Negociar con ETA (IV): Cerrar la Transición

La identidad de los países se construye sobre mitos fundacionales. El del actual régimen político español es el de una virtuosa Transición, ejemplo para el mundo entero. No hay hispanista extranjero o líder político de país de democracia joven que en una entrevista para un medio de comunicación español no alabe nuestra modélica transición. Sólo con el paso del tiempo y la madurez mi generación ha ido descubriendo los peajes pagados. Peajes que provocan bochorno tras repasar las lecciones que la democracia española fue impartiendo por países como Argentina y Chile.

Pero con todo podemos sentirnos afortunados si repasamos la historia de España. Por una vez en en una España de historia sangrienta y calamitosa que perdió todos los trenes a la modernidad y el desarrollo los Unos y los Otros aceptaron unas reglas de juego que regularan la vida política en un régimen de libertades. Todos menos un sector de la población vasca, que sigue considerando lícito matar para alcanzar sus objetivos políticos.

En la siguiente tabla he recogido de la web del departamento de interior vasco el voto a la izquierda abertzale en las elecciones autonómicas desde 1980. En 1998 y 2001 Batasuna, anteriormente Herri Batasuna, participó en coalición con el nombre Euskal Herritarrok (“Ciudadanos Vascos”). En 2005, ya ilegalizada, pidió el voto para el Partido Comunista de los Tierras Vascas.

votaciones al parlamento vasco

Podemos discutir cuántos de estos votantes apoyan a ETA. También cuantos vascos apoyan a ETA y no entran en estas cifras por no haber votado. Pero cualquier solución al problema de ETA pasa por abordar lo que es un problema político.

6 thoughts on “Negociar con ETA (IV): Cerrar la Transición

  1. Y en muchos paises hay grandes sectores de la población ultraderechistas. ¿Y qué? Por el hecho de que haya antisemtas por ejemplo se tiene que discriminar a los judios. ¿A que no? Pues esto es lo mismo.

  2. Sobre este tema hay una cuestión que siempre me ha preocupado. ¿Cómo se organiza la izquierda abertzale? Poco se puede aprender de lo que comenta la prensa nacional y el no haber vivido en el País Vasco o conocer su realidad de primera mano me imposibilita saber sobre este tema.

    ¿Hablamos de una estructura jerárquica o no? Es decir, solucionar el problema con ETA y con sus representantes políticos ¿acabará con el problema social, con los desordenes urbanos (kaleborroka y demás) o no? ¿O por el contrario surgirán nuevos movimiento u organizaciones reivindicando la representación de ese colectivo?

    Todavía me impresiona que haya quien piense y se crea que con represión y acción policial se pueda solucionar este tema.

  3. #1. Pue no, no es lo mismo. Hay que ver qué rápido se cumple la ley de Godwin en España. Si no sacamos a los nazis como argumento no estamos tranquilos.

    Me parece que confundimos ideologías y estrategias. Una cosa es que integremos en el juego democrático a un colectivo ciudadano bastante amplio para que abandonen métodos deplorables y otra, que para hacerlo las fuerzas políticamente mayoritarias asuman sus postulados. Es algo que en el “proceso de paz” parecía distinguirse a través de dos mesas. Véase la explicación de Javier Ortiz.

    Creo que se insisitió mucho que el “precio a pagar” por la paz nunca sería político. Esto es, se excluiría en las negociaciones entre el gobierno y ETA cualquier cuestión sobre el status político del País Vasco.

    #2: La actual ETA no es más que la fracción más sanguinaria de la fracción más sanguinaria de la fracción… originaria de ETA. Véase las sucesivas “Asabmleas”, división entre milis y polis-milis, etc.

    Las cuestiones son:

    ¿Hasta que punto Otegui o Josu Ternera controlan su cortijo? No sea que estamos negociando con líderes de la banda que han perdido poder interno. ¿Iba la kale borroka y demás formas de violencia incluída en el paquete de la paz? ¿Habría ,como sucedió en el pasado, divisiones internas que dieran lugar a una ETA con menos respaldo social y más sanguinaria?

  4. Hola Lobo. Recuerdo un post tuyo donde acudías a la ley de los rendimientos decrecientes para justificar la negociación con ETA. ¿Estoy en lo correcto, o alucino? En su momento el post me pareció una extravagancia, pero visto lo visto, me doy cuenta de que estaba ante un visionario.

    Un abrazo

  5. Escribí dos entradas analizando el camino hacia la negociación con ETA desde la teoría de juegos. Lo publiqué en el verano de 2005, creo recordar. Sólo hay que pinchar en la categoría ETA de la barra derecha de mi blog. Hay que recordar el contexto en el que escribí aquello. ETA ponía bombas con el evidente propósito de no matar. Y la derecha mediática azuzaba al gobierno con cada atentado, diciendo que aquellos atentados sin víctimas mortales mostraban las verdaderas intenciones de ETA. Yo las interpreté como un farol de quien quiere sentarse a negociar. El tiempo me dio la razón.

    Mis razones ahora para apoyar la negociación con ETA son diferentes a las de entonces. Curiosamente ha sido leer sobre la insurgencia iraquí (y la contrainsurgencia) lo que me ha hecho reflexionar.

Los comentarios están cerrados.