La militarización de la policía en Estados Unidos

Robert D. Kaplan es un periodista estadounidense especializado en un tipo de reportaje en particular. Se empapa de bibliografía sobre la historia y la realidad política, social y económica de un lugar antes de visitarlo. Allí combina las observaciones a ras de suelo con entrevistas a personalidades y expertos. Véase por ejemplo, Monzón. El resultado es una visión de conjunto que mezcla lo macro y lo micro que algún día me gustaría imitar.

A finales de los años 90 realizó un viaje por el interior de Estados Unidos dispuesto a aplicar el mismo método empleado en sus viajes por el Cáucaso, Oriente Medio y Asia Central. Constató en aquel entonces la atomización de la sociedad estadounidense, algo de lo que hablé en noviembre de 2013. Véase al respecto mi apunte sobre los muchos “países” que hay dentro de Estados Unidos. Una de las grandes divisiones de las que habló en su libro An empire wilderness es la que existe entre la población de clase media que vive ya en una economía globalizada y la población urbana que vive en una economía de subsistencia en áreas con mucha delincuencia y pobres servicios públicos. Una de las ciudades que visitó y donde constató el fenómeno es Saint Louis, Missouri.

El pasado sábado día 9 de agosto un chico negro de 18 años llamado Michael Brown murió tiroteado por un policía en la localidad de Ferguson, dentro del condado de Saint Louis. Brown estaba desarmado. Según la versión de la policía, trató de arrebatarle el arma a un policía. Según algunos testigos, Brown fue tiroteado mientras se alejaba corriendo.

Durante los siguientes días hubo hubo disturbios en Ferguson. Algunas tiendas fueron saqueadas. El miércoles día 13 hubo una manifestación. La policía desplegó gran cantidad de medios y unidades especiales tipo SWAT con vehículos blindados, francotiradores, un cañón de sonido LRAD, etc. Hubo lanzamiento de gas lacrimógeno y hasta detenciones de periodistas. Se difundieron bastante fotos que mostraban el despliegue policial. En las redes sociales se comentó muy negativamente el aspecto “militar” de la policía, especialmente por parte de veteranos de guerra. Se reabrió una vez más el debate sobre la militarización de la policía en Estados Unidos. Algunos medios jugaron con la yuxtaposición de fotos de la policía avanzando por Ferguson con imágenes de tropas en Afganistán e Iraq, como fue el caso de Buzzfeed y Mashable.

Bu9LKbdIgAA2gZd
Francotirador de la policía apuntando con un fusil Mega MaTen a los manifestantes el 13/08/2014 en Ferguson.
Bu9ACoXCUAA4zEv
Policías con camuflaje A-TACS AU y chalecos MOLLE subidos a un blindado LENCO Bearcat con un cañón sónico LRAD el 13/08/14 en Ferguson.
Policía disparando un lanzgranadas semiautomático (Foto de David Carson)
Policía disparando un lanzagranadas semiautomático en Ferguson el 18/08/2014 (Foto de David Carson)

La idea de crear una unidad policial especial nació en el Departamento de Policía de Los Angeles en los años 60 en el contexto de la creciente tensión racial, tal fue el caso de los Disturbios de Watts. Se contó para ello con policías con experiencia militar. A principios de los años 70 se creó de forma permanente la unidad SWAT (Special Weapons and Tactics) como unidad de intervención policial. Su popularidad sirvió de inspiración a una serie de televisión que en España se conoció como “Los hombres de Harrelson”.

640px-LAPD_41_SWAT_54_on_a_truck

En teoría, la función de las unidades tipo SWAT en la actualidad es intervenir en casos de toma de rehenes, detenciones de sospechosos peligrosos que estén armados, respuesta ante francontiradores, etc. Con los años se multiplicaron los departamentos de policía local y estatal estadounidenses que cuentan con su propia unidad especial de intervención tipo SWAT. El acrónimo SWAT fue considerado en algunos lugares demasiado agresivo, por lo que es normal encontrar unidades que cumplen exactamente las mismas funciones pero con otros nombres como Special Response Team (SRT) y Emergency Response Team (ERT), o incluso nombres más originales como High Enforcement Action Team (HEAT).

La verdadera “carrera armamentística” empezó cuando una ley de principios de los años 90 estableció un programa de transferencia a bajo coste de material militar excedente a los departamentos de policía de todo el país. Ese material incluía vehículos blindados, armamento, sistema de visión nocturna, uniformes de camuflaje, etc. Alguno de los vehículos ofrecidos eran todoterrenos blindados, como el Cadillac Gage Ranger. Pero otros se trataban de los transporte de tropas M113. Por ejemplo, uno de los departamentos de policía que ha recibido un M113 es el de la localidad de Doraville (Georgia) cuya población no llega a los 9.000 habitantes.

M113 del Departamento de Policía de Doraville (Georgia).
Un blindado militar en manos de la policía: M113 del Departamento de Policía de Doraville (Georgia).

En el año 1997 dos atracadores asaltaron un banco en North Hollywood (Los Angeles) armados con varios fusiles de asalto modificados para disparar en automático y con cargadores de alta capacidad mientras llevaban chalecos antibala. Su potencia de fuego mantuvo a raya a las patrullas de policía que acudieron inmediatamente. Los dos atracadores dispararon más de 1.000 balas e hirieron a 18 personas en un tiroteo que duró casi tres cuartos de hora. Después de aquel suceso el Departamento de Policía de Los Angeles y otros por todo el país establecieron fusiles de asalto AR-15, un arma hasta entonces potestativa de los grupos de intervención, como dotación en los coches patrulla. El origen de los fusiles de asalto fue el programa de transferencia de material militar excedente.

Una nueva ola de transferencia de material militar excedente ha tenido lugar tras la retirada estadounidense de Iraq y la progresiva retirada de Afganistán. Entre el material entregado a los departamentos de policía se encuentran vehículos blindados a prueba de minas MRAP (Mine-Resistant, Ambush Protected). Fueron comprados masivamente por las fuerzas armadas estadounidenses para patrullar carreteras en Afganistán e Iraq manteniendo los soldados a salvo de minas y artefactos explosivos (IED). Con un valor en el mercado de varios cientos de miles de dólares, los departamentos de policía los compran de segunda mano por un par de miles. Es el caso del enorme BAe Caiman adquirido por el Departamento de Policía de Fort Pierce (Florida).

FtPierceMRAP
Un MRAP en manos de la policía: BAe Caiman del Departamento de Policía de Fort Pierce (Florida).

La compra de estos vehículos no está exenta de polémica. La policía de la universidad pública de Ohio adquirió un vehículo MRAP de 14 toneladas, un MaxxPro que aún conservaba la pintura color arena. La razón dada por la policía para su compra fue que el vehículo serviría para afrontar casos de “tirador activo” (una persona armada que empieza a disparar a la gente en un espacio público).

