la fuerza y que todo es un mal sueño producto de la propaganda de Washington. Vivir la vida con ojos adultos cuesta.

Para seguir leyendo:
“Although the Disbelievers Dislike It – The Hidden Message”
“Cuando el asesinato es el mensaje: El Caso Berg” (PDF)

Actualización: Corregido el enlace al artículo “Cuando el asesinato es el mensaje”

Un nuevo bulo ruso sobre el vuelo MH17 derribado en Ucrania

La colección de bulos rusos sobre el vuelo MH17 de Malaysia Airlines derribado sobre Ucrania el 17 de julio de 2014 es algo pintoresca. Desde aquella teoría de primera hora de que el avión había sido derribado por las fuerzas gubernamentales ucranianas por su parecido con el avión presidencial ruso (que hacía meses que usaba el espacio aéreo ucraniano en sus viajes) a que el vuelo MH17 fue derribado por un Sujoi Su-25 ucraniano (avión de ataque a tierra con un techo de vuelo bastante inferior a la altura a la que volaba el Boeing 777 aquel día).

La máquina de propaganda rusa ha sacado un nuevo bulo bastante chapucero que ya ha sido desmontado por Bellingcat y What happened to flight MH17? pero he visto que ha sido reproducido por El Espía Digital, un peculiar medio español dedicada a “Inteligencia, Defensa, Seguridad”. Allí encontramos en una ventana el canal de televisión Russia Today, tiene cabida Noam Chosmky criticando a Israel, aparecen noticias sobre la tecnología militar rusa o una información del canal iraní Hispán TV sobre la supuesta implicación del FBI en atentados terrorista en el interior de Irán… Es decir, la misma agenda política contraria a Estados Unidos e Israel a la vez que favorable a Rusia e Irán que podemos encontrar en Voltairenet. Ya este verano en Antimilitaristas.org pudimos leer «El Espía Digital»: la extrema derecha española como repetidor de la propaganda de guerra rusa.

El nuevo bulo ruso gira en torno a una foto que muestra supuestamente a un avión de combate aproximándose al Boeing 777 de Malaysia Airlines sobre suelo ucraniano. “¡Por fin! Una prueba que les pilla con las manos en la masa” comenta el anónimo autor del artículo en El Espía Digital.

MH172La noticia fue puesta en circulación por un programa del primer canal de la televisión pública rusa. El origen de la foto estaría en un tal George A. Bilt, experto en aviación estadounidense vinculado al MIT y del que nadie ha oído hablar. Enseguida empezaron a salir varias inconsistencias. La imagen del avión de pasajeros no corresponde a un Boeing 777 sino a un Boeing 767. Se trata de un corta y pega de la primera foto que aparece en Google si en ruso buscas “Boeing vista superior”. Resulta ser una foto tomada de la página web de Boeing. Evidentemente no sólo no coincide el modelo de avión, sino que no coincide el esquema de pintura y las letras que se ven en el lateral del avión. La imagen satélite resulta que está sacada del servicio de mapas del buscado ruso Yandex. Aquí se ve la comparación. Nótese la forma y posición de las nubes.

B2a4DoICUAAk1bz Además el avión malayo aparece volando lejos de la ruta que siguió aquel día. El Boeing 777 no está a escala con el supuesto avión ucraniano, un Sujoi Su-27. En definitiva, es todo una enorme chapuza. Pero como afirmaban desde el perfil de Twitter de Con Ucrania, la base de la propaganda rusa es que “el espectador ha de elegir entre mentira y mentira”.

Más información en:
“Russian State Television Shares Fake Images of MH17 Being Attacked”
“Kremlin Has Mastered Propaganda, But Not Photoshop: Fake MH17 Photo Lights Up RuNet”
Proof the Russian TV “satellite” photo of MH17 is fake!

