Irán, no todo es tan simple

El pasado viernes fui entrevistado en RadioSefarad.com para hablar de la actual crisis con Irán. Tengo la sensación de que no fue una entrevista rica en titulares apocalípticos pero al menos transmite los recovecos y meandros de la situación actual.

A la primera pregunta contesté que la escalada de tensión en el estrecho de Ormuz había que interpretarla como un exhibición de fuerza de Irán y no el paso previo a una guerra. Usé como metáfora “un oranguntán golpeándose el pecho”. Y mira tú por donde, el lunes me encuentro que el profesor José Ignacio Torreblanca en su blog “Café Steiner” habló de Irán. Arrancó hablando de la violencia entre monos como metáfora de lo que pasa en el Estrecho de Ormuz. La expresión “golpes en el pecho” aparece en negrita. Vaya por Dios. Se nos ocurrió la misma metáfora.

El martes Atenea Digital publicó un artículo del almirante Ángel Tafalla sohre la crisis en el Estrecho de Ormuz en el que concluye que Irán va de farol. Su voz añade cordura a la presente situación. Y hay que añadir que cuenta en varios párrafos al principio del artículo los antecedentes históricos de enfrentamientos entre la U.S. Navy y fuerzas iraníes. Aparecen detalles como el uso de minas M-08 de construcción norcoreana o el poco conocido envío de fuerzas navales por parte de cinco países europeos en aquel entonces al Golfo Pérsico. Muchos detalles aparecidos en un artículo publicado el pasado mes de julio por la Revista General de Marina.

6 thoughts on “Irán, no todo es tan simple

  1. Se llama “plagio”. A mí no me sirve la idea que “el plagio es un asunto cultural”, “la ciencia, acumulativa”, “los pensamientos, fruto del contexto” y demás lugares comunes: hay que reclamar el derecho a cita. Si alguien te lee, lo mínimo es que te cite cuando usa tu trabajo para aparecer como un “experto”. O que los jefes tengan en cuenta de dónde proceden las ideas originales que alimentaron a esos “expertos” y paguen a la fuente original…

  2. No, hombre. En el primer caso fue la más pura casualidad. Y en el segundo, al tratarse de una columna de opinión, no había obligación de incluir citas bibliográficas o notas a pie de página.

Los comentarios están cerrados.