La lógica de la privatización militar

Hace años saltó la noticia de que se estaba estudiando la posibilidad de que la seguridad exterior de la Academia General Militar en Zaragoza fuera cometido de una empresa de seguridad privada. La noticia resultó chocante a muchos porque les costaba imaginar un cuartel lleno supuestamente de aguerridos soldados armados hasta los dientes custodiado por guardias jurados. La realidad es que la academia de Zaragoza se trata de un centro de educación superior, e imagino que en la mente de quien planteó tal posibilidad estaba la idea de que poco aprovechamiento podrían obtener los estudiantes de una academia que tuvieran además que hacer guardias nocturnas.

En reacciones a noticias como aquellas se reflejaba la imagen de unas fuerzas armadas provistas de abundante mano de obra barata que muchos se llevaron a su paso por la “mili” hace muchos años. La realidad actual es que tras el fin de la Guerra Fría a las fuerzas armadas de Occidente se aplicó lo que se llamaron los “dividendos de la paz”. En el U.S. Army de dieciséis divisiones de primera línea se disolvieron seis. En España se aplicó el llamado Plan NORTE (Nueva Organización del Ejército de Tierra). Entre los militares circuló la broma que tras su aplicación sólo restaba la ejecución del Plan SUR (Supresión de las Unidades Restantes). En el caso de España hubo además que tener en cuenta el proceso de profesionalización de las fuerzas armadas que se realizó sin el debido debate público.

Con un contingente humano en retroceso y más tarde profesional labores que para los quintos españoles fueron cotidianas durante la “mili” pasaron a ser externalizadas y desempeñadas por personal civil externo: Cocina, lavandería, limpieza, etc. La lógica de la privatización militar que cuando se habla de Empresas Militares Privadas causa tanto escándalo empezó a aplicarse en España hace años.

Quienes conozcan el mundo militar y el de la empresa privada sabrán que funcionan a ritmos complemente diferentes que en el caso del ámbito militar tienen que ver con el funcionamiento de la administración pública. Es lógico que la gestión de unos presupuestos públicos se hagan bajo los principios de la transparencia y la posibilidad de rendir cuentas. Tienen sentido cuando se aplican a programas complejos y multimillonarios. Pero la secuencia de convocatoria de concurso públicos, adjudicación y ejecución de unos presupuestos resulta inapropiado para situaciones donde se requiere actuar con rapidez.

El fenómeno ha tenido su auge con las misiones prolongadas en el exterior. ¿Tendría sentido que las fuerzas armadas se dotaran por ejemplo de enormes capacidades de proveer comidas a soldados en instalaciones semipermanentes? En un mundo donde surgen emergencias complejas hoy en ayer en el Congo y mañana en el Asia Central hay ciertas capacidades características de la misión y el entorno que las fuerzas armadas no pueden adquirir con inmediatez. Así España alquiló aviones de transporte ucraniano An-124 para llevar hasta Mozambique helicópteros que rescataron a las víctimas de unas colosales inundaciones. Fue un servicio necesario y puntual que no se habría haber llevado a cabo si la única opción era hacerlo con aviones en propiedad.

Pero el fenómeno de la privatización tiene otra vertiente aparte de las empresas que prestan servicios a las fuerza armadas y es el de empresas que prestan servicios de seguridad como es el caso de Blackwater en Iraq. Por mucho que la prensa tratara de presentar a los empleados de la empresa como “mercenarios” en realidad están en Iraq bajo contrato del Departamento de Estado realizando misiones de escolta VIP. Eso sí, bajo las peculiares condiciones de Iraq. Lo que no deja de ser, en otro grado de magnitud, una constante del mundo de la Posguerra Fría. Diplomáticos, empresarios, periodistas, ONG y demás actores internacionales operan en multitud de países donde la capacidad del estado para proveer seguridad está seriamente limitada. No se trata únicamente de países en guerra o estados colapsados. Conviven en muchos casos una economía conectada a los mercados globales y zonas sin ley. Intervienen entonces compañías privadas que proporcionan seguridad a personas o instalaciones.