El Espía Digital mientras tanto a su bola: “EEUU tacha de “absurda” la imagen del avión disparando al vuelo MH17… pero no presenta ninguna evidencia en contra de sus satélites”.

Guardar

Confusión ideológica en la Nueva Guerra Fría

En la presente crisis ucraniana, igual que el pasado verano tras el ataque con armas químicas del régimen de Assad contra su propia población, me llamó la atención la cantidad de enlaces que aparecieron en Menéame a noticias en medios rusos y a blogs que las recogían. Las personas que proponían esas noticias para ser votadas y los usuarios que las comentaban mostraban su desconfianza hacia las “mentiras de Obama”, la “propaganda de la OTAN” y los “intereses de Occidente”. Me pareció muy curioso que personas que se mostraban cínicas y desconfiadas ante las informaciones proporcionadas por fuentes oficiales de Occidente consumieran de forma acrítica las informaciones de medios como Russia Today, un instrumento de propaganda del Kremlin. (Impagable este vídeo recogido por Infobae de Daniel Estulin hablando sobre Argentina).

Ya he comentado con anterioridad aquí que en España existe la mala costumbre de considerar que un medio de comunicación o un intelectual aporta una “perspectiva crítica” cuando refuerza los prejuicios propios. Pero, ¿cómo es posible una afinidad de visiones sobre política internacional entre el Kremlin y personas de izquierda que pertenecen al mundo occidental? Al fin y al cabo, el partido que gobierna Rusia, Rusia Unida, es un partido conservador y es de sobra conocida la divergencia con la izquierda occidental en asuntos como el respeto a las comunidades LGBT. Podríamos pensar que la propaganda del Kremlin encuentra resonancia en Occidente porque apela al antiamericano de buena parte de la izquierda, algo que retrataba Fernando Iglesias en su libro Twin Towers. Y así, se aplica el criterio del “enemigo de mi enemigo es mi amigo”.

El fenómeno no es nuevo. Durante la Guerra de Kosovo la página web española Rebelión.org se dedicaba a reproducir el delirante parte de bajas que publicaba aeronautics.ru, una página hoy difunta pero de la que quedan referencias en foros y copias de su información en páginas serbias. Su autor, un tal “Venik”, afirmaba que las defensas antiaéreas serbias derribaron un total de 68 aeronaves aliadas (el número real fue dos). En aquel entonces escribí a Rebelión.org para contarles que las informaciones de “Venik” eran un disparate sin fundamento y que, siendo conocido en el mundillo de los aficionados a la aviación militar, no tenía credibilidad ninguna. Nunca tuve respuesta de Rebelión.org. Tiempo más tarde El Viejo Topo, publicó el libro Ubú en Kosovo donde se recogían las mismas falsedades provenientes de Rusia sobre aquella guerra, como el falso parte de bajas aliado o una entrevista a un piloto de combate español donde se hablaba de órdenes para atacar a la población civil. La entrevista, cómo no, era apócrifa. Nadie en España había oído hablar del oficial que se citaba como autor de las declaraciones. Podríamos decir que existía en esos medios de izquierda un sesgo ideológico que les llevó a aceptar acríticamente noticias provenientes de Rusia que dejaban en mal lugar a la OTAN y las publicaron sin contrastar.

Precisamente la campaña aérea de la OTAN contra el régimen de Milošević marcó un antes y después en el seno de la asociación francesa Réseau Voltaire, que había nacido en 1994 como una organización para defender la libertad de expresión y la aconfesionalidad del Estado francés. El posicionamiento contra la participación de Francia en la campaña militar de la OTAN fue encabezado por Thierry Meysan, que se haría célebre años más tarde con su libro de teorías conspiraonaicas sobre el 11-S. Finalmente Meysan se haría con la dirección del grupo convirtiendo a la página web de RedVoltaire.net en una publicación donde lo mismo se alaba los avances de la industria militar rusa o se habla de Hezbolá cómo un equivalente chiita de la Teología de la Liberación. Aquel batiburrillo incoherente, cuyo único nexo era la oposición a Estados Unidos e Israel, me produjo perplejidad hasta que entendí que no se trataba de una publicación de izquierdas sino de algo nuevo. No podíamos analizar la cuestión desde el eje izquierda y derecha, sino que el renacido imperialismo ruso, la ultraderecha francesa, el chiismo revolucionario y el nuevo populismo sudamericano formaban un nuevo campo unido por el rechazo a Occidente y la democracia liberal.