La “militarización” de la policía en Estados Unidos no es un tema polémico por la compra del material militar en sí, sino por el empleo de las unidades especiales de intervención. La realidad es que las unidades tipo SWAT tienen en realidad poco trabajo. El número de policías fallecidos en acto de servicio ha bajado y la delincuencia en general en Estados Unidos se ha reducido. Teniendo en cuenta los recursos gastados en dotarlas y entrenarlas, lo que hacen habitualmente los departamentos de policía es enviar a las unidades tipo SWAT a misiones de poca peligrosidad. Quien tiene un martillo, sólo ve clavos.

La realidad del día a día de las unidades tipo SWAT en Estados Unidos es que encargan de ir a la casa de personas con órdenes de búsqueda y captura o de personas sospechosas de dedicarse al menudeo de drogas blandas. El resultado es que los SWAT arrancan vallas, revientan puertas y lanzan granadas aturdidoras para entrar en la casa de personas que hubieran abierto la puerta de haber oído a la policía anunciarse tras tocar el timbre. En ocasiones, los delincuentes agarran un arma tan pronto oyen el estruendo y acaban abatidos a tiros. En ocasiones se trata de ciudadanos inocentes en cuyas casas la policía entra por error y terminan acribillados por haber agarrado un arma creyendo que entraban en la casa a robar.

En 2006 el CATO Institute publicó el informe Overkill: The Rise of Paramilitary Police Raids in America (disponible gratuitamente en formato PDF) de Radley Balko. En él se detallan numerosos casos de entradas violentas en casas de personas inocentes y uso excesivo de la fuerza.. LA American Civil Liberties Union por su parte recopiló estadísticas sobre la actuación de las unidades tipo SWAT entre 2011 y 2012. Encontró que sólo un 7% de sus intervenciones tuvo que ver con un atraco con rehenes, una persona atrincherada con un arma o un tirador activo. Sólo en algo más de la mitad de sus intervenciones se encontraron armas, la justificación para emplear a este tipo de unidad policial para realizar detenciones o registros. Y de hecho, en un 36% de las ocasiones la policía terminó la operación con las manos vacías. Aún así, en un 65% de las actuaciones se causaron daños en la casa en la que la policía entró, como por ejemplo romper una puerta con un ariete.

Policías encarando a manifestantes desarmados en Ferguson el 13/08/2014
Policías encarando a manifestantes desarmados en Ferguson el 13/08/2014. Llevan pantalones con el patrón de camuflaje boscoso de la infantería de marina estadounidense.

En el caso de Ferguson, aquel miércoles se enviaron unidades tipo SWAT a una manifestación que en todo caso era un problema de orden público que requería antidisturbios. Se trataba de la unidad policial equivocada para la tarea equivocada. Los veteranos de guerra que comentaron el despliegue policial en Ferguson el 13 de agosto señalaban que la mayoría de la parafernalia militar que lucían los policías era innecesaria. Como, por ejemplo, el despliegue de francotiradores con miras telescópicas de largo alcance frente a manifestantes a unos cien metros o los chalecos modulares MOLLE llenos de cartucheras, bolsas y toda clase de accesorios que llegado el caso restringen el movimiento. Es decir, toda la parafernalia militar de la policía no responde muchas veces a cuestiones funcionales sino estéticas.

Se apunta a la “Guerra contra las Drogas” primero y luego a la “Guerra contra el Terrorismo” el impulso al fenómeno de la militarización de la policía en Estados Unidos. Los ayuntamientos que dotan a la policía local de medios militares a la policía local estarían mandando un mensaje al electorado. El problema que se apunta es el cambio de mentalidad que se produce en la policía, que se siente entonces parte de una guerra (contra las drogas, el terrorismo, el crimen…) y donde se favorece el uso desproporcionado de la fuerzas. Pero quizás habría que apuntar a un último factor que ha influido en la proliferación de estética y medios militares entre la policía estadounidense: La glorificación de lo militar.

La estética militar estuvo asociada en parte a la contracultura. Recordemos la participación de John Lenon en el show de David Cavett, que fue usada en un montaje de la película Forrest Gump, donde apareció con una guerrera donde lucía los galones de sargento y el parche de la 2ª División de Infantería del ejército de los Estados Unidos. O la famosa escena en la cola del cine de Annie Hall, donde Woody Allen vestía una chaqueta M65. Eran tiempos cercanos a la Guerra de Vietnam y la vestimenta militar tenía connotaciones irónicas y contestarias. En la actualidad, los militares son los nuevos héroes en la imaginación colectiva estadounidense. Hollywood lanza películas como “Act of Valor”, “Taking Chance” y “Lone Survivor”. Youtube se llenó de vídeos de perros excitados y niños llorando dando la bienvenida a militares que volvían de la guerra. Y está toda una línea de videojuegos que ponen al jugador en la piel de un soldado estadounidense mientras que la simulación militar alcanza nuevas cotas de realismo con jugadores vestidos de militar de pies a cabeza disparándose con réplicas de “airsoft”James Der Derian habla del “Complejo Militar-Industrial-Medios-Entretenimiento”.

La glorificación de lo militar ha convertido la estética militar en algo atractivo, con toda una industria dedicada a la comercialización de ropa, accesorios, herramientas, utensilios y accesorios para armas que entran en la nueva categoría de lo “tacti-cool”. Véase por ejemplo las páginas web Soldier Systems, Predator Intelligence, Military Morons y Mil-Spec Monkey. Es raro el producto del que alguien no haya hecho una versión “táctica” adaptada para la vida militar, desde libretas de notas a mochilas. Cuando bromeé con un amigo que sólo me faltaba ver “papel higiéntico táctico” me pasó un enlace. Ya estaba inventado y comercializado.

The_f7d449_415250Es fácil comprender que la parafernalia militar con la que se pasea en Estados Unidos la policía forma parte de esa cultura de la devoción por lo militar que recorre desde adolescentes que juegan a ser Navy SEALs a estrellas de Hollywood que ceden su asiento en primera clase a un militar que viaja de uniforme. El problema está, como se apunta en el que cambio de mentalidad que experimentan los policías que se sienten parte de una “guerra contra el crimen” y salen a las calles armados hasta los dientes parapetados en un vehículo blindado que no hubiera desentonado en las calles de Falluya o Kandahar.

¿Y en España? Al contrario que en Estados Unidos, las misiones que realizan las unidades tipo SWAT de las policías locales están asumidas por los Grupos Operativos Especiales de Seguridad (GOES) del Cuerpo Nacional de Policía y por los Grupos Rurales de Seguridad de la Guardia Civil. De los primeros hay nueve  y de lo segundos, que también cumplen funciones de orden público, ocho repartidos por toda España. Donde se ha vivido una proliferación de grupos “especiales” con estética militar es en las policías locales.

2010051512535031533Posiblemente una de las pioneras en España fue la Unidad de Intervención Policial (UNIPOL) de Santa Cruz de Tenerife, que en su momento ganó bastante mala fama. Dentro del amplio panorama de “grupos especiales”, “unidades de “intervención policial” y “unidades de intervención rápida”, etc. encontramos que la Policía Local de Valencia tiene su “Grupo de Operaciones Especiales”, que a pesar de emplear un nombre tan marcadamente militar se dedica al control de mercadillos y la mendicidad. Y es que la ley en España marca bastante las funciones de cada cuerpo policial. Así, aunque algún alcalde se quiera apuntar a la mano dura contra la delincuencia ordenando crear dentro de la policía local una unidad especial con estética militar se encontrará que la ley limita el tipo de armamento y las funciones que pueden desempeñar.