Hay todo un debate a las lagunas legales en las que las Empresas Militares Privadas se mueven. Pero habiendo estudiado el caso de Sierra Leona lanzo una pregunta. ¿Qué es preferible? ¿Que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidos apruebe una intervención militar en un país para parar un genocidio que tarda meses en concretarse y que resulte eficaz sólo a medias por la ineptitud de los cascos azules envueltos? ¿O que una vez aprobada la resolución con el mismo dinero se saque a concurso una intervención a realizar por empresas militares privadas que tarde semanas? Ejemplos de lo primero hay a patadas. Está por ver quién se atreve a probar con lo segundo.

11 thoughts on “La lógica de la privatización militar

  1. “¿Que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidos apruebe una intervención militar en un país para parar un genocidio que tarda meses en concretarse y que resulte eficaz sólo a medias por la ineptitud de los cascos azules envueltos?”

    Como siempre se echa la culpa a los objetivos más faciles y visibles. Aunque resulta probable que durante el transcurso de la Misión alguno de los contingentes no hicieran su labor con diligencia, gran parte del fracaso de la Operación se debe a otras razones, más sutiles. En este caso, gran parte del fracaso se lo llevó el mandato otorgado por el Consejo de Seguridad para la Misión. Las deficiencias en la elaboración del texto llevó a que se aprobara un mandato insuficiente para las circunstancias del caso. En este caso, gran parte de la culpa se lo llevan los paises que conformaron el Consejo en el momento de su aprobación, y de un manejo no muy brillante por parte de la Organización; pero en ningun caso fue una culpa mayoritaria de los cascos azules.

    Ya estoy harto de quejarse sobre los cascos azules cuando gran parte de la culpa son los Estados que no colaboran lo suficiente.

    Además, tu propuesta, aún no siendo descabellada, tendría problemas de acomodo dentro del derecho internacional, estaríamos hablando de una entidad privada llevara a cabo una medida adoptada por el Consejo de Seguridad, de Naciones Unidas, o sea, de un sujeto de Derecho Internacional, cosa que no son para nada las empresas militares privadas.

  2. No hay profesionales mejor preparados que los militares, porque esas empresas privadas… las montan ex-militares xDDD no existe una empresa montada y preparada por personas que no hayan sido formadas en otros sitios que no sean academias militares, de los ejércitos de siempre, así que esa disquisición es falsa de base, no existe: no puede haber un mercenario privado mejor preparado que un militar de un Estado, dado que han sido formados exactamente en el mismo sitio.

    Por otro lado, esa lentitud en las acciones militares es debida a decisiones políticas, hoy en dia, una unidad militar puede estar desplegada en 48 horas, los que tardan son los burócratas, no los aviones militares, que por cierto, sí tienen una flota más que suficiente, y el hecho de que se tengan que fletar a empresas privadas no supone una diferencia paradigmatica; es un puñetero avión, no toda una visión política diferenciada.

    Hay que recordar que una guerra es política, pura y dura política, lo demás es mera técnica.

    En el momento en que esas empresas privadas de seguridad contravengan un interés político, serán barridas del mapa, como si las tienen que sacar a la fuerza de allí, lo harán, no lo dudes, y a punta de rifle si es necesario.

  3. Bordesinremedio: La ONU recurre a decenas de empresas privadas en todas sus misiones, incluidas las de seguridad y asistencia. Los helicópteros que transportan sacos de mijo y arroz por todo África son de fabricación rusa, tripulación ucraniana, y propiedad sudafricana… y como ese mil ejemplos más.

    La culpa del fracaso de muchas misiones “de paz” si es de los cascos azules, si los holandeses permitieron la matanza de Sbrenica, ¿crees que un casco azúl pakistaní va a ser más efectivo parando un combate? en Sierra Leona vendían sus armas y municiones, e incluso alquilaban sus blindados como transportes para los diamantes. Si se cobrase en función del resultado, y no a los gobiernos de países como Benín, Pakistán o India que mandan tropas a países en guerra abierta y se olvidan de ellos (literalmente), otro gallo cantaría, como pasó en Sierra Leona.