Referentes intelectuales para el blog "Tribulaciones Metapolíticas": El Che Guevara, Mishima,
Referentes intelectuales para el blog “Tribulaciones Metapolíticas”: Del Che Guevara a Mishima, de Perón a Jomeini, de Jünger, al jeque Yassin, de Malcon X a Heidegger, de Durruti, a Marinetti, de Sandino a Malaparte…

Es curioso que en España la figura que más insista en la superación del eje izquierda-derecha sea Pablo Iglesias y que en cambio tanta animosidad generó que señalara aquí que el Frente Nacional francés, Amancer Dorado, el Partido Comunista griego y Podemos fueran de los pocos partidos que votaron en contra del descafeinado acuerdo de asociación de la Unión Europea con Ucrania. Alguno me acusó de haber afirmado que el Frente Nacional y Podemos es lo mismo cuando de lo que se trata es de que estén en el mismo campo ideológico si prescindimos de los criterios tradicionales que Pablo Iglesias considera superados. Precisamente decía Jorge Verstrynge que “Marine Le Pen no es ni fascista ni de extrema derecha” sino que es un “populismo de derechas”. Es destacable que Marine Le Pen haya estado lanzando guiños al Frente de Izquierda y su programa económico nos resulte bastante familiar. Verstrynge, por cierto, ingresó en las filas de Podemos aunque encontró el rechazo de parte de las bases por su posición ante la inmigración. Se trata de otro personaje heterodoxo contrario a Estados Unidos e Israel cuya trayectoria política se entiende mejor en su repaso a posiciones políticas como los nacional-revolucionarios y bolcheviques-bonapartistas que hace en su libro Rebeldes, revolucionarios y refractarios.

Dumb and dumber in Donbass
Dumb and dumber in Donbass

Pero si hay un asunto en que la confusión ideológica es total y del que no he parado de referirme en Twitter es el de la naturaleza política del conflicto de Ucrania. La presencia de grupos de ultraderecha en la Plaza de la Independencia (Maidan) de Kiev, que luego obtuvieron un respaldo electoral minoritario en las elecciones legislativas, sirvió para elaborar eslóganes políticos sobre la “junta golpista nazi de Kiev” de los que se hicieron eco medios y personas que reproducen la propaganda del Kremlin. Ahí está el caso de Ángel Arribas Mateo y Rafael Muñoz Pérez, dos españoles “antifascistas” (sic), que se fueron a luchar a Ucrania oriental por una causa defendida principalmente por ultraderechistas rusos y de la que se ha desentendido la ultraizquierda rusa. Tiene gracia el alboroto de algunos cuando los mencioné con nombre y apellidos en Twitter porque así ponía “sus vidas en peligro” y a los pocos días salieron ellos mismos en un montón de medios. Por cierto, los comunistas no pudieron presentarse por “defectos de forma” a la elecciones de Nueva Rusia, un topónimo rescatado del imperio zarista y cuyas nostalgias imperiales rusas queda reflejado en su bandera.

