Negociar con ETA (III): Una derecha sin estrategia

Uno de los campos de batalla de la lucha contra el terrorismo es el lenguaje. Los expertos recomiendan no caer en la trampa de usar los términos empleados por los propios terroristas para referirse a ellos mismos o sus acciones. Recomiendan por ejemplo no utilizar el término “guerra”. Hablar de “guerra” contra los terroristas los eleva de la condición de cobardes asesinos a la de combatientes. En la comunicación pública los gobiernos utilizan además eufemismos que quitan a los terroristas toda aureola de combatientes y los reduce a delincuentes comunes. La “Fracción del Ejército Rojo” fue para el gobierno alemán la “banda Baader-Meinhof”.

Pero una cosa es el lenguaje utilizado en la comunicación pública y otra analizar la realidad de la forma más franca y precisa que se pueda. Si hablamos de “proceso de paz” ¿es que estamos en guerra con ETA?

Después de la frase “la guerra es la continuación de la política por otros medios” la cita más repetida Karl von Clausewitz en estos tiempos de guerra posmodernas dice:

The first, the supreme, the most far-reaching act of judgement that the statesman and Commander have to make is to establish…the kind of war on which they are embarking: neither mistaking it for, nor trying to turn it into, something that is alien to its nature. This is the first of all strategic questions.

Tengo delante un recorte de la edición del 23 de noviembre del diario El País (pág. 22). El día anterior había tenido lugar un debate radiofónico entre Josu Jon Imaz, Patxi López y María San Gil. Guardé la hoja entera por una frase de San Gil: “No queremos dialogar con los terroristas. A los terroristas se les derrota”. Estoy seguro que mucho españoles sucribirían la frase. Lo que dudo es que haya quiene sepan contestar ¿cómo se les derrota?

La frase de San Gil es tan mitinera como huera. ¿Alguien podría señalarme una columna periodística, artículo, ensayo o entrada de blog donde alguien exponga una estrategia antiterrorista coherente y viable para derrotar a ETA sin pasar por una mesa de negociación? Hablar de ETA como delincuentes comunes está bien para los mítines, pero no para combatir el terrorismo. Quienes hablan de ETA como San Gil parecen que lo hacen de una banda de asaltadores de chalets. Como si una docena de detenciones acabara con el problema. Como si a tres docenas más de detenciones no le siguieran tres docenas de saltos de la militancia política y la violencia callejera al terrorismo.

Pensaba hablar este fin de semana del libro “Fiasco” de Thomas E. Ricks. Un de las lecciones principales sobre la campaña de contrainsurgencia de EE.UU. en Iraq es que falló estrepitosamente porque su objetivo fue derrotar militarmente a los insurgentes y no tuvo en cuenta a la población. La clave de de la lucha contra ETA no es que ETA ponga bombas sino que hay un sector de la sociedad vasca no mayoritario pero importante que aplaude las bombas. En la España del siglo XXI hay quienes aún creen lícito el imponer su voluntad al resto de la sociedad mediante la violencia. Y mientras eso sea así detener a los terroristas seguirá siendo necesario pero no suficiente.

6 thoughts on “Negociar con ETA (III): Una derecha sin estrategia

  1. Hay canarino canarión, que poquito sabes de este tema. Tu no has vivido en Vascongadas y no tienes ni idea de como son las cosas.

    Osea que la culpa es de la derecha por no haber apoyado a Zapatero. Y Maria San Gil es tonta del bote.

    En democracia no se le pueden negar las ideas a casi nadie pero si se le puede negar la violencia. La victoria frente a ETA y su mundo es que no puedan ejercer la violencia porque sepan que a la más mínima acción violenta se responderá con una condena de carcel tal que les arruinará su vida. Cuando eso lo tengan claro la violencia será abandonada, mientras piensen que les sale barato ejercerla seguirán. La violencia callejera o terrorismo de baja intensidad casi habia desparecido desde el momento que se equiparó al terrorismo, se le dió competencias a la Audiencia Nacional y supuso fuertes condenas. Hay que tener en cuenta que pese a las lágrimas de cocodrilo de los nacionalistas vascos en realidad la via de la represión policial no se ha ejercido de veras. En Italia acabaron con las brigadas rojas cuando se metio en la carcel a 5.000 simpatizantes de la organización. Si en las vascongadas se metiera en la carcel a 5.000 “gudaris” ETA desaparecia. Pero no ha habido valor para ello.

  2. Las brigadas rojas no tienen nada que ver, las BR eran un grupo de ultra izquierda financiado por los ultraderechistas para desestabilizar el gobierno. Y a los que pringaron fueron los que andaban por la calle, los cabecillas y los cerebros estan hoy en dia dirigiendo partidos y grandes empresas.

  3. La victoria frente a ETA y su mundo es que no puedan ejercer la violencia porque sepan que a la más mínima acción violenta se responderá con una condena de carcel tal que les arruinará su vida.

    Bueno, eso ya lo hacía Franco. No ya “condenas de cárcel tales que les arruinaran la vida”, sino directamente el garrote vil o el pelotón de fusilamiento. Y ETA sigue aquí, como si tal cosa. No creo que la política antiterrorista de Franco, pese a toda su mano dura, fuera precisamente un éxito. Mierda, pretender que en Euskadi hay un simple problema de orden público que puede resolverse fácilmente con más policías y más cárceles es, a estas alturas, de una ingenuidad ridícula.

  4. ¿Y a cuantos mató ETA durante el fanquismo? Pues a muy pocos. La mayoria de los muetos de ETA son de la democracia que no se nos olvide.

  5. #1 No creo que lo que tenga que ofrecer el gobierno sobre la mesa a ETA para que se disuelva sea la independencia. En cada “ciclo de negociaciones” con una ETA cada vez más débil el gobienro se puede permitir ofrecer menos. Pero ofrecer algo, al fin y al cabo. Que es lo que ha faltado esta vez. La dicotomía que planteas me parece incorrecta. Hay más alternativas que “rendirse” o poner un policía en cada esquina del País Vasco. Eso es lo que trato de explicar en esta serie de mi blog todavía inconclusa.

    #2 Creo que no hace falta viajar a los lugares para hablar de ciertos temas. Estamos en el siglo XXI y tenemos Internet. A mis análisis sobre Iraq o Somalia me remito.

    Yo no he dicho que María San Gil sea tonta. Más bien me parece lo contrario. Ella es lo suficientemente lista para decir lo que su electorado espera oir. Pero dudo que lo que le guste oir a los votantes del PP dentro y fuera del País Vasco sea útil y necesario para el resto de la sociedad española. Lo que sirve como cántico futbolero “¡A por ellos, oh, eh!” no sirve como estrategia antiterrorista.

    Llevamos treinta años de endurecimiento del código penal y el problema no ha desaparecido. Sería curioso ver el resultado de miles de detenciones (¿con qué cargos? ¿crimenpesar?). Creo que una lectura del recientemente publicado Field Manual 3-24 vendría bien a todos.

    No recuerdo el precedente pero estoy de acuerdo con Eye de Cul en su última frase. 😉

Los comentarios están cerrados.