    Miguel: No todos los militares se forman en los mismos sitios, ni tienen la misma experiencia en operaciones. Un soldado de Togo no va a reaccionar a una manifestación igual que un soldado británico con una década de despliegues a sus espaldas, por lo que esa disquisición no es falsa, ya que la calidad de un militar no depende de serlo sin más sino que está basada en el entrenamiento y la experiencia, meritocracia en estado puro (concepto que aquí no está demasiado arraigado).

    Hay miles de contratistas de seguridad (mercenarios son aquellos que llevan acciones ofensivas) mucho mejor preparados que la gran mayoría de los militares de Estados occidentales, ni que decir tiene si se compara con la calidad del adiestramiento de un militar de un Estado del tercer mundo. Realmente apenas hay un puñado de unidades militares capaces de estar desplegadas en 48 horas, y casi todas tienen que recurrir para ello a empresas privadas, ¿no es la pescadilla que se muerde la cola? Las PMCs han contravenido miles de intereses políticos, y ahí siguen, solo son la evolución de algo tan antiguo como la guerra.

  4. Loopster: Estas confundiendo la logística respecto de la acción de llevar a cabo. Una cosa es que se alquile un avión o coches, otra cosa es que una empresa privada lleve a cabo acciones que se enmarcan dentro del Capítulo VII de la Carta, acciones que pueden conllevar hacer uso de la fuerza.

    Y te equivocas respecto de la culpa es de los cascos azules, NO. La culpa fue del mandato que se le otorgó a la Operación. Específicamente en el caso de Ruanda, los contingentes no tenían permitido hacer uso de la fuerza salvo en caso de legítima defensa, mientras no fueran atacados no podían hacer mucho para detener la masacre. La culpa fue de una mala correa de transmisión por parte de la ONU y de los paises, los cuales nunca apoyaron una Misión que, bajo mando de la ONU, estuviera capacitada para enfrentarse y hacer uso de la coerción.

    Lo repito, los cascos azules son el objetivo más obvio para atacar, pero a veces los culpables se sientan en otro lado.

  5. En el fondo, se habla del mismo problema con el mismo origen intentando garantizar la legalidad.

    El sistema militar (la administración militar) sujeta a la misma legislación en cuanto a la oferta y demanda de servicios pagados por el estado, se encuentra que para garantizar la transparencia de sus actividades debe verse envuelta en una serie de plazos temporales obligatorios, con unas garantías minimas, una publicidad estipulada, unas ofertas publicas muy moduladas…eso hace que el propio sistema se cargue la agilidad para hacer frente a situaciones tipicamente militares: urgencia, alto coste, escasez de medios… Todo ello es incompatible y al final resulta mas caro de lo que realmente cuesta porque las empresas ademas tienen que afrontar unas demoras en los pagos bastante frecuentes y amplias. No es la primera ni la ultima vez que una empresa ha obtenido un contrato de suministro de cualquier especie a las FAS, y las demora en los pagos ha producido la quiebra de dicha empresa. Es muy normal que las empresas por tanto se resarzan por la demora en los costes normales. Tambien sucede que solo las empresas muy potentes son capaces de poder presentarse a concurso público de suministros para las FAS.

    Si esto lo extrapolamos a las NNUU, sucede lo mismo: El garantismo de NNUU y su obligada neuitralidad, obliga a un complicado mecanismo para la toma de decisiones militares (acuerdense del sistema de “doble llave” empleado en la ex-yugoslavia), que hace inutikl la actuación de dichas tropas. no por capacidad propia (que es otro tema) sino por falta de agilidad en el sistema de mando y control. Una fuerza militar que no es capaz de proporcionar una respuesta adecuada, proporcional y A TIEMPO, no es considerada como tal fuerza militar y mientras no moleste, no se le molesta…pero si es necesario se le obvia o quita de enmedio. Un ejemplo reciente es el asalto al campamento de NNUU en Darfur.