1408978399090brigadas
Batallón Vostok

Ángel Arribas Mateo y Rafael Muñoz Pérez forman parte del Batallán “Vostok”, en el que se encuadraron otros voluntarios extranjeros de ultraderecha, como el francés Victor Lenta. Lenta tuvo un cargo en las Jeunesses nationalistes révolutionnaires (Juventudes Nacionalistas Revolucionarios), grupo de ultraderecha ilegalizado por el gobierno francés y al que pertenecía un joven inmigrante español condenado por la muerte de un estudiante “antifascista”. Ahora forma parte de un grupo llamado “Unión Continental” afín al euroasianismo del ruso Alexander Dugin. En otra de esas ironías que no dejan de repetirse en el caso de Ucrania, otro grupo de españoles combatiendo en las filas prorrusas han adoptado el nombre de “Brigada Internacional Carlos Palomino”, que toma su nombre del joven asesinado por ultraderechistas en Madrid en 2007.

De cómo “antifascistas” luchan codo con codo en Ucrania oriental con ultraderechistas en el bando prorruso han hecho un implecable análisis Marta Ter y Abel Riu en Eurasianet.es y que recientemente reprodujo Politkon.es Es curioso ver las justificaciones dadas a tal convergencia. Y es que tal como dice “Roberock”:

Y acabo esta nota con una frase que destroza el argumento de “los Antifascistas y los Fascistas se han unido en Donbass” No se han unido en Donbass… ya lo estábamos en Palestina pero sobre eso si callamos.

españoles en el donbas con fachas serbios y franceses

Mi agradecimiento a “Oritxupolite” por las informaciones proporcionadas.

Para seguir leyendo:
“Antifascismo y extrema derecha, compañeros de armas en el Donbass”.
“Donetsk: El campo de seducción de la nueva extrema derecha francesa”.
“El día a día en la guerra con la brigada Prizrak”

Archivo: España, crisis de un modelo

[En 2010 David Ballota tuvo la gentileza de invitarme a participar en la versión online de la revista Generación XXI. Escribí entonces sobre temas ajenos a este blog. Hoy esos textos están desaparecidos de la red, así que rescato este artículo integral sobre la crisis]

La España de los últimos 200 años es la historia de sucesivas oportunidades perdidas que hubieran hecho posible otro país. Empezando por la Constitución de 1812 y llegando a casi cuatro décadas de dictadura franquista.

Existen entre la derecha democrática española quienes quisieran exhibir sin pudor su condición de franquistas y necesitan blanquear aquel período histórico. Se agarran ahora al argumento de que las dos últimas décadas de la dictadura, a partir del Plan de Estabilización de 1959, sentaron las bases del desarrollo español. La dictadura de Franco fue entonces un mal necesario que logró el despegue económico y creó una amplia clase media, imprescindibles cimientos ambos de una democracia sólida.

Está por demostrar que el desarrollo y una democracia estable sólo hubiera sido posible con el paso intermedio de una dictadura. Pero sobre todo olvidan o quieren olvidar los defensores de la figura de Franco como precursor necesario de la democracia esas otras dos décadas de la dictadura, las de las fracasada autarquía económica y el aislamiento internacional (1939-1959).

España se quedó descolgada justo cuando a partir de 1945 disfrutó Occidente de un período de prosperidad sin precedentes, los tiempos en que Francia vivió sus “Treinta Gloriosos” años o Alemania disfrutó de su “Milagro Económico”. Aquellos veinte años son los que separaron a España del resto de Europa en la segunda mitad del siglo XX. Pensábamos que por fin se recortaba la distancia cuando llegó la Crisis.

Las explicaciones sobre las causas de la Crisis en España varían en dar peso a la coyuntura internacional, la actuación de determinado gobierno o al desenfreno hipotecario de la atolondrada clase trabajadora en función de a quien se quiera culpar y exonerar. Pero sólo la perspectiva del tiempo nos permitirá ver que a lo que asistimos es a una crisis profunda del modelo productivo español que fue incapaz de dar el salto a una economía globalizada y postindustrial.

España se incorporó a la entonces llamada Comunidad Económica Europa el 1 de enero de 1986 como un país mediterráneo que disfrutaba de las ventajas comparativas de una mano de obra barata y abundantes horas de sol. Las fábricas españolas convertían al país en el quinto productor de automóviles mundial y el país era el segundo receptor de turistas en todo el mundo.