Galería de fotos de Ferguson en The Big Picture en Boston.com
Galería de foto de Ferguson en ABC News
Un libro del mismo autor del informe del Cato Institute: Rise of the Warrior Cop: The Militarization of America’s Police Forces de Radley Balko (2013)
“Cops or soldiers?” en The Economist (22/03/2014)
Íñigo Sáenz de Ugarte y Jordi Pérez Colomé también han hablado del asunto.

El virus populista

Prepárense. En los próximos meses vamos a escuchar mucho en el debate político la expresión “al servicio del Pueblo” acompañada de “lo verdaderamente democrático”. Primero le tocó a los medios de comunicación. Veremos por dónde sigue. Yo reparé en junio en un artículo de Juan Torres López, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla titulado “¿Para qué sirve el ejército español?”.

La respuesta es fácil para quien no haya permanecido en suspensión criogénica los últimos 25 años. La primera función de las fuerzas armadas españolas es proporcionar una capacidad disuasiva frente a terceros. Por capacidad disuasiva entendemos que las probabilidades de éxito en un conflicto armado sean tan bajas o la victoria sea tan costosa que el potencial agresor descarte el uso de la fuerza en sus relaciones con España.

bakali2
AMX-30 de la compañía legionaria “Bakali” en el Sáhara Occidental

Los documentos oficiales no lo dicen. Pero todos sabemos que el enemigo genérico Tipo B que se define en la OR7-027 introducida en 2007 es Marruecos, país que reclama la soberanía de Ceuta y Melilla. Basta recordar que los tanteos de las fuerzas armadas reales marroquíes en el Sáhara Occidental se saldaron en fracasos como el de Mahbes, lo que llevó a organizar la Marcha Verde. Como ya conté aquí una vez, Marruecos tiene una larga historia de usos de estrategias asimétricas y no convencionales para enfrentarse a España desde su inferioridad militar. Curiosamente, siempre le fue mejor con esas otras estrategias que con el uso de la fuerza, como en Mahbes o en Perejil.

La segunda función de las fuerzas armadas españolas es ser una herramienta de la política exterior del país. Por ejemplo, contribuyendo a la estabilidad de regiones que España considere estratégicas. En el momento actual, la mayoría de las misiones internacionales españoles se desarrollan en África. Como ya apunté en el lejano mes de marzo de 2005, en un mundo globalizado África Occidental es una región cuyos problemas tienen la capacidad de afectar a España. De ahí que las fuerza armadas españolas participe junto con países aliados en la reconstrucción del ejército de Mali y en la preparación de las armadas de la región en misiones de seguridad marítima.

Btz3027CIAAuW1JEl dilema surge porque los medios, capacidades y doctrina para ambos tipos de misiones son diametralmente diferentes. Y en los últimos años, al tratarse de las misiones del día a día y por los enormes recortes presupuestarios, se ha ido dando prioridad a tener unas fuerzas armadas preparadas para misiones de estabilización mientras se descuidaban las capacidades convencionales. Mientras, los dos países del Magreb más cercanos a España vivían su particular carrera armamentística que avanzaba en el cierre de la brecha tecnológica entre España y ellos. Pero eso es un asunto para tratar otro día.

¿Qué nos cuenta Juan Torres López? Nos recuerda la Constitución y su 8.1, que dice eso de que las Fuerzas Armadas “tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”. Según él “eso no se cumple” porque “España no es una nación soberana”, debido a que “las decisiones que se toman sobre las vidas y el patrimonio de sus ciudadanos se toman lejos de aquí y los españoles no podemos decidir acerca de lo que creemos que nos conviene o no”. Empezamos bien. Si hablamos de las decisiones que la Unión Europea toma en Bruselas, la canciller Angela Merkel en Berlín o la acción colectiva de millones de agentes en los mercados, no entiendo qué pintan ahí los carros de combate y las fragatas. Bueno, al menos Juan Torres López reconoce que en esos temas, “las Fuerzas Armadas no pueden hacer nada para que no sea así”. Me quedo más tranquilo. Por un momento pensé que iba a recomendar enviar tropas a Bruselas o Wall Street.

Seguimos. España “no tiene autonomía para decidir sobre su futuro y porque los gobiernos elegidos por la voluntad popular están condenados de antemano a seguir los dictados de otras potencias extranjeras o incluso de grupos de presión nacionales que actúan por detrás de las instituciones para salvaguardar sus intereses”. Aquí vuelve a la carga. Sí, tenemos Washington, Berlín y Bruselas dando órdenes al gobierno de España. Pero si de lo que hablamos es de la acción de las fuerzas armadas españolas puedan tener claro que ningún soldado español participará en una guerra por algún país perdido por órdenes de Estados Unidos, la OTAN o la Unión Europea.

A la hora de aportar tropas en misiones internacionales cada país es muy libre de escurrir el bulto. En eso España es campeona olímpica. Ahí está el ejemplo del apoyo político del gobierno de José María Aznar a la invasión estadounidense de Iraq en 2003. Se vio acompañada de la espectacular cifra de CERO tropas aportada por España. Casimiro García Abadillo, el actual director del diario madrileño El Mundo, dijo en 2004 en su libro 11-M La venganza que España que España había perdido entonces los complejos heredados con el desastre de 1898 y que por fin recuperaba su visión imperial del mundo. Resulta que España fue el país de Europa con un mayor rechazo a la invasión de Iraq. Las encuestas reflejaban que la suma del “algo” y “bastante” en contra superaban el 90%. El gobierno español no se atrevió a hacer tangible su apoyo político a la invasión ni siquiera con una aportación militar simbólica, como fue el caso de Polonia y los 80 miembros de la unidad de operaciones especiales “GROM”.

Soldados polacos de la unidad de operaciones especiales "GROM" en el puerto de Um Qasr durante la invasión de Iraq (2003)
Soldados polacos de la unidad de operaciones especiales “GROM” en el puerto de Um Qasr durante la invasión de Iraq (2003)

Tanto en los Balcanes (1996 y 1999) como en Libia (2011), España mandó un puñado de F-18, mientras otros países más pequeños aportaron militarmente mucho más. En Afganistán, España se encargó de una provincia relativamente tranquila y se tomó la decisión política de no enfrentarse a los talibán, al contrario de países como Australia o Canadá. Recuerden a aquel militar español diciendo en televisión que los talibán no eran el enemigo. En definitiva. España ha sufrido y sufrirá imposiciones externas, como la ley Sinde-Biden o la reforma exprés de la Constitución. Pero en materia de defensa, las fuerzas armadas han hecho siempre lo que el gobierno de turno ha querido con el oído atento a la opinión pública. Así se explica que se enviara a la Armada a Indonesia tras el tsunami de 2004.

