Mongoles en Bagdad (y II)

Casi 750 años después los mongoles han vuelto a Bagdad. Pero no en un sentido metafórico como lo expresa José Luis Sampredro en su libro. Se trata de mongoles de verdad. Mongoles de la mismísima Mongolia cuyo gobierno apoyó la invasión de Iraq y que decidió enviar un pequeño contigente tras la ocupación del país. El pasado viernes se despedía la séptima rotación que suma una compañía.

El contigente mongol tuvo su minuto de gloria cuando el sargento Ganbold Azzaya evitó que un camión bomba se empotrara contra un cuartel militar en Hilla disparando contra el conductor.

Buscando la lista de países con tropas en Iraq uno encuentra sorpresas. Más allá de la presencia de estadounidenses y británicos las fuerzas de ocupación en Iraq la forman una larga lista de países pequeños con pequeños contingentes.

  • Polonia – 900
  • Rumanía – 865
  • El Salvador – 380
  • Georgia – 300
  • Azerbaiyán – 150
  • Fiji – 150
  • Bulgaria ~150
  • Letonia – 136
  • Mongolia – 131
  • Albania – 120
  • Eslovaquia -104
  • Repúblia Checa – 100
  • Lituania ~50
  • Armenia – 46
  • Estonia – 38
  • Bosnia Herzegovina – 37
  • Macedonia – 33
  • Kazajstán – 29
  • Moldavia – 12

A la lista habría que añadir los países que ya han retirado sus tropas: Tonga, Hungría, Nicaragua, Rep. Dominicana, Honduras y Ucrania.

Llama la atención a simple vista la escasa entidad de las fuerzas desplegadas por cada país. La mayoría ha envíado a Iraq una compañía o menos. En algunos casos se entiende, porque las fuerzas armadas de esos países son minúsculas El reino de Tonga mandó 45 de sus infantes de marines. Una cantidad minúscula de soldados en términos absolutos pero que suponían el 10% de las fuerzas armadas del país.

A los neocons les encanta decir que en la lista de fuerzas de ocupación de Iraq hay países como Hungría o Estonia porque sufrieron en su momento la tiranía soviética. Y que como amantes de la libertad recobrada sólo después del fin de la Guerra Fría tienen el firme compromiso de luchar para que otros países disfruten de la democracia y bla, bla, bla… Tonterías. La mayoría de ellos tienen unas fuerzas armadas con necesidad de ser modernizadas pero carecen de presupuesto para ello. Y apoyan a EE.UU. con la esperanza de recibir excedentes militares o apoyo diplomático cuando fuera preciso.

Así encontramos a antiguos repúblicas de la Unión Soviética (9), países ex-comunistas de Europa Central y Oriental (7), países latinoamericanos (4), dos repúblicas ex-yugoslavas y dos minúsculos archipiélagos del Océano Pacífico. Mongolia entraría como país ex-comunista.

En el caso mongol tenemos un país tres veces más extenso que España pero con menos habitantes que la Comunidad de Madrid. Encajonada entre Rusia y China, tras dejar de ser país comunista terminó mirando a EE.UU. Lo cuenta Robert D. Kaplan en “El hombre que pudo ser Jan” (aquí gratis). El presidente Bush visitó el país en 2005, la primera visita de un presidente de EE.UU. a Mongolia.

Es la estrategia de la que hablaba al teorizar sobre la política de defensa nacional de una hipotética Cataluña independiente. No inventaba nada. Los países pequeños convierten sus ejércitos en herramientas de su política de alianzas mandándolos en misiones internacionales. ¿Podríamos llamarla defensa nacional posmoderna?

3 thoughts on “Mongoles en Bagdad (y II)

  1. Mas que defensa posmoderna, a mi a lo que me recuerda es a las mesnadas medievales. Esos ejercitos que en la medida de sus posibilidades todo buen vasallo tenia que enviar a las guerras de su senyor, si despues queria obtener proteccion de este frente a sus vecinos. El armamento si que es nuevo.

    Ah, yo soy otro de esos silenciosos asiduos lectores que comentabas en otro post.

Los comentarios están cerrados.