Tres años más tarde del ingreso en la CEE cayó el Muro de Berlín. El mismo año en que Tim Berners-Lee redactó una propuesta en el laboratorio de partículas CERN para un sistema de hipertexto en Internet. En agosto de 1991 puso en marcha el primer servidor de páginas web. Antes del fin de aquel año se disolvió la Unión Soviética.

Abierto casi todo el planeta ahora al capitalismo y con las comunicaciones cada vez más accesibles, España, como cualquier otro país desarrollado, hubo de enfrentarse a una economía globalizada donde cualquier cosa factible de ser extraída de la tierra, cultivada, fabricada o ensamblada lo será siempre de forma más barata en otra parte del planeta. En una economía postindustrial los países avanzados no sólo generan valor en el sector servicios (servicios financieros, software, publicidad, etc.), sino mediante la incorporación de tecnologías y conocimiento en todos los sectores productivos.

La agricultura española encontró competencia en países con una mano de obra aún más barata. Si antes fueron los camiones cargados de tomates españoles los que eran volcados en las carreteras francesas ahora resultaron ser españoles los que volcaban camiones con tomates marroquíes.

Con los productos agrícolas transformados en una “commodity” sólo una minoría afrontó la competencia de los países subdesarrollados haciendo la agricultura más intensiva en conocimiento y capital. Hubo quienes implantaron un modelo de agricultura más respetuoso con el medio ambiente o la salud del consumidor, buscaron el valor añadido de la denominación de origen o buscaron acortar la distancia con el cliente final mediante la comercialización directa en Internet. Pero la reacción generalizada fue sostener un sector no competitivo mediante subvenciones y enfrentar la competencia de países con salarios de miseria implantando en España también salarios de miseria y condiciones infames de explotación. Hoy España exporta temporeros locales a la vendimia francesa e importa temporeros extranjeros con la excusa de que nadie quiere trabajar en el campo.

El sector industrial español dejó de disfrutar la ventaja de la mano de obra barata tan pronto los antiguos países comunistas quedaron conectados a la economía europea. El cierre de factorías para su reubicación en la Europa del Este o en otros países extracomunitarios fue sólo retrasado temporalmente mediante las subvenciones públicas. En el caso de la factoría de repuestos Delphi de Puerto Real (Cádiz), sumaron 62 millones de euros desde 1986 hasta el anuncio de su cierre en 2007.

Sectores puntuales como la industria aeronáutica o naval sobrevivieron gracias a su naturaleza de empresas públicas y al mercado cautivo de las fuerzas armadas. Los contratos militares han mantenido con vida a empresas de capital público como Santana Motor, cuyos productos no resisten el más mínimo control de calidad y que pierde decenas de millones de euros al año.

España, al contrario del resto de países de Europa Occidental, carece de grandes empresas tecnológicas como Alcatel, Thales, BAe Systems, Siemens, Nokia, Philips, Ericsson, etc. Hablar de grandes empresas globales es hacerlo a la antigua Telefónica y Repsol YPF, de la que hay que recordar su condición de antiguas empresas estatales con una posición dominante en el mercado.

Por último, en la España globalizada y postindustrial hablar del sector servicios es hablar del turismo de “sol y playa” que se benefició durante los años noventa de la escasa competencia mediterránea por culpa de las guerras yugoslavas, los atentados contra turistas en Egipto y la guerra civil argelina. Cuando se hizo evidente que el modelo de “sol y playa”, en realidad “discoteca, cerveza, vomitona y playa” combinado con un modelo urbanístico depredador del litoral, dejaba ganancias magras no se trató de aumentar la calidad del servicio al cliente, mejorar los estándares arquitectónicos y reducir el impacto medioambiental Se buscó desesperadamente el “turismo de calidad” mediante la construcción de campos de golf, allí incluso donde los agricultores luchaban ante la escasez de agua.