Entonces nos vamos llegando al meollo del asunto. Dice el profesor Torres López que la integridad territorial de España está en peligro por “las reclamaciones independentistas, […], las desigualdades, por la desindustrialización, por la desertización de nuestra agricultura y por la destrucción del medio ambiente”. Y no sólo eso, el ordenamiento constitucional “ha sido pisoteado […] impidiendo que los españoles disfruten los derechos allí establecidos o sometiendo su desarrollo o salvaguarda a los dictados de uno u otro partido político”. En el primer caso se trata de usar el concepto “integridad territorial” en un sentido muy amplio que incluye fenómenos naturales. En el segundo caso hablamos ya de cuestiones políticas y sociales. ¿Cumple alguna función en todo ello las fuerzas armadas? Trabajo, educación, sanidad, vivienda, reforestación, contaminación, etc. ¿Son asuntos en los que tendrían que intervenir las fuerzas armadas? Si se piensa así, vamos hacia un modelo en el que las fuerzas armadas se emplean como mano de obra barata para construir viviendas, trazar carreteras, recoger basura y reforestar los montes. Algo que pudiera tener sentido en países en desarrollo y con ejércitos de leva. Pero poner a un militar, en el que el Estado se ha gastado dinero en formar como paracaidista u operador de un sistema de misil es un desperdicio.

Efectivos de la Unidad Militar de Emergencia apagando un incendio en Zuera Foto: mde.es
Efectivos de la Unidad Militar de Emergencia apagando un incendio en Zuera Foto: mde.es

El profesor Torres López termina esta parte de su exposición con que el país sufre agresiones “económicas y financieras ante las que poco o nada pueden hacer los ejércitos convencionales”. Es decir, vuelve a presentar toda una serie de enunciados sobre cómo se vulnera la soberanía esañola para concluir con que las fuerzas armadas no tienen nada que ver con el asunto del que habla.

Cuando por fin entra en materia dice que las fuerzas armadas españolas se han convertido en “una pieza más del entramado militar en el que se basa el poder imperial de Estados Unidos, es decir, en siervas de una potencia extranjera”. Aquí patina bastante. Porque en 2014 España tiene sus fuerzas desplegadas por África y el Gran Oriente Medio bajo bandera de la ONU y la Unión Europea en lugares como Mali, República Centroafricana, Líbano y las costas de Somalia. Afganistán e Iraq son dos lugares donde España desplegó fuerzas tras la invasión estadounidense. Son precisamente sitios donde España se comprometió poco y donde se marchó o está en trámite de hacerlo. Hablar de España como sierva del “imperialismo yanki” en asuntos militares en 2014 es hablar de oídas y con diez años de retraso. Es más, como ya comenté, en el momento en que España pudo hacer una contribución significativa no lo hizo por la presión de la opinión pública.

Torres López se refiere a las fuerzas armadas como “un simple negocio más del que se benefician precisamente las grandes empresas y los bancos que han acabado con la soberanía nacional y con nuestra independencia”.  El lío aumenta a cada párrafo. Se refiere a que las fuerzas armadas realizan grandes compras de armamento. Es cierto. Los carros de combate, aviones, misiles y radares se compran a grandes empresas. Es lógico porque no son productos que comercialicen PYMES. Pero es es igual que culpar al Ministerio de Fomento de sólo dar negocio con sus contratos públicos de autopistas, puertos y aeropuertos a grandes empresas. El problema tanto en Defensa como en Fomento no es que se hagan grandes contratos. El problema es qué se compra y a quién con qué criterio. Pero eso es entrar en asunto técnicos que Torres López desconoce por completo.

Y sigue. Dice que las fuerzas armadas españolas no sólo convierten a España en vasalla de Estados Unidos, sino que “han pasado a ser un apéndice de la gran industria militar mundial”.  De nuevo, habla de oídas. El verdadero problema de España es que quiso contribuir a la creación de una gran industria militar europea, autónoma de Estados Unidos, convirtiéndose en cliente de productos que han terminado por ser mucho más caros y con menos prestaciones que el papel. Hablamos del cazabombardero Eurofighter, del avión de transporte estratégico A-400M, del helicóptero de ataque Tigre y del helicóptero de transporte NH90.

El asunto tiene ramificaciones como la creación de una factoría de Eurocopter en Albacete, cuna del ministro José Bono, por la que España paga un sobreprecio en los helicópteros que compra. Paradójicamente la alternativa menos onerosa para los contribuyentes españoles hubiera sido acudir a la industria de defensa estadounidense. Si España hubiera comprado helicópteros AH-64 Apache, tal como pidieron los militares en su evaluación técnica, se habrían tenido en servicio mucho antes y con plenas capacidades. Habrían estado listos para intervenir en Afganistán y realizar misiones de apoyo a las tropas allí desplegadas.

Es más, la idea de que las fuerzas armadas españolas “han pasado a ser un apéndice de la gran industria militar mundial” da a entender que el Ministerio de Defensa se comporta como un niño rico que compra de todo por capricho. Cuando la cruda realidad es que desde el fin de la Guerra Fría primero y luego tras el fin del Servicio Militar Obligatorio se han hecho sucesivos planes de recorte donde a los militares se les prometió unas fuerzas armadas “más pequeñas pero más capaces”. Los recortes han afectado a tierra, mar y aire. Han sido especialmente duros tras el comienzo de la crisis. Y eso ha llevado a los sucesivos gobiernos a usar triquiñuelas como el financiar programas militares con créditos del Ministerio de Industria. Ese ese el origen de la dichosa deuda. España es el tercer país que menos gasta en defensa en relación a su PIB dentro de la OTAN, sólo superada por Luxemburgo y Lituania. Pero tras los sucesos de Ucrania, Lituania ha decidido gastar más.

Seguimos con la industria de defensa, que según el profesor Torres López se dedica a “a desarrollar o producir tecnologías para guerras que los propios industriales van promoviendo con el único fin de justificar y rentabilizar sus inversiones, o fabricando armas para vender al mejor postor, aunque eso se haga a dictaduras que aniquilan los derechos humanos de la manera más vergonzosa e inhumana”. Merece la pena detenerse en esto, aunque no trate de España. Es muy socorrido hablar de que la industria de defensa se beneficia de las muchas guerras que hay en el mundo. Pero si uno repasa cifras de negocio y destino de los contratos, encontrará que los contratos más jugosos los firman países como Australia, India, Singapur, Corea del Sur, Emiratos Árabes Unidos, Pakistán, etc. Se trata de la venta de aviones de combate, sistemas de radar, fragatas, etc. en contratos multimillonarios y que probablemente nunca se lleguen a usar. Mientras tanto, la gente mata y muere en conflictos olvidados en lugares como Sudán del Sur o República Democrática del Congo con balas fabricadas en China, Bielorrusia, Corea del Norte e Irán. Pero de ese tráfico de armas, nadie habla. (Véase este informe sobre las balas iraníes que han aparecido en África).