    Por otro lado la ONU es una fuente de ingresos para los militares de determinados países, y una forma de que los estados dejen de pagar a su personal militar (ahorrándose el sueldo; incluso algunos les retiran un porcentaje de la paga de la ONU). Ademas el material millitar es reembolsado por la ONU y los gastos de mantenimiento tambien. Ahí acuden en tropel ciertos países con un animo de lucro personal muy claro, y nula orientación a la mision que se debe desarrollar. No es extraño que surjan casos de corrupción o tráfico de todo tipo.

    El resumen es que el DPKO y sus tropas son una mezcla de falta de sistema de mando y control eficaz unido a un sistema corrupto de financiación. Y el primer culpable de esa inoperancia es el propio DPKO, las propias Naciones Unidas.

    Y lo que cuento no lo he leido en la wikipedia, ni me lo han contado; lo he vivido en primera persona.

  6. bordesinremedio: no, no las confundo, las pongo a la par, la ONU emplea personal civil de empresas de seguridad para garantizar que su personal (dirigentes, jefes de proyecto,…) en países inestables salen de una pieza. ¿Un ejemplo reciente? los escoltas que sacaron a los miembros de la ONU del Palacio de Justicia de Kinshasa cuando las “pandillas” de Bemba lo asaltaron e incendiaron, esos escoltas eran de una empresa privada, una PSC.

    Sierra Leona fue algo a una escala mucho mayor, evidentemente, pero es que Sierra Leona se la traía al pairo a todo el mundo, y el gobierno de Sierra Leona (el reconocido por la ONU) decidió contratar a una empresa privada que, con 500 hombres, detuvo la guerra civil, algo que ni el ejército de Sierra Leona ni las unidades de Cascos Azules fueron capaces de hacer, contando con muchos más recursos humanos y materiales.

    Si es un problema de cascos azules, es un problema de que los países que envian contingentes de tropas a servir como Cascos Azules son unos que, como dice jotapunto, pretenden simplemente sacar dinero y medios de la ONU, enviando personal sin preparación ni medios para llevar a cabo cualquier tarea en escenarios que pueden ser muy peligrosos (los 20 muertos y 30 secuestrados de Sudán dan muestra de ello).

    Si una empresa privada tiene los recursos humanos, la preparación, la experiencia, los medios, y sobre todo, el compromiso de llevar la misión a cabo, ¿por qué no encargárselo? el gobierno de Sierra Leona gastó la décima parte en contratar a EO que lo que la ONU empleó en tener a cascos azules tirados por el país sin hacer nada excepto vender sus armas y traficar con todo lo que podían.

    En aquellos lugares donde el estado carece de capacidad para mantener el monopolio de la violencia, o donde directamente no existe el estado, solo existen hoy en día dos posibilidades. Conseguir salir tanto en el telediario que las naciones con ejércitos profesionales y preparados manden a sus tropas, o esperar que la ONU mande a soldados de países tercermundistas que no solo no van a solucionar nada, sino que además suelen ser un ingrediente más para la inestabilidad.

  7. Pues no sabría qué contestar a tu pregunta.

    El razonamineto previo, inquietante.

    Lo que me admira de tí es que aguantes opinando sobre temas de guerra y paz.

    Tenemos que crear algún día un club. Estoy dando vueltas a alguna idea.

    Enhorabuena por provocar meditación.

    LUIS SOLANA

  8. Loopster: que quede claro antes una cosa: no soy “a priori” alguien contrario, de manera rotunda, a la utilización de empresas privadas militares, aunque parezca pejiguero, mis tiros, defectuosos por otra parte, van por otro lado, pero no discuto de la utilidad que pueden tener en determinadas circunstancias.

