Nuestros trapos sucios en los Balcanes

Al no poder contar ya con la financiación de Washington, Moscú, Pekín, La Habana o Trípoli los movimientos insurgentes en la Postguerra Fría tuvieron que recurrir tráficos ilícitos, secuestros, crimen organizado y explotación de recursos naturales para financiar la guerra.

En las guerras de los Balcanes durante los 90 se llegó a una versión delirante de todo ello. Y sólo ahora parece que empezamos a conocer, tal como cuento en mi última colaboración en SesióndeControl.