Regresamos al hilo principal del artículo, donde tras hacer este diagnóstico de que las fuerzas armadas españoles sirven al Imperio yanki y a la gran industria de defensa mundial, Torres López pide que ejerzan “una función positiva en defensa de las personas, de la democracia y de la paz”  y “la función que la mayoría de los españoles deseen y no la que le impongan los poderes económicos y financieros o cualquier potencia extranjera”. Sería muy interesante hacer una encuestra entre los militares españoles sobre la naturaleza de las misiones que están desempeñando. También sería interesante hacerlo entre la población no militar. Porque me parece que el profesor Torres López está pidiendo una solución a un problema que nadie ha visto.Y sobre todo lanza la piedra y esconde la mano sin entrar en detalles sobre qué cambios propone para las fuerzas armadas.

Los planes de adquisición del Ministerio de Defensa están plagados de problemas, entre ellos sobrecostes y criterios discutibles. Falta debate público sobre las fuerzas armadas en España, de la misma manera que se debate sobre sanidad y educación. Pero no tiene nada ello que ver con unas fuerzas armadas que no están al servicio de la Constitución y del pueblo español.

Lo que me llama la atención es el uso de la idea de que esto o lo otro tiene que estar “al servicio del pueblo”.  Es un cantinela que ya he escuchado antes. Como argumento es impecable. ¿Quién no quiere que las fuerzas armadas estén al servicio de todos los españoles? ¿Quién no quiere que las fuerzas armas estén al servicio de la Constitución? Pero quienes emplean estos argumentos siempre aspiran a algún tipo de injerencia en terrenos muy delicados para la democracia, como la justicia, los medios de comunicación y ahora las fuerzas armadas. Y ya sabemos dónde terminan.

(49)VENEZUELA-CARACAS-POLITICA-CHAVEZ

Los aspectos militares de “Margen Protector” (II)

Desde el 17 de julio, día del derribo del vuelo MH17 de Malaysia Airlines en Ucrania oriental y comienzo de la fase terrestre de la operación militar israelí “Margen Protector”, se han disparado las visitas a este blog y el número de seguidores de mi perfil de Twitter se ha multiplicado por dos.

Muchos recomendaron las cosas que he escrito para “entender lo que está pasando en Gaza” y siento una sensación extraña. Yo me limité a contar mis objeciones a artículos de opinión sobre el conflicto palestino-israelí y el sábado pasado mostré unos ejemplos de cómo el desconocimiento de asuntos militares había llevado a periodistas españoles a dar noticias erróneas. Nunca he pensado que mi blog sería suficiente para que cualquier persona se informe de la situación en la Franja de Gaza estos días. Creo que me he limitado a tratar un aspecto del conflicto. Y mi intención es terminar de ofrecer otra mirada sobre lo que ha pasado.

En la primera parte hablé de los cohetes lanzados por los grupos armados palestinos y el sistema de defensa antimisil “Cúpula de Hierro”. Estos días han ido apareciendo más información sobre el lanzamiento de cohetes. Por dos veces, una conexión en directo de periodistas del canal público internacional France 24 coincidió con el lanzamiento cercano de cohetes contra Israel.

En el segundo caso se trató de una emisión en directo del canal en árabe de France 24.

Lo mismo le sucedió a una reportera de Al Jazeera English en lo que parece un tiempo muerto.

También tenemos el testimonio de Aishi Zidan, reportera para el diario finlandés Helsingin Sanomat que informó sobre el lanzamiento de cohetes palestinos desde el aparcamiento del hospital de Al Shifa, el más importante de la Franja de Gaza. Aishi Zidan pidió luego que sus palabras no se sacaran de contexto como “arma de propaganda” y “excusa para convertir en blanco a los civiles”.

El reportero del canal en inglés de France 24, Gallagher Fenwick, mostró posteriormente una lanzadera de cohetes a 50 metros del hotel donde se alojan la mayoría de los periodistas extranjeros y cerca a su vez de un edificio de la ONU.

Sreenivasan Jain, periodista de New Delhi TV (NDTV), tuvo la oportunidad de mostrar cómo un grupo de palestinos ensamblaban una lanzadera de cohetes frente al hotel bajo un toldo azul.

En su explicación del asunto el periodista Sreenivasan Jain cuenta cómo los cohetes fueron luego lanzados poco antes del comienzo del alto el fuego y que difundió las imágenes una vez salió de Gaza. Lo interesante es pensar que hubo varios periodistas que estuvieron cerca de un lugar donde estaban montando una lanzadera de cohetes y no se les ocurriera filmarla. Supongo que corrían un riesgo al hacerlo. También cabe preguntarse si los palestinos que lanzaron el cohete buscaban que una respuesta israelí contra el disparo, por ejemplo un proyectil de artillería o un misil sobre el lugar, alcanzara a un periodista.

En la crónica donde muestra la lanzadera, se ve a Gallagher Fenwick expresarse en términos bastante enérgicos. Mi impresión personal es que el episodio anterior le dejó bastante molesto. ¿Eso le llevó a mostrar lo que ningún periodista había mostado antes? ¿O fue una casualidad? Tanto él como Sreenivasan Jain mencionan que están mostrando la prueba de una acusación lanzada repetidamente por Israel, de que los grupos armados palestinos lanzan sus ataques con cohetes desde lugares rodeados de edificios. La oficina de prensa de las Fuerzas de Defensa de Israel mostró al respecto una recopilación de vídeos, probablemente captados por drones, de cohetes palestinos disparados en áreas pobladas.

De nuevo, en el siguiente vídeo vemos un ejemplo ofrecido por la oficina de prensa de las Fuerzas de Defensa de Israel de una lanzadera de cohetes instalada al lado de una vivienda. El vídeo recoge la grabación de la cámara de un misil de largo alcance  disparado por la marina israelí. Con toda probabilidad un misil Tammuz.

Patrullera Clase Shaldag de la armada israelí disparando un misil Spike
Patrullera Clase Shaldag de la armada israelí disparando un misil Spike contra un objetivo en Gaza

En el vídeo anterior apreciamos que la lanzadera está instalada al lado de una casa. Se trata de un montaje fijo accionado con un elevador posiblemente hidráulico. En un vídeo del Movimiento de la Yihad Islámica Palestina se puedea preciar un sistema parecido.

Con toda probabilidad los grupos armados palestinos han estado jugando al gato y al ratón con las Fuerzas de Defensa de Israel, lanzando cohetes desde áreas pobladas con el propósito de que la respuesta israelí provoque víctimas civiles. La respuesta más rápida suele ser fuego de artillería, tras localizar el punto de despegue del cohete mediante radares de localización de artillería. Los proyectiles de artillería son relativamente baratos y su vuelo hasta el objetivo es rápido. Por contra, su poder de destrucción es alto y puede generar bastantes daños en los alrededores. Por otro lado, tenemos los sistemas guiados como el un misil Tammuz. El daño que producen es limitado y es altamente preciso. El problema es que su tiempo de vuelo al objetivo es largo y sobre todo son carísimos.

