El ombligo cristiano

Una de las cosas que me sorprenden del panorama académico e intelectual español en materia de seguridad y defensa es la consideración que se tiene al Grupo Español de Estudios Estragégicos, un think-tank en la órbita del PP. Personalmente creo que le tiene porque son uno de los grupos más antiguos en un panorama desierto. Quizás también ese respeto que profesan algunos es producto de una cierta envidia a cómo se lo montan los de la derecha. Y poco más.

A esto se dedican en España cuatro gatos. Tenemos publicaciones con artículos de análisis y reflexión en el seno de las fuerzas armadas cuya existencia pasa totalmente desapercibida a la ciudadanía. Un contraste total con la accesibilidad a las publicaciones militares estadounidenses y francesas. Por otro lado tenemos centros de investigación sobre conflictos armados y relaciones internacionales fundados dentro de universidades y ONG con un irrespirable aroma progreguay que no es más que un reflejo del desinterés de la izquierda por las cuestiones de seguridad y defensa. Que la revista “Papeles” del antiguo Centro de Investigaciones para la Paz haya abandonado la trayectoria con la que nació en 1985 para convertirse en “Papeles de Relaciones Eco-Sociales y Cambio Social” es sólo un síntoma. Y así nos va.

Mientras, cualquier barroco aprendiz de corta-y-pega publica un libro y el GEES cuelga en su página web artículos que empiezan con párrafos como el que sigue:

A los ojos occidentales, el mundo islámico resulta extraño, una colección de escritos sin sentido, ritos incomprensibles y costumbres absurdas.

El autor, al parecer, es un militar uruguayo. Y su extrañeza sea debido a que se trata de un ateo que nunca haya leído la Biblia cristiana ni en su país abunde la amplia colección de “ritos incomprensibles y costumbres absurdas” que caracteriza a la mayoría de religiones a los ojos del observador externo. A mí la frase me parece un desparrame de chorradas etnocéntricas. Sólo hay que ver las noticias en la televisión española durante la Semana Santa o los documentales sobre algunas fiestas patronales para comprobar cómo en pleno siglo XXI por acá se maltrata a un animal, por aquí pasan la noche tocando el tambor o por allá dan saltos vestidos con ropas de colores.

Lo que llevo tiempo comprobando es que tras el discurso islamófobo adornado como análisis desde la perspectiva del Choque de Civilizaciones se esconde un discurso conservador cristiano (teocón) que sostiene que Occidente está en guerra contra el Islam. Y que mientras el mundo musulmán tiene un fuerte sentido de la identidad, aquí nos hemos convertido en unos piltrafrillas que no aguantaríamos media hostia porque hemos perdido nuestras raíces cristianas. Me imagino su receta para remediarlo.

No deja de tener gracia que quisieran definir Europa en función de unas raíces comunes cristianas. Porque yo juraría que precisamente lo que diferenció a Europa del resto fue la Ilustración y la Modernidad.

Mientras, les lanzo una duda. Si quieren que nos tomemos en serio eso de la Alianza de Civilizaciones. ¿Hay alguien por ahí que se haya molestado en justificarlo intelectualmente?

9 thoughts on “El ombligo cristiano

  1. Me alegro mucho de tu vuelta, y de que lo hagas con tan buen pie 😉

    El tema da para largo y tendido, pero en cuanto a la justificación intelectual de la Alianza, al menos yo no he visto nada que se le acerque ni siquiera remotamente. Para empezar, el nombre cae en la propia trampa de admitir el choque de civilizaciones, lo que sugiere que no hubo mucha reflexión detrás y sí muchas prisas mediáticas. Por si fuera poco, hasta ahora se parece más a una Expo o un parque temático que a un proyecto serio de debate de contenidos y medidas eficaces entre expertos de verdad y no los todólogos y estómagos agradecidos habituales.

    ¿Alguien me puede explicar que aporta al debate en cuestión programar, por ejemplo, una exposición sobre Ibsen en Alejandría (una iniciativa que cuenta con el patrocinio de la Alianza)?

    Tiene todo el aire de los macroconciertos que organizan Bono y demás filantrópos de nuevo cuño: una mezcla de frivolidad y espectáculo, y enormes dosis de vacío intelectual.

    Un saludo y espero que esta vez hayas vuelto para quedarte.

  2. Gracias por la acogida de algo que sólo pretendía ser un breve apunte.

    El “sutil” sustrato crisitiano conservador de muchos analistas de cuestiones de seguridad y defensa es algo que me llevaba llamando la atención de un tiempo a esta parte. Sin ir más lejos cierto, grupo de estudios internacionales de la Complutense lleva dándole importancia inusitada al papel internacional del Vaticano en su revista académica. A eso habría que sumarle la legión de expertos, analistas y comentaristas en la órbita de la COPE, Libertad Digital y demás blogs de derechas que claman contra la islamización de Europa (Eurabia), hablan de la yihad global como la gran amenaza del siglo XXI y de paso, el discursito sobre la pérdida de los valores cristianos.

  3. Estando de acuerdo con todo lo que dices en tu excelente post, me gustaría añadir un par de cosas. Es cierto que aqui en España el el paradigma del choque de civilizaciones suele plantearse como una oposición entre el cristianismo y el islam. Pero hay otro enfoque del choque de civilizaciones, quizá más común e influyente fuera de nuestras fronteras, en el que lo que se opone al islam no es ya el cristianismo sino los valores de la ilustración; es la posición de una Melanie Phillips en Gran Bretaña o una Hirsi Ali en Holanda (o en Estados Unidos que ahora parece que está alli trabajando en un think tank). En este caso, el discurso islamófobo suele resumirse en la tan manida frase “ellos aún no han pasado por la Ilustración”, en el que se esconde un etnocentrismo potencialmente igual o más peligroso que el del informe del militar uruguayo que mencionas, pues es un etnocentrismo que precisamente se afirma en cuanto se niega a sí mismo ya que pretende que la Ilustración consiguió trascender el etnocentrismo…

    Sería muy interesante, por cierto, examinar la complicidades secretas y conexiones ocultas entre ambas modalidades de islamofobia.

    Un saludo

  4. Pues, estimado Canario, habrá que preguntarse algo: cómo es que al “alquaedólogo” de marras le publica el minisdef su tesis de políticas UCM; y cómo en la “Revista de Aeronáutica y Astronáutica” que me acaba de llegar se pone a dicha tesis por las nubes -nunca mejor dicho-.

    Que conste que lo anterior no implica apoyo al tal Merlos, a quien sólo conozco como (pobre) sustituto veraniego de FJL.

  5. He leído muchos de los post que GEES publica en Libertad Digital, y no podría estar más de acuerdo contigo. Después de leerlos siempre me ha llamado la atención lo simplista de sus análisis (se compartan o no sus tésis). Cualquier estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas o cualquier persona que siga la actualidad política con cierta frecuencia podría hacerlos.

    En fin, que como bien dices, el panorama intelectual español en materias de seguridad y defensa está aún muy verde, y su nula difusión hace que la sociedad no presione para que se debatan más estos temas que nos afectan mucho, guste o no.

Los comentarios están cerrados.