La salida al mercado laboral de la generación del “baby boom”, el turismo y la llegada de mano de obra inmigrante generó la burbuja inmobiliaria que convirtió a la construcción en la locomotora de la economía. Un sector conectado inevitablemente a las redes clientelares de poder de las administraciones públicas locales y que se convirtió en el símbolo del modelo de negocios español: El “pelotazo”, un concepto que dudosamente tenga equivalente en el resto de idiomas de Europa Occidental. A España en cambio se le puede aplicar un concepto repetido por la prensa económica durante la crisis asiática de 1997: “Crony capitalism”, traducido aquí como “capitalismo de amiguetes”.

Justificado como parte de la idiosincrasia latina y mediterránea, España es un país donde importan los contactos familiares y las afinidades políticas en tupidas redes clientelares que son consentidas y disculpadas porque permean todas las clases sociales. Los grandes pelotazos de alcaldes, concejales y sus parientes son disculpados cuando firman jornadas de trabajo imaginarias para cobrar prestaciones por desempleo y tramitan subvenciones para proyectos con los presupuestos inflados que benefician desde el profesor de cursos de informática al vendedor de suministros para la construcción. Son ellos los que luego jalean a los políticos que esposados salen del furgón de la Guadia Civil y entran en el juzgado.

Podríamos pensar que el mismo país donde la generación que vivió la Transición se encontró todo un país por reinventar y se convirtió en una élite que forma un tapón las siguientes generaciones estuvieran tentadas de romper las reglas de juego. Podría esperarse que una nueva generación, “la mejor formada de la historia de España”, se lanzara a la aventura de emprender, crear conocimiento y crear riqueza abriendo nuevos espacios y nuevos caminos. Pero conocer la universidad española permite comprender su incapacidad para haber formado a los profesionales necesarios y capaces de pilotar el salto de España al mundo global y a la sociedad postindustrial.

La universidad en España es un lugar donde resulta anatema hablar de la conexión con el mercado laboral, so pena de ser acusado de querer poner la educación superior al servicio del “capitalismo neoliberal” y de las “empresa privada”. Como si no existieran alternativas como el autoempleo o la unión de trabajadores en cooperativas. Curiosamente la resistencia a mejorar la empleabilidad de los estudiantes es defendida e inculcada en el alumnado muchas veces por profesores que gozan de la condición de funcionario. Otros aspectos de la universidad española, como su profundo antiintelectualismo y su endogamia, son tan de sobra conocidos que no merecen la pena detenerse en ellas.

En un país donde cuenta más de quién se es hijo y a quién se conoce escasean los ejemplos de éxito económico y social por debajo de la barrera de los treinta años si olvidamos artistas y deportistas que nunca pasaron por la universidad. Linus Torvalds hubiera sido en España un becario asqueado de su programa de doctorado. Pero quizás para ello primero tendría España que dar al mundo un Linus Torvalds, que nació en un país con unos estándares educativos a años luz de España y cuna del gigante global Nokia..

La incorporación de conocimiento e información en todos los sectores productivos tiende a polarizar los mercados laborales en las sociedades postindustriales. Por un lado se requieren de ingenieros, desarrolladores, diseñadores, consultores y ejecutivos. Por otro, la automatización e informatización del puesto de trabajo tiende a reducir aún más la cualificación de los trabajos peores pagados, como auxiliar administrativos o telefonista de call-centers.

Careciendo España de un sector dinámico, competitivo y globalizado en su economía el destino de los licenciados universitarios en España es un trabajo mcdonalizado mientras esperan que surja “algo de lo mío”. La precariedad y el “mileurismo” ha llegado hasta para carreras como arquitectura e ingeniería de telecomunicaciones. El resultado es una generación que no vivirá mejor que sus padres, trabajadores y obreros de la España de la dictadura y del subdesarrollo.