En el siguiente vídeo se ve una grabación desde algún medio de observación israelí hecha hace unos años cómo un proyectil israelí alcanza a dos palestinos que dispararon cohetes contra Israel desde la Franja de Gaza. Vemos luego la grabación desde la punta del misil, que se dirige a uno que parece que sujeta un bípode.

Idealmente, la destrucción de objetivos tendría que provocar un daño limitado. Según cifras dadas por la oficina del portavoz de las Fuerzas de Defensa Israelíes más de 3.360 cohetes fueron disparados desde la Franja de Gaza. En esa cuenta, por lo que he visto en otro sitio, incluye también los proyectiles de mortero. Es imposible que Israel haya respondido a todos esos disparos con armas guiadas. Por comparar, el contrato de compra de España a Israel del misil anticarro Spike, del que el Tammuz es una evolución de largo alcance, costó 324 millones de euros e incluía 260 puestos de tiro, 2.600 misiles y sistemas de apoyo.

La conclusion es que la guerra altamente tecnológica y ultralimpia es posible. Pero es terriblemente cara. Sospecho que en los cálculos isralíes no aparece muy arriba el impacto en la opinión pública internacional. Si las reacciones negativas internacionales tras el reciente conflicto tuvieran algún tipo de coste para Israel, el congelamiento de exportaciones de armas españoles no lo será, veríamos un esfuerzo israelí en lograr soluciones tecnológicas que ayudaran a neutralizar lanzaderas de cohete con menos “daños colaterales”.

[Continuará]

¿Armas españolas para Israel?

El gobierno español ha suspendido temporalmente la exportación de material militar y de doble uso a Israel. Un gesto relacionado con el impacto en la población civil palestina de Gaza de la Operación “Margen Protector”. No es habitual en Mariano Rajoy ver esta clase de gestos firmes en política internacional.

Mi colaboración esta semana en Sesión de Control trata la cuestión. Repaso qué exportó España a Israel en 2013 en materia de defensa y cómo resulta que la medida no sólo no afectará en absoluto a Israel sino que puede perjudicar a las fuerzas armadas españolas.

¿Vende España armas a Israel? en Sesión de Control.

¿Tienen obligación los periodistas de entender de asuntos militares?

Hoy el diario barcelonés La Vanguardia mostraba el siguiente pie de foto.

Captura

Lo que lleva ese soldado israelí en la mano es un proyectil de artilleria de 155mm. Algo que no tiene nada que ver con el sistema de misiles “Cúpula de Hierro”.  En la siguiente foto podemos ver una vista más amplia de una pieza de artillería autopropulsada M109 y los proyectiles de 155mm. cerca.

13550145804_0a38aff266_z

El caso de La Vanguardia es un pie de foto erróneo que no tiene la más mínima importancia. Pero siempre que señalo este tipo de errores surge el debate si esa es la clase de cosas que un periodista debería saber o no. Sé que los conflictos armados son uno de los muchos fenómenos que se cubren en el área internacional y un periodista no tiene por qué identificar armas. Así que es un error disculpable excepto en esas ocasiones en que los periodistas parecen recrearse en sus crónicas en detalles técnicos y sólo consiguen demostrar su ignorancia. Recuerdo a Ángela Rodicio decir en Bosnia en los 90 en una crónica para TVE “los aviones de la OTAN vuelan alto para evitar los infrarrojos de los radares serbios”. Un disparate. En esa caso su petulancia me parece digna de ser criticada. ¿Pero qué pasa cuando el desconocimiento de lo que se está viendo cambia el sentido de la noticia?

La misma periodista, Ángela Rodicio, hizo una crónica desde Bagdad en 2003 delante de un vehículo blindado destrozado encima del que soldados iraquíes hacían gestos de victoria. Contó cómo aquel blindado estadounidense destruido era la prueba de la feroz resistencia que había opuesto el ejército iraquí a una incursión de una columna blindada estadounidense. Había un problema. Lo que mostraba a sus espaldas era un vehículo de combate de infantería BMP de diseño soviético y que formaba parte de los arsenales del ejército de Saddam Hussein. Se trataba de los restos destruidos en la primera “Thunder Run” de la 3ª División de Infantería, una incursión hecha para tantear las defensas iraquíes en la periferia de Bagdad. La conclusión que sacaron los estadounidenses es que las defensas eran débiles. Al día siguiente lanzaron otra incursión, las defensas iraquíes colapsaron y llegaron al centro de Bagdad, pero los espectadores de TVE que vieron aquella crónica de Ángela Rodicio se fueron a la cama pensando que se avecinaba una batalla larga y cruenta.

El otro día, el 28 de julio, me pasó algo parecido. Vi un rato las noticias de TVE y me encontré una crónica de Yolanda Álvarez desde la Franja de Gaza. Contó cómo un “cohete lanzado por un dron israelí” había impactado en medio de una calle y había provocado una carnicería. La afirmación me pareció extraña porque los drones armados no se emplean para lanzar cohetes (que no tienen sistema de guía), sino que disparan armas de precisión. En el caso israelí, el arma que disparan sus helicópteros y al parecer sus drones, es una versión avanzada del misil Spike conocida como Tammuz. En el siguiente vídeo podemos ver lo que aprecia en su pantalla el operador. Se trata de un disparo real en la Guerra del Líbano de 2006.

Lo que nos enseñó Yolanda Álvarez en aquella crónica no era el punto de impacto de un un misil o de una bomba. Parecía más bien el punto de impacto de un cohete con cabeza explosiva rompedora. Mostró además la fachada de una casa cercana en la que se veían impactos de metralla en el balcón.

Mi conclusión personal es que lo habíamos visto era el lugar donde había caído por error un cohete palestino que por alguna razón se desvió de su trayectoria o tuvo un fallo catastrófico al despegar.

Ese mismo día llegó la confirmación de mi sospecha. El periodista italiano Gabriele Barbati contó, una vez fuera de la Franja de Gaza, que se había tratado de un cohete palestino que falló.

Luego vino la salida de Yolanda Álvarez de la Franja de Gaza y la acusación por parte la Embajada de Israel en España de que actuaba como “correa de transmisión de los mensajes, cifras, imágenes y datos de Hamás”. Falta decir que la acusación ha servido para convertirla en una causa célebre entre los periodistas españoles, con comunicados y hashatags solidarios.

El asunto, me parece, es que informar desde la Franja de Gaza no es muy diferente de hacerlo desde Corea del Norte. Quien entra allí se pone en mano de grupos islamistas que dudo mucho que permitan el periodismo libre. Lo que vemos en los medios es lo que esos grupos permiten que se cuente. Luego queda que cada periodista según su ética profesional nos haga saber las condiciones en las que trabaja. Por ejemplo, Jon Sistiaga en sus crónicas desde Bagdad en 2003 contaba cómo su trabajo estaba sometido a la supervisión del régimen de Saddam Hussein.

Otro día me encontré lo siguiente. La denuncia de en Twitter de que Israel había “bombardeado” la oficina del corresponsal de EFE en Gaza.