    Respecto a tu apreciación de ponerlos a la par, no termina del ser todo exactas. El ejemplo que utilizas no es el más adecuado, porque me estás comparando un Estado soberano (Sierra Leona), de una Organización Internacional (ONU), los cuáles funcionan de manera diferente.

    Sierra Leona como Estado que es, es libre para hacer lo que le venga en gana, es soberano de poder decidir las acciones que estime pertinente dentro del territorio, al contrario de las Organizaciones Internacionales, no tienen limitada sus competencias, se le reconocen de per se. Todo ello significa, con las matizaciones que se les pueda hacer, que dentro del país pueden diseñar la estructura institucional como les plazca, esto es, teniendo un ejercito, no teniendolo, contratandolo, etc.

    La ONU, al contrario, es una OI. Esto significa que son organizaciones creadas por los Estados y son estos los que en su carta fundacional (o estatutos) deciden las competencias que van a tener. Lo que quiero explicar respecto de la ONU, es que está compuesto solo por los Estados, es una organización intergubernamental, así que solo puede actuar en el marco de los Estados, en el del Derecho Internacional. Debido a la limitación del marco, sus actividades tienen que ser ejecutadas o por los propios países o por la propia organización. Es por eso que sigo dudando de que empresas privadas, que no son sujetos de derecho internacional, y que, por tanto, tampoco están obligadas por los tratados, esto es, los de derechos humanos, etc, etc, vayan a empezar a cumplir labores de ese tipo.

    Ahora bien, hasta el momento es lo que ha sucedido, otra cosa es ver como se desarrollan los acontecimientos.

    Perdonad por mis apreciaciones, como las he hecho sin revisar hay gazapos. Además todo lo que he dicho es muy matizable, pero obviamente en un blog hay que explicarse con una brocha gorda.

    P.S.: Respecto de los Cascos Azules, la culpa no son de los propios cascos azules “per se”, son de los paises que dan esos contingentes, su selección. Si son corruptos o deshonestos es por la culpa de los estados.

  9. Pues me vas a obligar a buscar el “tocho” de Instituciones de Derecho Público Internacional, pero creo recordar que la ONU como institución supranacional puede “obligar” (traducción mia de “mandatory enforcement”) a un país cuya situación sea tal que obligue al despliegue de cascos azules, y que esa capacidad no necesita de muchos cambios para que fuera una empresa privada la que la ONU enviase.

    Las PMCs actuales (sus dirigentes y boards) han firmado todo tipo de tratados, incluyendo por supuesto los de los derechos humanos. Algunas incluso obligan a sus contratistas a jurar la Constitución o la Carta de Derechos Humanos, creo que los soldados bangladeshies no hacen lo mismo.

    PS: Es que los cascos azules “per se” son de paises corruptos y deshonestos, lo raro es que sean de un país occidental. Como dije antes para eso hacen falta muchos telediarios.

  10. Desde la perspectiva de la empresa privada (de seguridad) os puedo decir que hay total cualificación para dar operativa de seguridad a cuarteles y otros recintos militares con total garantía, otra cosa es que yo como militar (reservista) esté de acuerdo con el particular, que no lo estoy en todos los casos.

    Por otra parte la “externalización” de servicios léase comedores, limpieza, sanidad y otros, nos lleva a obrar de la misma forma en asuntos de seguridad.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Subcontrataci%C3%B3n

    Particularmente haría una distinción entre que recintos podría “llevar” la seguridad privada y que otros no. Quizás los recintos del ámbito cultural (museos, monumentos) oficinas técnicas (comandancias de obras y similares) y otros, sean los recintos donde seguridad privada tenga razón en su implantación.

    Pero aquellos otros claves para la seguridad nacional (término que se empela poco en España ¿porque?) no sean en absoluto susceptibles de ser gestinados por empresas de seguridad privada.

    Si nos dejamos arrastrar por términos absolutamente economicistas 8lo que por desgracia sucede siempre…) quizás estemos vulnerando la seguridad nacional que se pretende asegurar.

Los comentarios están cerrados.