La Flotilla hace aguas (II)

Resulta obvio a estas alturas que el propósito de la Flotilla a Gaza es desafiar el bloqueo naval de Israel para provocar un incidente con alto impacto mediático. La Flotilla tiene nulas posibilidades de burlar la vigilancia de la armada israelí por lo que todo lo que tiene que ver con la entrega de ayuda humanitaria es pura escenficación de cara a la opinión pública. Si las razones humanitarias fueran la verdadera motivación los organizadores de la Flotilla podrían asegurar la entrega de la ayuda desembarcándola en el puerto egipcio de Al Arish y coordinándose con el Creciente Rojo de ese país para hacerla llegar por tierra, ahora que está abierta la frontera entre Egipto y Gaza. Algo que por ejemplo hizo el pasado mes de junio la tercera caravana “Miles for Smiles”. Pero para enterarse de una noticia así, una caravana humanitaria entra en Gaza, hay que leer el Teheran Times. porque parece que a nadie le interesa contar esa clase de historia en la prensa.

Las intenciones de los integrantes de la primera Flotilla resultan obvias viendo las fotos de los pasajeros del Mavi Mármara, donde los activistas y periodistas aparecen siempren en las fotos con portátiles y cámaras.

media

media

¿Cómo resuelve un Estado desafiado de esta manera una acción así? Desescalando el conflicto. Resolviéndolo de la forma más sosegada posible de tal forma que no genere un titular llamativo. Hoy todo el mundo ha oído hablar de los muertos a bordo del Mavi Marmara pero una iniciativa discreta y eficaz como “Miles for Smiles” es perfectamente desconocida porque es la antinoticia: La ayuda humanitaria ahora entra en Gaza con toda normalidad.

Es interesante que descubramos a estas alturas uno de los aspectos que resultaban novedosos de la lectura de “Las guerras del futuro” de Alvin y Heidi Toffler allá por 1995: La relevancia creciente para las fuerzas armadas del armamento no letal para resolver incidentes de forma no violenta en una era en que todo es susceptible de ser filmado con móvil o cámara digital y ser publicado en Internet.

La democratización de la comunicación y el imperio de lo medático nos lleva a otro punto relevante: La construcción del relato por encima de la propia realidad. En mi primer libro ponía a la “Ofensiva del Tet” de 1968 durante la guerra de Vietnam como ejemplo de que las victorias militares resultan irrelevantes si el relato que construyen los medios de comunicación establece una narrativa opuesta.

En el caso que nos ocupa podríamos decir ¿qué importa lo que realmente pasó en el Mavi Marmara el 31 de mayo de 2010 durante el abordaje israelí? ¿A quién le interesa los detalles de lo que sucedió? Lo que importa es el relato elaborado.