#Israel ha bombardeado la oficina del corresponsal de #Efe en #Gaza, según cuenta él mismo.

No faltaron los tweets comentando el hecho con frases como. “El ataque a los medios es deliberado para que no se difunda el genocidio” o “No quieren testigos”. Le comenté a la periodista en cuyo Twitter había leído la noticia que aquello no parecía un lugar donde hubiera caído una bomba. Me contestó que se trataba de un proyectil de mortero. Entonces respondí:

Ahí lo que se ve es el efecto de una onda expansiva de algo que cayó cerca. No hay ni metralla, ni restos carbonizados.

El asunto no pasó de ahí. Me queda la duda de cuánta gente leyó nuestro intercambio. Posiblemente más de una persona se quedó con su primer tuit y la foto, convencidos de que Israel había atacado de forma deliberada la oficina del corresponsal de una agencia de noticias española en la Franja de Gaza.  Y por último, hoy, leí otra denuncia contra Israel de Isabel Pérez, corresponsal española del canal iraní HispánTV y de varios medios españoles en la Franja de Gaza.

La foto muestra varios proyectiles de 120mm. para cañón de carro de combate. A la izquierda se aprecian, inconfundibles, dos proyectiles anticarro APFSDS (Armour-piercing fin-stabilized discarding-sabot). Lo compone un núcleo perforante, generalmente de tungsteno, con aletas y envuelto en una cubierta que se desprende tan pronto sale del cañón. Se emplea contra otros carros de combate. Detrás se ve lo que parece un proyectil con cabeza HE (High Explosive). Y a la derecha, otro proyectil anticarro HEAT (High Explosive Anti Tank), también conocido en español como de “cabeza hueca”. Ninguna es un arma prohibida por las convenciones internacionales y en tres de los casos son armas anticarro, por lo que es altamente improbable que hayan sido empleadas por Israel en “Margen Protector”.

En ningún caso, la foto que Isabel Pérez muestra tiene nada que ver con lo habla. A lo que ella se refiere es al posible uso por parte de Israel de proyectiles antipersonal que usan una especie de flechas metálicas (flechettes) como metralla. Y por otro lado habla de Explosivos de Metal Inerte Denso (DIME en sus siglas en inglés). Por dos veces, en las operaciones israelíes “Plomo Fundido” y “Margen Protector” un activista noruego ha acusado a Israel de usar proyectiles DIME. Se trata de Mads Gilbert, un doctor en cuyo currículum destaca justificar los atentados del 11-S.

Curiosamente tanto en 2009 como en 2014, Mads Gilbert salió en la prensa anunciado haber encontrado pruebas del empleo por parte de Israel de “un nuevo tipo de arma” que presuntamente serían proyectiles DIME. La única fuente en los medios es su testimonio. Que en la segunda ocasión haya anunciado el mismo nuevo descubrimiento parece buscar un titular efectista. Y efectivamente, podemos leer que según Gilbert se trata de armas lanzadas desde drones queal estallar en el suelo desprenden tanta energía que amputan la parte inferior del cuerpo y causan graves quemaduras”. Una descripción para un arma de ciencia ficción que emplea la palabra mágica: “Drones”, aviones sin piloto. Y es que hoy en día, no hay noticia conmovedora sin la aparición de drones, las máquinas que representan el mal absoluto en el siglo XXI. Como en aquella crónica de Yolanda Álvarez, la nueva heroína del periodismo español. 

Y esto, señores, es el periodismo que se hace en España. Q.E.D.

 

Los aspectos militares de “Margen Protector” (I)

La última operación terrestre israelí en la Franja de Gaza tuvo lugar en enero de 2009 durante la crisis entre diciembre de 2008 y enero de 2009 cuyo componente militar israelí se denominó Operación “Plomo Fundido”. En aquel entonces el ejército israelí entró en la Franja encontrando muy poca resistencia por parte de las Brigadas “Ezzeldin Al-Qassam” de Hamás, cuya principal experiencia hasta el momento eran los atentados terroristas y el lanzamiento de cohetes contra Israel.

El intento de enfrentarse a las fuerzas israelíes como una fuerza de guerrilla al estilo de Hezbolá en el sur del Líbano en 2006 se saldó en un fracaso. Los combatientes de Hamás carecían de la formación y los medios con los que contó en aquella guerra Hezbolá, que dispuso de armamento avanzado como los misiles anticarro “Kornet”. Además las zonas no urbanizadas de la Franja de Gaza ofrecen un terreno muy diferente a las colinas y la cubierta de vegetación del sur del Líbano. En “Plomo Fundido” sólo murieron nueve militares israelíes, de los que cuatro fueron víctimas de “fuego amigo”. Un aspecto fundamental de aquella operación fue que las fuerzas israelíes contaron con una excelente información de los objetivos y la actividad de Hamás. Podemos sospechar que Israel contó con muchas fuentes palestinas que tenían ánimo de venganza. Un año antes Hamás se había apoderado por la fuerza de la Franja de Gaza tras un golpe militar que se saldó con el asesinato de miembros de Fatah.

En el siguiente reportaje de una televisión israelí se puede ver el ambiente relativamente relajado de las tropas israelíes en Zeitoun, al sur de la ciudad de Gaza. Vemos incluso una familia palestina que quedó atrás, lo que delata que el avance israelí fue muy rápido y por sorpresa. También vemos un túnel bastante primitivo comparado con los que hoy atraviesan la Franja de Gaza.

Seis años después de los acontecimientos que llevaron a Israel a lanzar “Plomo Fundido”, la capacidad combativa de Hamás ha aumentado. La permeabilidad de la frontera con Egipto ha permitido que en la Franja de Gaza entre toda clase de material. Desde cohetes sirios de largo alcance M302 suministrados por Irán a fusiles de asalto de fabricación belga FN F2000 procedentes de los arsenales del régimen de Gadafi, pasando por coches de lujo con matrícula libia.

Fusil FN F200 en manos del Movimiento de la Yihad Islámica en Gaza.
Fusil FN F200 en manos del Movimiento de la Yihad Islámica en Gaza.

Ya están lejos los tiempos en que los grupos palestinos de la Franja lanzaban cohetes semiartesanales, conocidos genéricamente como cohetes Qassam, con un alcance limitado y una precisión ridícula. Los grupos palestinos han recibido asesoramiento externo para la producción local de cohetes mucho más evolucionados como los M75 y J-80.

Lanzaderas de cohetes Qassam de Hamás.
Cohetes Al Nasser de los Comités de Resistencia Popular.

En estos últimos años los grupos palestinos se han dotado de cohetes ligeros de 107mm., cohetes tipo “Grad” de 122mm. y cohetes de largo alcance M302. Está confirmada la presencia de estos últimos porque ciudades como Tel Aviv y otras incluso más lejos están ahora bajo el alcance de los cohetes palestinos.

Tres cohetes palestinos disparados en dirección norte el 15 de julio. Al fondo una central eléctrica israelí al sur de Ashkelon. (Thomas Coex / AFP / Getty Images)

Los cohetes son armas sin sistema guiado y que se usan para ataques de saturación. Los convenios internacionales consideran un crimen de guerra el ataque a núcleos de población incluso en medio de ellos hay objetivos miliares, si se emplean armas carentes de precisión o se realizan ataques de saturación.

