Una gran nación

Más allá del lapsus, según algunos freudiano, de Mariano Rajoy al decir eso de “ETA es una gran nación” la cuestión es que lo que quiso realmente decir y afirmó es “España es una gran nación”. Una frase interesante.

Hace poco la editorial Libros Libres, (la misma que ha publicado a Luis del Pino) sacó un libro de entrevistas con Mayor Oreja titulado “Esta gran nación”. Parece que veremos la expresión en boca de políticos populares por un tiempo.

¿Sabe alguien lo que significa? Lo dudo. ¿Pero se atreve alguien a no mostrarse de acuerdo? Es como aquella pregunta que los medios de comunicación estadounidenses popularizaron en vísperas de la Operación “Tormenta del Desierto”: “¿Apoya usted nuestras tropas?”. En un país como EE.UU. ¿quién se iba a atrever a decir que no? Y así los medios mostraban sondeos de opinión donde todo el mundo apoyaba a las tropas, y por ende se deducía un apoyo monolítico a la guerra.

¿Qué significa que España es “una gran nación”? Nación se puede entender como país o como comunidad cultural. En ambos casos la sola idea de que haya una nación grande implica que haya otras pequeñas. Entonces afirmamos que España es grande como nación, ¿respecto de quién o quiénes?

Como país, ¿qué medimos? ¿La extensión geográfica y la fortaleza demográfica? ¿La antigüedad como unidad política? ¿La fortaleza de nuestras instituciones democráticas? Como comunidad cultural, ¿qué consideramos? ¿Las excelencias de nuestra cocina? ¿La universalidad de nuestros artistas?

Todas estas preguntas podrían tener una respuesta sencilla. Al fin y al cabo el libro de Mayor Oreja gira en torno al País Vasco y el problema de ETA. La frase de Mariano Rajoy fue pronunciada tras un reunión con el presidente de gobierno para tratar el anuncio oficial de que ETA volvería a matar. La nación española en ambos casos se imagina frente a la nación vasca.

Las exaltaciones patrióticas del Partido Popular sólo reflejan a un nacionalismo español acomplejado que siguiera los consejos de esos libros de autoayuda que recomiendan llamarse guapo a uno mismo frente al espejo. Si hay estados fallidos, España es una nación fallida porque no ha sabido construir un imaginario colectivo. ¿Dónde están nuestros mitos fundacionales? La derecha se empeña en la Reconquista y en la colonización de América. ¿Cómo haremos entonces que se sientan españoles a los ciudadanos nacidos en los Andes y el Magreb?

Vivimos el legado de aquellos cuarenta años en los que, como dice Reverte, se le puso camisa azul al Cid. Pero no es sólo culpa de la derecha con todo lo ridículo que resulte mezclar a Don Pelayo y Al Qaeda, tararear un himno sin letra o convertir al desempeño del Real Madrid en termómetro de la fuerza de la anitespaña. La izquierda renunció hace tiempo a la idea de España. El patriotismo no es más que el amor propio de un país. Y tan malo es ir de fantasmas por la vida como ir dispuestos a poner la otra mejilla. Sin nación se hace difícil hablar y entender defensa nacional. Quizá sea eso lo que haya que explicar antes de hablar de barcos, misiles y el mundo que viene.

3 thoughts on “Una gran nación

  1. Estoy de acuerdo contigo, la derecha se ha apropiado del patriotismo con bandera y Real Madrid incluido. Y la izquierda ha renunciado a este, a la idea de ser español. Provocando una repulsa en general en la sociedad por los signos nacionales y vinculando estos a la extrema derecha.

  2. Vamos a ser sensatos, aquí por mucho que parezca que no. Cada uno barre para su casa y a lo sumo a la de los vecinos. Cada fuerza politica moviliza a los suyos, les da cariño les dice que son buenos y a la vez intenta fichar votantes de otros partidos como si esto fuera una liga. ¿Leyendas? Aquí no se, pero vamos, partiendo de que bastante tenemos mucha gente con ganar mas dinero en nuestro trabajo y pegarnos fiestas todavia mayores con la subida salarial, bastante nos come la cabeza las leyenda de las que ya nadie se acuerda. Al fin y al cabo son cuentos, nadie recuerda los cuentos de nuestros abuelos, y nuestros nietos tampoco recordaran las de esta epoca. Cada x tiempo se generan nuevas leyendas que nacen como las amapolas, en cualquier lugar nace una y automaticamente se llena el campo.

  3. En éste pais la idea de nación pertenece a la derecha porque la nación sigue estando fundamentada en España en los pilares del antiguo régimen – léase “antes de las revoluciones burguesas” – es decir, en la monarquía y en la Iglesia como garantes de la unidad del estado.

    Nunca se ha conseguido fundamentar la soberanía del estado sobre el poder civil. Ni siquiera en la tan injustamente celebrada constitución del 78 se hace. ¿Porqué si nó el jefe del estado es un cargo dinástico?.

    Además el hecho de que existan nacionalismos internos que durante ciertos periodos históricos tienen más conciencia de sí mismos que el propio nacionalismo español no hace sino perpetuar la imposibilidad de que la soberanía en éste país resida en los ciudadanos, no en las instituciones como el ejército ó la corona.

Los comentarios están cerrados.