Principales tipos de cohetes palestino según las Fuerzas de Defensa Israelíes
Principales tipos de cohetes palestino según las Fuerzas de Defensa de Israel.
Distancias de las principales ciudades israelíes desde la Franja de Gaza
Distancias de las principales ciudades israelíes desde la ciudad de Gaza.

El armamento avanzado que reciben los grupos palestinos en la Franja de Gaza procede de Irán. Es desembarcado en Sudán y de allí sigue rutas tradicionales de contrabando que atraviesa la Península del Sinaí hasta Israel. En varias ocasiones la fuerza aérea israelí ha bombardeado objetivos en Sudán. Por ejemplo a principios de  2009 un convoy con camiones que presumiblemente transportaba armamento iraní fue bombardeado cerca de la frontera con Egipto. En 2011 y 2012 se repitieron episodios parecidos y mientras la atención mundial se centraba en Gaza, el pasado viernes 18 de julio explotó un almacén de armas al norte de Jartum, la capital de Sudán. La explosión se atribuye a una acción israelí para paralizar un envío de armas a Hamás.

Cohete M302 encontrado por la armada israelí en el buque "KLOS-C"
Cohete M302 encontrado por la armada israelí en el buque “KLOS-C”

Ahora mismo el gobierno egipcio de Al Sisi está tratando de mantener un control férreo de la frontera entre Egipto y Gaza. Armas y suministros probablemente estén entrado por los túneles que atraviesan la frontera entre Egipto y Gaza. Pero después de la caída de Mubarak se vivieron épocas de turbulencia y caos en la Península del Sinaí ya que es una zona desmilitarizada por los acuerdos de Camp David. Israel dio su autorización entonces para el despliegue militar egipcio en la zona.

Una gran diferencia entre “Plomo Fundido” y “Margen Defensivo” es el despliegue del sistema de defensa antimisil “Cúpula de Acero”. Ya se usó de forma extensa durante la Operación “Pilar Defensivo” en 2012. En aquel entonces se dijo que su efectividad era limitada y que ofrecía un efecto de “alivio psicológico” a la población israelí. Una afirmación que defendieron académicos del MIT en un artículo científico y que uno de los autores sostiene para la actual campaña de lanzamientos de cohetes palestinos. Me parece que es difícil llegar a conclusiones con información procedente de fuentes abiertas. Es dudoso que las autoridades de Israel ofrezcan los datos reales de su efectividad. Lo que sí es cierto es que el número de muertos y heridos entre la población israelí es muy reducida. Y se ha percibido un menor impacto en la vida económica de Israel.

Refugio en Sderot, la localidad israelí cercana a la Franja de Gaza más importante.

Hay quien achaca la menor letalidad palestina a que los israelíes han desarrollado una excelente defensa civil. En lugares como Sderot, cerca de la Franja de Gaza, las guarderías se construyen ahora con muros de hormigón y en la ciudad hay diseminados refugios de circunstancias para quienes una alerta por ataque de cohetes le pille en plena calle.

Lo más interesante desde el punto de vista militar se encuentra en qué está pasando en las áreas urbanas de Gaza, con los grupos palestinos empleando armamento avanzado, nuevas tácticas y una enorme preparación del terreno. Pero eso lo trataré en la segunda parte.

Una reflexión final sobre el conflicto palestino-israelí

Durante un tiempo mantuve como criterio no hablar del conflicto palestino-israelí. Es uno de esos temas de los que rara vez sale un debate ameno y productivo. Me salté mis reparos para hablar de la guerra del Líbano en 2006. Luego hablé de un documental sobre el asalto al Mavi Marvara y de lo que en Israel llamaron Operación “Pilar Defensivo” en 2012. En estos dos últimos casos el tema relevante no era el conflicto en sí, sino la construcción narrativa en los medios. Ante la debilidad militar, el bando palestino ha convertido la opinión pública en campo de batalla con la entusiasta colaboración de los medios occidentales. El resultado perverso es que hoy los proisraelíes presentan una enorme desconfianza hacia las informaciones que no provengan de medios proisraelíes y que cuestionen la conducta de Israel.

Cada bando habla en un diálogo de sordos para los suyos. Lo pude comprobar estos días. Desde que empecé a diseccionar artículos propalestinos he recibido un enorme flujo de visitas en el blog y de recomendaciones en Twitter. No he bajado de las mil visitas diarias desde el fin de semana pasado y gracias a la recomendación en Twitter de Ariel Kanievsky desde Israel en menos de 48 horas me aparecieron cerca de 200 seguidores nuevos. Pensé que iba a generarse polémica pero me encontré unanimidad en los comentarios de Twitter. Mis textos fueron leídos y recomendados dentro de una burbuja proisraelí.

Mientras tanto, los propalestinos españoles siguen con su trituradora semántica dejando un reguero de conceptos machacados: Genocidio, que comenta Masha Gabriel en Revista de Medio Oriente. O “crímenes de guerra”, que yo mismo repaso esta semana en Sesión de Control. Me quedo con la sensación de que los autores españoles buscan más crear literatura con palabras tremebundas que describir la realidad. La consecuencia es que el bando propalestino vive en una absoluta ignorancia de la realidad del conflicto. Vive anclado en 1979 y los Acuerdos de Camp David como si una simple negociación de “paz por territorios” fuera a poner fin al conflicto de Israel con Hamás y Hezbolá. David Brooks decía el otro día “It’s amazing how much of the discussion of the Gaza war is based on the supposition that it is still 1979”. 

Tengo guardada una libreta llena de anotaciones con ideas para un ensayo sobre el cambio de “paradigma” entre los conflictos interestatales que Israel vivió en la Guerra Fría  a los conflictos con grupos yihadistas que no buscan crear un Estado sino destruir Israel. Sobre cómo Palestina entra en la definición de estado fallido y cómo en el bando palestino no creen en la solución de los dos estados. No sé si lo convertiré en un artículo o varios para Sesión de Control. Pero el día que haya volcado esas ideas habré terminar de decir todo lo que tengo que contar sobre el conflicto. Mientras tanto, me tomaré una pausa y me enfocaré en los aspectos militares y estratégicos. Un asunto que en lo concerniente a “Margen Protector” escribiré pronto aquí.

Mis textos recientes sobre el conflicto:

¿Crímenes de guerra en Gaza? en Sesión de Control.
Mi disección de “Quieren la guerra” de Ilya U. Topper.
Mi disección de “Israel, Palestina: Cómo empezó todo” de Olga Rodríguez.
Mi disección de “La importancia de llamarse Israel” de Jorge Izquierdo.
La crisis antes de Gaza en Sesión de Control.

“¿Pero qué quiere Israel en Gaza?” (2012)
“El otro balance del conflicto en Gaza” (2012)
“Gaza oculta por un velo de hipocresía occidental” (2012)